Archivo

Archive for the ‘Noviazgo’ Category

Saber esperar

pareja-bajo-farol“El que un adolescente sea casto es absolutamente esencial para su felicidad”, asegura Patrick Fagan, experto en Antropología de la sexualidad. El también afirma que quisiera con cariño gritar a los jóvenes: “No te dejes engañar y pienses que la mayoría de los jóvenes tienen relaciones sexuales. ¡No las tienen! Hay mucho que saber y que pensar antes de acceder a ellas”.

Las relaciones sexuales entre adolescentes son un riesgo para tu cuerpo, para tus emociones y para tu futuro. Es maravilloso que en Estados Unidos crezca cada vez más la abstinencia sexual entre los jóvenes.

Es cierto que hay jóvenes que deciden tener relaciones sexuales; pero eres tú quien tendrá que vivir con las consecuencias de tu decisión. Hay muchas formas de expresar tu cariño sin tener relaciones íntimas. Trata de evitar las situaciones que intensifiquen las emociones sexuales. Es más difícil “frenar” entonces.

Carlos Beltramo dice que los besos y caricias mueven las hormonas. A veces, tú como joven puedes afirmar:

— Las hormonas son imparables.

— Y ¿dónde estuviste?—, te preguntamos.

— En un parque a las 3 a.m… Bueno, estuve desde las 8 p.m. allí con mi novia.

¿Quién eligió? ¿Quién se puso en esa situación? Es normal que haya impulsividad si nos ponemos en la ocasión: un piquito, otro piquito, un tercer besito. Luego “¡Qué cansados estamos! Vamos a sentarnos en el sillón”. Pregúntate: ¿Por qué te metiste en el departamento con ella? Es subirse al caballo y darle con la espuela.

Hay adolescentes que piensan: “Si ella no cede, no me ama”. Al ser un sentimiento, al enamoramiento lo matan fácilmente las experiencias negativas. El verdadero amor crece, aunque haya experiencias difíciles.

Para vivir la pureza (castidad), mantente ocupado (a) con los deportes y con las actividades en grupo.

Algunos adolescentes ven la sexualidad como una actividad recreativa, placentera. “La unión puramente física es esencialmente demoniaca”, escribe un autor noruego.

Se está perdiendo el romance y muchos jóvenes se quedan en la parte biológica, cuando lo más bello es el amor. La experiencia del enamoramiento es la más plena de las experiencias. No es electiva, es sorpresiva. Yo me sorprendo enamorado.

Si tú y tu pareja no pueden ponerse de acuerdo, entonces quizás es mejor que busques a otra persona que piense igual que tú. Decir “no” puede ser la mejor manera de decir “te amo de verdad”. La castidad no es rechazo ni menosprecio del amor. Significa más bien defender al amor del egoísmo.

Repito: El que un adolescente sea casto es absolutamente esencial para su felicidad. La masturbación y la pornografía hacen que el hombre busque el placer al ritmo de su sexo. Genera placer, sí, pero no entrena para ser feliz. No entrena para amar.

Noviazgo inteligente

Para saber si ese novio o novia te conviene hay que fijarse en varias cosas: en los buenos modales -ya que de allí se deducen otras actitudes importantes en la vida íntima- ; responsabilidad en el estudio o en el trabajo, y que tenga buen carácter.

El mayor error de los adolescentes en el noviazgo es centrar su vida en el él o en ella. Eso provoca el fracaso. Te vuelves “adicto a esa persona”. La joven se siente “acosada”, perseguida, “ahogada” (sin libertad), o, en el caso de él, siente que ella no tiene más miras que él, y eso lo ahuyenta, le aburre, percibe pocos valores en ella. Lo que empezó como una relación de amistad se convierte en una posesión. ¡Cuántos jóvenes tienen ya esa experiencia!

Tres señales de que has centrado tu vida en una persona, son:

– Tu estado de ánimo depende de cómo te trate.

– Te vuelves posesivo, celoso, exclusivista (el exclusivismo sólo debe darse en el matrimonio).

– Dejas de convivir con tu familia y amigos y centras tu pensamiento en él o en ella.

Cuanto más centres tu vida en tu pareja, menos atractivo le resultas. A las personas nos gusta que los demás tengan otros intereses culturales, deportivos, familiares y hobbies sanos: pintar, cantar, bailar.

Muy pocas personas se casan con quienes salieron en la secundaria o prepa. La relación ha de ser buena para ambos, sino no funcionará. Si alguien te miente, tu relación se basa en palabras y vas a sufrir. No vale la pena seguir con una persona que ha mentido varias veces. Algunas chicas se niegan a dejar al novio inconveniente porque piensan que no van a conseguir otro. Y no es así. “Boda y mortaja del cielo baja”. No dejes que te rompan el corazón una y otra vez.

Si tu novio te maltrata, aunque sea un poco, apenas estás “viendo la punta del iceberg”, es decir, apenas es una muestra de lo que viene detrás: insultos, bofetadas, abuso emocional, estrangulamiento…

Claves para un noviazgo inteligente:

  1. No tengas novio demasiado pronto. No salgas con cualquiera; conoce a la gente antes de ponerte a su alcance. Sal con gente de tu edad, en grupo.
  2. Conoce a muchas personas. Nunca salgas con la misma persona dos veces seguidas. No te comprometas fácilmente.
  3. Fija tus propios límites. Si una persona tiene mala reputación, no salgas con ella.
  4. Evita situaciones comprometedoras como son quedarse solos en un departamento, beber, usar droga, o cuidar niños si los padres no están presentes.
  5. No quitarse la ropa ni ponerle las manos encima a alguien.

De todas las decisiones que tomarás en la vida, ésta quizás sea la más importante. No elijas a lo tonto con quien vas a salir; no uses el sexo como un juego porque no lo es. Muchas mujeres han quedado infértil por tomar la pastilla del siguiente más de dos veces. Debes ser selectivo con las personas con quienes sales, divertirte sanamente sin alcohol ni cosas dañinas.

Hay que respetar las opiniones del otro, pero a la vez, ver si esas ideas y principios concuerdan con los míos, o, sino tengo principios o reglas de vida, empezar por tenerlos. Todos necesitamos límites y convicciones para ser felices.

Los fundamentos que debe tener un noviazgo han de basarse en una raíz que tiene tres partes: Fíjate en qué cree la persona amada –es fundamental que crea en el Dios verdadero y le dé su lugar y su tiempo-, qué espera de la vida, de ti, de sí, y qué ama (la ecología, la lectura, la lujuria, el poder a costa de lo que sea, la pureza, el bien de sí y de los demás, las actividades culturales, etc).

Categorías:Mundo, Noviazgo

Abre bien los ojos

15 diciembre 2016 Deja un comentario

ojos

El otro día, caminando por el parque cerca de mi casa, entablé conversación con una señora que regularmente hace ejercicio a la misma hora que yo.

En ese momento ella tenía gran necesidad de desahogarse y me platicó lo desdichada que era en su matrimonio. De lo que me dijo, una de las cosas que más me llamó la atención fue que si ella hubiera sabido cómo era su marido antes de casarse, nunca se hubiera casado con él. Hoy ya es demasiado tarde para lamentarme. Mis hijos quieren y necesitan de su padre, dijo la mujer.

Hay que saber elegir

Algunos de los problemas que existen en ciertos matrimonios -que inclusive terminan en divorcio y, además de hacer daño a los implicados, afectan terriblemente a los hijos, quienes tienen que vivir a diario los problemas de sus padres- se evitarían si en verdad durante el noviazgo la pareja abriera muy bien los ojos.

Esto no quiere decir que el éxito del matrimonio dependa únicamente de la elección hecha antes de casarse, ya que el esfuerzo diario en mantener vivo el amor y una buena comunicación tienen mucho que ver para que una pareja viva feliz.

Hay muchos motivos por los que una pareja decide contraer matrimonio, y aunque el más natural de todos es el amor, cuando éste se ve como un mero sentimiento y no como un acto de la voluntad humana, se comete un gran error.
Cuántas jóvenes piensan que por el amor que siente su pareja hacia ellas ésta cambiará y cuando se casen, ellos dejarán de ser borrachos, parranderos, mujeriegos y no sé qué tantas cosas más.

Es muy difícil que una persona cambie si no lo decide por sí misma. Por eso, más que pensar en cambiarlo, hay que estar conscientes de las cualidades y principalmente de los defectos que tiene la persona a la que se ama, y estar dispuesto a aceptar convivir con estos defectos toda la vida.

Compatibilidad de valores

Cuando una pareja decide empezar una relación de noviazgo, es porque existe una atracción mutua. En la gran mayoría de los casos, esta atracción es física o de carácter, pero a veces se olvida analizar qué tanta atracción hay en cuestión de valores, es decir, a qué se le da una importancia real en la vida. Para ello hay que tomar en cuenta la forma en que una persona es educada y sus antecedentes culturales.

Ahora entiendo por qué mi mamá me decía cuando iba de visita a la casa de mi novio: Fíjate muy bien cómo trata su papá a su mamá, porque así te va a tratar cuando te cases.
Nada más imaginen ustedes a una joven educada de manera independiente, donde sus opiniones son siempre tomadas en cuenta, casada con un macho que piensa que la mujer está solo para servir al hombre.

Capacidad de comunicación mutua

Hay muchos novios que piensan que porque están muy enamorados y se la pasan muy bien juntos, ya se conocen lo suficiente para casarse. En realidad una vida en común es mucho más que pasar un rato agradable.

Para trazar juntos un proyecto de vida donde ambos tengan la oportunidad de desarrollarse y crecer, se necesita una gran capacidad de diálogo.

Una característica fundamental de la comunicación es compartir el mismo ideal de vida conyugal, ya que si cada cual tiene una meta diferente andará por un camino distinto.

La semilla del fracaso de muchos matrimonios se siembra desde el mismo noviazgo cuando dos se unen sin establecer claramente un ideal de vida en común.

Hay que abrir muy bien los ojos

Antes de tomar una decisión definitiva, la pareja debe abrir muy bien los ojos. Hay que conocerse el uno al otro para descubrir la enorme riqueza que cada uno lleva consigo, aceptar tanto las cualidades como los defectos, y poder ver si realmente los valores del uno son compatibles con los del otro.

Sobre todo, hay que tener la madurez necesaria para aceptar el compromiso y la responsabilidad que lleva consigo el formar una nueva familia.

Por eso este dicho popular tiene tanta razón: Antes de casarse, hay que abrir muy bien los ojos y después entrecerrarlos. Efectivamente después del matrimonio hay que entrecerrar los ojos para perdonar y olvidar y no permitir que la crítica o la censura destructiva lastimen a nuestro cónyuge.

Categorías:Matrimonio, Mundo, Noviazgo

Se puede volver a empezar

20 noviembre 2016 Deja un comentario

pareja-pensativa

Un experto en matrimonio cuenta que ha atendido 400 matrimonios en conflicto y ha evitado que se divorcie el 80% de ellos. Le preguntaron cuál era la causa principal de divorcios y dijo: “Se acaba el amor y falta comunicación”. Luego lo interpelaron sobre las posibles soluciones,  él dijo que hay cuatro cuestión es a tomar en cuenta para que un  matrimonio vuelva a unirse:

  1.  que haya una mejora en el aspecto personal, que el arreglo esté cuidado;
  2.  mostrarse cariñosa o cariñoso y amable;
  3.  que se le dedique tiempo al cónyuge;
  4.  que no haya otros posibles amigos de ella, o amigas de él, sino que se mantengan solos en ese aspecto.

Consolidar un matrimonio nunca es fácil, no se logra de la noche a la mañana, se logra al paso del tiempo. Hay grandes diferencias de caracteres y han de ser aceptadas, asimiladas y luego amadas por cada cónyuge. No es tarea fácil pero eso no quiere decir que sea imposible. Cada pareja atraviesa sus momentos de angustia en los que la noche oscura los arropa. Sólo el camino del amor y el servicio puede llegar a disolver cualquier situación difícil que se presente.

El matrimonio es un gran compromiso, requiere del trabajo de cada día. No se trata sólo de buscar ser feliz, sino de buscar la felicidad del otro en el mayor grado posible. Si se descuidan los detalles de cariño, hay fracturas. Se necesita perseverancia, comunicación, perdonar y pedir perdón.

Cada día hay una oportunidad nueva para mejorar la relación, para inyectarle ese Amor que Dios nos da, porque en el matrimonio también se practica eso de “amar al prójimo”.

El verdadero amor no existe si no es fiel, y no puede existir si no es honesto. Sólo un matrimonio indisoluble será apoyo firme para la comunidad familiar. El reto de los esposo es estar juntos, aprender a amarse para siempre y buscar el modo de que ese amor crezca. El amor todo lo vence.

El Señor hace la creación y no se queda con ella, nos la da. Dios está en todo pero no lo controla todo. Nosotros podemos dañar la creación y podemos dañarnos a nosotros mismos.

Dios nos creó a su imagen y semejanza. La primera orden que Dios dio al ser humano es: Sé fecundo. Con los anticonceptivos el demonio dice: “Deja de ser fecundo”. Toda la profanación del ser humano en los siglos XX y XXI está dirigida a la mujer. El demonio inventa el mal y luego inventa que el mal viene de Dios.

Si la prioridad del ser humano es el placer, no la procreación, entonces la prioridad de la vida es el sexo. Eso conduce a una sociedad sexualizada, y esa sociedad impulsa a la promiscuidad, a incrementar el uso de anticonceptivos, el embarazo no planeado y el aborto.

Una señora tuvo tres hijos y pensó en ligarse las trompas. A última hora no lo permitió. Su esposo le preguntó el porqué. Ella le dijo:

-“No tengo derecho a quitarle a Dios la última palabra”.

La mujer es el único animal hembra que tiene himen, que está sellada. Todo eso tiene un sentido profundo del Señor. El demonio está en contra de la virginidad y el matrimonio. Ataca todo lo que Dios ha declarado santo desde el principio.

Benedicto XVI afirma que “el hombre sólo logra ser él mismo en la entrega de sí mismo, y sólo abriéndose al otro, a los otros, a los hijos, a la familia; sólo dejándose plasmar en el sufrimiento, descubre la amplitud de ser persona humana. Con el rechazo de estos lazos desaparecen también las figuras fundamentales de la existencia humana: el padre, la madre, el hijo; decaen dimensiones esenciales de la experiencia de ser persona humana” (21-XII-2012).

En el noviazgo, en el matrimonio y en la virginidad, lo importante es creer en el amor.

Categorías:Matrimonio, Mundo, Noviazgo Etiquetas:

Diálogo sobre el “noviazgo free” (sin compromisos)

0-celular8A raíz de un artículo que publiqué, recibí este email de una adolescente desconocida. Con su autorización lo publico:

Ella: “Hola mi nombre es NN. tengo 16 años y soy de (…), acabo de leer tu nota en el Semanario, la de EL SEXO, UN PASATIEMPO. Tengo una duda, tengo a mi novio, bueno en realidad es amigo con derecho o free como lo quieras llamar, hace un mes estuvimos juntos bueno ¿no o si? el chiste es q después de un beso fuimos mas allá (…) pero por x no pudimos o al menos no sentimos, ahora mi preocupación: se q estubo mal pero a los dos nos gusto y lo vamos hacer mañana, ahora no se q hacer porq si mi mama se entera me mata…” (es textual).

Yo: Estimada NN.

Si no tienes inconveniente dime qué edad tiene él. El mejor regalo que le puedes dar a tu esposo el día de tu boda es tu virginidad, o al menos tu lucha por vivir una segunda virginidad o “virginidad reciclada”. Él se sentirá contento de que te hayas guardado para él en exclusiva, aún si has caído alguna vez. También él se debe de guardar para ti, para que el amor de ambos sea más grande.

Una mala orientación puede generar sentimientos de culpa y asco hacia un acto que crea vida y donación mutua. A algo tan maravilloso lo podemos echar a perder por superficialidad. Además, los hombres acostumbran ser chismosos, presumen de las “conquistas” que hacen y dejan por los suelos la honra de sus amigas. Luego dicen: “Esa muchacha es buena onda, se deja hacer de todo. Yo no la quiero para esposa y madre de mis hijos; es sólo para pasar el rato”.

Si aprecias a ese chico, no le des ocasión “a jugar a que estamos casados”. Sería una mentira actuar como casados cuando no lo están. Si juegas con la vida, luego la vida jugará contigo. Si tu mamá es tratable y te ama, ¿por qué no plantearle tus dudas?

Dos días después:

Ella: “Hola. Mi amigo tiene 19 años y estudia el 3er semestre de carrera. Gracias por tus consejos y por las experiencias que he leído, y gracias por decirme lo de la virginidad secundaria. Tendré q empezar desde cero y sé q puedo. Ayer estuve en internet y vi q para quedar embarazada no es difícil, (…) y la verdad me da mucho temor, y a él igual… Lo peor del caso es q es amigo de mi hermano, y pues como todo hermano es muy celoso, por supuesto mi hermano no sabe q tengo una relación con el. Pregunto: por lo q pasó con “mi novio” ¿tengo q terminar con él? GRACIAS POR TUS CONSEJOS, LOS TOMARE EN CUENTA. Y creo q voy a tener q hacer lo de la virginidad secundaria, bueno, si es q no hay bebé, y espero q no. Besos y muchas gracias”.

Yo: Me da gusto que veas que es posible una segunda virginidad, o “virginidad reciclada”. Siempre se puede volver a empezar. Lo lógico es huir de las ocasiones porque los seres humanos -¡todos!- somos frágiles, vulnerables. Lo lógico sería cortar con él -explicando que eres muy joven para ponerte en ocasión de ser madre-; más vale sufrir un poco ahora, y que sirva para tu madurez. Sin embargo, la última palabra la tienes tú, es tu vida. (…).

Al día siguiente

Ella: “pues lo de cortar como que ……….. lo pensaré porque lo quiero mucho: Igual y si lo corto. Lo de la publicación me parece bien, solo que no aparezca mi nombre ni Estado, y te digo q si porque a muchas chicas le pasa lo mismo: quieren estar con su novio aunque saben q está mal. Espero q pongas lo de la virginidad secundaria, porque muchos creen q al tener relaciones (por experimentación o curiosidad), pierden todo y su autoestima queda por los suelos, y sin embargo lo de la virginidad reciclada te la devuelve (créeme, te lo digo por experiencia). Bye, seguimos en contacto”.

Yo: Piénsalo, piénsalo bien. Los adultos querríamos ahorrarle a la gente joven muchos dolores de cabeza, pero hay cosas que no se entienden hasta que no se viven en carne propia. Casi nadie experimenta en cabeza ajena. Por cierto, hay un video con muchos argumentos, llamado “El sexo tiene un precio”.¡¡Es excelente!! Lo podrías compartir con tus amigas y amigos.

Categorías:Mundo, Noviazgo Etiquetas:

¿Hasta dónde llegar en el noviazgo?

1nos-da-solAnte la misma caricia, una persona puede mantener el control y otra puede perderlo. Pero quiero ser más concreta: para preservar el valor de su virginidad, los y las jóvenes no deben permitir:

+ Lo que las haga sentir incómodas, inquietas o avergonzadas. Éstas son señales internas de que algo no está bien.
+ Aquello que sientan que les puede hacer perder el control de la situación a ustedes o a sus novios.
+ Besos, abrazos y caricias en situaciones peligrosas. Es decir, si están a solas por mucho tiempo, los mismos besos y caricias que en otras circunstancias no provocan ningún problema, podrían convertirse en una ocasión para ir más allá.
+ Contacto con las zonas genitales, ni siquiera por encima de la ropa.
+ Demasiado tiempo dedicado al contacto físico. La relación física durante el noviazgo con las manifestaciones adecuadas es importante; a través de ella expresan su amor y se conocen más. Pero debe haber un equilibrio en la relación. Los besos breves y tiernos son solamente una parte.

Necesitan tener también una buena comunicación, compartir ideas y experiencias, hacer cosas juntos, cumplir cada uno con su trabajo o sus estudios, dedicar tiempo a sus familias, desarrollarse cada uno en lo individual, incluida la parte espiritual, ir construyendo un proyecto en común si planean casarse… en suma, tener una vida completa. Largas horas dedicas a estar pegados como lapas favorece ir a donde no quieren, es decir, a tener relaciones sexuales, además, no permite que el noviazgo se desarrolle sanamente.
Si bien es cierto que los hombres se encienden más fácilmente, no lo es el que ellos «necesiten» tener relaciones sexuales. Ellos también pueden ser castos. Este ejercicio de dominio sobre sí mismos es una magnifica preparación para la vida matrimonial.
Sean fieles a sus principios y vivan un noviazgo lleno de alegría, de ternura, alejadas de todo aquello que pueda inquietar sus almas.

Algunos jóvenes piensan que con regalos pueden comprar las relaciones íntimas de la chica elegida. La mujer debe percibir qué pretende el joven con sus regalos, puede haber amor y desinterés o puede haber interés. El amor se da, no se vende. El que creyera poder comprarlo con su propio oro, sería despreciable.

Yusi Cervantes Leyzaola

Categorías:Mundo, Noviazgo

Amar es saber decir que no en el noviazgo

Si no estás preparado para casarte, no estás preparado para acostarte. Si te vas a casar mira que tu novio (a) tenga los mismos valores que tú, mira lo que esa persona piensa de su familia. Si no ama a su padre y a su madre, no te va a amar, esa persona está dañada.

Si no te gustaría convivir con un borracho o con un drogadicto, no te hagas novio de uno de ellos. Es importante ser selectivo e inteligente, ya que, cuando se daña a un joven se dañan generaciones. La corrupción se pega.

Octavio Paz dice que “la castidad cumple la misma función en Oriente que en Occidente: es una prueba, un ejercicio que nos fortifica espiritualmente y nos permite dar el gran salto de la naturaleza humana a la sobrenatural” (La llama doble, p. 22.).

Con el alma clara, limpia, se entiende más la grandeza del amor. A veces los jóvenes dicen que no se pueden controlar. Hay que decirles: “Si lo (la) quieres, no se hagan daño mutuamente”.

—Fulanita, dame una prueba de amor-, dijo un joven.

— Si te casas conmigo no te doy una prueba, sino muchas. Si me amas, sabrás esperar a que estemos preparados para casarnos.

— Es que quiero saber si nos acoplamos, responde el joven.

— ¡Ni que fuéramos cápsulas espaciales! Si hay compatibilidad de caracteres y respeto mutuo, la habrá en lo demás.

Sólo la condicionabilidad de la entrega puede hacer que esa entrega sea entrega. La entrega está condicionada por el compromiso formal. El libertinaje representa odio al cuerpo, al hombre y al mundo. El libertinaje tiene su fundamento e que el cuerpo se torna organismo, mera cosa. Su expulsión del reino de lo moral es, al mismo tiempo, expulsión de lo humano. Se convierte en mero objeto, en cosa, y con él también se hace la vida del hombre vulgar y ramplona. Cuando el hombre se burla de su cuerpo, se burla de sí mismo.

Es propio del corazón humano aceptar exigencias, incluso difíciles, en nombre del amor hacia una persona. El novio que ama a su novia, sabe esperar, y no pide unaprueba de amor, cuando él no puede ofrecerle un matrimonio con la misma prisa con la que él pide la prueba de amor. Y a veces, esa prueba de amor termina en odio a quien se le entrega, porque siente que esa persona, en vez de elevarlo, lo rebaja; otras veces, termina pidiendo más y más. Un joven equilibrado entiende que, la mejor opción, es la abstención sexual antes del matrimonio, y entiende que haya quienes elijan la virginidad para vivir su adolescencia o para toda la vida.

La elección de la virginidad o de celibato para toda la vida es una respuesta al amor de Dios y, por tanto, tiene el significado de un acto de amor esponsal; es decir, de un de una donación esponsal de sí mismo. Es una donación hecha como renuncia, pero hecha sobre todo, por amor.

San Agustín dice que “con el Espíritu Santo el placer consiste en no pecar, y esto es la libertad; sin el Espíritu, el placer consiste en pecar, y ésta es la esclavitud” (El Espíritu y la letra 16,28). 

[1] Citado por Tadeusz Dajczer, Meditaciones, Clavería, México 1992, p. 231.