Archive

Archivo de Autor

CAMPAÑA DE AYUNO Y ORACIÓN POR ESPAÑA

El comunismo intenta hacerse un hueco en el panorama político español. Se aprovecha de la ignorancia, la frustración por la crisis económica, el escándalo de la corrupción y la pérdida de valores morales. Estamos perdiendo las raíces cristianas que nos configuraron  como nación. Debemos ejerce el derecho a voto, aunque sólo podamos optar por el mal menor.

 

Por ello ponemos en marcha con urgencia esta campaña de ayuno y oración por España hasta las próximas elecciones de noviembre 2015.

 

Comprométete a ayunar los viernes y  rezar el rosario (a ser posible en familia) todos los domingos.

 

España necesita que pidamos por ella: por la conversión de sus ciudadanos y políticos, en especial por el futuro presidente de gobierno.

 

 

“En el Rosario está cifrada la salvación de España”

(Mensaje de la Virgen a San Antonio Mª Claret)

 

¡Santa María, ruega por España!

 

 

¡¡¡Difunde esta campaña a través de Whatsapp, páginas web, redes sociales o hablando de ella!!!

Categorías:Mundo, Oración, Politica, Religión Etiquetas:

Santa Rita de Casia, Patrona de los Imposibles

RitaDeCasia-22Mayo

Historia

Santa Rita nació en 1381 en Italia. Su casa natal quedaba cerca del pueblito de Casia, a 40 millas de Asís, en la Umbría, región del centro italiano. Aquella época era de guerras, terremotos, conquistas, invasiones, rebeliones y corrupción.

Sus devotos padres, Antonio Mancini y Amata Ferri, eran analfabetos y conocidos como los “pacificadores de Jesucristo” porque los llamaban para que apacigüen las peleas entre vecinos. Ellos le enseñaron a Rita todo sobre el Señor, la Virgen y los santos más conocidos. Santa Rita nunca fue a la escuela, pero Dios le concedió la gracia de leer milagrosamente.

Quiso ser religiosa toda su vida, pero sus padres, ya en edad avanzada, le escogieron un esposo, Paolo Ferdinando, y ella aceptó en obediencia.

Su esposo demostró ser un bebedor, mujeriego y maltratador, pero Santa Rita se mantuvo fiel y en oración. Tuvieron dos gemelos que sacaron el mismo temperamento del papá. Tras 20 años de casados, el esposo se convirtió, Rita lo perdonó y juntos se acercaron más a la vida de fe.

Antes de su conversión, el esposo tenía malas juntas. Una noche, él no llegó a casa y Santa Rita sabía que algo había pasado. Al día siguiente fue encontrado asesinado.

Los hijos juraron vengar la muerte de su padre y la pena de Santa Rita aumentó más. Ni sus súplicas los hacían desistir. La afligida mamá rogó al Señor que salvara las almas de sus hijos y que tomara sus vidas antes de que se condenaran por la eternidad con un pecado mortal. Ambos contrajeron una terrible enfermedad y antes de morir perdonaron a los asesinos.

Más adelante, la Santa quiso ingresar con las hermanas agustinas, pero no se la hicieron fácil porque no querían una mujer que había estado casada y por la sombría muerte de su esposo. Ella se puso en oración y cierta noche se produjo un milagro.

Mientras dormía oyó que la llamaban tres veces por su nombre. Abrió la puerta y se encontró con San Agustín, San Nicolás de Tolentino y San Juan el Bautista, de quien ella era muy devota. Ellos le piden que los siga y después de recorrer las calles de Roccaporena, en el pico del Scoglio, donde ella acostumbraba orar, sintió que la elevaban en el aire y la empujaban suavemente hacia Casia.

Después se encontró arriba del Monasterio de Santa María Magdalena, allí cayó en éxtasis y cuando volvió en sí estaba dentro del Monasterio. Las monjas agustinas ya no pudieron negarle más el ingresar a la comunidad.

Hizo su profesión religiosa ese mismo año (1417) y allí vivió 40 años de consagración. Fue puesta a prueba con duras pruebas por las superioras. Como obediencia le ordenaron regar todos los días una planta muerta. La planta llegó a ser una vid floreciente que dio uvas que sirvieron para el vino sacramental.

En la cuaresma de 1443, fue a Casia un predicador que habló sobre la Pasión del Señor. La reflexión tocó mucho a Santa Rita y a su retorno al monasterio pidió al Señor participar de sus sufrimientos en la cruz. Recibió estigmas y las marcas de la corona de espinas en la cabeza. A diferencia de otros santos con este don, las llagas en ella olían a podrido y tuvo que vivir alejada de sus hermanas y la gente por muchos años.

Cuando quiso ir a Roma por el primer Año Santo, Jesús le quitó la estigma que tenía en su cabeza mientras duró la peregrinación. Al regresar a casa, volvió a aparecer la estigma y tuvo que aislarse nuevamente.

Los últimos años de su vida sufrió una grave y dolorosa enfermedad que la tuvo inmóvil sobre su cama de paja por cuatro años. En este tiempo le mostraron una rosas que brotaron prodigiosamente en su huertecito de Roccaporena y en pleno frío invernal. Ella aceptó sonriente este signo como don de Dios.

Partió a la Casa del Padre en 1457. La herida de espina en su frente desapareció y en su lugar apareció una mancha roja como un rubí, que tenía deliciosa fragancia. Fue velada en la Iglesia por la gran cantidad de gente que fue a rendirle honores.

Nunca la enterraron, su ataúd de madera fue reemplazado por uno de cristal y su cuerpo permanece incorrupto. El Papa León XIII la canonizó en 1900.

Las abejas de Santa Rita

Se dice que cuando era bebé, mientras dormía, abejas blancas se agrupaban en su boca y allí depositaban la miel sin dañarla o hacerla llorar. Después de 200 años de su muerte en el monasterio de Casia las abejas blancas surgían, cada año, de las paredes del monasterio durante Semana Santa, permaneciendo hasta la fiesta de Santa Rita.

El Papa Urbano VIII pidió que le llevaran a Roma una de las abejas, le ató un hilo de seda y la liberó. Luego se encontró a la abeja en su nido del monasterio de Casia (a 138 kilómetros de distancia). Los huecos en la pared, donde las abejas permanecen hasta el siguiente año, pueden ser vistos por los peregrinos.

Categorías:Mundo, Religión, Santo del Dia

Estados Unidos vuelve sus ojos a Dios

Estados Unidos vuelve sus ojos a Dios con una plegaria nacional

“Oye el clamor y la oración con que tu siervo ora en Tu presencia el día de hoy”, se oyó rezar este jueves en las calles

topic

Cristianos de distintas demoninaciones y hombres y mujeres de diferentes credos, festejaron este jueves 7 de mayo en todo el país este día de oración con eventos especiales. Iglesias, entidades gubernamentales a nivel local y nacional, la Casa Blanca, el Capitolio, los estados y las ciudades  alrededor del país lo celebraron.

En Washington, DC, en el Capitolio, los legisladores observaron lasexagésimo cuarta edición del Día Nacional de la Oración, donde los congresistas como el representante de Oklahoma, James Lankford, instaron a los estadounidenses a orar por la nación.”Todavía hay un Dios en el cielo que escucha nuestra oración y se preocupa por nuestras vidas”, dijo Lankford.

Origen de esta celebración
En 1775 el Congreso Continental asigna un tiempo para la oración durante el tiempo en que Estados Unidos emergía como una nueva nación. Con los años, se fueron haciendo llamamientos para un día de oración, incluyendo la proclamación firmada por el presidente Abraham Lincoln en 1863 como el día de “humillación, ayuno y oración” .

No fue hasta el 17 de abril de 1952 que el presidente Harry S. Truman firmó un proyecto de ley que proclama el Día Nacional de Oración en los Estados Unidos. En 1988 la ley fue enmendada y firmada por el presidente Ronald Reagan designando el primer jueves de mayo de cada año como el Día Nacional de Oración.

En 1972 se formó el Comité Nacional de Oración de los Estados Unidos. Posteriormente se llegó a crear el Grupo de Trabajo del Día Nacional de Oración con la finalidad de coordinar los eventos para el Día Nacional de Oración.

Día Nacional de Oración 2015
El tema este año fue “Señor, escucha nuestro clamor”, tomado de la oración del rey Salomón en la dedicación del templo que había construido (1 Reyes 8,28).

El pastor Jack Graham de la iglesia bautista de Prestonwood en Plano, Texas, presidente honorario de la celebración de este año, manifestó:Nos gustaría invitar a todos los cristianos a clamar junto con nosotros el 7 de mayo, pidiendo a Dios que traiga un despertar espiritual en Estados Unidos”.

Para esta ocasión escribió la siguiente oración que se rezó  simultáneamente a las doce del medio día, hora del este, en todo el país.

“Padre Celestial, Venimos a ti en el nombre que está sobre todo nombre: Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Nuestros corazones claman a ti. Sabiendo que contestas nuestras oraciones, Dios fiel –en quien confiamos en tiempos como estos–, te pedimos que renueves nuestros espíritus, reavives nuestras iglesias, y sanes nuestra tierra.

Nos arrepentimos de nuestros pecados y pedimos tu gracia y tu poder para salvarnos. Escucha nuestro clamor, oh Dios, y derrama tu Espíritu sobre nosotros para que podamos caminar en obediencia a tu Palabra. Estamos desesperados y pedimos tu compasión. Estamos quebrantados y humillados delante de ti.

Perdónanos, y el poder de tu gran amor nos eleve a vivir en tu justicia.

Oramos por nuestra amada nación. Nos arrepentimos y volvemos a ti para ser una luz para las naciones. Y oramos por nuestros líderes y pedimos que les des la sabiduría y la fe para seguirte. Presérvanos y protégenos, porque Tú eres nuestro refugio y nuestra única esperanza. Líbranos de todo temor, y que podamos valientemente estar de pie en la verdad que nos hace libres.

Oramos con fe expectante y corazones agradecidos. En el nombre de Jesús, nuestro Salvador. Amén”.

¿Crees que un móvil puede ayudarte a rezar?

La tecnología también puede ser un medio muy útil para conectar con los demás y transmitir la Buena Nueva. No te pierdas este simpático video en donde las dominicas de Lerma (España) -a las que debemos el Reto del amor diario- explican cómo hacen buen uso de los medios tecnológicos a disposición y siempre al servicio de Jesús y los hermanos.

Francisco canoniza 4 santas del siglo XIX

Con las palestinas Mariam Baouardy y María Alfonsina Ghattas

Una mística, una misionera, una reparadora y una maestra

Actualizado 17 mayo 2015

ReL

Peregrinos llegados de Tierra Santa celebran a sus dos nuevas paisanas canonizadas en Roma

Peregrinos llegados de Tierra Santa celebran a sus dos nuevas paisanas canonizadas en Roma

 El Papa Francisco ha presidido este domingo 17 de mayo la misa de canonización ante la Basílica de San Pedro de cuatro religiosas. Dos de ellas -Mariam Baouardy y María Alfonsina Danil Ghattas-se consideran las primeras santas canonizadas de Palestina (nativas arabehablantes de Tierra Santa). Las otras dos nuevas santas son la francesa Jeanne Emilie de Villeneuve y la italiana María Cristina de la Inmaculada Brando.

La homilía del Papa: la cadena apostólica
En su homilía, el Papa Francisco recordó que “basamos nuestra fe en el Señor Resucitado en el testimonio de los Apóstoles, que nos llegó por la misión de la Iglesia. Nuestra fe está sólidamente ligada a su testimonio como a una cadena ininterrumpida que se ha ampliado durante los siglos, no sólo por los sucesores de los Apóstoles, sino por generaciones y generaciones de cristianos”.

Y añadió: “Este es el secreto de los santos: permanecer en Cristo, unidos a Él como el sarmiento a la vid, para dar mucho fruto (cf. Jn 15, 1-8). Y este fruto no es otro que el amor. Este amor brilla en el testimonio de la hermana Jeanne Emilie de Villeneuve, quien dedicó su vida a Dios y a los pobres, los enfermos, los presos, explotados, convirtiéndose para ellos y para todos signo concreto del amor misericordioso del Señor”.

“Permanecer en el amor: Sor María Cristina Brando también lo hizo. Ella fue completamente conquistada por el amor ardiente del Señor; y de la oración, del encuentro corazón a corazón con Jesús resucitado, presente en la Eucaristía, de allí recibió la fuerza para soportar el sufrimiento y donarse como pan partido a muchas personas lejanas de Dios y hambrientas del amor verdadero” .

 santas_palestinas_reliquias

Presentación de las reliquias de las santas durante la canonización

De la mística María Bawardi y de Sor Maria Alphonsine dijo: “Sor Marie Baouardy ha experimentado de manera eminente, que aunque humilde y analfabeta, sabía cómo dar consejos y explicaciones teológicas con gran claridad, fruto del diálogo continuo con el Espíritu Santo. La docilidad al Espíritu Santo la ha hecho instrumento de encuentro y comunión con el mundo musulmán. Así también Sor María Alphonsine Danil Ghattas ha entendido bien lo que significa irradiar el amor de Dios en el apostolado, convirtiéndose en testigo de mansedumbre y unidad. Ella nos ofrece un claro ejemplo de la importancia de volvernos responsables los unos de los otros, de vivir uno al servicio de los otros”.

El Papa preguntó a los peregrinos italianos, franceses, de Tierra Santa y de otros países:“¿Cómo soy testigo del Cristo resucitado?, es una pregunta que debemos hacernos. ¿Cómo permanezco en él, ¿cómo vivo en su amor?, ¿soy capaz de “sembrar” en la familia, en el trabajo, en mi comunidad, la semilla de esta unidad que él nos dio, haciéndonos participar en la vida trinitaria? Al regresar a casa, llevemos con nosotros la alegría de este encuentro con el Señor resucitado; cultivemos en el corazón el compromiso de permanecer en el amor de Dios, permaneciendo unidos a Él y entre nosotros, y siguiendo los pasos de estas cuatro mujeres, modelos de santidad, que la Iglesia nos invita a imitar.”

El semanario Alfa y Omega ha resumido el itinerario de cada una de las nuevas santas.

 santas_palestinas_tapices

Los tapices con los retratos de las nuevas santas

Juana Emilia de Villeneuve: cuidar de los pobres y evangelizarlos
Jean Emilie de Villeneuve nació en Toulouse un 9 de marzo de 1811, en el seno de una familia de la nobleza francesa. Su padre era el marqués de Villeneuve y ella vivió su infancia y juventud en el castillo de Hauterive, muy cerca de Castres.

Sin embargo, Jean Emilie también recibe una educación católica que la lleva a no poner su corazón en las riquezas que la rodean, sino al contrario, entregarse a Dios en el servicio a los pobres. Desde muy jovencita se ocupa de cuidar a personas enfermas, pobres y marginados, mostrándoles también el mor que Dios les tiene. 

A los 25 años, en 1836, funda en la localidad de Castres, junto a otras dos jóvenes, la Congregación de las Hermanas de la Inmaculada Concepción, que pronto recibirían el nombre de «Hermanas azules» por el color de su hábito. Y les infunde un carisma específico: cuidar de los más pobres en lo material, sin dejar de anunciarles explícitamente el amor de Dios. En una pequeña casa de Castres, se dedica, junto a las primeras religiosas, a atender a enfermos, prostitutas y jóvenes trabajadoras, y va a visitar y atender a los presos. 

En 1847 envía a cuatro religiosas a Senegal. Después llegarán a Gambia, Gabón, y pronto darán el salto a América Latina, siempre siguiendo una máxima: «Ir allí donde nos llama la voz de los pobres». En 1853 dimite como Superiora de la congregación y en 1854 muere a causa de una epidemia de cólera en Francia. Fue beatificada en el año 2009.

santas_palestinas_pancarta

María de Jesús Crucificado: una mística en Palestina
Mariam Baouardy (o Bawardi) nació en 1846 en la pequeña aldea de Ibillin, muy cerca de Nazaret. Sus padres eran católicos greco-melquitas, pero cuando ella sólo tenía 3 años se quedó huérfana, y fue recogida por un tío paterno que la trasladó a Egipto, a la emblemática ciudad de Alejandría. 

Desde muy pequeña tuvo una relación especial con Cristo y sintió la vocación religiosa, sin embargo, al cumplir 12 años, su tío quiso casarla con un egipcio. A la vista de un matrimonio forzoso que no deseaba, Mariam apareció el día del compromiso con el pelo cortado como signo de protesta. La familia del pretendiente consideró aquel gesto como lo que era: una ofensa, y montaron en cólera. También lo hizo su tío. Así que Mariam tuvo que huir de casa. 

En su travesía, un musulmán intentó convertirla a la fuerza al islam y ella se negó a renunciar a su fe en Cristo. Prefería morir mártir…, y a punto estuvo de hacerlo: aquel hombre la golpeó salvajemente, la envolvió en una manta y la dejó en un descampado, dándola por muerta. Sin embargo, milagrosamente se salvó y, al despertar, se encontró en una gruta, atendida por una mujer «de aspecto celestial» de la que, tiempo más tarde, aseguró que era la Virgen María. Aquella mujer le reveló que no moriría, sino que se desposaría con Jesús, bajo el cuidado de san José. 

Cuando se repuso, la mujer desapareció y ella viajó a Jerusalén, Beirut y Marsella, donde tras conocer a las Carmelitas Descalzas, ingresó en el Carmelo en 1865, con el nombre de María de Jesús Crucificado. En 1875, fundó el Carmelo Descalzo de Belén, donde murió en 1878. Se le atribuyen, por numerosos testimonios y pruebas, al menos cinco dones místicos: éxtasis, levitación, estigmas, visión de santos y don de poesía siendo iletrada.

María Alfonsina: promotora de la mujer 
Maryam Sultanah Danil, conocida como María Alfonsina, nació en Jerusalén en 1843. Su nombre le llevó a sentir un profundo amor por la Virgen y, en particular, por el Rosario. Por eso, a pesar de la oposición de sus padres se consagró como dominica a los 14 años. 

En 1880, siente la llamada a fundar una nueva Congregación que se dedique a la ayuda de los más sencillos y al rezo del Rosario. Nacen así las Hermanas Dominicas del Rosario, donde va a vivir 42 años al servicio de su comunidad: abrió un taller para dar jóvenes a las jóvenes más pobres de Belén; estuvo en Jaffa cuidando de su director espiritual, enfermo; viajó por Beit Sahur, Salt, Nablus, Zababdeh, y Jerusalén; fundó orfanatos y se dedicó, en todos esos lugares, a enseñar a los niños a leer y escribir, fundar confraternidades para mujeres, enseñar trabajos manuales y oficios, transmitir el Catecismo y difundir el rezo del Rosario. Finalmente murió en Ain Karem en 1927. 

El trabajo de estas religiosas en escuelas, parroquias e instituciones en toda la región les han dado gran fama en toda Tierra Santa, pues, como dijo Benedicto XVI durante su beatificación, en 2009, el ideal de santa María Alfonsina siempre fue «vencer el analfabetismo y elevar las condiciones de la mujer de su tiempo, en la tierra donde Jesús mismo exaltó su dignidad».

María Cristina de la Inmaculada Concepción: reparación a Dios y a los hombres
Adelaida Brando nació en Nápoles, en Italia, el 1 de mayo de 1856. Como era frecuente en la época, su madre murió pocos días después. Tenía un carácter amable y servicial, y pronto mostró su intención de dedicarse por completo a la oración y a consagrar su virginidad a Dios.

Buscaba la soledad, huía de los bullicios del mundo, rechazaba aquellas vacuidades que la sociedad mostraba como placeres, y sobre todo, buscaba el trato asiduo con Cristo en la oración y los sacramentos: acudía con frecuencia al sacramento de la penitencia y a diario recibía la Comunión. Con sólo 12 años hizo voto de castidad perpetua ante una imagen del Niño Jesús: «Quiero ser santa», repetía.

En 1876 ingresa en la congregación de las Sacramentinas de Nápoles y toma el nombre de María Cristina de la Inmaculada Concepción. Sin embargo, su mala salud la obliga a abandonar la vida religiosa de ese convento. Este revés le ayudó a descubrir su verdadero carisma, y funda las Religiosas Víctimas Expiadoras de Jesús Sacramentado, que a pesar de las estrecheces económicas, las oposiciones y la salud precaria de la fundadora va a expandirse muy pronto. 

Su carisma tiene dos dimensiones inseparables: en primer lugar, la adoración a Cristo Eucaristía, con un carácter de reparación. La Madre María Cristina llega a situar, justo tras el tabernáculo de la capilla de su residencia, una pequeña celda donde poder pasar las horas con el Señor, sobre todo por las noches. En su adoración, pide perdón por todas las ofensas que recibe el Corazón Eucarístico de Cristo e intercede por los pecadores. Pero como no hay amor a Dios sin amar al prójimo, las religiosas establecieron guarderías, colegios y escuelas de Secundaria para niñas, orfanatos, internados y centros de día: todo por reparación de las ofensas contra Dios que suponen las ofensas a los hombres. Murió el 20 de enero de 1906.

 

 

«Quemar el Opus Dei»

Se expone en un lugar de la Diputación, gobernada por Bildu

El obispo Munilla pide retirar una exposición con soflamas violentas como: «Quemar el Opus Dei»

Actualizado 18 mayo 2015

Luis del Real Espanyol / ReL

La Iglesia que más brilla es la iglesia que arde” o “Quemar el Opus Dei” (Opus Dei sutara) son algunos de las expresiones que recoje la obra artística expuesta en la biblioteca Koldo Mitxelena, y que estos días se puede contemplar en la Biblioteca provincial de Gipuzkoa, que depende de la Diputación de Guipuzcoa, gobernada por Bildu.

El Obispo de San Sebastián, monseñor José Ignacio Munilla, ha denunciado los ataques contra la libertad religiosa a los responsables políticos de la Diputación de Guipuzcoa ya que sus expresiones agresivas  “invitan a ejercer la violencia contra la Iglesia Católica“.

A pesar de diversos contactos personales mantenidos entre el obispado y la Diputación de Guipuzcoa, sus responsables políticos “se han mostrado inflexibles en su decisión de amparar tales ataques a la libertad religiosa”.

koldo 2

Agravios a judíos o musulmanes en espacio público…
El obispo Munilla se pregunta ante el caracter violento de la exposición si “¿nos podemos imaginar en la exposición del Koldo Mitxelena un grafiti que dijese `la mezquita o la sinagoga que más ilumina, es la que arde´?… Si somos mínimamente sinceros, sin dejarnos cegar por la propia ideología, todos reconoceremos que afortunadamente seríaimpensable tal agravio a los hermanos musulmanes o judíos, en un espacio público”.
 
El prelado vasco considera que “el clima de falta de libertad religiosa que se está generando en nuestro entorno cultural más cercano; debido a la presión de un “laicismo agresivo”, detrás del cual se esconde la llamada “dictadura del relativismo”.

En juego está la convivencia
“Tras este tipo de episodios no se esconde un choque entre creyentes y no creyentes -dice Munilla-; sino que lo que está en juego es el mismo modelo de convivencia sobre el que hemos de construir nuestra sociedad“.

Ante las agresiones contra la libertad religiosa
A continuación reproducimos de forma íntegra la homilía de monseñor José Ignacio Munilla del pasado domingo que lleva por título: Ante las agresiones contra la libertad religiosa:

Queridos hermanos todos:
 
            Siguiendo la cronología narrada en las Sagradas Escrituras, transcurridos ya 40 días de la Resurrección del Señor, la Iglesia celebra la Ascensión de Jesucristo a los cielos, y queda a la espera de la llegada del Espíritu Santo en Pentecostés, que celebraremos el próximo domingo.
 
            Según el Evangelio de San Marcos que acabamos de proclamar, las últimas palabras de Jesús antes de su Ascensión fueron las siguientes: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”. Es decir, Jesús volvió al Padre encomendándonos que fuésemos “comunicadores” de su mensaje. Es por esto que la Iglesia Católica celebra en este día la Jornada de las Comunicaciones Sociales.
 
Dicho de otro modo, la razón de ser de la Iglesia no es la de quedarse en la sacristía, sino la de “comunicar” y salir al encuentro de una sociedad y de una cultura que tienen derecho a conocer el mensaje de Jesucristo sin distorsiones. De forma que el Evangelio puedaser escuchado, discernido y, en su caso, abrazado con libertad y madurez, sin presiones ni coacciones de ningún tipo; es decir, en un clima de libertad religiosa.
 
            En este contexto de la Jornada de las Comunicaciones Sociales que hoy celebramos, me parece oportuno llamar la atención sobre el clima de falta de libertad religiosa que se está generando en nuestro entorno cultural más cercano; debido a la presión de un “laicismo agresivo”, detrás del cual se esconde la llamada “dictadura del relativismo”.
 
            Sin ir más lejos, a escasísimos metros de esta catedral, se exhibe en la Bibioteca Provincial ‘Koldo Mitxelena’ una exposición en la que se pueden encontrar grafitis del siguiente tenor: “La Iglesia que más ilumina, es la que arde”, “Opus Dei sutara”, etc. Las gestiones que se han realizado ante la Diputación de Gipuzkoa solicitando la retira de esas expresiones violentas y amenazadoras, han sido baldías; lo cual lamentamos profundamente. Y por aquello de que un silencio prolongado pudiera derivar en la consolidación de la pérdida de la libertad religiosa en los espacios públicos, pienso que es llegado el momento de explicar públicamente nuestra posición al respecto, haciendo de la necesidad virtud.
 
            En contra de lo que cabría concluir a primera vista, tras este tipo de episodios no se esconde un choque entre creyentes y no creyentes; sino que lo que está en juego es el mismo modelo de convivencia sobre el que hemos de construir nuestra sociedad. Es por ello que las autoridades políticas que gobiernan las instituciones públicas de Gipuzkoa (el Koldo Mitxelena, en este caso), no pueden mirar para otro lado, sino que tienen la plena responsabilidad en la permisión de estos ataques y provocaciones contra la libertad religiosa.
 
            En efecto, lo que está en juego es el reconocimiento de la libertad de conciencia. Es imposible generar espacios reales de libertad en nuestra sociedad, si no partimos de un suelo ético común, como es el respeto mutuo; basado en el reconocimiento de la dignidad inviolable de toda persona humana.
 
            Ciertamente, no es de recibo invocar el respeto a la libertad de expresión para justificar en una exposición la presencia de invitaciones explícitas a ejercitar la violencia. Tampoco cabe justificar la inclusión de esas amenazas en una exposición, basándose en que son memoria histórica de lo que otros dijeron. Como prueba de la inconsistencia de este tipo de justificaciones, bastaría responder con honestidad a la siguiente pregunta: ¿Nos podemos imaginar en la exposición del Koldo Mitxelena un grafiti que dijese “la mezquita o la sinagoga que más ilumina, es la que arde”?… Si somos mínimamente sinceros, sin dejarnos cegar por la propia ideología, todos reconoceremos que afortunadamente sería impensable tal agravio a los hermanos musulmanes o judíos, en un espacio público.
 
            ¿Cómo se puede explicar entonces la admisión de tal falta de respeto hacia nuestra propia cultura cristiana, así como hacia al conjunto de los cristianos? Sin duda, solo cabe explicarla como consecuencia de una gravísima crisis espiritual, así como de una ausencia de valores éticos básicos;acompañadade la dejación de responsabilidades por parte de las autoridades, las cuales debieran tutelar el bien común del conjunto de los ciudadanos. Por todo ello, debemos expresar nuestra más enérgica protesta ante las autoridades competentes.
 
            Ciertamente, el nivel de agresiones que sufren los cristianos en otros muchos lugares del mundo, no es ni remotamente comparable al nuestro. Y por ello, sin quedarnos centrados en nosotros mismos, dirijamos nuestra mirada a todos los cristianos que están siendo perseguidos en Oriente Medio, África y Asia. Nos disponemos a realizar una semana de oración por los cristianos perseguidos, desde hoy, día de la Ascensión, hasta el próximo domingo, día de Pentecostés. Creemos en el poder de la oración, además de constatar la necesidad de realizar gestos de concienciación, en medio de la notoria indiferencia de Occidente ante la persecución a los cristianos, extendida en tantas naciones. La ayuda económica a estos cristianos perseguidos está siendo canalizada desde diversas organizaciones, a las que os animo a apoyar.
 
            Y, por último, no nos olvidemos de la conocida máxima de San Agustín: “De dos maneras ataca el mundo a los seguidores de Cristo: los halaga para seducirlos o los atemoriza para doblegarlos”. En efecto, la seducción del mundo puede llegar a ser una estrategia más eficaz para someter a los cristianos, que las mismas persecuciones. ¡Que el Señor nos conceda la coherencia de permanecer fieles a nuestra fe, y la valentía para testimoniarla ante el mundo! Así llevaremos a la práctica las palabras que Jesús nos dejó como testamento, en el momento de su Ascensión a los Cielos: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”.

Fray Junípero, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos

El Pontífice en una homilía aseguró que no es posible separar la Virgen de Guadalupe del corazón del pueblo americano y de la acción misionera continental.

topic (3)

El Papa Francisco ha presidido la misa en el Pontificio Colegio Norte Americano, este sábado, con motivo de la Jornada de reflexión: “Fray Junípero Serra, apóstol de California, testimonio de santidad”.
 
Un día de estudio para divulgar la devoción del misionero español de cara a la próxima canonización que tendrá lugar en Washington el próximo 23 de septiembre durante el viaje apostólico de Papa Francisco a los Estados Unidos.
 
En la celebración en la capilla del Colegio que se encuentra al Gianicolo de Roma, el Pontífice remarcó el “carácter misionero de la Iglesia que es enviada por Jesús a salir para anunciar el Evangelio”.
 
“Misioneros que llevaron el Evangelio al Nuevo Mundo y al mismo tiempo defendieron a los indígenas contra los abusos de los colonizadores. Entre ellos estaba también Fray Junípero; su obra de evangelización nos trae a la memoria los primeros “12 apóstoles franciscanos” que fueron los pioneros de la fe cristiana en México”.
 
Junípero fue protagonista de una “nueva primavera evangelizadora en aquellas extensas tierras que, desde hacía doscientos años, habían sido alcanzadas por los misioneros provenientes de España, desde Florida hasta California. Mucho tiempo antes que llegasen los peregrinos del Mayflower al litoral atlántico norte”,  agregó.
 
El Pontífice pidió “la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe, y también aquella de Fray Junípero” para que le guíen en sus próximos viajes en julio y septiembre en América del Sur y en América del Norte respectivamente.
 
Es así que el Papa pone de relieve tres aspectos de la vida del beato:su impulso misionero, su devoción mariana y su testimonio de santidad.
 
Sobre todo un incansable misionero
 
“A veces nos detenemos a examinar escrupulosamente sus virtudes y, sobre todo, sus límites y sus miserias. Sin embargo, me pregunto, si hoy somos capaces de responder con la misma generosidad y con el mismo coraje a la llamada de Dios, que nos invita a dejarlo todo para adorarlo, para seguirlo, para encontrarlo en el rostro de los pobres, para anunciarlo a aquellos que no han conocido a Cristo, y por esto, no se sienten abrazados por su misericordia”, dijo Francisco.
 
Por ello, remarcó que “el testimonio de Fray Junípero nos llama a dejarnos implicar, en primera persona, en la misión continental, que encuentra sus propias raíces en el “Evangelii gaudium”(la alegría del evangelio).
 
Misionero consagrado a la Virgen María
 
En segundo lugar, el Papa destacó que la figura de Fray Junípero es de un misionero que se abandonó a la devoción de la Virgen de Guadalupe. “Sabemos que antes de regresar a California quiso ir a consagrar su vida a Nuestra Señora de Guadalupe” y pidió la “gracia de abrir el corazón de los colonizadores y de los indígenas”.
 
Así – destacó que la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe estaba presente “en las veintiún misiones que Fray Junípero fundó a lo largo de la costa de California. Desde entonces, Nuestra Señora de Guadalupe se convirtió, de hecho, en la Patrona de todo el continente americano”.
 
“No es posible – continuó- separarla del corazón del pueblo americano. En efecto, Ella constituye la raíz común de este continente. Es más, la actual misión continental es confiada a aquella que es la primera y santa discípula misionera, presencia y compañía, fuente de consolación y de esperanza. A ella que está siempre a la escucha para cuidar a sus hijos americanos”.
 
Fray Junípero padre fundador de los Estados Unidos
 
En tercer lugar, en su homilía indicó que el testimonio de santidad de Fray Junípero es para todo el pueblo americano una fuente para descubrir “la propia dignidad, consolidando cada vez más la propia pertenencia a Cristo y a su Iglesia”.

Además, destacó que el actual beato es “uno de los padres fundadores de los Estados Unidos, santo de la catolicidad y especial protector de los hispanos del país”.
 
La jornada para difundir el conocimiento sobre la vida, misión y testimonio de santidad de Fray Junípero Serra (1713-1784) ha sido organizada con el patrocinio de la Pontificia Comisión para América Latina, el Pontificio Colegio Norte Americano y la arquidiócesis de Los Ángeles. 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 494 seguidores