Archivo

Archive for the ‘Familia’ Category

Jennifer López y el amor de madre

 

Para la diva del pop los hijos están siempre primero

Más allá de su carrera como cantante, bailarina y actriz, Jennifer López destaca la maternidad como lo primero en su vida y el amor de madre como uno de los tesoros más valiosos.

En una entrevista para Univisión Jennifer contó su experiencia sobre la maternidad y explicó lo que aprendió de su mamá al momento de ser madre, a comprenderla mejor y apreciarla más.

Emocionada relataba el recuerdo que tenía de su madre Guadalupe Rodríguez.

Cuando los hijos de la cantante tenían sólo 2 años de edad, ella le había dado a Jennifer una carta diciéndole “lo te sientes por Emme y Max, yo lo siento por ti”.

La actriz dijo que hasta ese momento nunca lo había pensando antes, pero las palabras de su madre la tocaron profundamente.

“Ese amor que yo tengo por ellos, donde una quiere hacer todo lo bueno para ellos, amarlos y hacer el mundo perfecto para ellos… eso es mi mamá”.

Por eso Jennifer piensa que más allá de las fricciones o conflictos que puedan existir, el amor de una madre siempre será algo único.

“Siempre hay conflicto, pero ese amor es uno en la vida”. “Ahora disfruto de ello. De adolescente me volvía loca, pero ahora pienso lo increíble que era ella”.

También marcó el valor de su mamá al pensar que la había criado a ella y a sus hermanas aun siendo muy joven y sin ayuda; una tarea para nada sencilla. “Yo tengo ayuda. Ella no tenía nada. Por eso tengo un gran respeto” (hacia ella).

Pero más allá de que Jennifer sí cuenta con gente que le ayuda hoy, su familia y una niñera cuando está trabajando, considera que la maternidad no es una tarea fácil, y más aún para una mujer que se encuentra sola.

Ante las dificultades que enfrentan muchas madres le preguntaron ¿cómo conciliaba la vida profesional con la personal? ¿cómo podía ser madre y al mismo tiempo dedicarse a lo que le gusta hacer?

Jennifer dice que aunque no sea fácil, su clave para llevar adelante la carrera con equilibrio es poner primero a sus hijos y a la familia.

“Si uno pone a los hijos primero todo va a funcionar. (…) Cuando uno termina el trabajo, no se va de fiesta ni de paseo. Vuelve a casa con sus hijos” .

Sin lugar a dudas la maternidad supone un gran cambio a cualquier mujer. Para Jennifer López es un cambio que vale la pena. “La maternidad me cambió totalmente: la manera de ver el mundo entero, la vida y el amor en todo. Ellos me salvaron”.

Categorías:Familia, Mundo, Testimonio Etiquetas:

Logra tener “calor de hogar”

Hace más de cuatro años fui a cuidar a mi madre que tenía 94 años. Una doctora muy linda me dijo: “Pero tú no sabes cuidar enfermos”. Yo le dije: “Mi mamá no necesita que la cuiden, necesita compañía”. Yo llegaba de trabajar y mi madre me decía: “¿Cómo te fue?” o “te cociné este platillo o este detalle que te gusta”, o ella me contaba lo que había leído o algo que tenía en mente. Había calor de familia porque lo creaba ella porque se interesa por las cosas de los otros, y ayudaba a sanos y enfermos. Y eso se transmite y se agradece.

Hay quien no lo puede apreciar suficientemente por egoísmo o por motivos desconocidos, pero en general, todos quieren una familia porque allí se les acepta incondicionalmente. Se les ama, se comparten penas y alegrías, se les orienta, se les escucha, etc. Duele que haya chicos que tienen una crisis o una preocupación y no la cuenten a su padre o madre porque no están cerca, como aquella que estaba embarazada y durante unos días vivió su crisis aislada.

En Europa, algunos hijos no se han preocupado por sus padres porque antes los padres no se preocuparon por ellos. Cuando se ama, sale espontáneo cuidar de los padres o de los abuelitos, porque mucho se ha recibido de ellos. La pobreza más dura en Suecia es la que experimentan los ancianos solos. Muchos no tienen quien los cuide ni con quien conversar.

Cuando todos se interesan por hacer hogar, todos ponen algo de su parte. Por ejemplo: La que pone la mesa se esmera en doblar las servilletas de tela de modo diferente al menos cada mes, para dar un toque nuevo, cosa que no cuesta nada. Hasta en internet lo enseñan.

La familia es un proyecto divino. Y para que esta colaboración en la transmisión de la vida no quedara al vaivén de posibles caprichos, el Señor quiso protegerla mediante la institución natural del matrimonio, elevado luego a sacramento. Pero hoy día. la familia es agredida. Para hacer familia hay que estar en la casa, hay que estar presentes, y acoger a la gente. Si no convivimos con la gente de la casa, nos pasarán desapercibidos algunos detalles que pueden ser significativos para ayudar a la persona, y esto dará lugar al desorden y al desconcierto.

Para que un matrimonio funcione –dice Tomás Melendo-, ha de cultivarse día tras día, como el jardinero cultiva su jardín; el que se casa debe cuidar su amor, que es una realidad viva. Lo propio de lo vivo es que puede permanecer o morir. Si un matrimonio no se quiere más cada día, está en peligro. No se puede “conservar” el amor, ha de crecer. El enemigo más insidioso del matrimonio es la rutina; es perder el deseo de la creatividad original. No hay que perder nunca el deseo de dar algo nuevo o de sorprender al ser amado, en el sentido más positivo.

La orientación de Juan Pablo II es diáfana: «El hombre, por encima de toda actividad intelectual o social por alta que sea, encuentra su desarrollo pleno, su realización integral, su riqueza insustituible en la familia. Aquí, realmente, más que en cualquier otro campo de su vida, se juega el destino del hombre».

Los padres pueden fácilmente caer en la cuenta de que equivocan el rumbo cuando —aun con la mejor de las voluntades— descuidan la atención directa e inmediata a los demás miembros de su familia, para dedicarse a otros menesteres, profesionales o sociales. Los padres deben ver con claridad que la familia resulta imprescindible para el íntegro desarrollo de sus hijos, porque en primer término lo es también para él o ella como cónyuge y como padre o madre.

Hoy día hay muchas tentaciones, muchas solicitudes del maligno. No podemos afrontarlas con nuestras solas fuerzas ¿ por qué? Porque no las tenemos. Allí se requiere fe y oración para salvaguardar la integridad moral. Santo Tomás de Aquino decía: “Señor, dame un corazón jamás seducido, jamás esclavizado de lo que no sea tu amor”.

Benedicto XVI dice: La fe (…) hace bondadosa a la gente. Hemos de constatar que la sociedad, con la evaporación de la fe, se ha vuelto más dura, más violenta, más mordaz. El ambiente se ha tornado más irritable y maligno (Cfr. Dios y el mundo, p. 47). Hemos de lograr un nivel de caridad cristiana. Hemos de trabajar mucho en las bienaventuranzas, vertiente de la misericordia.

El Cardenal Ratzinger narra que Martin Buber describió un atributo del amor divino: el sacar. Dios nos saca de confusiones, de la apatía, de la soledad, del aislamiento. Dios llama a Abraham, lo saca de su tierra y de su familia. Toda persona tiene que hacer su éxodo. Todos tenemos que lograr la independencia; no podemos ser sobreprotectores.

Debemos ser independientes, con una independencia sana, y, al mismo tiempo, tener capacidad de relacionarnos. No cumplo mi misión de amante hasta que no hago lo que debo hacer, hasta que doy todo lo que puedo dar. Todos somos parte de la Gran Familia de Dios. ¿Cómo lograr este enriquecimiento en la vida en familia? Aprendiendo a hablar y a escuchar. Es necesario que los padres encuentren tiempo para estar con sus hijos y hablar con ellos. Los hijos son lo más importante. Hay que encontrar tiempo para escucharles y establecer una relación amigable con ellos. Para que exista comunicación hay que saber escuchar, es la primera condición y tal vez la más difícil porque estamos muy llenos de nosotros mismos.

Categorías:Familia, Medicina, Mundo, Testimonio

Cómo hablar con nuestros hijos Adolescentes

Categorías:Educación, Familia, Mundo Etiquetas:

Se repartieron 10.000 rosarios en su funeral

web3-postigo-family-rosary-kids-chema-testimony-comoserfelizconunodostreshijos-facebook

No sólo era padre de 18 hijos sino que invitaba a comer a menudo a un mendigo que conocía por la calle…

Entre Barcelona, donde se celebró en marzo el funeral de Chema Postigo, padre de 18 hijos -15 vivos-, el velatorio y Madrid, se dieron 10.000 rosarios a las personas venidas desde varios lugares del mundo a decir adiós a este padre de familia, marido de Rosa Maria Pich , conocidos por ser la familia con hijos escolarizados más grande de Europa.

Su hermano Miguel, después de unos meses, ha hablado con Aleteia para contar algunos rasgos de su hermano. Cobel le acaba de publicar el libro A mi hermano Chema. La carta que no llegué a escribirte.

– En el libro Chema Postigo parece una persona ideal. No sólo era padre de 18 hijos sino que invitaba a comer a menudo a un mendigo que conocía por la calle. ¿Esto no es demasiado?

Sí, Chema era muy bueno y se notaba en su forma de ser ya desde pequeño, pero eso no impedía que se enfadara; como digo en el libro, era muy competitivo y no le gustaba nada perder en los deportes que practicaba ni en los juegos de distinta índole.

– En más de una ocasión se enfadó de verdad por este motivo.

Chema era una persona fundamentalmente buena, de corazón grande, que con su lucha diaria lo acabó agrandando tanto que ya no le cabía dentro. Una persona buena, atenta a las necesidades de los demás, trabajadora, inteligente –con buena cabeza-, luchador, constante.

– ¿Se imagina su canonización?

En cuanto a la canonización, la verdad es que no tengo ni idea de qué camino va a llevar; ni siquiera sé si se va a iniciar el proceso, por lo que no puedo decirte nada. Lo que sí tengo claro es que la Iglesia es sabia y prudente en todos sus asuntos, pero sobre todo en estos temas, por lo que no creo que se canonice a Chema ni a nadie antes de tiempo.

– Vaya personalidad, la de su hermano. ¿Qué respuesta está teniendo su testimonio?

Son muchos los comentarios que estoy recibiendo de personas que ya han leído el libro y a cada cual le llama la atención aspectos concretos de la vida o personalidad de Chema o de alguno de los personajes que ahí aparecen (Rosa, Carmina, la madre de Chema, Rafael Pich…).

– Su enfermedad fue fulminante, y la aceptó sin más.

En lo que a Chema se refiere, quizá lo que más sorprende es su confianza en Dios y el deseo de cumplir su voluntad. Si todos los que leen el libro dan un paso adelante en estos dos aspectos, Chema desde el cielo estará más que satisfecho. Si de verdad confiamos en Dios y luchamos por cumplir su voluntad nuestra vida –la de cada uno- cambiará.

– La familia Pich-Postigo, desde su perspectiva de hermano y cuñado, ¿qué secreto alberga?

Rosa y Chema han ido haciendo crecer el amor entre ellos, cuidándolo hasta en los detalles más pequeños, “trabajando” el egoísmo de cada uno para que no estuviera por encima del amor, para que los defectos que veían el uno en el otro no ocultasen las virtudes y talentos…

Vale la pena, nos dicen Rosa y Chema, luchar por el matrimonio y la familia. En este campo, yo mismo he tomado buena nota de cosas a aplicar en mi vida.

Categorías:Familia, Matrimonio, Mundo, Testimonio Etiquetas:

Miguel Postigo dedica un libro a su hermano Chema, padre de 18 hijos

19 diciembre 2017 Deja un comentario

Al funeral acudieron 6.000 personas

“A mi hermano Chema: La carta que no llegué a escribirte”, es el título de la obra en el que relata su vida, aspiraciones y su fallecimiento

¿Quién era Chema Postigo? ¿Cómo es posible que su muerte afectara en lo más profundo a multitud de personas, y que tuviera semejante repercusión en los medios de comunicación? Estas son algunas preguntas planteadas por su hermano, Miguel Postigo, y que le han llevado a escribir el libro “A mi hermano Chema. La carta que no llegué a escribirte” (Cobel Ediciones). 

Chema Postigo con su mujer y sus hijos.

Chema no era famoso, no había estudiado una carrera ni había destacado por ninguno de los temas que hoy se llevan: no era rico ni guaperas, ni deportista de élite ni cantante de moda, ni héroe destacado en alguna hazaña social, ni diseñador afamado. ¿Por qué más de 6.000 personas acudieron a su funeral?”, se pregunta Miguel Postigo, el hermano de Chema, el padre con la familia más numerosa de España (18 hijos, tres fallecidos).

En el libro, Miguel relata que entre los funerales de Madrid y Barcelona, y el velatorio, se repartieron diez mil rosarios a modo de recordatorio.“La lectura de este libro hará que nos replanteemos aspectos de nuestra propia vida”, afirma Miguel.

“No puede despedirme de él”

La web de la editorial ofrece un PDF con las 25 primeras páginas del libro en donde el autor descubre sus sentimientos, a la vez que describe los últimos momentos de la vida de Chema Postigo intercalados con momentos alegres y dolorosos de su vida.

“Chema es el séptimo hijo de una familia de catorce hermanos. Padre de dieciocho hijos (los Postigo-Pich). El 23 de febrero de 2017 le diagnostican un cáncer y unos días más tarde fallece dejando tras de sí una historia maravillosa de amor y de entrega”, cuenta Miguel en el libro.

Miguel no pudo despedirse de él y esta es una de las razones por las que le escribe esta carta, a corazón abierto, recordando la vida de ambos y de la familia, y agradeciéndole todo lo que ha hecho por los hermanos.

“Pero los protagonistas de este libro no son mis padres ni mis hermanos. Quiero hablar de Chema, el séptimo de los hijos; justo el anterior a mí. Murió en marzo de este año –2017– con 56 años de edad. Mi hermano no era un superhombre en términos de proezas, grandes obras o cualidades superlativas. Era un hombre muy de a pie”, describe el libro.

“Chema se muere”

Cuando le dieron la noticia “nos quedamos paralizados, pero teníamos claro –al menos yo– que Josemaría se recuperaría. No cabía en cabeza humana que el plan de Dios fuera llevárselo dejando a Rosa viuda y a los quince hijos huérfanos. Era inconcebible. Pero sí estaba claro que había que rezar con fuerza y con fe. No puedo valorar cuantos miles de familias, de personas, de España y de todo el mundo, empezaron a pedir con fuerza a Dios por la curación total y definitiva de Chema”, relata Miguel en el libro.

No se podía creer que su hermano se estaba muriendo, máxime cuando hacía quince meses que se había muerto su hermana María Victoria; “Dios no podía asestar otro golpe de este calibre a mi madre (90 años)  No”, escribe Miguel.

Sin embargo, fue Rosa Pich-Aguilera quien le dio la noticia: “En un aparte, Rosa nos comenta a mi mujer y a mí el último parte médico, de esa tarde: Chema se muere; le quedan días. Tiene el hígado, los pulmones… Probablemente le tengan que sedar pronto” Me tiemblan el corazón… y la fe. Rosa está serena”.

El libro consta de 195 páginas y 6 capítulos: Génesis, Chema, La Carta que no llegué a escribirte, Un ángel, Asombro y Epílogo.

Un proyecto de 2+18

18 diciembre 2017 Deja un comentario

¡¡Chema + Rosa… y 18 hijos!!

 

¡Aviso que éste va a ser uno de mis posts más extensos!: Son una familia extensa, la ocasión lo merece.

Hacía tiempo que quería escribir sobre ellos.

Un poco de introducción

Cuando trabajaba en una universidad de Barcelona, recuerdo parar el coche en el semáforo de Ganduxer con Paseo de La Bonanova y ver múltiples cabezas cruzando de la mano…

¡Sí! ¡Eran los Postigo Pich! Me encantaba verlos… A veces, embobada, el semáforo se ponía en verde y recibía algún que otro bocinazo.
El pasado viernes estrenamos diciembre de la mano de la madre más madre probablemente del mundo: Rosa Pich-Aguilera… ¡¡¡y 18 hijos!!! Junto a Chema, su marido.

¡¡Un proyecto de 2+18!!

A mí personalmente esta familia siempre me había tenido asombrada: ¿Qué pasará en esta familia con tanta gente? ¿Cómo lo hacen para caber todos? ¿Es posible que estén todos tan bien educados? ¿Cómo se organizan? ¿Por qué siempre sonríen? Yo quería saber que se cocía entre bambalinas…
Entonces di con el libro que ha escrito Rosa y comprendí; y puse respuesta a las preguntas que se agolpaban en mi cabeza.

Hagamos un poco de recuento

Algunos de sus hijos han quedado de los primerísimos en un reciente cross de la ciudad. Por tanto, son deportistas. Comenta Rosa que sus hijos son niños muy activos y que cuando los ve movidos les dice “id a subir y bajar escaleras para cansaros un poco”. Rosa, por su parte, juega a pádel una vez a la semana con amigas donde dice que “cojofuerzas para llegar a casa preparada”, porque dice “es importante que mamá tenga también su tiempo”.
Otro de sus hijos, con una sonrisa que enamora, fue abanderado de su promoción del colegio el curso pasado, llevando con orgullo la bandera que cedió muy gustosamente a un compañero que iba en silla de ruedas. Mientras él lo llevaba alrededor de la pista de atletismo, el público no pudimos más que ponernos en pie y aplaudir. ¡Fue emocionante!
Además este pasado verano ha estado en África colaborando en un proyecto en Kenya. Deduzco, pues, que son niños que viven el compañerismo y la generosidad. Y por lo que intuyo, debe ser muy buen amigo, porque al abanderado lo escogen los compañeros de clase y profesorado, si no me equivoco.
Las niñas mayores ayudan siempre que pueden en actividades de un club de niñas. Por tanto, son generosas con su tiempo.
Deportistas, buenos compañeros y amigos, generosos… valores importantísimos para transmitir a los hijos, y esto no ha hecho  más que empezar.

¿Qué se cuece entre bambalinas?

Alrededor de una mesa redonda se cuecen las historias más familiares de los Postigo-Pich Aguilera, premiados en 2015 como La Familia Numerosa del año.
¿Por qué una mesa redonda? “Porque así nos vemos todos las caras. Ves quién viene triste o quién viene contento. Son momentos muy familiares en los que todos hablan, y te cuentan del colegio. Y se les enseña a respetar el turno. A ser educados en la mesa”.

Le pregunto, en plena tertulia, qué valor cree que es el más necesario para transmitir hoy en día a los hijos. Y me responde sin titubear: Servicio. El darse a los demás. Salir de uno mismo”.

También le pregunto por los menús en su casa, y me responde con total cercanía y simpatía que “sobretodo relax”“Hay mamás que hacen menús súper equilibrados y muy pensados, bravo por ellas. Pero nosotros funcionamos de otra forma. A veces tiro de sopa de sobre y mucha pasta, que les llena muchoYa comen de forma equilibrada en el colegio. Las cenas, prácticas”.

Asegura Rosa que hace “una compra al mes online, y pide que se la traigan a casa”. Dice que “cuando llega la compra es una fiesta en casa”. Y añade que “cuando se acaba se acabó y, si hace falta, se tira de latas hasta la próxima compra. Ya procuro ponerlo bonito”. De esta forma enseña a sus hijos a no ser caprichosos.

Aquí os dejo con una entrevista que les hizo el diario El Mundo; muy interesante.

Hay dos veces al año que se reúnen en plan asamblea familiar para otorgar a cada uno su mejora de superación personal y su encargo. “Incluida mamá”, apunta Rosa.
Nos cuenta a modo de anécdota que tiene un hijo que llora mucho y a éste le han puesto de mejora llorar solo 1 vez al día.

En cuanto a los encargos se basa en el dicho de “cada oveja con su pareja. Un mayor se ocupa de un pequeño; y mama supervisa”. “Desde bien pequeños se pueden hacer la cama, ayudar a poner la mesa y muchas cosas más”, afirma Rosa. “La casa es de todos. Todos colaboran”.

Duermen en habitaciones con literas de hasta 4 alturas, intercaladas unas con otras. Una habitación para chicos y otra para chicas. Y nada de líos de sábanas. En casa Postigo usan esas sábanas tipo saco y así luego es más fácil hacerse la cama.

En cuanto a Dios, son católicos. Entre otras cosas, rezan el rosario en familia, entre el turno de comer de los pequeños y el de los mayores. El rosario es un arma poderosa, capaz de detener guerras. “La familia que reza unida permanece unida”, afirma Rosa.

Os invito a seguir su blog https://comoserfelizconunodostreshijos.com o a seguir su cuenta de instagram https://www.instagram.com/comoserfelizconunodostreshijos/?hl=es; donde explica muchas más anécdotas de su numerosa familia.

Y, por supuesto, os invito también a leer su libro, que os sorprenderá por su simpatía y descomplicación: “Cómo ser feliz con 1,2,3 hijos“. Y ella añade “y pasárselo bomba”.

Chema, su marido, decía que el libro era “como el hijo 19”; pues les ha dado mucho trabajo. Han viajado por los 5 continentes hablando del libro y dando cursos de orientación familiar a otras familias. El libro se ha traducido hasta al coreano y en castellano ya va por la 6ª edición.

La última foto en la que estaremos todos
15 días antes de la operación de marcapasos de Carmineta (*), estaba la familia en el colegio de los chicos pues era la Primera Comunión de uno de los pequeños.

– “Tenemos que hacer foto familiar. Va a ser la última foto que nos podamos hacer todos juntos”– afirmó la hermana mayor.

Y se dispusieron a buscar entre la gente a todos los hermanos desperdigados (cosa nada fácil) para poder hacerse la foto. Pero lo lograron.

(*)“Carmi”, como la conocían sus amigos, tenía apenas 22 años. Murió en el verano de 2012, precisamente a raíz de esta operación de marcapasos.
Como nos cuenta Rosa “me despedí de ella con un beso. Lo habitual. Yo me iba a trabajar y mi marido se quedó con ella. Pero me llamó Chema desde el hospital de que algo no iba bien”.
“En principio nadie se muere por una operación de marcapasos, pero mi hija”– apunta Rosa- “tenía las venas como papel de fumar y los médicos no dieron a basto para controlar la hemorragia”.
“Por supuesto a la salida ya teníamos a los abogados dispuestos a poner una denuncia al personal médico, pero no quisimos. Hicieron todo lo humanamente posible. Dios sabe más. Recibimos al cabo de unos días una carta de agradecimiento de parte del hospital que operó a Carmineta. Habían quedado asombrados por todo lo vivido aquellos días”.

“Esos días”, dice Rosa, “la gente que nos venía a ver y a despedirse de Carmineta decían haber tocado el cielo. Pasaron por allí decenas de jóvenes, amigos,… Se lloraba, a la vez que se cantaban canciones con guitarras… Fue desgarrador a la vez que precioso”.

Donaron su cuerpo a la ciencia: “Hemos dicho sí a la vida y a la ciencia”, nos revela Rosa.

Se dice de Carmi que era una mujer “guapa, tenaz, perseverante, vividora, buena amiga (incluso cuando tenía que dar algún toque), fiel, con corazón de madre, responsable...”

img_20171211_160251

Carmineta en su perfil de Facebook

Jesús es muy bueno
Pero éste no ha sido el único mazazo que ha recibido la familia.
Recientemente el pater familias, Chema, falleció a causa de un cáncer de hígado muy agresivo. Un hombre buenísimo al que, desgraciadamente, conocía poco pero del que he oído hablar cosas maravillosas.

Coincidí con el matrimonio en un Congreso que organizaba FEPACE (Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Fomento de Centros de Enseñanza) en Pamplona. Precisamente, Rosa y Chema se conocieron en uno de estos congresos. Los encontré muy pendientes de los que, novatos como yo, íbamos por primera vez a un congreso de estas características.

Sin apenas conocerlo, puedo afirmar que era un hombre entregado y comprometido en los colegios y clubs de sus hijos, en las múltiples conferencias que dio alrededor de España y el mundo entero para formar a otras familias, junto a Rosa.

“Antes de detectarle la enfermedad, en 4 meses recorrimos Corea, China, Bielorusia, Costa de Marfil, Portugal, Italia… para dar a conocer mi libro y formar a otras familias por medio de la Orientación Familiar“.
“La educación es una ciencia. Y hay que aprenderla”. ¿Cómo? “Leyendo y formándose”, nos cuenta Rosa.

“Él ya tenía entonces el cáncer pero aún no lo habíamos detectado. Estaba muy cansado y cada vez más delgado. Había pasado hacía poco por el quirófano para dos operaciones de la espalda, que le había generado algún que otro problema durante su vida. Pero se quejaba poco”, nos confiesa Rosa.
“Sí que en los últimos viajes recuerdo que él, agotado, se quedó en  alguna ocasión en el hotel y fui yo a dar la conferencia que nos habían pedido”.

A su regreso no cesaron las visitas a médicos, pruebas, pero no daban con lo que tenía. Hasta que al fin, el peor de los pronósticos: un cáncer de hígado agresivo y le quedaban apenas dos semanas de vida.

Y entonces surgió espontáneamente esta foto que me encanta por cómo mira Chema a Rosa. Enamorado. Y es lo que en varias entrevistas que les han hecho  no cesaban de pronunciar: “lo más importante es que se quieran papá y mamá”. Una imagen vale más que mil palabras…

Foto de IG de la cuenta Comoserfelizcon1,2,3hijos

Como tips para los matrimonios que la escuchábamos absortos nos dijo:

  • Salir 1 vez al año solos. No hace falta hacer el gran viaje. Rosa recuerda una vez que se fueron a un hotel en la misma ciudad. La cuestión es salir y estar  solos para poder hablar, sin interferencias.
  • Cuidarse; o mejor dicho no descuidarse: hacer deporte, aseo personal…
  • La educación es una ciencia, lo que equivale a formacion: leer, formarse
  • Enamorarse de la vida de familia
  • Reírse cuando hay problemas es muy sano

Actualmente quedan Rosa y 15 hijos. Chema y Rosa, recien casados ya supieron lo que era el sufrimiento y el dolor de perder a dos criaturas. Los dos primeros murieron siendo pequeños por problemas de corazón: “en 4 meses enterramos a 2 hijos”, afirma Rosa. Luego Carmineta… y ahora Chema.

“Pero no hay que tener miedo a la vida, a los hijos”, exclama Rosa. En su libro afirma que lo más triste es la soledad“La vida fértil de la mujer es muy corta. Hay que estar abierto a la vida, viviendo la paternidad responsable”.

A ellos, los médicos les recomendaron no tener hijos. Primero murió el mayor, luego la segunda… Pero ellos decidieron que “en su cama no se metía nadie”, “que era decision de ellos, como matrimonio”. Y apostaron por un tercero, y un cuarto… y hoy viven 15. Y no todos tienen problemas de corazón. “La vida es muy larga para tener hijos. Los hijos son para siempre. Son un don y son de Dios. Nuestra misión como padres es que lleguen al Cielo”.

Un amigo de la familia, cuando se enteró de lo ocurrido a Chema, acudió a visitarlo enseguida; pero Rosa lo frenó: “vaya p…. Otra vez a vosotros no”- decía desesperado. Rosa lo tranquilizó como pudo, pues Chema lo que menos necesitaba era desánimo a su alrededor.

Chema quiso despedirse de cada uno con estas palabras: “Jesús es muy bueno. Nos quiere mucho. Nos quiere junto a Él”. Entre lágrimas también cabe el sentido del humor. Uno de los hijos dijo que fueran pasando un cubo donde poner todas las lágrimas.

Cuando Rosa publicó la enfermedad de su marido en Instagram obtuvo 2,5 millones de visitas; la red se llenó de rezos y ánimos a esta gran familia. Y en cierto modo, Rosa y los niños, sintieron todo el cariño de tantísima gente que, aun sin conocerles, rezaba por Chema. Primero de los más allegados y  conocidos, que eran muchos dada la gran cantidad de viajes que habían realizado, eso sin contar a todos los que se habían sentado alguna vez en la “mesa redonda” de los Postigo (son una familia de puertas hacia afuera). Y, después, los demás que vía Instagram, WhatsApp o cualquier otro medio recibían la noticia al instante de “echar un rezo por Chema”.

El funeral fue masivo, en Barcelona. Algunos medios lo cifran en torno a 6000 personas.

Me dice Rosa que Chema ya está “haciendo de las suyas” en el Cielo y está ayudando a más de una familia en algún asunto.

Le pregunto vía mail, en exclusiva para esta entrevista, dos cosas que me habían quedado en el tintero:
– Rosa, seguro que eres consciente de la difusión y trascendencia que ha tenido la marcha de tu marido… De hecho ha supuesto un acicate para muchas familias, ¿Cómo ves este hecho?

“La muerte de Chema ha sido muy dura y sigue siéndolo, no entendemos pues nuestra inteligencia humana es limitada… Dios sabe más… Sí que es verdad que la marcha al Cielo ha sido como una explosión. Acaba de salir, la semana pasada, un libro de mi cuñado “La carta a mi hermano Chema que no llegue a escribir” de Miguel Postigo. Creo que va a ayudar a muchas personas que están pasando un mal momento o tienen muchas dificultades… Pues mi marido en su propia carne pasó mucho… A veces no entendemos los planes de Dios”.
– Estarás de acuerdo en que a muchos les cuesta especialmente la aceptación del tránsito, ¿cuál ha sido tu secreto para, en medio de tanto dolor, llevarlo con tanta elegancia y alegría?

“Ante el dolor o la cruz tienes dos opciones: o desesperarte o luchar con la ayuda de Dios y salir hacia adelante con esperanza. Dios nos ha creado para que seamos felices aquí en la tierra”.

¡¡Pues adelante familia Postigo!!
Y muchas gracias Rosa por atenderme y por la bonita charla que nos dedicaste el otro día.

Educación sexual en América Latina

16 diciembre 2017 Deja un comentario

¿Qué clase de padres es la que permite que sus hijos vean material pornográfico y aprendan al detalle todo lo relativo a las perversiones sexuales? son aquellos que no están al tanto de lo que les enseñan a sus hijos en las escuelas, con nuevos textos de “educación” sexual, con sitios de internet y con historietas ilustradas.

Actualmente los niños están bombardeados con imágenes de sexo – en la TV, en el cine, en la música y por sus compañeros-, pero quizás los mayores violadores son los que les dan instrucción sexual sin una base moral.

Éstos empiezan por dar una explicación de la biología humana básica, como en el caso del libro de 5o. de Primaria recientemente publicado, donde todo parece inocente; pero así empiezan para luego dar grandes zancadas para describir al detalle toda actividad sexual imaginable. ¿Es esto educativo? Exploremos lo que sucede en la mente de un niño o de una niña cuando es explícitamente enfrentada con material sexual.

Todos nacemos con un sentido natural de la decencia, con un conocimiento básico de la diferencia entre el bien y el mal y, en consecuencia, con el poder de dominar nuestras pasiones desordenadas. Pero un niño puede ser seducido a través de la intimidación o choque (shock); precisamente es el tipo de conmoción o shock que un niño experimenta cuando le ponen delante gráficamente material sexual.

El tipo de orientación que reciben puede confirmar lo que su conciencia les dicta y mantenerlos en el camino recto; pero si esa orientación no es la correcta, puede debilitar y corromper su conciencia, y, en este caso, ésta llega a ser una fuente de corrupción para sí mismos, porque tratarán de justificarse, en vez de reconocer lealmente que se han equivocado.

Si vence la información dada a destiempo, una vez que los niños han sido separados de lo que su voz interior les dicta, van a depender en exclusiva de ese seductor que los guiará inflexiblemente. Bajo la bandera de “educación”, los llevan hacia experiencias sexuales que conducen al embarazo adolescente, al aborto, a las enfermedades mentales y físicas y/o a problemas emocionales.

Un niño metido en el mundo adulto de la sensualidad se enfrenta a dos opciones: a una expresión enfermiza de sus impulsos, o a una represión enfermiza. Un niño de diez años que ha sufrido esta conmoción, se da cuenta que su mente está fija en imágenes sexuales, y se siente impulsado a su manifestación externa.

Si un niño es estimulado sexualmente, su fragilidad no le permitirá enfrentarse al gigante de la sensualidad, lo que le llevará a vivir en una pesadilla, junto con una paralizante fijación a fantasías sexuales, lo que excluye de paso su interés por el estudio y el trabajo.

Una vez que un niño ha sido estimulado, gira en torno a los “expertos” que le han dado información sexual, quienes le dicen que. todo nuevo impulso es normal; que todo está permitido bajo el motivo de la expresión personal, y así van deformando su conciencia.

Los niños son extremadamente vulnerables a esas ideas -especialmente cuando son presentadas por adultos que detentan la autoridad- porque el niño aún no ha desarrollado el espíritu crítico ni la habilidad de protegerse de esas influencias.

Actualmente las clases de educación sexual amplia o comprehensiva son una variante del abuso de niños, ya que destrozan sistemáticamente la modestia natural de los infantes, tira sus barreras protectoras contra lo obsceno. Ello viola el alma infantil. Estos grupos seducen a la gente joven, para llevarles al sexo prematuro, y luego explotan esa caída dándoles los medios para que sus víctimas crezcan adictos a justificaciones, a excusas, a anticonceptivos y al aborto. Algunos cultivan así el futuro mercado para sus productos.

Reducen a los humanos a nivel animal –y eso es fácil cuando el niño es indoctrinado a temprana edad- y después apelan a su base natural, diciendo que el ser humano es corrupto por naturaleza y que lo natural es la polimorfa sexual, cuando ellos son los que han despertado sus instintos y han provocado la desviación. Así, la confianza que el niño pone en sus profesores es traicionada.

Hay sitios de internet donde invitan a niños y jóvenes a tener experiencias homosexuales y a ver escenas pornográficas. Detrás de estos sitios hay una red internacional de explotadores sexuales, comerciales, prostitución y tráfico infantil, que se financia mediante la venta de pornografía infantil y juvenil.

Una educación sexual llamada amplia o comprehensiva puede empezar por dar una clase básica de biología, pero pronto promoverá grandes “avances” hasta llegar a la descripción de toda actividad sexual imaginable.

Roy Masters