LA ESTAFA DEL `CÓDIGO REAL´

César Vidal Manzanares

En los últimos tiempos circula por medios evangélicos una versión del Nuevo Testamento que se titula “El Código Real” y que se presenta como “Traducción realizada de los manuscritos hebreos y arameos más antiguos a la luz del pensamiento hebraico del primer siglo”. La obra tiene la pretensión de poner al alcance de los lectores el texto verdadero del Nuevo Testamento. En realidad, es una verdadera estafa científica, intelectual y espiritual que sirve de cobertura para algunas de las herejías más

Soy bastante escéptico con la profusión de traducciones de los textos bíblicos. Lo soy, en parte, porque habitualmente para el estudio utilizo los textos en hebreo y griego; lo soy porque no pocas de las nuevas versiones no son sino operaciones comerciales de dudosa solvencia científica y lo soy porque no suelo ver mejoras sobre las versiones ya existentes que justifiquen la inversión, la publicidad y el esfuerzo de esas nuevas “biblias”.
Sin embargo, el juicio no puede ser igual en todos los casos y el texto del que ahora me voy a ocupar constituye uno de los episodios más bochornosos de alteración y adulteración de la Palabra de Dios con que me he encontrado a lo largo de tres décadas. El texto –que pretende presentarse como una traducción veraz que parte de fuentes hebraicas– es aún peor si cabe que la traducción del Nuevo Mundo difundida por la secta de los Testigos de Jehová.
Lo es por varias razones que voy a intentar ir desgranando brevemente en sucesivas entregas. La primera es porque el Cristo que presenta no es el de la Biblia sino otro “cristo” desprovisto de su Deidad y reducido a simple rabino ben Josef o hijo de José; la segunda porque el Evangelio que encontramos en sus páginas no es el Evangelio de la gracia de Dios que aparece en la Biblia sino otro Evangelio muy diferente de salvación por obras; la tercera porque la esperanza cristiana es sustituida por el punto de vista psicopaniquista del adventismo divulgado posteriormente por los Testigos de Jehová entre otras sectas y la cuarta, porque, para remate, todos los supuestos argumentos en favor de la traducción esgrimidos por el autor son una absoluta falsedad cubierta de ignorancia verborreica.
EL CRISTO DEL “CÓDIGO REAL” NO ES EL CRISTO DE LA BIBLIA
El apóstol Juan inicia su Evangelio con una identificación clara acerca del Jesús que se hizo carne y habitó entre nosotros. Era la Palabra (o el Verbo o el Logos) que era Dios (Juan 1, 1). Esa afirmación de la plena deidad de Cristo es sustituida en el Código real por una afirmación delirante sin base en un solo manuscrito del Nuevo Testamento: “Desde un principio era dabar de Elohim y aquel dabar estaba siempre ante Elohim y el dabar que ya existía era la expresión misma de Elohim”.
Ni siquiera los testigos de Jehová se han atrevido a tanto. Cristo, la Palabra, no sólo no era Dios sino simplemente una expresión de Dios. Por supuesto, semejante disparate plantea problemas muy serios como, por ejemplo, el hecho de que Tomás llama a Cristo “Mi Señor y mi Dios” (Juan 20, 28) . Sin embargo, ahí el Código real ha ido aún más lejos que la Versión de los TJ y “traduce”: “Respondió Tomah: “Mi Adón y mi Juez”.
De nuevo, no existe un solo texto del NT que justifique esa traducción, pero eso al autor del Código real no le importa lo más mínimo conseguido el objetivo de privar a Cristo de su divinidad. Semejante comportamiento se repite – no podemos citar todos los casos – en otros textos.
Por ejemplo, Hebreos 1, 8, donde se llama Dios al Hijo, afirma el Código real:
“Pero del Hijo dice: “Tu trono divino…”
Tito 2, 13 donde se nos habla de “nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”, aparece en el Código real: “de nuestro gran Di-os y de nuestro libertador, Yeshua el Mashiaj” , o 2 Pedro 1, 1 donde se hace una clara referencia a “por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo” es vertido en el Código real como: “a los que por la justicia de nuestro Di-os a través de nuestro libertador, Yeshua el Mashiaj”.
Seguramente, a nadie le sorprenderá a estas alturas saber que Cristo NO es adorado en el Código real sino que “ le rindieron honores reales ” (Mateo 28, 17) o, simplemente, le sirven (Hebreos 1, 6).
Deseo insistir en ello. No soy exhaustivo en la exposición. Por el contrario, me limito a dar algunos botones de muestra porque no hay texto sobre la divinidad de Cristo que no haya sido identificado y pervertido por la Versión llamada el Código real. Cristo es llamado una y otra vez “el Rábi” (sic) o ben Yosef. El primer tratamiento apenas tiene repercusión en las Escrituras y, desde luego, es mucho menos importante que títulos como los de Señor, mesías, Hijo de Dios o Dios; el segundo, de manera significativa, sólo fue usado por incrédulos, pero nunca por los creyentes. Con todo, si deplorable es su “cristo”, no menos degenerado es su “evangelio” como tendremos ocasión de ver en la siguiente entrega.
Continuará

Referencia:
http://www.protestantedigital.com/ES/Blogs/articulo/583/La-estafa-del-codigo-real

LA ESTAFA DEL `CÓDIGO REAL´ (II)

Si te caes

Nuestra Señora Reina de la Paz a Pedro Regis en el 35 aniversario de las apariciones, 29 de septiembre de 2022

¡Ánimo, queridos hijos! No te retires. Yo soy vuestra Madre y siempre estaré con vosotros. He venido del Cielo para llamarlos a la conversión sincera. No te quedes sumido en el pecado. Este es el tiempo de gracia para sus vidas. Conozco a cada uno de ustedes por su nombre y rogaré a Mi Jesús por ustedes. La humanidad camina hacia el abismo de la oscuridad espiritual. Vuélvete a la luz de Dios y serás grande en la fe. No quiero forzarte, porque tienes libertad. Sepan que mi Señor los ama y espera mucho de ustedes. Confía plenamente en el Poder de Dios, y la victoria vendrá para ti. Dame tus manos, porque deseo conducirte a Aquel que es tu todo. Quiero verte feliz aquí en la tierra, y más tarde conmigo en el Cielo. No tengas miedo. La ayuda del Señor vendrá por los justos. Aléjate del mundo y vive frente al Paraíso, para el cual solo fuiste creado. Todo en esta vida pasará, pero la gracia de Dios en ti será eterna. ¡Adelante! Después de todo el dolor, una gran alegría vendrá a ti. En este momento, estoy haciendo que una extraordinaria lluvia de gracia descienda sobre ustedes desde el Cielo. Este es el mensaje que les doy hoy en el nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reunirlos aquí una vez más. Los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Estén en paz.

1 de octubre de 2022

Queridos hijos, doblad vuestras rodillas en oración. Cuando estás lejos de la oración, te conviertes en un objetivo para el enemigo de Dios. Si te caes, no pierdas la esperanza. Llama a Jesús. En Él está tu fuerza. Buscadlo siempre en la Eucaristía, porque sólo así podéis entender los planes de Dios para vuestras vidas. Dedica parte de tu tiempo a escuchar el Evangelio de Mi Jesús. Dejen que Sus Palabras transformen sus vidas. Es en este mundo, y no en otro, que debes dar testimonio de tu fe. Dígales a todos que Dios está haciendo prisa, y que este es el momento oportuno para su regreso al Señor. Alégrate, porque tus nombres ya están escritos en el Cielo. Vendrán días difíciles para ti, pero no te retires. Después de todo el dolor, el Señor enjugará tus lágrimas, y verás la victoria de Dios a tu favor. ¡Adelante sin miedo! Este es el mensaje que les doy hoy en el nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reunirlos aquí una vez más. Los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Estén en paz.

CUANDO LLEGUE LEGION

C. Basilio escribió que,

Entre los ángeles, algunos se ponen a cargo de las naciones, otros son compañeros de los fieles… —Adversus Eunomium, 3:1; Los ángeles y sus misiones, Jean Daniélou, S. J., p. 68

Vemos el principio de los ángeles sobre las naciones en el Libro de Daniel, donde se habla del «príncipe de Persia», a quien el arcángel Miguel viene a la batalla. [1] En este caso, el príncipe de Persia parece ser la fortaleza satánica de un ángel caído.

El ángel de la guarda del Señor «guarda el alma como un ejército», dijo San Gregorio de Nisa, «siempre que no lo expulsemos por el pecado». [2] Es decir, el pecado grave, la idolatría o la participación oculta deliberada pueden dejar a uno vulnerable a lo demoníaco. ¿Es posible entonces que, lo que le sucede a un individuo que se abre a los espíritus malignos, también pueda suceder a nivel nacional? Las lecturas de la Misa de hoy dan algunas ideas.

Tenemos que recordar que, hasta cierto punto, los ángeles guardianes son tan poderosos en nuestras vidas como les permitimos ser. San Pío escribió una vez:

El Diablo es como un perro rabioso atado por una cadena. Más allá de la longitud de la cadena, no puede agarrar a nadie. Y tú, por lo tanto, mantienes tu distancia. Si te acercas demasiado serás atrapado. Recuerda, el Diablo solo tiene una puerta con la que entrar en nuestra alma: nuestra voluntad. No hay puertas secretas ni ocultas. Ningún pecado es un pecado verdadero si no hemos consentido voluntariamente. —Caminos al Padre Pío por Clarice Bruno, Séptima Edición, Centro Nacional del Padre Pío, Barto, PA. pág. 157.

¿Puede el liderazgo de una nación abrir sus puertas al mal mediante actos deliberados de injusticia o anarquía? Uno solo tendría que mirar tan atrás como Ruanda o la Alemania nazi para ver cómo el liderazgo allí abrió de par en par las puertas no solo a grandes males, sino en muchos casos a la posesión demoníaca, según testigos. [3]

Leímos la semana pasada cómo David «perdió el sentido del pecado», como lo expresó el Papa Francisco. [4] Continuó cometiendo adulterio, engaño y asesinato, trayendo muerte y maldiciones sobre su familia y toda la nación.

… el papel del ángel de la guarda antes del bautismo es bastante similar al papel desempeñado por los ángeles de las naciones… Pero… desde el primer día de su vida, el niño pequeño se convierte en la presa del diablo, ya sea debido a los derechos de Satanás sobre la raza de Adán o si el niño ha sido dedicado a él a través de la idolatría. Como resultado, el ángel de la guarda es casi impotente sobre él, al igual que sobre las naciones. —Los ángeles y sus misiones, Jean Daniélou, S. J., p.71

Es el poder de la Cruz que derrotó a Satanás, un poder que se infunde en el alma a través del bautismo, que normalmente incluye un «rito de exorcismo». [5] Esto, por supuesto, no significa que un alma no bautizada vaya a ser poseída, la gracia de Dios protege incluso allí, pero solo hasta ahora. Como dijo San Pío, «la voluntad» puede abrir las puertas al mal, incluyendo el libre albedrío de aquellos en autoridad.

Porque nuestra lucha no es con carne y hueso, sino con los principados, con los poderes, con los gobernantes mundiales de esta oscuridad presente, con los espíritus malignos en los cielos. (Efesios 6:12)

El Evangelio no nos dice cómo un hombre llegó a ser poseído por espíritus impuros. Vivió en la región gentil de Gerasene; podría haber estado expuesto a cualquier cosa, desde la adoración de dioses paganos, el abuso ritual o la vulnerabilidad de su propio pecado mortal. Lo que sí vemos son los efectos cuando llega legión: el hombre es asqueroso, violento, desnudo, preocupado por la muerte (viviendo en las tumbas) y descarado ante todas las cosas santas.

Así que la pregunta es, ¿encontraríamos el mismo tipo de efectos estallando en las naciones que, por la libre elección de sus voluntades, han abierto la puerta al mal perdiendo así la protección divina? Naciones que ya no podían clamar con David en el Salmo de hoy, «¡Tú, oh Señor, eres mi escudo!» ¿Veríamos en esa nación que el lenguaje grosero se normaliza? la violencia aumenta y se glorifica; la pornografía, la lujuria y la pedofilia se vuelven desenfrenadas; ¿Veríamos una preocupación por la muerte: aborto, eutanasia, altas tasas de suicidio, tradición vampírica, zombis y guerra? y ¿veríamos que la blasfemia hacia Dios y la destrucción y la burla de lo sagrado se convierten en algo común?

Pregunto esto, porque eso es precisamente lo que San Juan previó:

Caído, caído es Babilonia la grande. Se ha convertido en un refugio para los demonios. Ella es una jaula para cada espíritu impuro… Porque todas las naciones han bebido el vino de su pasión licenciosa. Los reyes de la tierra tuvieron relaciones sexuales con ella, y los mercaderes de la tierra se enriquecieron con su impulso por el lujo. (Apocalipsis 18:2-3)

Fue Pío XII quien entregó un mensaje simple a los Estados Unidos un año después del final de la Segunda Guerra Mundial y el reinado de terror de Hitler.

… el pecado del siglo es la pérdida del sentido del pecado. —Mensaje de radio al Congreso Catequético Nacional de los Estados Unidos en Boston (26 de octubre de 1946): Discorsi e Radiomessaggi VIII (1946) 288

Y ahí es cuando llega Legion…

LA NUMERACIÓN

La nueva primera ministra italiana, Giorgia Meloni, pronunció un discurso poderoso y profético que recuerda las advertencias proféticas del cardenal Joseph Ratzinger. Primero, ese discurso (nota: es posible que los bloqueadores de anuncios deban desactivarse si no puede verlo):

Teniendo en cuenta lo que sabemos ahora en 2022… el plan para crear una «identificación digital» para cada ciudadano humano, cómo los gobiernos pueden restringir nuestra compra y venta en un abrir y cerrar de ojos, y cómo toda la infraestructura está en su lugar para controlar a la humanidad … vale la pena revisar el siguiente escrito del 4 de febrero de 2014…


¿POR QUÉ el Señor estaría enojado con el rey David por hacer un censo? Y, sin embargo, sabemos que, tan pronto como lo hizo, David «se arrepintió de haber contado a la gente»:

He pecado mucho al hacer esto. (2 Samuel 24:10)

Las Escrituras no nos dicen exactamente por qué el censo de David estaba equivocado. Parece que el propósito de esto era determinar cuántos israelitas eran elegibles para la guerra, como cuando Dios ordenó a Moisés que hiciera un censo de todo el pueblo de Israel. [1] Pero cuando leemos el relato secundario de esta historia bíblica, aprendemos un detalle sorprendente:

Entonces Satanás se opuso a Israel e incitó a David a numerar a Israel. (1 Crón 21:1)

¿Qué le dio a Satanás este punto de apoyo sobre David? De mi reflexión anterior, When Legion Comes, el teólogo cardenal Jean Daniélou señaló que la idolatría puede abrir la puerta a Satanás:

Como resultado, el ángel de la guarda es casi impotente sobre [Satanás], al igual que sobre las naciones. —Los ángeles y sus misiones, Jean Daniélou, S. J., p.71

Antes del censo, David ganó una guerra contra los amonitas que adoraban al dios Milcom.

David tomó la corona de Milcom de la cabeza del ídolo. Se encontró que pesaba un talento de oro, con piedras preciosas en él; esta corona David llevaba en su propia cabeza. (1 Crono 20:2)

Milcom era otro nombre para Moloc, que era el dios de los cananeos y fenicios a quienes los padres sacrificaban a sus hijos. Fue la corona de este ídolo la que David colocó sobre su propia cabeza, un ídolo de la muerte. Por lo tanto, el censo ahora toma un contexto diferente, el de David y el gusto de los israelitas por la guerra y el derramamiento de sangre cuando Dios no lo estaba pidiendo. Israel, al parecer, ya no confiaba en Dios, sino en la espada para controlar su destino.

¡Qué advertencia es esto para nosotros hoy! Esta generación se ha inclinado a los pies de Moloc y ha sacrificado a sus hijos, especialmente en forma de control de la natalidad y aborto, para controlar los destinos de las naciones, los pueblos y los estilos de vida individuales. Desde 1980, 1.300 millones de bebés han sido abortados en todo el mundo. [2] Nuestros políticos y magistrados se ponen fácilmente la corona de Milcom en sus esfuerzos por «reducir la población» de la tierra.

… prefieren promover e imponer por cualquier medio un programa masivo de control de la natalidad. —JUAN PABLO II, Evangelium Vitae, «El Evangelio de la vida», n. 16

Pero ahora ese programa se extiende a los vivos. ¿Quién va a ser «reducido» hoy? El Evangelio es una parodia del censo que divide y clasifica a las personas en clanes y tribus. Porque Jesús es rechazado basándose únicamente en sus asociaciones culturales y familiares.

«¿No es él el carpintero, el hijo de María, y el hermano de Santiago y José y Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas aquí con nosotros?» Y se ofendieron con él.

Hoy en día, es la presencia «inconveniente» de los demás lo que ofende nuestras sensibilidades idólatras.

Desafortunadamente, lo que se tira a la basura no es solo comida y objetos prescindibles, sino a menudo los propios seres humanos, que son descartados como «innecesarios». —POPE FRANCIS, discurso «Estado del Mundo», Chicago Tribune13 de enero de 2014

Es precisamente este desprecio por la vida lo que Juan Pablo II dijo que nos está moviendo «hacia una forma de totalitarismo». [3] Y los regímenes totalitarios siempre, siempre hacen un censo preciso de la gente, de una forma u otra, con el fin de controlarlos. Hoy en día, los que están detrás de estos programas de control son los poderosos banqueros y financieros de las economías del mundo. [4]

Pensamos en los grandes poderes de la actualidad, en los intereses financieros anónimos que convierten a los hombres en esclavos, que ya no son cosas humanas, sino que son un poder anónimo al que sirven los hombres, por el cual los hombres son atormentados e incluso masacrados. Son un poder destructivo, un poder que amenaza al mundo. —BENEDICTO XVI, Reflexión tras la lectura del oficio para la Tercera Hora, Ciudad del Vaticano, 11 de octubre de
2010

Y así, el censo está sobre nosotros de nuevo.

El Apocalipsis habla del antagonista de Dios, la bestia. Este animal no tiene un nombre, sino un número. En [el horror de los campos de concentración], cancelan rostros e historia, transformando al hombre en un número, reduciéndolo a un engranaje en una enorme máquina. El hombre no es más que una función. En nuestros días, no debemos olvidar que prefiguraron el destino de un mundo que corre el riesgo de adoptar la misma estructura de los campos de concentración, si se acepta la ley universal de la máquina. Las máquinas que se han construido imponen la misma ley. Según esta lógica, el hombre debe ser interpretado por una computadora y esto sólo es posible si se traduce en números. La bestia es un número y se transforma en números. Dios, sin embargo, tiene un nombre y llama por su nombre. Es una persona y busca a la persona. —Cardenal Ratzinger, (PAPA BENEDICTO XVI) Palermo, 15 de marzo de 2000 (cursiva añadida)

Qué extraño que, mientras escribía esto, se informara que el juez asociado de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Antonin Scalia, dijo que los «campos de internamiento», como los de la Segunda Guerra Mundial, probablemente volverán de nuevo, ya que, «en tiempos de guerra, las leyes se callan». [5] De hecho, la Tradición dice que es el «sin ley» quien es la bestia. [6]

Hoy, hemos abierto la puerta a la Legión a través de nuestra mundanidad, y Satanás está incitando una vez más a un censo, el número de personas para controlar.

No es la hermosa globalización de la unidad de todas las Naciones, cada una con sus propias costumbres, sino la globalización de la uniformidad hegemónica es el pensamiento único. Y este único pensamiento es fruto de la mundanidad. —PAPA FRANCISCO, Homilía, 18 de noviembre de 2013; Zenit

Oremos y pidamos a Santa Ágata, la mártir, que interceda por nosotros para que permanezcamos firmes en estos días de tentación, para que especialmente no seamos contados entre aquellos en el Evangelio de hoy por quienes…

Estaba asombrado de su falta de fe.

Porque somos llamados por nuestro nombre, un nombre tallado en la palma de la mano de Dios que ningún sello o marca puede borrar.

Porque así os rezará todo fiel en tiempo de estrés. Aunque las aguas profundas se desbordan, no lo alcanzarán. Tú eres mi refugio; de la angustia me preservarás… (Salmo de hoy, 32)

¡7 oraciones especiales a tus ángeles guardianes que te protegerán a ti y a tu familia en la vida!

¡Elige entre la Novena a los Ángeles de la Guarda, la Letanía, la Coronilla para Compartir!

A continuación, hay algunas oraciones poderosas a los Ángeles de la Guarda. Los ángeles son poderosos protectores y guías de cada persona en la tierra. Elige qué oración es la mejor para ti o di todas ellas. Incluso hay una oración que los padres pueden decir por sus hijos. Estas oraciones se pueden decir en cualquier momento durante el año. La fiesta de los Ángeles de la Guarda es el 2 de octubre.

Ángel de Dios, mi Guardián querido, a quien el amor de Dios me compromete aquí.
Siempre esta noche/día esté a mi lado para iluminar y proteger, para gobernar y guiar.
Amén. (Oración diaria)

Letanía a los Ángeles de la Guarda 

SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA

Ángel, mi consejero, me inspira.
Ángel, mi defensor, protégeme;
Ángel, mi fiel amigo, intercede por mí;
Ángel, mi consolador, fortaléceme;
Ángel, mi hermano, defiéndeme;
Ángel, mi maestro, instruirme;
Ángel, testigo de todas mis acciones, purificarme;
Ángel, mi ayudante, apóyame;
Ángel, mi intercesor, habla por mí;
Ángel, mi guía, me dirige;
Ángel, mi luz, ilumíname;
Ángel, a quien Dios ha asignado para guiarme, me gobierna.

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos con gracia.
Dios padre del cielo, ten piedad de nosotros.
Dios el Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios el Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Santísima Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.
Santa María, ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios, ruega por nosotros.
Reina de los Ángeles, ruega por nosotros.
San Miguel, ruega por nosotros.
San Gabriel, ruega por nosotros.
San Rafael, ruega por nosotros.
Todos los santos ángeles y arcángeles, ruega por nosotros.
Santos Ángeles de la Guarda, ruega por nosotros.
Santos Ángeles de la Guarda, que contemplan incesantemente el Rostro
del Padre celestial, oran por nosotros.
Los Santos Ángeles de la Guarda, que nunca se separan de nosotros, oran por nosotros.
Los Santos Ángeles de la Guarda, que se dedican a nosotros en amistad celestial,
oran por nosotros.
Santos Ángeles de la Guarda, nuestros fieles amonestadores, oren por nosotros.
Los Santos Ángeles De la Guarda, que nos preservan de muchos males de cuerpo y alma, oran por nosotros.
Santos Ángeles de la Guarda, nuestros poderosos defensores contra los ataques
del enemigo malvado, oren por nosotros.
Santos Ángeles De la Guarda, nuestro apoyo en el tiempo de las tentaciones, oren por nosotros.
Los Santos Ángeles De la Guarda, que nos ayudan cuando tropezamos y caemos, oran por nosotros.
Santos Ángeles de la Guarda, que nos consuelan en problemas y sufrimientos,
oran por nosotros.
Los Santos Ángeles De la Guarda, que sostienen nuestras oraciones y las llevan ante el Trono de Dios, oran por nosotros.
Santos Ángeles de la Guarda, que a través de vuestras inspiraciones y alientos nos ayudan a progresar en el bien, oren por nosotros.
Santos Ángeles de la Guarda, que a pesar de nuestras faltas nunca nos abandonan, oran por nosotros.
Los Santos Ángeles de la Guarda, que se regocijan por nuestra mejora y avance en la perfección, oran por nosotros.
Los Santos Ángeles de la Guarda, que velan por nosotros y oran por nosotros incluso cuando descansamos, oran por nosotros.
Santos Ángeles de la Guarda, que no nos abandonan en nuestra agonía de muerte, oran por nosotros.
Los Santos Ángeles de la Guarda, que consuelan a las almas en el Purgatorio, oran por nosotros.
Los Santos Ángeles de la Guarda, que llevan a los justos al Cielo, oran por nosotros.
Santos Ángeles De la Guarda, con quienes un día esperamos alabar y contemplar eternamente a Dios, oren por nosotros.
Nobles Príncipes del Cielo, oren por nosotros.

Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo, ¡perdónanos oh Señor!
Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo, escúchanos con gracia, ¡oh Señor!
Cordero de Dios, que quita los pecados del mundo, ten misericordia de nosotros, ¡oh, Señor!

Cristo, escúchanos.
Cristo, escúchanos con gracia.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.

Padre Nuestro…

Bendice al Señor, a todos Sus Ángeles, a vosotros poderosos que hacéis Su Voluntad.
Él ha enviado a Sus Ángeles delante de ustedes, para protegerlos en todos sus caminos.
Dios mío, en presencia de los Ángeles, te bendeciré.
Quiero adorarte y alabar Tu santo Nombre.
Señor, escucha mi oración. Y que mi clamor venga a Ti.

OREMOS.
Dios Todopoderoso, Eterno, en Tu inefable bondad has asignado un Ángel especial a todos los hombres, desde el vientre materno en adelante, como protección para el cuerpo y el alma. Concédeme con gracia que pueda seguir a mi santo Ángel tan fielmente y amarlo tan entrañablemente, para que a través de Tu gracia y bajo su protección pueda algún día llegar a la Casa del Padre celestial y merezca contemplar Tu Semblante Divino junto con él y todos los santos Ángeles. Por medio de Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

La oración de un padre a los ángeles guardianes de sus hijos

¡Humildemente los saludo, oh fieles, amigos celestiales de mis hijos! Les doy gracias de corazón por todo el amor y la bondad que les muestran. En algún día futuro, con agradecimientos más dignos de lo que ahora puedo dar, pagaré su cuidado por ellos, y ante toda la corte celestial reconoceré su deuda con su guía y protección. Continúen vigilándolos. Proveer para todas sus necesidades de cuerpo y alma. Oren, del mismo modo, por mí, por mi esposo y por toda mi familia, para que todos podamos algún día regocijarnos en su bendita compañía. Amén

Oración al ángel de la guarda cuando no puede asistir a la Misa para la Comunión Espiritual

Ve, mi Ángel Guardián querido, A la Iglesia por mí, a la Misa para escuchar. Ve, arrodíllate devotamente en mi lugar y atesora para mí toda gracia. En el tiempo del Ofertorio Por favor, ofréceme a Dios Divino. Todo lo que tengo y todo lo que soy, preséntalo con el Precioso Cordero. Adora para mí la gran Oblación. Oren por todo lo que más aprecio, ya sea que estén lejos o cerca. Recuerda también, a mis queridos muertos por quienes fue derramada la Preciosa Sangre de Cristo. Y en la Comunión tráiganme la Carne y la Sangre de Cristo, mi Alimento para ser. Para darme fuerza y gracia santa, una promesa de verlo cara a cara. Y cuando termine la Santa Misa, entonces, con Su bendición, regrese a casa. Amén.

Coronilla al Ángel de la Guarda

Padre Celestial, en el momento en que creaste mi alma, me diste al cuidado de un ángel para iluminarme, custodiarme, gobernarme y gobernarme. Te doy gracias por Tu infinita bondad para mí. Te agradezco también, mi ángel de la guarda, por acompañarme todos los días en mi viaje de regreso al cielo. Es un gran consuelo para mí saber que me das inspiraciones santas, que me defiendes de los peligros para el alma y el cuerpo, y que oras al Padre por mí.

Oh ángel de Dios, a cuya tutela he sido encomendado por la misericordia divina, ilumina y guarda, gobierna y gobierna. Amén.

Mi ángel de la guarda, siempre contemplas al Señor y quieres que yo sea tu conciudadano en el cielo. Te ruego que obtengas para mí el perdón del Señor por ser muy a menudo sordo a tus consejos, y por pecar, sin tener en cuenta tu presencia.

Oh ángel de Dios, a cuya tutela he sido encomendado por la misericordia divina, ilumina y guarda, gobierna y gobierna. Amén.

Mi ángel de la guarda, fiel y fuerte en virtud, estás entre los ángeles en el cielo que, guiados por San Miguel, conquistaron a Satanás y a sus seguidores. Esa lucha de antaño continúa en la tierra hoy: los poderes del mal están en contra de Jesucristo para atrapar almas. Oren a la Inmaculada Reina de los Apóstoles por la Iglesia, la ciudad de Dios que lucha contra la ciudad de Satanás. Oh Arcángel San Miguel, con todos tus seguidores, defiéndenos en la guerra; sé nuestra fuerza contra la malicia y la trampa del demonio. ¡Oh, que el Señor lo someta! Y tú, el príncipe de la corte celestial, alejas al infierno a Satanás y a los otros espíritus malignos que buscan arruinar nuestra salvación.

Oh ángel de Dios, a cuya tutela he sido encomendado por la misericordia divina, ilumina y guarda, gobierna y gobierna. Amén.

Oh ángeles del paraíso, cuida de los escritores, técnicos y distribuidores de todos los medios y de todos los que los utilizan. Protégelos de la propagación del mal, guíalos en la verdad y obtén para ellos la verdadera caridad. Pida al Señor las vocaciones necesarias para combatir el mal y acompañarlos en su delicada misión. Inspira a todas las personas a contribuir con obras, oraciones y ofrendas para la conversión de los corazones y la salvación de las almas. Oren para que sirvamos para elevar el estándar de la vida humana y dirigir a la raza humana hacia el bien eterno.

Oh ángel de Dios, a cuya tutela he sido encomendado por la misericordia divina, ilumina y guarda, gobierna y gobierna. Amén.

Todos vosotros, ángeles del Señor, habéis sido llamados a formar una noble corte, a alabar y bendecir continuamente a la Santísima Trinidad, a compensar nuestro olvido. Ustedes son verdaderos amantes de Dios y de las almas, y continúan cantando: «Gloria a Dios en lo más alto, y paz en la tierra a las personas de buena voluntad».

Oramos para que todos conozcan al Dios verdadero y único, el Hijo enviado por Él, y a la Iglesia, el pilar de la verdad. Oren para que el Nombre de Dios sea santificado, para que el reino de Jesucristo venga, y Su voluntad se haga en la tierra como es el cielo. Proteger y guiar a las autoridades civiles, a los trabajadores y a los que sufren; obtener bendiciones y salvación para todos aquellos que buscan la verdad, la justicia y la paz.

Oh ángel de Dios, a cuya tutela he sido encomendado por la misericordia divina, ilumina y guarda, gobierna y gobierna. Amén.

(Oraciones compartidas de 2 HeartsPrayerNetwork)

Oración de protección: Querido Ángel de la Guarda, iluminadme en mis dudas, ayúdame en mis dificultades, defiéndeme de los asaltos del diablo, y sé mi guía en el camino de la perfección, haciéndome cada vez más aceptable a los ojos de Dios. Amén.

NOVENA A NUESTRO ÁNGEL DE LA GUARDA

[Reza la novena durante nueve días consecutivos.]

Oh santos ángeles, que Dios,
por efecto de su bondad y su tierna consideración por mi bienestar,
ha encargado el cuidado de mi conducta,
y que me asisten en todas mis necesidades
y me consuela en todas mis aflicciones,
que me sostiene cuando estoy desanimado
y que continuamente me obtiene nuevos favores,
te devuelvo un profundo agradecimiento,
y te suplico encarecidamente,
oh amabilísimo protector, que continúes con tu caritativo cuidado
y defensa de mí contra los ataques malignos de todos mis enemigos.
Aléjame de toda ocasión de pecado.
Obtén para mí la gracia de escuchar atentamente a tus santas inspiraciones
y de ponerlas fielmente en práctica.
En particular, te imploro que me obtengas el favor que te pido por medio de esta novena.

[Menciona aquí tu(s) necesidad(es)].

Protégeme en todas las tentaciones y pruebas de esta vida, pero más especialmente en la hora de mi muerte, y no me dejes hasta que me lleves
a la presencia de mi Creador en las mansiones de la felicidad eterna.

Amén.

Primer museo submarino de Sudamérica

La Virgen es la protagonista

El museo está en el fondo del océano y está ubicado en Venezuela. La pieza principal es la Virgen del Valle

Una singular imagen de la Virgen del Valle se oculta bajo las aguas del paradisíaco archipiélago Los Frailes, al noreste de la Isla de Margarita. La venerada imagen de la Virgen del Valle, patrona de marineros y pescadores, permanece allí, en el fondo del mar, rodeada de corales, protegiendo a la fauna marina de la pesca de arrastre, pues los pescadores dejaron, por respeto, de lanzar allí sus redes.

Al sumergirse, se ve claramente una imagen de la Madre de Dios de 2,3 metros de altura, la cual constituye la pieza principal del primer museo submarino de Sudamérica en aguas venezolanas. Se fabricó con arena de sílice y se trató con soda cáustica para obtener un PH neutro. 

Las estatuas de tres heroínas margariteñas acompañan a la imagen de nuestra Santa Madre. Se inauguró el 8 de septiembre, día de la Virgen, cuando buzos de la armada venezolana deshicieron cintas amarillas en el fondo del mar en señal de «apertura» del curioso museo que pronto recibirá turistas.

Este es el museo submarino, en video divulgado por el diario El Espectador de Colombia:

El Archipiélago de Los Frailes es un grupo de islas que pertenece a Venezuela, incluido en las Dependencias Federales Venezolanas y que está ubicado al oriente de este país en el Mar Caribe.

Los corales que arrastró la pesca industrial

La idea de este museo surgió al fracasar en 2019 un proyecto de siembra de corales que arrasaron, en menos de un año, las gigantescas redes de la pesca de arrastre la cual, a pesar de ser clandestina, goza de buena salud y se mueve a sus anchas en las costas venezolanas.

Según contaron a AFP, la médica Anays Toro, la bióloga marina Sandra Sánchez y la acuicultora Vanessa Valverde desarrollaron el proyecto tras el fracaso de un plan a causa de esta modalidad de pesca cuya práctica clandestina es común en esta zona pese a que fue prohibida en Venezuela en 2009.

En el Archipiélago de Los Roques está también la imagen de la milagrosa Virgen del Valle, lo cual enorgullece a los lugareños y ofrece seguridad a los pescadores. Este video tan emotivo resalta la realidad de la Patrona de los Pescadores:

Sufren los fondos marinos

La pesca de arrastre es el arte de pesca menos selectivo que existe, además de ser el más perjudicial para los fondos marinos. Consiste en una red en forma de cono o calcetín que se remolca desde una embarcación manteniéndola abierta. Esta modalidad de pesca se inició en Venezuela a principios de la década de 1950 cuando se realizaron los primeros arrastres exploratorios en el Golfo de Venezuela.

Sus consecuencias son de cuidado, pues la pesca de arrastre destruye los ecosistemas sedimentarios que constituyen los fondos marinos profundos, removiendo y levantando las diferentes partículas que constituyen el sedimento y dejando en suspensión numerosos organismos de pequeño tamaño.

Dicen que Venezuela ya se libró de la pesca de arrastre desde el 2009. Para el 2015 un decreto, el N° 5.930, confirmaba la proscripción. Pero un informe del 2021 mostraba que, en Venezuela, la pesca industrial de arrastre camaronera se realiza en forma extensiva a lo largo de toda la costa. Mediante esta actividad se captura una gran cantidad de especies de peces, moluscos y crustáceos de importancia comercial, los cuales se desembarcan en los distintos puertos pesqueros del país.

La actividad pesquera en Venezuela se centra principalmente en la producción de tres especies marinas tales como: pepitona, la sardina y el atún. Pero también existen otros peces que son de gran importancia como: los pargos, camarones, langostinos, sierras, rubios, róbalos y sábalos y diferentes especies de moluscos.

Tuvimos un registro -y tal vez hoy se mantenga- de 219 barcos de arrastre que operarían en el Golfo de Venezuela. La mayoría de las embarcaciones emplean ese sistema de redes camaroneras de arrastre lateral. En general, son barcos con una eslora superior a los 20 metros. En los últimos años ha aumentado el número, según fuentes del sector, de embarcaciones que emplean frigoríficos, lo que les permite mayor autonomía.

La Virgen en acción

Las ecologistas mencionadas tuvieron la idea de crear conciencia a través del culto a la figura de la Virgen del Valle, patrona de la región.

«Pensé que tal vez podía intentar lograrlo así, a través del respeto a la Virgen». Así lo dice a la AFP Toro, autora de las esculturas que reposan en el fondo de las aguas como parte del museo.

La Virgen del Valle goza de un respeto poco común. Todo pescador o marinero la venera con una fe increíble. Saben que ella es la que los cuida cuando salen al mar y los regresa a salvo de las largas y riesgosas jornadas en el océano. Lo mismo ocurre con la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba. Ambas imágenes, por cierto, son muy similares y no ha faltado algún investigador que sostenga que, salvo pequeñas diferencias, se trata de la misma imagen. A fin de cuentas, es el mismo mar Caribe, protege el mismo oficio de trabajador del mar y comparten una misma cultura. Hasta la historia esas devociones son similar.

El plan funcionó en las aguas venezolanas. La fauna comenzó a regenerarse alrededor de la estatua de la Virgen, fabricada con arena sílice y tratada con soda cáustica para lograr un PH neutro.

VENEZUELA
Una foto junto a la Virgen en lo más profundo

Un santuario

Una semana después de inaugurado el museo, los expertos comenzaron a ver nueva vida submarina en esta zona que fue demarcada por los propios lugareños con una boya improvisada con una botella de plástico para, según explican, «indicar que deben estar pendientes al lanzar la red o el ancla porque ahí está la patrona mayor», cuentan a AFP.

Confían en que la Virgen del Valle ayudará a promover los arrecifes coralinos y fomentará el turismo en esta paradisíaca, pero ahora deprimida zona. Los ecologistas buscan crear conciencia. Hasta el 2008 la pesca de arrastre representó más del 86% de las capturas totales en Venezuela. Desde entonces, las regulaciones son casi nulas -a pesar de la prohibición- y no se publican datos oficiales que permitan tener una visión confiable de la situación.

Más que museo, ese lugar en el fondo del mar, es un santuario para hombres del mar y ecologistas empeñados en rescatar, no sólo el equilibrio ecológico, sino también la pesca artesanal que es el modo de vida de nuestros compatriotas, especialmente en la zona oriental de Venezuela.

La fe de los fieles a la Virgen del Valle no hay que rescatarla, está allí, firme y sólida. No pueden con ella ni las descomunales redes de la pesca de arrastre.

Las lecciones de Federer y Nadal

Sobre la nobleza del deporte

En la emocionante noche de despedida de Roger Federer del tenis profesional, ambos dieron magníficas lecciones de humildad y fraternidad

Si hay una noche que pueda mostrar lo que tantos santos han dicho a lo largo de su vida sobre los valores que te enseña el deporte y las bendiciones de una verdadera amistad, esa fue la del juego final profesional de Roger Federer en la Laver Cup.

Sus lesiones no le permitían jugar singles (de forma individual), pero él ha encontrado una mejor manera de cerrar su carrera en el mundo del tenis: jugar dobles junto a Rafael Nadal, su eterno rival en la cancha, pero, sobre todo, su gran amigo fuera de ella.

Valores deportivos y familiares

Y es que como ambos han dicho, su forma de jugar es muy distinta, y por eso quizá han sido tan buenos rivales en las canchas de tenis; pero comparten los mismos valores deportivos y familiares, y eso es lo que los ha unido fuera de ellas.

Para Rafa tampoco es fácil el retiro de Federer: «Ser parte de este momento será algo increíble e inolvidable para mí, pero también algo muy difícil. El jugador más importante de mi carrera en el tenis se está retirando, pero estoy agradecido y honrado de poder jugar con él «, dijo en la rueda de prensa previa al partido.

Además, sumado a sus propias lesiones -tanto en el pie como en el abdomen- ha confesado que personalmente está pasando por un momento difícil (relacionado con el nacimiento de su primer hijo), así que sólo fue a la Laver Cup para acompañar a su amigo e ídolo deportivo en la cancha.

Durante el juego hubo complicidad, risas, concentración y, por supuesto, excelente tenis. No podíamos esperar menos de estos dos grandes que acumulan 44 Grand Slams entre ambos. Pero fue cuando terminó el partido cuando vimos la grandeza de Federer y Nadal: humildes ante el inevitable final y amigos después de años de rivalidad deportiva.

Roger, antes de recibir el aplauso de la audiencia, saludó y abrazó a todos y cada uno de sus compañeros de equipo y a los integrantes del equipo contrario. Y luego, la gloria del público, uno que lo ha visto jugar como todo un caballero por más de 20 años, que lo ha visto celebrar sus victorias, pero también sobrellevar como nadie sus derrotas. Aplausos de pie, como sólo se puede despedir y dar las gracias a un grande como Roger Federer.

«Ni hay mejor forma de decir adiós que en equipo»

En su discurso en la cancha, dijo que no había mejor forma de decir adiós que en equipo, que era como sabía que iba a poder lograr sobrellevarlo, haciendo referencia, por supuesto, primero a Rafa; pero también al resto de los integrantes del equipo Europa, donde también estaban Novak Djokovic y Andy Murray, los otros dos jugadores del famoso Big Four (Los Cuatro Grandes).

Sin embargo, Roger también se refería a su equipo en casa, encabezado por su esposa Mirka«Mi principal apoyo todo este tiempo. Ha sido la que me ha motivado para llegar hasta aquí «, dijo muy emocionado. Pero también tomó un tiempo para agradecer a sus padres, también presentes, y luego los abrazó a ellos y sus hijos en la cancha mientras repetía:

“Estoy bien, estoy feliz, no estoy triste”. 

Mientras esto ocurría, vimos a un Nadal que no podía contener las lágrimas. Incluso, el mismo Roger era quien a veces le daba un abrazo o le apoyaba su mano. Quizá porque él sabe más cosas por lo que su amigo está pasando y el esfuerzo que hizo para estar allí para él; o quizá buscando él también un poco de consuelo en una mano amiga; o quizá un poco de ambas cosas, dándonos a todos una lección de amistad y fraternidad.

Desde que tengo hijos…

“Hemos estado muy conectados, especialmente en los últimos diez años. Creo que desde que tengo hijos. No sé si eso me ha ayudado o me ha cambiado de algún modo o si nuestra rivalidad ha evolucionado (…) Me hace muy feliz dónde está nuestra relación hoy en día, que pueda llamar a Rafa y hablar de lo que sea. Creo que él se siente del mismo modo. Ha sido especial también que la familia de Rafa haya estado estos días aquí, porque te demuestra que no es sólo que Rafa haya venido a jugar y a nadie de su equipo le importe. Puedo sentir su pasión por mí, como persona”, confesó el tenista suizo luego del juego.

Inspiración el uno para el otro

Creo que la mayoría que vimos este partido en casa tampoco pudimos contenernos: dos grandes del deporte, que tantas veces los quisieron vender como simples rivales, siendo inspiración el uno para el otro, pero también para el resto del mundo. Una demostración de amor, espíritu deportivo y hermandad.

«Llorar es bueno a veces»

«Que se haya retirado en la pista era muy importante para él y yo no podía faltar en este día. Soy una persona bastante sensible. No me preocupa tampoco -llorar-. Llorar es bueno a veces. Necesitas soltar estas emociones. Se va una parte de mi vida, por lo que es difícil», fue lo que dijo el tenista español después del juego.

Roger Federer dijo en la entrevista en la cancha después del partido que quería que su último juego se sintiera como una celebración, y fue así, aún en medio de tantas lágrimas -que son de esperarse en una despedida, sobre todo como ésta- fue una celebración para todos de una carrera de buen tenis, de ser inspiración para tantas personas y de una amistad eterna.

El milagroso «árbol de la Virgen»

Cobijó a la Sagrada Familia y sanó soldados franceses

El pasado domingo 18 de septiembre concluyeron las reformas previstas por el ministerio de antigüedades en el distrito egipcio de Matariya (El Cairo), donde según diversas tradiciones se encuentra el llamado árbol de la Virgen María.

Hasta el pasado domingo, un jardín amurallado albergaba un antiguo sicomoro que, según la tradición, sería el descendiente directo del árbol que hizo las veces de refugio para la Sagrada Familia en plena persecución: durante su huida a Egipto para salvar a Jesús de Herodes, María y José se asentaron en un campamento cercano a El Cairo donde habría bañado al Santo Niño bajo las ramas de un sicomoro: según la tradición, el tronco del sicómoro habría abierto su corteza de forma milagrosa permitiendo a la familia esconderse en su interior.

Dos milenios más tarde, el descendiente directo del árbol situado en Matariya vuelve a ser una de las grandes metas de miles de turistas. Sucede después de que las autoridades hayan concluido las reformas de modernización y conservación de la zona para promocionar el turismo religioso y cultural en torno al viaje de la Sagrada Familia.

Tras la remodelación, el espacio cuenta con un centro de turistas y visitantes acompañado de puestos de información.

Según recoge The National, la preservación del linaje del «árbol de la Virgen» ha sido una constante durante siglos, pues el que se considera que fue el sicomoro donde descansaron Jesús, María y José murió a mediados del siglo XVII, en 1656. Fue entonces cuando un grupo de franciscanos presentes en la región trasplantaron a base de ramas al «hijo» de este árbol protector que nuevamente se marchitó y cuyos restos aún se muestran al público.

El que podría ser considerado un «nieto» del primer árbol creció en el patio de la iglesia de la Santísima Virgen María, cercana al espacio relativo al árbol, según la funcionaria del ministerio de antigüedades Mai Fouad. Explica que una cuarta generación del mismo árbol creció desde hace medio siglo en el lugar original donde se cree que descansó la Sagrada Familia, siendo ahora un sicomoro de unos diez metros que sigue dando frutos.

Asmaa Abdelaziz, uno de los responsables del emplazamiento, se refiere al árbol de la Virgen como «un simocoro muy antiguo que data de hace dos mil años y bajo el que la familia sagrada halló refugio durante su escapada a Egipto «.

El jardín que rodea actualmente el árbol ha sufrido continuadas renovaciones durante las dos últimas décadas, destacando una galería con tres pinturas -una de ellas de la Sagrada Familia bajo el árbol donde se aprecia el obelisco del faraón egipcio Senusret I y una cueva que habría refugiado a la Sagrada Familia, en la que San José es representado como un hombre joven.

La Sagrada Familia en el árbol de la Virgen.

Actualmente, el emplazamiento conocido como «el árbol de la Virgen María» dispone de atracciones turísticas y arqueológicas y un complejo que relaciona el mismo árbol con un pozo, las galerías y varias cuencas de agua de piedra. Un centro de visitantes relata la historia del viaje de la Sagrada Familia en Egipto, y un pequeño museo exhibe íconos y otros artefactos junto con fotografías de otros lugares que podrían haber sido visitados por la Sagrada Familia, como las pirámides egipcias de Giza.

Los sucesos milagrosos del árbol de la Virgen

Según la tradición y convicción popular de los miles de peregrinos que visitan el enclave, otro de los sucesos ocurridos en el árbol habría tenido lugar durante la campaña egipcia de Napoleón, donde algunos de los soldados habrían hecho uso de esta higuera para curarse de una grave dolencia en la piel que se extendió entre las filas francesas. Uno de los sacerdotes que custodiaban el árbol frotó la savia sobre las llagas de los uniformados, sanando estos por completo: «Tallaron sus nombres en el árbol para conmemorar el milagro y todavía se pueden ver rastros de ellos allí», expresó Mai Fuad.

Las diversas tradiciones encuentran su origen en el Evangelio de San Mateo, que relata cómo la aparición del ángel del Señor a San José para que este huyese a Egipto con Jesús y María:

«El ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle.» Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes […]. Muerto Herodes, el ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: `Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y vete a la tierra de Israel, pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño´. Él se levantó, tomó consigo al niño y a su madre, y entró en tierra de Israel. Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí; y, avisado en sueños, se retiró a la región de Galilea, y fue a vivir en una ciudad llamada Nazaret» (Mt. 2, 13-23).

La literatura apócrifa aquí descrita relata que la estancia de la Sagrada Familia en Egipto habría durado «un año», si bien podría haber sido realmente de hasta cuatro.

El también apócrifo llamado Pseudo Mateo relata la historia que con más intensidad se ha grabado en la retina de la tradición cristiana y relacionada con tal viaje, aquélla que dice:

«Aconteció que al tercer día de camino [hacia Egipto], María se sintió fatigada por la canícula del desierto. Y viendo una palmera le dijo a José: `Quisiera descansar un poco a la sombra de ella´. José a toda prisa la condujo hasta la palmera y la hizo descender del jumento. Y cuando María se sentó, miró hacia la copa de la palmera y la vio llena de frutos, y le dijo a José: `Me gustaría, si fuera posible, tomar algún fruto de esta palmera´. Mas José le respondió: «Me admira el que digas esto, viendo lo alta que está la palmera, y el que pienses comer de sus frutos. A mi me admira más la escasez de agua, pues ya se acabó la que llevábamos en los odres y no queda más para saciarnos nosotros y abrevar los jumentos».

«Entonces el niño Jesús, que plácidamente reposaba en el regazo de su madre, dijo a la palmera: `Agáchate árbol, y con tus frutos da algún refrigerio a mi madre´. Y a estas palabras inclinó la palmera su penacho hasta las plantas de María, pudiendo así recoger todo el fruto que necesitaban para saciarse» (PsMt. 20, 1-2).

¿QUÉ SEÑAL BÍBLICA INDICA EL COLAPSO FINAL DE LA SOCIEDAD?

unidoscontralaapostasia

Por Dr. David Reagan. Fundador y Director, Lamb & Lion Ministries

Jack Hibbs, el dinámico y franco pastor de Calvary Chapel en Chino Hill, California, quizá haya resumido mejor la situación espiritual que enfrentamos hoy en día en nuestra nación: “Es una cosa triste ver una morir una nación que estaba a nuestro cuidado”.

No hay duda de que nuestra nación se retuerce en su agonía. Estados Unidos está atrapado en una espiral descendente hacia un hoyo negro de inmoralidad y violencia. Estamos cosechando lo que hemos sembrado desde la década de 1960, cuando le dimos la espalda a Dios y decidimos hacer lo nuestro. Desde entonces nos hemos vuelto obsesionados con el materialismo y la búsqueda del placer. En el proceso, el Dios que nos bendijo tan ricamente ha sido empujado a un lado y tratado con desprecio como una molestia.

La rápida deriva de nuestra nación hacia el paganismo secular. Es un ensayo que escribí en el año 2000 en relación con la decadencia de la sociedad. Miro hacia atrás y veo que es aún más relevante hoy que cuando fue escrito.

Usted podría preguntarse por qué me centro cuando hablo de la caída de nuestra sociedad en el pecado de la homosexualidad, cuando nuestra sociedad se ve sacudida por tantos pecados. Hay varias razones por las que destaco este tema.

La primera es el hecho de que nuestra nación se encuentra actualmente en el proceso de convertir este pecado en una virtud. Es un ejemplo clásico de llamar a lo malo bueno y a lo bueno malo (Isaías 5:20).

En segundo lugar, la homosexualidad es un pecado que la sociedad está tratando de justificar al igualarlo con la raza y al argumentar que es una violación de los derechos civiles poner alguna restricción sobre el mismo.

En tercer lugar, es el primer pecado en ser abiertamente abrazado y respaldado por las iglesias, en oposición directa a la Palabra de Dios.

En cuarto lugar, es un pecado que la comunidad homosexual afirma que es un estilo de vida que es ineludible porque es “natural”.

En quinto lugar, la comunidad homosexual, al exigir el matrimonio de personas del mismo sexo y derechos de adopción, está determinada a socavar el concepto tradicional de la familia, la cual es el componente básico de la sociedad.

En sexto lugar, la Biblia identifica una epidemia de homosexualidad y su aprobación por la sociedad como una señal del colapso de una sociedad.

La conclusión es que la homosexualidad es un pecado y, como tal, representa rebelión contra Dios. No hay excusas ni explicaciones que puedan convertirlo en algo bueno y aceptable, como tampoco puede ser el caso con el adulterio, la pedofilia o la zoofilia.

Las buenas noticias es que hay esperanza para los homosexuales, y esa esperanza es el poder interior del Espíritu Santo que viene cuando una persona pone su fe en Jesús como Señor y Salvador. Y, como ejemplo, personalmente conozco a varias personas que han superado el estilo de vida homosexual por medio del poder de Dios.

QUERIDO SANTO PADRE… ¡ÉL VIENE!

PARA Su Santidad, el Papa Francisco:

Querido Santo Padre,

A lo largo del pontificado de vuestro predecesor, san Juan Pablo II, nos invocó continuamente a nosotros, los jóvenes de la Iglesia, a convertirnos en «vigilantes matutinos en los albores del nuevo milenio». [1]

… vigilantes que proclaman al mundo un nuevo amanecer de esperanza, fraternidad y paz. —PAPA JUAN PABLO II, Discurso al Movimiento Juvenil Guanelli, 20 de abril de 2002, www.vatican.va

De Ucrania a Madrid, de Perú a Canadá, nos llamó para que nos convirtiéramos en «protagonistas de los nuevos tiempos» [2] que estaban directamente por delante de la Iglesia y del mundo:

Queridos jóvenes, ¡os corresponde a vosotros ser los vigilantes de la mañana que anuncian la venida del sol que es Cristo resucitado! —PAPA JUAN PABLO II, Mensaje del Santo Padre a los jóvenes del mundo, XVII Jornada Mundial de la Juventud, n. 3; (cf. Is 21,11-12)

Su predecesor inmediato continuó levantando este toque de clarín:

Empoderados por el Espíritu, y basándose en la rica visión de la fe, una nueva generación de cristianos está siendo llamada a ayudar a construir un mundo en el que el don de la vida de Dios sea bienvenido, respetado y apreciado. Una nueva era en la que la esperanza nos libera de la superficialidad, la apatía y el ensimismamiento que amortiguan nuestras almas y envenenan nuestras relaciones. Queridos jóvenes amigos, el Señor os está pidiendo que seáis profetas de esta nueva era… —PAPA BENEDICTO XVI, Homilía, Jornada Mundial de la Juventud, Sídney, Australia, 20 de julio de 2008

Los términos en los que se nos pidió que «vigiláramos y oráramos» también quedaron claros:

Los jóvenes han demostrado ser para Roma y para la Iglesia un don especial del Espíritu de Dios… No dudé en pedirles que hicieran una elección radical de fe y vida y les presentara una tarea estupenda: convertirse en «vigilantes de la mañana» en los albores del nuevo milenio. —PAPA JUAN PABLO II, Novo Millennio Inuente, n.9

Ser «para Roma y para la Iglesia», entonces, ha significado precisamente dar nuestra «obediencia de fe» a la Tradición Católica. [3] Al estar atentos, no se nos ha pedido que interpretemos los «signos de los tiempos» a través de nuestra propia lente, sino a través y con el Magisterio de la Iglesia. Hemos escuchado entonces la voz de la Sagrada Tradición llevada sobre las alas del Espíritu a través del tiempo, comenzando con los Apóstoles, los Padres de la Iglesia, los Concilios, los escritos magisteriales y la Sagrada Escritura; hemos escuchado atentamente a los médicos, santos y místicos de la Iglesia. Para…

… incluso si apocalipsis ya está completo, no se ha hecho completamente explícito; queda para la fe cristiana comprender gradualmente su pleno significado a lo largo de los siglos. —Catecismo de la Iglesia Católica, n. 66

Y, por último, hemos prestado cuidadosa atención y devoción a la que nos guía en la Nueva Evangelización, «María, la estrella brillante que anuncia el Sol». [4] Así, querido Santo Padre, de pie desde nuestro punto de vista «en el Espíritu», queremos anunciar a la Iglesia lo que hemos visto, y vemos. Con alegría y anticipación, clamamos de nuestros corazones: «¡Él viene! ¡Él viene! ¡Jesucristo, el Resucitado, viene en gloria y poder!»

JPIIPondering 1

El Día del Señor está sobre nosotros. Hemos sido llamados a anunciar esta buena noticia, la esperanza que se encuentra más allá del umbral del segundo milenio, para…

… sed fieles centinelas del Evangelio, que esperan y se preparan para la llegada del nuevo Día que es Cristo el Señor. —PAPA JUAN PABLO II, Encuentro con la Juventud, 5 de mayo de 2002; www.vatican.va

… volviendo nuestros ojos hacia el futuro, esperamos con confianza el amanecer de un nuevo Día… «Vigilantes, ¿qué pasa con la noche?» (Is. 21:11), y escuchamos la respuesta: «Hark, tus vigilantes levantan su voz, juntos cantan de alegría: de ojo a ojo ven el regreso del Señor a Sión»…. «A medida que se acerca el tercer milenio de la Redención, Dios está preparando una gran primavera para el cristianismo, y ya podemos ver sus primeras señales». Que María, la Estrella de la Mañana, nos ayude a decir con siempre nuevo ardor nuestro «sí» al plan de salvación del Padre para que todas las naciones y lenguas puedan ver su gloria. —PAPA JUAN PABLO II, Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones, n.9, 24 de octubre de 1999; www.vatican.va

EL DÍA DEL SEÑOR: LOS PADRES DE LA IGLESIA

No se puede hablar del «día del Señor» sin atravesar el lugar de la Revelación de vuelta al «depósito de la fe», de vuelta a su desarrollo en la Iglesia primitiva. Porque la Tradición viva de la Iglesia pasó de Cristo a los Apóstoles, luego a través de los Padres de la Iglesia a través de los siglos.

La Tradición que viene de los apóstoles progresa en la Iglesia, con la ayuda del Espíritu Santo. Hay un crecimiento en la comprensión de las realidades y las palabras que se están transmitiendo … Los dichos de los Santos Padres son testimonio de la presencia vivificante de esta Tradición…. —Constitución dogmática sobre la Revelación Divina, Dei Verbum, Vaticano II, 18 de noviembre de 1965

Desafortunadamente, Su Santidad, desde los primeros tiempos, como sin duda sabe, la herejía ha eclipsado la escatología del Padre de tal manera que a menudo ha faltado una teología adecuada. La herejía del milenarismo en sus diversas formas «modificadas» continúa surgiendo hoy en día tanto como prevalecen las distorsiones y una comprensión incorrecta del Día del Señor. Pero los nuevos esfuerzos teológicos, así como las revelaciones aprobadas eclesiásticamente, han arrojado una comprensión más profunda y adecuada de lo que los Padres de la Iglesia enseñaron, tal como lo recibieron de los Apóstoles, reparando así la brecha en la escatología que ha existido. Del «día del Señor», enseñaron:

… este día nuestro, que está delimitado por la salida y la puesta del sol, es una representación de ese gran día al que el circuito de mil años fija sus límites. —Lactancio, Padres de la Iglesia: Los Institutos Divinos, Libro VII, Capítulo 14, Enciclopedia Católica; www.newadvent.org

Y de nuevo,

He aquí, el Día del Señor será de mil años. —Carta de Bernabé, Los Padres de la Iglesia, cap. 15

Se apoderó del dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo o Satanás, y lo ató durante mil años … de modo que ya no podría desviar a las naciones hasta que se completen los mil años. Después de esto, se lanzará por un corto tiempo … También vi las almas de aquellos que… cobraron vida y reinaron con Cristo durante mil años. (Apocalipsis 20:1-4)

Los primeros Padres de la Iglesia entendían que el Día del Señor era un período prolongado de tiempo simbolizado por el número «mil». Sacaron su teología del Día del Señor en parte de los «seis días» de la creación. Mientras Dios descansaba en el séptimo día, creían que la Iglesia también tendría un «descanso sabático» como san Pablo enseñó:

… todavía queda un descanso sabático para el pueblo de Dios. Y quien entra en el descanso de Dios, descansa de sus propias obras como Dios lo hizo de las suyas. (Heb 4:9-10)

Con el Señor un día es como mil años y mil años como un día. (2 Pe 3:8)

La idea de que Cristo regresaría en la carne en medio de lujosos banquetes y placeres carnales y gobernaría la tierra durante literalmente «mil años» fue rechazada por la Iglesia primitiva, al igual que sus formas modificadas (chiliasmo, montanismo, mesianismo secular, etc.). Lo que el Padre realmente enseñó fue la expectativa de una renovación espiritual de la Iglesia. Sería precedido por un juicio de los vivos que purificaría al mundo y, en última instancia, prepararía a la Novia de Cristo para encontrarse con Él cuando Regrese en gloria al final de los tiempos a la resurrección de los muertos y al Juicio Final.

Confesamos que se nos promete un reino sobre la tierra, aunque antes del cielo, sólo en otro estado de existencia; en la medida en que será después de la resurrección durante mil años en la ciudad divinamente construida de Jerusalén… Decimos que esta ciudad ha sido provista por Dios para recibir a los santos en su resurrección, y refrescarlos con la abundancia de todas las bendiciones realmente espirituales, como una recompensa para aquellos que hemos despreciado o perdido … —Tertuliano (155–240 d.C.), Padre de la Iglesia de Nicea; Adversus Marcion, Ante-Nicene Fathers, Henrickson Publishers, 1995, Vol. 3, pp. 342-343)

El doctor de la Iglesia San Agustín propuso, junto con otras tres explicaciones, que tal período de «bendición espiritual» en la Iglesia es realmente posible…

… como si fuera algo apropiado que los santos disfrutaran así de una especie de descanso sabático durante ese período, un ocio santo después de las labores de seis mil años desde que el hombre fue creado… (y) debe seguir la finalización de seis mil años, a partir de seis días, una especie de séptimo día de reposo en los mil años siguientes… Y esta opinión no sería objetable, si se creyera que las alegrías de los santos, en ese sábado, serán espirituales, y consecuentes de la presencia de Dios —San Agustín de Hipona (354-430 d.C.; Church Doctor), De Civitate Dei, Bk. XX, Cap. 7, Catholic University of America Press

EL DÍA DEL SEÑOR: EL MAGISTERIO

Esta enseñanza de los Padres de la Iglesia fue reafirmada por el Magisterio en una comisión teológica en 1952 que concluyó que no es contrario a la fe católica mantener…

… una esperanza en algún poderoso triunfo de Cristo aquí en la tierra antes de la consumación final de todas las cosas. Tal ocurrencia no está excluida, no es imposible, no es seguro que no habrá un período prolongado de cristianismo triunfante antes del final.

Alejándose del milenarismo, concluyeron acertadamente:

Si antes de ese final final ha de haber un período, más o menos prolongado, de santidad triunfante, tal resultado no será producido por la aparición de la persona de Cristo en Majestad, sino por la operación de los poderes de santificación que ahora están en acción, el Espíritu Santo y los Sacramentos de la Iglesia. —La enseñanza de la Iglesia Católica; como se cita en El triunfo del reino de Dios en el milenio y el fin de los tiempos, reverendo Joseph Iannuzzi, p.75-76

El Padre Martino Penasa habló con Mons. S. Garofalo (Consultor de la Congregación para la Causa de los Santos) sobre el fundamento bíblico de una era histórica y universal de paz, en oposición al milenarismo. Monseñor sugirió que el asunto se planteara directamente a la Congregación para la Doctrina de la Fe. El P. Martino planteó así la pregunta: «¿È inminente una nuova era di vita cristiana?». («¿Es inminente una nueva era de la vida cristiana?»). El Prefecto en ese momento, el Cardenal Joseph Ratzinger respondió: «La questione è ancora aperta alla libera discussione, giacchè la Santa Sede non si è ancora pronunciata in modo definitivo«:

La cuestión sigue abierta a una discusión libre, ya que la Santa Sede no ha hecho ningún pronunciamiento definitivo al respecto. Il Segno del Soprannauturale, Udine, Italia, n. 30, p. 10, Ott. 1990; El P. Martino Penasa presentó esta cuestión de un «reinado milenario» al Cardenal Ratzinger

Los teólogos contemporáneos que no se han limitado solo a la teología escolástica, sino que han abrazado todo el cuerpo de revelación y desarrollo doctrinal en la Iglesia a partir de los escritos patrísticos, han continuado arrojando luz sobre el escatón. Como escribió San Vicente de Lerins:

StVincentofLerins.jpg

… si surgiera alguna nueva cuestión sobre la que no se hubiera dado tal decisión, entonces deberían recurrir a las opiniones de los santos Padres, de aquellos al menos, que, cada uno en su propio tiempo y lugar, permaneciendo en la unidad de la comunión y de la fe, fueron aceptados como maestros aprobados; y cualquiera que sea lo que se pueda encontrar que han sostenido, con una sola mente y con un solo consentimiento, esto debe explicarse como la verdadera doctrina católica de la Iglesia, sin ninguna duda o escrúpulo. —Pleitario del año 434 d.C., «Por la antigüedad y universalidad de la fe católica contra las novedades profanas de todas las herejías», cap. 29, n. 77

Por lo tanto, como vigilantes, hemos prestado especial atención a aquellos que han seguido las instrucciones de San Vicente:

La afirmación esencial es de una etapa intermedia en la que los santos resucitados todavía están en la tierra y aún no han entrado en su etapa final, porque este es uno de los aspectos del misterio de los últimos días que aún no se ha revelado. —Cardenal Jean Daniélou, S.J., teólogo, A History of Early Christian Doctrine Before the Council of Nicea, 1964, p. 377

Cada vez que los Padres de la Iglesia hablan de un descanso sabático o de una era de paz, no predicen un regreso de Jesús en la carne, ni el fin de la historia humana, sino que acentúan el poder transformador del Espíritu Santo en los sacramentos que perfeccionan a la Iglesia, para que Cristo pueda presentarla a sí mismo como una novia inmaculada a su regreso final. —Rev. J. L. Iannuzzi, Ph.B., STB, M.Div., STL, STD, Ph.D., teólogo, El Esplendor de la Creación, p. 79

EL DÍA DEL SEÑOR: LOS SANTOS PONTÍFICES

Lo más significativo, Santidad, son las voces petrinas que han resonado a lo largo del siglo pasado, comenzando con León XIII y culminando en Pío XII y San Juan XXIII, quienes oraron y profetizaron una «nueva primavera» y un «nuevo Pentecostés» en la Iglesia. Sus palabras y acciones esencialmente prepararon el terreno para que sus sucesores condujeran a la Iglesia al nuevo milenio. Su predecesor dijo, de hecho, que la convocatoria del Concilio Vaticano II…

… prepara, por así decirlo, y consolida el camino hacia esa unidad de la humanidad, que se requiere como fundamento necesario, para que la ciudad terrenal sea llevada a la semejanza de esa ciudad celestial donde reina la verdad, la caridad es la ley, y cuya extensión es la eternidad. —PAPA SAN JUAN XXIII, Discurso en la apertura del Concilio Vaticano II, 11 de octubre de 1962; www.papalencyclicals.com

Juan XXIII afirmaba que un «nuevo Pentecostés» facilitaría, de hecho, la necesaria purificación de la Iglesia para hacerla «inmaculada» para el encuentro de las «dos ciudades»:

Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella… para que se presente a sí mismo la iglesia en esplendor, sin mancha ni arruga ni nada por el estilo, para que ella sea santa y sin mancha… (Efesios 5:25, 27)

Por lo tanto, hay un significado profético de por qué Su Santidad Juan XXIII eligió a su tocayo:

La tarea del humilde Papa Juan es «preparar para el Señor un pueblo perfecto», que es exactamente como la tarea del Bautista, que es su patrón y de quien toma su nombre. Y no es posible imaginar una perfección más elevada y preciosa que la del triunfo de la paz cristiana, que es la paz en el corazón, la paz en el orden social, en la vida, en el bienestar, en el respeto mutuo y en la fraternidad de las naciones. —PAPA SAN JUAN XXIII, Verdadera Paz Cristiana, 23 de diciembre de 1959; www.catholicculture.org

Profetizó que «la Divina Providencia nos está llevando a un nuevo orden de relaciones humanas». [5] y la «unificación de toda la humanidad en Cristo». [6] Esta «era de paz», sin embargo, no sería la venida definitiva de Cristo al final de los tiempos, [7] pero su preparación:

Que la justicia y la paz se abracen al final del segundo milenio que nos prepara para la venida de Cristo en gloria. —PAPA JUAN PABLO II, Homilía, Aeropuerto de Edmonton, 17 de septiembre de 1984; www.vatican.va

Los papas del siglo 20 esencialmente se hicieron eco de la oración de Cristo:

«Y oirán mi voz, y habrá un solo redil y un solo pastor». Que Dios… pronto llevar a cabo su profecía para transformar esta visión consoladora del futuro en una realidad presente… Es tarea de Dios llevar a cabo esta hora feliz y darla a conocer a todos… Cuando llegue, resultará ser una hora solemne, una grande con consecuencias no sólo para la restauración del Reino de Cristo, sino para la pacificación de… el mundo. Oramos fervientemente, y pedimos a otros que oren por esta tan deseada pacificación de la sociedad. —PAPA PÍO XI, Ubi Arcani dei Consilioi «Sobre la paz de Cristo en su Reino», 23 de diciembre de 1922

La unidad del mundo será. La dignidad de la persona humana será reconocida no sólo formalmente sino efectivamente. La inviolabilidad de la vida, desde el vientre materno hasta la vejez… Se superarán las desigualdades sociales indebidas. Las relaciones entre los pueblos serán pacíficas, razonables y fraternas. Ni egoísmo, ni arrogancia, ni pobreza… [impedirá] el establecimiento de un verdadero orden humano, un bien común, una nueva civilización. —PAPA PABLO VI, Mensaje de Urbi et Orbi, 4 de abril de 1971

Los pontífices no se refieren a la inminente y definitiva venida del Reino de Dios, lo que sería una desviación de la «Tradición viva» de la Iglesia claramente expresada por los Padres de la Iglesia Primitiva. Más bien, se están dirigiendo a una era por venir en el reino temporal en el que permanece el «libre albedrío» y la elección humana, pero el Espíritu Santo triunfa en y a través de la Iglesia. Escuchamos mientras su predecesor inmediato aclaraba que la «venida final de Jesús», para la cual el mensaje de Santa Faustina de la Divina Misericordia nos está preparando en última instancia, no es inminente:

Si uno tomara esta declaración en un sentido cronológico, como un mandato para prepararse, por así decirlo, inmediatamente para la Segunda Venida, sería falso. —PAPA BENEDICTO XVI, Luz del Mundo, Una conversación con Peter Seewald, p. 180-181

Bastante

divina-misericordiajpii

Ha llegado la hora en que el mensaje de la Divina Misericordia es capaz de llenar los corazones de esperanza y convertirse en la chispa de una nueva civilización: la civilización del amor. —PAPA JUAN PABLO II, Homilía, Cracovia, Polonia, 18 de agosto de 2002; www.vatican.va

De hecho, los sucesores de Pedro han reforzado la teología defendida por los Padres de que el amanecer del Día del Señor produce el cumplimiento de las Escrituras que aún no han llegado a su finalización «en la plenitud de los tiempos», especialmente la difusión del Evangelio hasta los confines de la tierra.

La Iglesia del Milenio debe tener una mayor conciencia de ser el Reino de Dios en su etapa inicial. —PAPA JUAN PABLO II, L’Osservatore Romano, Edición inglesa, 25 de abril de 1988

La Iglesia Católica, que es el reino de Cristo en la tierra, está destinada a ser difundida entre todos los hombres y todas las naciones… —PAPA PÍO XI, Quas Primas, Encíclica, n. 12, 11 de diciembre de 1925; cf. Mateo 24:14

Es precisamente cuando «la tierra se llenará del conocimiento del Señor» [8], señaló el Papa San Piux X, que habrá en la historia el «descanso sabático» del que hablaron los Padres de la Iglesia: el «séptimo día» o «día del Señor».

¡Oh! cuando en cada ciudad y pueblo se observe fielmente la ley del Señor, cuando se muestre respeto por las cosas sagradas, cuando se frecuenten los sacramentos y se cumplan las ordenanzas de la vida cristiana, ciertamente no habrá más necesidad de que trabajemos más para ver todas las cosas restauradas en Cristo … ¿Y entonces? Entonces, por fin, quedará claro para todos que la Iglesia, tal como fue instituida por Cristo, debe disfrutar de plena y completa libertad e independencia de todo dominio extranjero. «Romperá las cabezas de sus enemigos», para que todos sepan «que Dios es el rey de toda la tierra», «para que los gentiles se sepan hombres». Todo esto, Venerables Hermanos, Creemos y esperamos con fe inquebrantable. —PAPA PÍO X, E Supremi, Encíclica «Sobre la restauración de todas las cosas», n.14, 6-7

So, la bendición predicha sin duda se refiere al tiempo de Su Reino… Aquellos que vieron a Juan, el discípulo del Señor, [nos dicen] que escucharon de él cómo el Señor enseñó y habló acerca de estos tiempos… —San Ireneo de Lyon, Padre de la Iglesia (140-202 d.C.); Adversus Haereses, Ireneo de Lyon, V.33.3.4, Los Padres de la Iglesia, EDITORIAL CIMA

Juan Pablo II nos recordó que esta tarea en la que «el evangelio del reino debe ser predicado en todo el mundo» [9] aún no ha alcanzado su cumplimiento:

La misión de Cristo Redentor, confiada a la Iglesia, está todavía muy lejos de completarse. A medida que el segundo milenio después de la venida de Cristo llega a su fin, una visión general de la raza humana muestra que esta misión aún está comenzando y que debemos comprometernos de todo corazón con su servicio. —PAPA JUAN PABLO II, Misión Redentor, n. 1

Por lo tanto, la «nueva era», la «era de la paz» o el «tercer milenio» del cristianismo, dice Juan Pablo II, no es una oportunidad «para entregarse a un nuevo milenarismo»…

jpiicross

… con la tentación de predecir cambios sustanciales en ella en la vida de la sociedad en su conjunto y de cada individual. La vida humana continuará, las personas continuarán aprendiendo sobre éxitos y fracasos, momentos de gloria y etapas de decadencia, y Cristo nuestro Señor siempre será, hasta el fin de los tiempos, la única fuente de salvación. —PAPA JUAN PABLO II, Conferencia Nacional de Obispos, 29 de enero de 1996; www.vatican.va

La Iglesia del tercer milenio, dijo, seguirá siendo una Iglesia «de la Eucaristía y la Penitencia». [10] de los sacramentos, que llevan la marca del orden temporal, y que seguirán siendo la «fuente y cumbre» de la vida cristiana hasta el final de la historia humana. [11]

Porque el Señor nos dijo que la Iglesia sufriría constantemente, de diferentes maneras, hasta el fin del mundo. —PAPA BENEDICTO XVI, Entrevista con periodistas en vuelo a Portugal, 11 de mayo de 2010

Y, sin embargo, la altura de santidad a la que la Iglesia llegará en los tiempos venideros será en sí misma un testimonio para todas las naciones:

… este evangelio del reino será predicado en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. (Mateo 24:14)

Este fin, enseña el Evangelista, y como lo confirman los Padres de la Iglesia Primitiva, viene después de la «era de paz» al final del «séptimo día».

Cuando se completen los mil años, Satanás será liberado de su prisión. Él saldrá a engañar a las naciones en los cuatro rincones de la tierra, Gog y Magog, para reunirlos para la batalla … (Apocalipsis 20:7-8)

Un hombre entre nosotros llamado Juan, uno de los apóstoles de Cristo, recibió y predijo que los seguidores de Cristo morarían en Jerusalén durante mil años, y que después tendría lugar la resurrección y el juicio universales y, en resumen, eternos. —San Justino Mártir, Diálogo con Trifo, cap. 81, Los Padres de la Iglesia, herencia cristiana

El Juicio Final marca así el comienzo del «octavo» y eterno día de la Iglesia.

… cuando Su Hijo venga y destruya el tiempo del sin ley y juzgue a los impíos, y cambie el sol, la luna y las estrellas, entonces Él ciertamente descansará en el séptimo día… después de dar descanso a todas las cosas, haré el comienzo del octavo día, es decir, el comienzo de otro mundo. —Carta de Bernabé (70-79 d.C.), escrita por un Padre Apostólico del siglo II

EARTHrise

Y así, querido Santo Padre, está claro que la Iglesia, desde los primeros tiempos hasta los tiempos actuales, ha enseñado de una nueva era de paz venidera después de estos tiempos de dolor, «el tiempo del sin ley», que creemos que están cerca. De hecho, como vigilantes, nos sentimos obligados a anunciar, no sólo el amanecer, sino la advertencia de que la medianoche es lo primero y que, en palabras de Pío X, «puede haber ya en el mundo al «Hijo de Perdición» del que habla el Apóstol». [12] Como enseña el Magisterio, antes de la «primera resurrección», [13] como la llamó el evangelista, la Iglesia debe pasar por su propia Pasión…

… cuando ella seguirá a su Señor en su muerte y resurrección. CCC, n. 677

El «sin ley» no es la última palabra de nuestros tiempos. Una vez más, volviendo a la Sagrada Tradición:

Santo Tomás y San Juan Crisóstomo explican las palabras quem Dominus Jesus destruet illustratione adventus sui («a quien el Señor Jesús destruirá con el resplandor de su venida») en el sentido de que Cristo golpeará al Anticristo deslumbrándolo con un brillo que será como un presagio y señal de Su Segunda Venida … El punto de vista más autorizado, y el que parece estar más en armonía con la Sagrada Escritura, es que, después de la caída del Anticristo, la Iglesia Católica entrará una vez más en un período de prosperidad y triunfo. El fin del mundo presente y los misterios de la vida futura, P. Charles Arminjon (1824-1885), págs. 56-57; Prensa instituto Sophia

Finalmente será posible que nuestras muchas heridas sean sanadas y toda justicia brote de nuevo con la esperanza de una autoridad restaurada; que los esplendores de la paz se renueven, y las espadas y los brazos caigan de la mano y cuando todos los hombres reconozcan el imperio de Cristo y obedezcan voluntariamente Su palabra, y cada lengua confesará que el Señor Jesús está en la Gloria del Padre. —PAPA LEÓN XIII, Consagración al Sagrado Corazón, mayo de 1899

El bien será martirizado; el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas. Al final, Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, y ella se convertirá, y se concederá al mundo un período de paz—Nuestra Señora de Fátima, El Mensaje de Fátima, www.vatican.va

EL DÍA DEL SEÑOR: MARÍA Y LOS MÍSTICOS

En esta «guardia nocturna», querido Santo Padre (que es de hecho una «tarea estupenda»), somos consolados y sostenidos por la luz de la Estrella de la Mañana, María Stella, la Santísima Virgen María que anuncia el amanecer y la venida del Día del Señor por la predilección de Dios.

Mario Luigi Cardenal Ciappi, teólogo papal de Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II, escribió:

Sí, se prometió un milagro en Fátima, el milagro más grande en la historia del mundo, solo superado por la Resurrección. Y ese milagro será una era de paz que nunca antes se había concedido al mundo. —9 de octubre de 1994, Catecismo Familiar del Apostolado, p. 35

Como María es un espejo de la Iglesia y viceversa, vemos en ella, entonces, el mismo papel que Juan XXIII se inspiró a asumir, a saber, «preparar el camino del Señor»:

… el mensaje de Nuestra Señora de Fátima es maternal, también es fuerte y decisivo. Suena como Juan el Bautista hablando a orillas del Jordán. —PAPA JUAN PABLO II, Homilía, L’Osservatore Romano, Edición inglesa, 17 de mayo de 1982

Y el mensaje de Juan el Bautista fue:

Este es el tiempo de cumplimiento, y el reino de Dios está cerca; arrepiéntete y cree en el Evangelio. (Marcos 1:15)

El papel de la Madre de Dios en nuestros tiempos no es sólo anunciar el amanecer; ella misma está vestida con el amanecer, «el nuevo Día que es Cristo el Señor». [14]

Y un gran presagio apareció en el cielo, una mujer vestida con el sol … (Apocalipsis 12:1)

Ella nos invita a nosotros, sus hijos, a través de la consagración a ella, a ser a su vez revestidos con Jesús «la luz del mundo» para convertirnos en la «sal de la tierra». Así, dijo Juan Pablo II:

¡Seréis el amanecer de un nuevo día, si sois los portadores de la Vida, que es Cristo! —PAPA JUAN PABLO II, Discurso a los jóvenes de la Nunciatura Apostólica, Lima Perú, 15 de mayo de 1988; www.vatican.va

El Concilio Vaticano II invocó y acogió proféticamente al Espíritu Santo, para quien esta era mariana nos ha estado preparando, como si la Iglesia estuviera ahora reunida en el «cenáculo». A través del «fiat» de María y el poder del Espíritu Santo, Jesús entró en el mundo. Ahora, la «mujer vestida de sol» está preparando a la Iglesia para el regreso de Cristo formando en sus hijos la misma capacidad de dar su «fiat» para que, en esta última era, el Espíritu Santo pueda eclipsar a la Iglesia como en un «nuevo Pentecostés». Como vigilantes, podemos decir con alegría que las apariciones marianas y la invocación del Espíritu Santo están preparando a la Iglesia para el Día del Señor. La Parusía, por lo tanto, es precedida por una poderosa efusión de renovación.

Imploramos humildemente al Espíritu Santo, el Paráclito, que Él pueda «conceder gentilmente a la Iglesia los dones de unidad y paz», y que pueda renovar la faz de la tierra mediante un nuevo derramamiento de Su caridad para la salvación de todos. —PAPA BENEDICTO XV, Pacem Dei Munus Pulcherrimum, 23 de mayo de 1920

La venida del Espíritu Santo a través de María, la «Mediadora» [15] de gracia, facilita el fuego purificador que prepara a la Novia de Cristo para recibir a Jesús al final de los tiempos. Es decir, la Segunda Venida de Jesús comienza interiormente en la Iglesia (como Su primera venida comenzó en el vientre de María) hasta que Él viene en gloria en Su carne resucitada al final de la historia humana.

annunciation_albani

Ciertamente, la Anunciación es el momento culminante de la fe de María en su espera de Cristo, pero también es el punto de partida desde el que todo su «camino». hacia Dios» comienza. —PAPA JUAN PABLO II, Redemptoris Mater, n. 14; www.vatican.va

Así también, la «era de la paz» es un momento culminante en la fe de la Iglesia en su espera de Cristo, pero también es el punto de partida hacia la eterna Fiesta de bodas.

Que [María] continúe fortaleciendo nuestras oraciones con sus sufragios, para que, en medio de todo el estrés y los problemas de las naciones, esos prodigios divinos puedan ser felizmente revividos por el Espíritu Santo, que fueron predichos en las palabras de David: «Envía tu Espíritu y serán creados, y renovarás la faz de la tierra» (Sal. ciii., 30). —PAPA LEÓN XIII, Divinum Illud Munus, n. 14

Por lo tanto, no podemos dejar de escuchar a los hijos de María, a quienes Dios ha levantado en estos tiempos, a esos místicos que, en armonía con la Sagrada Tradición, preparan proféticamente a la Iglesia para esos «prodigios divinos»… voces como la Venerable Conchita Cabrera de Armida:

Ha llegado el momento de exaltar al Espíritu Santo en el mundo Deseo que esta última época sea consagrada de una manera muy especial a este Espíritu Santo… Es su turno, es su época, es el triunfo del amor en Mi Iglesia, en todo el universo—de las revelaciones a Conchita; Conchita: Diario espiritual de una madre, p. 195-196; P. Marie-Michel Philipon

Juan Pablo II definió este «triunfo del amor» en la Iglesia como un…

Santidad «nueva y divina» con la que el Espíritu Santo quiere enriquecer a los cristianos en los albores del tercer milenio, para hacer de Cristo el corazón del mundo. —PAPA JUAN PABLO II, L’Osservatore Romano, Edición inglesa, 9 de julio de 1997

El Catecismo de la Iglesia Católica arroja más luz sobre la naturaleza de esa «santidad»:

… en el «tiempo del fin» el Espíritu del Señor renovará los corazones de los hombres, grabando una nueva ley en ellos. Él reunirá y reconciliará a los pueblos dispersos y divididos; transformará la primera creación, y Dios morará allí con los hombres en paz. —Catecismo de la Iglesia Católica, n. 715

La «nueva ley» escrita en nuestros corazones en el Bautismo vendrá, dijo Juan Pablo II, de una manera «nueva y divina». Jesús y María revelaron a la Sierva de Dios Luisa Piccarreta que esta nueva santidad que venía en la Iglesia consistía en «vivir en la Divina Voluntad»:

l-b-ojo2

Ah, hija mía, la criatura siempre corre más hacia el mal. ¡Cuántas maquinaciones de ruina están preparando! Llegarán a agotarse en el mal. Pero mientras ellos se ocupan de seguir su camino, Yo me ocuparé de la finalización y el cumplimiento de Mi Fiat Voluntas Tua («Hágase tu voluntad») para que Mi Voluntad reine en la tierra, pero de una manera totalmente nueva. Ah sí, quiero ¡Confunde al hombre en el amor! Por lo tanto, esté atento. Quiero que estén Conmigo para preparar esta Era de Amor Celestial y Divino… —Jesús a la Sierva de Dios, Luisa Piccarreta, Manuscritos, 8 de febrero de 1921; extracto de El esplendor de la creación, reverendo Joseph Iannuzzi, p.80

Es la Santidad que aún no conozco, y que daré a conocer, la que colocará en su lugar el último adorno, el más hermoso y brillante entre todas las otras santidades, y será la corona y la finalización de todas las otras santidades. —Ibíd. 118

El «descanso sabático», por lo tanto, está intrínsecamente ligado a la «Voluntad Divina». A través del poder del Espíritu Santo, que Dios desea derramar sobre la Iglesia remanente, ella podrá vivir el fiat de María, en quien se hizo la voluntad del Padre «en la tierra como en el cielo«. Jesús vincula nuestro «descanso» con el «yugo» de la voluntad de Dios:

Venid a mí, todos los que trabajan y están cargados, y yo os daré descanso. Toma mi yugo sobre ti, y aprende de mí… (Mateo 11:28)

Del «descanso sabático», San Pablo señala que «los que antes recibían las buenas nuevas no entraban [en el resto] a causa de la desobediencia…»[16] Es nuestro «sí» a Dios, nuestra obediencia a la Divina Voluntad y vivir en un «nuevo modo» de santidad, que es la marca de la era venidera y que será el auténtico testimonio cristiano ante las naciones de la vida del Redentor.

Por Su obediencia Él trajo la redención. —Concilio Vaticano II, Lumen gentium, n. 3

Así es como debemos entender las palabras de San Juan: «reinaron con Cristo durante mil años»[17] — no con Él en Su carne glorificada, sino con Él en Su obediencia.

El acto redentor de Cristo no restauró por sí mismo todas las cosas, simplemente hizo posible la obra de redención, comenzó nuestra redención. Así como todos los hombres comparten la desobediencia de Adán, así todos los hombres deben compartir la obediencia de Cristo a la voluntad del Padre. La redención será completa sólo cuando todos los hombres compartan su obediencia. —P. Walter Ciszek, He Leadeth Me, págs. 116-117

Y así, el «descanso sabático»…

… es como un camino por el que viajamos desde el primero hasta el último. En la primera, Cristo fue nuestra redención; en el último, aparecerá como nuestra vida; en este medio que viene, él es nuestro descanso y consuelo. …. En su primera venida, Nuestro Señor vino en nuestra carne y en nuestra debilidad; en esta venida media viene en espíritu y poder; en la venida final se le verá en gloria y majestad… —San Bernardo, Liturgia de las Horas, Vol I, p. 169

Este «descanso sabático», señala su predecesor inmediato, es el tono adecuado para comprender la renovación de la Iglesia anticipada por los Santos Padres:

Mientras que antes sólo se hablaba de una doble venida de Cristo, una vez en Belén y otra al final de los tiempos, San Bernardo de Claraval hablaba de un adventus medius, una venida intermedia, gracias a la cual renueva periódicamente su intervención en la historia. Creo que la distinción de Bernard da la nota justa. No podemos precisar cuándo terminará el mundo. Cristo mismo dice que nadie conoce la hora, ni siquiera el Hijo. Pero siempre debemos permanecer en la inminencia de su venida, por así decirlo, y debemos estar seguros, especialmente en medio de las tribulaciones, de que él está cerca. —PAPA BENEDICTO XVI, Luz del Mundo, p.182-183, Una conversación con Peter Seewald

PopeEra

Por lo tanto, querido Santo Padre, lejos incluso de una forma mitigada o modificada de milenarismo, el Día del Señor comienza con y es concomitante con la venida del Reino de Dios, el reino global de Jesús en los corazones de los fieles:

… todos los días en la oración del Padre Nuestro le pedimos al Señor: «Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo» (Mateo 6:10). reconocemos que el «cielo» es donde se hace la voluntad de Dios, y que la «tierra» se convierte en «cielo», es decir, el lugar de la presencia del amor, de la bondad, de la verdad y de la belleza divina, sólo si en la tierra se hace la voluntad de Dios. —PAPA BENEDICTO XVI, Audiencia General, 1 de febrero de 2012, Ciudad del Vaticano

Jóvenes del nuevo milenio… ¡De esta manera descubrirás que sólo siguiendo la voluntad de Dios podemos ser la luz del mundo y la sal de la tierra! Esta realidad sublime y exigente sólo puede ser captada y vivida en un espíritu de oración constante. Este es el secreto, si hemos de entrar y morar en la voluntad de Dios. —PAPA JUAN PABLO II, A la Juventud de Roma, 21 de marzo de 2002; www.vatican.va

En un sentido corporativo, la teología mística de San Juan de la Cruz se vivirá en esta nueva era. El cuerpo de Cristo, pasando por las diversas etapas de iluminación y purgación a lo largo de los siglos, está a punto de entrar en un estado unitivo superior (el Don de Vivir en la Divina Voluntad) que prepara el camino para el regreso final de Jesús en Su carne glorificada.

Significativamente, en 2012, el teólogo reverendo Joseph L. Iannuzzi presentó la primera tesis doctoral sobre los escritos de Luisa a la Universidad Pontificia de Roma, y explicó teológicamente su coherencia con los Concilios de la Iglesia, así como con la teología patrística, escolástica y de recursos. Su disertación recibió los sellos de aprobación de la Universidad Vaticana, así como la aprobación eclesiástica. Parecería que esto también es un «signo de los tiempos», como Jesús le reveló a Luisa:

El tiempo en que se darán a conocer estos escritos es relativo y dependiente de la disposición de las almas que desean recibir un bien tan grande, así como del esfuerzo de aquellos que deben aplicarse en ser sus portadores de trompetas ofreciendo el sacrificio de anunciar en la nueva era de paz … —Jesús a Luisa, El don de vivir en la Divina Voluntad en los Escritos de Luisa Piccarreta, n. 1.11.6, Rev. Joseph Iannuzzi

¡ÉL VIENE!

FWSunrise

En conclusión, querido Santo Padre, queremos ser heraldos a toda la Iglesia del amanecer venidero, que es el «resplandor» de la venida de Jesús en poder y gloria. Es una venida que dispersará la oscuridad de estos siglos nuestros y marcará el comienzo de una nueva era… justo la forma en que las primeras rachas del amanecer terminan con los terrores de la noche antes de que el propio Sol ascienda el horizonte. Deseo gritar de nuevo: ¡Jesús viene! ¡Él viene! San Pablo escribió:

… entonces se revelará aquel malvado a quien el Señor Jesús matará con el espíritu (pneuma) de su boca; y destruirá con el resplandor de su venida… (2 Tesalonicenses 2:8; Douay Reims)

El jinete sobre el caballo blanco es precedido por el «Espíritu» a quien Jesús envía por «su boca» y que termina el reinado del Anticristo. Es el Triunfo del Inmaculado Corazón, el aplastamiento de la cabeza del dragón y el comienzo del reino del Reino de Dios en los corazones de Sus santos. Como Nuestro Señor reveló a Santa Margarita María:

Esta devoción [al Sagrado Corazón] fue el último esfuerzo de Su amor que Él concedería a los hombres en estas últimas edades, con el fin de retirarlos del imperio de Satanás, que Él deseaba destruir, y así introducirlos en la dulce libertad de la regla de Su amor, que Él deseaba restaurar en los corazones de todos aquellos que debían abrazar esta devoción. —Santa Margarita María, www.sacredheartdevotion.com

Así, con las apariciones de la Virgen María, el mensaje de la Divina Misericordia, el Concilio Vaticano II, la invocación de los jóvenes a la atalaya y los dramáticos e inquietantes «signos de los tiempos» que se desarrollan diariamente en nuestro mundo, de los cuales la «apostasía» es la más significativa, [18] repetimos de nuevo querido Santo Padre: Él viene.

Según el Señor, el tiempo presente es el tiempo del Espíritu y del testimonio, pero también un tiempo todavía marcado por la «angustia» y la prueba del mal que no perdona a la Iglesia y marca el comienzo de las luchas de los últimos días. Es un tiempo de espera y observación. —CCC, 672

Ya, «el resplandor de su venida» o «amanecer» se está elevando en los corazones de un remanente consagrado y preparado por Nuestra Señora. Por lo tanto, con ella, estamos observando y esperando la «prueba final» de esta era que marcará el comienzo del Día del Señor.

Ahora estamos frente a la mayor confrontación histórica por la que ha pasado la humanidad. No creo que amplios círculos de la sociedad estadounidense o amplios círculos de la comunidad cristiana se den cuenta de esto plenamente. Ahora estamos ante el enfrentamiento final entre la Iglesia y la anti-Iglesia, del Evangelio y del anti-Evangelio. Esta confrontación se encuentra dentro de los planes de la providencia divina. Es una prueba que toda la Iglesia… debe asumir. —Cardenal Karol Wojtyla (JUAN PABLO II), a t el Congreso Eucarístico, Filadelfia, PA; 13 de agosto de 1976

Gracias, querido Santo Padre, por vuestro auténtico testimonio, vuestro amor radiante a Jesús y vuestro «sí» para conducir la Barca de Pedro al tercer milenio. Su fidelidad a Jesús en estos tiempos de «apostasía» es y será también una «señal». Estos son días traicioneros, pero tiempos gloriosos. Como vigilantes, hemos tratado de responder también con nuestro «sí» al Santo Padre, nuestro sí a Roma y a la Iglesia. Continuamos observando y orando con ustedes en humilde servicio y obediencia a Nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

Tu Siervo en Cristo y María,

Mark Mallett
25 de abril de 2013
Fiesta de San Marcos Evangelista