Archive

Archivo de Autor

«El cáncer no es una desgracia, es el regalo que el Señor me ha hecho»

LA CERTEZA DE ELENA ROMERA

En medio de los cánticos y alabanzas de aquella eucaristía convocada por el Camino Neocatecumenal en Murcia, los padres de Elena Romera Santillana rezaban para que su joven niña, quien hasta los quince años participaba fervientemente en la parroquia San Francisco, en Caravaca de la Cruz, pudiese retomar la fe y renunciar a la intensa vida de juerga juvenil. Aquella muchacha, tras hacer su Primera Comunión, se estaba extraviando en la vida nocturna.

elena_romera(Portaluz) «Si Dios existe, me ha olvidado», se repetía. No obstante, los años se encargarían de mostrarle la verdad pues volvió a encontrarse con Él de la forma menos deseada… en el desastre, cuando padecía un cáncer de rodilla que luego se extendió al pulmón. Sus más cercanos observarían también cómo su afamado carácter que normalmente le jugaba malas pasadas, adquiría docilidad. «El Señor la fue puliendo, quitando aristas, y modeló a una Elena humilde, a la medida de la cruz de su Hijo», dice Victoria Luque Vega, autora del libro que narra esta historia de vida, bajo el título:«Yo soy para mi amado».

Victoria narra con maestría el extraordinario cambio operado después de conocido el diagnóstico fatal, Elena vislumbró los signos de la misericordia que Dios tenía dispuestos desde siempre para ella, una hija rebelde. En ese tiempo amputaron su pierna y aprendió a combatir por la vida, conviviendo más de siete años con la enfermedad, forjando desde el dolor una sólida certeza, que le permitió decir en un momento: «Si Dios quiere que me cure, me curo. Pero yo, lo que quiero, es hacer la voluntad de Dios». 

Cambió sus estudios de Biología por los de Fisioterapeuta dedicándose por entero a misionar, incluso cuando aún estaba en permanente tratamiento. Sus hermanos de la comunidad Neocatecumenal rezaban con ella las vísperas y celebraban diariamente la Eucaristía. ¡Todo un panorama para los enamorados de Cristo! Por precisamente este contacto íntimo con Jesús sacramentado le permitía alivianar su cruz hasta poder confesar: «El cáncer no es una desgracia… es el regalo que el Señor me ha hecho; en la cruz he conocido el amor que mi Padre me tiene. El cáncer es un regalo envuelto en un papel feo, en un periódico viejo; pero la cruz no me mata, a mí me mata interiormente no amar como yo quisiera. La cruz no es lo que me quita la paz».

Era mayo del año 2003 y el Papa Juan Pablo II vivía un encuentro con los jóvenes en la localidad española Cuatrovientos. Y allí estaba Elena, bien afincada en su silla de ruedas para ojalá ver de cerca al Pontífice. Una periodista de la Televisión española se acercó a entrevistarla y le preguntó por cómo vivía la enfermedad. Su respuesta sincera y alegre mostraría el verdadero sentido del sufrimiento con Cristo:

«No siempre llevo bien la quimioterapia, he tenido momentos malos, yo no soy fuerte, sino que una persona débil. Nadie me ha dado instrucciones para llevar esto. Me he dado cuenta que la cruz no es una desgracia que Dios te manda… en la cruz está Cristo y Dios ha enviado a su Hijo para que venza a la muerte, para que veamos que por un cáncer, o en la situación que estemos no morimos, sino que experimentamos la vida eterna y el cielo».

Luego continuó su pasión por dar testimonio y se fue a Irlanda cinco meses, para ayudar como fisioterapeuta a minusválidos físicos y psíquicos. De regreso a Caravaca de la Cruz en agosto de 2009, cuando ya su enfermedad estaba muy avanzada, visitaba enfermos que la recordarían porque muy convencida y con un crucifijo en sus manos les animaba: «Apostad por el Señor. Él os dará lo que ansía vuestro corazón».

Poco tiempo antes de su muerte y ya desahuciada por los médicos, cuando el cáncer se ramificó hasta los pulmones haciéndole sufrir permanentes asfixias, Elena profesó votos como novicia en las Misioneras de la Caridad, la congregación de la Madre Teresa de Calcuta.

«Ya estoy preparada, ya no tengo miedo, sé que el Amado me está esperando» decía en uno de los últimos correos que envió a un amigo del Camino Neocatecumenal. Elena Romera se encontró con Cristo para la eternidad en el cielo por la que apostó todo, una tarde de noviembre de 2009 a los 25 años.

Categorías:Enfermedad, Mundo, Testimonios

“El demonio no es un mito”

150 futuros exorcistas en Roma, porque “el demonio no es un mito”, según Papa Francisco

 

Cómo reconocer al demonio, en un itinerario de formación también para laicos

topic (1)

Aprender a distinguir y tratar los casos de posesión demoniaca de los casos de enfermedad psíquica es el objetivo del curso ‘Exorcismo y oración de liberación’ iniciado este 13 de abril en Roma y organizado por la Universidad Europea, promovido por elInstituto de Sacerdos y apoyado por la Congregación para el clero del Vaticano.
 
“Sin embargo a esta generación y a muchas otras se les ha hecho creer que el diablo era un mito, una figura, una idea, la idea del mal ¡pero el diablo existe y nosotros debemos combatir contra él! ¡lo dice San Pablo, no lo digo yo! ¡Lo dice la Palabra de Dios! Aunque no estamos muy convencidos de ello” dijo el Papa Francisco en una homilía de Santa Marta (RV-30/10/2014).

La posesión, manifestación del mal absoluto

Justamente, siguiendo la advertencia del Papa, se ha creado un itinerario de formación de seis días para ilustrar a los sacerdotes, laicos, médicos, psicólogos, enseñantes y operadores pastorales sobre los instrumentos para realizar un exorcismo, además de “evitar los peligros del ocultismo y del satanismo entre los jóvenes” aseguran los organizadores.
 
De hecho, el mal “se hace particularmente visible”, y por tanto, identificable gracias al ministerio del sacerdote exorcista cuando, especialmente en el caso de la posesión el demonio presentándose, muestra la propia deliberada e implacable voluntad de asesinar y de poseer, de engañar, de usurpar, de humillar y de ofender” sostuvo, el cardenal Mauro Piacenza, penitenciario mayor, en el mensaje enviado a los más de 150 participantes al curso internacional reunidos en Roma

unnamed

El diablo conduce una guerra contra la Iglesia desde hace dos mil años, indicó monseñor Piacenza, con los artificios de siempre, “como callar sobre las exigencias de la verdad, de la justicia y de la infinita misericordia de Dios”.  Además de “la reivindicación de derechos inexistentes”, “atacar con la mentira” para “debilitar el anuncio luminoso de la verdad de la creación y de la salvación”, agregó.

El bien que se prepara para vencer el mal 

El curso se abrió este lunes con las palabras del rector del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, padre Jesús Villagrasa que confirmó la cita como una respuesta “teórica y práctica a la invitación del Pontífice a vigilar y al mismo tiempo a mantener la confianza en el bien que vence el mal”.
 
La presentación del programa ha sido explicado por el padre Pedro Barrajón, mexicano, director del Instituto Sacerdos, que ha enfatizó que el “exorcismo y la oración de liberación representan un acto de misericordia del Señor hacía el hombre” además constatando la coincidencia de la apertura del curso con el llamado a la misericordia del Jubileo Extraordinario instado por Papa Francisco.
 
Después de la introducción del cardenal, Mauro Piacenza y la lección magistral del arzobispo italiano de Ferrara-Comacchio, monseñor Luigi Neri sostuvo que el “mal no es un problema metafísico, sino un desafío a la inteligencia, a la sensibilidad, a la capacidad de construir y de amar al hombre”.

La complicidad del hombre ante el mal 
 
Por ende, “el mal existe y el hombre tiene una lamentable complicidad porque lo persigue como si fuera el comino del bien”. “El demonio en su presencia articulada” puede “intervenir en la vida de los hombres” y hace de todo para “la fe disminuya, desaparezca” dijo, el arzobispo Neri.
 
De esta manera, la Iglesia ante la marcha insistente del mal responde “expresando el poder de Cristo” sobre el mal “es decir con la caridad”. Que significa “anunciar Cristo como único salvador del hombre”, acoger y jamás marginar a los demás hace parte de la misión.

Los sacerdotes exorcistas expresan el amor de Cristo
 
Por ello, Neri se refirió a la atención especial a los “hermanos poseídos” que necesitan de la “caridad” de la Iglesia porque “llevan consigo el sufrimiento de esta nueva lepra” y que traen beneficio del “exorcismo”. Así, los sacerdotes que los practican son “defensores del amor de Dios para los hombres hoy”.
 
Los organizadores del curso también alertan sobre otras formas de religiosidad o sustitutos de la fe con alternativas como el vampirismo, al ocultismo, el esoterismo, la ufología, la magia, entre otras. La alarma está dirigida a los jóvenes y el impacto que pueden tener en sus vidas debido a la dominación de las conciencias y la libertad, negando Cristo. 

Es probable que las advertencias del Papa sobre las insidias del diablo estén teniendo un efecto en las Iglesias locales. Lo cierto es que, el curso se encuentra en la décima edición y ha tenido un éxito internacional demostrado además por el número de inscritos y las solicitudes de admisión, según informó la Universidad Europea a Aleteia. 

Entretanto, este sábado al final del curso se realizará una mesa redonda dirigida por exorcistas expertos para profundizar sobre aspectos teológicos sobre la acción de ángeles y demonios, el rito de la liturgia de la práctica del exorcismo y el diálogo indispensable con la psicología, la jurisdicción y la medicina.

Categorías:Mundo, Religión

Carta de un Misionero que se prepara a morir

Estos momentos pueden ser más productivos que cualquier otro momento de una larga carrera misionera

topic

“En 1955 fui enviado como misionero por la Iglesia a través de los Padres de San Columbano a la gente de las Filipinas. No sé exactamente cómo fui elegido por la Iglesia para ser misionero y como tal enviado a evangelizar a los filipinos, pero siempre he tenido la más firme convicción de que el serlo ha sido el hilo principal del tejido de mi vida como sacerdote y como hombre.
 
Hace siete años me diagnosticaron con cáncer de colon. El cáncer es bastante aterrador, tanto que hasta me pregunté si mi vida como misionero había llegado a su fin, pero después de una operación y quimioterapia quedé libre para regresar a mi trabajo tanto de evangelizar como de ser evangelizado por los filipinos, puesto que esto es lo había estado sucediendo por un largo, largo tiempo. Sin embargo, en un año, apareció un nuevo cáncer en los pulmones, y empecé cinco años de quimioterapia, durante los cuales tuve la oportunidad de permanecer como un misionero muy feliz y productivo. Así fue hasta julio del 2002 cuando tuve que volver a Omaha para recibir radiación y una nueva quimioterapia.
 
Mientras tanto, llegué a mi cumpleaños número 75, mientras que la quimioterapia minó mi fuerzas, y los filipinos preguntaban por teléfono y cartas cuando yo “volvería a casa.” Mi cuerpo y mi doctor me dijeron que por lo menos no sería muy pronto, sin embargo, siendo optimista pensé que en efecto volvería. Después de todo, yo era un misionero y mi vocación era para toda la vida. Como sacerdote y como hombre, no conocía otra vida, ni quería ninguna otra.
 
Entonces mi última quimioterapia demostró no ser efectiva, y el cáncer estaba creciendo de nuevo. No estoy particularmente asustado por esa noticia, pero me entristece. ¿Sigo siendo un misionero cuando ya no puedo estar con aquellos con los que ha transcurrido toda mi vida?
 
Ahora puedo dar más tiempo a la oración y reflexión de la palabra de Dios, pero no sé si rezo mejor que antes. Tengo más tiempo para recordar con gran alegría los cientos que me han llamado Padre, cuyo amor me ha sostenido durante tanto tiempo. Siempre he creído que un sacerdote debe ser un hombre de oración si ha de ser digno de cualquier cosa, un misionero tal vez aún más que otros.
 
Tan pobre como mi oración pueda ser, he llegado a darme cuenta de que por ahora es la única forma que tengo de ser misionero, y me comprometo a seguir de esa manera mientras tenga aliento. Tal vez pueda aplicar a mí mismo lo que he predicado a los ancianos y otros enfermos: que estos momentos pueden ser más productivos que cualquier otro momento de una larga carrera misionera.”
 
El Padre Columbano Jim McCaslin murió el 16 de septiembre de 2003.
 
Artículo originalmente publicado por Sociedad Misionera de San Columbano

 

Categorías:Mundo, Religión

El perro héroe de Haití

Perro 4Un perro abandonado y maltratado salvó 18 vidas en Haití. Este animal andaba muy flaco, con toda clase de parásitos, lastimado en el hocico y estaba tan traumatizado que se había olvidado de ladrar. Un día un grupo de soldados lo encontraron y lo llevaron al cuartel, una soldado se hizo cargo de él y poco a poco Turco se fue recuperando de sus heridas y recobró la alegría.

Perro 5

Un bombero perteneciente al grupo de rescate le pidió a la soldado permiso para entrenar al perro y  así fue como descubrieron las increíbles habilidades de este animal que fueron puestas a prueba en la catástrofe de Haití, en donde salvó la vida de 18 personas. Gracias a Turco, los bomberos de Valladolid rescataron a Redjeson Hausteen Claude, de dos años. El pequeño haitiano llevaba dos días bajo los escombros.

Categorías:Historia, Mundo Etiquetas:

Milagro en Etiopía

Leones rescataron una niña de 12 años

Leones

En Junio del 2005, tres leones rescataron a una niña de 12 años en Etiopía tras ahuyentar a varios hombres que la tenían secuestrada. Estos animales persiguieron a los secuestradores y cuidaron a la niña hasta que la Policía y sus familiares la encontraron en un remoto lugar de Etiopía. “Los leones se quedaron cuidando a la niña, por un día y medio hasta que la encontramos y entonces la dejaron, como entregándola y se alejaron a la selva”, dijo el sargento Wondimu Wedajo, quien participó en el rescate de la niña.

Un experto en fauna salvaje ha señalado este hecho como una especie de milagro, pues normalmente esta especie es agresiva con las personas.

Categorías:Mundo, Testimonios Etiquetas:

Rin-Tin-Tin: The True Story

AMERICAN DOGS
by KATE KELLY

Like most Hollywood legends, the story of Rin-Tin-Tin has many versions. One California professor has gone to great RinTinTinphoto-head-shot-123x150lengths to document the truth.

From the beginning Rin-Tin-Tin’s owner and trainer, Lee Duncan, who did not come from any type of show business background, knew the importance of “story” and all the studio had to do was pick up on the story line Duncan created.

Duncan (1893-1960) was born into a poor family in California. His father soon left them, and in 1898, his mother placed Lee and his sister in an orphanage as she was unable to support and take care of them. (Orphanages were sometimes used for temporary placements at this time.)

By 1900 Lee and his sister were with their mother again, living with an uncle. As explained by researcher and author Ann Elwood in her excellent book, Rin-Tin- Tin The Movie Star, this aspect of Duncan’s background helps explain Duncan’s allegiance to his dogs at the expense of human relationships, a trait that is consistent throughout Duncan’s life and probably contributed to his undivided devotion to building Rin-Tin-Tin’s career.

Duncan Acquires the Dog in Europe

While the birth of Rin-Tin-Tin in Germany and the adoption of Rinty and his sister Nanette is undisputed, the story that the pups were found on a battlefield is likely untrue, according to Elwood who tracked back through war timelines as well as the movements of Duncan’s squadron at the time. Based on the age of the dog, Elwood makes a compelling case for the belief that an older dog was found by the soldiers and this dog mated with a local dog to produce the puppies in question.

At any rate, Duncan totally devoted himself to being with the dogs rather than his fellow soldiers, and given the young age of the pups, it would have been a major time commitment.  And of course, the story of “found on the battlefield” amidst a hail of gunfire was the story Duncan came home and told, and it certainly suited the studio press office.

When the fighting ended and troops were coming back to the U.S., Duncan was not leaving without his pups, and he convinced a superior to help him get permission to bring back Rinty and Nanette. (Nanette became ill on the journey to the States and eventually died of distemper.)

Rin-Tin-Tin and Duncan make it all the way back to California where Duncan returned to a job at a high end sporting good store where the owner frequently arranged hunting trips for his wealthy clients. Duncan, who had worked with hunting dogs before the war, became one of the regular guides. This may have given him social connections to the well-to-do of Hollywood that eventually helped Rin-Tin-Tin step into movie stardom.

Well-Trained and Talented

One thing about which there is no doubt is that Rin-Tin-Tin was a handsome and well-trained dog who was capable of great athleticism.

RTT-19251-150x97Rin-Tin-Tin first came to public notice at a dog show in Los Angeles where he performed some of the feats he and Duncan had been working on, including the scaling of an 11-foot, 9-inch wall.

Between the dog’s very notable talents and Duncan’s ability to connect with the right people, Rin-Tin-Tin had his first movie part in The Man From Hell’s River, and his career blossomed from there. Eventually Rinty made 26 films for Warner Brothers.

Another myth of the day was that Rin-Tin-Tin saved Warner Studios from financial ruin. In her book, Elwood gives full due to Rin-Tin-Tin’s box office success for Warner Brothers but does not fully buy into the “saved the studio” myth.

Not unlike other movie stars of his day, Rin-Tin-Tin was caught in a studio system where his living circumstances were determined by the requirements of his contract and by those who provided insurance for the star’s well-being. The famous dog lived in a kennel, it seems, because Duncan believed that was best for him, but the studio’s insurers placed other restrictions. Because they did not want him to roam free where he might get hurt, his exercise had to be taken at scheduled intervals on a hamster-wheel type of device.

RTT-collection-106x150While other dog stars eventually retired to a cottage with their trainer or some other loving soul, Duncan kept both Rinty and himself on task at all times. When not busy filming, Duncan put them on the road where they performed several times a day as part of various vaudeville shows, or he took Rinty to animal shelters and orphanages to provide awareness of some of the social issues Duncan clearly cared about. No matter what, Rin-Tin-Tin spent almost all of his days working.

There were some press reports that the need for “retakes” for filming may have caused Rin-Tin-Tin stress; there were various reports that re-doing a scene sometimes caused Rin-Tin-Tin to take a nip out of one of his stars or to overdo a scene, turning a pretend fight into an all-too-real tussle.

Based on Elwood’s detailed and well-substantiated research, it seems clear that one of the best known dogs in show business was just like his contemporary human counterparts who were victims of the “studio system,” trapped in a moneymaking scenario over which he had no control.

The career of the original Rin-Tin-Tin outlasted the coming of the talkies, and while dog pictures became less popular in the early 1930s, Rinty was still performing in 1931, and Duncan was accepting deals for 1932 when Rinty died somewhat unexpectedly of what would have been some age-related ailment.

Duncan kept going with Rin-Tin-Tin Junior who was the first of a long line of offspring to continue the family tradition.

Duncan did not pass away until 1960 but in 1957 he accepted a proposal from Jannettia Brodsgaard Propps who had been begging him for a puppy for a year so that she could continue the lineage. Her kennel, Bodyguard Kennels, eventually got a puppy, and she was careful to consult Duncan about genetic preferences he wanted for the line; it was she who successfully maintained the next generations of Rin-Tin-Tin offspring. When she died in 1988, her granddaughter, Daphne Hereford, took over the kennel; the dogs produced today are as similar as possible in structure, color, and intelligence to the original Rin-Tin-Tin who began it all.

The bestselling writer Susan Orlean has a book coming out in October about Rin-Tin-Tin, and I have pre-ordered it, but I have to say I think Ann Elwood did a stellar job with her already-published book. I’ll let you know if Orlean brings something new to the table.

Categorías:animales famosos, Mundo

El superhéroe de Marvel que más acude al confesionario

En el límite entre la justicia y la venganza, siempre duda

Netflix estrena la teleserie de Daredevil

21934_el_abogado_ciego__y_superheroe_de_incognito__matt_murdock__daredevil__siempre_con_un_confesor_a_mano

El abogado ciego -y superhéroe de incógnito- Matt Murdock, Daredevil, siempre con un confesor a mano

Actualizado 10 abril 2015

Pablo J. Ginés/ReL 

“Perdóneme padre, porque he pecado, últimamente he estado preocupado por cuestiones de moralidad. Lo correcto y lo incorrecto, el bien y el mal. No pido perdón por lo que hice, padre. Pido perdón por lo que estoy a punto de hacer”.

Así habla en el confesionario el abogado ciego Matt Murdock, que es también el superhéroe con sentidos aumentados Daredevil, que es capaz de escuchar y oler a distancias increíbles, detectar lo que sucede a su alrededor con una especie de radar interno y luchar con la fuerza y agilidad de un pugilista y acróbata.

Daredevil protagoniza la nueva teleserie en Netflix,dentro de la franquicia de superhéroes de la casa Marvel, que en la actualidad mantiene otras dos teleseries (Marvel Agents of Shield y Agent Carter).

Ya fue protagonista de una película de Marvel en 2003, considerada “no muy buena” por críticos y aficionados.

Mucha confesión, poca comunión

Daredevil es uno de los personajes de Marvel “más católicos”, aunque no sea un católico ejemplar. En los cómics, como en el trailer de la teleserie, se le ve a menudo en el confesionario o hablando con sacerdotes. En la película de 2003 fue dos veces al confesionario, aunque en una sólo pretendía que el cura le diese la razón, y en otra no se molestó en confesar sus pecados sexuales (con la asesina ninja Elektra, que tendría su propia película, tampoco muy buena)

daredevil_cruz_1986

Queda claro en cómics y películas que Matt Murdock ha tenido una firme formación católica, al menos antes de quedar huérfano. La fe le da consuelo, a menudo reza en la iglesia… o sobre el tejado de la iglesia, con su traje rojo, como de diablo, abrazado a alguna cruz.

Le vemos mucho confesarse pero nunca le vemos llegar a comulgar.

Aunque por lo general no mata a los criminales que persigue, infringe muchas normas y en distintas historias se ve tentado, o cae, en el uso a la violencia mortal. Un tema de Daredevil es siempre su oscilar entre ser un héroe o simplemente un “vigilante” vengador. También tiene una vida sentimental complicada, debatiéndose entre chicas buenas y otras no tan aconsejables.

Daredevil_cross

El ateo Frank Miller incentivó su catolicidad
El personaje fue creado en los años 60 por Stan Lee (el padre de la mayoría de los grandes superhéroes de Marvel, que efectúa un popular cameo en cada película) y el dibujante Bill Everett. En esa época no se solía hablar apenas de la espiritualidad de los superhéroes.

Fue en 1975, en el número 119, cuando el guionista Tony Isabella le hizo amigo de un sacerdote y empezó a aparecer en entornos “católicos”. Hay quien habla de este guionista Isabella como un cristiano devoto porque en esa época se planteó poner al mismísimo Jesucristo en un cómic de “Motorista Fantasma” (y redimir a este personaje de sus llamas demoníacas), pero la realidad es que hoy en 2015 hace campaña contra las normas de libertad religiosa en Indiana apoyando al lobby gay.

Parece que quien consagró el catolicismo de Daredevil fue Frank Miller, guionista y dibujante de culto, de familia católica, que se ha declarado ateo en varias ocasiones pero siempre se ha mostrado seducido por la idea del héroe que se entrega y sacrifica. 

Daredevil quedó católico para siempre en 1986, a partir del número 229, cuando, estando el héroe herido, viene a cuidarle una monja que resulta ser su madre. Desde entonces, las ocasiones en que aparece en iglesias y con sacerdotes se multiplican.

Daredevil_Decalogue_iglesia_papel

Contra el clero “progre”
Una de situaciones más claras es el arco de 5 números que guionizó en 2005 Brian Michael Bendis (escritor no especialmente devoto, que se sepa) tratando el tema de los diez mandamientos. Una serie de personajes se reúne en una iglesia y comparten cosas que les han sucedido, siempre con Daredevil implicado. Un cura niega que existan los demonios o el infierno y Matt, el héroe, desde la sombra, responde: “Usted cree en Dios, Jesús y los ángeles, ¿cierto? Bien, padre, lo siento, pero no puede andar escogiendo…”

El abogado ciego -y superhéroe de incógnito- Matt Murdock, Daredevil, siempre con un confesor a mano

El abogado ciego -y superhéroe de incógnito- Matt Murdock, Daredevil, siempre con un confesor a mano

Inmerso en el mal de las calles, herido como huérfano, dominado por un impulso exigente de justicia e indignación, la fe incompleta de Daredevil le puede dar consuelo, pero no llega a darle gozo, no ha vivido la Resurrección y conoce sólo de lejos la Pascua. Vive en un continuo Viernes Santo oscuro, de inocentes ejecutados y de juicios amañados y tramposos. Queda por ver hasta qué punto estos temas quedarán resaltados en la teleserie de Marvel.

La teleserie competidora natural sería la de Arrow, de DC Comics, otro héroe nocturno que se debate entre la justicia y la venganza. Arrow no tiene la espiritualidad de Daredevil y eso puede dar una ventaja peculiar al superhéroe de rojo que los guionistas quizá quieran explorar.

http://www.youtube.com/watch?v=iI2JWIN1zMQ

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 487 seguidores