Archive

Archive for the ‘Historia’ Category

Episodios de la vida de Pío XII que te sorprenderán

pio12

Un hombre de paz con inspiraciones extraordinarias

Ese fue el nombre que escogió el Papa número 266 después de san Pedro. Con su elección, la catolicidad “acaba de pronunciarse contra los dictadores y la política de la amenaza y el miedo”, escribió un periodista de la época. De hecho, el régimen nazi no sentía ni un milímetro de simpatía por el cardenal Paccelli. Tampoco los rojos: durante los “días locos” de 1919, nuncio en Munich, el futuro Papa estuvo a punto de ser asesinado por las bandas de milicianos que asaltaron la nunciatura.

Vive episodios del terror soviético de capital importancia para entender las decisiones que tomaría cuando le tocara ser jefe de la Iglesia. Ha sido Pío XII posiblemente el Papa más discutido de la historia moderna, al que tocó enfrentar trastornos técnicos, científicos, morales y políticos de magnitud no vista en el mundo desde 20 siglos atrás.

La historia lo ha juzgado severamente por entender y proclamar que el ateísmo comunista era tan peligroso como el nacionalismo. No era, ciertamente, el discurso políticamente correcto.

Explicó así la elección de su nombre papal: “Pío es un nombre de paz”. Tal vez tuvo la premonición de que le tocaría transitar momentos muy difíciles, aunque no podría haber imaginado cuánto, a pesar de su capacidad perceptiva y fino “olfato” político, al punto de que muchos se han atrevido a sugerir que Juan Pablo II sería el heredero directo de Pío XII.

Era también un místico. Sobre sus experiencias hay testimonios fantásticos como aquel en 1950, cuando vio al sol dar vueltas sobre sí mismo igual que, en 1917, giraría sobre los videntes de Fátima.

No en balde fue capaz de prever asuntos que permanecerían vedados al entendimiento del resto de la humanidad en momentos cruciales que, décadas después, cobraron impresionante vigencia.

Un ejemplo claro fue el caso del prelado Joszef Mindszenty, quien selló su oposición extrema al comunismo, al que combatió heroicamente. Había enfrentado a los nazis por lo que, acabada la tormenta de la Segunda Guerra Mundial, Mindszenty se había convertido en un héroe nacional.

Sin embargo, los acuerdos de Yalta entregaron a la nación desventurada al régimen comunista que tomó el poder. El primado pasó a ser el protagonista de la resistencia católica al sanguinario régimen soviético de Rakosi.

El papa Pío XII ya lo había nombrado cardenal y primado de Hungría, y le encargó la misión de fomentar el retorno de su patria a la fe. Al entregarle el capelo cardenalicio, el Papa le dice en tono profético: entre los purpurados presentes “tú serás el primero en sufrir el martirio, simbolizado por este color púrpura”… Lo demás, es historia.

Para citar otro caso sorprendente: la preocupación de Pío XII por Venezuela fue manifestada a lo largo de varios mensajes. No se circunscribían a un evento o fecha especial. Ya en 1952, durante el Año Jubilar cuyo momento culminante fue la Coronación Canónica de la Virgen de Coromoto -Patrona de Venezuela- el 11 de septiembre, se escuchó el radiomensaje del Papa transmitido en directo desde Catelgandolfo, Italia: “Los que os decís hijos de una nación católica, corred ante su trono de amor y de gracia pidiéndole que os la conserve y os la consolide, libre de influencias malsanas que buscan ponerla en peligro… que no arraiguen jamás, en el pródigo terruño venezolano doctrinas extrañas, especialmente aquellas que ofenden a Ella y a su precioso Hijo”.

Venezuela, país alejado de guerras y ajeno en aquel entonces a “doctrinas extrañas”, hoy se encuentra luchando agónicamente por salir de su yugo.

Categorías:Historia, Mundo Etiquetas: , ,

Programa oficial de la visita del Papa a Fátima

Por el centenario de las apariciones

papa-virgen-fatima

El Papa será el cuarto Pontífice que visite este santuario mariano

Este lunes la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha hecho público el programa oficial del viaje del Papa Francisco a Fátima para conmemorar el centenario de las apariciones de la Virgen María.

El viaje durará dos días y Francisco será el cuarto Pontífice que visite el Santuario tras la de Pablo VI en 1969, San Juan Pablo II en 1982, 1991 y 2000, y Benedicto XVI en 2010.

El Santo Padre llegará el 12 de mayo a Portugal, a las 14 horas, y aterrizará en la base aérea de Monte Real, donde tras la ceremonia de bienvenida se reunirá con el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa.

Desde allí irá en helicóptero al estadio de Fátima y se dirigirá en un vehículo abierto hacia el Santuario mariano. Poco después de las 18 horas rezará en la Capilla de las Apariciones, realizará la bendición de las velas y presidirá el Santo Rosario.

La Capilla de las Apariciones representa el corazón del Santuario de Fátima, lugar en donde los pastorcitos dieron testimonio de las apariciones de la Virgen María. Fue construida “por indicación de la Señora”, indican las memorias de la hermana Lucía. Su construcción concluyó en junio de 1919 y la primera misa se celebró en 1921.

El lugar en donde se encuentra la imagen de Nuestra Señora “marca el sitio donde estaba la encina sobre la cual la Señora del Rosario se apareció”.

El 13 de mayo, festividad de la Virgen, será el día central de la festividad mariana, el Pontífice iniciará la jornada encontrándose con el primer ministro del país en la Casa del Carmen y después visitará la iglesia Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, donde están sepultados los pastorcitos de Fátima.

fatima1-696x468

Se espera a cientos de miles de peregrinos para celebrar el centenario de las apariciones

A las 10 de la mañana en la explanada del Santuario, en donde se esperan a varios cientos de miles de peregrinos, se producirá el evento central: el Santo Padre presidirá la misa y tras ella saludará a los enfermos.

Tras el evento religioso almorzará con los obispos y a las 14,45 retornará hacia Roma. La diferencia de huso horario con Roma es de una hora, y el vuelo durará tres horas.

 

 

 

Cómo el Padre Pío detenía en pleno vuelo los bombardeos en la Segunda Guerra Mundial

En la zona de San Giovanni Rotondo donde vivía el santo no cayó jamás una bomba

web-father-pio-soldati5-caccioppoli-com

Esta historia increíble sobre el Padre Pío la cuenta el padre Damaso de Sant’Elia, superior del convento en Pianisi (Italia), en la Positio para la causa de canonización del famoso capuchino con estigmas.

“Varios pilotos de la aviación anglo-estadounidenses de varias nacionalidades y religiones diversas que durante la Segunda guerra Mundial, después del 8 de septiembre de 1943, se encontraban en la zona de Bari para llevar a cabo misiones en territorio italiano, fueron testigos de un hecho fuera de lo normal. En el cumplimiento de sus obligaciones algunos aviadores pasaron por la zona de Gargano, cerca de San Giovanni Rotondo, vieron a un monje en el cielo que les prohibía lanzar bombas en el lugar.

En Foggia y casi toda Puglia fueron bombardeados en varias ocasiones, pero increíblemente en la zona de San Giovanni Rotondo (donde vivía Padre Pio) no cayó jamás una bomba, testigo directo de este evento fue el general de la fuerza aérea italiana, Bernardo Rosini que, entonces, era parte de la “Comando de unidad aérea” junto a las fuerzas aleadas.

El general Rosini me refirió que entre los militares hablaban sobre un monje que aparecía en el cielo y hacía que los aviones se retiraran. Muchos reían incrédulos al escuchar estas historias, pero debido a que los episodios se repetían, y siempre con diferentes pilotos, el general decidió intervenir personalmente, tomó el mando de una escuadrilla de bombarderos para ir y destruir un depósito de municiones alemán que se encontraba justo en San Giovanni Rotondo.

Todos estábamos muertos de curiosidad por saber el resultado de la operación, así que cuando la escuadra regresó inmediatamente fuimos a ver al general que atónito contó cómo, apenas llegado al lugar, él y sus pilotos vieron en el cielo la figura de un monje con las manos en alto, las bombas se desengancharon solas cayendo en un bosque y los aviones dieron la vuelta sin ninguna intervención de los pilotos ”.

Todos se preguntaban quién era ese fantasma al que los aviones obedecían, alguien le dijo al general que en San Giovanni Rotondo había un fraile con estigmas, considerado un santo por la gente, y que tal vez podría ser él el autor de estos acontecimientos.

El general dijo que quería ir a comprobarlo apenas fuera posible, y cuando la guerra terminó es lo primero que hizo. Acompañado de algunos pilotos, fue al convento de los capuchinos. Al cruzar el umbral de la sacristía, se encontró frente a varios monjes, entre los que inmediatamente reconoció al que había parado sus aviones.

El Padre Pío se acercó a él y, poniendo una mano sobre su hombro, le dijo: “¿Así que tú eras el que quería matarnos a todos?”. El general se arrodilló delante del Padre Pío. El capuchino le había hablado, como de costumbre, en dialecto de Benevento, pero el general estaba convencido de que el monje le había hablado en Inglés. Los dos se hicieron amigos y el general, que era protestante, se convirtió al catolicismo”.
Fuente: Positio III / 1, pp. 689-690 (Pena, 20)

web-father-pio-soldati4-caccioppoli-com

 

Categorías:Historia, Mundo Etiquetas: , ,

El salvador del Golden Gate

No es un superhéroe, pero según él, ha salvado a unas 2.000 personas del suicidio

web-kevin-briggs-pivotalpts-yuval-shoshan-cc

Sufrió un cáncer, trabajó en el corredor de la muerte, su madre murió joven y su abuelo se quitó la vida. El sueño de su vida, el ejército, se truncó por culpa de la enfermedad. A los 26 años, una depresión le hizo tocar fondo. Tremendo, ¿no? Más de uno habría pensado en no seguir viviendo…

Esta es la historia de Kevin Briggs, quien al contrario, supo aprovechar su dura experiencia vital en una oportunidad para salvar vidas. Ahora tiene 54 años, es abuelo y recoge los frutos de su vida: se ha pasado más de 20 años patrullando uno de los lugares preferidos de los suicidas en EE.UU.: el Golden Gate de San Francisco. Ha salvado, según sus cálculos, a más de 2.000 personas.

El puente fue construido en 1937, y su constructor, Joseph Strauss, lo consideraba “a prueba de suicidios”. Ironías del destino, ha sido desde su inauguración el lugar preferido por miles de personas para quitarse la vida.

Tirarse desde el Golden Gate supone una muerte horrible, contaba Briggs en una conferencia TED en mayo de 2014. “Después de una caída libre de cuatro a cinco segundos, el cuerpo choca contra el agua aproximadamente a 120 kilómetros por hora. El impacto rompe los huesos, algunos de los cuales perforan órganos vitales. La mayoría muere en el impacto. Los que no, normalmente se agitan en el agua indefensos y luego se ahogan. No creo que los que contemplan este método de suicidio se den cuenta de la macabra muerte a la que se enfrentarán”. 

Su trabajo en la Highway Patrol de California ha sido intentar salvar la vida de estas personas: “En mi experiencia, no solamente hay que hablar, sino que hay que escuchar. Escuchar para entender. No discutas, culpes, o le digas a la persona que sabes cómo se siente, porque probablemente no lo sepas. Simplemente estando allí, puedes ser el punto de inflexión que necesitan”.

“El 11 de marzo de 2005, respondí a una llamada de radio por un posible sujeto suicida en la acera del puente cerca de la torre norte. Cuando me vio, cruzó de inmediato la barandilla, y se detuvo en ese pequeño tubo que va alrededor de la torre. Durante la hora y media siguiente, escuché como Kevin habló sobre su depresión y desesperanza. Kevin decidió por su cuenta ese día darle a la vida otra oportunidad. Cuando Kevin volvió, lo felicité. Este es un nuevo comienzo, una nueva vida. Pero le pregunté, ¿Qué fue lo que hizo que volvieras y le dieras a la esperanza y la vida otra oportunidad? ¿Y saben lo que me dijo? Dijo: Me escuchaste. Me dejaste hablar y simplemente escuchaste“.

Categorías:Historia, Mundo, Testimonio

«Para el pueblo, ya es santa»

Envían a Roma 15.000 folios y 5 posibles milagros de sor Lucía

sor-lucia-juan-pablo-ii

Sor Lucia vivió en un convento la gran parte de su vida

Ya ha concluido la fase diocesana de la causa de canonización de sor Lucia y ahora toda la documentación se enviará a Roma. La pregunta que circula en Portugal y en el ámbito católico es si durante el centenario de las apariciones en Fátima, en el que estará presente el Papa Francisco, se anunciará su beatificación.

La postuladora de la causa, la religiosa Angela Coelho tiene clara la santidad de la vidente tras haber trabajado durante años en este proceso que ha quedado plasmado en más de 15.000 folios. Alfa y Omega recoge algunos de los puntos centrales que explica Coelho a la agencia de los obispos portuguesa:

“Mucha gente no entiende por qué se tiene que hacer este proceso, porque, para el pueblo, Lucía ya es santa”, la carmelita Ángela Coelho, en una extensa entrevista a la agencia de la Conferencia Episcopal Portuguesa Ecclesia.

Ana Sofia, otra carmelita del convento que ha colaborado en la Causa, explica que las religiosas que convivieron con ellas no tenían ninguna duda tampoco sobre su santidad, pero han tenido sumo cuidado en que las “cosas estuvieran bien atadas”. “Es una persona que vivió según la voluntad de Dios, con fidelidad, y eso que vi con mis ojos, que toqué con mis manos, me ayudó mucho, después, cuando me confiaron este trabajo”.

Cinco posibles milagros

La ceremonia tendrá lugar en el carmelo de Santa Teresa de Coimbra, donde sor Lucía falleció en 2005. Tres años después, con permiso del Papa Benedicto XVI, se abrió la causa, sin esperar a los cinco años que prescribe el derecho canónico. Esta tarde se sellará el resultado de la investigación llevada a cabo, un documento con más de 15.000 páginas que se enviará a la Congregación para las Causas de los Santos.

sor_lucia_de_fatima

Durante las investigaciones, que se han prolongado durante nueve años, han surgido cinco hechos aparentemente inexplicables que podrían haberse obtenido gracias a la intercesión de sor Lucía. No ha sido esta su preocupación principal, pues “es la Santa Sede la que se preocupa” por los posibles milagros una vez confirmadas las virtudes heroicas de un siervo de Dios.

La fase diocesana se ha encargado, sobre todo, de investigar si “la vidente de Fátima practicó las virtudes heroicas que se esperan de un santo canonizado”. Sor Ángela subraya que, a pesar de no ser esta la prioridad, se ha visto además que “se alcanzaron muchas gracias” por su intercesión.

70.000 cartas

En su investigación, las carmelitas de Coimbra, junto con las Religiosas de la Alianza de Santa María, han estudiado su diario espiritual, además de transcribir y archivar una a una miles de cartas guardadas en 70 bolsas. “Recibió más de 70.000 cartas, y respondió prácticamente a todas”, explica la hermana Ángela. Por eso, las religiosas intentaron contactar con los remitentes, para localizar las respuestas de sor Lucía.

pastorcitos-fatima

En este 2017 se cumplen cien años de la aparición de la Virgen a tres niños, Lucia, Jacinta y Francisco

A pesar del estricto régimen del Carmelo, sor Lucía “tenía autorización” para responder a las cartas, y “le indicaron que conservara las cartas que fuera recibiendo, lo que hizo desde los años 70”. También “recibía a muchas personas”. De hecho, recibió la visita de casi una cincuentena de cardenales. Otra de las visitas que recibió fue la de Mel Gibson. Ese día, recuerda la hermana Ana Sofía, muchas hermanas estaban emocionadas, pero no tanto la vidente, que “no tenía ninguna noción” de quién era el actor y director cinematográfico.

“¿Me quedo aquí sola?”

Cuando la Virgen se apareció a los pastorcillos en Cova de Iría, Lucía dos Santos, de 10 años, era la mayor. También fue la única que sobrevivió a esos años, pues Francisco murió en 1919 y Jacinta en 1920. En la aparición del 13 de junio de 1917, la Virgen se lo había anunciado a los niños. Al saber la noticia, Lucía preguntó, triste: “¿Me quedo aquí sola?”. La Virgen le respondió: “No, hija. ¿Y tu sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios”.

En 1921, con 14 años de edad y cuatro años después de los hechos de Fátima, Lucía ingresó en el colegio de las Hermanas Doroteas en la localidad de Vilar, cerca de Oporto. En 1928 se trasladó al convento de esta orden en Tuy, Pontevedra y luego al convento que la orden tenía en la ciudad de Pontevedra. Allí, en 1925, se le volvió a aparecer la Virgen. En 1946 volvió a Portugal y en 1948 decide ingresar en el Carmelo de Santa Teresa de Coimbra en régimen de clausura, profesando votos al año siguiente. Allí permaneció hasta el 13 de febrero de 2005, cuando falleció con 97 años.

Fue en las apariciones posteriores a Fátima donde la Virgen reveló a Lucía las condiciones para ofrecer cinco primeros sábados, confesando, comulgando y rezando y meditando el rosario, en reparación por los pecados. También en estas apariciones le insistió en que el Papa debía consagrar Rusia a su Inmaculado Corazón.

Así fue, en realidad, el portal de Belén

29 diciembre 2016 Deja un comentario

asifueenrealidadportalbelen

«Tenemos perfectamente localizado dónde estaba el Belén del Antiguo Testamento y también el Belén del Nuevo Testamento», que es en el que nació Jesús. Habla Hipólito Sanchiz, profesor de Historia Antigua del Oriente Próximo de la Universidad CEU San Pablo. «Al lado de esta aldea, en las afueras, había cuevas. La zona de las montañas de Judea es mayoritariamente de roca caliza, en la que hay muchas irregularidades, abrigos, cuevas, etc. Por eso es muy normal, y se puede ver todavía hoy, que los pastores aprovechan para guardar el ganado».

En el caso de Belén, más que lugares de paso para los pastores, Sanchiz cree que «las cuevas que habría a las afueras se usarían como corrales» para los propios habitantes de la aldea. La gruta en la que nació Jesús, añade, podría ser de alguno de los familiares de José, que era de Belén, y que no pudiendo recibirlo en casa le ofreció este alojamiento. Aunque esto es solo «una hipótesis».

Cuando uno visita Belén, puede comprobar que los cristianos locales rechazan la imagen popular de que María y José tuvieran que buscar sitio en la cueva por su falta de hospitalidad. En esos días en los que la aldea estaba llena de gente que acudía para el censo, explican, la posada sería un lugar muy poco adecuado para que una mujer diera a luz.

Sanchiz está de acuerdo con esta valoración: «Para entendernos, las posadas de la época no eran nada agradables. De hecho, cuando la gente rica viajaba se metían a pasar la noche en la fina o casa de alguien. Las posadas eran para gente pobre. Sería algún tipo de edificio, una taberna o similar, donde te permitían pasar la noche pero no tenías habitación, sino que todo el mundo dormiría en una sala común».

El hecho de que los pastores estuvieran durmiendo al raso, además, implica que Jesús nació en una época del año en la que el clima era relativamente benévolo, por lo cual no habrían pasado demasiado frío en la cueva.

Ahora bien, ¿cómo sabemos que la gruta de la Natividad que hay bajo la basílica del mismo nombre es la verdadera? «En ese lugar, hay una basílica desde el siglo IV», construida entre el 327 y el 333 por santa Elena, madre del emperador Constantino. En esa misma época, murió el obispo Eusebio de Cesarea, que da noticia de que en esa época la tradición ya tenía identificada la cueva como aquella en la que nació Jesús.

Un posible problema es que, en la actualidad, a la gruta se accede por una empinada escalera, desde arriba. A la hora de buscar abrigo, algunos opinan que no es probable que José escogiera una cueva subterránea con tan difícil acceso. Sanchiz apunta dos posibles respuestas: «No sabemos si la cueva es subterránea o si al principio estaba al nivel del suelo pero luego ese nivel se elevó. Hay que tener en cuenta que en esa zona lleva construyéndose desde el siglo IV», por lo que se han podido añadir distintos estratos.

Por otro lado, «una cueva subterránea con una entrada en pendiente sí podría servir perfectamente» para alojar tanto a animales como a personas. En este caso, lo que habría desaparecido sería la pendiente original, sustituida luego por una escalera.

Otra dificultad a la que se enfrentan los peregrinos es imaginarse cómo sería realmente la cueva. Esto es posible visitando grutas anejas como la de San Jerónimo o la de San José, o bien el cercano Campo de los Pastores, recinto perteneciente a la Custodia de Tierra Santa donde se pueden ver cuevas del mismo estilo. Dentro de la misma gruta de la Natividad, la presencia en un lado del lugar del nacimiento, debajo de un altar, y en otra parte de la cueva del Pesebre, donde María habría colocado al Niño Jesús envuelto en pañales, además de altares, cuadros y otros ornamentos dificultan la contemplación de ese momento tal como lo relata el Evangelio.

«Es muy difícil saber cuál era la disposición real de la cueva. Está sin excavar y dudo que se excave», reconoce Sanchiz. «Lo que está claro es que probablemente era mucho más grande, y fue compartimentada». Por tanto, el lugar donde nació Jesús y donde, unos metros para allá, fue puesto en el pesebre, serían dos partes de la misma cueva.

El pesebre «era de piedra caliza, muy típicos de la zona y que todavía se pueden ver. La mayoría de las veces no estaba pegado a la pared. Era más bien una piedra que se había horadado con esa forma para que pudieran comer las bestias».

Categorías:Historia, Mundo Etiquetas: ,

la historia del primer obispo católico estadounidense

19 diciembre 2016 Deja un comentario

La Inmaculada Concepción, patrona de Estados Unidos

John Carroll, el primer obispo católico de los Estados Unidos, puso la nación recién nacida bajo el cuidado de la Inmaculada

screen-shot-2016-12-14-at-5-27-47-pm

Corría el año de 1792. No se habían cumplido siquiera veinte años desde la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos, y la recién nacida nación contaba ya con su primer obispo católico: el jesuita John Carroll, quien habría sido nombrado prefecto de los Estados Unidos apenas la iglesia católica comenzaba –muy discretamente- a tomar raíces en el noreste del país, y quien en 1789 pasó a ser el obispo de la primera diócesis católica estadounidense: la diócesis de Baltimore, en Maryland, que abarcaba prácticamente todo el territorio de las antiguas colonias inglesas. Luego, sería nombrado también administrador apostólico de Florida y Lousiana.

web-basilica-of-national-shrine-of-the-immaculate-conception_profr-lawrence-lew-op-cc-8

El Papa Pío IX formalizaría definitivamente el patronazgo de la Inmaculada sobre los Estados Unidos el 7 de febrero de 1847. Pío X iniciaría, en 1913, la construcción del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, D.C., dando incluso una contribución monetaria personal (simbólica) de $400, y Pío XI donó un mosaico, al mismo Santuario, con la imagen de la Inmaculada, en el año de 1923

No parece casual que el obispo de Maryland (la “Tierra de María”, si lo tradujésemos al castellano), quien fue además –como buen jesuita- el fundador de la universidad de Georgetown haya decidido poner al naciente país bajo la protección de la Virgen María, consagrando la nación a la Inmaculada Concepción, e iniciando además la construcción de la primera catedral de los Estados Unidos, la Catedral de la Asunción de María, que fue diseñada por el arquitecto Benjamin Henry Latrobe, el mismo que diseñase el Capitolio estadounidense, considerado el padre de la arquitectura del país. El obispo Carroll, quien murió en 1815, no vivió lo suficiente para ver terminada la catedral, que se habría comenzado a construir en el año de 1806.

screen-shot-2016-12-14-at-5-27-47-pm-1

Corría el año de 1792. No se habían cumplido siquiera veinte años desde la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos, y la recién nacida nación contaba ya con su primer obispo católico: el jesuita John Carroll, quien habría sido nombrado prefecto de los Estados Unidos apenas la iglesia católica comenzaba –muy discretamente- a tomar raíces en el noreste del país, y quien en 1789 pasó a ser el obispo de la primera diócesis católica estadounidense

Años después de la muerte de Carroll, en 1847, el séptimo concilio de provinciales de Baltimore reiteró el gesto con el que el obispo Carroll había iniciado su episcopado, declarando a la Virgen María, con el título de “sin pecado concebida”, como la patrona principal de aquella tierra. De allí en adelante, tres Papas se encargarían de edificar un santuario para la patrona de la nación: el Papa Pío IX formalizaría definitivamente el patronazgo de la Inmaculada sobre los Estados Unidos el 7 de febrero de 1847. Pío X iniciaría, en 1913, la construcción del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, D.C., dando incluso una contribución monetaria personal (simbólica) de $400, y Pío XI donó un mosaico, al mismo Santuario, con la imagen de la Inmaculada, en el año de 1923.

Si quieres conocer más y mejor este santuario, te invitamos a hacer clic en esta postal: te llevará a nuestra sección especializada en viajes, arte y arquitectura –

postacard-santuario-nacional-inmaculada-concepcion-thought

Categorías:Historia, Mundo, Religión Etiquetas: