El silencio de los padres de familia

Antes, los padres de familia educaban, con mayor o menor acierto, pero educaban. Podemos decir que en la actualidad existen muchos casos de miedo a ejercer el mando; ese temor en padres desorientados, es un fenómeno relativamente reciente. Y ese miedo tiene una estrecha relación con el deseo de no sufrir por un lado, y con la falta de información por otro. Expliquemos esto: existe un miedo generalizado al sufrimiento propio y ajeno -fruto quizá del afán de placer que nos invade-; así va ganando terreno una política de concesiones y de claudicaciones en la educación de los menores.

Aristóteles dice que el hombre feliz actuará conforme a la virtud y llevará los cambios de fortuna con sumo decoro. Escribe: «se difunde el resplandor de la hermosura moral cuando un hombre lleva con serenidad muchos y grandes infortunios, no por insensibilidad al dolor, sino porque es bien nacido y magnánimo».

La autoridad es tema clave en educación; el problema radica en que muchos padres y dirigentes no tienen suficiente personalidad y en muchas ocasiones poseen una idea equivocada de la autoridad.

Quizá el resultado más valioso de toda educación sea la capacidad para obligarse uno mismo a hacer lo que tiene que hacer y cuando debe hacerse, le guste o no.

En vez de ofrecer una vida fácil al hijo, conviene capacitarle para una vida dura y áspera. Hay que iniciarlo, sin miramientos de falsa compasión, en los esfuerzos que probablemente tendrá que desarrollar un día.

Mientras la conducta de los jóvenes se encuentra en estado plástico, es necesario que adquieran buenos hábitos: cada pequeño acto, vicioso o virtuoso, deja cicatriz en ellos.

Falta de información

El miedo también se da en los padres por falta de información: no se sabe qué hacen los hijos en el tiempo libre o cuando no se está con ellos, y no se sabe qué se debe hacer en un mundo en constante transformación.

A ese temor a ejercer la autoridad pueden haber contribuido las telenovelas, donde con frecuencia el tema se centra en los reproches de los hijos a los padres; les culpan de sus fallos o fracasos aludiendo a errores que los padres han cometido en su educación, y no reconocen que buena parte del mal procede del propio corazón.

Paternalismo es «dar el pez y no enseñar a pescar».

«Si una opción desafortunada significa una cierta desdicha -dice José Maria Cabodevilla-, no hay mayor desdicha para un ser humano que haberse habituado a que se lo den todo elegido».

AUTORIDAD y PRESTIGIO

Los padres tienen autoridad por el hecho de ser padres; pero la autoridad se mantiene, se pierde o se recobra por el modo de comportarse. No será real si falta prestigio.

La palabra «prestigio» puede resultar ambigua. No es lo mismo el prestigio de un deportista, de un profesor o de un padre de familia. ¿Cómo se tiene prestigio con los hijos? por el modo de ser, esto es: por el buen humor, la serenidad y la naturalidad. Hay diferentes estilos de buen humor, pero todos se apoyan en el optimismo y en saber esperar, que se concreta en decir: confío en que podrás, espero cosas buenas de la bondad de tu corazón.

El optimismo, la serenidad y la confianza aseguran las mejores condiciones para’ actuar con firmeza y con flexibilidad, con suavidad y con fortaleza: SUAVITER ET FORTITER, como decían los antiguos romanos.

La palabra autoridad deriva de auctoritas, que significa la fuerza que sirve para sostener y acrecentar; auctor es el que sostiene una cosa y la desarrolla. La palabra autoridad ha conservado las significaciones clásicas de crédito, garantía, poder y prestigio.

Tienen prestigio los padres que son muy comprensivos y muy flexibles, pero que a la vez son capaces de mantener en lo sustantivo una línea de actuación, sin dar bandazos, graduando la exigencia según las circunstancias, sin dejar nunca de exigir y de exigirse a sí mismos la mejora.

Desprestigian la solemnidad y el dramatismo, el echar en cara, el lamentarse, los juicios temerarios y el mal humor.

La autoridad es virtud, valía, prestigio; es la ciencia y la eficacia de una persona en un asunto, reconocida por otras personas. La autoridad no es independencia, sino servicio, no es majestad sino excelencia. La autoridad pertenece al reino de la calidad.

En cuanto al modo de ejercerla, la autoridad trata de convencer, de comprobar su validez; recurre al diálogo como instrumento de gobierno y acepta, en un clima de libertad, el compromiso de cada una de las partes con la verdad.

EL PRESTIGIO DEL OTRO CONYUGE

La autoridad vista como servicio debe gastarse, en primer lugar, en fomentar el prestigio del otro cónyuge. La vida matrimonial no es una competencia donde al final se verá quién gana. No, es armonía, colaboración, o al menos así debe serlo. Cualquier delicadeza es poca en este sentido. Hay sugerencias que ayudan a los hijos a descubrir valores en su padre o en su madre que les habían pasado inadvertidos. Hay también silencios inoportunos y omisiones, que pueden hacer sufrir inútilmente.

Existe una sobreestimación exagerada de las frustraciones infantiles. Por miedo a que el niño se traume se le evitan esfuerzos, sufrimientos y obstáculos, que forjan su carácter. Más adelante la vida por si misma se los presenta, no saben enfrentarse con ellos… y es entonces cuando en verdad corren el peligro de traumarse.

Lo normal es que en la vida humana haya dolor; cuando a un niño se le protege en exceso, es difícil que sea maduro y que se valga por sí mismo.

Si un padre desautoriza a su esposa ante el hijo, la función se degrada. En cambio, la potenciación de la autoridad del otro se puede hacer destacando un detalle, en esas conversaciones privadas con cada hijo: «Te has fijado en…» y se menciona un hecho edificante o se destaca una virtud. Y a continuación, se pasa a otro asunto. Hay cosas dichas como de paso que ayudan a quererse más, a establecer una base más sólida para el ejercicio de la autoridad. En resumen se podría decir. “Más vale educar con deficiencias que no educar”.

Defendamos a la Eucaristía

¿Qué hay en el Corazón de Jesús? Nostalgia por los que nunca van a verle a los Sagrarios y agradecimiento por los que van a hablar con Él. Deseamos ardientemente ser amados, pero no se nos ocurre buscar ese Amor verdadero en las Iglesias, donde una lamparilla indica que está el Santísimo Sacramento.

En la Eucaristía “sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos”, como diría Antoine de Saint-Exupéry (El Principito, cap. 21). Significa que el verdadero valor de las cosas no siempre es evidente

En la Eucaristía, Jesús nos da un amor desbordante. Jesús es luz del amor, todo lo que dice o hace lo hace por Amor. La Eucaristía es el Corazón de la fe, es el prodigio del Amor. Él nos llama con su Amor, para que luego lo difundamos.

La Virgen nos dice palabras de amor y de esperanza y pide rezar por los no creyentes. ¿Y quiénes son ellos? Los que no tienen a la Iglesia como Madre y a Dios como Padre. Los que dicen que no tienen pecados son no creyentes. No existe ningún hombre que no necesite acudir al Sacramento de la Reconciliación.  La confesión es muy importante. Los no creyentes son hermanos nuestros que tienen necesidad de nosotros. Debemos abrir nuestro corazón a ellos. La Virgen María llora lágrimas de sangre por ellos, porque son sus hijos también.

Tuvimos mártires en nuestra historia, de la que somos herederos. Somos lo que ha fructificado de esa semilla puesta por los mártires; por ello, hemos de entronizar la Eucaristía en nuestro corazón, en nuestra parroquia, en nuestros pueblos.

María desea reclutar almas fieles para esta defensa de la Eucaristía. La abominación de la desolación sería la abolición de la Eucaristía. Tenemos que defender la Eucaristía en nuestra propia vida. Dios nos pide llevar una vida limpia y, si no lo está, confesar nuestros pecados en el Sacramento de la Reconciliación. Vistiendo con indumentaria indecente podemos profanar la Eucaristía. El “ejército de los profanadores” ya está preparado, nos advierte nuestra Madre Santa María.

La Agenda 2030, preparada por la ONU, pretende destruir la civilización cristiana y construir una nueva sin Jesucristo. Como dijo el hombre que sabía más del Nuevo Orden Mundial, el Padre argentino, Juan Claudio Sanahuja, fallecido hace 5 años: “Quieren destruir cinco mil años de civilización”. Por eso hay que tener el corazón trabajando, amando. Hay que ser creativos para ayudar a que la gente encuentre al Señor.

Jesús se ha quedado de manera física entre nosotros. No nos puede dar igual comulgar que no comulgar, adorar que no hacerlo. No dejemos solo a Jesús en las capillas de adoración, para amarlo más y para evitar las profanaciones.

Cuando se cerraron las iglesias, en Polonia los fieles se pusieron a rezar fuera de ellas, entonces las abrieron y las iglesias estaban llenas.

Jesús le dijo a una vidente de Madrid: “Si no se hace la suficiente adoración, quizás no se lleguen a cumplir todas mis promesas”.

Estamos en tiempos difíciles, por eso lo mejor es ir a participar en la Santa Misa a diario, y sino, al menos hacer las comuniones reparadoras de los primeros viernes. Otro modo de reparar es rezando el Rosario en familia, y también, que haya la mayor pulcritud en el altar donde se celebra la Misa y en el alma de los participantes en ella.

Estamos en una hora gloriosa que lleva a la resurrección de la Iglesia, para ello, Dios quiere la eucaristización de la Iglesia. Los sacerdotes deben de tener mucha fe en Jesús sacramentado, y de allí sacarán fuerza y energía para su ministerio. Los fieles hemos de poner de nuestra parte para aumentar las Visitas al Santísimo, aunque sean visitas muy cortas, porque la realidad es que la Eucaristía es el centro del mundo. Podemos decir a Jesús: “Vengo con mucha ilusión a verte” o “Jesús, te acompaño. Señor, te amo”. Porque es cierto que, un acto de Amor a Dios borra mil ingratitudes.

El triunfo del Corazón de la Virgen se dará en lo escondido, es decir, se dará en los corazones; en cambio, el triunfo del Corazón de Jesús, no. La fe y la confianza en Dios es la llave que abre el Corazón de Jesús.

Queremos gente joven en las iglesias, parroquias y catequesis. La renovación de las parroquias se hace a través de la adoración eucarística. Los verdaderos cristianos no son normales, ¡son extraordinarios!

El matrimonio con 10 hijos que arrasa en Instagram

Su vida es una aventura de amor. Su día a día con una familia numerosa y su testimonio cristiano en las alegrías y las adversidades ha cautivado a miles de personas en las redes sociales. Les ha convertido en influencers

Irene e Israel se conocieron con 17 y 18 años respectivamente en una Jornada Mundial de la Juventud en Francia. Muy jóvenes experimentaron lo que se conoce como «amor a primera vista», o como dice Israel «nos hicimos tilín desde el principio».

No sabían entonces el camino apasionante que les esperaba juntos. Con muchas alegrías, pero con un amor forjado también a base de dificultades. Tanto que contando su historia y la de su familia han sumado 137 mil seguidores en Instagram.

Una gran familia

Ahora tienen una familia increíble. Diez hijos (la mayor ya en la Universidad y el pequeño, un bebé).

Cuentan la historia de Nazaret, la cuarta, quien murió al nacer. Irene estaba embarazada de 6 meses. Se encontraba mal. La bolsa estaba llena de sangre. Detectaron que Irene tenía cáncer en la placenta. Tuvieron que apoyarse en la oración.

Decidieron no abortar y seguir pese a que les anunciaban que la niña seguramente no naciera con vida. Provocaron el parto bajo recomendación médica. Y así fue.

«Dios nos puso una prueba, la peor situación del matrimonio» – cuenta Israel. Estaban viviendo un proceso de cierto alejamiento de la Iglesia, pero en estos momentos de dificultad vieron que su camino estaba en seguir la voluntad de Dios. «Entendimos que el Señor hace las cosas por algo». 

IRENE & ISRAEL

Fundación Gospa Arts – Canal Católico

El milagro de su tercer hijo

«Con el tercer hijo tuvimos un buen susto» – relata el matrimonio. Fernando nació prematuro «pero dentro de eso las cosas eran normales» – Hasta que le detectaron meningitis bacteriana.

«Nos dicen que iba a fallecer a lo largo del día» – cuenta Irene. «Me senté en el suelo a llorar. Llegó mi hermano a conocer al niño, y cuando se lo cuento no se extraña nada. Algo intuía».

El hermano le relata como su hija, la sobrina de Irene, de excursión ese día en el colegio, recibió una estampita de Teresa González de Quevedo, una monja en proceso de beatificación que había muerto con 19 años de meningitis a principios del siglo XX. Sintió que tenía que traerles esa estampita.

Esa misma tarde, dejaron a los padres entrar a una última visita a la UCI al bebé. Y fueron con esa estampita: «Quedamos en que cuando se produjera el fallecimiento les llamaban». Volvieron a casa e Irene se quedó dormida. Tuvo una especie de revelación, «un sueño muy vivo» en sus palabras que le dieron paz.

Al día siguiente fueron al hospital y escucharon de los médicos: «no sabemos lo que ha pasado, el niño está bien».  

Influencers

Irene tenía como objetivo «normalizar vida de los católicos». «Yo cuento desde el milagro que Dio ha hecho con mis hijos hasta de dónde me compro las botas», cuenta para resumir el contenido de su cuenta. Pero lo que recibe a cambio… «Que gente a la que no conozco de nada me abra su corazón de esa manera… ¡buf!».

Mientras, Israel, en su cuenta todo pasa por el humor y el amor. Lo más gratificante es cuando le dicen cosas como «gracias a vosotros me estoy planteando volver a la fe». Sus cuentas en Instragram son @soyunamadrenormal y @soyunpadrenotannormal

Vídeos sobe la belleza del matrimonio

La historia de la familia de Irene e Israel se puede ver en que es el segundo capítulo del proyecto audiovisual “En las buenas y en las malas”, de la Fundación Gospa Arts. Con ellos pretenden mostrar al mundo la belleza del matrimonio y la familia. 

¿Por qué el Papa ha insistido tanto en que este martes nos unamos todos en oración?

Numerosos santuarios se sumarán a este importante Rosario

El Papa Francisco insiste en la importancia de rezar para que llegue la paz.

Tras el rezo del Regina Coeli de este domingo, el Papa Francisco volvió a invitar a todos a unirse a la importante oración de este martes 31 de mayo, a las seis de la tarde (hora de Roma), en que dirigirá el rezo del Rosario ante la imagen de María Regina Pacis en la Basílica romana de Santa María la Mayor.

El Obispo de Roma dijo: “el último día del mes de mayo, fiesta litúrgica de la Visitación de la Santísima Virgen María, a las 18 horas, en la Basílica de Santa María la Mayor rezaremos el Rosario por la paz, en conexión con numerosos santuarios de diversos países. Invito a los fieles, a las familias y a las comunidades a unirse a esta invocación, para obtener de Dios, por intercesión de la Reina de la Paz, el don que el mundo espera”.

El mes de mayo, que la Iglesia dedica especialmente a la devoción mariana, finaliza el día 31, y el Papa ha querido convocar como un gesto final de confianza en la Virgen el rezo de este Rosario para pedir por la paz en el mundo, y especialmente en Ucrania. Se trata de una cita el martes 31 de mayo, a las 18 horas, en conexión por streaming desde la Basílica de Santa María la Mayor en Roma.

El Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización difunde este rezo y anima a participar también desde los medios de comunicación y en actitud orante. El Francisco Papa rezará esa tarde junto a la estatua de María Reina de la Paz, encargada por Benedicto XV para pedir el fin de la Primera Guerra Mundial en 1918. Es una Virgen que sostiene a un Niño Jesús dispuesto a dejar caer la rama de olivo que simboliza la paz. Como hacen muchos fieles, que depositan flores y notas a sus pies, el Papa depositará una corona de flores a los pies de la estatua antes de dirigir su oración a la Virgen y dejar su intención particular.

María Reina de la Paz, la imagen de la Primera Guerra Mundial ante la que el Papa rezará por la paz este martes 31 de mayo.

En ese encuentro de oración, el Papa se acompañará de representantes de la comunidad cristiana de Roma:

– jóvenes scouts,

– familias de la comunidad ucraniana de Roma,

– representantes de la Juventud Ardiente Mariana,

– miembros del cuerpo de Gendarmería Vaticana y de la Guardia Suiza Pontificia

– feligreses de parroquias romanas dedicadas a la Virgen María Reina de la Paz

– algunos miembros de la Curia Romana.

Participarán en el rosario, rezando algunas decenas, una familia ucraniana, personas relacionadas con víctimas de guerra y un grupo de capellanes militares.

Además, se han comprometido a participar en esta oración santuarios marianos internacionales y santuarios de países en guerra o en grave inestabilidad, que conectarán online para rezar todos juntos.

Estos son los santuarios marianos que adherirán a la oración:

– Santuario de la Madre de Dios (Zarvanytsia) en Ucrania

– Catedral de Sayidat al-Najat (Nuestra Señora de la Salvación) en Irak

– Catedral Nuestra Señora de la Paz en Siria

– Catedral de María Reina de Arabia en Baréin

– Santuario de Nuestra Señora de la Paz y del Buen Viaje

– Santuario Internacional de Jesús Salvador y Madre María

– Santuario de Jasna Góra

– Santuario Internacional de los Mártires de Corea

– Santa Casa de Loreto

– Santísima Virgen del Santo Rosario

– Santuario Internacional Nuestra Señora de Knock

– Santísima Virgen del Rosario

– Nuestra Señora Reina de la Paz

– Nuestra Señora de Guadalupe

– Nuestra Señora de Lourdes.

Los fieles de todas las partes del mundo están invitados a acompañar al Papa Francisco rezando en este Rosario, que emitirán los medios vaticanos (incluirá lengua de signos italiana).

El mes de mayo empezó con la exhortación de Francisco desde su ventana en el Palacio Apostólico pidiendo orar por la paz todos los días de mayo, y citando el sufrimiento de la ciudad ucraniana de Mariúpol, “ciudad de María”, bárbaramente bombardeada y destruida». Y añadió: «Sufro y lloro pensando en los sufrimientos de la población ucraniana y en particular de los más débiles, los ancianos y los niños. Llegan incluso terribles noticias de niños expulsados y deportados».

“Que no se apague la antorcha”

una historia singular del Movimiento Familiar Cristiano

La casa productora Famflix, que a la vez sostiene una plataforma de videos, documentales, series y programas católicos (www.famflix.mx), lanza este 27 de mayo el estreno mundial de la serie documental “Que no se apague la antorcha”, un conjunto de testimonios conmemorativos del 70 aniversario del Movimiento Familiar Cristiano (MFC)

Producido en México, “Que no se apague la antorcha” muestra desde sus orígenes históricos y espirituales la singularidad del Movimiento Familiar Cristiano, “así como de las gracias y bendiciones que Dios ha manifestado a través de él a lo largo de casi 70 años en todo el mundo, impactando a miles de familias que comparten testimonios maravillosos”, según lo anuncia Famflix en su sitio web.

La serie documental, dirigida y producida por Gerardo Villegas (quien, a su vez, encabeza la plataforma Famflix) es conducida por la reconocida comunicadora mexicana Julieta Lujambio; y en ella participan miembros de la coordinación nacional e internacional del MFC. Aleteia habló de este acontecimiento con el propio Gerardo Villegas.

– ¿Qué historia hay detrás de este documental? ¿Cuál es el origen y el desarrollo del MFC?

En el afán de FamFlix de seguir contando historias que inspiren a voltear la mirada a Cristo, nos unimos en un acto de Iglesia con el Movimiento Familiar Cristiano para producir la serie documental «Que no se apague la antorcha», sobre la historia del MFC, uno de los movimientos católicos más grandes en Latinoamérica, y de donde se han desprendido miles de testimonios de conversión, muchos de los cuales se podrán apreciar en la serie documental.

Destaco el testimonio de Don Carlos Aguiar Retes, arzobispo Primado de México, monseñor. Héctor Mario Pérez, obispo auxiliar de la arquidiócesis de México, Lupita Venegas, comunicadora católica, entre otros. Además, contaremos con la participación de presidentes nacionales, ex presidentes mundiales, y coordinadores del MFC que nos ayudarán a que este viaje sea una travesía hermosa.

MANUEL Y ANA

Famflix

– ¿Qué importancia tiene el MFC en la actualidad? ¿Cómo puede un movimiento así enfrentar los embates en contra de la familia?

Ante una sociedad tan golpeada, sobre todo en el núcleo familiar, movimientos como el MFC contribuyen de manera directa en proporcionar alternativas poderosas para encaminar a la unidad familiar a una senda de valores y de felicidad, desde luego poniendo a Cristo al frente, en quien debe descansar nuestra confianza plena.

El MFC cuenta con una estructura sólida y definida en sus procesos de formación y evangelización; lo que ha permitido que a lo largo de casi setenta años cientos de miles de familias alrededor del mundo reciban tal capacitación y formación para fortalecer sus matrimonios y hogares.

– ¿Qué pueden encontrar los católicos que no conocen el MFC en esta serie documental?

FAMFLIX

Famflix

No sólo está dirigida a los miembros del Movimiento, si no a cualquier persona dispuesta a abrir su corazón para conocer una historia capaz de contribuir a enamorarte de Cristo al admirar tantos testimonios que aparecerán. Creemos que los testimonios son poderosos, por lo que cualquier persona disfrutará de una experiencia divina. Además de conocer la estructura de uno de los movimientos católicos más grandes del mundo.

– ¿Cómo se proyecta Famflix en el futuro? ¿Habrá apertura hacia otros movimientos católicos?

FamFlix ha entendido a lo largo de su corta trayectoria que debe mantenerse siempre a la vanguardia en lo que tiene que ver con la industria del entretenimiento digital; por lo que nos entusiasma saber que hay mucho por delante, siempre alineados con el magisterio de la Iglesia Católica y los avances de la tecnología.

Las puertas de FamFlix siempre estarán abiertas de par en par para contar historias de muchísimos movimientos, congregaciones, vidas de santidad, y todo aquello que promueva el Evangelio y los valores humanos.

– ¿Cómo se puede acceder a Famflix y a quién va dirigido esta plataforma católica?

FamFlix está disponible en http://www.famflix.mx y en nuestra app de dispositivos móviles o de Smart TV (Android TV y Apple TV). Famflix, al ser una empresa apostólica sin fines de lucro, ofrece su servicio a un costo sumamente económico. Por ello invitamos a todas las familias católicas a que se suscriban a esta plataforma donde encontrarán cientos de contenidos que harán que su fe se nutra.

Habla la actriz mexicana Teresa Ruiz

protagonista de ‘El milagro del padre Stu’

“He aprendido a confiar mucho en que la vida está llena de personas bondadosas”

Asus 33 años, la actriz mexicana Teresa Ruiz tiene tras de sí una amplia carrera artística, donde ha trabajado con éxito en todas las áreas: televisión, teatro y cine.

Tal ha sido su compromiso con el arte como acto de redención, que se ha sumado al proyecto del productor y coprotagonista de ‘El milagro del padre Stu’, Mark Wahlberg, con quien comparte la mayoría de las réplicas.

Como se sabe, la historia está basada en hechos reales y contiene aristas muy interesantes. Dirigida por la joven debutante Rosalind Ross, y distribuida en cines por Sony con el apoyo promocional de Bosco Films, la cinta se estrenó en salas el pasado 13 de mayo. Por fortuna, ALETEIA ha podido conversar con la simpática intérprete.

– ¿Por qué decidió participar en una producción como ésta?

Porque la historia es muy bonita y creo que ya no se hacen películas con este tono. Ahora hay muchísimas con grandes dosis de acción o cuyas historias son un poco más oscuras, ¿no?

Siento que hay muy pocos guiones que hablan sobre la vocación humana, sobre la grandeza del ser humano, y yo quería ser parte de una historia como las que veía con mis padres cuando era niña.

Esta película me recuerda, por momentos, a filmes como ‘¿Conoces a Joe Black?’ o ‘Cadena de favores’. Siento que son películas inspiradoras y que no se olvidan al paso de los años.

– ¿Qué conocía de la historia de ‘El milagro del padre Stu’?

Nada, la verdad. Tras finalizar la lectura del guion comprobé que estaba basado en una vida real. Y me sorprendió gratísimamente. Además, la narración es bastante fiel a la historia original. Tan solo la película se ha visto salpicada de algún momento más cómico o dramático para potenciar escenas muy concretas.

– ¿Qué le ha llamado la atención de su personaje?

Carmen me gustó mucho. Es una chica honesta y con un corazón muy puro que tiene la capacidad de transformarse, de perdonar, de cambiar lo que ella cree. Me gustan mucho esos personajes. Yo venía de hacer cosas como ‘Narcos’, es decir, un trabajo donde se hablaba de otro aspecto del ser humano. Sin embargo, en ‘El milagro del padre Stu’ pude explorar esa luz y esa bondad con la que a veces nos es tan difícil conectar.

– ¿Tiene referencia de algunos otros casos de conversión como se da en esta película?

No, creo que no. Al final de la película hay un texto que siempre me emociona mucho. Es ese que tiene que ver con el auténtico padre Stu, quien dice: “Todos pasamos por estos procesos de transformación pero que en el caso de Él fue un ejemplo extremo”.

Se me hacen muy bellas esas palabras, porque en efecto sí hay ejemplos de situaciones límite que vale la pena acentuar y darles valor en el cine. No en vano es el camino de todos ¿no? Todos tenemos que transformarnos y todos tenemos que convertirnos en mejores seres humanos para ser felices nosotros y para ser parte de una comunidad que esté en armonía.

051021_STU_KB_14409.jpg

Karen Ballard | Sony Pictures

– ¿Se puso en contacto con usted, o usted con ella, la persona a la que da vida?

No, nunca la encontramos. Pregunté al respecto y Mark Wahlberg me pasó un pequeño audio en el que Stuart habla de que él tenía una novia, y esta novia era una mexicana muy dulce, muy bonita, muy familiar y que él no quería dejarla. Fue uno de sus obstáculos más grandes, como el hecho de haber podido fundar una familia. Pero bueno, Stuart encontró su vocación en otro lado. Así que a partir de esa descripción empezamos a crear al personaje.

– ¿Cómo cree que reaccionará el espectador cuando vea el filme?

He visto la película con mucha gente que no conocía y la risa y el llanto afloraban a partes iguales. Después he ido con mis amigos -no quieren ir sin mí- y a todos les ha tocado la película, les ha dejado pensando: “Ya no se hacen películas que hablen sobre la fe, sobre el amor a la familia”, me dicen. Y es que ‘El milagro del padre Stu’, de marcado tono comercial, sabe combinar muy bien todas las emociones. Es una gran película inspiradora.

– ¿Y qué representa para usted la familia?

He recibido todo el apoyo posible para convertirme en actriz gracias a ella. Cada 10 de mayo viajo a ver a mi madre. Al final del día es lo único que me importa, que mi familia esté bien, que estén sanos, que estén orgullosos de mí. Y creo que muchos mexicanos, latinoamericanos e iberoamericanos tenemos esa conexión tan fuerte con nuestras familias, porque allí es donde empieza todo.

– ¿Qué ha aprendido en todo este proceso?

A confiar mucho. He aprendido a confiar mucho en que la vida está llena de personas bondadosas, a pesar de algunos sinsabores como el hecho de que la película se rodó en tiempos de pandemia. Sin embargo, el equipo al completo a mi alrededor me aseguró que todo iba a estar bien. Y he de reconocer que así fue, me han dado mucho cariño y me han tratado con gran respeto. Todo ello me reconfirma que en la industria del cine hay muchísima bondad.

051021_STU_KB_14069.jpg

Karen Ballard | Sony Pictures

– ¿Cómo fue trabajar con Mark Wahlberg?

Es el mejor en lo que hace. Y una persona tan dulce como generosa. Todo el equipo es parte de su familia. A menudo lo comparo con un buen equipo de fútbol, donde todos saben hacer goles. Así me sentí en ‘El milagro del padre Stu’, donde los pases con el balón son perfectos y donde la experiencia en el cine se hace muy fácil.

– ¿La directora le marcó alguna instrucción concreta para hacer su personaje?

Nos daba muchísima libertad de hacer lo que quisiéramos, de proponer ideas… Tan solo hacía algún ajuste si era muy necesario para mejorar lo que ya llevas preparado. Es una persona inteligente, observadora, que escucha y que sabe muy bien qué tipo de historia quiere contar.

– ¿Cómo se puede transmitir la fe?

Eso lo aprendí también en esta película. Mi personaje tiene una fe inquebrantable. Mientras leía el guion me preguntaba: “¿cómo se llega a esa fe?”. Por eso, para mí hacer este papel supuso un gran reto. Así que lo primero que hice fue indagar en el proceso de entender mi propia fe para poder transmitírsela a Stu y que no resultara un acto violento, teniendo en cuenta que él era ateo.

– ¿Cuál es su opinión sobre los milagros del siglo XX, a tenor de los dos que se aprecian en el filme?

El gran milagro es estar aquí después de una pandemia horrible, donde por fortuna no he perdido a ningún familiar. Y también que, tras año y medio, hayamos podido estrenar ‘El milagro del padre Stu’.

Tener una familia rica en hijos, sueño difícil de realizar

El papa Francisco denuncia que la baja natalidad es «una nueva pobreza» y “es una verdadera emergencia social”.

No nacen suficientes niños para remplazar a los ancianos en muchos países del Occidente. “La belleza de una familia rica en hijos corre el riesgo de convertirse en una utopía, un sueño difícil de realizar”.

Estas palabras del Papa sobre la natalidad fueron leídas este jueves  a los participantes en la segunda edición de los Estados Generales de Nacimiento en Italia, que tuvo lugar los días 12 y 13 de mayo en el Auditorium della Conciliazione de Roma. 

El invierno demográfico “no es inmediatamente perceptible, como otros problemas que ocupan la actualidad, pero es muy urgente: cada vez nacen menos niños, y eso significa empobrecer el futuro de todos; Italia, Europa y Occidente están empobreciendo su futuro”.

El sueño familiar, sustituido por subrogados mediocres

El Papa recuerda que hay muchos jóvenes que quieren tener hijos, pero no pueden, o, a veces, pierden ese anhelo por el camino: “Existe una periferia existencial en Occidente que no se percibe inmediatamente. Es la de las mujeres y los hombres que tienen el deseo de tener un hijo, pero no pueden realizarlo. Muchos jóvenes luchan por realizar su sueño familiar”, aseguró. 

También denuncia que muchas jóvenes parejas “bajan el listón del deseo y se conforman con sustitutos mediocres, como los negocios, el coche, los viajes, la celosa custodia del tiempo libre…”. 

El 266º Sucesor de Pedro considera que abstenerse de tener hijos, es una “nueva pobreza que me asusta”. “Es la pobreza generadora de los que descartan el deseo de felicidad en sus corazones, de los que se resignan a diluir sus mayores aspiraciones, de los que se conforman con poco y dejan de esperar grandes cosas”. 

La baja natalidad es una nueva pobreza 

El problema de la natalidad es una “pobreza trágica, porque afecta a los seres humanos en su mayor riqueza: traer vidas al mundo para cuidarlas, transmitir la existencia que han recibido a otros con amor.” 

“No ver el problema de la falta de nacimiento es una actitud miope – denunció el Papa – ; es dejar de ver lejos, de mirar hacia adelante. Es dar la espalda, pensando que los problemas son siempre demasiado complejos y que no se puede hacer nada”. 

Francisco pide no rendirse ante la falta de nacimientos. Por eso, dijo que le gustaba “el título de su evento, organizado por la Fundación para la Natalidad y promovido por el Foro de la Familia: «Se puede hacer». 

Es hora de dar respuestas reales a las familias

El Papa pide afrontar el tema de la familia y de los nacimientos sin miedo, trabajando juntos, y más allá de “intereses partidistas y las vallas ideológicas”. 

Por eso, “espero que a todos los niveles -institucional, mediático, cultural, económico y social- se promuevan, mejoren y apliquen políticas concretas destinadas a relanzar la natalidad y la familia”. 

El tema de la natalidad – argumenta – “es capaz de unir, no de dividir. Empresas, bancos, asociaciones, sindicatos, deportistas, actores, escritores, políticos, todos juntos para reflexionar sobre cómo volver a ilusionarse con la vida”. 

“Los datos, las previsiones y las cifras son ya conocidos por todos: necesitamos concreción. Es hora de dar respuestas reales a las familias y a los jóvenes: la esperanza no puede ni debe morir de espera. Pido a Dios que bendiga tu compromiso”, concluyó el Papa. 

Qué se necesita para tener un hogar en paz

La paz es el resultado de un compromiso positivo con los demás, y eso comienza en casa.

La semana pasada estaba leyendo una biografía sobre el poeta Rainer Maria Rilke cuando un fuerte graznido estalló detrás de mi silla. Sacado sin contemplaciones de la contemplación poética, dejé caer el libro en mi regazo. Las risitas de los niños pequeños fluían incontrolablemente mientras miraba a mi alrededor confundido. Detrás de la silla, mi hija estaba agachada, tapándose la boca con las manos y pensando que había hecho la broma más graciosa del mundo. No era un pato, era mi dulce y preciosa hija, que interrumpía el tiempo de lectura de papá.

Cada día trato de sacar una hora de tiempo para un libro. Esa hora, digamos, tiene lugar en bloques de tiempo discretos y más pequeños. Escaneo una página. Un niño pequeño cuelga de mi pierna. Hago una pausa en medio de una página para jugar una ronda de escondite. Leí otro párrafo. Mi hija me trae una pelota saltarina. Lanzo la pelota saltarina con ella hasta que la perdemos debajo de uno de los radiadores. Leo otra página. Ella me arrastra afuera en un paseo por la naturaleza durante el cual examinamos hojas y bayas. De vuelta adentro, leo otra página antes de darme cuenta de que tengo que llegar a una reunión de trabajo. Total de páginas leídas: Cuatro.

Con seis hijos, a menudo me encuentro en el ojo de un huracán. Los chicos dan tumbos por la habitación, riéndose y golpeándose, las chicas saltando con alas de mariposa, cantando canciones y bailando. En el corazón de la vorágine, soy una roca. Soy una fuerza paterna que destila constancia y el deseo y el compromiso inquebrantables de sentarme en mi sillón a leer. Solo una. Solo una página.

Las familias son ruidosas y caóticas. Nuestra casa está llena de gritos, risas y risitas. Hay lloriqueos y acurrucamientos, tiroteos fingidos y actuaciones de bailarinas. En medio de todo esto, estoy verdaderamente en paz.

¿Hay paz entre el ruido?

El caos de la familia es, en todo caso, estimulante. Vivir en paz, en mi opinión, no tiene nada que ver con la calma o la quietud superficiales. La paz no es la falta de algo. No es simplemente la ausencia de conflicto, ruido o actividad. La paz es una cualidad tangible. La logramos. Construimos una vida pacífica juntos, como una familia.

Quiero que mis hijos sean amigos, no hermanos que pelean y discuten y eventualmente se separan. A veces esto significa que necesitan ser libres para resolver sus problemas y aprender a negociar y perdonarse unos a otros. No puedo anular sus argumentos e imponer una paz artificial a la situación. No hay atajos para construir una relación genuina.

Espero que mis hijos vivan vidas alegres y felices. Mi deseo es que desarrollen virtudes de humildad y mansedumbre, que busquen activamente vivir en paz unos con otros y con todos los que encuentren.

La verdadera paz se gana con esfuerzo

Vivir en paz no sucede por casualidad. No es tan fácil como exigir que cesen los gritos y las discusiones, o fingir que todo está bien si no es así. Somos como cualquier otra familia. Tenemos peleas. Esos desacuerdos deben abordarse y sanarse, no barrerse debajo de la alfombra. La capacidad de superar el conflicto y emerger con una amistad más fuerte requiere esfuerzo. La verdadera paz se gana con esfuerzo. Es una virtud que hay que practicar y cultivar.

La paz es el resultado de un compromiso positivo con los demás. No siempre soy el mejor en eso, y admito que a veces, cuando estoy desesperado por tener una hora tranquila para leer o estoy cansado después de un largo día de trabajo y no quiero lidiar con conflictos interpersonales, no soy exactamente el portador de la paz en nuestro hogar. Sin embargo, me las he arreglado para darme cuenta, después de muchos fracasos, de que vale la pena esforzarse por lograr una paz genuina. De hecho, cuando estoy cansado e impaciente es cuando más lo necesito. Puede ser un sacrificio dedicarnos a la tarea de hacer las paces, pero descubrí que nuestra familia se ha beneficiado enormemente. El resultado general es un hogar pacífico.

Superficialmente hablando, mi paz y tranquilidad se interrumpen regularmente. Y sí, nuestra familia puede verse envuelta en conflictos personales. Pero a medida que aprendemos a vivir unos con otros, aprendemos a amarnos unos a otros. Puedo decir honestamente que mi vida se basa en la paz de una manera que nunca existió cuando estaba solo. En ese entonces, tenía la oportunidad y el tiempo para hacer lo que quisiera. Nunca tuve que compartir espacio y nunca se me interumpió cuando me disponía a hacer lo que quería hacer. Pero esa paz era demasiado fácil. Le faltó amor. Le faltaba alguien con quien compartirla.

Así que a veces un pato me grazna mientras trato de leer poesía romántica alemana, pero como diría Rilke, las personas que se aman se protegen mutuamente. Así que haré guardia sobre mis hijos, y ellos pueden interrumpirme en cualquier momento con sus risitas y risas, sus peleas y reconciliaciones, su necesidad del tiempo y la atención de un padre. Sobre todo se asienta una paz que trasciende todo entendimiento, guardando nuestros corazones y mentes.

Te cobijaré

«María, Madre casta» a Valeria Copponi el 30 de marzo de 2022

Hijos Míos, la Pascua se acerca, pero si yo les preguntara a cada uno de ustedes qué significa, la mayoría de mis hijos, sobre todo los más pequeños, no sabrían cómo responder, o responderían diciendo: «Es la fiesta cuando encontramos los huevos de Pascua». Mis hijitos, ¿han entendido hasta qué punto mis hijos más pequeños se han alejado? Ciertamente, no es su culpa, sino la de sus padres y madres: pagarán caro por este pecado que ofende a mi Hijo en su crucifixión. Os encomiendo: testimoniad con vuestras obras, sobre todo con la Santa Misa del domingo, con la confesión de las ofensas más graves, particularmente contra la Santísima Trinidad. Les pregunto: cuántos de ustedes santificarán esta enésima crucifixión.[1] de mi Hijo? Nunca como en estos tiempos que ustedes llaman «modernos» mi Hijo ha sido tan ofendido en Su Pasión. Hijos Míos, vosotros que comprendéis cuán grande es nuestro sufrimiento en estos días de Pascua, ofrécenos todos vuestros sacrificios; oren sobre todo por aquellos que están fuera de la gracia de Dios. Aquellos que no entiendan lo importante que es para su vida eterna santificar las fiestas, especialmente en esta Pasionista, llorarán lágrimas amargas. Hijitos, oren durante esta semana, particularmente por la conversión de Mis amados hijos que están crucificando a Jesús por enésima vez. Los amo, hijos míos, y los protegeré bajo mi manto de las guerras de estos tiempos. Que la bendición de Jesús, crucificado y resucitado, sea sobre todas vuestras familias.

Notas

↑1es decir, «conmemoración de la crucifixión de mi Hijo»

Enseñe a los niños a orar

Nuestra Señora de Zaro di IschiaSimona el 26 de marzo de 2022

Vi a la Madre: tenía un manto azul sobre los hombros y un velo blanco en la cabeza con la corona de doce estrellas; su vestido era blanco, sus pies estaban desnudos y colocados en el globo terráqueo, donde se producían escenas de violencia y destrucción. Entonces la Madre cubrió el mundo con su manto y todas las escenas cesaron. Las manos de la Madre estaban entrelazadas en oración y entre ellas había un santo rosario muy luminoso; muchos rayos salían de las cuentas en manos de la Madre, inundando el bosque, y algunos de ellos llegaron a descansar sobre algunos peregrinos. Alabado sea Jesucristo…

Hijos Míos, los amo y les agradezco que hayan venido en respuesta a este llamado mío. Vengo entre vosotros una vez más a través de la inmensa misericordia del Padre. Hijos Míos, una vez más les pido oración: oración por mi amada Iglesia, para que los pilares de sus cimientos no tiemblen y para que el verdadero Magisterio de la Iglesia no sea volcado.

Oré durante mucho tiempo con la Madre por la Santa Iglesia, por el Santo Padre y por todos los que se habían confiado a mis oraciones, luego la Madre reanudó.

Mis amados hijos, hagan una pausa ante el Santísimo Sacramento del Altar, oren y hagan orar a los demás; enseñe a los niños, el futuro del mundo, a orar. [1] Amar y no odiar; justificar y no criticar; hijos míos: el juicio es sólo para Dios. Él es Juez, un Padre bueno y justo, y dará a cada persona lo que se merece: no te corresponde a ti juzgar.

Hijos Míos, los amo. Ahora te doy mi santa bendición. Gracias por haberse apresurado conmigo».

Notas

↑1«El futuro del mundo y de la Iglesia pasa por la familia». —PAPA SAN JUAN PABLO II, Familiaris Consortio, n. 75