ESTOS 5 FAMOSOS SE BURLARON DE DIOS Y NO TUVIERON UN FINAL FELIZ

NOTICIACRISTIANA.COM.– A lo largo de la historia muchas personas han ofendido a Dios por diferentes motivos. Ya sea por creerse superior a él o simplemente por no creer en su existencia.

El primer caso es el de Hugo Chávez, ex presidente de Venezuela, quién expresó, “Aprovecho para condenar desde el fondo de mi alma y de mis vísceras al Estado de Israel, maldito seas Estado de Israel, maldito seas”. Poco después, se le diagnosticó cáncer de colon, lo que lo llevó a su muerte en 2013.

John Lennon fue otro que se burló y retó a Dios cuando dijo que “el cristianismo se va a terminar. Desaparecerá No necesito discutir sobre eso, tengo razón y voy a tener razón. Nosotros ahora somos más populares que Jesús, no sé qué se irá primero, si el rock and roll o el cristianismo. Años después Lennon fue brutalmente asesinado con 5 disparos en la espalda.

Otra persona que habló de Dios fue Tancredo Nevez, ex presidente de Brasil, al decir que si conseguía 500 mil votos, ni Dios lo quitaría de la presidencia. Nevez se enfermó un día antes de asumir la presidencia y murió.

El hombre que construyó el Titánic, es otro ejemplo de blasfemia contra Dios. Después de la construcción un reportero le preguntó cuán seguro sería. Y con un tono irónico respondió: “Ni Dios puede hundirlo”. En su primer viaje el Titánic chocó con un iceberg dejando más de 1, 500 muertes.

El último ejemplo de esto es Marilyn Monroe. Quien en una visita del predicador Billy Graham afirmó que “Yo no necesito a su Jesús”. Luego de que Graham le dijera que el Espíritu de Dios, le había enviado a predicarle a ella. Una semana después Monroe fue encontrada muerta en su apartamento.

“Dios no puede ser burlado, lo que el hombre sembrase eso mismo segará. Yo digo que desde lo más profundo de mi corazón y con todas mis fuerzas, glorifico a Dios y bendigo a Israel y su santa ciudad de Jerusalén y amén”, dijo Julio Zapata.

Por su parte David Gálvez comenta que “Jamás ningún ser humano debe contradecir a Dios. Me regaló la vida, mis hijos y familia, no hay cómo pagarle a Él. Solo arrepintiéndose de los pecados y llevando su palabra” .

Ruby Rincón dice que “a Dios no lo maldice nadie, lo que estos malvados hacen es blasfemar,y eso se paga con la muerte espiritual eterna, dolor y crujir de dientes sin escapatoria”.


Publicado por: NOTICIACRISTIANA.COM 

LOS MÁRTIRES FRANCISCANOS DE SIROKI BRIEG

MÁS TESTIMONIOS DE CONVERSIÓN EN TIERRAS DE MEDJUGORJE

En Herzegovina fueron martirizados 66 franciscanos durante la II Guerra Mundial

A 40 km de Medjugorje se encuentra Široki Brijeg, y allí una iglesia dedicada a la Virgen de la Asunción que custodia los restos de 24 mártires franciscanos, de los 66 que fueron asesinados por los comunistas por odio a la fe durante la II Guerra Mundial en Bosnia Herzegovina. Široki Brijeg, como toda Herzegovina, y la propia Croacia, era y es una región profundamente católica, y por tanto etiquetada como “pro-fascista” durante la Guerra y posteriormente demonizada en la Yugoslavia comunista de Tito. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, esta sencilla iglesia franciscana comienza a recibir más y más peregrinos de Medjugorje, pues es fundamental para comprender la cultura católica y la historia de Bosnia y Herzegovina, así como la presencia de los franciscanos en estas tierras. Unos mártires, además, que provocaron la conversión de algunos de sus propios asesinos.

Los franciscanos, custodios de la fe

Bosnia y Herzegovina fue una región profundamente católica hasta la ocupación turca en 1463. Los musulmanes destruyeron sistemáticamente iglesias y monasterios. El clero diocesano fue desapareciendo y los únicos sacerdotes que quedaron allí, en medio de la persecución y mezclados entre el pueblo y atendiéndolo clandestinamente fueron los franciscanos. En 1846, doce de sus frailes de origen herzegovino pudieron construir un monasterio y una iglesia en Široki Brijeg. También construyeron carreteras y puentes y, con el paso del tiempo, introdujeron electricidad en la zona. Junto a la iglesia, construyeron un seminario y una famosa escuela que llegó a ser una reconocida sede de aprendizaje y rendimiento escolar.

Y de esta forma, Široki Brijeg se convirtió en un centro cultural cristiano, mientras el santuario se transformó en un símbolo de Herzegovina. Sin embargo, 100 años después, la persecución religiosa contra los católicos se avivó y el monasterio y sus obras fueron devastadas y destruidas.

El martirio de 30 franciscanos: asesinados y quemados

Esta  nueva etapa de terror comenzó el 20 de mayo de 1942, cuando Fray Stjepan Natetilic fue sacado de su casa y fusilado cerca del pueblo de Zanaglina Kupres. Tres años después, el 7 de febrero de 1945, los miembros del Partido Comunista decidieron destruir del símbolo cristiano desde sus cimientos, y desarraigar la fe católica, la bondad y el reconocimiento de los frailes franciscanos del corazón del pueblo.

Ese día, llegaron a Široki Brijeg a las tres de la tarde, y encontraron a 30 religiosos en el monasterio; muchos de ellos trabajaban en el instituto adyacente: eran profesores y muchos licenciados y doctorados. Al grito de “Dios ha muerto, no hay Dios, no hay Papa, no hay Iglesia, no hay necesidad de ti, vuelve al mundo y trabaja”, los partisanos intentaron que los frailes abjuraran de su fe y se quitaran el hábito religioso. Sin embargo, con entereza, ellos respondieron: “Somos religiosos consagrados, no podemos quitarnos los hábitos”.

Entonces, uno de los cabecillas tomó un crucifijo, lo arrojó al suelo y les invitó a elegir entre la vida o la muerte. Para su sorpresa, cada uno de los frailes se arrodilló, abrazó y besó a Jesús, sosteniendo la Cruz contra el pecho, y repitiendo todos como San Francisco: “Dios mío y mi todo”.

Su respuesta estaba dada, por lo que los comunistas tomaron a los frailes uno a uno, los sacaron del convento y los mataron. Luego rociaron sus cuerpos con gasolina y los quemaron. Como narran los propios partisanos, los frailes se fueron a la muerte rezando y cantando la Letanía de Nuestra Señora.

El monje más anciano, el P. Marko Barbaric, tenía ochenta años. Había perdido la memoria durante la Segunda Guerra Mundial, y aquel día estaba en su habitación enfermo de tifus. Sin embargo, los comunistas le ordenaron que saliera y se uniera a los demás. El P. Marko Barbaric tenía fama de santidad entre los seminaristas. El más joven era el Fray Rados, de veinte años, nacido el 14 de noviembre de 1925 y acababa de terminar el noviciado.

Conversión de un comunista

Uno de los testigos quedó impactado por el comportamiento heroico de los frailes. En su relato de los hechos explica que “desde que era un niño, en casa, siempre escuché de mi madre que hay un Dios, que Dios existe. Sin embargo, Lenin, Stalin y Tito siempre habían afirmado lo contrario e hicieron todo lo posible para inculcarnos que no hay Dios, que no existe”.

Y prosigue: “Cuando las circunstancias de la vida me llevaron al martirio de Široki Brijeg y vi cómo los frailes enfrentaban la muerte, rezando y bendiciendo a sus perseguidores, suplicando a Dios que perdonara los pecados de los verdugos, entonces las palabras de mi madre sonaron claras, y pensé: mi madre estaba en lo cierto, hay un Dios, ¡Dios existe!”. Este testigo acabó volviendo a la fe católica, y tiene un hijo sacerdote y una hija religiosa.

Una semana después del martirio de Široki Brijeg, los comunistas mataron a otros siete frailes en Mostar. Estos frailes, aunque sabían lo que había sucedido en Široki Brijeg, habían decidido no escapar, sino permanecer en el convento y cerca de las almas que les habían encomendado. De ellos, tres eran de la parroquia de Medjugorje y en 1933 habían colaborado en la construcción de la cruz blanca que hay en el conocido como “Monte de la cruz” del pueblo de las apariciones marianas.

Camino a los altares

Después de la Guerra, los comunistas se esforzaron por separar a los niños de su identidad nacional y su fe. Herzegovina fue desatendida, muchos, por razones económicas, se vieron obligados a emigrar a otros lugares mientras también se dio un despertar religioso en el que muchos jóvenes y, de la forma que pudieron, se unieron a diferentes comunidades religiosas.

Los franciscanos abrieron un registro de los frailes torturados y asesinados, y en 1971 se pidió que los testigos aportasen todas las pruebas posibles sobre las circunstancias que llevaron a sus muertes. Aunque no fue hasta la caída del comunismo en 1989 cuando comenzó un trabajo más sistemático sobre las circunstancias que rodearon las atrocidades en Bosnia Herzegovina.

Por supuesto que entre las calumnias lanzadas contras estos franciscanos se encontraba su falsa colaboración con la Ustacha, una organización filo nazi fundada en 1929 y que aterrorizó y asesinó a miles de serbios, judíos y disidentes políticos durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, su inocencia y su distancia con la Ustacha siempre ha quedó clara, por lo que los franciscanos de Široki Brijeg continúan con el proceso de canonización de estos frailes mártires.

Fuente: Religión En Libertad

El día que un astuto sacerdote venció a un pirata sanguinario

En 1671, Henry Morgan sitió, saqueó e incendió Panamá y entró en una iglesia con unos 350 corsarios atraído por un famoso altar de oro…

Fue un miércoles. Nada presagiaba lo que estaba por ocurrir, la tragedia. El 28 de enero de 1671 el pirata inglés Henry Morgan sitió, saqueó e incendió Panamá, una ciudad edificada en piedra, de la que aún se conservan algunas de sus paredes y antiguas edificaciones.

Morgan entró sin piedad, destruyendo todo a su paso. Se dice que de su incursión quedaron 3.000 muertos.

Queda en nuestros días en pie la torre de la catedral, usada en sus tiempos como campanario, que a diario vemos la mayoría de los panameños recordando la historia.

Hace unos meses llevé a mi nieta con mi esposa y pudimos subir las escaleras hasta la cima. La vista en bellísima.

Los frailes Agustinos mudaron de Panamá la Vieja, el famoso altar de oro -uno de los pocos sobrevivientes al cruel ataque de Henry Morgan– a la actual Iglesia san José, en el Casco antiguo de la ciudad de Panamá.

PANAMA
La iglesia de San José

Claudio de Castro

Y este es el motivo de mi escrito, da origen a una famosa historia. Quiero contarte cómo un viejo sacerdote salvó el altar de su iglesia engañando a un pirata sanguinario, porque es un relato extraordinario.

El altar de oro

Aproveché mi visita a la iglesia y tomé algunas fotos y videos para ti.

Si algún día viajas a Panamá no dejes de visitar la Iglesia de San José, también conocida como la iglesia del altar de oro.

PANAMA
El tabernáculo de la iglesia de San José

Claudio de Castro

Muy temprano caminé con mi esposa Vida por la Avenida A en el Casco Viejo de la ciudad de Panamá.

Es un lugar muy agradable, lleno de turistas, cafeterías, tiendas de souvenirs. Le prometí a mi esposa que tomaríamos un delicioso café.

En esa área se ubica la Presidencia y hay innumerables iglesias antiguas, incluyendo la catedral.

La joya de Panamá

La iglesia de san Jose es fresca por dentro, tiene aire acondicionado central.

Encontré dos guías turísticos esperando a los turistas, sentados en las bancas traseras. Uno te habla en inglés, el otro en español. Le pedí al guía que me orientara. Y gustoso accedió.

Cuando construyeron el altar, con estilo barroco, estaba cubierto con pan de oro. Me explicó el guía que “es una lámina muy fina de oro, de poco grosor, convertida de forma artesanal, mediante el martilleo de láminas gruesas de oro.”

Ese bellísimo altar era la joya de Panamá. Imagina en esos tiempos, ¡un altar de oro!

PANAMA
El sagrario de la iglesia de San José

Claudio de Castro

El ataque del pirata

Existen muchas historias sobre el ataque de Henry Morgan a Panamá la Vieja. Algunos dicen que fue enviado a atacarnos, otros que desde la Isla Tortuga se dirigió a Cuba pero se desvió hacia Panamá tal vez por la codicia.

El guía turístico me asegura que fue porque escuchó hablar de “un famoso altar de oro”.

Entró por Portobelo, atravesó la selva por el camino de Cruces, hasta llegar a la ciudad de Panamá.

Según me narró el guía turístico,  y no está muy alejado de lo que recogen los libros de historia, se presentó Henry Morgan a la iglesia con unos 350 corsarios, dispuesto a llevarse el altar como botín.

Pero lo que encontró fue un altar tosco, muy pobre, que daba pena. Tanto que el pirata le arrojó unas monedas al buen sacerdote de nombre Juan, un agustino, para que se construyera un altar decente.

Panamá no fue la única en sufrir ataques piratas, en Aleteia te contamos otra historia:

La astucia que salvó el altar

La astucia de este buen sacerdote salvó el altar y hoy podemos verlo y disfrutar su historia y belleza.

PANAMA
«La joya de Panamá»

Claudio de Castro

Se cuenta que cuando el sacerdote se enteró de la inminente llegada del pirata Henry Morgan y sus secuaces a Panamá, se reunió con los fieles, y ordenó pintar rápido el altar con una mezcla de óxido de plata para que se viera ennegrecido y viejo.

Otros aseguran que lo pintó con cal, y algunos dicen que en su apuro lo cubrió con pintura hecha con arcilla y agua. Así pasaron la noche entera, cubriendo el altar de pintura.

Dicen que al día siguiente el pirata Henry Morgan entró y recorrió la iglesia buscando el famoso tesoro pero solo halló a un viejo cura dando retoques de pintura a un feo altar con una brocha.

Sea lo que hiciere este astuto sacerdote, salvó esa joya colonial y hoy panameños y turistas podemos disfrutarla y quedarnos un rato en devota oración.

¡Necesitamos el espíritu de lucha irlandés!

Para los católicos en la angloesfera, especialmente en Irlanda y los Estados Unidos, el día de fiesta de hoy es una especie de marca de la fe. Como Michigander, tengo la bendición de ver que las tiendas de comestibles en mi área comenzaron a vender cupcakes de San Patricio hace tres semanas. Además de los paczkis polacos para el Martes Gordo, San Patricio es una de las pocas fiestas católicas que todavía muestran alguna costumbre católica en la economía local en mi comunidad.

En una especie de giro de la Providencia de Dios, los irlandeses llegaron a estos Estados Unidos como esclavos, refugiados o simplemente pobres de tierra. Los anglos de estos Estados Unidos eran hostiles a ellos por siglos de animadversión religiosa y étnica.

Sin embargo, se ganaron los corazones de sus enemigos de la misma manera, y otorgaron a estos Estados Unidos un poco de espíritu de fe, a través de San Patricio.

Los irlandeses que llegaron a esta tierra de inmigrantes ya eran brutalmente perseguidos por el régimen anglicano desde que el tirano Enrique VIII se apoderó de las tierras de los pobres y los herejes intentaron en vano erradicar la fe del suelo irlandés y del alma irlandesa.

Pero los hijos de Pádraig se levantaron con su alegre espíritu de lucha y se negaron a aceptar la misa herética y el régimen anglicano. Eligieron misas secretas en un bosque a los anglicanos «olores y campanas» en las hermosas catedrales católicas que los herejes tomaron, derribando las imágenes de Nuestra Señora y los Santos.

Cientos de años de persecución siguieron. Los hijos de Pádraig fueron alegremente a pelear. El Levantamiento de 1641 fue, que yo sepa, la última guerra justa oficialmente bendecida por la autoridad eclesiástica (los lectores pueden corregirme si me equivoco aquí).

Fueron estos irlandeses luchadores los que llegaron a estos Estados Unidos cuando el triste Gorta Mór cayó sobre ellos, en la inescrutable Providencia de la ira de Dios. Algunos fueron enviados por el gobierno de los Estados Unidos para invadir el México católico, contra el cual algunos se rebelaron y murieron como mártires de la cristiandad en lugar de perpetrar una guerra injusta contra sus hermanos hispanos (la famosa brigada de San Patricos, en la foto de arriba, la mayor ejecución masiva del gobierno de los Estados Unidos en la historia, se dice).

A veces, entre los católicos de mi nación, especialmente Trads, los irlandeses tienen una mala reputación porque la mayoría de su jerarquía, dirigida por el cardenal James Gibbons, se puso del lado de los inmigrantes alemanes en la cuestión del «americanismo». Esta es una crítica justificada que me he hecho en otra parte. [1]

Sin embargo, en el día de San Patricio en estos Estados Unidos, muchos ciudadanos aquí pueden ver algo del espíritu católico irlandés que los alemanes simplemente no pudieron impartir.

Es ese espíritu alegre y luchador.

Yo mismo soy un hijo angloparlante de Flandes. Mis antepasados llegaron a la isla de Ellis a través de Inglaterra, Francia e Irlanda, pero mis raíces más profundas, al menos espiritualmente, están en el Ejército de Flandes, la vanguardia internacional liderada por los grandes tercios españoles contra la herética revuelta holandesa. Hay una gran piedad española en el espíritu de lucha de este Ejército de Flandes, dedicado bajo la bandera de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, gracias al Milagro de Empel.

Esta gallardía se muestra en la gran La rendición de Breda pintada por mi pintor barroco favorito, Diego Velázquez. Esta gran obra representa la honorable rendición de los herejes, mientras que el general católico Ambrogio Spinola recibe esta rendición con la caballería de la caballería cristiana.

Sin embargo, como no irlandés y un Michigander, siempre he visto el espíritu de lucha irlandés como una especie de inspiración. Hay algo en los irlandeses – sin duda el misterio de la naturaleza y la gracia divina en el Evangelio proclamado por primera vez por el romano británico, Patricio (San Patricio) – que construyó a este pueblo para ponerse de pie y luchar – con alegría – y perdonar a sus enemigos y ganar sus corazones.

Vi algo de este alegre espíritu de lucha en la pieza de Seán Dartraighe, «Un joven irlandés sonríe en Traditionis Custodes«.

Esta pieza debe ser leída una y otra vez por Trads, especialmente en estos Estados Unidos. Este es el alegre espíritu de lucha que necesitamos como Trads para soportar la lucha por el antiguo Rito Romano con plena confianza en la Providencia de Dios.

Luchar alegremente con el poder de la cruz.

Perdonar a nuestros enemigos y ganarlos a nuestro lado.

Para hablar estas palabras de Sidrac, Misaj y Abdenago a los obispos que dictan decretos injustos y sacerdotes malvados que quieren destruir la liturgia, cuando estaban a punto de ser arrojados al horno de fuego:

He aquí que nuestro Dios, a quien adoramos, es capaz de salvarnos del horno de fuego ardiente, y de librarnos de tus manos, oh rey. Pero si no lo hace, que tú sepas, oh rey, que no adoraremos a tus dioses, ni adoraremos la estatua dorada que has establecido (Dan. iii. 16-17).

O lo que san Pablo dijo cuando se enfrentó a la muerte diariamente: 

Porque si vivimos, vivimos para el Señor; o si morimos, morimos al Señor. Por lo tanto, ya sea que vivamos, o si morimos, somos del Señor (Rom. xiv. 8).

Debemos alegrarnos en la lucha. Este es el espíritu de lucha irlandés. Tomemos algo de este espíritu hoy mientras brindamos por el gran San Patricio, en muchos sentidos el padre de la fe en estos Estados Unidos, nuestra amada Éire y, en gran medida, el alma de la anglósfera católica.

Pintura: Los San Patricios, de Pino Cacucci (2015).

[1] Véase T. S. Flanders, Ciudad de Dios vs. Ciudad del Hombre, 348-350.

Timoteo Flandes

Timoteo Flandes

Timothy Flanders es el editor de OnePeterFive. Es el autor de City of God versus City of Man: The Battles of the Church from Antiquity to the Present e Introduction to the Holy Bible for Traditional Catholics. Sus escritos han aparecido en OnePeterFive y Crisis, así como en Catholic Family News. En 2019 fundó El significado de la Iglesia Católica, un apostolado laico dedicado a unir a los católicos contra los enemigos de la Santa Iglesia. Tiene un título en lenguas clásicas de la Universidad Estatal de Grand Valley y ha realizado trabajos de posgrado con la Universidad Católica de Ucrania. Vive en el Medio Oeste con su esposa y sus cuatro hijos.

Cómo la Virgen María ayudó al Pueblo Ucraniano a través de la Historia

Los milagros que realizó

El pueblo ucraniano ha vivido en la zozobra, producida por las sucesivas invasiones, tomas de su país y destrucciones a través de la historia.

Y en cada uno de esos momentos, la Virgen María lo ha auxiliado con su presencia y sus milagros.

Por eso la llaman la Reina de Ucrania y el país está consagrado a Ella.

Y por eso también, se han producido tantas apariciones marianas en los últimos siglos, como las que hemos ido informando en varios videos y también en artículos de nuestro sitio web.

Y aquí queremos detenernos en cómo nació históricamente esta devoción mariana del pueblo ucraniano.

Y contaremos cómo las primeras apariciones marianas, de hace 10 siglos, estuvieron repletas de milagros.

Y por eso esas devociones marianas dieron forma al cristianismo de Ucrania y son las más populares entre el pueblo

El pueblo ucraniano es muy mariano.

En 1037, Yaroslav el Sabio, el Gran Príncipe de Kiev, dedicó Ucrania a María. 

Por eso María es conocida como Reina de Ucrania, y el 14 de octubre se celebra como Pokrova, la protectora del pueblo ucraniano.

Esta devoción comenzó con San Andrés del siglo X, cuando vio a la Santísima Madre de Dios con una luz radiante, en compañía de San Juan Bautista y San Juan Apóstol y en medio del canto de un gran coro de Santos.

Ella se dirigió hacia el altar donde se arrodilló y oró largamente, derramando lágrimas.

Luego se levantó, se quitó de la cabeza un velo luminoso y lo extendió ampliamente sobre la gente de la iglesia y después desapareció.

San Andrés y su discípula Epifania entendieron que la Madre de Dios venía a rescatar la ciudad que estaba asediada por el enemigo.

La noticia del milagro se extendió por toda la ciudad como un relámpago. El enemigo se retiró y la ciudad se salvó.

El velo se convirtió entonces en el símbolo de protección e intercesión de la Santísima Virgen.

en el ícono de la Pokrova muestra a la Virgen María, con las manos extendidas levantando los bordes de un manto.

Antes de continuar debemos tener en cuenta que los occidentales somos ajenos a la tradición iconográfica de oriente.

Un ícono para los ortodoxos no es una mera pintura sino una catequesis, sus figuras, los colores, su disposición en la tabla son un discurso teológico.

Por eso los íconos se dice que no se pintan sino que se escriben, y no se miran sino que se leen.

Otro ícono relevante de Ucrania es la Oranta, un mosaico que se encuentra en la Catedral de Santa Sofía en Kiev, construida en el siglo XI.

A la Virgen retratada allí se le llama el muro inamovible, y se muestra con los brazos levantados en oración.

Se dice que mientras ella permanezca en pie, la ciudad nunca caerá, porque Ella la custodia.

Y es lo que explicaría que la Catedral de Santa Sofía haya sobrevivido siglos de destrucción por la guerra.

Hoy es un museo declarado como patrimonio mundial de la UNESCO

Pero los dos íconos marianos más venerados en Ucrania son el de la Madre de Dios de Zarvanytsia y el de la Madre de Dios de Pochaev.

Ambos tienen fuertes manifestaciones sobrenaturales en su aparición y luego a través de la historia.

El ícono de la Madre de Dios de Zarvanytsia es el más popular entre los ortodoxos ucranianos católicos, o sea la iglesia ortodoxa que está en plena comunión con la Iglesia Católica Romana.

Y ha sido coronada varias veces por los Papas, la primera por Pio IX.

Es un sitio importante para los ucranianos católicos, que peregrinan a su Centro Espiritual Mariano, para orar ante el ícono milagroso, en busca de ayuda y curación.

Su origen es de 1240, en el momento que Kiev fue invadida por los mongoles.

Cuando los invasores destruyeron iglesias y monasterios, los monjes huyeron.

Y algunos se dirigieron a lo que se conocía como Galicia, un territorio en parte en Polonia y en parte en Ucrania, según las fronteras actuales.

Uno de los monjes que escapó era nativo de esta zona.

Agotado y herido, se detuvo para descansar una noche en el bosque.

El monje oró sinceramente por su tierra devastada por la guerra, pidiendo la intercesión de la Madre de Dios, pero pronto se durmió.

Y en el sueño, la Santísima Virgen María se apareció con dos ángeles sosteniendo lirios blancos.

La Madre de Dios bendijo al monje y lo tocó con Su manto.

El monje se despertó y vio un hermoso valle rodeado por una corona de denso bosque.

Y de repente, un manantial de agua clara brilló en la hierba cubierta por el rocío, y sobre él, el icono de la Santísima Virgen María con el niño Jesús en sus brazos resplandecía con un brillo celestial.

El monje cayó de rodillas y oró fervientemente mientras sus heridas se le curaban.

Pronto recuperó las fuerzas y, en honor a este milagro, el monje construyó una celda en una cueva y colocó allí el icono.La noticia del ícono milagroso se extendió entre la población local y llegó al duque de Terebovlia, gravemente enfermo, hermano del rey ucraniano Danylo.

El duque ordenó que le trajeran el ícono, pero cuando el monje se negó, él mismo viajó a Zarvanytsya, oró frente al ícono y se curó.

En agradecimiento, fundó allí una iglesia y un monasterio.

Y pronto se convirtió en un importante lugar de peregrinación, donde han surgido miles de testimonios de curaciones y otros milagros.

Por ejemplo, cuando en 1772 la plaga amenazó a la población de Berezhany, un pueblo cercano, la gente se volvió hacia el Icono milagroso y hacia el agua del manantial, y entonces la epidemia retrocedió y cientos de enfermos se recuperaron.

Sin embargo no ha sido fácil la sobrevivencia del lugar.

Los turcos destruyeron la ciudad en el siglo XVII, pero nada pudo detener la devoción y las peregrinaciones a Zarvanytsia y al manantial milagroso.

Pero la mayor crisis para Zarvanytsya llegó con el advenimiento del gobierno soviético.

Prohibieron las peregrinaciones, el convento fue incendiado, la iglesia parroquial fue clausurada y convertida en almacén, y el manantial milagroso rodeado de alambre de púas y convertido en basurero.

Sin embargo, por el contrario, este ataque provocó una afluencia aún más significativa de personas que, escondiéndose de los soviéticos, acudían al manantial por la noche, pidiendo curación.

Mientras el ícono de la Zarvanytsya tuvo que permanecer oculto hasta 1989.

Luego de lo cual se restauró la capilla sobre el manantial, se construyó la Iglesia de la Sagrada Eucaristía, el Centro Espiritual Mariano, y se añadió un memorial en honor a San Juan Pablo II por su visita oficial a Ucrania en junio de 2001, quien rezó ante este ícono milagroso de la Santa Madre de Zarvanytsia.

El otro famoso ícono mariano es el de la Madre de Dios de Pochaev.

Según la tradición, alrededor del año 1340, un monje ascendió a la cumbre del monte Pochaev a orar, este monte forma parte de los Cárpatos.

Cuando de repente se vio una columna de fuego ardiente.

Llamó a los demás monjes a unirse a él y se pusieron en oración.

El fuego también fue visto por unos pastores que estaban cuidando los rebaños de la zona, que se unieron a los monjes en la oración.

allí apareció la Madre de Dios rodeada por las llamas y de pie sobre una roca.

Y cuando finalmente la aparición desapareció, vieron que en el lugar donde había estado parada la Virgen, se había derretido la roca, dejando la huella de su pie derecho incrustado en ella.

Y apareció a lo largo de la huella un manantial de agua clara.

Huella que forma parte del santuario mariano que luego se construyó.

Este primer caso daría lugar a muchos otros eventos sobrenaturales en esta región.

El carácter milagroso del icono se presentó casi de inmediato, ya que sólo un corto tiempo después el hermano ciego de Anna Goiskaya, una importante mecenas de la Iglesia, recuperó la vista.

El icono fue colocado en la Iglesia de la Dormición de la Virgen.

Y las crónicas del monasterio registran numerosos milagros durante la estancia del icono allí.

Dos de estos milagros son muy notables.

El primero tuvo lugar en 1675, cuando los turcos musulmanes invadieron la zona y asediaron al monasterio.

En respuesta, los monjes, junto con las personas que buscaron refugio en el monasterio, comenzaron a cantar el Himno Akathistos ante el ícono de Pochaev, suplicando la asistencia y la protección de la Madre de Dios.

para el asombro de los turcos, apareció una visión por encima de Pochaev, se vio a la Santísima Virgen, en una brillante luminosidad, acompañada de San Job.

La Virgen puso su velo de protección sobre el monasterio y fue rodeado por una multitud de ángeles con espadas, vestidos para la batalla.

Los invasores trataron de atacar a los ángeles lanzando miles de flechas al aire, pero las flechas dieron vuelta matando a los propios hombres que habían disparado contra ellos.

Los turcos levantaron el asedio y huyeron de terror.

El segundo milagro notable fue durante la construcción de una gran iglesia en Pochaev en el año 1780.

Un monje corrió a la iglesia exigiendo que todo el mundo saliera.

Y después de que cerca de doscientos trabajadores habían abandonado la iglesia, el techo se derrumbó.

En total, se han registrado 139 milagros estampados en las crónicas del monasterio.

Bueno hasta aquí lo que queríamos hablar sobre la devoción mariana de los ucranianos, las devociones que practican hacia la Virgen María y los milagros que Ella realizó.

Sintonizando con la ciencia y la fe

Durante este último año, he estado involucrado en la producción de una serie de programas de Ciencia y Fe para Radio María Inglaterra. Radio Maria England es una estación de radio católica con sede en Cambridge y es parte de la Familia Mundial de Radio María que tiene 86 sucursales en todo el mundo. Una cosa que hemos notado hasta ahora en nuestra serie Ciencia y Fe es lo bien que nuestros oyentes responden a las historias sobre las vidas de los grandes científicos católicos. Por ejemplo, poco después de emitir nuestro episodio sobre cosmología y el sacerdote católico belga P. Georges Lemaître, alguien de una organización llamada Equipping Christian Leadership in an Age of Science (ECLAS) se puso en contacto con nosotros diciendo que quería ayudarnos a encontrar al próximo Georges Lemaître. Como resultado de esta conversación, solicitamos y recibimos una generosa subvención de ECLAS para financiar nuestra próxima serie de Radio Maria Science and Faith. Ya sea que tengamos éxito o no en encontrar al próximo Georges Lemaître, esperamos que al menos podamos inspirar a las personas a interesarse activamente tanto en su fe católica como en la ciencia. Uno puede presentar buenas razones filosóficas y teológicas de por qué la ciencia y la fe católica pueden coexistir felizmente, pero nada es tan convincente como el testimonio de alguien que está muy dotado en la ciencia y que también tiene el don de la fe.

El P. Lemaître fue muy bendecido con estos dos dones. Desde una edad temprana, Georges sobresalió en matemáticas, pero también expresó interés en la teología. Tenía nueve años cuando le dijo por primera vez a su padre que quería ser sacerdote. En una ocasión, el joven Lemaître se entusiasmó particularmente con un pasaje del Libro del Génesis que parecía presagiar algunos de los desarrollos en la ciencia. Sin embargo, uno de sus maestros de ciencias y mentores, el P. Ernest Verreux, trató de someter el entusiasmo de Lemaître, diciendo que era solo una coincidencia y que lo más que podemos decir es que ocasionalmente uno de los profetas hizo una suposición científica correcta. Lemaître tomó en serio el consejo de su mentor, y se cree que, muchos años después, Lemaître pudo haber ofrecido en privado al Papa Pío XII consejos similares después de que el Papa pronunciara un discurso que sugería que la teoría cosmológica de Lemaître dio testimonio del Fiat lux del Génesis.

Después de la escuela secundaria, Lemaître comenzó a estudiar ingeniería civil en la Universidad de Lovaina, pero no pasó mucho tiempo antes de que estallara la Primera Guerra Mundial. Durante los años siguientes, Lemaître se vio atrapado en los horrores de la guerra de trincheras. Esta experiencia profundizó aún más el sentido de Lemaître de una vocación sacerdotal, pero también fue mientras estaba en las trincheras que leyó el libro de Henri Poincaré sobre electricidad y óptica. Esto inspiró a Lemaître a cambiar de ingeniería civil a estudiar matemáticas y física una vez que regresó a la universidad. En 1920 completó un doctorado en matemáticas, y comenzó a formarse para el sacerdocio diocesano, siendo ordenado en 1923.

Al año siguiente, ganó una beca para estudiar la teoría general de la relatividad de Einstein con Sir Arthur Eddington en el St Edmund’s College, Cambridge. No pasó mucho tiempo antes de que Lemaître comenzara a comprender algunas de las fascinantes consecuencias de la teoría de Einstein, consecuencias que incluso el propio Einstein encontró difíciles de aceptar. Lemaître fue capaz de demostrar que la teoría de Einstein predecía que todo el universo debería estar expandiéndose. Cuando Lemaître explicó su resultado a Einstein en la Conferencia Solvay de 1927, Einstein respondió: «Tus cálculos son correctos, pero tu física es abominable». Einstein, como muchos físicos de la época, estaba casado con la idea de un universo eternamente estático.

El mismo año, Lemaître publicó su resultado, pero fue ignorado en gran medida por la comunidad física. Eso fue hasta 1929 cuando Edwin Hubble publicó sus hallazgos astronómicos de que el universo se estaba expandiendo como Lemaître había predicho.

En 1932, Lemaître publicó una sugerencia aún más radical: según la teoría de Einstein, el universo no puede haber existido infinitamente lejos en el pasado, sino que debe haberse expandido desde un punto infinitamente denso. Esta teoría ahora se conoce como el Big Bang. En 1933, Einstein se había impresionado mucho más con Lemaître, describiendo su teoría como una interpretación hermosa y satisfactoria de los rayos cósmicos como reliquias del origen del universo. Fue durante este tiempo que la prensa comenzó a tratar a Lemaître con el mismo tipo de asombro de celebridades que siguió a Einstein. Cuando Einstein y el padre Lemaître, en su collar de perro, fueron vistos en una conversación profunda, la broma era que estaban discutiendo el «corderrito», una referencia al término Lambda en las ecuaciones de campo de Einstein.

Puedes leer más sobre la inspiradora vida de Lemaître en el libro de John Farrell The Day without Yesterday. Si está interesado en escuchar a los científicos católicos de hoy, puede averiguar sobre la próxima serie de Ciencia y Fe de Radio María buscando en Google «Viajes de fe en la ciencia». Los católicos han contribuido mucho a los desarrollos científicos, y es justo que dejemos que sus voces sean escuchadas.

Este artículo apareció por primera vez en la edición de marzo de 2022 de la Heraldo CatólicoSuscríbete hoy.

Un milagro eucarístico

Durante el reinado de Carlos X, el pueblo alsaciano de Hartmannswiller, a 7 kilómetros de Guebwiller, disfrutaba de un tranquilo y hermoso día de verano.

Su población era ferviente, tomando en serio las fiestas solemnes y preparándose para cada una.

El 12 de junio de 1828, durante la octava del Corpus Christi, se organizaron cuatro bendiciones del Santísimo Sacramento, dos por la mañana, después de la Misa, y dos por la noche, una antes y otra después del rezo del Rosario.

Alrededor de las 8:00 p.m., la iglesia de San Blas estaba llena. Unas 600 personas estaban terminando el Rosario, cuando de repente, Jean-Baptiste Burchard, de 9 años, que estaba ayudando al sacerdote P. Willig como monaguillo, cayó al suelo. El sacristán se apresuró a sacarlo de la iglesia, donde sus padres vinieron a llevarlo a casa. Le preguntaron qué había pasado. El niño explicó: «¡Vi una cara muy hermosa dentro de la custodia en forma de sol!»

Sorprendentemente, una docena de otros jóvenes en el coro de la iglesia en el momento de la Bendición habían visto exactamente lo mismo que Jean-Baptiste. Y se estableció que no habían hablado entre sí antes del servicio. Ninguno de los adultos presentes reportó la cara.

Al día siguiente, que era la fiesta del Sagrado Corazón, de nuevo al final del Rosario, el P. Willig miró la custodia y vio la misma visión: «Fui testigo de algo extraordinario en el Santísimo Sacramento. Cuanto más miraba la custodia, más claramente veía el busto de un niño encantador bajo la especie del anfitrión. Le dije a mi asistente que se acercara para ver si podía ver algo. Me dijo: ‘¡Oh, Padre, lo he estado viendo por un tiempo!’ El otro asistente dijo lo mismo. El guardián de la iglesia, pensando que lo estaba llamando, se acercó a mí. Le pedí que mirara al anfitrión y me dijera lo que vi. Se arrodilló y exclamó: «¡Oh, qué cara tan hermosa!»

Muy conmovido, el sacerdote llamó a dos feligreses más, quienes testificaron al ver la cara.

Después de la ceremonia, el padre Willig se reunió con un grupo de fieles en la puerta de la rectoría. Entre ellos había dos jóvenes adultos, de 24 años, que le dijeron: «Desde el coro, durante el Rosario, vimos a la Hostia expuesta cambiar su apariencia varias veces hasta que apareció un rostro, luego vimos la misma imagen hasta el final de la Bendición».

El párroco agregó: «Uno podía ver claramente sus ojos mirando a la gente reunida. Lo que permanecía visible del anfitrión era el área que rodeaba la cabeza, que permanecía blanca como una hostia común».

El sacerdote también señaló que la visión parecía un boceto o un dibujo de un busto. El niño tenía los brazos cruzados sobre su pecho y parecía tener unos tres años.

Al día siguiente, 14 de junio, volvió la misma visión, «al menos tres veces más hermosa que el día anterior». El sacerdote recordó: «Cuando saqué la custodia del tabernáculo, el rostro reapareció. Los muchos fieles que estuvieron presentes lo vieron, aún más brillante, durante todo el servicio». Estos testigos de primera mano incluyeron a la sobrina del padre Willig, el maestro de la aldea y todas las personas que asistieron.

La aparición duró varios minutos. El rostro misterioso y de aspecto celestial permaneció visible durante todo el servicio, incluso después de que la custodia había sido bajada del trono de la exposición a un lugar debajo de las velas encendidas.

Continuó siendo visible durante la Bendición y permaneció así hasta que el Santísimo Sacramento fue reposado en el tabernáculo. Había sido visible desde todos los lados de la iglesia.

El domingo 15 de junio, el padre Willig ya no vio la cara en la hostia, pero el alcalde, un oficial militar y dos fieles la vieron.

Alrededor de 500 personas en total habían presenciado el milagro.

El 6 y 7 de agosto de 1828, el obispo Lepape De Trevern de Estrasburgo ordenó una investigación, que fue llevada a cabo por tres sacerdotes, incluido un doctor en teología. Esta comisión redactó un informe.

Un residente asombrado incluso le preguntó al sacerdote: «¿Desde cuándo ponen imágenes dentro de la custodia?»

Fuente: Padre Jean Ladame, Prodiges eucharistiques, du VIIIe siècle à nos jours, Familles et Eucharistie, 1981, p. 47-51.

La Adoración Perpetua Salva Almas y Vidas

El padre Brian Ahern, párroco de la Iglesia de San Gerardo en Geraldton, Australia, estableció una capilla de adoración perpetua en su parroquia al renunciar a su habitación personal, ya que no había otro lugar adecuado en la parroquia. Dios lo ha bendecido con muchas vocaciones al sacerdocio y muchas, muchas bendiciones para él y su parroquia. El padre Ahern cuenta cómo un Jueves Santo Eileen Forth, una ex católica de su parroquia, que se había convertido en metodista, vino a visitarlo porque había pensado que Dios no estaba en nuestra Iglesia, dada la falta de fervor de las personas que conocía. El Jueves Santo fue a visitarlo con la idea exclusiva de agradecerle lo que él le había ayudado cuando era católica. Mientras el padre celebraba la misa del Jueves Santo, ella fue a la iglesia y asistió a misa. Al final de la Misa, el Padre Ahern llevó a Jesús sacramentalizado al Monumento y pasó frente a ella. Cuando la vio, la bendijo con el Santísimo Sacramento y escuchó la voz de Jesús decirle: Eileen, estoy en mi Iglesia. Estoy realmente presente en el Santísimo Sacramento, pero la gente no me conoce y me deja sola y abandonada. Ayúdame a renovar mi Iglesia a través de la adoración perpetua 20.

Algo similar ocurrió en esa parroquia con Ann Lucia y Nancy Laneri. Y es de conocimiento común que la mayoría, si no todos los protestantes convertidos a la fe católica, se enamoran de Jesús eucaristía, siendo este el punto fundamental de su conversión.

Por lo tanto, como dijo Larry Villone: Defender a Cristo hoy en el Santísimo Sacramento es como defenderlo cuando estaba en la cruz. Tenemos que luchar en esta guerra contra el mal, defendiendo a Jesús y amándolo en el Santísimo Sacramento.

Monseñor Josephine dice: Una noche, Nonette Silla estaba en la capilla orando de 2 a.m. a 3 a.m., una hora antes de la mía. Habían pasado tres semanas desde que había encomendado al Corazón de Jesús a un hombre que estaba destruyendo la vida moral de algunos de sus amigos. Ella incluyó a este hombre en su oración y le pidió a Jesús que lo llevara a la capilla para estar seguro de su conversión. Tres semanas después, mientras oraba en ese mismo lugar, escuchó a alguien sollozar. Al darse la vuelta, vio que era el mismo hombre por el que estaba orando. Explicó que durante tres semanas su mente había estado muy confundida. No podía dormir y comenzó a pensar que lo que estaba haciendo estaba mal. Esa noche conducía por toda la ciudad de Makati, donde vivía. Cuando pasó por la Iglesia de San Miguel, vio la luz de la capilla encendida. Encontró la luz atractiva y decidió entrar. Y allí encontró la misericordia de Jesús en el Santísimo Sacramento. Por eso sollozaba. Cuando llegué a las 3 a.m., me contó su historia, se confesó y, desde entonces, ha estado viniendo diariamente a misa y comunión 21.

El propio Monseñor dice: Una noche, en la Iglesia de San Miguel, acababa de terminar mi hora santa a las 4 a.m., cuando una mujer llegó en un taxi. Ella quería que hablara con su hijo. Vivían en Parañaque. Me dijo que una voz la había despertado, diciéndole que fuera a la Iglesia de San Miguel. Se levantó justo a tiempo, porque su hijo estaba a punto de suicidarse. Y ella me lo trajo para hablar con él. A partir de ese día, el joven comenzó a mejorar y ahora lo está haciendo muy bien.

20 Pacini Alberto, Adorazione eucaristica perpetua, Ed.M. A., 2007, pp. 65-67.

21 Revista Alabanza de la Renovación Carismática de la República Dominicana No. 139, 2000.

P. ÁNGEL PEÑA O.A.R.

ADORACIÓN PERPETUA

LIMA – PERÚ

El diario de una ucraniana en plena invasión

«Creo que estoy sosteniendo la mano de María, Ella está cerca»

Una familia ucraniana reza en una iglesia en plena invasión rusa en Ucrania / Captura de Youtube «Diary From Kyiv»

Ucrania está viviendo tiempos muy duros debido a la invasión de las tropas rusas y a los bombardeos que su territorio está soportando estos días. Los que tienen fe se están agarrando a ella todo lo que pueden, pues además no saben qué les puede deparar el futuro más inmediato.

En medio de este enorme sufrimiento la Virgen María está apareciendo como consuelo para numerosos ucranianos. Un ejemplo de ello es el de una periodista católica ucraniana que está documentando desde Kiev todo lo que está pasando en la capital del país y pasándolo por el filtro de la fe.

A través de vídeos y podcast está sacando adelante “Diary From Kyiv”, que está siendo emitido en Santa Rita Radio, afiliada a EWTN en Noruega. Sin embargo, tal y como recoge National Catholic Register, el alcance de lo que está relatando esta mujer católica, que se mantiene en el anonimato por motivos de seguridad, está teniendo eco internacional en el ámbito católico.

“En estos días, me duermo con el rosario en las manos y la oración  del Ave María en los labios”,  confesaba desde Kiev esta periodista en una de sus últimas publicaciones.

“Creo que estoy sosteniendo la mano de María. Ella está cerca”, añadía.

En otra publicación, esta periodista decía: “surge la pregunta en mi cabeza, ¿dónde está Cristo en esto? Él nos ama, a los ucranianos, así como a los rusos, los polacos y los estadounidenses. Todos somos sus hijos. Sin embargo, el demonio se ha apoderado de los corazones y los ha cegado, entonces hay guerra, destrucción y muerte. Hoy mi tarea es orar, convertirme, hacer el bien en cuanto pueda y atravesar este Gólgota con confianza en el Señor, que lo pasó primero”.

En uno de los días más complicados y tras haber dormido solo dos horas afirmaba haber pasado el resto del tiempo en constante oración. “Estoy enviando mensajes de texto a todos mis amigos para que oren”, dijo. “Hoy mucha gente pasó la noche de rodillas con el rosario en la mano, llorando y pidiendo misericordia a Dios”.

A lo largo de los episodios, esta periodista agradeció a los oyentes sus oraciones y les pidió que siguieran orando. Pidió la intercesión del Inmaculado Corazón de María, a quien Ucrania está dedicada, dijo, y de San Miguel Arcángel, el santo patrón de Kiev.

La Virgen como símbolo

Pero más allá del ejemplo de esta periodista lo cierto es que la Virgen se ha convertido en un símbolo de protección para los cristianos ucranianos. De hecho, no ha sido infrecuente ver iconos marianos en las concentraciones de apoyo a Ucrania por todo el mundo.

“En fotografías de noticias de reuniones y protestas recientes, las imágenes de una devoción particular se destacaron para aquellos de nosotros que trabajamos en la Biblioteca Mariana: la Pokrova, o la Intercesión de Theotokos, una devoción que marca la protección e intercesión de María”, dijo Sarah Cahalan, directora de la Biblioteca Mariana de la Universidad de Dayton.

Ucranianos protestando contra la invasión portan el icono de la Virgen María

La cobertura de estas noticias ha mostrado a ucranianos y simpatizantes de Ucrania sosteniendo imágenes del ícono. Según la Biblioteca Mariana, un centro de estudios sobre la Santísima Virgen María, el ícono es una devoción que marca la protección e intercesión de María basada en una aparición del siglo X.

“No sorprende que la Virgen María sea una fuente de fortaleza para los cristianos ucranianos en este momento terrible”, afirmaba Cahalan. En su opinión, “Ella es querida tanto en la Iglesia ortodoxa como en la católica y se le atribuyen numerosos milagros en tiempos de guerra”.

En el ícono, María está rodeada de ángeles, sosteniendo un trozo de tela sobre las personas y ofreciendo protección, una oración para muchos ucranianos en la actualidad. “María conocía el sufrimiento de primera mano. La Sagrada Familia vivió como refugiada cuando huyó del rey Herodes. Su único hijo, Jesucristo, murió frente a ella. Porque conoce el sufrimiento, es siempre un recurso para quienes buscan paz, protección y seguridad”, agregaba esta experta.

Aparición de la Virgen María en Ucrania: la profecía que dio sobre el futuro de Rusia

Este acontecimiento sorprendió al mundo por la zona en la que se registró la
aparición de la Virgen María

Una profecía Mariana entregada a los tres pastores de Fátima en el siglo XX cobra vida en medio del enfrentamiento armado de Rusia contra Ucrania por el control de territorio.

Uno de los momentos históricos de la religión coincidió con la revolución rusa y cómo esta había afectado a gran parte de su población. En medio del actual conflicto armado entre Rusia y Ucrania, ha retomado valor la aparición de la Virgen María en esta zona de guerra que mantiene al mundo en alerta ante las siguientes acciones violentas que estarían por ocurrir.

APARICIÓN DE LA VIRGEN MARÍA EN UCRANIA

En la antigua Unión Soviética la religión estaba restringida, tanto en su práctica como en la divulgación de la creencia. Esta limitación llamó poderosamente la atención del Vaticano cuando se informó que la Virgen María había hecho su aparición en Grúshevo, una localidad ucraniana. Esta presencia coincidió con la primera conmemoración del desastre en Chernobyl.

El caso de las apariciones de María causó que el papa Juan Pablo II solicitara que le brindaran todos los detalles para hacer seguimiento de lo sucedido, además de estar muy atento a las acciones de la URSS por este acontecimiento religioso.

Según las primeras informaciones que llegaron al santo pontífice, una mujer que se encontraba recostada en su ventana vio a la madre de Jesús en una pequeña capilla abandonada. Otros registros indican que una niña logró verla cargando a su hijo en brazos.

La noticia sobre la aparición de la virgen se divulgó rápidamente, ocasionando que los creyentes se acercaran al lugar llevando ofrendas para la mujer santa. Se precisa que aquellos que no lograban verla en su totalidad, podían apreciar una figura brillante que se iluminaba intensamente.

ACERCAMIENTO DE LA VIRGEN MARIA EN UCRANIA

Algunos relatos religiosos exponen que en mayo de 1914 la Virgen se apareció a unos campesinos, quienes recibieron un mensaje sobre el destino del país. Ella les explicó que Ucrania iba a perder su soberanía por 80 años. Por ocho décadas sufrirán persecuciones, y que al término de estas la paz volvería a reinar y el territorio sería libre. Mencionó que una guerra mundial sería inminente y que “Rusia se convertirá en un país sin Dios”.

El país que actualmente se encuentra en guerra con Rusia ha sido testigo de innumerables apariciones de la madre misericordiosa. Otro momento cumbre fue su presencia ante una niña de nombre Maria Kyzyn en 1987. Ella logró verla vestida de negro junto a Jesús. Al reconocerla, llamó a su madre, quien le pidió que se arrodillara para rezar ante ella. Su estancia duró aproximadamente un mes, tiempo en el que llegaron fieles a ser testigo de este evento y brindar sus oraciones.

EL DESTINO DE RUSIA

En la aparición de Grúshevo, la Virgen María dejó estos mensajes para los rusos y el destino que enfrentarían al ver un futuro lleno de violencia y autoritarismo.

“Vendré a pedir la consagración de Rusia, mi corazón inmaculado y la comunión de reparación de primer sábado. Si mis deseos son satisfechos, el país se convertirá y reinará la paz. Sino, difundirá sus errores en el mundo, causando guerras y persecuciones a la Iglesia. Muchos buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho a sufrir y muchas naciones serán destruidas, pero al final, mi corazón inmaculado prevalecerá”.

Bombardeo a Ucrania por parte de Rusia.Bombardeo a Ucrania por parte de Rusia.

Los periodistas Darío Chimeno y Josemaría Navalpotro, autores del libro “Cien años de luz, Fátima un foco de paz desde 1917″ comentaron a ACI en el 2017 que “la Virgen, que es Madre, se aparece con un mensaje de aviso de un gravísimo peligro para la humanidad que llevaba consigo que muchas almas podían ir al Infierno. Como desgraciadamente hemos comprobado, en la historia, el comunismo ha traído muchas calamidades. Incluso hoy se viven sus últimos coletazos”.

Navalpotro comentó que los escenarios de guerra causados por las autoridades rusas no solo son de corte político, sino lo que representan, el comunismo, al cual califica como materialista, que niega a Dios y “en la práctica fue cruelmente antirreligioso”.

FUENTE: INFOBAE