Archivo

Archive for the ‘Politica’ Category

Divertirse sanamente

En algunos ambientes la diversión es la meta de la existencia. Ha aumentado el uso y abuso de alcohol entre la gente joven porque no saben divertirse. Podrían bailar, escuchar música, organizar actividades culturales y deportivas, hacer teatro, leer, cantar al ritmo de una guitarra o del piano, jugar ajedrez, dominó, maratón u otro juego de mesa, o conversar y beber alguna limonada o cerveza. Pero como no saben divertirse y tienen pocas iniciativas, sólo se les ocurre ir a beber. Dice Cantinflas: “Para las muchas penas, las copas llenas. Para las penas pocas, llenas las copas”. Ahora también las chicas consumen alcohol especialmente los fines de semana.

No hay en la historia el ejemplo de alguien que haya superado sus problemas personales con el alcohol. El antidepresivo más antiguo es el alcohol. Desde tiempos inmemorables el hombre utiliza esa bebida para sobrellevar la angustia, la frustración, los traumas o la soledad. El alcohol sólo ayuda a “disfrazar” los problemas, y posteriormente se convierte en el principal conflicto de quien trató de solucionar sus males con la bebida. El alcohólico termina solo, sin trabajo y sin patrimonio. Y a pesar de esos, no sólo los hombres, también las mujeres se animan a emborracharse.

Los jóvenes creen que en el alcohol o en la droga van a encontrar el “paraíso”, y encuentran la “dependencia”.

Muchos estudiantes de Secundaria han consumido, al menos una vez en su vida, bebidas alcohólicas en exceso. La ignorancia de los efectos nocivos para la salud es tal que se ofrecen esas bebidas hasta a menores de diez años. Con frecuencia, los “amigos” del adolescente lo animan a tomar y, cuando viene una congestión, son los primeros que desaparecen de la escena.

Algunos padres de familia se muestran permisivos o indiferentes cuando sus hijos empiezan a consumir bebidas embriagantes y no miden los efectos psicológicos y emocionales que pueden sufrir. El consumo de alcohol puede causar alteraciones en el cerebro de los niños y adolescentes. La educación siempre ha tomado muy en cuenta la templanza, a lo largo de la historia, menos ahora, donde se quiere romper límites.

El problema crece cuando los jóvenes tienen entre 18 y 20 años. A esta edad algunos solicitan ayuda para superar la adicción al alcohol porque son conscientes de que se alteran, se violentan y buscan pleitos y, con frecuencia, faltan a la escuela y a sus deberes.

El pico estadístico de mayor consumo está en torno a los 25 años, edad a partir de la cual la mayoría – salvo aquellos que están encaminados por una más o menos clara trayectoria de alcoholismo – comienzan a descender la cantidad de etílico consumido. La cerveza y los licores combinados son las bebidas preferidas de los más jóvenes y el vino aumenta su protagonismo a medida que crece la edad. Y es en el medio rural donde la proporción de varones es mayor que en la ciudad; al contrario de las chicas que, por razones estilo de vida y consideración social, beben más en el ambiente urbano.

El alcohol desinhibe y tomado en cantidades excesivas – para cada persona el límite es distinto- predispone a conductas violentas personales o grupales; euforias que pueden ser peligrosas en el uso de vehículos, y no cabe olvidar que los accidentes de motos y coches son la primera causa de muerte juvenil. El alcohol es “amigo” del crimen, dice un tratado de medicina legal. En el borracho o borracha se da poco control sexual y, consiguientemente, aumento de embarazos en adolescentes.

Naturalmente, su utilización moderada y en circunstancias ambientales apropiadas no sólo no es malo, sino un elemento que sirve para animar la vida personal y social. Pero cuanto más se tome y cuanto más joven sea el que lo ingiere, la cercanía a las consecuencias negativas aumenta.

La adolescencia es un periodo muchas veces difícil para los chicos: tienen problemas y tensiones interiores, frustraciones escolares, laborales o familiares; y ellos de una manera más o menos consciente buscan en el alcohol que es una compensación falsa y riesgosa.

El alcoholismo es un tipo de enfermedad en la que el paciente cree no estar enfermo. El alcohólico sufre de un sentimiento de culpabilidad; recordarle sus fracasos empeora su situación. A veces una crisis puede convencer al alcohólico de que necesita ayuda: un accidente, un arresto, una indigestión, la pérdida del trabajo… La crisis puede ser necesaria para su recuperación. No hay que hacer nada para impedir que suceda. “No hay mal que por bien no venga”.

Si los jóvenes supieran que hay hombres muy poderosos en la ONU y en el Club de Roma – entre otros-, que los quieren manipular, se rebelarían. Hay organizaciones internacionales que desean debilitar a los pueblos del Tercer Mundo por lo que tienen de más valioso: sus niños y sus jóvenes. Y les ofrecen un paraíso artificial a base de diversiones, alcohol, sexo y drogas. ¿Y esto para qué?  Para que no tengan espíritu crítico ante sus males manejos.

La esperanza de recuperación estriba en la capacidad de reconocer la necesidad de ayuda, el deseo de dejar de beber y la sinceridad de admitir que, por sí mismo, no puede lidiar con el problema. Podemos tener la esperanza bien alta porque las energías de la inteligencia y la libertad son más poderosas que todos los condicionamientos económicos y políticos.

Categorías:Alcoholismo, Drogadicción, Mundo, Politica, Sexo Etiquetas:

Cómo cambiará a la Iglesia en Irlanda el referéndum del aborto

GAVAN JENNINGS 30.MAY.2018

Dublín.— El pasado 25 de mayo, los irlandeses acudieron a las urnas para decidir si revocaban la conocida como Octava Enmienda de la Constitución, que garantiza el respeto a la vida del no nacido (el “Sí” al aborto), o si mantenían el precepto constitucional a favor de la vida (“No”). El resultado del referéndum fue que un abrumador 66% a favor del Sí, frente a un 34% del No. La magnitud de la victoria tomó a todos por sorpresa.

Los partidarios de legalizar el aborto fueron mayoría entre los jóvenes: el 87% de los de 18 a 24 años votaron por revocar la cláusula provida, mientras que entre los contrarios el grupo mayoritario fueron los de 65 o más años, según un sondeo a pie de urna. Además, más mujeres que hombres votaron a favor del aborto –72% contra 66%–. Y solo en uno de los 26 condados del país, Donegal, ganó el No.

¿Por qué fue tan rotundo el resultado?

Los líderes de los principales partidos políticos respaldaron vivamente la campaña para eliminar la Octava Enmienda, en particular el jefe del partido en el gobierno, el Fine Gael. Todos los principales medios de comunicación estaban abierta o encubiertamente a favor de dicha campaña. Varias celebridades irlandeses, como Bono, Saoirse Ronan, Liam Neeson y Cillian Murphy, aparecieron en anuncios en defensa del Sí.

Los provida han llevado a cabo una campaña valiente y muy profesional, a pesar de haber tenido a los principales medios de comunicación en contra

La campaña también contó con el apoyo de buena parte de la intelectualidad del país –en la medida en que puede decirse que Irlanda tiene una intelectualidad, dado que la corrección política domina el debate público y quizás incluso el pensamiento privado–. Dos semanas antes de la votación, Facebook prohibió todos los anuncios publicitarios extranjeros sobre el tema, mientras que Google vetó los de todas las fuentes, un paso claramente diseñado para favorecer a los del Sí, dado que tenían virtualmente cautivos a todos los medios de comunicación locales.

La campaña del No estaba peleando una batalla perdida desde el comienzo, pues iba contra todas las fuerzas de lo que es, en esencia, el nuevo e inexpugnable establishment liberal. Los provida llevaron a cabo una campaña valiente y muy profesional a pesar de esto, y a pesar de la destrucción frecuente de sus vallas publicitarias y de la nada disimulada animosidad contra ellos en entrevistas y debates de radio y televisión.

¿Cuál es el próximo paso en la legalización del aborto?

El gobierno irlandés muy pronto llevará al Dáil (el Parlamento) un proyecto de ley, pero hasta que ello ocurra, la actual ley se mantendrá vigente. La iniciativa del ejecutivo hará accesible el aborto dentro de las primeras 12 semanas de embarazo, sin restricciones.

También se pronostica, a pesar de que lo niegan, que el aborto se legalizará por motivos de discapacidad, y tal vez más allá de las 12 semanas. Es difícil ver cómo pudiera ser de otra manera, dado que la campaña del Sí se levantó sobre argumentos que justificaban el aborto hasta el momento del nacimiento, entre ellos el de la elección personal (el “derecho a decidir” fue el asunto más importante de la campaña para el 62% de los votantes), el de la “confianza en las mujeres” y el de no ejercer de “policías” del cuerpo de estas.

Por otra parte, el resultado del referéndum ya ha derivado en llamados a abolir las leyes provida de Irlanda del Norte. Sus políticos están bajo presión para introducir el aborto también allí.

¿Qué importancia tiene este voto para Irlanda?

La periodista Una Mulally, partidaria del aborto, sintetiza así su relevancia en The Irish Times: “El período de relevo ha terminado. La ficción de una Irlanda conservadora, dogmáticamente católica se ha hecho añicos. Atrás queda el pasado, y ahora empieza un nuevo legado. Un legado de compasión, empatía y madurez; el país se hace responsable del cuidado y de la salud de las mujeres y las niñas. Este referéndum supone una sacudida radical. Pero más impactante aún ha sido el hecho de caer en la cuenta de que este voto estaba reflejando el cambio, y no solo promoviéndolo”.

El catolicismo irlandés ha estado marcado por una docilidad ingenua y acrítica a la jerarquía, y por la falta de compromiso con la vertiente más intelectual de la fe

Aunque el optimismo de Mulally acerca del trato a las mujeres en Irlanda parece un poco ingenuo (por ejemplo, en la misma semana del referéndum dos jóvenes fueron asesinadas de forma extraña y brutal en Dublín), está bastante en lo cierto cuando dice que la ficción de una Irlanda católica está superada. Aprobado justo después de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en el referéndum de 2015, este abrumador apoyo al aborto confirma el hecho de que la “católica Irlanda” pertenece al pasado.

El catolicismo irlandés forjado tras la independencia de Irlanda estuvo marcado por una docilidad ingenua y acrítica a la jerarquía, y por la falta de compromiso ーo quizá de confianzaー con la vertiente más intelectual de la fe. Paradójicamente, la misma ingenuidad y docilidad acrítica parece estar funcionando en la post-católica Irlanda, pero dispensada ahora a nuestros nuevos maestros. Es un poco preocupante. Resulta que la censora intolerancia que dejó su impronta en algunos ámbitos de la católica Irlanda ha encontrado su réplica en los medios irlandeses.

En estos momentos, en el lado del Sí hay quienes sugieren que sus adversarios no deberían tener una plataforma pública; y así, Mulally se sorprende de que la “camarilla de fundamentalistas marginales” que dio su apoyo al No llegaran a “lograr semejante eco y acceso ilimitado a los medios”. No parece improbable suponer que habrá medidas, incluso legales, para restringir las voces discrepantes en la sociedad irlandesa. Y dada la rotunda derrota que sufrió la discreta voz de los provida, no sería alarmismo decir que Irlanda pronto introducirá otras leyes permisivas, incluida la de la eutanasia.

¿Dónde deja este resultado a la Iglesia católica?

Irlanda se encuentra en la anómala situación de convertirse rápidamente en una de las sociedades más secularizadas del mundo, mientras conserva trazas del catolicismo cultural. Grupos de estudiantes escolares podrán llevar alegremente pegatinas en sus uniformes, bordados con un lema que dice: Cruci dum spiro fido (“Mientras respire, confío en la Cruz”); los padres podrán llevar a sus hijos a hacer la Primera Comunión un sábado por la mañana, y al día siguiente, saltarse la misa dominical; políticos con un papel destacado en la campaña a favor del aborto, podrán tener al mismo tiempo un lugar destacado en la celebración de los sacramentos en sus parroquias…

Cada vez hay más conciencia de que esta anomalía debe parar; de que la Iglesia debe cortar por lo sano con el catolicismo cultural… por el bien de todos los afectados. Los católicos fervorosos están diciendo que la Iglesia debe reducirse, para adaptarse a la realidad actual de una Irlanda post-cristiana y secularizada. La “ficción” de la Irlanda católica de la que habla Mullaly ciertamente se ha derrumbado, y la Iglesia debe tomar conciencia de ello.

Irlanda se encuentra en la anómala situación de convertirse rápidamente en una de las sociedades más secularizadas del mundo, mientras conserva trazas del catolicismo cultural

Claro que tendrá que armarse de valor para acabar con la farsa del catolicismo cultural; el obispo de Waterford, Phonsie Cullinam, ha tenido que aguantar críticas por decir que en su diócesis los padrinos de confirmación debían ser católicos practicantes. John Halligan, secretario de Estado de innovación, quien hizo campaña a favor del aborto y se declara ateo, se quejó de que fuera excluido como padrino de confirmación y lo atribuyó a una mezquina táctica provida.

A la vista de la deformación de las conciencias que puede traer semejante catolicismo cultural tanto para los católicos devotos como para los no practicantes, la tarea de reevangelizar a Irlanda no puede empezar mientras estas engañosas prácticas sigan tan enraizadas en la vida irlandesa. Esta puede ser una de las bendiciones más importantes que traiga el referéndum. En este sentido, el trágico resultado del 25 de mayo es una oportunidad para que la Iglesia en Irlanda se replantee su relación con la sociedad irlandesa. Unas palabras de Joseph Ratzinger, pronunciadas en 1969 en un programa de radio, resumen bien la dolorosa, pero a fin de cuentas positiva, posición en que se encuentra ahora la Iglesia en Irlanda:

“De la crisis de hoy surgirá mañana una Iglesia que habrá perdido mucho. Se hará pequeña, tendrá que empezar todo desde el principio. Ya no podrá llenar muchos de los edificios construidos en una coyuntura más favorable. Perderá adeptos, y con ellos muchos de sus privilegios en la sociedad. Se presentará, de un modo mucho más intenso que hasta ahora, como la comunidad de la libre voluntad, a la que sólo se puede acceder a través de una decisión. Como pequeña comunidad, reclamará con mucha más fuerza la iniciativa de cada uno de sus miembros. (…) Será una Iglesia interiorizada (…) El proceso de la cristalización y la clarificación le costará también muchas fuerzas preciosas. La hará pobre, la convertirá en una Iglesia de los pequeños”.

Gavan Jennings es director de la revista Position Papers

 

Categorías:Aborto, Familia, Mundo, Politica Etiquetas: ,

La muerte de dos bebés conmueve Venezuela

¡Sólo necesitaban una incubadora!

 

“Dios sabe que hice lo posible por la vida de mis nietos: ¡Se nos fueron los gemelos!”

Durante más de 30 horas “dieron la pelea” y conmovieron a un país que los observó luchar por conservar el don de la vida, pero el sistema de salud de Nicolás Maduro los condenó a la muerte. A Lian y Alan les arrebataron su derecho a vivir, mientras esperaban por una incubadora que nunca llegó, en el rico -pero cargado de miserias- país petrolero.

Hace menos de una semana llegaron al mundo los gemelos. Lo hicieron en el Hospital Domingo Luciani, donde recibieron con cariño a los angelitos nacidos tras 27 semanas de gestación. Necesitaban atención especial urgente, pero ni las denuncias viralizadas en redes sociales lograron tocar la fibra de las autoridades que “nada hicieron” para ayudarles.

Su abuelo, el periodista Juan José Ojeda, narró lo sucedido a través de una detallada serie de trinos en la red social Twitter, donde consiguió la solidaridad inmaterial de miles de personas conmovidas por su desgarrador testimonio.

En el hospital venezolano “no hay condiciones que garanticen la vida de mis nietos nacidos con apenas 27 semanas de gestación. Fui al Materno infantil de Caricuao, al Pérez Carreño y a la Concepción Palacios, y no ha sido posible encontrar disponibilidad para ellos”, clamó.

Poco después agradecía públicamente a quienes se preocuparon por la salud de su hija Josbely, la madre de los gemelos, y comenzaba a narrar el diario de una dramática odisea: “Ahora, recorriendo toda la ciudad en busca de un centro de salud que tenga cupo en su unidad de neonatología”… Pero no la consiguió. Al igual que con el de Nazaret, ¡Para sus bebés no hubo posada!

29 horas de vida

“Este domingo 21, luego de haber cumplido a las 8:25pm: 29 horas de haber llegado al mundo: mis nietos Lian José y Alan José luchan por vivir. Mis nietos aún no han conseguido alguna unidad de neonatología disponible que pueda atender su llegada al mundo en precarias condiciones: #LianJoseyAlanJose_LuchanPorVivir”.

También dejaba claro que las autoridades sabían del caso: “Desde este domingo, el actual ministro de salud Luis López tiene conocimiento de la urgencia de trasladar a una unidad de neonatología a mis nietos, quienes a las 9:25pm cumplieron 30 horas de vida. A pesar de que fui contactado por un funcionario de la dirección del Ministerio de Salud, nada se pudo lograr para su traslado a una unidad de neonatología con capacidad de atenderlos”.

Nunca perdió la fe, pues alimentó la esperanza de vida, exaltando la capacidad de los infantes de luchar: “Mis nietos Lian José y Alan José desde el primer minuto que llegaron a este mundo están ‘dando la pelea’ por sus vidas. Necesitan cupo en una unidad de neonatología para seguir adelante”.

Esa lucha motivó también al personal del centro hospitalario, quienes manifestaron su preocupación ante la imposibilidad de darles la particular atención que requerían con urgencia.

Minutos después, Ojeda tuiteó: “Que unos niños nacidos con apenas 27 semanas de gestación demuestren que lo inimaginable se puede hacer realidad, es algo que te deja sin palabras”. Ciertamente, seguían con vida y luchaban contra todo pronóstico, sin los equipos necesarios para sobrevivir y abrazados a la oración de su abuelo.

Murió Lian… “Luchamos por Alan José”

Finalmente se fue Lian. Y la noticia se conoció tras una conmovedora frase: “¡Dios sabe que hice todo lo posible por la vida de mi nieto Lian José!, quien solo estuvo entre nosotros 34 horas y diez minutos”… Un tiempo “más que suficiente para marcar nuestras vidas”. Sin embargo, aún seguía vivo Alan José. Y su historia se hizo tendencia: #SeNosFue_LianJose #AlanJose_LuchaPorVivir.

Se apagaba su aliento en una batalla de pequeños gigantes que aún mantiene conmocionada a la población venezolana. “Lian estuvo entre nosotros apenas 34 horas y diez minutos, y en tan corto tiempo nos enseñó que ‘no hay que dejar de luchar hasta el final’. Gracias a la descoordinación en el área de salud en Venezuela la vida de mi nieto simplemente se desvaneció (…) Fue corta su estancia y dura su travesía”, lamentó.

El clamor de ayuda para salvar al otro gemelo se hizo sentir, apelando al alma de los funcionarios que podrían hacer algo. “A la 1:40am falleció en el Domingo Luciani mi nieto Lian José. Públicamente les pido al presidente Nicolás Maduro, el vicepresidente El Aissami, el Defensor y Fiscal (designado por la ANC) Tarek Wiliam Saab, el ministro de Salud Luis López y el gobernador Héctor Rodríguez que no dejen morir a mi otro nieto Alan José”, pero no escucharon la súplica.

“¡Se nos fueron los gemelos!”

A la 2:25pm falleció el otro nieto. “¡No existen palabras para expresar este dolor!”, escribiría el abuelo, junto a las etiquetas denunciando la irreparable pérdida: #SeNosFue_LianJose #Y_AhoraSeNosFue_AlanJose.

Diez minutos después escribiría: “A esta hora 2:35pm luego del fallecimiento de mi segundo nieto, no ha habido reacción alguna de los funcionario del alto gobierno que tenían conocimiento de lo que estaba ocurriendo con ellos”.

También les habló de manera directa a Lian y Alan en un conmovedor mensaje: “Ustedes saben que hice todo lo posible, que hablé hasta con quien nunca imaginé en la defensa de su vida. Ahora son libres del dolor y la desgracia. ¡Hasta siempre, mi niños! No hay palabras para expresar este dolor”, dijo.

“¡No se imaginan cómo me cambiaron la vida para bien! Mientras viva, ustedes serán mi guía y mi luz. Admiro profundamente la fuerza y el valor de mi hija Josbely en este momento tan duro que nos ha tocado vivir. ¡No existen palabras para expresar este dolor!”.

“Hoy solo se siente un vacío helado y desolado pero con el recuerdo de dos guerreros que marcaron nuestros corazones: #Lian_y_AlanGuerrerosDeLuz

Los gemelos murieron durante la madrugada… perdieron la batalla frente a un gobierno que acabó con el sistema de salud hasta llevarlo a la quiebra. ¡Solo necesitaban una incubadora!

Los Archivos del Pentágono

La reciente película de Steven Spielberg The Post, sobre la publicación de los Papeles del Pentágono en 1971, ha devuelto a la actualidad una historia que pone de relieve los conflictos entre la responsabilidad ética y los imperativos de la política. La publicación de los documentos top secret por parte del New York Times y el Washington Post, avalada luego por una sentencia del Tribunal Supremo, marcó un hito en la defensa de la libertad de prensa frente al poder. Pero en el origen de la historia hay un hombre, Daniel Ellsberg, que decide romper el silencio que le imponía la ley para seguir la voz de su conciencia.

Daniel Ellsberg, que había trabajado para el Departamento de Defensa, era consciente de que las sucesivas administraciones estaban dando al pueblo una información parcial y deformada sobre la implicación de EE.UU. en Vietnam, y la publicación de esos documentos clasificados fue su contribución para poner fin a la guerra. Aun después de que el Tribunal Supremo autorizara a la prensa la publicación, Ellsberg fue imputado en 1973 por robo y divulgación de documentos secretos. En el juicio, Ellsberg alegó: “Sentía que, como ciudadano americano, como ciudadano responsable, no podía seguir cooperando en ocultar al público americano esta información. Lo hice claramente a mi propio riesgo y estoy dispuesto a responder de las consecuencias de mi decisión”. Finalmente el juez anuló los cargos por irregularidades procesales.

Ellsberg no quería prestar su cooperación a algo que consideraba un mal para toda la sociedad. Y su objeción ética provocó un debate nacional que fue el principio del fin de la guerra.

Casi coincidiendo con el estreno de la película leo la noticia, en The Washington Post precisamente, de que el Departamento de Sanidad americano ha creado una nueva Oficina de derechos civiles para proteger a los profesionales sanitarios que por razones éticas o religiosas rechazan participar en ciertas intervenciones, entre las que se mencionan explícitamente el aborto, la esterilización y el suicidio asistido o eutanasia. Esta oficina estudiará las quejas de profesionales que sean obligados por sus empleadores a “realizar, intervenir o ayudar” en procedimientos que son contrarios a sus convicciones. Si la queja sobre coerción o sanción resulta ser verdadera, la institución empleadora podría perder la financiación federal.

Ya actualmente las leyes vigentes prohíben que las instituciones que reciben fondos públicos federales obliguen a sus empleados a realizar intervenciones a las que ellos objetan por motivos éticos o religiosos. Pero el clima preponderante en la Administración condiciona la aplicación de estos criterios. Bajo la Administración Obama, la autonomía del paciente estaba por encima de las convicciones de la institución; en cambio, la Administración Trump ha reconocido con más amplitud el derecho de las instituciones y de los profesionales sanitarios a actuar de acuerdo con sus convicciones.

Es curioso que la objeción de conciencia, tan alabada en casos como el de los Papeles de Pentágono, ponga en cambio nerviosos a muchos cuando se trata de las conciencias de los profesionales sanitarios. En este caso se dice que los sanitarios imponen sus propias convicciones y discriminan a los pacientes al negarse a realizar intervenciones que estos reclaman por ser legales. Pero el hecho de que una intervención sea legal no implica que un médico esté obligado a realizarla en contra de sus convicciones. Y especialmente cuando no se trata de intervenciones para recuperar y mantener la salud, sino para anular capacidades vitales, como ocurre en el caso del aborto, la esterilización o la eutanasia. Si se trata de respetar la autonomía tanto del médico como del cliente, lo lógico sería que el paciente buscara la colaboración de un médico que compartiera sus ideas.

Por otra parte, muchos de los que critican este “obstruccionismo” de los objetores sanitarios, ven con buenos ojos las objeciones con las que simpatizan. Así, aunque la ley reconozca un derecho incondicional al aborto, la defensora a ultranza de los derechos reproductivos de la mujer apoyaría a la doctora que se niega a realizar un aborto por razón del sexo cuando una pareja no desea una niña. Y aunque la pena de muerte esté reconocida en 31 estados de EE.UU., las compañías farmacéuticas que se niegan a proporcionar sus fármacos para la inyección letal son vistas con aprobación, sin que nadie les acuse de imponer sus propias convicciones. Del mismo modo, para los contrarios a la política migratoria de Trump, la objeción de las “ciudades refugio” merece aplausos aunque suponga ignorar la ley.

En último término, lo que molesta en el caso de los profesionales sanitarios no es su negativa, sino el reproche ético que supone la objeción. Y así como Nixon acusaba a los periódicos de poner en riesgo la seguridad nacional, los contrarios a los objetores de conciencia les culpan de poner en cuestión los valores que se intentan presentar como la nueva normalidad social.

President Trump addresses 45th March for Life

President Trump made history by addressing (via livestream) the 45th annual March for Life.

The Trump administration announced on Friday that it is ending an Obama-era guidance that made it more difficult for states to defund Planned Parenthood. The announcement came on the day of the 45th annual March for Life, at which President Trump delivered what was the first speech given at that event by any U.S. president. Previous presidents including George W. Bush and Ronald Reagan have addressed the march via phone call or videotaped message.

For full video, click here on the White House youtube video.

Categorías:Aborto, Mundo, Politica, ProVida Etiquetas:

Educación sexual en América Latina

16 diciembre 2017 Deja un comentario

¿Qué clase de padres es la que permite que sus hijos vean material pornográfico y aprendan al detalle todo lo relativo a las perversiones sexuales? son aquellos que no están al tanto de lo que les enseñan a sus hijos en las escuelas, con nuevos textos de “educación” sexual, con sitios de internet y con historietas ilustradas.

Actualmente los niños están bombardeados con imágenes de sexo – en la TV, en el cine, en la música y por sus compañeros-, pero quizás los mayores violadores son los que les dan instrucción sexual sin una base moral.

Éstos empiezan por dar una explicación de la biología humana básica, como en el caso del libro de 5o. de Primaria recientemente publicado, donde todo parece inocente; pero así empiezan para luego dar grandes zancadas para describir al detalle toda actividad sexual imaginable. ¿Es esto educativo? Exploremos lo que sucede en la mente de un niño o de una niña cuando es explícitamente enfrentada con material sexual.

Todos nacemos con un sentido natural de la decencia, con un conocimiento básico de la diferencia entre el bien y el mal y, en consecuencia, con el poder de dominar nuestras pasiones desordenadas. Pero un niño puede ser seducido a través de la intimidación o choque (shock); precisamente es el tipo de conmoción o shock que un niño experimenta cuando le ponen delante gráficamente material sexual.

El tipo de orientación que reciben puede confirmar lo que su conciencia les dicta y mantenerlos en el camino recto; pero si esa orientación no es la correcta, puede debilitar y corromper su conciencia, y, en este caso, ésta llega a ser una fuente de corrupción para sí mismos, porque tratarán de justificarse, en vez de reconocer lealmente que se han equivocado.

Si vence la información dada a destiempo, una vez que los niños han sido separados de lo que su voz interior les dicta, van a depender en exclusiva de ese seductor que los guiará inflexiblemente. Bajo la bandera de “educación”, los llevan hacia experiencias sexuales que conducen al embarazo adolescente, al aborto, a las enfermedades mentales y físicas y/o a problemas emocionales.

Un niño metido en el mundo adulto de la sensualidad se enfrenta a dos opciones: a una expresión enfermiza de sus impulsos, o a una represión enfermiza. Un niño de diez años que ha sufrido esta conmoción, se da cuenta que su mente está fija en imágenes sexuales, y se siente impulsado a su manifestación externa.

Si un niño es estimulado sexualmente, su fragilidad no le permitirá enfrentarse al gigante de la sensualidad, lo que le llevará a vivir en una pesadilla, junto con una paralizante fijación a fantasías sexuales, lo que excluye de paso su interés por el estudio y el trabajo.

Una vez que un niño ha sido estimulado, gira en torno a los “expertos” que le han dado información sexual, quienes le dicen que. todo nuevo impulso es normal; que todo está permitido bajo el motivo de la expresión personal, y así van deformando su conciencia.

Los niños son extremadamente vulnerables a esas ideas -especialmente cuando son presentadas por adultos que detentan la autoridad- porque el niño aún no ha desarrollado el espíritu crítico ni la habilidad de protegerse de esas influencias.

Actualmente las clases de educación sexual amplia o comprehensiva son una variante del abuso de niños, ya que destrozan sistemáticamente la modestia natural de los infantes, tira sus barreras protectoras contra lo obsceno. Ello viola el alma infantil. Estos grupos seducen a la gente joven, para llevarles al sexo prematuro, y luego explotan esa caída dándoles los medios para que sus víctimas crezcan adictos a justificaciones, a excusas, a anticonceptivos y al aborto. Algunos cultivan así el futuro mercado para sus productos.

Reducen a los humanos a nivel animal –y eso es fácil cuando el niño es indoctrinado a temprana edad- y después apelan a su base natural, diciendo que el ser humano es corrupto por naturaleza y que lo natural es la polimorfa sexual, cuando ellos son los que han despertado sus instintos y han provocado la desviación. Así, la confianza que el niño pone en sus profesores es traicionada.

Hay sitios de internet donde invitan a niños y jóvenes a tener experiencias homosexuales y a ver escenas pornográficas. Detrás de estos sitios hay una red internacional de explotadores sexuales, comerciales, prostitución y tráfico infantil, que se financia mediante la venta de pornografía infantil y juvenil.

Una educación sexual llamada amplia o comprehensiva puede empezar por dar una clase básica de biología, pero pronto promoverá grandes “avances” hasta llegar a la descripción de toda actividad sexual imaginable.

Roy Masters

Pensar y votar como católicos

Nueva cita en las urnas electorales estadounidenses

El próximo martes 7 de noviembre es día de elecciones en muchas ciudades y en dos estados de Estados Unidos: Nueva Jersey y Virginia. A un año de las votaciones presidenciales del 8 de noviembre de 2016, en la que resultó electo el Republicano Donald Trump, en esta nueva ronda electoral se medirá la fuerza de los Demócratas frente a la nueva administración Republicana (sobre todo en el Estado de Virginia donde el Demócrata Ralph Northam parte como favorito).

Ante esta nueva cita de los estadounidenses en las urnas electorales, Stephen Schneck, ex Director del Instituto de Investigación Política y Estudios Católicos de la Universidad Católica de América, ha publicado en U.S. Catholic una guía de siete ideas sobre lo que los católicos deberían pensar sobre política y gobierno, y lo que sería bueno reflexionar antes de votar el próximo martes. Una guía no escrita “desde arriba”, y que puede servir para cualquier católico que se tome su fe en serio (con respecto a la polis).

“Con el lugar fundamental que los católicos ocupan en la vida pública estadounidense, surge una gran responsabilidad. Por el bien de nuestra nación y nuestros conciudadanos, estamos llamados a asumir esa responsabilidad con la guía de las enseñanzas morales y sociales de la Iglesia”, asegura Schneck.

Participar en las urnas

Las enseñanzas católicas tradicionales reconocen no solo la necesidad del gobierno para la vida humana, sino también su responsabilidad de promover el bien para la sociedad. A diferencia de la concepción negativa que los estadounidenses (y en muchos otros países del mundo) suelen tener, percibiendo la política como “un mal necesario en el mejor de los casos”, la Iglesia católica ve la vida política como una actividad natural e idealmente noble para lograr lo que no pueden hacer los individuos por sí mismos. La ciudadanía tiene, por lo tanto, obligación moral de participar en la vida pública. En democracia, donde votar es una forma primaria de compromiso político, la enseñanza católica insiste en la importancia de participar en las urnas.

Involucrarse desinteresadamente

El mensaje cristiano básico “siempre ha sido sobre superar al yo por el amor a Dios y a los demás”. En política, este mensaje del Evangelio significa que debemos comprometernos no para promover “intereses”, ya sean intereses propios, intereses especiales o intereses partidistas, sino más bien para avanzar en el bien común. El ideal, aquí, no es una política de división y competencia, sino de solidaridad y cooperación, a medida que los ciudadanos se elevan por encima de las preocupaciones egoístas para centrarse en lo que es mejor para la comunidad y todas sus partes.

Discernir el bien común

En la práctica, participar en la vida política para el bien común significa anteponer las necesidades de los más vulnerables, marginados y menos poderosos. ¿Quiénes son los vulnerables, marginados y menos poderosos? Son aquellos de los que los evangelios hablan como “los menos” entre nosotros: los pobres, los no nacidos, los oprimidos, los maltratados, los migrantes en la sombra, los enfermos, los encarcelados, los niños, los que están al final de la vida, e incluso nuestro planeta extenuado. “La medida para el bien común no es la proeza militar, la tecnología o el índice Dow Jones; en cambio, es la calidad de vida de los menos entre nosotros. En las enseñanzas católicas, los ciudadanos deberían votar por los menos importante entre nosotros”. Que ellos estén siempre en sus mentes.

Elegir la virtud

Avanzar en el bien común significa promover la virtud. Promover la virtud es, en muchos sentidos, materia de la verdadera política. La ciudadanía no es tanto una cuestión de reglas, de leyes y derechos de nacimiento; la buena ciudadanía emerge de la formación de los ciudadanos en la virtud. “El personaje importa. Es crucial que los votantes midan la virtud de un candidato, pero aún más es necesario votar por aquellos cuyas políticas inculcan virtud”. En las enseñanzas católicas, los ciudadanos deberían votar por los virtuosos.

Comprometerse con la humildad

“Los católicos, entendemos cómo el pecado nubla las mentes y corrompe los corazones, incluido el nuestro”. En contraste con los ideólogos que orgullosamente asumen certezas acerca de lo que es correcto, y que se ensañan con los demás de manera auto justificada, los evangelios advierten contra el orgullo y exigen humildad. Los que tienen autoridad, deben gobernar humildemente, practicando el liderazgo del servicio. En las enseñanzas católicas, los ciudadanos deben votar por aquellos que se humillan a sí mismos, que son servidores del bien común.

Prudencia en el ejercicio

La prudencia es la virtud de tomar decisiones sabias sobre cuestiones de las que no se tiene total certeza. Santo Tomás de Aquino pensó que la prudencia es la virtud esencial para la política y el gobierno. A diferencia de los revolucionarios –que destruyen el orden existente y lo reemplazan por otro– una persona prudente se orienta hacia el cambio del orden existente. Así que la tradición, las costumbres, los precedentes, el debido proceso y el Estado de Derecho son valorados y respetados por la persona prudente. En las enseñanzas católicas, la votación debe guiarse por la prudencia.

Votar proféticamente

Los antiguos profetas levantaron la voz en tiempos de falsedad y confusión. Los profetas son aquellos que poseen “la gracia de no ser engañados por las mentiras y tienen el coraje de ser testigos de verdades inconvenientes”. Los profetas desenmascaran las anteojeras de la ideología, las post-verdades, el partidismo y la opinión de las masas. La profecía le espeta la verdad al poder. Con la Resurrección de Jesús, todos los cristianos están llamados a ser profetas. En las enseñanzas católicas, el acto de votar debe estar informado por la verdad, debe dar testimonio de la verdad y debe decirle la verdad al poder.

Con información de U.S. Catholic. (Stephen Schneck en Twitter: @StephenSchneck)

Categorías:Mundo, Politica Etiquetas: ,