El pueblo malagueño donde se celebra el 4 de Julio por todo lo alto

Los vecinos de Macharaviaya representan cada año la Batalla de Pensacola, donde participó un militar natural de la zona

Entre Benaque y Huerta de Gutiérrez, a menos de 33 kilómetros de la ciudad de Málaga, se encuentra Macharaviaya, un municipio que celebra la fiesta norteamericana del 4 de julio que conmemora la victoria frente a los británicos en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos. La celebración, que poco tiene que ver con el folclore español, tiene lugar en este pequeño pueblo gracias a la figura delGeneral Bernardo de Gálvez, de origen macharatungo.

Desde 2009, Micharaviaya celebra este día por todo lo alto. Para evitar el calor matutino, la fiesta da comienzo a partir de las 21.30 horas, momento en que se realiza una recreación histórica de la batalla de Pensacola, donde el General Gálvez tuvo un papel fundamental. Esta representación relata desde que Bernardo de Gálvez fue investido como Gobernador de Louisiana hasta que se firma el Tratado de Versalles con el que finalizó la guerra. Para poder llevar a cabo el espectáculo, se cuenta con la participación de las asociaciones de Granaderos y Damas de Gálvez de Macharaviaya y con la Asociación Histórico-cultural de Torrijos 1831 para interpretar a los dos bandos participantes en la guerra y con otros cuantos vecinos para representar a los ciudadanos norteamericanos. En suma, son más de cien personas las implicadas en esta actuación.

Sin embargo, la recreación de la guerra no es la única actividad que se realiza. El día anterior al 4 de julio, los macharatungos salen por algunas calles de la ciudad de Málaga vestidos de época y acompañados por una banda, con el fin de promocionar la festividad. A lo largo del día, Micharaviaya acoge un mercadillo artesanal en la zona centro del pueblo. Por la noche, los vecinos preparan platos tradicionales, no sólo españoles sino también americanos, para cenar en una de las plazas del pueblo y, para finalizar la jornada, unos fuegos artificiales iluminan el cielo malagueño.

Con esta programación, el municipio, en el que residen 500 habitantes,logró congregar en sus calles a unas 3.000 personas el año pasado. Este dato era algo impensable para el Ayuntamiento en un principio, que empezó esta tradición para promocionar la figura de Bernardo y el resto de la familia Gálvez. Ahora, el municipio espera con los brazos abiertos no sólo a los turistas españoles, sino a muchos turistas americanos que aprovechan su estancia para conocer el lugar donde nació uno de los mayores héroes de la Guerra de la Independencia.

El General Bernardo de Gálvez, ciudadano honorario de EEUU

Bernardo de Gálvez es una figura muy relevante de la Guerra de la Independencia, ya que en la batalla de Pensacola, una de las más decisivas de la contienda, realizó una valerosa acción.

Estando la costa de esta ciudad de Florida rodeada por buques británicos, Gálvez fue el primer militar que se atrevió a salir solo, en el bergantín Gavelston, y al que después siguieron el resto de la tropa para sumergerse en la batalla. Los rebeldes obtuvieron la victoria en este enfrentamiento, no sólo por la arriesgada misión de Gálvez, sino también porque los británicos estaban ya enfermos, hambrientos y desanimados. La hazaña le supuso a Gálvez el ascenso de mariscal y de teniente-general e incluso de conde.

El año pasado, Barack Obama firmó la resolución para concederle al militar la ciudadanía honoraria de EE.UU., privilegio que solo poseen otras siete personas entre las que se encuentran Winston Churchill, la Madre Teresa de Calcuta o el marqués de Lafayette.

Querer a los hijos

Don Bosco (1815-1888) fue un sacerdote, educador y escritor italiano del siglo XIX, fundador de la Congregación Salesiana. Estas son sus consejos para que los padres comprendan, quieran y establezcan una mejor relación con sus hijos:

1. Valora a tu hijo. Cuanto se siente respetado y estimado, el joven progresa y madura.

2. Cree en tu hijo. Incluso los jóvenes “difíciles” tienen bondad y generosidad en el corazón.

3. Ama y respeta a tu hijo. Muéstrale, claramente, que estás a su lado, míralo a los ojos.Nosotros pertenecemos a nuestros hijos, no ellos a nosotros.

4. Elogia a tu hijo siempre que puedas. Sé sincero: ¿a quién de nosotros no le gusta un elogio?

5. Comprende a tu hijo. El mundo hoy es complicado, rudo y competitivo, cambia cada día. Procura entender esto. Quién sabe lo que él necesita de ti, esperando apenas un gesto tuyo.

6. Alégrate con tu hijo. Mucho más que nosotros, los jóvenes son atraídos por una sonrisa; la alegría y el buen humor atraen a los niños como la miel.

7. Acércate a tu hijo. Vive con tu hijo. Vive en medio de él. Conoce a sus amigos. Procura saber dónde va, con quién está. Invítalo a traer a sus amigos a tu casa. Participa amigablemente de su vida.

8. Sé coherente con tu hijo. No tenemos derecho a exigir de nuestro hijo actitudes que no tenemos. Quien no es serio no puede exigir seriedad. Quien no respeta, no puede exigir respeto. Nuestro hijo ve todo esto muy bien, tal vez porque nos conoce mejor que nosotros a él.

9. Prevenir es mejor que castigar a tu hijo. Quien es feliz no siente necesidad de hacer lo que no es correcto. El castigo duele, el dolor y el rencor te alejan y separan de tu hijo. Piense, dos, tres, siete veces, antes de castigarNunca con rabia. Nunca.

10. Reza con tu hijo. Al principio puede parecer “extraño”. Pero la religión necesita ser alimentada. Quien ama y respeta a Dios amará y respetará a su próximo. “Cuando se trata de educación, no se puede dejar de lado la religión”.

Categorías:confianza, Educación, Familia

¿Qué hace hermosa a una mujer?

Escrito por Vicente Huerta

En muchos casos el concepto de belleza ha quedado reducido al exterior, a la apariencia física: verse bien, estar bien arreglada, maquillarse, estar a la moda, tener las medidas perfectas…

De este modo, tristemente, se ha ido alejando de su verdadero significado, de aquella belleza que viene del alma y brota del corazón.

1. El entusiasmo, alegría y diversión de niña que te hacen tan cercana a los más pequeños. Dejas salir sin miedo y con libertad aquella ternura y sencillez que brota del alma. Dejas salir la inocencia de niña que llevas dentro. Eres una persona libre, capaz de alegrarte y sorprenderte como lo hacen los niños. De alegrarte con lo sencillo y valorar lo esencial de cada cosa.

2. La amistad auténtica, libre, fiel y casi maternal que te hace preocuparte por los demás. Eres una amiga de verdad. Proteges a tus amigos, te preocupas por ellos y buscas siempre su bien. Tu feminidad y amor maternal se expresan en esa apertura servicial hacia los demás, esa capacidad de comprender y de sacrificarte en cualquier situación.

3. La naturalidad que no busca ser el centro de atención. No buscas ser el centro de atención y por eso lo eres. Tu humildad exalta tu belleza. Tu naturalidad demuestra tu sencillez. En tu manera de actuar reflejas tu alma. No tienes que hacer muchos esfuerzos por mostrarla porque ella sola se refleja y llama la atención de los demás.

4. La forma de hablar pero sobre todo, de escuchar. Sabes ponerte en el lugar de los otros, eres empática y te preocupas por escucharlos. Sabes dar un consejo en el momento preciso y callar cuando también es conveniente. Las personas confían en ti porque demuestras interés por cada uno.

5. La fortaleza y confianza porque sabes que actúas con rectitud. Sabes que actúas con rectitud. No tienes miedo de mostrar cómo eres y en qué crees, pues sabes muy bien lo que hay en tu interior. Las decisiones que tomas en tu vida están basadas en tu identidad más profunda y por eso, aunque algunas veces te equivoques, tienes la seguridad de haber buscado hacer lo correcto.

6. El misterio femenino de tus pensamientos y gestos. Actúas con respeto y elegancia. Sabes transmitir silencio y paz con tus actos y en tu manera de hablar. Eres una persona reflexiva e interesante. En todo esto se manifiesta tu feminidad. Delicada, silente y reverente.

7. Tu apertura al encuentro y acogida de los demás. Tratas a las personas con bondad y sabes reconocer en ellas lo mejor de cada una. Eres una persona acogedora, las personas se sienten a gusto cuando se acercan a ti,  porque saben que en tu corazón hay espacio para cada una de ellas.

8. Y la última y la más importante de todas… Tu mundo interior fuerte. Fruto de tu relación con Dios. Eres verdaderamente hermosa cuando reflejas en tus gestos, palabras y acciones la imagen de Dios que llevas dentro. Tu vida busca en todo tener al Señor como fundamento. Hacer que brille el Espíritu que está vivo y actuante en tu interior.

Vicente Huerta, en serpersona.info.

Categorías:belleza, Matrimonio, Mundo

Un niño mártir con más valor que un ejército

A las 1:26 PM, por Alberto Royo Mejía

JOSÉ SANCHEZ DEL RIO, FUERTE ANTE LOS PERSEGUIDORES

FRANCISCO JAVIER SANDOVAL OCHOA

Mucho hay que decir sobre el conflicto que hubo en México durante la época de la guerra cristera (1926-1929), que fue una sangrienta persecución hacia la fe católica, pero en esta ocasión bastará dar unas líneas breves para situarnos del ambiente que se vivía y así poder entender mejor la situación donde vivió y murió el Beato José Sánchez del Rio.

La recién redactada constitución de 1917 venía a confirmar lo que las anteriores constituciones habían consagrado y anunciado, es decir la laicidad de México y su separación de la Iglesia. El presidente Plutarco Elías Calles ordenó que ese artículo quedara claramente reglamentado, produciendo una ley absolutamente anticlerical que entre las cosas que legislaba era que se procediera a la clausura de escuelas religiosas y monasterios, se expulsara a sacerdotes extranjeros, el número de sacerdotes seria uno por cada seis mil habitantes, desaparecía la libertad de enseñanza y el derecho de educar a las personas en la fe, se prohibía vestirse de manera religiosa y cualquier acto religioso en público, entre otras más, todo lo anterior teniendo consecuencias penales. Los obispos viendo que no era posible ejercer el culto decidieron, con la autorización de la santa sede, suspenderlo, el gobierno respondió a esto haciendo a expulsar a los obispos y cerrando templos y escuelas católicas con más prontitud y violencia.

Ante esta situación un grupo de católicos buscaron armar un boicot, pedían que se gastara lo menos posible y que no se pagaran impuestos hasta que las leyes persecutorias desaparecieran y se dieran garantías para el libre ejercicio de la fe, la resistencia pacífica no tuvo éxito y en esa época comenzaron a haber asesinatos contra sacerdotes y contra católicosque pasaban a ser considerados delincuentes y traidores de la nación, los católicos al haber agotado todos los medios pacíficos, comenzaron a tomar armas y a organizarse en pequeños grupos para buscar la libertad de la Iglesia, enfrentarse al gobierno y su ejército que asesinaban al que no apostataba y que tenía un odio implacable a la iglesia y a Dios. Así nació un ejército sin nombre que las tropas oficiales, al tener los primeros enfrentamientos, llamaron con desprecio “el ejército cristero”, nombre que ese ejército tomó oficialmentecon orgullo y honor poco tiempo después.

En este contexto nació José el día 28 de marzo de 1913, en Sahuayo, Michoacán. Un niño normal que fue a la escuela en su pequeño pueblo, desde los diez años ya estaba en un grupo católico que le había enseñado a rezar y a fomentar la adoración eucarística, cuando en 1926 comenzó la guerra cristera quiso enrolarse en el ejército popular que se estaba organizando para combatir la persecución que el gobierno realizaba en contra de la Iglesia católica, él ya que había visto cómo sus 2 hermanos mayores se unían a la guerra para defender a la Iglesia, pero su madre le negó el permiso ya que tenía escasos 13 años, sin embargo José no se desanimó y continuó insistiendo, su madre acabó por acceder ante las siguientes palabras de José: “Mamá, nunca ha sido tan fácil ganarse el cielo como ahora” (http://www.vatican.va/news_services/liturgy/saints)

Leer más… »

Funcionaria de Texas se opone al «matrimonio» homosexual

¡FELICITACIONES A LA SRA LANG POR SU POSICIÓN VALIENTE!

El obispo de Providence alaba a una funcionaria de Texas que se opone al «matrimonio» homosexual

Una funcionaria del condado de Hood, Texas, ha asegurado que no va a tramitar licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo porque ella también tiene derechos. «No voy a emitir licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo debido a mis convicciones religiosas», aseguró Katie Lang, quien añadió que la Constitución también garantiza la libertad religiosa. Mons. Thomas Tobin, obispo de Providence, Rhode Island, ha felicitado a Lang.

2/07/15 4:07 PM

(InfoCatólica) En su cuenta de Facebook, Mons. Tobin ha mostrado su apoyo a Katie Lang:

«¡Felicitaciones a la Sra Lang por su posición valiente! Necesitamos muchos más objetores de conciencia –funcionarios públicos, empresarios privados, anunciantes, líderes religiosos y familicas– gente con coraje que cumpla con su conciencia, que proteja sus derechos religiosos, y queno apoye ni habilite el avance de esta aberración moral, el llamado matrimonio homosexual».

Como han dicho los obispos de América dijo, la decisión del Tribunal Supremo de permitir el «matrimonio entre personas del mismo sexo» es «un trágico error que perjudica el bien común». Los católicos y otros ciudadanos de buena voluntad deben oponerse a esta innovación mal dirigida y proclamar firmemente la verdad inmutable sobre el matrimonio como lo hemos recibido de Dios»

Blasfemar, ¿por qué ofende? ¿por qué es ilegal?

Con nuestros actos, no podemos dañar, por ejemplo, el honor o la imagen de una persona

Escribo este artículo a propósito de uno anteriormente escrito por Lara Alcázar, fundadora de FEMEN en España, en un medio electrónico en el que justifica el acto de blasfemia como una actividad amparada dentro del ámbito de la libertad de expresión, no sin antes apelar de forma sesgada a un pasaje del Evangelio de san Lucas (“no juzguéis y no seréis juzgados”).
Partiendo de la propia definición que realiza la máxima normativa española, la libertad de expresión supone el derecho a “expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito, o cualquier otro medio de reproducción” además del derecho “a comunicar y recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión”.Al interpretar el sentido y alcance de esta norma, el Tribunal Constitucional en la Sentencia 104/1986, de 17 de julio, estableció que el art. 20 de la Constitución ·significa el reconocimiento y la garantía de una institución política fundamental, que es la opinión pública libre, indisolublemente ligada con el pluralismo político, que es un valor fundamental y un requisito del funcionamiento del Estado democrático·.Como se ve, quedan sentadas unas bases que implican no solo un derecho reconocido a cualquier ciudadano, sino además unos límites.

Así, encontramos que con nuestros actos, no podemos dañar, por ejemplo, el honor o la imagen de una persona física o jurídica, por considerarse también una vulneración de un derecho fundamental, ni realizar publicidad engañosa por parte de las empresas, que impliquen un acto de confusión y engaño para el consumidor, incitar al odio o a la violencia, despreciar la verdad mediante la injuria,… son actos que se hacen necesarios delimitar, pues de lo contrario el principio básico de la democracia quedaría en entredicho.

En este sentido, debemos apreciar si un acto de blasfemia -como el perpetrado por el grupo FEMEN hace poco más de un año cuando dos mujeres se encadenaron al crucifijo del altar mayor de la catedral de Madrid para reivindicar el derecho al aborto- implica un acto malentendido de libertad de expresión.

La blasfemia (del griego blaptein, “injuriar”, y pheme, “reputación”) se define como una palabra, actitud u omisión injuriosa contra Dios, la Virgen y los santos, extendiéndose dicha definición a cualquier persona. Es decir, la blasfemia implica un acto contrario al derecho a la libertad religiosa.

No obstante, ninguna normativa, nacional o europea, reconoce la obligatoriedad de respetar unas creencias religiosas, si bien habrá que distinguir entre aquellas expresiones que atacan directamente y con afán ofensivo a la religión bajo una premisa reivindicativa (en cuyo caso se atenta contra la libertad religiosa) de aquellas otras que se dirigen a un determinado grupo o sector religioso.

Esta distinción es pura y lógica. En esencia, lo que se viene a decir es que la expresión “respeto tu opinión” no es correcta y veraz a los ojos de la moral y el derecho positivo. No es posible afirmar que respeto la opinión de alguien cuando va en contra de mis principios, si bien mi libertad de expresión confronta y encuentra su límite en el respeto a la otra persona. Es decir, “no respeto tu opinión, pero sí a ti como persona”.

El acto de blasfemia llevado a cabo en la catedral de la Almudena de Madrid por el grupo FEMEN cae de lleno en el primer concepto de blasfemia antes definido, pues supone un ataque claro y directo a la libertad religiosa.

Ello no implica realizar un ataque a su libertad de expresión, pues tiene múltiples formas de defender su opinión sin atentar contra unas creencias (distintas de opiniones).

En este sentido, destaca la sentencia del Tribunal Supremo 259/2011, de 12 abril, donde el voto particular de la misma señala que numerosos convenios internacionales y organismos dependientes del Consejo de Europa y de Naciones Unidas, propician en sus recomendaciones la punición de conductas como la que es objeto de los tipos aplicados en la sentencia impugnada, que han englobado bajo la rúbrica de “discurso del odio“.Así con todo, menciona la Recomendación 1805 (2007) de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, sobre blasfemia, insultos religiosos y discursos del odio contra personas por razón de su religión, que ha recomendado la conveniencia de sanciones penales a sus autores (si bien no tiene carácter vinculante dicha Recomendación).Considera que “en la medida en que sea necesario en una sociedad democrática con arreglo a lo establecido en el artículo 10, párrafo 2, del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, en la legislación nacional solo deben penalizarse las expresiones sobre cuestiones religiosas que alteren grave e intencionadamente el orden público y en las que se haga un llamamiento público a la violencia”, algo que parece concordar con el lema “Altar para abortar” que prodigaron en su reivindicación, conteniendo un discurso de odio y transmisión del mismo en su mensaje.

Volviendo a lo que dije al principio, lo que dice el versículo completo que menciona Lara Alcázar es el siguiente: “En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará; una medida buena, apretada, rebosante. Porque con la medida con que midáis se os medirá” (Lucas 6, 38).

Cristo nos habla de misericordia. Al respecto, el Papa Francisco explicó que “si en nuestro corazón no hay misericordia, no estamos en comunión con Dios. ¡Aquí está todo el Evangelio, está el cristianismo! ¡Pero miren que no es sentimiento […]! Al contrario, la misericordia es la verdadera fuerza que puede salvar al hombre y al mundo […]. Sólo el amor llena los vacíos, los abismos negativos que el mal abre en el corazón y en la historia. […]. Y ésta es la alegría de Dios”.

Siguiendo este tenor, a mí es lo que siempre me han inculcado como base del cristianismo. Esa misericordia es la esencia de nuestra creencia, que se extiende hasta los más variopintos sectores de la sociedad. Ese ha de ser nuestro día a día como cristianos.

La misericordia supone un verdadero acto de amor, que conlleva una verdad, como el hecho de la equiparación en cuanto a derechos y obligaciones civiles entre hombres y mujeres (el verdadero sentido del feminismo de antaño y que yo comparto).

No podemos hablar de que la Iglesia católica denigra a la mujer si resulta que cuando abrimos la Biblia me encuentro con que Cristo salva a María Magdalena de la lapidación, o que las primeras en descubrir la Resurrección de Cristo fueran las tres Marías.

Tampoco entiendo cómo se habla de denigración de la mujer en la Iglesia cuando Cristo dijo a san Juan: “Hijo, ahí tienes a tu madre”.

No sé por qué se defiende que la Iglesia católica, como institución, excluya a la mujer de su tarea, si san Juan Pablo II tuvo un especial reconocimiento a las mujeres en 1988, con su Carta ApostólicaMulieris Dignitatem, con ocasión del año mariano (esto es, de la Virgen María), como más tarde en 1995 con su carta a las mujeres en la que decía que “el punto de partida de este diálogo ideal no es otro que dar gracias.

“La Iglesia desea dar gracias a la Santísima Trinidad por el “misterio de la mujer” y por cada mujer, por lo que constituye la medida eterna de su dignidad femenina, por las “maravillas de Dios”, que en la historia de la humanidad se han realizado en ella y por ella”.

Por tanto, sí, yo soy feminista, y lo digo abiertamente. Considero a la mujer como el don más grande que un hombre puede tener a su lado. Pero esa “lucha” mal entendida no debe extralimitarse de una serie de preceptos jurídicos y morales, como es coartar la libertad de expresión que antes mencionaba, ni tampoco vulnerar unos principios o derechos, como es el caso de la blasfemia, que atenta gravemente contra los valores democráticos si va en contra de unas creencias religiosas.No podemos dejar a merced de las opiniones de cada uno unas normas impositivas que se han de cumplir. No es viable de ninguna de las formas posibles considerar el asalto a un templo religioso como una reivindicación legítima de una serie de expresiones.Como tampoco puede ser el atentar por motivos religiosos contra la vida de una persona.Por último, se hace necesario hablar de la actitud que debe tomar la Iglesia dentro de una sociedad. Como tal, el verdadero propósito es el de recomendar a los católicos una serie de actitudes, pues el verdadero objetivo de todo cristiano se encuentra en alabar y ofrecer a Dios en el día a día, ofreciendo el trabajo, el estudio, el amor o incluso las desdichas.

Pero, como bien digo, la Iglesia recomienda, no impone. Y dicha recomendación se fundamenta en la libertad, otorgada al ser humano desde el momento de su Creación (y tratada ampliamente por santo Tomás de Aquino); y en lo enseñado por Cristo.

Esta actitud proactiva no implica disminuir un derecho de aquel que está disconforme, pues quien finalmente vota y toma la decisión no es la Iglesia católica, sino cada católico dentro de su condición de persona inmersa en una sociedad.

Solo entender el verdadero sentido de la libertad de expresión como un derecho e institución fundamental que tiene una serie de límites que no deben sobrepasarse conllevará una verdadera defensa de los valores democráticos. Y si en algún momento alguien se extralimita, sugiero acudir con mayor motivo a lo que dijo Cristo: perdonad y seréis perdonados.

Deja tu corazón en manos de Cristo

Hoy el Reto del amor es tornar lo antiguo en nuevo

¿Qué es la sala de entrada? Se trata de una habitación muy grande, y siempre ha estado ocupada como biblioteca, con alguna mesa y sillas. Al final era más bien una sala de paso, pocas veces nos parábamos y nos sentábamos allí.
Poco a poco fue cambiando. Primero llegó el futbolín, que ya le dio un nuevo toque; ¡cuántas partidas hemos compartido juntas!

Y, en este último tiempo, se le ha ido dando un giro completo: unas estanterías nuevas, la mesa de hockey y unos pufs, que dan alegría y color a la sala. Además, como es tan grande, siempre era una sala muy oscura. No habíamos descubierto todavía una luz que alumbrara lo suficiente, hasta que nos pusieron unas nuevas bombillas de LED que, además de no gastar casi nada, alumbran un montón.

En no mucho tiempo esta sala parece otra, nueva, con un aire fresco que invita a quedarse y compartir.

También Cristo, cuando le vamos dejando entrar en nuestro corazón, se mete a fondo y lo transforma, lo hace nuevo. Sigues siendo el mismo, con las mismas circunstancias, como nuestra sala, pero todo ha cambiado: ahora hay lugar para todos, y descubres que de ti surge la acogida. Es Él, que ahora le ves Vivo y real a tu lado, y sólo quieres compartirlo.

Hoy el reto del Amor es tornar lo antiguo en Nuevo. Seguro que sientes dentro de ti muchas cosas que te atascan, que quieres ser mas feliz y no quedarte en tus pequeños miedos; hoy te invito a que dejes tu corazón en manos de Cristo, que le entregues aquello que te impide mirar más allá, esos perfeccionismos que te oprimen. Él está Vivo y quiere que seas feliz, no dudes de que te lo va a regalar.

Suelta esquemas anticuados, déjate sorprender por la continua novedad del Amor y la alegría de Cristo. No tengas miedo, haz la prueba. Deja a Cristo remodelar tu corazón. ¿Te atreves?

Categorías:Mundo, Religión
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 504 seguidores