El silencio de los padres de familia

Antes, los padres de familia educaban, con mayor o menor acierto, pero educaban. Podemos decir que en la actualidad existen muchos casos de miedo a ejercer el mando; ese temor en padres desorientados, es un fenómeno relativamente reciente. Y ese miedo tiene una estrecha relación con el deseo de no sufrir por un lado, y con la falta de información por otro. Expliquemos esto: existe un miedo generalizado al sufrimiento propio y ajeno -fruto quizá del afán de placer que nos invade-; así va ganando terreno una política de concesiones y de claudicaciones en la educación de los menores.

Aristóteles dice que el hombre feliz actuará conforme a la virtud y llevará los cambios de fortuna con sumo decoro. Escribe: «se difunde el resplandor de la hermosura moral cuando un hombre lleva con serenidad muchos y grandes infortunios, no por insensibilidad al dolor, sino porque es bien nacido y magnánimo».

La autoridad es tema clave en educación; el problema radica en que muchos padres y dirigentes no tienen suficiente personalidad y en muchas ocasiones poseen una idea equivocada de la autoridad.

Quizá el resultado más valioso de toda educación sea la capacidad para obligarse uno mismo a hacer lo que tiene que hacer y cuando debe hacerse, le guste o no.

En vez de ofrecer una vida fácil al hijo, conviene capacitarle para una vida dura y áspera. Hay que iniciarlo, sin miramientos de falsa compasión, en los esfuerzos que probablemente tendrá que desarrollar un día.

Mientras la conducta de los jóvenes se encuentra en estado plástico, es necesario que adquieran buenos hábitos: cada pequeño acto, vicioso o virtuoso, deja cicatriz en ellos.

Falta de información

El miedo también se da en los padres por falta de información: no se sabe qué hacen los hijos en el tiempo libre o cuando no se está con ellos, y no se sabe qué se debe hacer en un mundo en constante transformación.

A ese temor a ejercer la autoridad pueden haber contribuido las telenovelas, donde con frecuencia el tema se centra en los reproches de los hijos a los padres; les culpan de sus fallos o fracasos aludiendo a errores que los padres han cometido en su educación, y no reconocen que buena parte del mal procede del propio corazón.

Paternalismo es «dar el pez y no enseñar a pescar».

«Si una opción desafortunada significa una cierta desdicha -dice José Maria Cabodevilla-, no hay mayor desdicha para un ser humano que haberse habituado a que se lo den todo elegido».

AUTORIDAD y PRESTIGIO

Los padres tienen autoridad por el hecho de ser padres; pero la autoridad se mantiene, se pierde o se recobra por el modo de comportarse. No será real si falta prestigio.

La palabra «prestigio» puede resultar ambigua. No es lo mismo el prestigio de un deportista, de un profesor o de un padre de familia. ¿Cómo se tiene prestigio con los hijos? por el modo de ser, esto es: por el buen humor, la serenidad y la naturalidad. Hay diferentes estilos de buen humor, pero todos se apoyan en el optimismo y en saber esperar, que se concreta en decir: confío en que podrás, espero cosas buenas de la bondad de tu corazón.

El optimismo, la serenidad y la confianza aseguran las mejores condiciones para’ actuar con firmeza y con flexibilidad, con suavidad y con fortaleza: SUAVITER ET FORTITER, como decían los antiguos romanos.

La palabra autoridad deriva de auctoritas, que significa la fuerza que sirve para sostener y acrecentar; auctor es el que sostiene una cosa y la desarrolla. La palabra autoridad ha conservado las significaciones clásicas de crédito, garantía, poder y prestigio.

Tienen prestigio los padres que son muy comprensivos y muy flexibles, pero que a la vez son capaces de mantener en lo sustantivo una línea de actuación, sin dar bandazos, graduando la exigencia según las circunstancias, sin dejar nunca de exigir y de exigirse a sí mismos la mejora.

Desprestigian la solemnidad y el dramatismo, el echar en cara, el lamentarse, los juicios temerarios y el mal humor.

La autoridad es virtud, valía, prestigio; es la ciencia y la eficacia de una persona en un asunto, reconocida por otras personas. La autoridad no es independencia, sino servicio, no es majestad sino excelencia. La autoridad pertenece al reino de la calidad.

En cuanto al modo de ejercerla, la autoridad trata de convencer, de comprobar su validez; recurre al diálogo como instrumento de gobierno y acepta, en un clima de libertad, el compromiso de cada una de las partes con la verdad.

EL PRESTIGIO DEL OTRO CONYUGE

La autoridad vista como servicio debe gastarse, en primer lugar, en fomentar el prestigio del otro cónyuge. La vida matrimonial no es una competencia donde al final se verá quién gana. No, es armonía, colaboración, o al menos así debe serlo. Cualquier delicadeza es poca en este sentido. Hay sugerencias que ayudan a los hijos a descubrir valores en su padre o en su madre que les habían pasado inadvertidos. Hay también silencios inoportunos y omisiones, que pueden hacer sufrir inútilmente.

Existe una sobreestimación exagerada de las frustraciones infantiles. Por miedo a que el niño se traume se le evitan esfuerzos, sufrimientos y obstáculos, que forjan su carácter. Más adelante la vida por si misma se los presenta, no saben enfrentarse con ellos… y es entonces cuando en verdad corren el peligro de traumarse.

Lo normal es que en la vida humana haya dolor; cuando a un niño se le protege en exceso, es difícil que sea maduro y que se valga por sí mismo.

Si un padre desautoriza a su esposa ante el hijo, la función se degrada. En cambio, la potenciación de la autoridad del otro se puede hacer destacando un detalle, en esas conversaciones privadas con cada hijo: «Te has fijado en…» y se menciona un hecho edificante o se destaca una virtud. Y a continuación, se pasa a otro asunto. Hay cosas dichas como de paso que ayudan a quererse más, a establecer una base más sólida para el ejercicio de la autoridad. En resumen se podría decir. “Más vale educar con deficiencias que no educar”.

Cómo mantenerse conectados a pesar de los altibajos

Ambos pueden mejorar en descubrir cómo mantenerse emocionalmente cerca durante los muchos años de su relación

Son las 8:30 pm y la cocina está limpia. Los niños han estado callados durante al menos 15 minutos, por lo que es probable que estén dormidos. Me siento con mi esposo y tomamos nuestros libros actuales de la biblioteca para leer juntos. Tratamos de pasar una hora por las tardes, solo nosotros dos, viendo televisión o leyendo.

Por lo general, comienza bastante bien, pero tal vez a los 10 minutos, interrumpo lo que sea que estemos haciendo con una propuesta: «¿Podríamos hablar en vez de leer? Mi esposo generosamente deja su libro o detiene el programa y dice: «Claro, ¿de qué quieres hablar?». Y yo respondo: “No sé, hablemos”. Esta petición lo vuelve loco. 

¡Se pregunta por qué querría hablar si no tengo nada específico de qué hablar! Para él, estar juntos en la misma habitación haciendo la misma actividad es muy afectivo y satisface su necesidad de sentirse cerca de mí. Para mí, si solo estamos viendo la misma película, pero no nos hablamos, no me siento particularmente unida o cercana a él.

Ha llevado tiempo, pero finalmente estamos mejorando en descubrir cómo mantenernos emocionalmente unidos durante los altibajos de nuestro matrimonio. Y hemos descubierto que el primer paso es reconocer que las formas en que nos sentimos conectados entre nosotros son diferentes. 

1RECONOCER Y ARTICULAR LAS DIFERENTES COSAS QUE OS HACEN SENTIR CERCANOS EL UNO AL OTRO.  

Adam Lane Smith, terapeuta matrimonial y autor, señala que los hombres y las mujeres quieren cosas diferentes para sentirse emocionalmente cercanos, y brinda consejos prácticos sobre cómo acercarse a su cónyuge para que se sienta amado/a.

Explica que los hombres experimentan más cercanía emocional mientras resuelven un problema. Por lo tanto, sugiere que hacer una actividad como trabajar en un rompecabezas o hacer un proyecto doméstico juntos ayudaría al esposo a sentirse más cerca de su esposa.

Por otro lado, las mujeres experimentan una mayor cercanía emocional cuando pueden ayudar a alguien a quien aman a superar una situación difícil. Entonces, un esposo podría compartir una lucha que está teniendo con su esposa y pedirle su opinión, y eso la ayudaría a sentirse cercana a él.

Esto resulta cierto en mi propio matrimonio. Me siento cerca de mi esposo cuando compartimos las luchas de nuestro día y cómo superarlas. Pero tengo que estar dispuesta a decir que eso es de lo que quiero hablar. Este libro me ha ayudado a abrir esas líneas de comunicación. Por otro lado, él se siente cercano a mí cuando jugamos juntos o cuando hacemos planes para un proyecto futuro juntos.  

2USA TUS MODALES. 

Un día noté (dolorosamente) cuán groseras se habían vuelto mis interacciones normales con mi esposo. ¡Fui una cascarrabias con él la mayor parte del tiempo! No hace falta decir que ninguno de nosotros se sentía particularmente cerca el uno del otro en esos días.

El Dr. Ray Guarendi, terapeuta matrimonial y autor, escribe sobre cómo a veces tratamos a nuestro cónyuge como si fuera un extraño o un enemigo. Lo damos por sentado y olvidamos la cortesía común. En cambio, debemos recordar el respeto básico como decir por favor y gracias. Es útil notar el tono de voz que usan regularmente entre ustedes. Salude a su cónyuge con alegría y concédale el beneficio de la duda a menudo. No asuma que él o ella está tratando activamente de lastimarlo con sus acciones o su forma de hacer las cosas. 

3¡NO OLVIDES LOS LENGUAJES DEL AMOR! 

Mi esposo se siente muy apreciado cuando le compro un refrigerio sorpresa de la tienda, o cuando compro algo para él mientras hago mandados. Me siento muy amada cuando me felicita por algo que sucede en el día, ya sea cómo manejé una situación o cómo sabe la cena. Y cuando recordamos esas pequeñas cosas del uno para el otro, nos ayuda a sentirnos más conectados sin importar cuán maravillosa o terriblemente vaya el resto de la vida. 

La belleza de construir intimidad emocional es que no requiere que dos personas cambien la forma en que interactúan de la noche a la mañana. El cambio ocurrirá lentamente con el tiempo, pero solo se necesita que una persona se comprometa a modificar su comportamiento al principio.

Si tratas a tu cónyuge con cortesía y respeto, y comienzas a mostrarle amor de una manera que resuena, acabas de sentar las bases para una fuerte conexión emocional. Luego, cuando aprendes a reconocer y pedir lo que necesitas para sentirte cerca, tienes una pareja que se siente amada por ti y, en una relación normal, es capaz de devolverte algo a cambio. 

El matrimonio con 10 hijos que arrasa en Instagram

Su vida es una aventura de amor. Su día a día con una familia numerosa y su testimonio cristiano en las alegrías y las adversidades ha cautivado a miles de personas en las redes sociales. Les ha convertido en influencers

Irene e Israel se conocieron con 17 y 18 años respectivamente en una Jornada Mundial de la Juventud en Francia. Muy jóvenes experimentaron lo que se conoce como «amor a primera vista», o como dice Israel «nos hicimos tilín desde el principio».

No sabían entonces el camino apasionante que les esperaba juntos. Con muchas alegrías, pero con un amor forjado también a base de dificultades. Tanto que contando su historia y la de su familia han sumado 137 mil seguidores en Instagram.

Una gran familia

Ahora tienen una familia increíble. Diez hijos (la mayor ya en la Universidad y el pequeño, un bebé).

Cuentan la historia de Nazaret, la cuarta, quien murió al nacer. Irene estaba embarazada de 6 meses. Se encontraba mal. La bolsa estaba llena de sangre. Detectaron que Irene tenía cáncer en la placenta. Tuvieron que apoyarse en la oración.

Decidieron no abortar y seguir pese a que les anunciaban que la niña seguramente no naciera con vida. Provocaron el parto bajo recomendación médica. Y así fue.

«Dios nos puso una prueba, la peor situación del matrimonio» – cuenta Israel. Estaban viviendo un proceso de cierto alejamiento de la Iglesia, pero en estos momentos de dificultad vieron que su camino estaba en seguir la voluntad de Dios. «Entendimos que el Señor hace las cosas por algo». 

IRENE & ISRAEL

Fundación Gospa Arts – Canal Católico

El milagro de su tercer hijo

«Con el tercer hijo tuvimos un buen susto» – relata el matrimonio. Fernando nació prematuro «pero dentro de eso las cosas eran normales» – Hasta que le detectaron meningitis bacteriana.

«Nos dicen que iba a fallecer a lo largo del día» – cuenta Irene. «Me senté en el suelo a llorar. Llegó mi hermano a conocer al niño, y cuando se lo cuento no se extraña nada. Algo intuía».

El hermano le relata como su hija, la sobrina de Irene, de excursión ese día en el colegio, recibió una estampita de Teresa González de Quevedo, una monja en proceso de beatificación que había muerto con 19 años de meningitis a principios del siglo XX. Sintió que tenía que traerles esa estampita.

Esa misma tarde, dejaron a los padres entrar a una última visita a la UCI al bebé. Y fueron con esa estampita: «Quedamos en que cuando se produjera el fallecimiento les llamaban». Volvieron a casa e Irene se quedó dormida. Tuvo una especie de revelación, «un sueño muy vivo» en sus palabras que le dieron paz.

Al día siguiente fueron al hospital y escucharon de los médicos: «no sabemos lo que ha pasado, el niño está bien».  

Influencers

Irene tenía como objetivo «normalizar vida de los católicos». «Yo cuento desde el milagro que Dio ha hecho con mis hijos hasta de dónde me compro las botas», cuenta para resumir el contenido de su cuenta. Pero lo que recibe a cambio… «Que gente a la que no conozco de nada me abra su corazón de esa manera… ¡buf!».

Mientras, Israel, en su cuenta todo pasa por el humor y el amor. Lo más gratificante es cuando le dicen cosas como «gracias a vosotros me estoy planteando volver a la fe». Sus cuentas en Instragram son @soyunamadrenormal y @soyunpadrenotannormal

Vídeos sobe la belleza del matrimonio

La historia de la familia de Irene e Israel se puede ver en que es el segundo capítulo del proyecto audiovisual “En las buenas y en las malas”, de la Fundación Gospa Arts. Con ellos pretenden mostrar al mundo la belleza del matrimonio y la familia. 

Se reencuentran 50 años después y encuentran a su bebé

La de Karen Lehmann y Dennis Vinarj es una historia única sobre el poder del amor que floreció en la juventud y fue inmortalizado 50 años después de la manera más hermosa posible

Un futbolista popular y una música comedida

La pareja se conoció en 1958 en el pasillo de la escuela. Dennis, de 15 años, había tenido varias novias antes, pero de todas ellas, Karen, de 13 años, era excepcional. A primera vista, eran completamente opuestos, pero al mismo tiempo, no podían prescindir el uno del otro. Mientras que Dennis era un futbolista popular, Karen era una música tranquila y reservada. «Todas las tardes la recogía de la escuela, lo que me hacía faltar a la práctica de fútbol, ​​pero no me importaba tanto el fútbol», recuerda Dennis.

A pesar de las objeciones de sus padres, los adolescentes Karen y Dennis continuaron reuniéndose, pero ya en secreto. A la edad de 14 años, Karen quedó embarazada. Fue la primera vez que Dennis le propuso matrimonio, pero sus padres se negaron a que se casaran.

Dieron a su hija en adopción

Según la voluntad de sus padres, Karen pasó la mayor parte de su embarazo en un hogar para embarazadas fuera del matrimonio. Después del nacimiento de su hija en agosto de 1961, Karen y Dennis se vieron obligados a darla en adopción. Dennis dice que se alegró de que al menos entonces tuvo la oportunidad de tomar a su hija en sus brazos y completar su certificado de nacimiento.

Luego, Karen fue a la Universidad y Dennis se unió al ejército, desde donde le enviaba cartas con regularidad. Pero estas nunca llegaron a Karen. Después de siete años, Dennis volvió a comprometerse con Karen, pero esta vez los padres no estaban de acuerdo con su relación. Con el paso del tiempo, los amantes perdieron todo contacto. Dennis admite que nunca dejó de pensar en Karen.

Con el tiempo, ambos se casaron con otras personas. Karen tiene una licenciatura en Diseño de Interiores y Dennis ha estudiado Inglés y Literatura.

La pareja y su bebé

La historia continúa después de 50 años

Pasaron cinco décadas antes de que se volvieran a encontrar. En 2014, un amigo animó a Dennis, recién divorciado, a crear un perfil en LinkedIn.

Todos estos años, Karen había estado convencida de que Dennis la había olvidado. Pero, de hecho, ella fue la primera persona en la que Dennis pensó cuando hizo su perfil. Buscó a Karen y rápidamente se puso en contacto con ella.

La historia del matrimonio de Karen tampoco tuvo un final feliz. Quedó viuda. Tuvo una cita con Dennis un lunes por la noche. Ella cayó en sus brazos en el aeropuerto, y tres días después sellaron su enamoramiento adolescente, que no se enfriaba desde hacía 50 años, con una boda.  

Decidieron encontrar a su hija

Pero el matrimonio no es el último toque de final feliz a la historia de amor de los exadolescentes. Juntos de nuevo, Dennis y Karen deciden buscar a su hija, a la que tuvieron que dar en adopción hace más de cincuenta años. » Te encontré, pero mi vida estaría completa si encontráramos a nuestra hija «, le dijo un día Dennis a su esposa.

Posteriormente reveló a los medios que habían encontrado a su hija, Jean Voxland, quien a primera vista se parecía mucho a él, con la ayuda de Dios y el apoyo de una agencia de adopción.

Al fin juntos, el matrimonio con su hija Jean a la que dieron en adopción y hoy está casada.

“Imagínate a los 55 años que te enteras de que tus padres están juntos buscándote”, recuerda Jean el susto inicial. «Mi corazón latía con fuerza cuando entraron por la puerta». Karen describe su primer encuentro como «el encuentro más conmovedor que jamás haya tenido «.

Los tres están inmensamente agradecidos de que finalmente se reúnan después de tantos años. Dennis y Karen tienen ahora un total de cinco hijos, nueve nietos y cinco bisnietos.

«EN LAS BUENAS… Y EN LAS MALAS»

LO NUEVO DE GOSPA ARTS PARA «MOSTRAR LA BELLEZA DEL MATRIMONIO»

En «En las buenas… y en las malas», Gospa Arts entrevistará a tres matrimonios para mostrar la felicidad y la belleza de este sacramento: Una madre normal, un padre no tan normal o «Gloria y Lucas», los jóvenes de la última boda precovid son solo algunos de los entrevistados.

¿Qué mueve a una persona a entregarse a otra por completo? ¿Y a serle fiel? ¿Qué ocurre después del `y comieron perdices´? En la fundación Gospa Arts están convencidos de que «el amor que muestra Jesús» es la respuesta última a estas y otras preguntas: transmitirlo a través de una nueva serie de entrevistas, «En las buenas y en las malas«, es su nuevo proyecto.

Según detalla la fundación, cada domingo entre el 15 y el 19 de mayo se publicará una nueva historia en su canal de YouTube con el objetivo de «mostrar la belleza del matrimonio cristiano» a través de tres inspiradoras historias reales.

Una de ellas es la de Gloria y Lucas, que se dieron el «sí quiero» con tan solo 24 años ante un inminente confinamiento, sin celebración ni luna de miel y en una de las últimas bodas españolas antes del estallido de la pandemia. Todo lo que les importaba era estar juntos y casarse ante Dios: la celebración y la pandemia eran lo de menos.

No son los únicos: Gospa Arts también recogerá el caso de Pachu y Rubén, padres de cinco hijos, creadores del blog Momentos Pompas y de la tienda Pompas de Elefante. A través de sus redes, este matrimonio no solo a transmite la alegría de su familia numerosa: gracias a su experiencia como catequistas, también acercan la fe a sus seguidores de Instagram de forma sencilla y sincera mientras recorren Europa y multitud de santuarios marianos sobre cuatro ruedas.

Israel e Irene serán otros de los protagonistas de este nuevo proyecto de Gospa Arts. Podrían parecer desconocidos de no ser porque entre los dos cosechan más de 120.000 seguidores en sus respectivas cuentas de Instagram, Soy una madre normal y Soy un padre no tan normal: a sus 41 y 42 años, Israel e Irene tienen 10 hijos y con ellos comparten ante miles de personas la alegría de ser una familia numerosa.

Los testimonios serán publicados en el canal de YouTube de Gospa Arts los domingos 15, 22 y 29 de mayo, presentados y realizados por Jesús García y Javier González.

La Fundación Gospa Arts

La Fundación Gospa Arts nace de la mano del periodista Jesús García, con el fin de evangelizar en las redes sociales. Después de crear un canal de Youtube con miles de seguidores, ha dado el salto a la gran pantalla.

Gospa Arts ha estrenado dos películas en cines de todo el mundo: ‘Hospitalarios: Las manos de la Virgen’ y ‘Medjugorje: La Película’. Jesús García y su equipo ya trabajan en próximas producciones cinematográficas.

Puedes colaborar con la Fundación Gospa Arts a través de este enlace

Fuente: Religión En Libertad

IMPOSICIÓN DE LA IDEOLOGÍA DEL GÉNERO

Mario E. Fumero

El fenómeno de la homosexualidad, o de tendencias sexuales contrarias a lo natural, ha existido siempre a lo largo de toda la historia de la humanidad, e incluso, se registra en la Biblia el clásico caso de dos ciudades, como Sodoma y Gomorra que confronto un fenómeno de degradación sexual tan grande que fue destruida por Dios.

No cabe duda que prominentes hombres de la historia, como Alejandro Magno y muchos emperadores romanos aparentemente fueron bisexuales, y muchos actos de lujuria respecto a depravación sexual existieron en la antigüedad, y los mismos fueron aceptados y tolerados.

En nuestro tiempo los que, usando su libre albedrío para ejecutar actos sexuales fuera de lo normal, han tomado el camino de buscar otra identidad sexual contraria a la biológica, no sólo para dar rienda suelta a sus deseos, sino que han elaborado toda una agenda nivel mundial con consigna, banderas, y reclamos por medio de los cuales quieren establecer leyes que legalicen su condición y repriman a los que piensen contrario a ellos.

Vale la pena aclarar que toda persona debe ser respetada en sus derechos personales, sin importar su raza, nacionalidad, creencia o tendencias sexuales y no se le debe discriminar por ello, hasta ahí estamos de acuerdo, pero no es aceptable que un derecho individual en tu forma de pensar o ser como te dé la gana, nos sea impuesto sobre los valores tradicionales y biológico de la raza humana.

El que una persona quiera cambiarse de género y de nombre es un problema que legalmente se puede resolver, aunque todos sabemos que científica y biológicamente seguirá siendo lo que es, aún después de muerto, pues cada partícula de su cuerpo tendrá en los ADN su sexo original, el cual inexorable y biológicamente nunca se podrá cambiar, aunque el sistema jurídico lo puede hacer.

El problema de los movimientos LGTB no está en que pidan respeto y derechos, algo que es correcto, sino en el hecho de que tratan de imponerlo por medios legales y que nos quieren obligar a tener que aceptar lo que ellos proclaman por medio de su bandera, ideología, actitudes, y lo peor de todo, su imposición jurídica, que puede llevarnos al extremo de privarnos a nosotros del derecho de proclamar los principios bíblicos que dan origen a la familia y a la raza humana.

Llegará el momento en que se le exigirá a los pastores casar a parejas del mismo sexo, u obligarnos a aceptar en los programas de trabajo social a personas contrarias a nuestros principios, por lo que sus reclamos nos pueden conducir a sanciones al no aceptar la imposición de su ideología que los derechos de uno, no anula lo de otros, y también que muchos muertos que se atañen a prejuicio sexual, pueden tener otras muchas causas, pero esto se usa como una bandera para imponer una ideología que aún se trata de enseñar en las escuelas a los niños.

Hoy los movimientos LGTB reclaman el poder cambiarse el nombre, y no hay problema si así lo permite la ley, pero mañana exigirán que se establezca un tercer sexo como en los Estados Unidos, que además del masculino y femenino, está el sexo X, y después irán para que los niños que nacen no se les determine el sexo biológico, después aprobar el matrimonio gay, y por último la adopción de niños, hasta llegar al extremo de perseguir y encarcelar a los que no estén de acuerdo con esta ideología, que aunque puede ser ley, no tiene un respaldo biológico ni científico.

No cabe duda que llegará el momento en que volveremos a la edad media, que se impuso la inquisición para los que no pensaran como el Papa, así también  los  grupos LGTB llegaran a destruir las biblia por ser un libro que discrimina y condena ciertas tendencias sexuales que se vuelve ley, y amparado en estás leyes, nos veremos entonces indefensos para defender el matrimonio bíblico y original y pastores irán preso, e iglesias cerradas, como ocurre en Suecia, Canadá y algunos Estados de la unión norteamericana..

marioeduardofumer@gmail.com

http://www.contralaapostasia.com

Un milagro

Hoy compartimos el testimonio de Carmen y su hijo Pablo, de dos años, tal y como ella lo leyó, de rodillas y ante el Santísimo, en el oratorio del colegio de sus hijos.

Las manos de Carmen y su hijo Pablo

Señor, hoy me presento ante Tí, no para pedirte cosas, sino para pedirte PERDÓN y para darte GRACIAS.

Te pido perdón por haber perdido la Esperanza en esos momentos tan duros que viví con mi hijo Pablo, aquel 5 de Febrero.

Sólo Tú y yo sabemos cómo estaba cuando encontré el cuerpo sin vida de mi hijo, en la piscina de casa. En ese momento la angustia se apoderó de mí.  Vi que había perdido a mi hijo, lo más grande que nos has dado, junto a nuestros otros dos hijos, Carmen y Juan.

Pensé, y no podía aceptar, que ya no volvería a ver más su sonrisa,  ni a sentir más sus abrazos, ni a verlo crecer…

Incluso te llegué a decir: «Dios mío ¡¡NO!!, ¡¡no puedes dejar que se nos vaya!!». No tenía la Esperanza de que TÚ lo podías dejar volver, como al hijo de la viuda de Naím.

Por eso te pido perdón, por no confiar en tu Misericordia y en tu  PODER divino.

Te doy las gracias, Señor, por haberme hecho ir a buscar a Pablo en el momento justo, por darme fuerza para gritar y llamar a su padre, por poner tus manos en las manos de mi marido para poder hacer la maniobra de reanimación, y por darme aliento para poder hacer el boca a boca a mi hijo, a pesar de verlo muerto. Nos diste la fuerza para intentarlo, porque tú sabes que, al no ver ninguna posibilidad de que volviera a la vida, estuvimos a punto de dejarlo, y Tú nos inspiraste para seguir en contra de la evidencia tan dolorosa, y fue un  momento decisivo. Nosotros, como padres, pusimos todos los medios a nuestro alcance, y Tú, como Dios y Padre, hiciste el milagro de que despertara. Gracias, Señor, no tengo palabras para darte las gracias. Si lo hubiéramos dejado o  tardado un poco más, este suceso no habría tenido el desenlace que tuvo.

¡Gracias Señor por habernos devuelto a nuestro hijo !

¡Gracias por elegirnos, o elegir a Pablo, para hacer un milagro, y para hacer que tanta gente rezara al mismo tiempo!

Gracias, Padre mío, por darnos fuerzas para superar esto, y por darnos la Fe, que tan importante es para encontrarle sentido a tantas cosas.

Gracias, Dios mío, porque este dolor tan fuerte se ha transformado en un regalo, el de descubrirte como Padre, un Padre que me quiere, que está pendiente de mí y de mi familia. Me he dado cuenta de que te importamos, de que nos cuidas. He descubierto  que tienes el poder de hacer milagros como el que yo he visto con mis propios ojos y del que hoy doy testimonio públicamente.

Y  para que no me quedara duda de que mi hijo ha estado Contigo y ha vuelto a nosotros, quiero contar brevemente lo que ocurrió el día 9 de Febrero, cuando trajimos a Pablo por primera vez al colegio después del acontecimiento, en un estado increíblemente perfecto. Nada más llegar al cole,  tiró con fuerza de mi mano para que viniéramos al Oratorio. Al entrar, él se despegó de mí y corriendo se puso de  de rodillas delante de Tí colgado en la Cruz. Señalándote, me miraba, como diciéndome que Tú, Señor, eres quien lo ha salvado. En ese momento no pude contener el llanto, dándote gracias y pidiéndote perdón.

Perdóname Señor,  por haberte dejado para lo último muchas veces, dando prioridad al trabajo, a la familia y a tantos quehaceres diarios.  Has hecho que  me de cuenta de que Tú nos das todo y no nos quitas nada, tampoco nos quitas el tiempo que nosotros tanto valoramos, sino que el tiempo que Te dedicamos, es la mejor inversión que podemos hacer.

Todo ésto me ha llenado de Esperanza, porque he comprobado el poder de la Oración de tantas personas unidas. Muchas de ellas estáis hoy aquí y quiero daros las gracias delante de Jesús. Con la oración se consigue todo.

Por eso, ahora, con mucha Fe, vamos a pedir por la Paz en Ucrania y en el mundo entero, con la seguridad de que Tú la podrás alcanzar.

Aquí me tienes, Señor, para dar testimonio de tu bondad y de tu Misericordia.

Quiero terminar con dos frases que pueden resumir lo que ha supuesto ésto para mí.

Una es de Santa Teresa: «Quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta».

La segunda es del beato Álvaro del Portillo: «Gracias, perdón y ayúdame más».

Amén

La medicina de Dios

Nos llamamos Víctor y Daniela, tenemos 27 y 26 años y llevamos casados dos años y medio. Yo soy veterinario y Daniela es parte del año profesora y otra parte ama de casa.
Vivimos la fe dentro de la Iglesia en el camino Neocatecumenal. Tenemos un hijo, Jacob, de un año y una hija que nacerá en mayo que se llamará Victoria. Además tenemos dos hijos que no llegaron a nacer y ya están en el cielo disfrutando de la vida eterna.

¿Qué significa el perdón para vosotros?
Para nosotros el perdón y la misericordia son la base de la fe cristiana, que se basan en el amor infinito que Dios nos tiene, y en la infinidad de oportunidades que nos da cada día para empezar de nuevo. Sin el perdón no hay cristiano. «Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian». (Mt 5, 44) Es lo único que diferencia el cristianismo de las demás creencias, ya que sólo en Cristo se encuentra el perdón total hacia nosotros cuando nos convertimos en sus enemigos, por el pecado, destruyendo el proyecto de amor que tiene con cada uno de nosotros.

¿Preferís pedir perdón o perdonar?
Víctor: personalmente yo debo confesar que soy muy orgulloso y ciertamente me es más fácil perdonar que pedir perdón aunque también he experimentado que la paz que da pedir perdón, aún cuando la otra persona no lo acepta, significa experimentar ese amor del que hablábamos anteriormente, es decir perdonar sin pedir nada a cambio.
Daniela: por mi parte, también muchas veces el orgullo me ha hecho difícil pedir perdón, como si las palabras no salieran de mi boca. Prefiero perdonar, aunque es cierto que el hacerse pequeños, humillarse y pedir que te perdonen, siempre es fuente de una gran paz.

¿Qué lugar ocupa el sacramento de la Reconciliación en vuestra vida espiritual?

Daniela: desde pequeña me han educado en la fe cristiana y el sacramento de la reconciliación en mi familia ha tenido siempre un lugar privilegiado. Es cierto que no siempre me resulta fácil confesarme, a veces por vergüenza o a veces por soberbia, pero al final el Señor sabe como prepararme ocasiones propicias para reconciliarme con Él, respetando mis tiempos, mis miedos.
Víctor : para mí el sacramento de la confesión es totalmente indispensable para poder celebrar los demás sacramentos, ya que cuando uno tiene el alma llena de suciedad difícilmente puede ver a Dios y sin embargo es más fácil escuchar la voz del demonio que te dice constantemente «Dios no te quiere, Dios es un monstruo, tu vida no vale para nada…». Cuando uno se confiesa, si lo hace de corazón, Dios tiene el poder de hacer una persona nueva, no arreglar los desperfectos, sino hacerla nueva. La confesión lleva a la humildad, ya que te hace entrar en lo más profundo de ti mismo, reconocerte débil y aceptar que no está en nuestra fuerza el ser cristiano, hacer el bien no viene de nosotros, es una gracia del Espíritu Santo.

En el Padrenuestro hay una condición que, frecuentemente, se nos olvida: ¨Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden¨. Y es que pedir perdón implica ser generoso al perdonar. ¿Qué opináis sobre ello?.

Daniela: siempre, cuando reflexiono sobre esta parte del Padrenuestro, pienso en otras palabras de Jesús, que me recuerda que con la medida con la que yo juzgo al otro, seré juzgada por Dios. A veces el mismo pecado nos parece más grave cuando lo hace otro y no nosotros mismos, porque es más fácil justificarnos: esa parte del Padrenuestro me invita a justificar siempre al otro, a Victor, a mis amigos, a mis padres.
Víctor : nosotros estamos casados y seguimos casados gracias a esta parte del Padrenuestro ya que, precisamente al haber recibido el perdón de Dios tantas veces podemos por ello perdonarnos mutuamente muchas veces. Sería hipócrita recibir algo gratis , en este caso el perdón de Dios, y no darlo gratis sin intereses. Para poder ponernos de cara a Dios antes el Señor nos pide que nos reconciliemos con nuestro hermano, que nos pongamos a bien incluso con ellos que nos hacen injusticias.

Juan Manuel Cotelo define el perdón como el mayor regalo, y así titula una película suya. ¿Verdaderamente es el mayor regalo para vosotros?.

Nosotros hemos experimentado el amor de Dios. El perdón siempre va ligado al amor, Dios en esencia es Amor, es Perdón, y por tanto para nosotros el haber recibido la fe en la iglesia, el tener un encuentro con Jesucristo en nuestra vida concreta, es y será siempre el regalo más grande, y trasmitirle esto a nuestros hijos, a pesar de nuestras faltas y a pesar de que no somos unos padres perfectos, es la mayor herencia que podemos dejarles.

¿Hay algo imperdonable para Dios?

Para Dios nada es imperdonable, siempre cuando exista arrepentimiento sincero; por eso es una obra de caridad en muchas ocasiones ayudar a un hermano a ver sus faltas, siempre obviamente sin juzgarlo, y reconociendo que no somos mejores que nadie, llamando a la conversión para que de esta forma experimentemos todos el perdón y el amor de Dios.
Para nosotros en nuestras fuerzas muchas cosas son imperdonables, pero unidos a Dios, estando en comunión con el Espíritu Santo, sabemos que se puede perdonar cosas muy graves, ya que hemos visto como cristianos perdonan a sus enemigos de forma sincera, y esto es obra de Dios. De forma que se cumple lo que dice San Pablo: «Ya no soy yo quien vive, sino Cristo que vive en mi» (Gal 2, 20).

Ponemos las noticias y comprobamos que el ser humano sigue siendo violento y vengativo. ¿Qué necesita el mundo para comprender la realidad del perdón?

Esencialmente lo que el mundo necesita para comprender la realidad del perdón es sentirse perdonado, necesita cristianos auténticos que representen el cuerpo de Cristo aquí en la tierra, que se dejen insultar, que carguen sobre ellos el pecado de los demás, es decir que no devuelvan mal por mal sino que devuelvan bien por mal, que actuemos como sumideros de todas las injusticias. Las pequeñas guerras del día a día terminan allí donde hay un cristiano que no continúa el ciclo de odio, que siempre va a más.

¿Y si el problema reside en que no nos perdonamos a nosotros mismos?

Efectivamente, hace mucha falta en este mundo anunciar la buena noticia, que Dios viendo nuestra necesidad y nuestra condición de pecadores se ha hecho hombre en Jesucristo y se ha entregado hasta la muerte por nosotros, abriéndonos el cielo. Esta noticia, el Kerigma, es lo que necesita cada ser humano para llegar a reconciliarse con su historia y aceptarse pecador y a la vez amado de Dios.

Por último, os proponemos un ejercicio de creatividad. ¿Qué eslogan pondríais en una campaña publicitaria sobre el perdón?

«El mayor regalo y el más valioso es sin embargo el único totalmente gratuito: el perdón y el amor de Dios.»

En la foto vemos un matrimonio feliz, sonriendo y con un bebé en brazos. Están en la calle delante de unos árboles.

Victor y Daniela

11 características que tienen en común los matrimonios santos

¿Hay semejanzas entre los padres de santa Teresita y, por ejemplo, san Joaquín y santa Ana? Sí, y nos pueden servir de ejemplo en la era digital

¿Comparten algunas características los matrimonios que han subido a los altares o que se encuentran en camino de su canonización?

San José y la Virgen, San Joaquín y Santa Ana, Santos Luis y Celia Martín, Santos Isidro y María de la Cabeza, Beato Luis IV de Turingia y Santa Isabel de Hungría, Beatos Luigi y María Corsini Beltrame Quattrocchi, Siervos de Dios Giovanni Gheddo y Rosetta Franzi, y tantos otros que se han santificado a través del camino del matrimonio nos muestran con su vida que el Cielo también es morada para los casados.

Para ellos la santidad no fue un estado permanente sino un camino de lucha, con días buenos y no tan buenos… días que les acercaba a la santidad y días menos fructíferos, pero siempre con la meta clara: llegar a la casa del Padre.

Me ha llamado gratamente la atención que en más de un ejemplo se da la circunstancia de que Dios se hace presente ya en el momento de la elección de pareja, por medio de una voz interior. Es el caso, por ejemplo, de los padres de Santa Teresita, en ese puente de Alençon.  

Me lleva a pensar en la importancia de contar con Él, especialmente en los hitos más importantes que marcan nuestra vida, como es escoger a la persona con la que vamos a convivir hasta el final de nuestros días.

Te resumo aquí en 11 puntos las ideas que comparten esas parejas santas para que te inspiren a seguir sus pasos: 

1 LAS COSAS DE DIOS VAN PRIMERO

Los santos Luis y Celia tenían un lema en la casa: “Dios es el primero en ser servido”. También para los Beatos Beltrame Quattrocchi Dios era lo primero. Crearon una auténtica iglesia doméstica rezando juntos en distintos momentos de la jornada.

Y en absolutamente todas las parejas el centro de su día a día era la Santa Misa, acudiendo a la primera Misa del día cuando aún no había amanecido.

2 ABIERTOS A LA VIDA

La llegada de los hijos era acogida como un regalo de Dios, con generosidad. Y cuando tardaban en venir, se acudía a la oración y Dios muchas veces realizaba el milagro, como es el caso de San Joaquín y Santa Ana, que tuvieron a María en avanzada edad.

En muchos ejemplos en los que el embarazo ponía en riesgo la salud de la madre, como es el caso de Santa Gianna Beretta o Chiara Corbella, los médicos sugerían el aborto como solución y ellas decidieron atrasar el tratamiento y seguir adelante con su gestación.

3 ABANDONO EN LA PROVIDENCIA

Ante las contrariedades, todas las parejas muestran un claro abandono en la Providencia, demostrando una gran confianza en Él. Todas las parejas sufrieron en algún momento de su vida una o varias contrariedades: desde la pérdida del empleo, un problema de salud, en definitiva, un momento de aceptación de la Voluntad de Dios; pero lograban sobreponerse dejando sus preocupaciones en Sus manos.

4 AMOR A LA SANTÍSIMA VIRGEN

El rezo del Rosario formaba parte de su plan diario de vida, que muchas veces era rezado en familia.

5 AMOR CONYUGAL

A través de las cartas que se conservan de varios de estos matrimonios, podemos observar que su amor de pareja se basaba en un profundo respeto por el otro y que cuidaban su relación por encima de su dedicación a los hijos.

6 TEOLOGÍA DEL HOGAR

Es un término bastante nuevo, el de Teología del Hogar, pero ya lo vivió seguramente la Sagrada Familia y muchas de estas parejas profundamente cristianas. Vivir la teología del hogar consiste en encontrar lo eterno en lo cotidiano, o lo que es lo mismo, vivir en el hogar un anticipo del Cielo.

7 HEROICIDAD DE VIRTUDES

Cuando una persona está de camino a los altares, lo primero que se mira es si ha vivido las virtudes de forma heroica. Estos matrimonios se esforzaron por vivir así, en su día a día, poniendo amor en todo lo que hacían.

8 HOGAR ABIERTO A LOS DEMÁS

Ya sea invitando gente a casa o con acciones concretas de solidaridad, para la mayoría de estas parejas los pobres y los enfermos eran una prioridad. Abrían las puertas de su hogar a las personas necesitadas de la sociedad y les ofrecían alimento, cobijo y ayuda.

9 DE PADRES SANTOS, HIJOS SANTOS; E INCLUSO ABUELOS SANTOS

Me ha resultado curioso que en más de un matrimonio santo, varios de los hijos también sean santos; e incluso ya los padres fueron santos también.

Es el caso de San Vicente y Santa Valdetrudis, padres de cuatro hijos santos: Landerico, San Dentellino, Santa Aldetrudis y Santa Madelberta. Y los padres de Santa Valdetrudis también fueron santos: San Walberto y Santa Bertilia.

O los padres de Santa Teresita, los santos Luis y Celia, con otra hija en proceso de canonización.

Esto me lleva a resaltar la importancia del buen ejemplo en casa, a través de la transmisión de la fe. Los padres deben ser verdaderos catequistas de los hijos, alentando la vocación de los hijos.

10 DAR LA VIDA POR LOS AMIGOS

Ya lo dijo Jesús: “dar la vida por los amigos”. Santa Gianna Beretta murió salvando a su bebé, el siervo Giovanni Gheddo dio su vida en el campo de batalla u otros que murieron siendo mártires.

11 SANTIFICAR EL TRABAJO: EXCELENCIA

Ya sea con un negocio o con las tareas domésticas en el propio hogar, estas parejas santificaron su trabajo y lo llevaron a la categoría de excelencia. El que era médico se desvivió por sus pacientes, el ama de casa profesionalizó sus labores en casa, y así todos ellos lograron alcanzar el Cielo haciendo lo que tenían que hacer, en su día a día.