Archive

Archive for the ‘Politica’ Category

Otro día de caos, muertes y represión en Venezuela

Ramón Antonio Pérez/Aleteia Venezuela | Abr 22, 2017

64

El 20 de abril fue una noche de rumores y saqueos con 11 personas muertas y 52 niños asfixiados por gas lacrimógeno en Caracas.

No existe nada claro de lo que ocurrió en su totalidad la noche del 20 de abril en varias zonas de Caracas. Hasta ahora lo único claro es la muerte de 11 personas entre 17 y 45 años de edad, y el desalojo de 52 niños del hospital materno infantil, afectados por los gases lacrimógenos que las fuerzas de seguridad lanzaron en la urbanización El Valle.

El escenario, al mejor estilo de “La Guerra de los mundos” del estadounidense Orson Welles (1915-1985), fue la continuación de un día de protestas de la oposición que tiene tres semanas reclamando al presidente Nicolás Maduro reconocer la Asamblea Nacional.

122

Los rumores vertidos en las redes sociales se sumaron a las movilizaciones contra el Gobierno que fueron reprimidas por colectivos oficialistas junto a militares y policías. Por otra parte, grupos delictivos aprovecharon el escenario de confusión y se dedicaron a saquear importantes comercios en medio de vías públicas cerradas, intentando además, invadir varias residencias amenazando a sus dueños y disparando contra edificios.

La violencia que para algunos “fue programada”, contó con las redes sociales en las que fueron distribuidos videos, fotos y mensajes de voz enviados desde una poderosa plataforma hasta ahora desconocida a los celulares que los divulgaron sin control.

La secuela de rumores hablaba de movimientos militares sublevados en contra de Maduro, confrontándose con los grupos colectivos también vinculados al oficialismo; del abandono del Palacio de Miraflores por parte de la familia presidencial, amparada en estratégicos movimiento de luces anti escuadrones aéreos; y de testimonios de personas desesperadas en medio de sonidos de supuestas balaceras, sirenas y gritos, entre otros hechos.

28

La normal anormalidad del Gobierno

La histeria que se comenzó generar entre las 9 de la noche del 20 de abril, duró aproximadamente hasta las 3:00 del viernes 21. En la madrugada, el dirigente oficialista, Freddy Bernal, aseguró que “todo estaba normal”. En su entender, los hechos ocurridos en El Valle y El Paraíso, “fueron pequeños focos de violencia” bajo “responsabilidad de la oposición”. Sus palabras eran refutadas por los usuarios de Periscope.

A pesar de su mensaje la realidad era otra. Por lo menos 8 personas que intentaron saquear una panadería en la calle Cajigal del sector San Andrés de El Valle, fallecieron al quedar entre el cerco de seguridad eléctrica del local y la arremetida de los funcionarios de seguridad, según testimonios de vecinos de la zona. De éstos, tres fallecidos, no estaban participando en los actos delictivos y quedaron atrapados en la escena de violencia.

Otros dos hombres también fallecieron abatidos por los cuerpos de seguridad en la misma zona de El Valle. En total, los muertos fueron identificados como Jairo Ramírez (45), William Marrero, (33), Robert Centeno (29), Jonathan Meneses (27), Yoigerber Barrera (25), Elio Pacheco (20), Estiverson Zamora (29), Kevin León (30), Francisco González (34), Ramón Martínez (29) y un adolescente de 17 años de edad.

Hacia el este de la Caracas, en la entrada del barrio 5 de Julio, falleció durante una protesta Melvin Guaitán por un impacto de bala. “Era un humilde trabajador, vecino del barrio Sucre” dijo Carlos Ocariz, alcalde de este municipio. “No todo era normal”, dijo.

82

Niños asfixiados en un hospital

A los simultáneos hechos vandálicos y de protestas en El Valle se sumó otro caso: cincuenta y dos niños del Hospital Materno Infantil “Hugo Chávez”, sufrieron asfixias por el gas lacrimógeno lanzado por los cuerpos de seguridad del Estado a los manifestantes.

“Vinieron mandados por la oposición”, dijo una mujer que prefirió no ser citada, mientras otra respondía: “Aquí el gas del bueno fue un horror, yo estaba muy asustada. Mi mamá se estaba ahogando”, dijo en clara alusión al Gobierno de Maduro.

La misma gente denunciaba que estaban efectivos de los cuerpos de seguridad con la orden de reprimir en conjunto con grupos paramilitares que actúan en Venezuela”, dijo Henrique Capriles Radonski al comentar los hechos ocurridos en este hospital.

Capriles preguntó a las Fuerzas Armadas Nacionales: “¿Hasta dónde llega la complicidad en esta situación? ¿Hasta cuándo seguirán armando grupos paramilitares y hasta cuándo tendremos un ejército paralelo?”. “Habitantes de la zona oeste señalan en reiteradas ocasiones a grupos de paramilitares causan destrozos durante la madrugada”.

Rechazó las declaraciones de Freddy Bernal porque buscan escandalizar. “Lo que quiere el gobierno es tratar de conseguir solidaridad internacional. Para nadie es un secreto cómo la Guardia Nacional y los órganos represores actuaron salvajemente en El Valle”. “Las bombas fueron lazadas por ellos”, aseguró finalmente Capriles.

36

MUD visitará el Episcopado

En lo que va de protestas en Venezuela se han generado 20 muertes violentas entre represión del Estado y grupos delictivos. Sin embargo, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) mantiene un plan de protestas que incluye para este sábado 22 de abril, una visita masiva frente a la sede de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) en Caracas y en cada curia diocesana.

Según Freddy Guevara, vicepresidente de la Asamblea Nacional, la actividad frente a la sede de la CEV, en Montalbán, será una “Marcha Silente” para entregar un documento de respaldo a la Iglesia que en los últimos días también ha sido atacada por colectivos.

Finalmente, para el lunes 24 de abril, “se convoca al gran plantón nacional en todas las arterias y principales vías de comunicación del país, durante todo el día”. “La resistencia es una lucha no violencia que seguiremos manteniendo hasta que el Gobierno haga lo que constitucionalmente le corresponde hacer”, dijo el dirigente político.

Fotos: Joe Codallo

 

Categorías:Crisis, Mundo, Politica Etiquetas:

¡Aprende a amar y a decir que no!

pareja-en-bici-598d6be6f26ab7b04bb0d59ef7cb1222

El gobierno federal de los Estados Unidos y organizaciones como MEX-FAM (Paternidad Planificada), que alegan querer reducir el índice de embarazos en los adolescentes, han tenido más de tres décadas y han gastado más de $4 mil millones para implementar sus “métodos” para promover las “relaciones sexuales sin riesgo”.

Primeramente dijeron que era necesario implementar la enseñanza de la educación sexual (sin valores morales), en todas las escuelas públicas. Después añadieron información e instrucciones específicas a los estudiantes sobre el uso de los anticonceptivos en dichas clases. Inclusive llegaron al punto de abrir clínicas para entregarle anticonceptivos a la juventud, en muchas escuelas de EE.UU. (1)

Después de más de 20 años de su “metodología”, ¿cuáles han sido los resultados? Los embarazos ilegítimos han aumentado en un 87% y los abortos en un 67% entre las adolescentes. El SIDA ha aumentado en un 44% desde 1989 y hay más de 20 diferentes tipos de enfermedades venéreas con miles de nuevos casos todos los años, sobre todo entre los jóvenes. (2) Este monumental fracaso ha coincidido con un aumento sin precedentes de la promiscuidad juvenil. (3)

Lo lógico sería que los promotores de la educación sexual y los anticonceptivos para las jóvenes hubieran aprendido su lección (como la aprendieron los suecos), y decidido promover seriamente la abstinencia y los valores morales tradicionales.

Sin embargo, ¿cual es la “solución” que nos presentan ellos ahora? ¡El preservativo para jóvenes adolescentes! De este modo les envían a dichos jóvenes el mensaje, de que es imposible que ellos controlen sus deseos sexuales, y que lo más importante es “protegerles” del SIDA o de un embarazo no deseado.

Pero este “mensaje de protección” es un engaño muy peligroso. Los preservativos pueden fallar por los menos el 15.7% de las veces durante un año en prevenir embarazos. En el caso de las adolescentes no casadas pertenecientes a minorías, los preservativos pueden fallar hasta el 36.3% de las veces. (4) Si esto ocurre con la prevención de embarazos, ¡cuánto más podrán fallar en impedir la transmisión del virus del SIDA! Un embarazo sólo puede ocurrir mientras esté el óvulo presente y se tengan relaciones sexuales. Y esto sólo ocurre unos pocos días al mes. Sin embargo, una persona puede ser infectada con el virus del SIDA cada vez que tenga relaciones sexuales con alguien que ya está infectado.

Además, el virus del SIDA es 450 veces más pequeño que el espermatozoide y 50 veces más pequeño que los microscópicos orificios que los científicos han descubierto en la goma látex, con la cual se fabrican los mejores preservativos. Los virus de las principales y más dañinas enfermedades venéreas también son más pequeños que el espermatozoide o que los orificios de la goma látex. (5)

Verdaderamente es una irresponsable locura aconsejarles a los jóvenes (o a cualquiera) el uso de los preservativos para prevenir el SIDA, las enfermedades venéreas o los embarazos “no deseados”. Sin embargo, ahora el gobierno del Presidente Clinton está transmitiendo por televisión anuncios que promueven el preservativo para “prevenir” el SIDA. Algunos de éstos son extremadamente sugestivos, como el que muestra un paquete de preservativos saliendo de una gaveta y saltando sobre una cama donde se encuentra una pareja. En otro comercial se dice que: “Un preservativo de látex, usado correctamente, previene el contagio del virus que causa el SIDA,” lo cual, como ya hemos visto, no es cierto. (6) Inclusive la Dra. Joycelyn Elders, Ex-Cirujana General de los EE.UU., planteó que, como parte del plan nacional de salud, se instalaran “clínicas de salud” en todos las escuelas públicas del país, y que en dichas “clínicas” se repartieran anticonceptivos, especialmente preservativos. (7)

El preservativo no es la solución para el SIDA. ¡La solución es tan sencilla! ¡Simplemente enséñenles a los jóvenes a decir que no a las relaciones sexuales premaritales!

Magaly Llaguno

Notas

  1. George Grant. Grand Illusions: The Legacy of Planned Parenthood. Wolgemuth & Hyatt, Publishers, Inc., 1988, pp. 32-33; “Condom Roulette,” Washington Watch 3 (Washington: Family Research Council), enero 1992, p. 1.
  2. “Condom Roulette,” In Focus 25 (Washington: Family Reasearch Council, febrero 1992), p. 2; Gilber L. Crouse, Office of Planning and Evaluation, U.S. Dept. of Health & Human Services, t.i., March 12, 1992; “Heterolsexual HIV Transmission Up in the U.S.,” American Medical News (febrero 3, 1992): 35; “In Defense of a Little Virginity, a Message of Focus on the Family,” USA Today, abril 14, 1992.
  3. Grant, 116.
  4. Elise F. Jones y Jacqueline Darroch Forrest, “Contraceptive Failure in the U.S.: Revised Estimates from the 1982 National Survey of Family Growth,” Family Planning Perspectives 21 (mayo/junio 1989): 103 y 105.
  5. Susan G. Arnold et al., “Latex Gloves Not Enough to Exclude Viruses,” Nature 335 (sept., 1, 1988): 19; Nancy E. Dirubbo, “The Condom Barrier,” American Journal of Nursing, oct. 1987, p. 1306; Margaret Fischi et al, “Evaluation…” Washington Post, 6 de febrero, 1987.
  6. Martin Merzer, “Anuncios sobre SIDA apuntan a jóvenes,” El Nuevo Herald, 5 de enero, 1994, pp. 1A y 7A.
  7. Christopher Scanlan, “New Message for Teens: At the Least, Use a Condom,” The Miami Herald, 5 de septiembre, 1993; “A Conversation With Dr. Joycelyn Elders,” ABC News Nightline, 8 de septiembre, 1993.

“Trump debe ser colgado”

El tuit de un profesor de Fresno que lo ha metido en serios problemas

Cómo un mensaje de Twitter puede causarte graves problemas

lars

Cuando el profesor Lars Maischak compartió un tuit sobre Donald Trump, que en su momento consideró apto, con sus 28 seguidores en Twitter, creyó que éste no tendría repercusión alguna.

Pero resulta que para Breitbart News, un sitio informativo de la ultra derecha, nada es muy difícil de encontrar, especialmente cuando se trata de una amenaza contra el presidente.

Y es que la frase “Trump debe ser colgado”, no es una que pueda ser tomada a la ligera, especialmente cuando eres un profesor de una universidad pública, que recibe fondos del gobierno de Trump.

Maischak, profesor de historia de la CSU Fresno, compartió ese tuit a finales de febrero, con el fin de “salvar la democracia estadounidense”, mencionaba el mensaje en Twitter. Y todo marzo y algo de abril se mantuvo fuera del escrutinio público el pensar del profesor, pero cuando el sitio tomó el tuit y escribió un artículo sobre ello, Maischak comenzó a sentir el pesar de la viralización moderna.

“Pido perdón a aquellos que se sentían amenazados u ofendidos por [las palabras que escribí]”, dijo en una declaración escrita. “Nunca fue mi intención hacer daño a nadie, ni animar a otros a hacer daño a nadie”.

El miércoles, la cuenta de Twitter de Maischak fue desactivada.

Según el profesor, que habló con el Los Angeles Times, desde que se dio a conocer el tuit, ha recibido cuantiosas amenazas y correos electrónicos de tono desagradable.

Pero no solo ofendió a otros en redes sociales, sino que logró captar la atención de agencias federales.

Los funcionarios federales están llevando a cabo una investigación a raíz del mensaje viral. Maischak dijo que ha sido contactado por el Servicio Secreto y está cooperando plenamente.

CSU Fresno informó que de igual manera están cooperando con las autoridades, y que por su parte están llevando a cabo su propia investigación para verificar que el maestro hizo tales declaraciones en el “contexto de los derechos de libre expresión”, indicatorio que el actual empleo de Maischak está pendiente de esta investigación.

No obstante, estudiantes y otras personas del plantel académico han pedido la destitución del hombre.

Una petición pidiendo que fuera despedido de la CSU Fresno había reunido más de 1,100 firmas a partir del jueves por la noche.

Venezuela: Un sacerdote de 35 años muere por falta de medicinas

web3-venezuela-mourn-priest-facebook-jose-luis-arismendi-priolo

Facebook-Jose Luis Arismendi Prio

Agencia Fides | Abr 19, 2017

La crisis en el país sudamericano se cobra una nueva víctima debido a la falta de medicamentos

El Sábado Santo, 15 de abril, a las 10 horas, según la información enviada a la Agencia Fides desde Mérida (Venezuela), falleció el padre José Luis Arismendi, de 35 años, por falta de medicamentos.

Durante dos días el sacerdote esperó los medicamentos adecuados para el tratamiento de una sospechada meningitis en el Hospital Universitario de Los Andes (HULA), pero no han llegado a tiempo. El padre Arismendi se había sentido mal el Domingo de Ramos, 9 de abril y el miércoles fue hospitalizado en el HULA. Los miembros de la familia del sacerdote, nacido en la ciudad de Tucaní, capital del municipio de Caracciolo Parra y Olmedo en el estado de Mérida, intentaron sin éxito conseguir medicamentos en la zona, básicamente se trataba de antibióticos.

Por desgracia, la intervención del cardenal Baltazar Porras, arzobispo de Mérida, que había logrado obtener los medicamentos en Caracas, resultó innecesaria porque el envío desde la capital venezolana no llegó a tiempo. El padre José Luis Arismendi era sacerdote desde hacía sólo dos años y trabajaba en la Diócesis de Cabimas, en el estado de Zulia.

La opinión pública en Venezuela, que se expresa cada vez más a través de las redes sociales, ha comentado que “ha muerto otro venezolano por falta de medicinas”. El país continúa experimentando una situación grave por la falta de alimentos y medicinas. Ayer, Human Rights Watch, en su informe sobre el impacto de los muchos venezolanos que se mueven hacia la frontera con Brasil, ha instado a los países latinoamericanos a intervenir ante el gobierno del presidente Maduro para resolver esta crisis profunda.

“Tarde o temprano, Brasil y otros países de la región tendrán que presionar al gobierno de Venezuela, para que deje de negar la crisis y tome medidas para resolverla”, ha dicho el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, según una nota la agencia.

Artículo publicado originalmente por la Agencia Fides

 

 

 

 

Categorías:Crisis, Mundo, Politica Etiquetas:

De frontera a frontera: La región sur me reorienta hacia el norte

A personal essay (Spanish) of my journey in the past year near the southern Mexican border, my criticism of Mexican civil society organizations working on migrants rights and the hypocrisy of advocacy efforts on both sides of the Mexico-US border.

Essay first appeared in El Nuevo Sol on April 6, 2017.

mex-guate-border

En la frontera México-Guatemala, Lago Internacional (julio 2016)

¿K’uxi elan avo’onton? es una expresión que se usa para saludar dentro de las comunidades indígenas tsotsiles en Chiapas. Me explicaron que su traducción literal es “¿Cómo está tu corazón?” Ha sido una de las más lindas expresiones que he escuchado y que no llegué a pronunciar correctamente, pero me llenaba de felicidad cuando me respondían, “Lek oy”, “muy bien”. Lo que sí aprendí es que es más que una expresión. Representa otra manera de pensar. Desde este saludo se combate la superficialidad a la que nos hemos acostumbrado cuando nos preguntan: “¿Cómo estás?”, al cual la mayoría respondemos “bien”, de manera robótica, aunque en realidad no lo estemos.

La pregunta ¿K’uxi elan avo’onton? también es una invitación a la reflexión desde el corazón, porque no solo desde ahí se siente, también se piensa. Para yo poder responderla, tendría que volver a mirar hacia esa parte dentro mí que había hecho a un lado por mucho tiempo, porque era mejor no sentir el dolor causado por las rupturas que he sufrido a lo largo de mi vida como migrante. Pronto me di cuenta que no tenía certeza de en qué condición estaba mi corazón, ni si lo tenía intacto. ¿Habrá estado conmigo en los últimos 7 años que he estado en México o parte de él se habrá quedado en Los Ángeles, donde viví 20 años de mi vida antes de ser deportada?

A pesar de mi pasado, he sido afortunada en tener la oportunidad de vivir en un nuevo contexto en el cual también me reencontré con mis raíces. Yo nací pobre, descendiente de una familia de provincia con poca escolaridad, pero muy trabajadora. Así que reubicarme a un estado con niveles de pobreza de los más altos en el país tendría muchas similitudes con mi niñez en México antes de migrar. Para mí, no era ajeno vivir en colonias sin drenaje o en una casa de tabique con techo de lámina, el cual sentías podría derrumbarse con una tormenta de granizo. Pero la pobreza o marginación de donde vengo no era la de las comunidades indígenas. Nunca tuve que caminar más de dos horas para llegar al plantel escolar más cercano. Tampoco fui forzada a dejar de asistir a la escuela para trabajar en el campo para tener algo que comer. Para mi familia, el migrar a Estados Unidos fue una estrategia de sobrevivencia. También se convirtió en una oportunidad de movilidad social que nunca hubiéramos tenido en México. A la misma vez, el migar me desconectó de mi origen. Pero tal como una planta sigue creciendo después de ser transplantada, pude echar raíces una vez más en otro lugar.

Desde que fui expulsada de la ciudad y el país que me adoptó por dos décadas, no he podido arraigarme o llamarle “casa” a los lugares en los que he vivido post-deportación aun cuando me lleguen a decir: “bienvenida a este tu país”, “welcome home”. En los últimos 7 años, he tenido estancia en 7 ciudades, 3 países en los cuales he sentido un tipo de esquizofrenia de pertenencia: parte de mí se siente que pertenece, y otra parte no lo logra. Aún con las redes de apoyo y las amistades que he forjado en cada uno de estos lugares que he recorrido, no creo que en ninguno pueda imaginarme viviendo el resto de mi vida. Me he acostumbrado a estar físicamente en donde vivo, pero sin habitarlo emocionalmente ¿De qué me serviría decorarlo o darle algún tipo de calidez si ese desplazamiento que llevo dentro persistiría? Desde estas emociones contradictorias es que me llegué a dar cuenta que algo no estaba bien con mi corazón. Algo seguía doliéndome a pesar del tiempo. Jamás sería la misma después de la indignidad que solo entienden quienes la viven en carne propia: la experiencia que nos ha marcado a más de 2 millones de mexicanos que hemos sido deportados desde EE.UU. Es por esto que mi lucha propia también anhela una casa, una familia política. Pero esta búsqueda no ha sido nada fácil.

img_4645

Taller de fotografía con niñas y niños de primaria en Zinacantán, Chiapas (noviembre 2016) Foto: Rodrigo Barraza García.

En mi trayectoria de activismo post-deportación que empezó con el anuncio del programa DACA del ahora expresidente Barack Obama, he aprendido que los movimientos sociales también reproducen las exclusiones del mismo sistema que denunciamos. El propio discurso de derechos humanos evidencia una jerarquía de grupos de migrantes que selecciona entre los que merecer ser incluidos y los que no. En este segundo grupo están los que no son considerados “migrantes ideales” y aquellos que pertenecemos a grupos que no son políticamente viables de incluir en una agenda de justicia social. En EE.UU., los que hemos sido deportados y deportadas conformamos este último grupo. En México, ni siquiera nos volteaban a ver hasta recientemente, cuando la élite política le vio ventaja empezar a hablar sobre el fenómeno del retorno ahora que Donald Trump se ha convertido en el enemigo público número uno en ambos lados de la frontera.

Antes de Trump, solo fue de interés para el gobierno mexicano las visitas de delegaciones de DACAmentados quienes fueron recibidas hasta por el Senado. Se les abrían las puertas para tomar en cuentas sus perspectivas sobre la política mexicana y la del exterior, claro después de darles un paseo turístico por las pirámides de Teotihuacán o el Palacio de Bellas Artes. Mientras se impulsaba lo que llegamos a nombrar como Dreamer Tourism, habíamos aquellos que seguíamos sin tener plataformas para exigir una re-inserción digna en este nuestro país. Tampoco tenemos un boleto de regreso a Estados Unidos, ni siquiera como turistas para visitar a nuestras familias o amigos que dejamos atrás. Pero eso sí, llegábamos a causar molestia cuando señalamos nuestra indignación ante esto. Nos convertimos en una incomodidad para las dependencias del gobierno que patrocinaban los viajes, las organizaciones civiles que se habían sumado a estos esfuerzos, y los mismos activistas Dreamers quienes no veían cómo llegaron a legitimar nuestra exclusión al aceptar su viaje de reencuentro con su “México lindo y querido”, al que no querían regresar de manera permanente.

Ahora, la “urgencia” del gobierno en responder ante la anticipada ola de deportaciones bajo la administración de Trump, y específicamente su interés de recibir con “los brazos abiertos” a los Dreamers, se suma al uso del migrante como bandera política que es sorprendente invisible para muchos, incluyendo para varias organizaciones de sociedad civil que trabajan por las personas deportadas. Estas mismas han celebrado la prioridad que ha llegado a tener el tema de migración de retorno con falta de un posicionamiento crítico o político. Carecen de denuncias públicas hacia los oportunismos que ahora se evidencian en México, desde cuando Enrique Peña Nieto recibió a los “primeros” deportados bajo la administración de Donald Trump que llegaron a la Ciudad de México hasta el “movimiento” pro-migrante impulsado por una coalición del Senado llamada Operación Monarca, que recientemente presentó una propuesta de reconocimiento de estudios extranjeros para Dreamers retornados, la cual hasta el día de hoy sigue quedándose sin cumplir sus promesas.

museo-migrante

Presentación del Museo Migrante en el Festival por la Transparencia y el Derecho a Sabre, Chenalhó, Chiapas (septiembre 2016). Foto: Rodrigo Barraza García.

Es así como mi lucha de justicia social e inclusión ya no es solo hacía afuera – contra los gobiernos y sus políticas – sino también hacía dentro del movimiento. Ante el contexto político de la región y los niveles de exclusiones que he enfrentado con mis hermanos y hermanas en la lucha, tuve que buscar un camino alternativo donde voces como la mía no pudieran ser cooptadas o ignoradas. Ya era hora de empezar un esfuerzo propio, de impulsar proyectos de migrantes para migrantes.

Ahora regreso a Tijuana, fortalecida después de un par de años de desgaste emocional crónico agravado por las batallas internas que no había anticipado enfrentar en esta lucha. En el sur, pude aprender desde otra manera de mirar y pensar, una que se diseña desde la horizontalidad de colaboración que no había visto en la práctica, aterrizada a partir de metodologías participativas. El crear espacios donde el migrante es el experto de la migración, el protagonista principal en todos los procesos y los trabajos organizativos y no solo un sujeto de estudio al quién se les extrae datos o testimonios.

Este es el trabajo en el que llegué a integrarme durante mi estancia en Chiapas con Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes A.C. Fue alentador conocer y colaborar con una organización que busca la auto-organización de las propias comunidades migrantes para que puedan convertirse en sujetos políticos y tener la capacidad de ejercer sus derechos. En mi opinión, este debería de ser el objetivo principal de las organizaciones que buscan la protección de los derechos de las y los migrantes. Pero la realidad es que no es común que las personas migrantes tengan el espacio de participación para influir en la agenda de trabajo o procesos incidencia de las organizaciones civiles en México. Los tecnócratas y expertos en políticas públicas dentro de sociedad civil le dan poca importancia o prioridad. Llegué a concluir que esta es la razón por la cual hay un desconecte con la misma población que buscan proteger.

Ahora regreso a Tijuana, fortalecida después de un par de años de desgaste emocional crónico agravado por las batallas internas que no había anticipado enfrentar en esta lucha. En el sur, pude aprender desde otra manera de mirar y pensar, una que se diseña desde la horizontalidad de colaboración que no había visto en la práctica, aterrizada a partir de metodologías participativas. El crear espacios donde el migrante es el experto de la migración, el protagonista principal en todos los procesos y los trabajos organizativos y no solo un sujeto de estudio al quién se les extrae datos o testimonios.

Este es el trabajo en el que llegué a integrarme durante mi estancia en Chiapas con Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes A.C. Fue alentador conocer y colaborar con una organización que busca la auto-organización de las propias comunidades migrantes para que puedan convertirse en sujetos políticos y tener la capacidad de ejercer sus derechos. En mi opinión, este debería de ser el objetivo principal de las organizaciones que buscan la protección de los derechos de las y los migrantes. Pero la realidad es que no es común que las personas migrantes tengan el espacio de participación para influir en la agenda de trabajo o procesos incidencia de las organizaciones civiles en México. Los tecnócratas y expertos en políticas públicas dentro de sociedad civil le dan poca importancia o prioridad. Llegué a concluir que esta es la razón por la cual hay un desconecte con la misma población que buscan proteger.

Chenalho-Chiapas-e1491333410637-1024x576

Recorrido comunitario fotográfico con jóvenes de bachillerato en Los Chorros, Chiapas (octubre 2016).

A pesar de todo, he estado en una situación de privilegio a comparación de la mayoría de personas que llegan a México después de una deportación. Es por esto que también tengo un sentido de responsabilidad y de urgencia en tomar acción, pero desde una visión que integre la experiencia migrante. Hace siete años me hubiera sido imposible hacerlo desde mi propio proceso de sobrevivencia, pero creo que el camino que he recorrido hacia al sur del país me ha dado algunas herramientas para retomar una lucha personal en la frontera norte. No puedes llegar a un lugar como Chiapas, el cual ha ejemplificado la resistencia en México, sin que te cambie de alguna manera.

Por una parte, el salirme de mi propia lucha para acompañar a otra en comunidades indígenas me enseñó lo que implica ser una aliada. Fui parte de un equipo comprometido a un trabajo comunitario que daba el espacio a abordar de una manera mucho más integral y colectiva el derecho a migrar dignamente, pero también el del arraigo a sus comunidades de origen. Así fue como se amplió mi visión de la lucha migrante y vi la importancia de crear una voz política propia para las personas deportadas, no solo por lo que he vivido en México, sino por lo que sigo observando en el movimiento en EE.UU. Esto lo he visto desde mis interacciones en medios sociales con personas “aliadas” a la causa pro-migrante, como la siguiente iniciada por un tuit que escribí hace un par de meses sobre la política migratoria actual:

“Las políticas de inmigración que surgen de las órdenes ejecutivas de Trump no son nada nuevas. Es la optimización de la maquinaria de deportación de Obama” @mundocitizen

“es peligroso poner energías en hablar sobre como él [Obama] deportó a muchos y no lo que está pasando ahorita – esta mierda NO es la misma” @_yessi321

Ante esto, mi pregunta de fondo es la siguiente, ¿la justicia social tiene un límite de tiempo o caduca con ciertas condiciones? ¿Las deportaciones antes de Trump seguirán en el olvido y solo importarán aquellas bajo la nueva administración? La realidad es que va a seguir ocurriendo lo mismo que ha pasado en la última década. Ninguna de estas personas que definen la agenda de inclusión, o mejor dicho, de exclusión, van a esperarte del otro lado del muro cuando no te puedan proteger de una deportación. Al final, solo nos tenemos a nosotros, los que ahora nos encontramos al sur de la frontera para hacerlo, al menos lo único que nos queda es intentarlo.

 

Categorías:Inmigrantes, Mundo, Politica, Testimonio Etiquetas: ,

«CONTAMINACIÓN ESPIRITUAL DE OCCIDENTE»

chinunivers

Un universitario chino describe el sistema de la dictadura para controlar la expansión del cristianismo

Creación de grupos de control, prohibición de celebrar la Navidad y de llevar a cabo reuniones de control, son algunas de las medidas que la dictadura comunista china lleva a cabo para poner freno al cristianismo en la población universitaria

23/03/17 9:10 AM

(Asia News) Desde hace varios años, en las universidades del país asiático hay estructuras de control sobre las actividades religiosas de los estudiantes y de los docentes. Dichos grupos de control son idénticos o bien se relacionan con los Grupos del Frente Unido y participan estudiantes, asistentes y profesores. Esto permite un control capilar sobre toda la población universitaria.

Ha de decirse que esta red de control fue potenciada en los últimos años, con la prohibición de festejar la Navidad en la universidad o de hacer encuentros de oración. Cuando a los universitarios se los encuentra en reuniones de oración son expulsados de las facultades. En la base hay una opinión negativa sobre las religiones y en particular sobre el cristianismo, que es considerado como «una contaminación espiritual de Occidente».

En realidad, esta guerra contra las religiones en el mundo universitario es un intento de poner fin a los errores de control que se produjeron en estos años, a ráíz de los cuales  muchos estudiantes y docentes (al menos el 60% de ellos, en Beijing y Shanghái) se muestran interesados en el cristianismo.

Un estudiante universitario chino ha descrito a Asia News como funciona el sistema:

En la Universidades de la República Popular China, funciona una estructura extraordinaria que tiene como finalidad controlar todas las actividades de las religiones, bajo el nombre de grupo de Guía para las actividad religiosa (宗教工作领导小组).

Dicha estructura extraordinaria a veces resulta incorporada en el Grupo de Guía para las actividades del Frente Unido. Por ejemplo, un documento oficial de la Universidad del Pueblo de Beijing (Renmin), el Grupo de Guía del Frente Unido funciona también como Grupo de Guía para las actividades religiosas. Ambas organizaciones fueron creadas por orden explícita de la autoridad central de las Universidades.

En la Universidad del Pueblo de Beijing, el Grupo de Guía para las actividades del Frente Unido, o sea el Grupo de Guía para las actividades religiosas, está compuesto por:

  • Presidentes: ellos son el primer Secretario del Partido y el rector.
  • Vicepresidentes: el Secretario delegado del Partido y un subsecretario del partido; el Rector delegado y un vicerrector.
  • Secretario: el Director del Departamento del Frente Unido.
  • Miembros: están los principales responsables del Departamento de organizaciones del departamento de propaganda, de la comisión Disciplinar, de las Escuelas para los estudiantes investigadores, de la Dirección Didáctica, de la Dirección para las Investigaciones, de la Dirección Personal, de la Dirección para las Actividades de los Estudiantes, de la Dirección para las Comunicaciones con el extranjero, de la Dirección de seguridad.

Todos los miembros tienen tareas específicas y coordinadas. La existencia de semejante red de control de tal intensidad significa, sin duda, que todos los creyentes religiosos que estudian o enseñan en China, están bajo estricta vigilancia y están rodeados de informadores de las autoridades. A menudo ellos se hacen pasar como amigos o asistentes, camuflándose como estudiantes o docentes.

Todos los extranjeros, sean éstos estudiantes o docentes, están en la mira y corren el riesgo de ser instrumentalizados. Por ejemplo, se les brinda información errada adrede, para confundir su percepción sobre las situaciones.

Categorías:Educación, Mundo, Politica, Religión Etiquetas:

«Hay histeria entre los inmigrantes de EE.UU.»

HisteriaEntreInmigrantesEEUU

21 días. Ese es el plazo que tienen los menores indocumentados que llegan a EE.UU., la mayoría procedentes de Centroamérica, para conseguirse un abogado que defienda sus derechos de forma altruista, ya que el Estado no se hace cargo de esos gastos. En alrededor de un 90 % de los casos, quienes consigan defensa letrada lograrán quedarse. El resto, con casi total seguridad, serán deportados.

Cuando en 2014 se produjo un repunte de niños que llegaban solos al país, la escritora mexicana Valeria Luiselli se alistó voluntaria para ejercer de intérprete. El cuestionario consta de 40 preguntas y tiene como objetivo documentar la realidad de la que huyen estos menores, buscando argumentos legales (maltratos, abusos, amenazas de maras…) que permitan defender su caso en los tribunales norteamericanos.

Lo cuenta en el libro Los niños perdidos (un ensaño en cuarenta preguntas) (Sexto Piso), que presentó el martes en Madrid. Luiselli entrevistó a decenas de chicos y chicas, supervivientes de una infernal travesía por México. Desde 2006 han desaparecido 120.000 mirantes a su paso por este país, y ocho de cada diez mujeres son violadas.

En paralelo, EE. UU. ha ido endureciendo sus leyes migratorias y reforzando su muro con el sur, debido a la presión de la opinión pública sobre las autoridades. Pero ese aumento de la xenofobia ofrece una imagen del cuadro incompleta. «En EE. UU. tenemos a los peores cretinos del mundo, aunque también a un montón de personas dispuestas a organizarse para defender los derechos de personas que ni siquiera conocen, algo que yo no he visto en ninguna otra sociedad», asegura la escritora. La recaudación de fondos y el aumento de voluntarios ha crecido en paralelo al auge del discurso xenófobo de Donald Trump. «Hay mucho miedo, yo diría que histeria entre los inmigrantes». Pero incluso en esa «América profunda», donde «los chavitos llevan gorras con el lema Make America Great Again», se han producido reacciones esperanzadoras de solidaridad. Valeria Luiselli cita el caso de sus alumnos de español en una universidad de Long Island, provenientes de familias obreras, muchos de ellos, en un primer momento, reacios a la llegada de extranjeros. Tras escuchar a su profesora hablar de sus experiencias, han terminado poniendo en marcha un grupo de apoyo a adolescentes inmigrantes, a quienes enseñan inglés y ofrecen actividades de tiempo libre. «Ahora –cuenta orgullosa Luiselli– están empezando a organizar un grupo de acción política».

Fecha de Publicación: 22 de Marzo de 2017