Inicio > Mundo, Testimonios > Victor Garaygordobil, el obispo-misionero centenario

Victor Garaygordobil, el obispo-misionero centenario

Testimonio vivo de la misericordia de Dios: obispo, participante en el Concilio Vaticano II y ahora simple ayudante de una parroquia

web-victor-garaygordobil-bittor-ecuador-blog-vicente-luis-garcc3adaHay personas, historias, testimonios que no deben ser olvidados nunca. Personas que merecen un lugar especial en la historia, un espacio destacado de la vida de la Iglesia. Una de estas personas es Victor Garaygordobil, obispo emérito de Los Ríos- hoyo diócesis de Babahoyo (Ecuador). Su humildad hace que su historia pase desapercibida.

Victor o Bittor (su nombre en vasco) acaba de cumplir 100 años y ha sido galardonado con el premio “Iglesia y Servicio”, otorgado por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Una vida y una historia ejemplar, muy poco conocida y que el periodista Vicente Luis García muestra en su blog Non sulum. 

Víctor Garaygordobil es una leyenda para las Misiones diocesanas vascas y es el último superviviente del grupo de sacerdotes vascos que partieron de misión para Ecuador en 1948. Fueron los pioneros de una iniciativa hoy muy extendida. La Santa Sede encomendando tierras de misión a las diócesis.

Toda una vida de servicio

Nacido en 1915, se ordenó sacerdote el 27 de junio de 1943 y recibió la ordenación episcopal en la catedral de Babahoyo (Ecuador), el 30 de enero de 1964.

Vivió la guerra civil española como camillero. Ingresó en el seminario de Vitoria al finalizar la guerra y en octubre de 1948 partió a Ecuador como misionero. 34 años pasó allí con una opción preferencial por los pobres. Fue elegido obispos por petición de sus hermanos en el episcopado ecuatoriano pero nunca quiso dejar de ser diocesano de Vitoria.

Un obispo-misionero, un ejemplo de humildad. Cuando en 1982 vio que su labor estaba consolidada y que ya no hacía falta en misiones pidió su renuncia y volvió a su tierra. Se le encomendaron tareas pastorales y desde entonces vive en el santuario de Urriola. Su nuevo encargo: “oficiar las misas, traer agua, atender la casa y llevar las cuentas”.

El periodista García muestra una entrevista realizada en 1998 con motivo del 50 Aniversario de las Misiones Diocesanas Vascas. Una entrevista que engrandece el corazón de todo el que la lee.

Participante del Concilio Vaticano II

Cuando se celebró el Concilio Vaticano II fue elegido como uno de los representantes de América Latina. Allí fue, con su txapela (nunca se la quitaría), su humildad y su servicio.

web-vatican-victor-garaygordobil-bittor-ecuador-blog-vicente-luis-garcc3ada

Al finalizar el Concilio, participaría en el “Pacto de las Catacumbas” donde algunos obispos celebraron misa y se consagraron a una Iglesia sierva y pobre. Victor siempre lo cumplió.

Un testimonio de vida apasionante. Un amor a la Iglesia y a los pobres. Un obispo-emérito que acaba de cumplir 100 años (es el cuarto más longevo de todo el mundo) y que aún hoy presenta una lucidez impactante.

Una historia que merece ser conocida y que Vicente Luis García nos muestra en su blog. Testimonios que hacen mucha falta para mostrar una humanidad que a veces olvidamos. Dios le dio la fuerza para su sacerdocio y su misión y ahora le está dando la salud para, a sus 100 años seguir mostrándolo y contándolo.

Categorías:Mundo, Testimonios Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: