Un “milagro” hizo que no muriera congelado en los Andes

Miguel Ángel Tobías, famoso por “Españoles en el mundo”, relata en un libro cómo sobrevivió hace 13 años en un ascenso al Chachani, en Perú

Miguel Ángel Tobías es un todoterreno. Es productor y director de cine, aventurero, famoso por haber puesto en marcha el programa “Españoles en el mundo”; un hombre inquieto en pro de los derechos humanos que cada año saca a la palestra un producto audiovisual (documental, filme) con el que remover las conciencias de los países desarrollados para que reflexionemos y actuemos en relación con las desgracias que ocurren en el mundo: guerras, epidemias, hambrunas…

Una experiencia que debía ser contada

Mientras batallaba con éxito en sus proyectos profesionales, una espina interior le decía que le quedaba algo por hacer: le faltaba escribir un libro que relatara su insólita experiencia vivida 13 años atrás en Los Andes. Allí, en el intento de escalar el Chachani (6.057 metros de altura, a pocos kilómetros de la ciudad peruana  de Arequipa), estuvo a punto de morir y -quién sabe por qué- al final se salvó de una muerte que parecía inevitable.

Tobías es un torrente de ideas y de inquietudes. Este libro, “Renacer en los Andes” (publicado por Ediciones Luciérnaga y en venta en www.amazon.com) viene a ser un episodio más en su camino por formularse preguntas ante todo lo que ve a su alrededor. Según él, “no hay rompimiento” entre este relato y lo que ha hecho a lo largo de sus 49 años. Solo que esta vez, “alguien” lo colocó ante su propia vida y lo lanzó a vivir lo que él considera un regalo, “una segunda oportunidad”.

web3-new-book-renacer-en-los-andes-2-miguel-angel-tobias-wp

Desde aquel suceso, Tobías orienta su vida a ayudar aún más a los demás, sobre todo desde su profesión en el sector audiovisual

El sentido de lo que Miguel Ángel Tobías vive desde entonces, cuando estuvo a punto de morir congelado mientras intentaba atacar la cima del Chachani, es una “misión”: la de dar amor en esta vida. “Sonará cursi, y quizás por eso tardé mucho en querer hablar sobre ello y más en escribirlo, pero es así. Sé que mi experiencia al borde de la muerte me ha servido para saber ahora para qué estoy vivo, y para tratar de que cada momento lo enfoque por ahí, por amar a las demás personas”.

En “Renacer en los Andes” cuenta el flamante escritor otras dos experiencias anteriores en las que su vida corrió peligro: las dos situadas en África, de viaje junto con dos amigos íntimos. En la primera estuvo a punto de perecer ahogado en el mar porque no calculó bien la distancia (ni la fuerza de las corrientes) para alcanzar una isla que parecía cercana. En la segunda, parece ser que sufrió un envenenamiento al contacto con alguna planta: el médico que le atendió tres días después no daba crédito a cómo había podido superar las 24 horas.

Sin embargo, así como de las experiencias africanas puede darse a sí mismo una explicación “algo lógica”, dice, acerca de cómo se recuperó, en el caso de los Andes, Miguel Ángel Tobías está convencido de que su salvación no tiene explicación humana. “Por eso me atrevo a hablar abiertamente de milagro”. Hay que leer el libro para seguir el proceso mental de un hombre que va viendo cómo quedan mermadas sus fuerzas y lucha, a pesar de que tiene la certeza de que va a morir. Sin sus amigos de expedición y sin el guía, a Tobías se le plantearon unas horas de sufrimiento: horas que le parecieron infinitas, un infierno.

No duda en llamarlo milagro

La muerte ante sus ojos; el tiempo que a veces se le echaba encima y otras se le hacía eterno, siempre jugando en su contra; la narración es la de un guerrero que incluso, una vez aceptada la muerte, decide que seguirá andando para que cuando lo encuentren sepan los hombres que murió plantando cara, moviéndose hasta el último aliento de vida. Sin embargo, “alguien” decidió que no era su momento y que Miguel Ángel debía probar esa situación para ser luego más intenso en comunicar amor a otros. “Que mi vida tenga una trascendencia, en definitiva”, dice.

No tiene reparo en hablar de “milagro” al calificar lo que le ocurrió a varios miles de metros de altura, en un paisaje de piedra y solo piedra, que por la noche alcanzaba grados bajo cero, con taquicardia, sin oxígeno y sin equipamiento adecuado ni oportunidad de mandar un mensaje.

En aquellas horas en que el Miguel Ángel Tobías turista y aventurero de 36 años, con madre y tres hermanas, con novia, se debatía entre la vida y la muerte, ese Miguel Ángel que ahora se sentía la nada en la inmensidad rezó a Dios “y desde entonces no he dejado de hacerlo”. A ese ser superior de quien aprendió las primeras nociones en una familia católica y con el que entró en diálogo para hacer varias peticiones. No le cabe duda de que recibió respuesta y de que esa respuesta no partió de sí mismo, por las razones que explica en el libro.

La familia: no podía desmoronarme por ellos

Un aspecto importante que subraya el autor es su familia, especialmente sus padres. “No me cabe duda de que ante una experiencia como la que yo pasé, cada uno nos enfrentamos a ella en función del bagaje que llevamos, de los valores. En mi caso, vengo de una familia de guerreros, de gente que ha luchado siempre: por ganarse el pan, por sacar adelante los hijos, por ser leal a los hermanos…”. Es un punto importante de los hechos, pese a que aquellas personas no estaban presentes en el momento del peligro: “No podía desmoronarme porque no podía darles ese disgusto, pensaba”. Y el libro así lo manifiesta porque, según sus palabras, “ha sido mi modo particular de honrar a mi familia”.

El prólogo no podía tener mejor firma: Nando Parrado, uno de los 16 supervivientes del accidente de avión en los Andes acaecido en 1972.

Miguel Ángel Tobías, en uno de sus rodajes por el mundo

Pero lejos de estar en promoción de su libro exclusivamente, sigue en marcha la vida de Miguel Ángel Tobías como productor y director. De vuelta de un encuentro sobre derechos humanos en la Feria del Libro de Guadalajara (México), dentro de pocos días viaja a África para rodar unas escenas del filme “Gennet Corcuera”, sobre la primera mujer sordociega que alcanzó título universitario en España. Al mismo tiempo, se estrena en todo el mundo “Rising Nepal”, que habla de la situación en esa área tras la catástrofe del terremoto de 2015.

Categorías:Espiritualidad, Mundo, Testimonio Etiquetas: ,

Las primeras 7 apariciones podrían ser reconocidas

Investigador del Papa en Medjugorje

La aprobación seguiría los pasos de las conclusiones de la comisión de 2010, que separó el fenómeno en dos capítulos

El enviado especial del papa Francisco al santuario de Medjugorje, el arzobispo Henryk Hoser, afirmó que es “posible que las primeras siete apariciones de Medjugorje sean reconocidas”, según declaraciones recogidas en el sitio web Total Croatia News el 19 de agosto.

“Todo apunta a que las apariciones serán reconocidas, quizás este mismo año”, dijo el arzobispo Hoser.

El papa Francisco envió al arzobispo Hoser a Medjugorje para evaluar la situación pastoral de los miles de peregrinos que viajan a Bosnia-Herzegovina cada año. No ha desempeñado ninguna función en la investigación de la veracidad de las apariciones informadas.

El prelado polaco declaró que un reconocimiento del Vaticano cubriría solamente las primeras siete apariciones, “según ha sugerido la comisión del cardenal Camillo Ruini”.

La comisión fue establecida por Benedicto XVI en 2010 y el expediente resultante fue entregado al secretario de Estado del Vaticano para su estudio, explicó el enviado papal.

El 11 de febrero, el papa Francisco designó al arzobispo Hoser como enviado especial a la pequeña ciudad en Bosnia-Herzegovina, con la tarea de estudiar la situación pastoral del santuario.

La Oficina de prensa de la Santa Sede explicó por entonces que pronunciarse sobre el carácter sobrenatural de las apariciones no estaba dentro de los límites de la misión del obispo Hoser.

A su regreso de Fátima a comienzos de este año, el papa Francisco expresó sus propias dudas personales sobre la veracidad de las apariciones.

“El informe [de la comisión del cardenal Ruini] tiene sus dudas”. “Yo, personalmente, soy más malo”, dijo el papa a los periodistas que viajaban con él desde Fátima, Portugal. “Yo prefiero a la Virgen Madre, nuestra Madre y no la Virgen como jefa de la oficina telegráfica, que todos los días envía un mensaje a tal hora”.

Más tarde, uno de los miembros de la comisión del cardenal Ruini habló con la prensa sobre las dudas de Francisco. El padre Salvatore Maria Perrella, presidente de la Pontificia Facultad Teológica Marianum en Roma, explicó: “La Comisión ha dividido el caso [Medjugorje] en dos partes. La primera concierne a las siete apariciones iniciales —llamémosla núcleo fundacional—, que pareció creíble. La otra parte, es decir, la secuela que continuaría a las apariciones, ha dejado perpleja a la Comisión”.

“El Papa se muestra escéptico de que la llamada ‘Madonna de Medjugorje’ envíe un flujo continuo de mensajes, hable demasiado, se presente a horas fijas”, afirmó el padre Perrella.

Cuando el arzobispo Hoser dio la primera conferencia de prensa sobre su misión en Medjugorje, sugirió que el santuario está ayudando a los peregrinos a saciar su “sed por lo sagrado y por la oración”.

El mayor milagro de Medjugorje es la confesión”, añadió, antes de dar las gracias a “todos los sacerdotes que han venido aquí a escuchar en confesión”.

Categorías:Mundo Etiquetas: , ,

El culto oficial en Medjugorje está autorizado

Confirma el enviado del Papa Francisco

Entrevista al arzobispo Henryk Hoser, enviado especial del Papa a Medjugorje

“El culto en Medjugorje está permitido. No está prohibido y no debe hacerse en secreto. Mi misión es precisamente analizar la situación pastoral y sugerir mejoras”, afirma monseñor Henryk Hoser, arzobispo de Varsovia-Praga en Polonia, enviado especial del papa Francisco para la pastoral del santuario de Medjugorje, en Bosnia y Herzegovina, lugar de las apariciones marianas que atrae a millones de personas desde 1981.

“Hoy, las diócesis y otras instituciones pueden organizar peregrinaciones oficiales. No hay ningún problema “, dijo el arzobispo en una entrevista con Aleteia en su residencia ubicada en un barrio de Varsovia.

“El papa Francisco ha pedido recientemente a un cardenal de Albania dar su bendición a los fieles presentes en Medjugorje”, explica.

“Estoy completamente admirado por el trabajo están haciendo allí los franciscanos. Cuentan con un equipo relativamente pequeño – son una docena- y hacen un enorme trabajo de acogida a los peregrinos. Todos los veranos organizan un festival juvenil. Este año hubo 50.000 jóvenes de todo el mundo, con más de 700 sacerdotes “.

“Las confesiones son masivas. Tienen alrededor de cincuenta confesionarios, y no son suficientes. Estas son confesiones muy profundas “.

“Este es un fenómeno. Y lo que confirma la autenticidad del lugar es la gran cantidad de instituciones de caridad que existen alrededor del santuario. Y, otra dimensión a tener en cuenta: el gran esfuerzo que se está haciendo a nivel de formación cristiana. Organizan cada año congresos de distinto nivel para diferentes públicos (sacerdotes, doctores, padres, jóvenes, parejas …) ”

“El decreto de la antigua conferencia episcopal de la ex Yugoslavia, que antes de la guerra de los Balcanes desaconsejaba las peregrinaciones organizadas por los obispos en Medjugorje, ya no es relevante”.

Hay otros casos de lugares de apariciones, como Kibeho, en Ruanda, donde el obispo diocesano primero dio culto, y luego continuó el análisis para el reconocimiento de las apariciones.

Hoy, el culto de Medjugorje se extiende a 80 países, su red es enorme.

El arzobispo reveló que la Comisión para el análisis de las apariciones de Medjugorje, que Benedicto XVI había confiado al cardenal Camillo Ruini, parece ser favorable.

“Lo que encuentro conmovedor es que todos los videntes han optado por la vida familiar. En el momento en que vivimos, la familia es de enorme importancia. Todos viven con la familia. Las que eran adolescentes en ese momento ya son abuelas. ¡Han pasado 37 años! ”

“Pero esta decisión tendrá que ser tomada por el Papa”. El archivo está ahora en la Secretaría de Estado. Creo que la decisión final se tomará, concluyó el obispo Hoser.

 

Categorías:Mundo Etiquetas:

Todo empieza como una relación inocente

En nuestra sociedad apresurada hay pocos espacios y casi ningún tiempo para compartir nuestra intimidad con nuestro cónyuge e incluso con algún amigo o pariente muy cercano. Por eso se hace especialmente peligroso cuando se presenta la ocasión de que alguna persona empiece a ocupar el espacio que debería ocupar nuestro cónyuge.

La historia es siempre la misma: el cónyuge infiel desarrolló una relación que empezó como una inocente amistad, con alguien al que poder hablar, alguien que le escuchaba, que se preocupaba.

En una sociedad especialmente hostil, es importante proteger el matrimonio con una atención especialmente fuerte. “Cada uno es tentado por sus propios deseos que le atraen y seducen; estos deseos, una vez concebidos, engendran el pecado, y el pecado, una vez crecido, engendra la muerte” (Carta de Santiago 1, 14-15). Necesitamos plantar un seto de protección alrededor de nuestro matrimonio, es decir, tomar decisiones ya, por adelantado, que mantengan la tentación lejos y hagan del matrimonio una prioridad.

La mayor parte de la gente que termina teniendo un lío no quería tenerlo; la infidelidad empieza como una relación inocente que termina alcanzando una profundidad emocional que cruza la línea de la fidelidad. A veces esa relación comienza tomando un café con una mujer que no interesa, de entrada…

Los matrimonios fuertes se consiguen pasando tiempo juntos, riendo juntos, jugando juntos. Si no tienes citas con tu pareja, planea ya citas para los meses que vienen y haz que pasar tiempo juntos sea una prioridad.

Para proteger tu matrimonio podrías escuchar lo que dice un analista del matrimonio:

Presta atención a lo que piensas. Si todo el día estás pensando en los fallos de tu cónyuge, si el tiempo que dedicas a pensar en él o ella se centra en defectos y reproches, es fácil que cualquier otra persona pueda parecerte mejor y te atraiga. Haz una lista por escrito de los puntos fuertes que inicialmente te atrajeron de tu pareja. Aumenta el animar y apoyar y disminuye las críticas.

No juegues a comparar. Todos tenemos malas costumbres, manías y errores. Es muy tramposo comparar a tu esposa o esposo con un nuevo conocido, porque al recién llegado no lo estamos viendo en el mundo real, en el mundo de compartir techo, cuidar niños a las tres de la mañana, cuadrar cuentas, etc.

Guarda la vista y guardarás el corazón. Matrimonios sólidos se destruyen cuando uno de los dos se aloca porque no guardó la vista, y por ella entran deseos y vanidad. ¿Qué es lo que n os puede retener en las zarzas del camino? La soberbia y la sensualidad.

Busca ayuda. Buscar ayuda es un signo de fortaleza. Busca ayuda quien está dispuesta a presentar batalla; te darán una perspectiva serena, valiosa, para establecer nuevas estrategias para proteger o defender o reconstruir tu matrimonio.

Si no te has casado, vive la abstinencia desde tu noviazgo. Si lo haces así, tu matrimonio será un cielo. Te darás cuenta que él o ella no te usa, no te “amarra” sino que te quiere mejor, casto virtuoso.

Y sucede que a veces hay motivos para no querer cortar con el o la amante, por no saber qué decir: Dile que hay amores que no agradan a Dios. ¿Cómo cuáles? como los amores entre personas del mismo sexo, el adulterio, la lujuria y el egoísmo. En la fornicación, los dos se unen en una sola carne de maldición.

Otro motivo es no querer herir.

─ No quiero lastimarla (o).

─ Más la vas a lastimar si perseveras en ese “juego” porque la vas a mandar al infierno (y por la eternidad, sino se arrepiente a tiempo). ¿No te importa lastimar a tu familia, y sobre todo, a Dios? Quien peca gravemente vuelve a crucificar a Jesús.

Un autor muy leído del siglo XIX decía que debemos de huir de dos cosas: de “los demonios que no espantan y las cadenas que no suenan. Los demonios que no espantan, son los malos amigos o compañeros: lo que el diablo no puede hacer por si, lo hace por ellos. Las cadenas que no suenan son las ocasiones y peligros: antes de caer en lo grave, sin sentirlo, suele caer y quedar preso de ellas” (Vida Interior de XX, pág. 27).

Le preguntaban a un experto:

¾¿Acaso aconseja ser casto?

Contestó:

¾Recomiendo hacer un uso responsable de la propia sexualidad, si por eso se entiende ser casto. Para ir adelante necesito de los dos remos: el esfuerzo personal y la gracia de Dios. El otro remo es necesario: la oración, los sacramentos, sino, es imposible vivir la vida matrimonial como Dios quiere.

El umbral de excitación del mundo actual está muy alto, y muchos lo quieren imitar. Hay actos complementarios que, en vez de ayudar a la otra persona a que sea más persona, animaliza. No se vale todo. Estamos en una sociedad muy erotizada, y nos estamos olvidando de lo importante: de ayudar a que la otra persona no se animalice. Es más fácil que el varón se animalice a que la mujer lo haga.

No podemos justificar el mal; es muy fácil justificarlo. Hay que arrepentirnos, confesarnos y no pasa nada. Si justificamos el mal nos estaríamos clavando puñales.

-Vivo con un hombre que no es mi esposo.

-Si lo amas, ¡déjalo! No lo vayas a condenar.

La moral es el arte de vivir. La moral dice cómo me tengo que comportar para ser bueno y para ser feliz, para ser como el Creador me hizo, esa es la moral positiva. Si actuamos conforme a la naturaleza seremos felices. Los sacerdotes que permiten comulgar a los que viven en amasiato, los mandan al infierno y ellos se van más abajo. Satanás cree en Dios pero le desobedece.

Categorías:Matrimonio, Mundo Etiquetas:

AMAR, ES RENUNCIAR, PARA LUEGO GANAR

“¡Quisiera huir con mi novio!”, decía una chica adolescente, sin medir las consecuencias para ella y para el muchacho. No hay sabiduría en ese deseo; hay una inexperiencia feroz. En esta edad se ve el mundo color de rosa y, por un error de este tipo, se puede echara perder una vida. La gente joven debe de aprender a vivir lo propio de su edad: el estudio, la diversión sana, la comunicación con su familia y sus amigos, y no echarse responsabilidades para las que están inmaduros.

Octavio Paz  dice que “la castidad cumple la misma función en Oriente que en Occidente: es una prueba, un ejercicio que nos fortifica espiritualmente y nos permite dar el gran salto de la naturaleza humana a la sobrenatural”[1].

Es propio del corazón humano aceptar exigencias, incluso difíciles, en nombre del amor hacia una persona. El novio que ama a su novia, sabe esperar, y no pide una prueba de amor, cuando él no puede ofrecerle un matrimonio con la misma prisa con la que él pide la prueba de amor. Y a veces, esa prueba de amor termina en odio a quien se le entrega, porque siente que esa persona, en vez de elevarlo, lo rebaja; otras veces, termina pidiendo más y mas. Un joven equilibrado entiende que, la mejor opción, es la abstención sexual antes del matrimonio, y entiende que haya quienes elijan la virginidad para vivir su adolescencia o para toda la vida.

La elección de la virginidad o de celibato para toda la vida es una respuesta al amor de Dios y, por tanto, tiene el significado de un acto de amor esponsal; es decir, de un de una donación esponsal de sí mismo. Es una donación hecha como renuncia, pero hecha sobre todo, por amor.

Vito de Larigaudie fue un hombre extraordinario. Fue un gran descubridor de continentes, y el primero que hizo un viaje en automóvil de Francia a Indochina. Líder de la juventud francesa, fue un hombre que amó a sus semejantes y al mundo. Su espiritualidad se centraba en la admiración ante el mundo creado. Bajo su fotografía se leía una inscripción: “Una santidad sonriente”.

Vito de Larigaudie amaba la aventura, el baile y el canto. Era un magnífico nadador y esquiador. Acogía todas las alegrías y vivía saturado del ritmo de su amable conversación   En sus apuntes escribió: “Todo tiene que ser amado: la orquídea que inesperadamente florece en la selva, la belleza del corcel, el gesto del niño y el sentido del humor, o la sonrisa de la mujer. Hay que admirar todo lo que es bello”[2].

En su vida hubo luchas y sacrificios, y ésta estuvo sometida a la prueba. Tuvo que tomar decisiones valientes porque la integridad nunca ha sido tarea fácil. Escribe:“Sentir en la profundidad de uno mismo toda la suciedad y el hervir de los instintos humanos, y saber mantenerse por encima de todo ello, no hundirse, andar por encima, como se anda por un pantano seco,(…). Era seguramente una mestiza, tenía los hombros preciosos, y esa belleza salvaje de los mestizos de labios gruesos y ojos enormes. Era bella, enloquecedoramente bella. En realidad se podía hacer solamente una cosa… Pero no la hice, salté sobre el caballo y huí a galope, llorando de desesperación y de rabia, pero con la conciencia llena de paz, ya que, por el amor que siento hacia mis semejantes, no quise hacer daño”.

La castidad es posible si está edificada sobre los cimientos de la educación de la voluntad, y si se sabe huir de la ocasión. Se puede hacer frente a la presión exterior tratando, conociéndose a sí mismo, sabiendo que somos frágiles y vulnerables por esencia; pero que la debilidad se hace fortaleza huyendo de la ocasión. Si no huimos, nuestra debilidad corrompe nuestra conciencia, y entonces tratamos de justificar una acción.

El mismo autor escribe: “En lo profundo de mi ser hay aguas puras y tranquilas. No pueden afectarme, pues, las sombras o los remolinos de la superficie (…). Toda mi vida fue una gran búsqueda de la verdad, en todas partes y a todas horas, en todos los lugares del mundo busqué sus huellas. La muerte será como soltarme de la cadena que me tiene atado, y el fin de una asombrosa y estupenda aventura; será la consecución de esa plenitud que siempre perseguí”.

[1] Octavio Paz, La llama doble, p. 22.

[2] Citado por Tadeusz Dajczer, Meditaciones, Clavería, México 1992, p. 231

Categorías:Matrimonio, Mundo, Noviazgo

Pedí trabajo a san Josemaría

​Llevaba más de cuatro años en el paro. Se descargó la “Novena del trabajo” para pedir por intercesión del fundador del Opus Dei y… el teléfono vibró.

 

 

Llevaba más de cuatro años en el paro y mi situación empezaba a preocuparme mucho, pues incluso estaba afectándome espiritualmente. Comenté con un sacerdote cómo me dañaba esta situación y me recomendó comenzar una novena a san Josemaría Escrivá.

LLEVABA MÁS DE CUATRO AÑOS EN EL PARO Y MI SITUACIÓN EMPEZABA A PREOCUPARME

Salí del confesionario y entré en la capillita del sagrario. Estuve rezando una media hora pidiendo la ayuda necesaria para salir de la situación actual. Allí mismo me descargué el texto de la novena del trabajo al fundador del Opus Dei desde el móvil.

A continuación, comencé con las oraciones propuestas para el primer día. Unos minutos después de terminar me quedé en silencio y noté cómo me vibraba el teléfono. Salí de la iglesia y, ante mi sorpresa, me llamaban de una empresa interesada en contratarme… ¡Me quedé sin palabras! A los cuatro días firmé el contrato de trabajo.

SALÍ DE LA IGLESIA Y, ANTE MI SORPRESA, ME LLAMABAN DE UNA EMPRESA INTERESADA EN CONTRATARME… ¡ME QUEDÉ SIN PALABRAS!

A través de san Josemaría, Dios me concedió lo que mi corazón deseaba sin esperar, ni siquiera, a que terminara la novena. ¡Fue al primer día! Por supuesto, la he terminado como agradecimiento.

Para enviar el relato de un favor atribuido a san Josemaría Escrivá de Balaguer.

Categorías:Mundo, Opus Dei, Trabajo Etiquetas:

¿Mujer 10? No, gracias

24 noviembre 2017 Deja un comentario

Manual de supervivencia por si un día te tienta la idea de ser perfecta

Sirva este artículo como portazo en las narices de todos aquellos que exigen a la mujer que sea perfecta. Hiperperfecta. Pluscuamperfecta. Las 24 horas del día.

Hollywood ha hecho mucho daño. Nos ha convencido de que podíamos con todo: profesional perfecta, esposa perfecta, amante perfecta, madre perfecta, amiga perfecta… y no por separado sino todo junto y al mismo tiempo. Lo nuestro, en teoría, debería ser una figura poliédrica pero acaba convertido en una bola de papel de aluminio aplastado cuando no en un charco de puro agotamiento. Nos imponemos tantos objetivos y obligaciones que nuestro peor enemigo acaba siendo la voluntad de quedar bien ante todos y a todas horas.

Las mujeres estamos afrontando (problemas del primer mundo, me refiero) cómo hacer compatible en el día a día las diferentes esferas en las que nos toca vivir. Para una mujer -por tanto, con cerebro de mujer- no se dan compartimentos estanco sino que es muy fácil conectar una cosa con otra: somos capaces de recordar la hora en que la abuela toma una medicación (y llamarla), actualizar el excel del plan de negocios antes de la próxima reunión con un cliente, comprar billetes de avión, gestionar el cambio del aceite del coche en el taller, llamar al banco para tantear si el crédito fluye y ya ir pensando qué platos cocinar por Navidad. Saltamos de un tema a otro, tomamos nota donde mejor nos va (agenda, post-it en el espejo del baño, imán en la nevera) y esa movilidad neuronal se activa y desactiva sin más.

El problema empieza cuando creemos que esa capacidad no tiene límite. Así que vamos a tocar unos cuantos aspectos para ver cómo andamos, si camino a la perfección o derrapando.

Tu edad

No es lo mismo tener 20 que 30 que 40. Como no es cierto que la de 20 “hace más” que la de 50. Con la experiencia, una aprende a simplificar, jerarquizar y… dejar para NUNCA cosas que antes parecían imprescindibles. Cuando una es joven dispone, en principio, de más energía física, cierto. Pero la sabiduría consiste en emplear las fuerzas que tienes: o sea, optimización de recursos. Lo que ya no cabe fuera del cajón de la optimización, fuera.

Hay que ser hábil para emplear el tiempo en cosas que más adelante ya no nos será tan cómodo llevar a cabo: a los 20 organizas una fiesta en casa para 50 personas hasta las 6 de la madrugada, por ejemplo, y te hace una ilusión loca cocinar al horno todos los cakes y mostrar los manteles de hilo y vainica de la abuela. Te aseguro que a los 40 ya tendrás el número de teléfono de pizzas a domicilio, habrás reunido un equipo de adolescentes voluntarios para colgar globos y la mantelería quedará en el cajón de tesoros familiares para dar paso a un divertido mantel de tejido que escupe manchas. En definitiva, sé práctica con tu edad y tu energía físicaEvita la extenuación de los montajesconforme vayan pasando los años. Y sin complejos.

Tu tiempo

Dedica tus horas a lo más importante (igual que No es No, 24 son 24, recuerda). ¿Quieres que en tu casa todo el mundo lleve la ropa bien planchada? Desde luego. Con el tiempo, quizás veas que te compensa contratar a una empleada que en tres horas te hace desaparecer el montón de ropa seca y arrugada. ¿O sigues pensando que por hacer eso vas a ser menos buena esposa y madre de familia? Si con eso ganas tiempo para algo de mayor valor para ti y tu familia, avanti. No te dé vergüenza pagar con dinero la mejor opción para la organización de tu vida.

Tu partido ante la tv

Haz pedagogía de lo que cuesta hacer las cosas. No para dar lecciones sino para que sepan valorar en casa lo que se hace. Es curioso cuando alguien propone cenar ante el televisor para ver un partido, te ofreces para saber qué apetece cenar y el amigo dice “nada, algo sencillo, una tortilla de patatas“. ¿Perdón? ¿Ha dicho tortilla de patatas? ¿Sabes, amigo, que como mínimo se necesita media hora para elaborar una tortilla de patatas? Sí, media hora. No es como una bolsa de patatas chips o una lata de cerveza. A no ser que quieras una precocinada, que entonces ya hablamos de otra cosa. El caso es que tu amigo debería tener presente que muy posiblemente tú también quieres ver el partido. Así que, en ese momento, defiende la perfección del sofá y la manta.

Tu condición femenina

Los embarazos llevan su tiempo de recuperación postparto. Es cierto que algunas mamás se ponen en marcha a los tres días. Pero nadie mejor que tú y tu médico para pautar la puesta a punto. Nuestro cuerpo no es una máquina, ni siquiera va a responder igual en el primer embarazo que en cualquiera de los posteriores.

Aparte de los embarazos, cada mes (lunar) ya supone para muchas una movida. Las hormonas, los días fértiles, los dolores premenstruales, el nerviosismo, la migraña… Pese a toda la literatura escrita y descrita sobre el tema, no he visto yo menos aguante ante el dolor que a un señor de negocios preocupado porque tiene una gripe: eso le parece que ya es la visita de los cuatro jinetes del Apocalipsis. La aprensión es cosa masculina, sí, aunque ellos lo nieguen. Y las consultas médicas por internet también.

Sé consciente, por ejemplo, del umbral del dolor que tienes. Hay mujeres que resisten muy bien cada mes mientras que otras deben trampear con paracetamol y algo de cama.

Tu energía vital

Cada una se conoce su cuerpo. ¿Eres A o B? ¿Te levantas por la mañana y comienzas las tareas con entusiasmo o eres como una tortuga hasta que no te has tomado tres cafés? Según seas A o B, también deberás pensar en cómo va a ser tu tarde y tu noche. No aspires a ser mujer enérgica a las 8 de la mañana y también a las 12 de la noche. Busca opciones: un pequeño descanso, un reponer fuerzas a mediodía…

No quieras abarcar más de lo prudente. Elastic Girl solo hay una y es la mamá de los Increíbles, o sea, de película. Pero tú y yo somos de carne y hueso y llegamos a lo que llegamos. Compra en el súper, reunión de proyecto, visita a cliente, trabajo de media jornada en una tienda, visita al futuro colegio de los niños, asistencia al festival de fin de Navidad, lavadoras, llamada a una hermana… ¿Crees que puedes con todo? Si es que sí, adelante. Pero si es que no, toma el rotulador mental y tacha. Resulta liberador. Quedan tareas para mañana pero la paz que te va a dar hoy te hará ver el futuro con otra energía.

Tu belleza física

Si conforme pasan los años ves que tu cuerpo se transforma, bienvenida al mundo real. Ya sé que no le ocurre a Naomi Campbell ni a Kim Kardashian ni a la tercera esposa de Donald Trump, pero si quieres jugar en esa liga entonces mejor acudes a la clínica Ivo Pitanguy y ahí te pasan por el barbiemolde sin problemas. Es un tema que hemos hablado cientos de veces. Las actrices, las modelos… cada vez son más jóvenes. Bueno, cada quien tiene su photoshop incluso en las aparentemente espontáneas selfies. Cirugía estética + Photoshop = alicatada quedas. ¿Has pensado cómo es Shakira cuando no se pinta y no se ha peinado?  Entonces, ¿por qué sufres, mujer?

¿Y si hablamos de enfermedad? Dice un conocido mío que si superados los 40 un día amaneces sin que te duela nada, es que te has muerto. Hay limitaciones que aparecen a partir de los 35 independientemente de lo saludable que haya sido nuestra vida. Algunas se llevan en los genes pero estos no se expresan hasta bien entrada la madurez. Hacer frente a la enfermedad es todo un horizonte para el que conviene estar preparado, hacer prevención y, si nos alcanza, saber ver en ella los aspectos positivos que se puedan derivar. Casi siempre, eso sí, supondrá un frenazo o un cambio de ritmo: hay que aceptarlo y jugar las cartas.

Esto no queda así. To be continued…

Categorías:Mundo Etiquetas: