Así ayuda Proyecto de Amor Conyugal a matrimonios en crisis

Redacción ACI Prensa

Los esposos José Luis Gadea y Magüi Gálvez son los iniciadores del Proyecto Amor Conyugal, que según define el mismo Gadea es “un proyecto misionero de María para el matrimonio y la familia” que surgió en la Diócesis de Málaga (España).

Gadea explica en una entrevista concedida a HM Televisión que todo comenzó tras una crisis conyugal y un matrimonio amigo les invitó a una peregrinación al Santuario de Fátima.

“Allí tuvimos una experiencia muy fuerte con la Virgen, fue nuestra conversión. La Virgen nos encomendó un proyecto para matrimonios. Muy torpemente nos dejamos llevar por las puertas que la Virgen nos abría o nos cerraba, nos dejamos guiar por ella. Nos llevó a las catequesis de San Juan Pablo II, donde descubrimos la verdad y la belleza del matrimonio”, explica Gadea en la entrevista.

A pesar de haberse casado ilusionados, su matrimonio se había desgastado por la convivencia, el día a día y las diferencias.

“Cada uno intentaba imponer su visión y generaba conflictos. Y recuerdo estar en la cama despierto pensando que esto no tenía solución. Había tal maraña de problemas que no sabíamos cómo resolverlos y cuando lo intentábamos era peor, porque no lo conseguíamos y salían a colación todos las demás problemas y no conseguíamos nada”, recuerda.

Sin embargo, en ese viaje a Fátima, Gadea asegura que “la Virgen se apiadó de nosotros”, “nos dimos cuenta que intentamos resolver los problemas en las ramas del árbol, pero ahí no se soluciona nada, se pueden llegar a pactos, pero no se llega a nada. Hay que profundizar más, ir a las raíces del amor y desde ahí se sana todo lo demás”.

Así José Luis y Magüi comenzaron a vivir lo que San Juan Pablo II decía y su matrimonio comenzó a sanar. “Dio un vuelco impresionante, comenzamos a compartir con otros matrimonios y casi sin querer ni esperarlo nació el Proyecto Amor Conyugal”.

Este proyecto se basa en reuniones, llamadas “itinerarios” para matrimonios, y actualmente también cuentan con un retiro donde “se habla de la verdad del matrimonio y su belleza. Contamos una verdad y después se vive una experiencia relacionada con esta verdad”, precisan.

En el primer retiro que organizaron “vinieron matrimonios de todo tipo, con crisis, cerca de la Iglesia, alejados. Ver cómo salieron fue impresionante”.

Pero este camino de matrimonios, según afirma Gadea, no es sólo de formación sino también de “oración y vida”.

Por eso crearon una web donde publican el evangelio del día con un comentario orientado específicamente a matrimonios “porque es nuestra vocación, nuestro camino de encuentro con el Señor y por eso es importante plantearme qué está diciendo Dios a mí como esposo”.

Otro aspecto del Proyecto de Amor Conyugal es la oración del matrimonio juntos. Según explica Gadea, tratar de “recuperar esa intimidad entre los esposos y con Dios, y rezar juntos es una manera. Construir esa intimidad con Dios une mucho más que cualquier lazo humano”.

También diariamente rezan por la vocación conyugal porque, según afirma, “salvar el matrimonio es salvar la sociedad, la Iglesia y el mundo”.

Para ayudar a vivir la vocación al matrimonio, en Proyecto de Amor Conyugal existe la figura llamada “matrimonios tutores”, es decir, matrimonios que acompañan a otros que están pasando una crisis para enseñarles a vivir esta vocación. “Hay cientos de matrimonios que crecen en su vocación o sanan sus heridas de sus crisis matrimoniales. Ésta es la maravilla que nos ha regalado nuestra madre la Virgen“, explica.  

“Estamos teniendo el privilegio de asistir a un milagro en masa de nuestra Madre, que está haciendo con muchísimos matrimonios alejados y también los que están dentro de la Iglesia, que aunque no lo parezca también hay muchas crisis que quizás no se ven. Hablan con nosotros y se ve que intentan encontrar a Dios por separado y quizás rezan todos lo días, pero el matrimonio no va bien y es porque no saben unir su fe y su vocación”.

Más información sobre este proyecto para matrimonios AQUÍ

¿Qué hacer cuando Dios pide cosas insensatas?

Si creo que es imposible, dejaré de luchar antes de tiempo

Jesús ha estado predicando al puebloEstá oscureciendo. Todos están cansados y tienen hambre. Los discípulos entonces aconsejan lo razonable:

Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado”.

Mejor que cada uno vaya a su casa. Así podrán descansar y comer. Es lo más lógico. ¿Por qué no hacer eso? A menudo tengo claro lo que deberían hacer los otros. Tengo claro los pasos a seguir. Aconsejo con rapidez. Opto por lo sensato. Es lo que de verdad importa. Lo elijo.

Pero Jesús hoy me pide la mayor insensatez. Jesús les dice a los discípulos que hagan lo imposible: “Dadles vosotros de comer”.

Me pide que me ponga manos a la obra para llevar a cabo una empresa imposible. Dar de comer a miles. Salvar la vida de tantos.

Siempre me ha impresionado esta escena. Me asombra que Jesús me pida lo que no puedo hacer. Como si yo pudiera. Tal vez confía más en mí de lo que yo confío. O cree en mis capacidades ocultas.

Tengo claro lo que es imposible, lo he aprendido. Sé lo que puedo hacer y lo que no. La montaña que logro escalar y la que encuentro demasiado alta.

A veces me han metido en el alma ideas que me limitan. Desde pequeño escuché: “Tú no puedes hacerlo”Y me lo he acabado creyendo con el paso del tiempo.

Quiero creer que puedo para ponerme manos a la obra. Si creo que es imposible, dejaré de luchar antes de tiempo. Comenta la sicóloga Mirta Medici:

Que tengas el suficiente amor propio para pelear muchas batallas, y la humildad para saber que hay batallas imposibles de ganar por las que no vale la pena luchar. Que no te permitas los no puedo y que reconozcas los no quiero”.

Quiero llegar más lejos, más alto, más dentro. Quiero ser capaz de lo que ahora me parece inalcanzable. Tantas veces me limito. Pienso que no se puede lograr y no lo intento.

Es que no quiero probar el sabor amargo de la derrota. O el aspecto bochornoso del que fracasa. Quiero triunfar siempre y me pongo metas posibles. Para no desanimarme con las derrotas.

Pero ya no sueño. No confío en cambiar el mundo. Ni a las personas. No creo en el poder imposible del Espíritu Santo en mi vida. Creo sólo en lo que mis manos tocan, hacen, alcanzan. Lo posible me parece más verdadero que lo inalcanzable. ¿Para qué creer en lo que no se puede hacer?

Hoy Jesús me pide que dé yo de comer a miles de hombres que tienen hambre. Quiere que cambie el rostro de este mundo que me cuesta y pesa muchas veces.

Quiere que recorra caminos imposibles, rutas escondidas. Quiere que descubra sendas nuevas y me arriesgue. Quiere, como leía el otro día, que llegue a “entender que por nosotros mismos no somos ni podemos nada. Abandonarnos en una total confianza en Dios para quien nada es imposible, apoyándonos por la fe en su misericordia y su fidelidad”[1].

Quiero aprender a confiar más. Esa palabra que escucho tan a menudo y se me atraganta en el alma. Confiar significa dejar hacer. O hacer convencido de que la victoria final es de Dios, no mía: “Hago lo que puedo, lo demás lo dejo en tus manos”[2].

Esa forma de vivir la vida me da paz.

Es poco lo que puedo hacer. Y siento que mi voz, mi gesto, mi vida, traspasan los límites de mi carne en la fuerza del Espíritu. ¿No lo he visto tantas veces?

Mi orgullo en ocasiones me hace creer que he sido yo. Que mis manos han hecho el milagro. Han dado de comer a muchos. He sido yo el que ha tocado la vida y todo es nuevo.

Soy yo y no soy yo al mismo tiempo. Tengo que querer y ponerme en camino. Tengo que hacer lo que puedo. Tengo que comenzar a andar y los siguientes pasos caerán lentamente sobre el camino.

Hay que dar el primer sí, el golpe decisivo. Ese es el que quiero dar. Me pongo manos a la obra. ¿Cuántas cosas imposibles se abren ante mí?

Pienso en lo imposible que es vivir plenamente un camino de santidad. Es imposible superar mis debilidades cada vez que caigo en mi pecado.

Me duele mi fragilidad para enfrentar la vida y alegrarme de todo lo que Dios me regala. Dios cuenta conmigo para cambiar este mundo que necesita amor. Cuenta con lo poco que yo tengo.

Los discípulos son conscientes de lo poco que tienen: “No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío”.

Cuentan los panes y los peces y ven que no basta. Hacen cálculos humanos, como yo, que soy prudente. Es más sensato mandarlos a casa.

Mi sensatez me dice que no puedo darles de comer. Miro a mi alrededor y veo tanta hambre de Dios, de amor, de plenitud. Veo tanta sed, tantas enfermedades del alma.

¿Qué puedo hacer yo que también tengo sed de hogar, de paz, de amor? ¿Qué puedo darles yo si también soy un mendigo de misericordia? Mis panes, mis peces.

Los cuento una y otra vez pensando que van a aumentar con el paso del tiempo. Pero no es así. Son pocos. No soy mejor que antes. No tengo más que antes. Son los mismos panes, los mismos peces. Toco mi miseria y mi pobreza. Palpo mi indigencia y me conmuevo.

[1] Jacques Philippe, Si conocieras el don de Dios

[2] Tomás Trigo Oubiña, Dios te quiere y tú no lo sabes

Categorías:Religión

El rosario, una sanación de la Virgen y Medjugorje

la tristeza se fue de su vida al traer a Dios

Lourdes Pérez, de Sevilla, ha contado su testimonio de conversión y sanación en Cambio de Agujas, el programa de HM Televisión

Lourdes Pérez, de Sevilla, ha contado cómo se educó en una familia sin práctica religiosa y vivió en una tristeza mundana y sin Dios. El Camino de Santiago, el rezo del rosario y una curación asombrosa por intercesión de la Virgen cambiarían su vida y la sacarían de la tristeza. Lo ha explicado en “Cambio de Agujas“, el programa de testimonios de HM Televisión.

Una familia que ni rezaba ni iba a misa

Se formó en “una familia sencilla, trabajadora”. La familia no iba a misa ni a ella le enseñaron a rezar en casa. Recibió el bautizo y celebró la Primera Comunión, pero en casa no hubo más relación con la fe. 

De niña fue a un colegio religioso donde le enseñaron el Padrenuestro y el Avemaría. Por esa influencia del colegio, de niña adquirió el hábito de rezar el Padrenuestro en casa al acostarse. “Y siempre le pedía al Señor que yo quería ser feliz, siempre. Y pedía también por un abuelo difunto que yo quería muchísimo. Pedía esas dos cosas”, recuerda. 

Adolescencia, alternar fiesta y tristeza profunda

En la adolescencia, pasó a una escuela secundaria que no tenía nada religioso, y ella se volcó en salir con las amistades, llegar tarde a casa, incluso pasar toda la noche fuera y llegar solo de madrugada. Su padre le preguntó, con calma: “¿Te pasa algo, tienes problemas?” Notó que era una llamada de atención. 

empezó a combinar periodos de depresión con abundancia de salidas y fiesta. “Era una tristeza muy profunda. Mi madre me llevó al psicólogo y no me sirvió. El segundo psicólogo la solución que me daba era ir al teatro, a distraer mi mente. Yo sentía que eso no era la solución“.

Llorando en el banco de la iglesia

Lourdes no tenía vida de fe. Pero cuando estaba muy triste, daba largos paseos. Y se acostumbró a acabar los paseos en una parroquia que estaba abierta. “Me sentaba en un banco de la iglesia y allí me desahogaba, venga a llorar, y salía nueva”. Hoy entiende que quien le consolaba y le sanaba era Dios, pero entonces no lo sabía, porque no sabía casi nada de Dios.

Ella seguía con su vida de fiesta, alcohol y trasnochar. Pensaba que la felicidad llegaría con un buen trabajo y independencia económica. No pensaba en casarse, “yo no quería tener un compromiso”. Estuvo viviendo 5 años con un chico, hasta que cortaron. Llegó a tener dinero, coche, casa… Pero eso no le evitaba caer en sus crisis de tristeza. 

Una promesa en el Camino de Santiago… y a rezar

Lourdes fue a hacer el Camino de Santiago. Un amigo suyo había perdido un objeto valioso para él y ella sintió el impulso de hablar con Dios. “Mira, Dios, si mi amigo encuentra este objeto, yo te rezaré el rosario, aunque sea un par de veces por semana”, le dijo.

El objeto perdido apareció, así que Lourdes sintió que tenía que cumplir su promesa. Orar con el Rosario entró así en su vida. “Yo no sabía rezarlo, en realidad, lo rezaba con el Padrenuestro, no con los misterios del rosario“.

“Perdí dos litros de sangre”… un operación muy peligrosa

Cuando llevaba un año rezando así, vivió un momento especialmente duro. Había perdido un trabajo importante para ella, había perdido su relación de pareja y sufrió mucho en una operación médica que salió mal.

“Perdí dos litros de sangre, me tuvieron que hacer una transfusión. Y no bastaba. Había que entrar en quirófano otra vez. Mis padres estaban muy nerviosos, les habían dicho que yo podía perder la vida”. Incluso le hablaron de que en la nueva operación casi seguro tendrían que quitarle el útero, cosa que a la madre de Lourdes le entristecía mucho porque quería nietos.
Lourdes se había traído el rosario al hospital. “Mi madre, al verme el Rosario en la mano, me dijo: ‘pero, hija, ¿tu sabes rezarlo?’; ‘pues, no’. Y mi hermana entró en Internet con el móvil, encontró un croquis y ese fue mi primer rosario bien rezado, como Dios manda“, recuerda.

La operación salió muy bien, no hizo falta extirpar el útero “y de hecho ahora tengo dos hijos”, explica muy alegre. “Soy madre, fue un milagro de la Virgen y estoy en deuda”.

Ahora quería saber sobre la Virgen

Ella siguió viviendo en clave mundana y de pecado un tiempo. Pero algo había empezado a cambiar. Ahora quería saber cosas de la Virgen. Leía algún libro sobre ella. “Mi actual marido me llevó a visitar Lourdes, a visitar al año siguiente Garabandal. Fue un proceso. Pero lo que me marcó fue el santuario de Medjugorje, en Bosnia. ¡Hasta allí tuvo que llevarme el Señor, imagínate!”

Durante un tiempo antes de Medjugorje, buscando más sobre lo espiritual, un conocido le introdujo en “el lado oscuro espiritual, lo oculto, el esoterismo”. “Yo antes desconocía el mundo espiritual, pensé que sólo existía lo visible. Conocí el reiki, me echaban las cartas… todas esas técnicas, que detrás está el demonio. Entré ahí pensando que podía ser feliz. Y en medio de ese cacao la Virgen me llevó a Medjugoje. Antes de Medjugorje íbamos a misa sin comulgar, porque vivíamos en pecado, pero escuchábamos con atención en misa. Y un cura había dicho: ‘cuidado con el reiki’. Pero yo defendía el reiki, lo defendía ante otros peregrinos a Medjugorje”. 

En esas técnicas ella buscaba una paz efímera, puntual, y los problemas seguían, y hasta venían otros, más gordos. 

Confesión y cambio vital en Medjugorje

“Medjugorje es un centro espiritual impresionante, grandísimo, allí la presencia de Dios se palpa. Yo fui con mi mochila bien cargada de pecado. Yo, y mi actual marido, porque entonces vivíamos en pareja. Allí fue mi primera confesión. Rompí a llorar delante del sacerdote. Le conté mis remordimientos, lo que había hecho. Ahí empezó el cambio, porque mi marido me pidió matrimonio allí, en el Monte de las Apariciones de la Virgen”.

“En Medjugorje hice ayuno, lo que la Virgen pedía, y yo pedí luz a la Virgen… y así fue saliendo de esas cosas [esotéricas], con sutileza, poco a poco”.

Tras Medjugorje entendió que tenía que rezar el rosario con el corazón, leer la Biblia, practicar la confesión frecuente… “y eso ya me lo tomé en serio. Yo no puedo bajar la guardia”.

Hoy Lourdes dice: “siempre estaré en deuda, que me faltan días para dar gracias por el bien que me han regalado, Dios y mi madre María“.

A quien tenga inquietudes: “que hable con un sacerdote”

A las personas que buscan “les aconsejaría que se acerquen a una parroquia, que se confiesen, que hablen con un sacerdote, le cuenten sus problemas, e inquietudes, aunque piensen que ‘soy buena persona, no hago daño a nadie’. 

A los jóvenes les anima a formarse, ayudándose de sacerdotes, catequistas y consagrados. “El verdadero sentido de la vida no es dejarnos llevar por el mundo: no seamos borregos. La vida no es hacer lo que te da la gana, sino nuestro deber. Que no tengan miedo, con Dios en el centro no hay que tener miedo del qué pasará, Él nunca me ha defraudado”.

Y concluye: “He encontrado la felicidad y se llama Dios”

Categorías:Medjugorje, Santo Rosario

Cómo hacerse católico

Una guía práctica para curiosos sobre la fe católica

Si bien muchos se inician en la fe católica cuando son bebés, cada año miles de personas tocan las puertas de la Iglesia como adultos. Puede ser un momento de gran alegría para un alma que busca la verdad, pero el proceso de conversión no siempre es claro.

Aquí algunos consejos útiles para curiosos sobre la fe católica que no saben por dónde empezar.

Visita una parroquia cercana

Uno de los primeros pasos para un alma interesada en convertirse en católica es simplemente asistir a una misa dominical en una iglesia local. Puede ser una parroquia donde ya conoces a alguien, o podría ser la única iglesia católica de la ciudad.

Cualquiera que sea el caso, tu viaje hacia la fe católica comenzará en una iglesia en particular. Serás iniciado en la vida de esa comunidad y serás bienvenido al redil del pastor local.

Te invitamos a asistir a la misa, pero como no católico no puedes recibir la Comunión, porque compartir en la Eucaristía está reservado para aquellos que han sido completamente iniciados (recibieron los sacramentos del Bautismo y, como adulto, Confirmación) y están en estado de gracia.

Si no sabes dónde está la iglesia católica más cercana, visita misas.org para encontrar tu parroquia más cercana.

Llama al servicio dedicado al bautismo de adultos

Si, después de asistir a la misa por un período de tiempo, todavía sientes la llamada a unirte a la Iglesia católica, acude a la oficina parroquial para conocer las clases de catecumenado. Llamado en algunos países RICA, se trata del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos.

Es un proceso que imita lo que sucedió en la Iglesia primitiva cuando alguien quería ser bautizado como cristiano. El pastor o el director de educación religiosa te ayudarán a determinar si no estás bautizado o si has sido bautizado de pequeño como católico o como miembro de otra denominación cristiana cuyos bautismos reconoce la Iglesia.

Normalmente, una parroquia comienza las clases de RICA en otoño, aunque a veces los sacerdotes enseñan personalmente a alguien si llegan a mediados del año. La mayoría de los programas de RICA duran de agosto a mayo, mientras que algunos lugares requieren un año adicional.

La Iglesia primitiva tuvo un proceso que podía tomar entre 2 y 3 años antes de que una persona fuera bautizada. El objetivo no era convertir a las personas que no tenían idea de lo que estaban haciendo, sino asegurarse cuidadosamente de que la persona supiera en qué estaban entrando.

El objetivo de estas clases de catecumenado es responder a cualquier pregunta que tenga y darle la plenitud de la fe.

Si, por algún motivo, tienes una mala experiencia o no te sientes preparado, simplemente puedes suspender las clases y continuarlas en otro momento.

Por lo general, se recomienda no volverse católico si uno se siente apresurado o preparado de manera inadecuada. Si tienes dudas, es posible que necesites un tiempo adicional de preparación.

Hagas lo que hagas, ¡no dejes de hacer preguntas! Puede molestar al sacerdote o al instructor, pero es vital que todas sus preguntas sean respondidas antes de dar el gran salto.

Elige un patrocinador/padrino

Ya sea que necesites el sacramento del Bautismo (iniciación completa) o que ingreses a la Iglesia a través del sacramento de la Confirmación, deberás encontrar un católico practicante que pueda ofrecerte orientación espiritual.

Esta persona debe ser elegida no solo por una relación (por ejemplo, la abuela), sino por una fuerte convicción de fe. Deben ser personas en las que puedas confiar y hacer preguntas a medida que avanzas en tu viaje.

Si simplemente no conoces a nadie, pídele al catequista de catecumenado o al sacerdote que te asigne un patrocinador/ padrino. Ellos conocerán a personas en la parroquia que encajarán bien y de esta manera, puedes hacer nuevos amigos en la comunidad parroquial.

¡No dejes de aprender!

Después de pasar por todas las clases de catecumenado y llegar a la Vigilia Pascual para sumergirte en la fe católica, no dejes de aprender más sobre la fe que ahora profesas. Muchos conversos a la fe católica caen por las grietas después de ser iniciados y poco después dejan de ir a misa el domingo.

Convertirse en católico no es un tipo de ceremonia “que se hizo una vez”, sino que es un llamado continuo a la conversión. Es un viaje de por vida y muchos de los que se bautizaron en la fe cuando eran bebés continúan aprendiendo de adultos. El objetivo no es convertirse en católicos “tibios”, sino incendiarse con el amor de Dios.

Entonces, si estás pensando en convertirte en católico, visita una parroquia local y permite que Dios mueva tu corazón y descubra la verdad que estás buscando.

Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un corazón en llamas

Un peregrino de Nueva Jersey captó en la película un milagro eucarístico ocurrido en Venezuela

En el 8 de diciembre de 1991, un sacerdote en el Santuario de Betania en Cúa, Venezuela estaba celebrando una misa. Después de la consagración, notó que el anfitrión comenzó a sangrar por un lado. El sacerdote rápidamente preservó la hostia y la estudió para asegurarse de que era un milagro.
Según Eucaristic Miracles of the World, el obispo local inició una investigación para asegurarse de que no se explicara por algo natural.

Durante la misa hubo numerosos peregrinos que inmediatamente verificaron que el sacerdote no tenía heridas de las que pudiera haber fluido la sangre presente en la Hostia. Además, a partir de los análisis, el resultado concluyó que la sangre del sacerdote no coincidía con la de la Partícula. La Hostia del Milagro fue sometida a algunos estudios especiales, solicitados por el entonces obispo de Los Teques, Pio Bello Ricardo, y los resultados confirmaron que la sangre era sangre humana de tipo AB positivo que coincide con la que se encuentra en la tela de la Sábana Santa de Turín y en la Hostia del Milagro Eucarístico de Lanciano, que ocurrió en Italia en el 750 dC y fue analizada por 500 comisiones de la Organización Mundial de la Salud.

La Hostia  se consagró más tarde en un convento en Los Teques y se dejó expuesto a miles de peregrinos cada año. En particular, un peregrino de Nueva Jersey llamado Daniel Sanford llegó al convento en 1998. Explica lo que sucedió después.

Después de que terminó la celebración [el sacerdote] abrió la puerta del Tabernáculo que contenía la Hostia del Milagro. Con gran asombro, vi que la Hostia estaba como en llamas, y había un Corazón Latiendo que sangraba en Su centro. Vi esto durante unos 30 segundos aproximadamente, luego la Hostia volvió a la normalidad. Pude filmar una parte de este milagro con mi cámara de video.

El video fue enviado al obispo local, quien alentó la difusión del video con el propósito de difundir la creencia en la presencia real de Jesús en la Eucaristía.

Toy Story 4

Con Toy Story comenzó en 1995 un nuevo capítulo en la historia moderna del cine. El primer largometraje completamente animado dirigido por John Lasseter supuso el inicio de una historia de éxitos: 20 títulos, precedidos por otros tantos cortos, que han ido elevando el listón de la animación conforme iban estrenándose.

Pero no solo la técnica era cada vez más perfecta; lo excepcional de los estudios Pixar reside en que los guiones se iban haciendo –con pocas excepciones– más y más complejos. Buena muestra de ello son las siete nominaciones al Oscar al mejor guion original a lo largo de este casi cuarto de siglo. Las peripecias de los juguetes —en particular el vaquero sheriff Woody y el moderno astronauta Buzz Lightyear—, que tienen vida propia sin que lo sepan los humanos, y cuyo fin último reside en hacer felices a los niños, pero que también compiten entre ellos por el favor de sus dueños, tuvo continuación en Toy Story 2 (1999) y Toy Story 3 (2010). Nueve años más tarde, Pixar lanza la cuarta entrega de la franquicia.

Una vez más, la animación supera el listón que Pixar mismo había puesto: por ejemplo, cuando, al comienzo de la película, un coche con mando a distancia se defiende con todas sus fuerzas de ser arrastrado por el barro y las hojas; la escena no solo rezuma dramatismo sino que sorprende por su brillantez visual. Pero el verdadero fuerte de la película, como es la tónica general en Pixar, reside en las figuras, que pueden ser aparentemente muy sencillas como Forky, que la nueva propietaria de los juguetes, Bonnie, ha hecho con un simple tenedor de plástico y un limpiador de pipas. Forky, sin embargo, sufre una crisis de identidad, pues no se considera un juguete, sino basura, por lo que Woody se verá impelido a convencerle del verdadero fin para el que le ha hecho Bonnie.

Otra de las figuras nuevas es una antigua muñeca, Gabby Gabby, que sufre por haber quedado relegada a una tienda de antigüedades, donde nadie le hace caso. Gabby Gabby recuerda en su amargura al oso de peluche Lotso de Toy Story 3; pero mientras que Lotso se deja someter por la desesperación, Gabby es un personaje mucho más ambiguo, que no ha perdido aún toda esperanza. Toy Story 4 está lleno de extraordinarios personajes secundarios; así, el motorista canadiense Duke Caboom, desdeñado desde hace mucho tiempo, pero que tendrá una segunda oportunidad.

Aunque en algunas situaciones, Toy Story 4 recuerde a Toy Story 3, los guionistas –entre ellos, John Lasseter y Andrew Stanton– y el director Josh Cooley –coguionista de Del revés– dan otra vuelta de tuerca: gracias a sus complejos personajes, construyen una nueva joya que no solo deleita por su animación llena de ritmo y de humor, sino que trata complejos temas filosóficos-religiosos: el amor, la amistad, y la búsqueda de la felicidad en el cumplimiento del propio fin y en el sacrificio para lograr la dicha de los demás.

Quitar cruces con historia no es neutral

sentencia del Tribunal Supremo de EEUU… y lo hispano

La gran cruz de Bladensburg (Maryland) que está en un espacio público y recuerda a 49 hombres de ese condado que murieron como soldados en Europa, en la Primera Guerra Mundial, aunque es un símbolo cristiano, ha ido adquiriendo otras significaciones históricas para los lugareños y tenía otras significaciones seculares (de duelo, recuerdo y respeto) también cuando se erigió hace casi un siglo.

Es algo parecido a lo que pasa con las ciudades que tienen nombres cristianos españoles como Los Ángeles: no implican una acción religiosa gubernamental.

Por lo tanto, esta cruz en concreto no impone ninguna religión a la ciudadanía, contrariamente a lo que denunciaba la Asociación Humanista Americana (de talante militantemente antirreligioso) que pedía su retirada.

Para el Tribunal Supremo, es importante en estos casos mirar cada monumento, su historia cuando se erigió, y cómo lo han sentido y vivido sus vecinos durante décadas, añadiéndole nuevas significaciones o manteniendo las antiguas.

Esa es la conclusión mayoritaria del Tribunal Supremo de EEUU, que ha decidido por 7 votos contra 2 que la cruz memorial permanezca en el parque que es propiedad pública, para fastidio de la Asociación Humanista Americana.

[La sentencia completa y sus argumentaciones se puede leer aquí en inglés]

Mantener la cruz es neutralidad, quitar la cruz no sería neutral

Más aún: mantener la cruz es neutral… pero quitar la cruz no sería neutral, argumenta la postura mayoritaria. Y como ejemplo, mencionan lo que significaría cambiar los nombres españoles cristianos de Los Ángeles o San Diego.

“Puesto que los monumentos de la Primera Guerra Mundial han perdurado con los años y se han convertido en algo familiar en el paisaje físico y cultural, exigir su retirada o alteración no sería visto por muchos como un acto neutral. Pocos dirían que California intenta dar un mensaje religioso por mantener los nombres de muchas ciudades, como Los Ángeles y San Diego, dados por los pobladores originales españoles. Sería algo completamente distinto si el Estado decidiera cambiar esos nombres. Esto es verdad en buena parte en los monumentos a soldados que sacrificaron sus vidas por este país hace más de un siglo”, afirma la sentencia.

Esas cruces tienen significados seculares añadidos

La sentencia no niega que la cruz tiene un significado cristiano, pero detalla que tiene además otros significados añadidos seculares.

“Que la cruz se originó como un símbolo cristiano, y que mantiene ese significado en muchos contextos, no cambia el hecho de que el símbolo adquirió un significado secular añadidocuando se usó en los memoriales de la Primera Guerra Mundial. La Cruz [de Bladensburg] también ha adquirido importancia histórica con el paso del tiempo, recordando a los lugareños las hazañas y sacrificios de sus predecesores, al mantenerse entre memoriales de veteranos de guerras posteriores”, añade el texto.

Durante el juicio se reflexionó sobre el contexto en que se creó la cruz y su capacidad de ser inclusiva.

No hay evidencia de que los nombres de ningún soldado judío del lugar quedara excluidointencionalmente de la lista del memorial, o incluido contra los deseos de sus familias. La Asociación Humanista Americana intenta conectar la Cruz y la Legión Americana con el antisemitismo y el Ku Klux Klan, pero el monumento, dedicado durante una época de alta beligerancia racial y religiosa, incluye los nombres de soldados blancos y negros, y tanto clérigos católicos como baptistas participaron en su dedicación”, recuerda la sentencia.

Los jueces Breyer y Kagan firman un voto propio detallando que “el Tribunal debe considerar cada caso a la luz de los propósitos básicos que las Cláusulas de Religión buscaban servir:

– asegurar la libertad religiosa y tolerancia para todos
– evitar conflictos sociales basados en la religión
– mantener la separación de iglesia y estado que permite a ambas florecer en su “esfera separada””

En este voto propio detallan que:

– la cruz latina se asocia de manera única a los soldados caídos de la Primera Guerra Mundial
– sus creadores actuaron “con el motivo innegablemente secular de conmemorar a los soldados locales
– ninguna evidencia sugiere que se buscara excluir a ningún grupo religiosos 
– los valores seculares inscritos en la Cruz y su lugar, entre otros memoriales, refuerzan su mensaje de patriotismo y conmemoración
– y ha estado 94 años en el mismo sitio sin generar controversia hasta que la asociación humanista (en 2014) hizo su denuncia, y “nada en este tiempo sugiere que la falta de crítica se debiera a un clima de intimidación”

Por lo tanto, la Cruz de Bladensburg no puede entenderse como “el esfuerzo de un gobierno de favorecer una particular opción religiosa” ni de “promover la religión por encima de la no-religión”. Y, efectivamente, “ordenar su retirada o alteración en esta fecha tardía sería “una hostilidad contra la religión que no tiene lugar en nuestras tradiciones de Establishment Clause”.

Pero… ¿y si hoy se erigiera un memorial con esa forma?

Para Kagan y Breyer “el caso sería distinto si hubiera evidencia de que los organizadores deliberadamente fuera irrespetuosos con miembros de fe minoritaria o si la Cruz se hubiera erigido recientemente, y no tras la Primera Guerra Mundial”. “Un memorial nuevo, bajo distintas circunstancias, no sería necesariamente permisible bajo estos criterios“, especifican Kagan y Breyer.

Los defensores del monumento han negado continuamente que se deba ver a la Cruz de Bladensburg como algo pura y exclusivamente seculra o civil: insisten en su valor religioso. Pero junto a este valor, señalan también sus otros valores, que la hacen valiosa para muchos.

Nadie niega su valor religioso

Jeremy Dys, del First Liberty Institute, el grupo legal que defendía la cruz, recordaba a “Christianity Today” que esta cruz es “sin discusión un símbolo religioso” y también el diseño que las madres de los soldados seleccionaron recordando las tumbas de ellos en Europa. Dys proponía lo que el Tribunal al final ha hecho, leer las normas sobre religión (la Establishment Clause) con la motivación con que se escribieron, evitar que las acciones del gobierno ejerzan coacción sobre ciudadanos sobre su comportamiento o creencia religiosa. “Los memoriales pasivos como este no ejercen coacción para que nadie haga ni crea nada. Solo usa una cruz céltica para memorializar el servicio y sacrificio de 49 hombres que murieron en la Primera Guerra Mundial”.

Jeffrey Wall, que representaba al Departamento de Justicia, también señalaba que la cruz, junto a su sentido religioso, tiene un sentido secular. “Decir que la cruz tiene solo ese sentido religioso creo que condenaría a todas las cruces de la esfera pública“, prevenía hace unos días. Al tener varios sentidos a la vez, se evita esa situación.

Un reportaje de febrero de 2019 sobre esta cruz memorial de la Primera Guerra Mundial

Categorías:Guerra, Historia, Laicismo