El sacerdote misionero

Un pequeño rosario de dedo salió de su Biblia

Juan Molina adquirió la devoción al Rosario ¡concursando en Gran Hermano!

Actualizado 7 octubre 2015

528_juan_antonio_molina_adquirio_popularidad_como_el_cura_motero_de_gran_hermano_2012_en_espana____alli_adquirio_el_habito_del_rosario_diario
Juan Antonio Molina adquirió popularidad como el cura motero de Gran Hermano 2012 en España… allí adquirió el hábito del rosario diario


Cari Filii

En 2012 el sacerdote y misionero del Sagrado Corazón Juan Molina causó bastante escándalo entrando en el programa televisivo Gran Hermano, un producto mediático superficial y chabacano. Participó en él durante 74 días. Le llamaban «el cura motero» por su estética y gusto por las motos.

Para este sacerdote Gran Hermano tenía un interés:los millones de espectadores a los que poder llegar con un mensaje de fe. «La televisión es un medio masivo, nos guste o no, que llega a multitud de hogares y personas de lo más variopintas. ¿Por qué no aprovechar ese medio para decir soy sacerdote y soy feliz siéndolo?«, declararía a su salida.

«Tuve ocasión de compartir mi fe con los compañeros/as de la casa. Hubo multitud de momentos en los que, cuando me veían leyendo la Palabra, me pedían que les leyera textos bíblicos y se los explicara», explicó al salir.

«Siempre he querido llevar a Cristo fuera de los muros del templo, hacerme compañero de camino y no esperar a que la gente venga a la Iglesia sino que la iglesia vaya a la gente.Pido perdón de corazón, por supuesto, a las personas que se hayan podido escandalizar por mi paso por Gran Hermano, nada más lejos de mi intención que «dejar mal a la Iglesia». Mi idea era todo lo contrario», añadió.

Fue suspendido a divinis por sus superiores. Al salir del «experimento» fue enviado como misionero fuera de España, también para ayudarle a reflexionar. Un tiempo después volvió a España y se le levantó el castigo. Hoy es algo más autocrítico con su paso por el programa.

Desde su blog en Infovaticana, el padre Juan Molina ha revelado en el Día de la Virgen del Rosario, este 7 de octubre, que precisamente fue en Gran Hermano donde él adquirió esta devoción mariana, que incorporó a su lectura de la Biblia. Cabe destacar que el programa no emitió escenas del religioso orando con el Rosario.

Juan Molina explica con sus propias palabras cómo el Rosario «vino a él», refiriéndose al programa televisivo sin mencionarlo por su nombre.

Testimonio de Juan Molina, «el cura motero» de Gran Hermano
Desde los 18 años que entré en el seminario de mi congregación siguiendo la llamada a entregar mi vida como misionero, religioso y sacerdote, reconozco que el rezo del rosario no formaba parte de mi oración diaria.

Incluso pasé una época en que pensaba que era profundamente aburrido e inútil. Perohace tres años viví una experiencia difícil en un hábitat que no era el más adecuado para mí como sacerdote y que me involucré con la intención de dar testimonio de la felicidad de mi vocación. La única condición es que pudiera acompañarme la Sagrada Escritura de la que me alimento diariamente y que me orienta.

El primer día de esa experiencia cuando abrí las Escrituras cayó del forro un rosario pequeño de esos de dedo, ni me acordaba que estaba ahí!

En ese momento entendí como una de esas señales que el Señor nos pone delante de nuestras narices y que muchas veces somos incapaces de ver. Esta vez sí que me percaté.

Lo interpreté como una invitación a pasar ese “desierto” bien amarrado a ese salvavidas que era el rosario. Y desde el primer día junto a la meditación de la Palabra inicié el rezo del rosario (a veces dos o tres al día).

Desde esa experiencia el Santo Rosario me acompaña todos los días y es uno de los momentos más dulces de la jornada.

Gracias al rosario he sentido sostén en los momentos más difíciles y complicados, he sentido cómo realmente intercedía, con mi pobre oración, en favor de muchos, especialmente enfermos. Gracias al rezo diario del rosario pasaron esos momentos duros y se abrieron paso de nuevo ante mí, la ilusión y la alegría.

María siempre ha estado detrás y delante de mi historia vocacional sosteniendo y empujando. Desde adolescente, sin ser practicante, no había mañana que cuando iba al colegio, dejara de entrar en nuestro Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

Me sentaba en la última fila y simplemente callaba y la miraba. A día de hoy estoy seguro que Ella tuvo mucho que ver en mi vocación como sacerdote y religioso. He sentido siempre su protección y a Ella me he encomendado en los momentos de tentación o duda en mi vida.

Hoy en día entiendo el rezo del rosario como una invitación a unirte a los misterios de la vida de Jesús de la mano de quien más le amó en esta tierra: ¡su madre!

Gracias, Madre, porque cuando muchos me han dado la espalda, Tú me has consolado. Porque cuando he sentido el desánimo y la tentación, Tú me has sostenido.

Puedo afirmar con certeza las palabras de S. Juan Bosco: “Quien confía en María no se sentirá nunca defraudado”.

Uno de los grandes apóstoles del Rosario

El Beato Bartolomé Longo fundó el santuario de Pompeya

Fue en su juventud espiritista y sacerdote satánico

La vida del Beato Bartolomé Longo experimentó uno de los virajes radicales más impactantes en la historia de los santos.
La vida del Beato Bartolomé Longo experimentó uno de los virajes radicales más impactantes en la historia de los santos.

Actualizado 7 octubre 2015

Carmelo López-Arias / Cari Filii

Los tormentos interiores del Beato Bartolomé Longo (1841-1926), que recordaba su vida pasada enfangado en un espiritismo de corte satanista, sólo cesaron cuando recibió una instrucción del cielo: «Si quieres salvarte, propaga la devoción del santo Rosario: es promesa de María».

Es el momento decisivo en su vida, que había sufrido dos giros radicales. Criado en un hogar católico donde se rezaba el Rosario diariamente, la muerte de su madre cuando tenía diez años fue el principio de una larga cuesta abajo. Se educó con los escolapios y llegó a la Universidad de Nápoles todavía con fe, pero cuando estaba cursando sus últimos cursos de Derecho esa fe se evaporó.

De Rénan al satanismo
En 1863, guiado por profesores liberales en una época en la que la unidad de Italia se estaba construyendo contra la Iglesia, leyó la Vida de Jesús de Ernest Rénan (1823-1892), el libro de propaganda anticristiana más célebre del siglo XIX francés, y quedó ganado para esas ideas. Se juntó con otros jóvenes de ideas similares y empezó a disipar su vida en fiestas y orgías hasta concebir un odio visceral contra la religión católica.

bartolo_longo2
Bartolo en 1876, a los 35 años.

A través de unos amigos se introdujo en el mundo del espiritismo y lo hizo de forma tan intensa que quiso ser ordenado como sacerdote satánico. El día señalado para la ceremonia, las paredes temblaron, se escucharon voces extrañas y se vieron cosas por las que se desmayó de puro terror. Pero había emprendido un camino, y a pesar de que se empezó a encontrar enfermo y a que era asaltado por el demonio, ahondó en su hundimiento personal con ceremonias blasfemas y proclamas públicas contra la fe. Incluso pagaba una copa a quien insultase a un sacerdote por la calle.

Dos buenas compañías
Esta fase anticristiana en la vida de Longo no duró más de dos años, pero fue muy intensa.Para su salud física y mental esa fobia contra Dios estaba siendo destructiva, y así se lo manifestó un antiguo profesor amigo de la familia, Vincenzo Pepe, un buen católico, quien al verle pálido y demacrado le espetó unas palabras que fueron un revulsivo para Bartolo: «¡Vas a morir en el manicomio, y además te vas a condenar para toda la eternidad!».

El futuro beato sintió el mal obrando en su interior y la necesidad de expulsarlo, y acudió aun religioso dominico a quien le presentó Pepe, el padre Alberto Radente, con objeto de reemprender el camino a casa. Toda su familia celebró esa decisión, pues desde que vieron su transformación no habían dejado de rezar por él. Como en el caso de Santa Mónica y su hijo San Agustín, la oración había hecho un milagro de conversión. El día del Sagrado Corazón de 1865 se confesó y volvió al amor de Dios, aunque sus luchas interiores ni mucho menos eran historia.

Compensando el mal causado
En los años posteriores, Longo intensifica su vida cristiana hasta hacerse terciario dominico en la festividad de la Anunciación de 1871, y asume el nombre de Hermano Rosario, porque había regresado a la devoción de su infancia como asidero: «No puede haber ningún pecador tan perdido, ni alma esclavizada por el despiadado enemigo del hombre, Satanás, que no pueda salvarse por la virtud y eficacia admirable del santísimo Rosario de María, agarrándose de esa cadena misteriosa que nos tiende desde el cielo la Reina misericordiosísima de las místicas rosas para salvar a los tristes náufragos de este borrascosísimo mar del mundo», escribió.

Bartolomé quiso compensar el mal que había hecho en sus años negros, cuando consiguió arrancar la fe a varias personas, y acudía a los mismos lugares donde se había mofado de la religión a defenderla y explicar su cambio. Además trabajaba como abogado, y precisamente llevando un caso de una cliente, Marianna Farnararo, condesa De Fusco (1836-1924), con quien contraería matrimonio años más tarde, acudió al Valle de Pompeya, donde se produciría el gran momento de su vida, en bien suyo y de toda la Cristiandad transalpina.

bartolo_marianna
Bartolomé y Marianna, en una foto de 1920.

La gran turbación y el mensaje divino
En aquellos años seguía atormentado por su pasado y temeroso de su salvación eterna, a pesar de haber abandonado lo que denominaba «tenebrosa selva de errores en la que se había perdido miserablemente como secuaz de las impías y funestas teorías del magnetismo y espiritismo«.

El 2 de octubre de 1872, cuando atendía los intereses de la condesa, sintió una gran turbación que le obligó a salir de la casa y caminar hasta un lugar apartado, en mitad del campo. Así cuenta él mismo lo que sucedió:

«Las henchidas olas de profunda tristeza, que vinieron a caer sobre mi atribulado corazón, estuvieron a punto de sumergirme en el infierno de la desesperación… Era tan vehemente, tan agitada la palpitación de mi angustiado corazón, que me parecía quería salirse de los estrechos límites de mi pecho. En medio de tan indecible aflicción de mi espíritu creí escuchar aquellas consoladoras palabras… Si quieres salvarte, propaga la devoción del santo Rosario: es promesa de María.

bartolo_rosario
Cuadro que representa al Beato Longo, ya anciano, con el Rosario al que consagró su vida en las manos.

«¡No puede perecer el que propaga una devoción que es tan grata a todo el cielo! Estas palabras vertieron sobre mi atribulado corazón el más dulce bálsamo de consuelo, que mitigó todos sus padecimientos, convirtió todas sus amarguras en la más suave alegría, endulzó todas sus tristezas…

«El homicida del género humano, que me tenía esclavizado bajo su tiránico poder, previó sin duda su derrota, si yo secundaba fervoroso y con verdadero celo la divina idea: y temeroso de soltar la presa, me estrechaba más y más, y como haciendo sus últimos esfuerzos, entre los pavorosos anillos y espantosas espiras de sus infernales cadenas. Era la última lucha, lucha terrible, decisiva.

«A punto de perecer en aquella tremenda y decisiva lucha, vencido por el enemigo, levanté mis ojos llorosos y mis manos suplicantes al cielo, y dirigiéndome hacia la soberana y piadosísima Consoladora de los afligidos, le dije con la energía y el ardor que inspiran el peligro y la desesperación:

«Si es verdad que habéis prometido a vuestro gran siervo santo Domingo que se salvará el que propague el santo Rosario, yo me salvaré ciertamente, porque no abandonaré este lugar sin haber propagado antes esta saludabilísima devoción«.

El amor a la Virgen florece en Pompeya

Con los ojos llorosos, Bartolomé se levantó y comenzó la gran obra de su vida: establecerse allí y difundir la devoción al Rosario en todo el Valle de Pompeya, en particular entre las gentes más pobres. Había palpado durante su estancia allí el descreimiento de las gentes y la desidia del clero, lo cual estaba descristianizando la zona a toda velocidad.

La condesa, viuda que disfrutaba de un importante patrimonio y era terciaria del Sagrado Corazón, se convirtió en su gran aliada, y formaron una pareja muy bien compenetrada. Ella ponía la decisión y la audacia, pero también sus dosis de mal carácter; él, la prudencia y la mano izquierda, y un carácter pacífico y amable.

En 1875 llegó a Pompeya el cuadro de la Madonna del Rosario, hoy una de las imágenes marianas más veneradas de Italia.

madonna_rosario

El cuadro de Nuestra Señora del Rosario, que representa a la Santísima Virgen entregando un rosario a Santo Domingo Guzmán y a Santa Catalina de Siena.

Y en 1876 se puso la primera piedra del santuario, que fue consagrado en 1891.

santuario_pompeya
santuario_pompeya

El santuario de la Santísima Virgen del Rosario es uno de los más visitados de Italia y foco de expansión de la devoción mariana por excelencia. 

Entre medias, Bartolomé había emprendido todo tipo de actuaciones para difundir el rezo del rosario: personales, como predicar él mismo a los campesinos; mediáticas, como la fundación de un periódico para expandir la devoción; y espirituales, como la redacción de una novena del Rosario de la que se han hecho novecientas ediciones en veintidós lenguas. De una de sus obras, Los quince sábados del Santo Rosario (otra de las devociones que propagaba), se vendieron en apenas un lustro 240.000 ejemplares.

Doble maledicencia, doble calvario

Naturalmente, el gran adversario de Longo, el demonio, no se quedó quieto, e inspiró maledicencias contra la condesa y contra él por su constante actividad juntos. Informado de las calumnias, León XIII le dispensó del voto de castidad que había hecho y aconsejó que se casaran, lo que Marianna y él hicieron en 1885.

Y mientras el cuadro de Nuestra Señora del Rosario hacía un milagro tras otro (el primero fue la curación de una niñoa de 12 años, Clorinda Lucarelli, de una epilepsia) y se multiplicaba su devoción en toda Italia, los Longo fundaban orfanatos, centros de artes y oficios para niños pobres y otras obras de caridad. Bartolo se confesaba dos veces por semana y se le vio alguna vez en éxtasis.

bartolo_alumnos

El Beato Bartolo Longo, rodeado de alumnos de sus orfanatos y escuelas de artes y oficios para niños pobres.

Pero Lucifer no había olvidado su derrota y continuó suscitando murmuraciones contra él. Llegó a ser acusado de mala administración de los bienes de caridad que gestionaba, pero aunque fue absuelto de todos los cargos, en 1906 se desprendió de todas las obras de beneficencia, que cedió al delegado pontificio. Y él, aunque siguió colaborando con ellas, se concentró en el periódico El Rosario de la nueva Pompeya.

«El hombre de la Virgen»

Murió el 1926 con unas palabras en los labios: «Mi único deseo es ver a María, que me salvó y me salvará de las garras de Satanás».

El 26 de octubre de 1980 fue beatificado por Juan Pablo II, quien proclamó en la homilía que «puede ser definido verdaderamente como ´el hombre de la Virgen´… Con la mano en las cuentas del rosario, nos dice: ´Despierta tu confianza en la Santísima Virgen del Rosario´». Y, de hecho, su festividad, el 5 de octubre, precede en sólo dos días a la de la devoción a la que consagró su vida.

LA GRAN PROCESIÓN EN ZARAGOZA TRAS EL PILAR

El Rosario de Cristal está expuesto en la iglesia del Sagrado Corazón y sale a las calles de la ciudad cada 13 de octubre, en una bellísima muestra de oración en la calle célebre en todo el mundo. Este reportaje explica la historia y características de esta característica devoción popular.

Las “malas palabras” calan

h-y-mEl lenguaje tiene muchas dimensiones. Uno se expresa a sí mismo cuando habla. Al hablar se ve qué tipo de persona se es, qué grado de cultura se posee y en qué términos se valora a los demás. El lenguaje crea cultura.

Hoy está de moda decir malas palabras. A veces no hay más razones para explicar el uso de malas palabras que la de “todos hacen lo mismo”. No nos damos cuenta de que “la estatura moral de las personas crece o disminuye según las palabras que pronuncian y los mensajes que eligen oír”, dice Juan Pablo II. Además, nuestras obras nos siguen y quedan en nuestra alma, moldeándola.

Ana Catalina Emmerick escribe: “Todo cuento el hombre piensa, dice y hace tiene alguna vida y continúa viviendo como obra buena o mala. Lo malo hay que remediarlo con la confesión y la penitencia; de otro modo continuarán las consecuencias del pecado sin término” (tomo X, 478, n. 45).

El lenguaje es una dimensión natural de toda persona humana. El lenguaje sirve para que el ser humano se apropie de un objeto y del mundo. Para conocer la realidad, el ser humano se sirve de los conceptos, y con ellos posee la realidad.

¿Qué es lo más valioso en el mundo? La comunicación humana: Entrar en la intimidad de otro porque el otro lo permite. La persona es un ser dialógico, está diseñada para que hable, para que se comunique.

Un estudio del lenguaje nos revela que “las palabras son a menudo en la historia más poderosas que las cosas y los hechos” (M. Heidegger). El lenguaje tiene un poder insospechado para orientar el pensamiento y la conducta de las personas y de los pueblos.

Dice la Biblia: “Que no salga de vuestra boca ninguna palabra mala (…) La fornicación, y toda impureza o avaricia ni se nombre entre vosotros, ni palabras torpes ni conversaciones vanas o tonterías, que no convienen” (Efes 4,29 y 5,3-5). También dice: “Desechad todas esas cosas: la ira, la indignación, la malicia, la maledicencia y las palabras deshonestas” (Col 3,8).

Lo propio del hombre es ser libre, ser dueño de sí. Es verdad que puede dejarse llevar por los instintos, pero normalmente se gobierna con la inteligencia. Todos los actos libres y todas las palabras pronunciadas dejan huella. Plauto se enojaba por el abuso de la palabra. Escribió: “los que propalan la calumnia y los que la escuchan, todos ellos, si valiera mi opinión, deberían ser colgados: los propaladores, por la lengua, y los oyentes por las orejas” (Pseudolus, I, 5, 12).

Puede ser útil ir a la raíz de las palabras. A veces se usan palabras y no se sabe lo que significan. Por ejemplo: La palabra “buey” significa toro castrado, si se consulta el diccionario dice que es una grosería: (gros); “darle en la madre” es darle en lo que más le duele; “¡qué poca…!”, si terminan la frase es “qué poca madre”, lo que significa que su madre no le educó; la palabra “chido”, en caló significa refinado, exótico, elegante. Chido forma parte del habla de las clases marginadas de la sociedad, pero ha ido subiendo a altos estratos. Cuando los jóvenes dice: “Estoy X” lo dicen no pueden identificar lo que les pasa: “perdí autoestima”, “estoy frustrado”…

La pereza, junto con el desorden de las pasiones es la causa de que el mundo sea tan distinto de como debería ser. Y también es la causa de que cada ser humano sea tan distinto del ideal que podría haber sido. El verdadero correctivo de la pereza es el espíritu de servicio: la firme decisión de orientar la propia actividad al servicio de los demás. El mejor servicio que podemos hacer a los demás es el acogerles, el tratarles con cariño, de acuerdo a su dignidad humana.

La “palabrota” que ensucia la lengua termina por ensuciar el espíritu. Quien hable como un hombre grosero terminará por pensar como tal. Hay una indisoluble relación entre las palabras, el pensamiento y la acción. No se puede pensar limpiamente, ni ejecutar con honradez, lo que se expresa en los peores términos soeces.

Escribe San Pablo: “No os dejéis seducir: las malas compañías corrompen las buenas costumbres. Despertaos, como es justo, y dejad de pecar” (1 Cor 15,34).

Las costumbres de nuestro entorno tienen un impacto enorme sobre nuestra conducta, probablemente mucho mayor del que imaginamos. El llamar a una persona por una mala palabra tiene resonancia en su interior. Con sus actos, la persona se modela a sí misma.

Lo que decimos tiene un peso grande. Es diversa la bendición a la maldición. Todo eso repercute en la vida de uno y en la de los demás. Pasarse la vida exigiéndose puede parecer incómodo o cansado pero se trata de un bello modo de vivir. En realidad es el único estilo de vida coherente con la vida misma, que es lucha, esfuerzo por mantenerse. Sin lucha no hay vida, y tampoco libertad.

La moral es el arte de vivir como una persona humana. La objeción más grave que se suele hacer a la moral cristiana es que “es de otra época”. Es lo que C.S. Lewis llamaba el “prejuicio cronológico”. Es como si se consideraran superadas las puestas de sol sólo porque hace varios millones de años que se producen. Es fácil mostrar que la moral cristiana es la más completa que ha existido nunca. Ha dado espléndidos frutos de heroísmo y belleza. Pasar de largo sin probarla sería una locura.

Toda palabra tiene un peso: para bien o para mal. Y, si se nos pedirá cuenta de toda palabra inútil, imaginemos qué será si esa palabra no es sólo inútil, sino ofensiva.

La fuerza del lenguaje

En el lenguaje está implícita una cosmovisión, una cultura, un modo de entender el mundo. El lenguaje crea cultura.

El lenguaje es una dimensión natural de toda persona humana. El lenguaje sirve para que el ser humano se apropie de un objeto y del mundo, por eso hay que defenderlo. Si se emplean palabras con otro significado, se manipula. Para conocer la realidad el ser humano se sirve de los conceptos, y con ellos poseemos la realidad.

¿Qué es lo más rico en el mundo? La comunicación humana: Entrar en la intimidad de otro porque el otro lo permite. La persona es un ser dialógico, está diseñada para que hable, para que se comunique.

Toda comunicación entre dos personas es bidireccional; el que habla cambia su discurso en función de la persona que escucha. La comunicación gestual también cambia el discurso.

Para muchas ideologías, no interesa que el hombre piense en la libertad –ni siquiera en lo que él entiende por esa palabra- sino que ésta se convierte en un término operacional para poder manejarla demagógicamente en cualquier contexto.

Ciertas palabras han adquirido así un carácter proteico[1] y anónimo, y son utilizadas por todos, aunque cada uno esté hablando de realidades diferentes. De ahí que hoy se llegue a aberraciones nominales y conceptuales de grueso calibre[2].

Tenía razón Ortega y Gasset al advertir: “¡Cuidado con los términos, que son los déspotas más duros que la Humanidad padece!”. Un estudio, por somero que sea, del lenguaje nos revela que “las palabras son a menudo en la historia más poderosas que las cosas y los hechos” (M. Heidegger[3]). El lenguaje tiene un poder insospechado para orientar el pensamiento y la conducta de las personas y de los pueblos.

Un especialista en revoluciones y conquistas del poder, José Stalin, afirmó lo siguiente: “De todos los monopolios deque disfruta el estado, ninguno será tan crucial como su monopolio sobre la definición de las palabras. El arma esencial para el control político será el diccionario”. ”. Nada más cierto, dice Alfonso López Quintas, a condición de que veamos los términos dentro del marco dinámico de los esquemas, que son el contexto en el que juegan su papel expresivo.

Las malas palabras entristecen el espíritu. Hay poco comediantes como Cantinflas y nunca dijo una mala palabra. Eso es tener genio.

[1] Que cambia de formas o ideas.

[2] Fr. Carlos Llano, Las formas actuales de la libertad, Trillas, México, p. 31.

[3] Cfr. Nietzsche I, Neske, Pfullingen 1961, p. 400, citado en A. López Quintas, El secreto de una vida lograda, Palabra, Madrid 2003, 26.

El diablo anestesia la conciencia

Interpretar mal a quien hace el bien, calumniar por envidia, tender trampas para hacer caer, todo esto no viene de Dios sino del diablo. El Papa Francisco comentó el Evangelio de este 9 de octubre, al celebrar la Misa en Casa Santa Martha, exhortando al discernimiento y a la vigilancia.

EE UU: La noche de Halloween se abrira la Iglesia Mayor de Lucifer

El objetivo de la iglesia de Lucifer es crear «una nueva era para el progreso de la humanidad sin esclavitud del pensamiento dogmático, somos los dioses y diosas de nuestra propia vida”

web-halloween-night-demon-duluoz-cats-ccLa ciudad de Old Town Spring veinticinco millas al norte de Houston (Texas), sera la sede de la “Iglesia Mayor de Lucifer” (Greater Church of Lucifer), la organización ha publicado en su sitio web la apertura del “primer edificio en la historia de la iglesia que estará abierto al publico”.

Jacob No, líder mundial de la iglesia de Lucifer fundada en el verano del año 2014, ha dicho que el objetivo de la iglesia de Lucifer es crear “una nueva era para el progreso de la humanidad sin esclavitud del pensamiento dogmático, somos los dioses y diosas de nuestra propia vida”.

Como ya lo hemos venido informando en Aleteia, existe en Estados Unidos una corriente muy fuerte que pretende dar al satanismo y sus diversas manifestaciones una voz en la arena publica. La apertura de esta iglesia de Lucifer no causa sorpresa en una sociedad que cada día se vuelve mas “espiritual” y menos religiosa, y donde aumenta el numero que personas que se consideran espirituales sin afiliación religiosa, personas que se consideran librepensadoras sin necesidad de seguir dogmas.

La Iglesia Mayor de Lucifer llama a esta ideología de vivir sin ninguna autoridad ni leyes, ni normas como “La flama negra”. “No hay Papa o autoridad sobre nosotros, somos los capitanes de nuestras almas”, dice la iglesia de Lucifer en su sitio web.

La ceremonia de apertura de la iglesia se planea realizar el fin de semana del 30 de octubre al primero de noviembre, durante la celebración de la noche de Halloween en los Estados Unidos, “Un templo al más elevado ego propio” dice la invitación a la apertura de la iglesia.

La iglesia Mayor de Lucifer insiste en afirmar que no es una religión en sí misma, que sólo es un grupo de almas semejantes que buscan ser los dioses de su mundo carnal y espiritual. Una camino de autoadoración, que pretende crear dioses en todas y cada una de la personas.

Esta iglesia, como otras manifestaciones profesan “no religión” y se presentan como alternativas a los conceptos de toda forma de religiosidad. Pero al igual que en las demás iglesias satánicas, en su principios y fundación existe una influencia de personas e ideologías abiertamente satánicas, en donde el libertinaje y desviaciones sexuales y el aborto son algunas de sus prácticas.

Pareja que superó crisis invitada por el Papa a Roma

Matrimonio colombiano cuenta en el sínodo de la familia sus momentos más difíciles y su trabajo para ayudar a otras parejas (1 parte)

uwx_wlfkas9m174tmwz7jl22ewxehogcbijdn4zuvqa9zq8ytjxdj87vblakur4s-fsqyqjqtwrmqxiln239zm6kyq67zw

ARY WALDIR RAMOS DÍAZ

Los esposos Humberto Díaz  e Isabel Botía, participantes auditores del sínodo ordinario de la Familia en el Vaticano (4-25 de octubre) cuentan a Aleteia que después de tres años de casados enfrentaron su peor crisis matrimonial hasta el punto de considerar la separación. Un episodio que no eclipsó el amor que los ha unido por 35 años de matrimonio y les ha dejado 4 hijos.

Recibimos ayuda. Nos tomamos de la mano para decirnos: tenemos que continuar, no vamos a desfallecer, incluimos a Jesús en nuestro corazón y en nuestra familia. De ahí, tomamos la decisión de ayudar a otras parejas”, dicen los esposos, también miembros de la comisión Nacional para la familia de la Conferencia Episcopal de Colombia y directores pastorales de la Fundación hombres y mujeres de futuro.

“Llegó ese momento difícil, donde quizás dábamos prioridad a la familia, al trabajo y no a la pareja. Y allí se presentaron las dificultades, pero gracias a Dios, como dice mi esposo, nos tomamos de la mano para salir adelante”, dice Isabel Botía con la mirada luminosa. Es la voz de una de las 18 parejas que han sido invitadas por el Papa Francisco a participar en el sínodo de los obispos.

¿Qué hacer ante una crisis de pareja?

“Primero está Dios sobre todas las cosas, pero acá en la tierra, un secreto fundamental es dar la prioridad a la pareja, el esposo a la esposa y viceversa”, explica el matrimonio Díaz-Botía, miembros del Consejo Pontificio para la Familia del Vaticano.

Asimismo, insisten en “reconocer” las “diferencias que enriquecen y dinamizan la relación”, pero también considerar “los aspectos que necesitan ser reconciliados y sanados para poder hacer una nueva creación (hombre y mujer de familias diferentes) y formar un nuevo hogar”, añadieron.

Así el secreto es abrir el corazón al otro para “revisar la propia historia personal” que puede crear “dificultades para la comunicación y la forma como se están tratando los esposos”, recordó Díaz.

 La violencia emocional rema contra la familia

De esta manera, esta pareja de carne y hueso trae al Vaticano el testimonio de amor cristiano para superar las dificultades del matrimonio y mantener la armonía familiar a pesar de las dificultades y las contradicciones humanas, entre ellas la violencia emocional que rema contra la unión familiar.

“Hay tendencias, inseguridades personales, rabias internas que de alguna manera son una situación que se cobra al otro.Lo que yo traigo en mi historia lo reflejo en mi relación con el otro y eso genera violencia, no solamente física sino emocional”, contó Díaz como resultado de un estudio que involucró a varias parejas en América Latina por encargo del Consejo Pontificio para la Familia del Vaticano.

Para saber más sobre el trabajo de este matrimonio y de otros laicos que aportan a la Iglesia con su experiencia a la vida familiar y de pareja visitar:http://hombresymujeresdefuturo.org

La fraternidad mejora el deporte

Lindas imágenes de grandes deportistas interactuando de manera fraterna o con el compañero o con el espectador. Un ejemplo de humanidad de quien parece estar en el pedestal del éxito. Buen ejemplo de que todos somos iguales, y que al ser compañeros e ir más allá de la competencia alcanzamos un nuevo pedestal, un nuevo éxito, el de la fraternidad.