Archivo

Archive for the ‘Familia’ Category

Cómo cambiará a la Iglesia en Irlanda el referéndum del aborto

GAVAN JENNINGS 30.MAY.2018

Dublín.— El pasado 25 de mayo, los irlandeses acudieron a las urnas para decidir si revocaban la conocida como Octava Enmienda de la Constitución, que garantiza el respeto a la vida del no nacido (el “Sí” al aborto), o si mantenían el precepto constitucional a favor de la vida (“No”). El resultado del referéndum fue que un abrumador 66% a favor del Sí, frente a un 34% del No. La magnitud de la victoria tomó a todos por sorpresa.

Los partidarios de legalizar el aborto fueron mayoría entre los jóvenes: el 87% de los de 18 a 24 años votaron por revocar la cláusula provida, mientras que entre los contrarios el grupo mayoritario fueron los de 65 o más años, según un sondeo a pie de urna. Además, más mujeres que hombres votaron a favor del aborto –72% contra 66%–. Y solo en uno de los 26 condados del país, Donegal, ganó el No.

¿Por qué fue tan rotundo el resultado?

Los líderes de los principales partidos políticos respaldaron vivamente la campaña para eliminar la Octava Enmienda, en particular el jefe del partido en el gobierno, el Fine Gael. Todos los principales medios de comunicación estaban abierta o encubiertamente a favor de dicha campaña. Varias celebridades irlandeses, como Bono, Saoirse Ronan, Liam Neeson y Cillian Murphy, aparecieron en anuncios en defensa del Sí.

Los provida han llevado a cabo una campaña valiente y muy profesional, a pesar de haber tenido a los principales medios de comunicación en contra

La campaña también contó con el apoyo de buena parte de la intelectualidad del país –en la medida en que puede decirse que Irlanda tiene una intelectualidad, dado que la corrección política domina el debate público y quizás incluso el pensamiento privado–. Dos semanas antes de la votación, Facebook prohibió todos los anuncios publicitarios extranjeros sobre el tema, mientras que Google vetó los de todas las fuentes, un paso claramente diseñado para favorecer a los del Sí, dado que tenían virtualmente cautivos a todos los medios de comunicación locales.

La campaña del No estaba peleando una batalla perdida desde el comienzo, pues iba contra todas las fuerzas de lo que es, en esencia, el nuevo e inexpugnable establishment liberal. Los provida llevaron a cabo una campaña valiente y muy profesional a pesar de esto, y a pesar de la destrucción frecuente de sus vallas publicitarias y de la nada disimulada animosidad contra ellos en entrevistas y debates de radio y televisión.

¿Cuál es el próximo paso en la legalización del aborto?

El gobierno irlandés muy pronto llevará al Dáil (el Parlamento) un proyecto de ley, pero hasta que ello ocurra, la actual ley se mantendrá vigente. La iniciativa del ejecutivo hará accesible el aborto dentro de las primeras 12 semanas de embarazo, sin restricciones.

También se pronostica, a pesar de que lo niegan, que el aborto se legalizará por motivos de discapacidad, y tal vez más allá de las 12 semanas. Es difícil ver cómo pudiera ser de otra manera, dado que la campaña del Sí se levantó sobre argumentos que justificaban el aborto hasta el momento del nacimiento, entre ellos el de la elección personal (el “derecho a decidir” fue el asunto más importante de la campaña para el 62% de los votantes), el de la “confianza en las mujeres” y el de no ejercer de “policías” del cuerpo de estas.

Por otra parte, el resultado del referéndum ya ha derivado en llamados a abolir las leyes provida de Irlanda del Norte. Sus políticos están bajo presión para introducir el aborto también allí.

¿Qué importancia tiene este voto para Irlanda?

La periodista Una Mulally, partidaria del aborto, sintetiza así su relevancia en The Irish Times: “El período de relevo ha terminado. La ficción de una Irlanda conservadora, dogmáticamente católica se ha hecho añicos. Atrás queda el pasado, y ahora empieza un nuevo legado. Un legado de compasión, empatía y madurez; el país se hace responsable del cuidado y de la salud de las mujeres y las niñas. Este referéndum supone una sacudida radical. Pero más impactante aún ha sido el hecho de caer en la cuenta de que este voto estaba reflejando el cambio, y no solo promoviéndolo”.

El catolicismo irlandés ha estado marcado por una docilidad ingenua y acrítica a la jerarquía, y por la falta de compromiso con la vertiente más intelectual de la fe

Aunque el optimismo de Mulally acerca del trato a las mujeres en Irlanda parece un poco ingenuo (por ejemplo, en la misma semana del referéndum dos jóvenes fueron asesinadas de forma extraña y brutal en Dublín), está bastante en lo cierto cuando dice que la ficción de una Irlanda católica está superada. Aprobado justo después de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en el referéndum de 2015, este abrumador apoyo al aborto confirma el hecho de que la “católica Irlanda” pertenece al pasado.

El catolicismo irlandés forjado tras la independencia de Irlanda estuvo marcado por una docilidad ingenua y acrítica a la jerarquía, y por la falta de compromiso ーo quizá de confianzaー con la vertiente más intelectual de la fe. Paradójicamente, la misma ingenuidad y docilidad acrítica parece estar funcionando en la post-católica Irlanda, pero dispensada ahora a nuestros nuevos maestros. Es un poco preocupante. Resulta que la censora intolerancia que dejó su impronta en algunos ámbitos de la católica Irlanda ha encontrado su réplica en los medios irlandeses.

En estos momentos, en el lado del Sí hay quienes sugieren que sus adversarios no deberían tener una plataforma pública; y así, Mulally se sorprende de que la “camarilla de fundamentalistas marginales” que dio su apoyo al No llegaran a “lograr semejante eco y acceso ilimitado a los medios”. No parece improbable suponer que habrá medidas, incluso legales, para restringir las voces discrepantes en la sociedad irlandesa. Y dada la rotunda derrota que sufrió la discreta voz de los provida, no sería alarmismo decir que Irlanda pronto introducirá otras leyes permisivas, incluida la de la eutanasia.

¿Dónde deja este resultado a la Iglesia católica?

Irlanda se encuentra en la anómala situación de convertirse rápidamente en una de las sociedades más secularizadas del mundo, mientras conserva trazas del catolicismo cultural. Grupos de estudiantes escolares podrán llevar alegremente pegatinas en sus uniformes, bordados con un lema que dice: Cruci dum spiro fido (“Mientras respire, confío en la Cruz”); los padres podrán llevar a sus hijos a hacer la Primera Comunión un sábado por la mañana, y al día siguiente, saltarse la misa dominical; políticos con un papel destacado en la campaña a favor del aborto, podrán tener al mismo tiempo un lugar destacado en la celebración de los sacramentos en sus parroquias…

Cada vez hay más conciencia de que esta anomalía debe parar; de que la Iglesia debe cortar por lo sano con el catolicismo cultural… por el bien de todos los afectados. Los católicos fervorosos están diciendo que la Iglesia debe reducirse, para adaptarse a la realidad actual de una Irlanda post-cristiana y secularizada. La “ficción” de la Irlanda católica de la que habla Mullaly ciertamente se ha derrumbado, y la Iglesia debe tomar conciencia de ello.

Irlanda se encuentra en la anómala situación de convertirse rápidamente en una de las sociedades más secularizadas del mundo, mientras conserva trazas del catolicismo cultural

Claro que tendrá que armarse de valor para acabar con la farsa del catolicismo cultural; el obispo de Waterford, Phonsie Cullinam, ha tenido que aguantar críticas por decir que en su diócesis los padrinos de confirmación debían ser católicos practicantes. John Halligan, secretario de Estado de innovación, quien hizo campaña a favor del aborto y se declara ateo, se quejó de que fuera excluido como padrino de confirmación y lo atribuyó a una mezquina táctica provida.

A la vista de la deformación de las conciencias que puede traer semejante catolicismo cultural tanto para los católicos devotos como para los no practicantes, la tarea de reevangelizar a Irlanda no puede empezar mientras estas engañosas prácticas sigan tan enraizadas en la vida irlandesa. Esta puede ser una de las bendiciones más importantes que traiga el referéndum. En este sentido, el trágico resultado del 25 de mayo es una oportunidad para que la Iglesia en Irlanda se replantee su relación con la sociedad irlandesa. Unas palabras de Joseph Ratzinger, pronunciadas en 1969 en un programa de radio, resumen bien la dolorosa, pero a fin de cuentas positiva, posición en que se encuentra ahora la Iglesia en Irlanda:

“De la crisis de hoy surgirá mañana una Iglesia que habrá perdido mucho. Se hará pequeña, tendrá que empezar todo desde el principio. Ya no podrá llenar muchos de los edificios construidos en una coyuntura más favorable. Perderá adeptos, y con ellos muchos de sus privilegios en la sociedad. Se presentará, de un modo mucho más intenso que hasta ahora, como la comunidad de la libre voluntad, a la que sólo se puede acceder a través de una decisión. Como pequeña comunidad, reclamará con mucha más fuerza la iniciativa de cada uno de sus miembros. (…) Será una Iglesia interiorizada (…) El proceso de la cristalización y la clarificación le costará también muchas fuerzas preciosas. La hará pobre, la convertirá en una Iglesia de los pequeños”.

Gavan Jennings es director de la revista Position Papers

 

Categorías:Aborto, Familia, Mundo, Politica Etiquetas: ,

La valentía de afrontar retos

Que algo sea posible o imposible, no depende tanto de la realidad, sino de mi capacidad de afrontar retos, de mi capacidad de “afrontamiento”. Educar las emociones es enseñar a afrontar retos. Los pilares de una personalidad madura son: capacidad de abordar lo arduo; capacidad de retardar el deleite; capacidad de reconocer al otro como “otro yo”; capacidad de decidir atendiendo a lo real. Retrasar el deleite es el principio de la templanza, es educar el mundo emocional.

Cuando un ateo dice que es infeliz, está en camino de búsqueda. ¿Puede haber felicidad auténtica prescindiendo de Dios? La experiencia demuestra que no se es feliz por el hecho de satisfacer las expectativas y las exigencias materiales. La única alegría que llena el corazón es la que procede de Dios. Tenemos necesidad de la alegría infinita.

¿Qué motiva el mal? No nos entendemos a nosotros mismos al hacer el mal que no queremos y no hacemos el bien que queremos, como San Pablo. Cuando hacemos el bien hay alegría, gozo, cuando elegimos el mal estamos tristes, nos sentimos miserables.

Somos capaces de resolver problemas y de crearlos. En el hombre el tiempo es completamente relevante. El hombre no tiene instintos, tiene reflejos y tendencias. Somos completamente impredecibles, improbables. Sólo hay dos opciones: Somos fruto del azar o somos frutos del querer de Dios, en este caso, somos predilectos. El fundamento de mi existencia es un querer, el querer de Dios, es una libertad. El hombre es radicalmente hijo, querido sobradamente por Dios.

Peter Kreeft explica: El “yo” lleva dentro un misterio, más que un problema. Podemos controlar y predecir los problemas; el ser humano es impredecible. No puedes conocer a la persona científicamente, “colectivamente”, sólo la puedes conocer personalmente. Se puede ser expertos en problema; pero hay cosas que sólo se conocen por amistad, por el cariño, por el amor. ¿Quién te conoce mejor? ¿El sociólogo, el psicólogo o el mejor amigo? Si te conoce bien un psicólogo te ayuda más por la amistad que ha crecido entre ustedes, que por las terapias.

El filósofo francés, Gabriel Marcel, piensa que lo más fácil para entender el ser y la ontología de la naturaleza, hay que estudiar la santidad. Hay dos premisas: 1ª Para entender al ser hay que tratar de entender nuestra propia existencia. 2ª Cuanto más entiendas la existencia humana, el yo, más entiendes la realidad. No hay seres humanos sanos, todos tenemos conflictos, enfermedades físicas, psíquicas o espirituales. La enfermedad es la norma, pero los santos no se conforman con la norma.

Para entender cualquier cosa, se entiende en su estado perfecto. Un bebé es perfecto en el seno de su madre y los sentidos que tiene lo va a usar en la vida, no en el seno materno. El ser humano perfecto, si la santidad es el sentido de la vida, hay que entender la santidad. Jesús no dice: “Trata de hacer las cosas un poco mejor”, sino que afirma rotundamente: Deben de ser perfectos como mi Padre celestial es perfecto. Él es nuestro Salvador porque nos saca del pecado y nos da la fuerza para superarlo y para ser santo.

Hay sólo dos cosas que quiero saber, le dijo San Agustín a Dios: quién eres Tú y quién soy yo. León Bloy, literato francés, afirma: Sólo hay una tristeza: no ser santos. La santidad es para todos, no sólo para unos cuantos designados para ello. Eso quiere decir tenemos una obligación moral, eso quiere decir que puedes serlo. ¿Por qué no soy tan santo como los primeros cristianos? Porque no me lo he propuesto. Dios quiere que le amemos con todo el corazón, con toda el alma, con todas nuestras fuerzas y con toda nuestra voluntad. El pecado es desobediencia y separa al alma de Dios y de sí misma, aliena, nos rompe. Nos rompemos cuando decidimos ser lo que no somos. Buda dice: “Deja de desear”, da una curación errónea. Encontramos dos voluntades en nosotros, una que busca la apariencia y otra que busca la verdad.

No vivimos en una sociedad pagana sino en una sociedad descristianizada, ¿qué puede salvar nuestra civilización? Ninguna civilización se ha salvado sin fortalecer a la familia. Este es el fundamento fundamental de la sociedad y se va a colapsar sino se restaura, ¿cómo? Los santos salvan las civilizaciones. ¿Cuántos santos? No lo sabemos.

Jesús es la luz que ilumina a todo ser humano que llega al mundo, redime a todos pero no todos corresponden. ¿Cómo lo conocemos? A través de los que lo conocen mejor, los santos. Tenemos la tarea de vivir las virtudes pero no bastan las virtudes solamente. El universo físico es hermoso, eso nos hace suponer que el universo espiritual también lo es, y más. Madre Teresa llevó a que muchos se enamoraran de Jesucristo por su vida y sus obras. Decía: Dios no nos puso en este mundo para tener éxito sino para vivir de fe.

Cuando empiezas a encontrarte con Dios, empiezas a entender lo que el bien es. Muchos santos podrían llegar a ser criminales. Si no ofendes a nadie no haces el trabajo de Dios; no se trata de omisiones sino de hacer el bien que Dios nos pide a cada uno. Hay cosas no negociables: Dios es todopoderoso, es todo Amor, Dios es Sabio. Lo que temes, las tentaciones que tienes son parte del plan de Dios, confía en Él.

La gente sufre porque pierde la vida de fe, porque creen que no necesitan a Dios, que ellos pueden solos, y lo ignoran. Tenemos que ser auto críticos. La perversión siempre es la perversión de algo o alguien bueno. El primer reto es ser hombre de principios, de convicciones, y eso implica varios pasos: buscar la verdad, encontrarla y –una vez encontrada- comprometerse con ella. Para buscar la verdad desinteresadamente hay que vivir los Diez Mandamientos, que son de ley natural, es decir, todos saben lo que está bien o mal, si no se han involucrado con el corazón en una mala conducta previa.

Los verdaderos amigos no son perfectos pero son héroes, como Sam, el personaje de El Señor de los Anillos. Los cristianos pensamos que Jesús es perfecto Dios y perfecto hombre. Si el sentido de la vida es llegar a ser santos, todo adquiere sentido.

Algunas ideas fueron tomadas de la conferencia impartida por Peter Kreeft, de Boston College, en el norte de Estados Unidos: Becoming a saint.

Los padres de Alfie Evans pierden su última batalla legal en el Reino Unido

Se trata de un caso «desesperadamente triste» pero «debemos afrontar los hechos», afirma la sentencia del Tribunal Supremo, que niega a los padres del bebé la posibilidad de buscar tratamiento médico para su hijo en Italia

El Tribunal Supremo del Reino Unido denegó este viernes a los padres del bebé de 23 meses Alfie Evans, que sufre una enfermedad cerebral degenerativa sin cura, el derecho a apelar la decisión judicial previa de que su hijo sea desconectado del soporte artificial que le mantiene vivo.

La máxima instancia judicial británica ha rehusado considerar por segunda vez el caso presentado por ambos progenitores, Tom Evans, de 21 años, y Kate James, de 20, que esta semana perdieron en la Corte de Apelaciones un recurso para poder trasladar a su hijo a Roma, con el objetivo de que siga recibiendo tratamiento.

Al ser denegado ese traslado, pidieron que se vuelva a estudiar su caso bajo el argumento de que su hijo está «detenido» de forma ilegal en el hospital Alder Hey Children’s de Liverpool (Inglaterra), una petición que fue rechazada por el Supremo, que cerró el camino para recurrir a otras instancias.

«El hospital debe ser libre para hacer lo que se ha determinado que es mejor en el interés de Alfie. Esa es la ley en este país. Ninguna petición a la Corte Europea de Derechos Humanos en Estrasburgo puede o debería cambiar eso», dice el dictamen del Supremo.

Los padres del bebé ya habían perdido una primera ronda de su batalla legal, que pasó por el Tribunal Superior británico, la Corte de Apelaciones, el Supremo y la Corte Europea de Derechos Humanos.

Los médicos consideran «irreversible» la dolencia de Alfie, que se encuentra en estado «semivegetativo» por causa de una enfermedad degenerativa que ha «erosionado» su cerebro, aunque no ha sido diagnosticada de forma concluyente.

El Supremo ha ratificado asimismo el plan expuesto por los médicos ante la Corte de Apelaciones para poner fin al tratamiento del bebé y acabar con su vida, un plan del que no se difundirán detalles para preservar la privacidad de la familia.

Los jueces admitieron que se trata de un caso «desesperadamente triste, especialmente, por supuesto, para los padres de Alfie», que «quieren hacer todo lo que esté en su poder para mantenerlo vivo».

«También es triste para las personas que han estado manteniendo con vida a Alfie durante tanto tiempo, los médicos y las enfermeras del hospital Alder Hey», señala la decisión divulgada por el Supremo.

«Tanto ellos como nosotros debemos afrontar los hechos. Alfie parece un bebé normal, pero la opinión unánime de los médicos que le han examinado y han visto los escáneres que se le han hecho es que prácticamente la totalidad de su cerebro ha sido destruido. Nadie sabe por qué», argumentan los jueces.

La dolencia que sufre el bebé «significa que Alfie no puede respirar, comer ni beber sin un tratamiento médico sofisticado», agrega el escrito con la decisión judicial, que subraya asimismo que «no hay esperanza» de que el bebé «nunca vaya a mejorar»

Categorías:Enfermedad, Familia, Mundo Etiquetas:

“papá a tiempo completo”

Rick Moranis abandonó Hollywood al enviudar

Estaba en la cima de su carrera, con éxitos como “Ghostbusters”, pero el cáncer de su esposa hizo que cambiara sus planes.

Es uno de los grandes actores de comedia de Hollywood y sus actuaciones en las películas de los años 80 siguen siendo memorables: “Ghostbusters” (1984), “La pequeña tienda de los horrores” (1986), “Spaceballs” (1987), “Cariño, he encogido a los niños” (1989)…

Rick Moranis hizo una carrera sólida y a la vez fulgurante en poco tiempo. Cada estreno en las salas de cine era un éxito de taquilla: cientos de millones de dólares se consiguieron gracias, en gran parte, a sus interpretaciones desternillantes.

En 1986 conoció a Ann Belsky, una diseñadora de vestuario. Él tenía 33 años y ella 30. Se casaron y tuvieron dos hijos.

La fama de Rick iba creciendo pero a su esposa le detectaron un cáncer de mama y falleció en 1991.

Rick entonces se encontró ante un dilema: su carrera profesional de éxito pero absorbente o el cuidado y la educación de sus hijos. Y decidió que sus hijos iban a ser lo primero, de modo que no tuvo problemas en optar por ser un “papá a tiempo completo”.

“A la gente le pasan cosas cada día y van cambiando y reajustando sus vidas en función de eso. Yo soy padre soltero y no podía con todo“, aseguraba Moranis a una revista cuando se supo que había rechazado el papel protagonista de varias comedias.

Oficialmente no está retirado, pero la realidad es que ha aparecido en contadísimas ocasiones, como es el caso de “Los Picapiedra” en 1996.

Ha editado dos álbumes de canciones de comedia y ha puesto su voz a unos pocos anuncios de radio. Eso es todo como artista.

Su objetivo es “que mis hijos sintieran desde el primer día que tenían un hogar, que al llegar a casa encontraran música, luces y un agradable olor que salía de la cocina“. “Siempre he querido que nuestra casa fuera un hogar, un lugar agradable donde quedarse”. Y lo ha logrado.

“Ahora aplico la creatividad a mi casa y a mis hijos”

“¿Echa de menos ser creativo?”, le preguntaron recientemente. “En absoluto”, dijo. “Yo no he cambiado, así que mi creatividad la aplico a mi casa y a mis hijos. Lo único que he hecho ha sido cambiar el foco de interés”.

Rick Moranis sigue viudo y ahora, cuando ya sus hijos ya han alcanzado la mayoría de edad, no parece que esté interesado en volver a los escenarios (cosa que el público le agradecería enormemente). Sí, en cambio, despliega su magnetismo en ayudar a los demás: una noche, el año pasado, ofreció un show (y era la primera vez que lo hacía en décadas) en un concierto benéfico a favor del sobrino de un amigo, que es paralítico.

No me arrepiento de las decisiones que he tomado respecto a mi  familia”, ha manifestado. “Mi vida es maravillosa”.

Categorías:Enfermedad, Familia, Mundo Etiquetas: ,

Jennifer López y el amor de madre

 

Para la diva del pop los hijos están siempre primero

Más allá de su carrera como cantante, bailarina y actriz, Jennifer López destaca la maternidad como lo primero en su vida y el amor de madre como uno de los tesoros más valiosos.

En una entrevista para Univisión Jennifer contó su experiencia sobre la maternidad y explicó lo que aprendió de su mamá al momento de ser madre, a comprenderla mejor y apreciarla más.

Emocionada relataba el recuerdo que tenía de su madre Guadalupe Rodríguez.

Cuando los hijos de la cantante tenían sólo 2 años de edad, ella le había dado a Jennifer una carta diciéndole “lo te sientes por Emme y Max, yo lo siento por ti”.

La actriz dijo que hasta ese momento nunca lo había pensando antes, pero las palabras de su madre la tocaron profundamente.

“Ese amor que yo tengo por ellos, donde una quiere hacer todo lo bueno para ellos, amarlos y hacer el mundo perfecto para ellos… eso es mi mamá”.

Por eso Jennifer piensa que más allá de las fricciones o conflictos que puedan existir, el amor de una madre siempre será algo único.

“Siempre hay conflicto, pero ese amor es uno en la vida”. “Ahora disfruto de ello. De adolescente me volvía loca, pero ahora pienso lo increíble que era ella”.

También marcó el valor de su mamá al pensar que la había criado a ella y a sus hermanas aun siendo muy joven y sin ayuda; una tarea para nada sencilla. “Yo tengo ayuda. Ella no tenía nada. Por eso tengo un gran respeto” (hacia ella).

Pero más allá de que Jennifer sí cuenta con gente que le ayuda hoy, su familia y una niñera cuando está trabajando, considera que la maternidad no es una tarea fácil, y más aún para una mujer que se encuentra sola.

Ante las dificultades que enfrentan muchas madres le preguntaron ¿cómo conciliaba la vida profesional con la personal? ¿cómo podía ser madre y al mismo tiempo dedicarse a lo que le gusta hacer?

Jennifer dice que aunque no sea fácil, su clave para llevar adelante la carrera con equilibrio es poner primero a sus hijos y a la familia.

“Si uno pone a los hijos primero todo va a funcionar. (…) Cuando uno termina el trabajo, no se va de fiesta ni de paseo. Vuelve a casa con sus hijos” .

Sin lugar a dudas la maternidad supone un gran cambio a cualquier mujer. Para Jennifer López es un cambio que vale la pena. “La maternidad me cambió totalmente: la manera de ver el mundo entero, la vida y el amor en todo. Ellos me salvaron”.

Categorías:Familia, Mundo, Testimonio Etiquetas:

Logra tener “calor de hogar”

Hace más de cuatro años fui a cuidar a mi madre que tenía 94 años. Una doctora muy linda me dijo: “Pero tú no sabes cuidar enfermos”. Yo le dije: “Mi mamá no necesita que la cuiden, necesita compañía”. Yo llegaba de trabajar y mi madre me decía: “¿Cómo te fue?” o “te cociné este platillo o este detalle que te gusta”, o ella me contaba lo que había leído o algo que tenía en mente. Había calor de familia porque lo creaba ella porque se interesa por las cosas de los otros, y ayudaba a sanos y enfermos. Y eso se transmite y se agradece.

Hay quien no lo puede apreciar suficientemente por egoísmo o por motivos desconocidos, pero en general, todos quieren una familia porque allí se les acepta incondicionalmente. Se les ama, se comparten penas y alegrías, se les orienta, se les escucha, etc. Duele que haya chicos que tienen una crisis o una preocupación y no la cuenten a su padre o madre porque no están cerca, como aquella que estaba embarazada y durante unos días vivió su crisis aislada.

En Europa, algunos hijos no se han preocupado por sus padres porque antes los padres no se preocuparon por ellos. Cuando se ama, sale espontáneo cuidar de los padres o de los abuelitos, porque mucho se ha recibido de ellos. La pobreza más dura en Suecia es la que experimentan los ancianos solos. Muchos no tienen quien los cuide ni con quien conversar.

Cuando todos se interesan por hacer hogar, todos ponen algo de su parte. Por ejemplo: La que pone la mesa se esmera en doblar las servilletas de tela de modo diferente al menos cada mes, para dar un toque nuevo, cosa que no cuesta nada. Hasta en internet lo enseñan.

La familia es un proyecto divino. Y para que esta colaboración en la transmisión de la vida no quedara al vaivén de posibles caprichos, el Señor quiso protegerla mediante la institución natural del matrimonio, elevado luego a sacramento. Pero hoy día. la familia es agredida. Para hacer familia hay que estar en la casa, hay que estar presentes, y acoger a la gente. Si no convivimos con la gente de la casa, nos pasarán desapercibidos algunos detalles que pueden ser significativos para ayudar a la persona, y esto dará lugar al desorden y al desconcierto.

Para que un matrimonio funcione –dice Tomás Melendo-, ha de cultivarse día tras día, como el jardinero cultiva su jardín; el que se casa debe cuidar su amor, que es una realidad viva. Lo propio de lo vivo es que puede permanecer o morir. Si un matrimonio no se quiere más cada día, está en peligro. No se puede “conservar” el amor, ha de crecer. El enemigo más insidioso del matrimonio es la rutina; es perder el deseo de la creatividad original. No hay que perder nunca el deseo de dar algo nuevo o de sorprender al ser amado, en el sentido más positivo.

La orientación de Juan Pablo II es diáfana: «El hombre, por encima de toda actividad intelectual o social por alta que sea, encuentra su desarrollo pleno, su realización integral, su riqueza insustituible en la familia. Aquí, realmente, más que en cualquier otro campo de su vida, se juega el destino del hombre».

Los padres pueden fácilmente caer en la cuenta de que equivocan el rumbo cuando —aun con la mejor de las voluntades— descuidan la atención directa e inmediata a los demás miembros de su familia, para dedicarse a otros menesteres, profesionales o sociales. Los padres deben ver con claridad que la familia resulta imprescindible para el íntegro desarrollo de sus hijos, porque en primer término lo es también para él o ella como cónyuge y como padre o madre.

Hoy día hay muchas tentaciones, muchas solicitudes del maligno. No podemos afrontarlas con nuestras solas fuerzas ¿ por qué? Porque no las tenemos. Allí se requiere fe y oración para salvaguardar la integridad moral. Santo Tomás de Aquino decía: “Señor, dame un corazón jamás seducido, jamás esclavizado de lo que no sea tu amor”.

Benedicto XVI dice: La fe (…) hace bondadosa a la gente. Hemos de constatar que la sociedad, con la evaporación de la fe, se ha vuelto más dura, más violenta, más mordaz. El ambiente se ha tornado más irritable y maligno (Cfr. Dios y el mundo, p. 47). Hemos de lograr un nivel de caridad cristiana. Hemos de trabajar mucho en las bienaventuranzas, vertiente de la misericordia.

El Cardenal Ratzinger narra que Martin Buber describió un atributo del amor divino: el sacar. Dios nos saca de confusiones, de la apatía, de la soledad, del aislamiento. Dios llama a Abraham, lo saca de su tierra y de su familia. Toda persona tiene que hacer su éxodo. Todos tenemos que lograr la independencia; no podemos ser sobreprotectores.

Debemos ser independientes, con una independencia sana, y, al mismo tiempo, tener capacidad de relacionarnos. No cumplo mi misión de amante hasta que no hago lo que debo hacer, hasta que doy todo lo que puedo dar. Todos somos parte de la Gran Familia de Dios. ¿Cómo lograr este enriquecimiento en la vida en familia? Aprendiendo a hablar y a escuchar. Es necesario que los padres encuentren tiempo para estar con sus hijos y hablar con ellos. Los hijos son lo más importante. Hay que encontrar tiempo para escucharles y establecer una relación amigable con ellos. Para que exista comunicación hay que saber escuchar, es la primera condición y tal vez la más difícil porque estamos muy llenos de nosotros mismos.

Categorías:Familia, Medicina, Mundo, Testimonio

Cómo hablar con nuestros hijos Adolescentes

Categorías:Educación, Familia, Mundo Etiquetas: