Una cadena de supermercados en Suiza

Migros es una gran cadena de supermercados en Suiza.  Mientras la propaganda de vacunación en los medios está en pleno apogeo, el nuevo director gerente de Migros, Patrick Frischluft, dijo en su primera conferencia de prensa el jueves 25 de febrero de 2021:
«A partir del verano de 2021 ya no permitiremos la entrada a Migros de personas que hayan sido vacunadas contra Corona.  También pediremos a las personas que lleven una mascarilla que la cuelguen en el soporte de la entrada.  Las enfermedades mentales de nuestros empleados han aumentado drásticamente en los últimos meses: muestre su rostro nuevamente y dé una sonrisa a los empleados de Migros, lo necesitan con urgencia ahora.

El cambio de estrategia se lleva a cabo previa consulta con el Consejo de Administración.  Patrick Frischluft en realidad parece traer un soplo de aire fresco a la empresa y la dirección está convencida de su proceder.  A temprana edad, el carismático empresario vivió durante un año con una antigua tribu indígena en la región amazónica.  Según su propio relato, pudo aprender muchísimo sobre la vida allí y, sobre todo, que no todo es siempre tan sencillo como nos dicen.

La noticia causó sensación.  Como una multitud de perros ladrando, medios como 20min, Blickch y SRF se abalanzaron sobre el nuevo director general.  Titulares como «Escándalo de racismo en Migros», «Migros rechaza los valores suizos», «El nuevo director general discrimina a quienes piensan de manera diferente», «¿Dónde están los derechos humanos?»  e incluso circulaba el “chantaje moderno en Migros”.

¿Por qué este cambio de estrategia?  ¿Por qué este paso que realmente no está en consonancia con la sociedad?  GnueHeuDunge quería saber más y le preguntó a Patrick Frischluft.  «Los vacunados cultivan la obediencia ciega y son un peligro para nuestra democracia, para nuestros derechos civiles, para el bienestar de nuestros hijos y el bienestar de todos nosotros en el futuro.  Les han lavado el cerebro durante más de un año y siguen ciegamente el plan del gobierno sin tener en cuenta las pérdidas.  Como nuevo director gerente, no puedo responsabilizarme del hecho de que a estas personas ahora se les esté dando una ventaja y se las esté colocando en un podio.  No me malinterpretes, me duele el corazón discriminar a las personas de esta manera tan grosera.  Pero en el fondo sé que es muy importante dar ejemplo ahora.  Si los vacunados van a obtener sus ventajas en cualquier otro lugar, las tornas cambiarán a partir del verano de 2021 «.
Patrick Frischluft respira hondo, sonríe pensativamente para sí mismo, murmura algo sobre “teatro de monos” y continúa: “Mira, esta locura lleva ya un año.  Después de la primera y segunda oleadas, ahora se habla de una tercera oleada.  Realmente no sé cuánto tiempo pasará antes de que te des cuenta de que no es más que una permanente.  La mayoría de ellos necesitan una prueba para saber siquiera que están enfermos.  Una prueba que el propio inventor dijo que no está aprobada para uso diagnóstico.  La gripe está extinta y ahora se está llevando a cabo una gran campaña para inyectar una vacuna a la mayor cantidad posible de personas en este país.  Una vacuna que es más peligrosa que el propio virus Una vacuna que apenas se ha investigado y en la que hay cada vez más informes de que las personas vacunadas dieron positivo a Covid poco tiempo después o que estaban enfermas con diversos efectos secundarios.
Y el tipo de personas que se lo tragan y se llevan bien ahora también son recompensados.
Eso no es posible y queremos dar un ejemplo en su contra.  Por eso, a partir del verano de 2021, Migros dará preferencia a las personas que no puedan conciliar esto con su conciencia.  Aquellos que todavía piensan por sí mismos, confían en su sistema inmunológico y no solo a ciegas, por favor disculpen la expresión, estén de acuerdo con cada mierda que se nos sirva «.

https://t.me/Verdadesofenden/63184

Verdades Ofenden @verdadesofenden, [Mar 22, 2021 at 16:36]

«EN LAS BUENAS… Y EN LAS MALAS»

LO NUEVO DE GOSPA ARTS PARA «MOSTRAR LA BELLEZA DEL MATRIMONIO»

En «En las buenas… y en las malas», Gospa Arts entrevistará a tres matrimonios para mostrar la felicidad y la belleza de este sacramento: Una madre normal, un padre no tan normal o «Gloria y Lucas», los jóvenes de la última boda precovid son solo algunos de los entrevistados.

¿Qué mueve a una persona a entregarse a otra por completo? ¿Y a serle fiel? ¿Qué ocurre después del `y comieron perdices´? En la fundación Gospa Arts están convencidos de que «el amor que muestra Jesús» es la respuesta última a estas y otras preguntas: transmitirlo a través de una nueva serie de entrevistas, «En las buenas y en las malas«, es su nuevo proyecto.

Según detalla la fundación, cada domingo entre el 15 y el 19 de mayo se publicará una nueva historia en su canal de YouTube con el objetivo de «mostrar la belleza del matrimonio cristiano» a través de tres inspiradoras historias reales.

Una de ellas es la de Gloria y Lucas, que se dieron el «sí quiero» con tan solo 24 años ante un inminente confinamiento, sin celebración ni luna de miel y en una de las últimas bodas españolas antes del estallido de la pandemia. Todo lo que les importaba era estar juntos y casarse ante Dios: la celebración y la pandemia eran lo de menos.

No son los únicos: Gospa Arts también recogerá el caso de Pachu y Rubén, padres de cinco hijos, creadores del blog Momentos Pompas y de la tienda Pompas de Elefante. A través de sus redes, este matrimonio no solo a transmite la alegría de su familia numerosa: gracias a su experiencia como catequistas, también acercan la fe a sus seguidores de Instagram de forma sencilla y sincera mientras recorren Europa y multitud de santuarios marianos sobre cuatro ruedas.

Israel e Irene serán otros de los protagonistas de este nuevo proyecto de Gospa Arts. Podrían parecer desconocidos de no ser porque entre los dos cosechan más de 120.000 seguidores en sus respectivas cuentas de Instagram, Soy una madre normal y Soy un padre no tan normal: a sus 41 y 42 años, Israel e Irene tienen 10 hijos y con ellos comparten ante miles de personas la alegría de ser una familia numerosa.

Los testimonios serán publicados en el canal de YouTube de Gospa Arts los domingos 15, 22 y 29 de mayo, presentados y realizados por Jesús García y Javier González.

La Fundación Gospa Arts

La Fundación Gospa Arts nace de la mano del periodista Jesús García, con el fin de evangelizar en las redes sociales. Después de crear un canal de Youtube con miles de seguidores, ha dado el salto a la gran pantalla.

Gospa Arts ha estrenado dos películas en cines de todo el mundo: ‘Hospitalarios: Las manos de la Virgen’ y ‘Medjugorje: La Película’. Jesús García y su equipo ya trabajan en próximas producciones cinematográficas.

Puedes colaborar con la Fundación Gospa Arts a través de este enlace

Fuente: Religión En Libertad

Mark Wahlberg llama a 18,5 millones de seguidores en Instagram a rezar el Rosario

“Estoy recibiendo muchos mensajes de personas que rezan todos los días y encuentran la paz”

El actor estadounidense Mark Wahlberg, abiertamente católico y que acaba de terminar de interpretar el papel protagónico en la película Father Stu (El milagro del Padre Stu), sobre un exboxeador que se convierte en sacerdote católico, ha exhortado a sus más de 18,5 millones de seguidores en Instagram a rezar, especialmente el Rosario.

La estrella se ha asociado con la aplicación católica Hallow, una de las más populares en Estados Unidos en la categoría de aplicaciones religiosas. Wahlberg recita todos los misterios del Santo Rosario, así como la tradicional oración del Anima Christi y una invocación al Espíritu Santo. La aplicación también ofrece a sus usuarios una serie de archivos de audio de la película Father Stu.

Sobre la experiencia del rosario, Mark Wahlberg comentó:

“Recibo muchos mensajes de personas que rezan todos los días y encuentran paz, sobre todo mensajes maravillosos sobre el rezo del Rosario junto a mí”.

Es cuando el actor aprovecha para invitar a los millones de sus seguidores en Instagram a “permanecer unidos en oración” y rezar el Rosario con él en la app.

Entre los comentarios a la publicación de Mark Wahlberg sobre el Rosario, hay muchas expresiones de gratitud por su testimonio, así como declaraciones de que la iniciativa que comenzó en asociación con la aplicación Hallow está ayudando a las personas a orar más.

“Discrepar es un acto heroico que te convierte en un paria universal”

María Elvira Roca Barea

María Elvira Roca Barea (El Borge, Málaga, 1966) escribió en 2016 Imperiofobia y leyenda negra, un éxito editorial, una catarsis, un desfibrilador, un nuevo rumbo y un viejo revuelo entre las cortes que marcan la pauta de cómo se debe pensar para no salirse por la tangente sin pedir permiso.

Filóloga clásica e hispánica. Maestra y divulgadora. Punto de inflexión. Del hito de su valentía suenan hoy relatos paralelos a los enquistados por los intereses de la desinformación. Su ensayo fue un acierto de Siruela y los lectores lo convirtieron en el más leído de la última década, porque hay personas que buscan con sed la verdad sorteando los dogmas del prejuicio. Aunque nadie sea el Oráculo de Delfos.

Ensayista, escritora, profesora. Una sonrisa desestabilizante que lidia con la agresividad de los emperadores del relato. En 2018 sacó 6 relatos ejemplares 6, y en 2019 volvió a remover el cocotero con Fracasología. España y sus élites: de los afrancesados a nuestros días.

Imperiofobia ha sido madre de España: La primera globalización, un documental de José Luis López-Linares que ha pasado con méritos por los cines del país y que ha llevado a la gran pantalla los agujeros de los mitos interesados, los postulados acomodados por la mediocridad, los trampantojos de las ideologías y las mentiras de una Historia que parece periodismo de clic. Antes, discrepar era cool. Ahora puede ser un billete hacia el patíbulo de la cancelación masiva.

Hay sol en Málaga y se otean aquí mares sin cerrazones por donde se navega a vela suelta.

— ¿Qué ideas sobre la historia le rondan en este momento histórico?

— No es una cuestión puramente de actualidad, pero cada vez tengo más claro que la historia necesita nuevos enfoques para que sea más comprensible. Urge incorporar elementos mayoritariamente marginados hasta ahora, como el clima, los fenómenos naturales como la pandemia, y el estudio razonado, no prejuicioso, de los imperios. Miro hacia una concepción de la historia menos limitada y más verdadera, porque la superespecialización fomenta unos localismos temáticos que la desenfocan. La historia siempre ha sido un campo abonado para toda clase de colonizaciones ideológicas, y entre los localismos mentales, los geográficos, las historias nacionalistas, que son una enfermedad grave y eterna, y tantos condicionantes deshonestos, queda claro que los estudios históricos requieren una renovación.

— ¿Esa renovación implica honestidad, una disposición sincera a enfrentarse a los hechos en una disciplina que debe ser aséptica, o mirar el pasado sin prejuicios es imposible?

— Yo abordo la historia con la máxima objetividad posible, no tanto por ser honesta con los demás, sino por mí. Intento que lo que he visto, voy a ver y veo no me lastre y no me limite más. La vida es una cosa que dura cinco minutos. Puesto que estamos vivos, intentemos comprender el mundo que vivimos lo mejor que podamos. Y si llego a una ligera conclusión, quizá me decida a compartirla con mis semejantes, pero, egoístamente, divulgar esos descubrimientos es secundario para mí.

— Usted se salió del bucle con razonamientos y enfoques diferentes sobre historia con Imperiofobia y leyenda negra. Y le han llovido palos. ¿Qué ha pensado desde entonces sobre la sociedad de los datos, el peso de los argumentos y la batalla emocional?

— Que no existe relación… La batalla emocional mezcla asuntos distintos y enfanga la objetividad, a veces, en busca de adeptos para la causa que sea. Una intenta exponer argumentos lo más racionales posible con honestidad, y la pelea emocional lo enreda todo sin escuchar, con juicios previos. A la verdad nos acercamos trabajosamente con unas limitaciones enormes, pero el ser humano no es solo un ser racional. Tiene unos componentes de racionalidad, pero son muy escasos, y debe defenderlos con muchísimo esfuerzo. La batalla emocional funciona casi sola. Basta dejarse llevar por la pendiente y, automáticamente, lo que le sale al ser humano es avenirse a esto o a aquello emocionalmente y defenderlo con la fe del carbonero hasta morir, literalmente.

“En esta sociedad-hormiguero se tacha de indeseables a quienes pronuncien una verdad que no se convierta en dogma asumido por toda la manada”

— Ante los datos y los argumentos –usted lo ha vivido en sus carnes–, ¿la sociedad líquida responde con un tsunami emocional que ahoga el diálogo?

— Todo lo que parte del insulto, la difamación o la calumnia debe ser expelido de nuestras vidas, porque nos conviene no pastar en esa ciénaga deconstructiva. La confrontación a mis datos y mis argumentos se planteó siempre en esos términos. Nunca ha existido la voluntad de mantener un debate entre estudios serios, voces con prestigio, ideas sólidas y conversación respetuosa. La pugna contra Imperiofobia se dirigió desde el arranque a lo exclusivamente emocional, recurriendo a las descalificaciones ideológicas, algo que es muy significativo de las sociedades que comienzan a padecer un déficit democrático importante. En ese caldo de cultivo siempre reluce el comisario ideológico que establece las idoneidades y te coloca el brazalete amarillo con la estrella de David para situar los argumentos en posiciones débiles.

Yo soy un pájaro absolutamente solitario, no pertenezco a la pomada de los grandes popes de la cultura, ni del mundo académico. Un éxito como Imperiofobia ofendió a muchísima gente que llevaba tiempo en el camino hacia la visibilidad y, de pronto, fueron adelantados por una maestra de pueblo. Las críticas estomacales a este ensayo también tienen que ver con la enorme virulencia política que padece España en los últimos años. Los argumentarios de la leyenda negra no son solamente parte de la historia de muchas naciones; son parte, también, de los nacionalismos cantonales, y ellos siempre quieren sangre.

— Si el fango emocional e ideológico imposibilita el diálogo, ¿buscar la verdad de la historia y de la sociedad será cada vez más difícil?

— El ser humano camina hacia un tipo de sociedad en la que cada vez hay más individuos aglomerados. Las colmenas y los hormigueros ahora son más grandes. Se observa a simple vista que nos amontonamos, y este crecimiento de las ciudades es una realidad sin precedentes. Para que los seres humanos puedan vivir en tal grado de aglomeración, es necesario que se limen las características de la individualidad. Vamos hacia una sociedad de hombres y mujeres tipo, donde cunden los individuos mucho más aborregados y mucho menos desafiantes con respecto al grupo. Ese contexto hace que toda verdad que no se convierta en un dogma colectivo asumido por todos y todo planteamiento que no vaya a favor de la manada, vuelva indeseables a sus sujetos.

Como los límites de los márgenes son muy estrechos, las vidas de esas personas se hacen muy difíciles. La discrepancia se transforma en una dificultad enorme, casi insalvable, y en miedo a ser apartado del rebaño. Los medios y las redes sociales cuentan con una gran capacidad para ocupar todos los espacios posibles, y ya casi no hay lugares donde refugiarse. Eso asfixia la contestación, porque discrepar te convierte en un paria universal. Discrepar es un acto cada vez más heroico, porque al individuo que se sale del parámetro se le condena a muerte en vida. Los linchamientos mundiales a los que asistimos no son físicos, pero eso no quiere decir que no afecten al derecho a vivir de manera respetable. No es fácil salir de esas campañas masivas de cancelación, que muchas veces pivotan sobre mentiras de diseño.

— ¿Dónde están los intelectuales honestos influyendo en la opinión pública?

— Nunca he tenido vocación clerical. No me entretengo en buscar la honestidad o la deshonestidad de nadie. Hago como Sócrates: tengo mi daimon e intento hacer lo que considero decente, en función de mis parámetros de decencia. No juzgo a mis semejantes. Cada uno sabrá qué hace y por qué lo hace. Me repugna esa clerecía que corona al sexador de pollos ideológicos para que diga quiénes son los buenos y los malos señalando a quién hay que cortarle la cabeza.

— ¿El mundo de la cultura no tiene arrestos para enfrentarse a este fango?

— Cuando estudias la historia entiendes perfectamente que el mundo de la cultura siempre ha estado en los aledaños del poder. Tal y como lo entendemos, lo forman poetas, escultores, pensadores, que son gente que no produce nada y debe vivir de otros. Ahí están los filósofos griegos yéndose a las cortes de los tiranos para convertirse en adornos de mesa, incluido Platón. No hay nada nuevo bajo el sol. Es que hace mucho frío cuando uno está solo ante el peligro.

“La comodidad, la sobrealimentación y la seguridad no generan gente feliz. El ser humano está hecho para la dificultad, y superando dificultades es mejor”

— The Economist dice que España pierde calidad democrática.

— Es una cuestión que avanza en los últimos años. Hemos perdido una educación en democracia, en libertad, pero no creo que sea algo solo de España. Es un problema que afecta a todas las democracias occidentales por diversas causas. La primera es que ya son mayores de edad demasiadas personas que no son conscientes de lo trabajoso que ha sido estabilizar las democracias, no solo en España, insisto. Las democracias son muy difíciles de sostener, y perderles el respeto es un peligro. Antes de la caída del muro de Berlín, Occidente sabía de primera mano que existía un mundo sin libertades democráticas. El paso del tiempo hace que se difumine esa experiencia por la que muchas personas han dado su vida.

A eso se suma el peso social de las generaciones criadas en la sociedad del bienestar, habituadas a existir en una adolescencia perpetua, en la medida en que no reconocen gratitud. No son conscientes del enorme esfuerzo de lo que han hecho las generaciones anteriores. Para muchos, el sacrificio de sus antecesores era solo un paisaje. La sobrealimentación, el narcisismo, la sed de ideologías o la necesidad de integrarse en un grupo a cualquier precio son circunstancias que han llevado a estas generaciones que no valoran la democracia a no saber vivir en democracia. Son los mismos que viven en una sociedad del bienestar sin saber vivir en una sociedad del bienestar y los que, siendo auténticos privilegiados de la historia, han sobrepasado los récords de depresión. Es una estupidez pensar que la comodidad, la sobrealimentación y la seguridad generan gente feliz. El ser humano está hecho para la dificultad, y es más virtuoso y más feliz superando dificultades.

— Como filóloga, cree que “el mundo clásico nos hace adultos”. Pero los clásicos están cada vez más lejos de las aulas, de los medios, de las tribunas…

— Los clásicos estorban muchísimo.

— ¿Por qué?

— Los clásicos están cada vez más olvidados en las aulas, en los medios y en las tribunas porque molestan: te enfrentan a realidades humanas que son eternas y muy incómodas. El mundo clásico no tolera la canción protesta. El mundo clásico engendra la tragedia y la épica. Esos textos están escritos en una época en la que no existía la adolescencia. Después de la infancia venía la edad adulta, y en seguida te hacías cargo de tus obligaciones en una sociedad en la que, si todo te iba mal, lo razonable era el suicidio. El mundo clásico expone una ciudadanía con unos niveles de soberanía personal, de autodisciplina y de moral propia que ahora son completamente inconcebibles. El mundo clásico es la antivictimización y nosotros hemos engendrado un mundo en el que la promoción y gestión de la víctima forman parte de la educación. Es así: hoy somos incompatibles con el modelo humano que proponen los clásicos.

— En este contexto y en estas circunstancias, ¿cómo se cultiva el pensamiento crítico?

— El pensamiento crítico se cultiva poniendo en peligro la vida. La libertad individual ha sido siempre un riesgo. Ahora es peor porque, al menos, antes uno podía huir. ¿Qué hacía un griego cuando se veía obligado a exiliarse de la polis? Irse a otra polis y empezar una vida nueva. Solo tenía que atravesar la frontera para pasar página. Ahora no hay fronteras que traspasar y la asfixia es el clima del ambiente. Esta es una de las razones por las que el pensamiento crítico se reduce en la misma proporción en que menguan las libertades personales. Al ser humano, sobre todo al que estamos educando en las últimas generaciones, no hay que pedirle heroísmos, porque no tiene capacidad para afrontar riesgos. Es la pescadilla que se muerde la cola…

— El éxito de ensayos como Imperiofobia o El infinito en un junco, de Irene Vallejo, demuestra que hay mucha gente que sigue teniendo hambre de verdad y salta por encima de las listas oficiales de los más vendidos.

— Es posible, porque hay de todo en todas partes, pero en cualquier sociedad existen unas mayorías que imponen su estilo y marcan la pauta. Nunca faltarán francotiradores. Después de muchos años como profesora, constato que hay un tipo de alumno que, aunque lo metas en un saco y le tapes los ojos, va a aprender. No importa el desastroso sistema educativo en el que se forme. Esa clase de estudiantes aparecen todos los años y los ves ahí, sobrevolando la ola, en medio del caos más absoluto. Cuando los miras a los ojos sabes que van a sobrevivir y que va a ser muy difícil que se conviertan en un ladrillo más en el mundo. La persona que impone su ley ahora mismo es una criatura pseudoanalfabeta, muy infantil, narcisista a tope, a quien no puedes contradecir, porque se ofende. Este es nuestro módulo social.

“Los clásicos están cada vez más olvidados en las aulas, en los medios y en las tribunas porque molestan: te enfrentan a realidades humanas que son eternas y muy incómodas”

 ¿Ve riesgos de sostenibilidad en las democracias europeas?

— No veo peligros inminentes severos, pero sí síntomas de lenta putrefacción. Las ideas democráticas están firmemente arraigadas, pero una democracia no es solo que la gente pueda votar de vez en cuando. Es fácil mantener la fachada de la democracia y dejarla completamente vacía de contenido.

— ¿Cómo ve a la izquierda política occidental?

La izquierda nacional e internacional se ha transformado en aliada del gran capital y ha abandono a los trabajadores. El populismo ha marginado ese ámbito, donde vemos que se cuece una enorme insatisfacción. El 80% del sostenimiento del Estado sale de las rentas del trabajo, y eso es un disparate. Estamos subsidiando la pobreza, sin pensar cómo dejar de sobrecargar a las clases trabajadoras, lo cual sería infinitamente más justo. La izquierda ha caído en un severo papanatismo y se ha olvidado de la gente. Nos hemos quedado sin una izquierda que vaya a lo mollar de las desigualdades sociales.

— Después del brexit, de la pandemia, y de las ineficacias prácticas, ¿hay peligro de europofobia?

— En España, no. La adoración española por Europa lo sobrepasa todo. Sí veo peligros para el futuro de la Unión Europea (UE), porque creo que ha quedado muy tocada después del brexit. Por eso ahora está parada: ni para atrás, ni para adelante. En la crisis ruso-ucraniana, que viene de lejos, la UE ha demostrado ser inoperante en cuestión de política exterior. Eso no es nuevo, pero la cuestión es que no mejoramos. La UE tiene un poder tan frágil que, si no avanza, retrocede. En el ámbito de la política interior, ahí está, en medio de un conglomerado en el que la moneda única no ha sido capaz de desarrollar líneas hacia una hacienda común que unifique el sistema de tributación, lo cual es un disparate. La UE debe demostrar que la unidad es la mejor opción, especialmente frente a Gran Bretaña. Si no lo consigue en diez años, se hundirá, languideciendo hasta morir.

 ¿España tiene alguna relevancia mundial?

— ¡Ninguna! Otra cosa es que, en el pasado, existiera el imperio español o monarquía hispánica, como usted quiera llamarlo, que fue la potencia hegemónica que duró tres siglos y que ha sido el imperio occidental más influyente desde el Imperio Romano. Pero eso no es la España europea de ahora… Hay gente que no ha salido mentalmente de ahí, como el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Hace doscientos años que ese imperio implosionó y se fragmentó, y generó un montón de realidades políticas, ninguna de las cuales ha demostrado capacidad ni para estabilizarse, ni para tener la más mínima influencia, no ya en el mundo, sino ni siquiera en su continente. La vida de aquel imperio dejó una lengua colosal y millones de hablantes sin cabeza. Su fuerza cultural es innegable –la música, la literatura…–, pero nada más. Desde el punto de vista político y económico todo es una catástrofe, porque hemos conseguido ser los últimos de la compañía: los que estamos en Europa, en Europa, y los que están en América, también.

 ¿Cómo son las relaciones entre España e Iberoamérica?

— No creo que España sea una realidad distinta desde el punto de vista hispanoamericano. Las relaciones en el interior del mundo hispano las veo muy mal. Todos los países hispanos sufren por dentro un trastorno bipolar por no haber sabido entender y aceptar el final del imperio. Dos siglos después, siguen con cantinelas que son cortinas de humo de procrastinación inoperante.

 ¿A qué pueden aspirar las próximas generaciones de españoles?

— Las nuevas generaciones de españoles tienen delante una tostada muy difícil, porque viven en un país en plena balcanización. Va a ser muy arduo intentar que no se produzca una fragmentación política. Además, están en medio del futuro incierto de la Europa occidental. Habrá que ver si es capaz de unificarse de manera que esté en condiciones de defender sus intereses, porque ya no puede vivir más tiempo bajo el paraguas de Estados Unidos, una potencia en plena decadencia.

 ¿Somos conscientes de la relevancia de Oriente?

— No. Lo estamos viendo ahora: si China apoya a Rusia, la cosa es tremendamente difícil. Pero los europeos estamos muy perdidos y seguimos viviendo de las viejas glorias. No asumimos que viene un mundo nuevo en el que Occidente retrocede frente a una hegemonía asiática evidente. A lo mejor la jugada inteligente era haber atraído a Rusia hacia Occidente…

Álvaro Sánchez León
@asanleo

Entonces, ¿tú también lo viste?

Obra: El hombre de los dolores de Matthew Brooks

Durante una misa al aire libre, miró al sacerdote durante la Consagración. Para su total asombro, ya no veía al sacerdote, sino más bien, ¡Jesús de pie en su lugar! Podía escuchar la voz del sacerdote, pero vio a Cristo.

‎En‎‎ mis viajes por Canadá y los Estados Unidos, he tenido la bendición de pasar tiempo con algunos sacerdotes muy hermosos y santos, hombres que realmente están dando sus vidas por sus ovejas. Tales son los pastores que Cristo busca en estos días. ‎‎Tales son los pastores que deben tener este corazón para guiar a sus ovejas en los próximos días…‎

‎UNA HISTORIA REAL‎

‎Uno de esos sacerdotes relató esta verdadera historia personal sobre un evento que ocurrió mientras estaba en el seminario… ‎

‎Durante una misa al aire libre, miró al sacerdote durante la Consagración. Para su total asombro, ya no veía al sacerdote, sino más bien, ¡‎‎Jesús de pie en su lugar!‎‎ Podía escuchar la voz del sacerdote, pero ‎‎vio a Cristo‎‎. ‎

‎La experiencia de esto fue tan profunda que lo sostuvo dentro, reflexionándolo durante dos semanas. Finalmente, tuvo que hablar al respecto. Fue a la casa del rector y llamó a su puerta. Cuando el rector respondió, echó un vistazo al seminarista y le dijo: «Entonces, ¿‎‎tú también lo viste‎‎?»‎

‎EN PERSONA CHRISTI‎

‎Tenemos un dicho simple, pero profundo en la Iglesia Católica: ‎‎in persona Christi, ‎‎en la persona de Cristo. ‎

‎En el servicio eclesial del ministro ordenado, es Cristo mismo quien está presente en su Iglesia como Cabeza de su Cuerpo, Pastor de su rebaño, sumo sacerdote del sacrificio redentor, Maestro de la Verdad‎‎. Estos siervos son elegidos y consagrados por el sacramento del Orden por el cual el Espíritu Santo les permite actuar en la persona de Cristo, cabeza para el servicio de todos los miembros de la Iglesia. El ministro ordenado es, por así decirlo, un «icono» de Cristo sacerdote.‎‎ ‎‎—‎‎Catecismo de la Iglesia Católica, ‎‎n. 1548, 1142‎

‎El sacerdote es más que un simple representante. Él es un verdadero símbolo viviente y conducto de Cristo. A través del obispo y sus colaboradores, los sacerdotes a su cuidado, el Pueblo de Dios busca el pastoreo de Cristo. Ellos buscan en ellos guía, alimento espiritual y ese poder que Cristo les confirió para perdonar pecados y hacer que Su Cuerpo esté presente en el Sacrificio de la Misa. El rebaño también está buscando la ‎‎imitación de Cristo‎‎ en su sacerdote. ¿Y qué hizo Cristo, el Pastor, por Sus ovejas?‎

‎Daré mi vida por las ovejas. Juan 10:15‎

‎EL PASTOR CRUCIFICADO ‎

‎Mientras escribo esto, los rostros de esos cientos de sacerdotes, obispos y cardenales que he conocido en mis viajes están pasando ante mis ojos. Y me digo a mí mismo: «¿Quién soy yo para escribir estas cosas?» ‎‎ ‎‎¿Qué cosas? ‎

‎Que ha llegado la hora de que los sacerdotes y obispos den sus vidas por sus ovejas‎‎. ‎

‎Esta hora siempre ha estado con la Iglesia. Pero en tiempos de paz, ha sido más metafórico: el martirio «blanco» de morir a sí mismo. Pero ahora han llegado los tiempos en que el clero incurrirá en un mayor costo personal por ser un «Maestro de la Verdad». Persecución. Procesamiento. En algunos lugares, ‎‎martirio‎‎. Los días del compromiso han terminado. Los días de elección están aquí. Lo que está construido sobre arena se desmoronará. ‎

‎Aquellos que desafían este nuevo paganismo se enfrentan a una opción difícil. O se ajustan a esta filosofía o se enfrentan a la perspectiva del martirio.‎‎ —P. John Hardon; ‎‎¿Cómo ser un católico leal hoy? Siendo leal al Obispo de Roma‎‎; artículo de ‎‎therealpresence.org‎

‎Como dijo un comentarista protestante: «‎‎Aquellos que eligen casarse con el espíritu del mundo en esta era, se divorciarán en la próxima‎‎». ‎

‎Sí, si los sacerdotes han de ser iconos del Gran Pastor, deben imitarlo: fue obediente y leal al Padre hasta el final. Para un sacerdote, entonces, la lealtad al Padre Celestial también se expresa en lealtad al ‎‎Santo Padre‎‎, el Papa, que es el Vicario de Cristo (y Cristo es la imagen del Padre). Pero Cristo también amó, sirvió y se gastó por las ovejas en esta obediencia: amó a los suyos «hasta el fin».‎[1]‎ Él no agradó a los hombres, sino a Dios. Y al agradar a Dios, Él sirvió a los hombres. ‎

‎¿Estoy ahora ganándome el favor de los seres humanos o de Dios? ¿O estoy buscando complacer a la gente? Si todavía estuviera tratando de complacer a la gente, no sería un esclavo de Cristo. (Gal 1:10)‎

‎¡Ah! El gran veneno de nuestros días: ‎‎el deseo de agradar, de ser queridos y aprobados por nuestro prójimo. ‎‎ ¿No es este el ídolo de oro que la Iglesia moderna ha erigido en su corazón? A menudo he oído decir que la Iglesia se parece más a una ONG (organización no gubernamental) que a un Cuerpo místico en estos días. ¿Qué nos diferencia del mundo? Últimamente, no mucho. ¡Oh, cómo necesitamos santos vivos, no programas! ‎

‎Entre los abusos que vinieron después del Vaticano II estaba en algunos lugares la eliminación del santuario del símbolo de Jesús Crucificado y la eliminación del énfasis del Sacrificio de la Misa. Sí, la crucifixión de Cristo se ha convertido en un escándalo ‎‎incluso para los suyos‎‎. Hemos quitado la espada del Espíritu —la ‎‎verdad—‎‎ y hemos agitado en su lugar la brillante pluma de la «tolerancia». Pero como escribí recientemente, hemos sido llamados a ‎‎El Bastión‎‎ para prepararnos para la batalla. Aquellos que deseen blandir la pluma del compromiso serán atrapados con ella en los vientos del engaño y llevados lejos. ‎

‎¿Qué pasa con el profano? Él también es parte del ‎‎sacerdocio real‎‎ de Cristo, aunque de una manera diferente a aquellos ungidos con el carácter especial de Cristo en las Órdenes Sagradas. Como tal, el ‎‎laico‎‎ está llamado a dar su vida por ‎‎los‎‎ demás en cualquier vocación que encuentre. Y él o ella también debe ser leal a Cristo siendo obediente al pastor, al sacerdote, al obispo y al Santo Padre, a pesar de las debilidades y defectos personales. El costo de esta obediencia a Cristo también es grande. Tal vez sea más, porque a menudo la familia del laico sufrirá junto con él por el bien del Evangelio.‎

‎Seguiré Tu voluntad en la medida en que me permitas hacerlo a través de Tu representante. Oh Jesús mío, doy prioridad a la voz de la Iglesia sobre la voz con la que me hablas.‎‎ —Santa Faustina, ‎‎Divina Misericordia en Mi Alma, ‎‎Diario, 497‎

‎CONTAR EL COSTO‎

‎Todos debemos ‎‎contar el costo‎‎ si queremos servir fielmente a Jesús. Debemos darnos cuenta de lo que Él realmente nos está pidiendo, y luego simplemente decidir si lo haremos. Cuán pocos eligen el ‎‎camino estrecho, ‎‎y sobre esto, Nuestro Señor fue muy contundente:‎

‎Quien quiera salvar su vida la perderá, pero quien pierda su vida por mi bien la salvará. (Lucas 9:24)‎

‎Él nos está pidiendo que seamos Sus manos y Sus pies en el mundo. Ser como estrellas que brillan cada vez más en la creciente oscuridad, aferrándose a la verdad. ‎

‎[Jesús] es elevado y resplandeciente entre las naciones ‎‎a través de las vidas ‎‎de aquellos que viven virtuosamente en la observancia de los mandamientos.‎‎ Máximo el Confesor; ‎‎Liturgia de las Horas‎‎, Vol IV, p. 386 ‎

‎Pero, ¿no fueron Sus manos y pies también clavados en un árbol?‎‎ Sí, si has de vivir virtuosa y lealmente los mandamientos de Cristo, puedes esperar ser perseguido e incluso odiado. ‎‎Especialmente si eres sacerdote‎‎. Ese es el costo que enfrentamos en grados cada vez mayores hoy, no porque el estándar del Evangelio se haya elevado (siempre ha sido el mismo), sino porque vivirlo auténticamente se encuentra cada vez más con hostilidad. ‎

‎De hecho, todos los que deseen vivir una vida piadosa en Cristo Jesús serán perseguidos. (2 Tim 3:12)‎

‎Estamos entrando más profundamente en la ‎‎confrontación final‎‎ del Evangelio y el anti-Evangelio. Hay algo así como un ataque frenético contra la Iglesia en estos días, una blasfemia desenfrenada de todo lo que es sagrado y santo. Pero‎‎ así como Cristo fue traicionado por los suyos, nosotros también debemos esperar que parte de la persecución más feroz pueda provenir de‎‎ dentro de nuestras propias parroquias‎‎. Porque muchas iglesias de hoy han sucumbido al espíritu del mundo a tal grado que aquellos que realmente viven su fe se convierten seriamente en un ‎‎signo de contradicción‎‎.‎

‎Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia, porque el suyo es el reino de los cielos. Bienaventurados sois cuando los hombres os injurian y os persiguen y pronuncian toda clase de maldad contra vosotros falsamente por mi cuenta. Regocíjate y alegraos, porque vuestra recompensa es grande en el cielo… ‎‎ ‎‎(Mateo 5:10-12)‎

‎Lea eso ‎‎una y otra vez‎‎. ‎‎ ‎‎Para la mayoría de nosotros, la persecución vendrá en forma de doloroso rechazo, segregación y tal vez incluso pérdida de empleo. ‎‎Pero es en este martirio de lealtad donde se da un gran testimonio…‎‎ Es entonces cuando Jesús brilla a través de nosotros porque el yo ya no está bloqueando la Luz de Cristo. Es en ese momento que cada uno de nosotros es otro Cristo, actuando ‎‎en persona Christi‎‎. ‎

‎Y en este sacrificio de sí mismos, tal vez otros miren hacia atrás en nuestro testimonio en el que Cristo brilló y se digan unos a otros‎‎: «Entonces, ¿tú también lo vistes‎‎?»‎

Continuar leyendo Entonces, ¿tú también lo viste? en The Now Word.

Cambio de agujas Juan Manuel Cotelo (director de cine)

La Virgen María es un regalo que Dios nos da, y como regalo, podemos recibirlo o no. Ella está interesada en cada uno de nosotros. No sé medir su importancia en mi vida. Si queremos gozar de sus servicios, los tenemos.

Algunas personas cuentan lo que experimentaron al salir de alguna de las películas que hemos hecho. Una persona escribió desde México: Salí a la calle para suicidarme, al pasar por el cine, entré… Su película salvó mi vida.

Jesús nos dice: “Sin Mí no pueden hacer nada”. Y es verdad: Tú no tienes fuerza para convertir tu alma ni a nadie. Pedro dijo: “YO voy a dar la vida por Cristo”. Y luego dice: “No lo conozco”. A Dios le dejas actuar en ti, o no lo dejas hacer en ti.

Si cuando hay fruto, no le robas la gloria a Dios, vamos adelante.

EL EXILIO DEL VIGILANTE

Si el vigilante ve venir la espada y no toca la trompeta, para que el pueblo no sea advertido, y la espada venga, y se lleve a cualquiera de ellos; ese hombre es quitado en su iniquidad, pero su sangre la requeriré de la mano del vigilante. (Ezequiel 33:6)

Un cierto pasaje en el libro de Ezequiel fue fuerte en mi corazón el mes pasado. Ahora, Ezequiel es un profeta que jugó un papel importante al comienzo de mi llamado personal a este apostolado de escritura. Fue este pasaje, de hecho, el que me empujó suavemente del miedo a la acción:

Si el vigilante ve venir la espada y no toca la trompeta, para que el pueblo no sea advertido, y la espada venga, y se lleve a cualquiera de ellos; ese hombre es quitado en su iniquidad, pero su sangre la requeriré de la mano del vigilante. (Ezequiel 33:6)

Diecisiete años después, continúo permaneciendo en un lugar de misterio y asombro en cuanto a las cosas que me he visto obligado a escribir, ya que ahora vemos la «Gran Tormenta» de la que el Señor me habló de desarrollarse más o menos como literalmente se escribió en Apocalipsis Capítulo 6.[1] 

LOS EXILIADOS

Pero hace un mes, otro pasaje de Ezequiel fue puesto sobre mi corazón:

La palabra del Señor vino a mí: Hijo del hombre, vives en medio de una casa rebelde; tienen ojos para ver, pero no ven, y oídos para oír pero no oyen. ¡Son una casa tan rebelde! Ahora, hijo del hombre, durante el día mientras observan, empacan una bolsa para el exilio, y nuevamente mientras observan, exiliarse de su lugar a otro lugar; tal vez vean que son una casa rebelde. (Ezequiel 12:1-3)

Al mismo tiempo, tanto mi esposa como yo sentimos un acontecimiento conmovedor. Incluso estaba revisando nuestra granja y organizando cosas, tirando o regalando cualquier cosa que no necesitáramos, simplificando sin saber realmente por qué. Luego, en un instante, una pequeña granja en otra provincia salió al mercado. Ambos sentimos que Dios nos llamaba allí… y a través de un milagro tras otro, estamos siendo llamados a movernos. Hemos volcado nuestros corazones en nuestra pequeña granja actual, construida prácticamente desde cero. Hay tantos recuerdos aquí donde hemos criado a nuestros ocho hijos… sin embargo, a través de las lágrimas, hoy, estamos sacando nuestras cajas y comenzando a empacar, a plena luz del día, tan pronto como termine este artículo.

Durante el día, mientras miran, saca tu bolso, el bolso de un exiliado. Por la noche, de nuevo mientras observan, salen como si se exiliaran. (Ezequiel 12:4)

Mira, casi no entiendo todo esto yo mismo. Ha sido un torbellino las últimas semanas; o estamos locos por desarraigarnos en este momento del mundo, o este es un movimiento brillante de lo Divino. Pero también me recuerda a una de las primeras «palabras del ahora» que el Señor me dio hace años.[2] después de que el huracán Katrina golpeara directamente a Lousiana:

«Nueva Orleans fue un microcosmos de lo que está por venir… ahora estás en la calma antes de la tormenta». Cuando el huracán Katrina golpeó, muchos residentes se encontraron en el exilio. No importaba si eras rico o pobre, blanco o negro, clérigo o laico; si estabas en su camino, tenías que moverte ahora. Se avecina una «sacudida» global, y producirá en ciertas regiones exiliados. (ver Los refugios y soledades venideros) — de La hora de los exiliados

¡Ver! El Señor está a punto de vaciar la tierra y arrasarla; él retorcerá su superficie, y dispersará a sus habitantes: El pueblo y el sacerdote se comportarán por igual: siervo y amo, sirvienta y amante, comprador y vendedor, prestamista y prestatario, acreedor y deudor. (Isaías 24:1-2)

A medida que Los Siete Sellos de la Revolución se desarrollan literalmente ante nuestros ojos, ya estamos viendo el desplazamiento de millones de ucranianos, por ejemplo, de ese conflicto regional. ¿Qué sucederá cuando la guerra, el hambre y otras armas biológicas sean liberadas sobre un mundo desventurado? Habrá exiliados, en todas partes. Por supuesto, estoy horrorizado por lo que estoy escribiendo; no hay ni una onza de mi alma tratando de ser melodramática. Pero está claro que muchos de nuestros líderes mundiales han abandonado a su gente para participar en el «Gran Reinicio»: impuestos más altos al carbono, aumento de los costos del combustible, escasez de alimentos … todo esto está sucediendo bajo su vigilancia, y no están desfasados por ello. ¿Por qué? Porque, en su arrogancia, creen que debemos destruir el orden actual «para el bien común» con el fin de «reconstruir mejor», y esto significa destruir a la clase media, enriquecer a la cima (para que tengan los recursos para gobernarnos, por supuesto) y hacer que el resto de nosotros seamos «iguales».[3] Nuestra Señora nos ha estado advirtiendo durante años que el comunismo volvería.[4] ¿Cómo lo están haciendo? Ordo ab chaos («orden del caos») es el modus operandi masónico. Thomas Jefferson escribió a John Wayles Eppes Monticello:

… el espíritu de guerra y acusación… desde la teoría moderna de la perpetuación de la deuda, ha empapado la tierra de sangre y aplastado a sus habitantes bajo cargas que se acumulan. —24 de junio de 1813; let.rug.nl

¿Te suena familiar?

Pensamos en los grandes poderes de la actualidad, en los intereses financieros anónimos que convierten a los hombres en esclavos, que ya no son cosas humanas, sino que son un poder anónimo al que sirven los hombres, por el cual los hombres son atormentados e incluso masacrados. Ellos [es decir, los intereses financieros anónimos] son un poder destructivo, un poder que amenaza al mundo. —PAPA BENEDICTO XVI, Reflexión tras la lectura del oficio para la Tercera Hora esta mañana en el Aula del Sínodo, Ciudad del Vaticano, 11 de octubre de 2010

Confieso que una cierta ira justa se está levantando en mi alma contra la arrogancia absoluta de estos hombres a menudo no elegidos que están fabricando crisis, dictándonos qué hacer con nuestros cuerpos, gravándonos hasta la muerte y destruyendo deliberadamente la infraestructura a través de bloqueos, inflación, guerra, etc. Pero aquí, me doy cuenta de que Dios también les ha dado autoridad,[5] y por eso es mi deber no maldecirlos, sino orar por su salvación.

LOS DÍAS VENIDEROS

Y así, va a haber un cierto «caos» en la familia Mallett durante al menos los próximos meses a medida que nos exiliamos de nuestra zona de confort. Espero poder compartir la extraña «palabra ahora» aquí y allá durante este movimiento, pero no puedo hacer ninguna promesa (aunque, ya tengo una «palabra» en mi corazón que espero escribir en breve…). Lo que no cesará son mis oraciones diarias y mi amor por todos y cada uno de ustedes.

Los días del exilio están sobre nosotros. Se verá diferente de una familia a otra. Para algunos, eventualmente seremos llamados a refugios; otros ya están allí; y para todos nosotros, es principalmente un refugio espiritual.[6] Y, sin embargo, otros serán llamados a grandes sacrificios por el bien del Evangelio. Lo que importa es que permanezcamos firmemente en la Voluntad Divina, pase lo que pase. Cielo… mantén tus ojos en el Cielo. Ahí es donde estamos destinados, y cuando estemos allí, todo esto parecerá un parpadeo en la eternidad. Así que no te preocupes ni te preocupes por nada; en lugar de…

Echa todas tus preocupaciones sobre él porque él se preocupa por ti. (1 Pedro 5:7)

Ruega por nosotros… como lo haremos por ti.

La palabra del Señor vino a mí: ¡
Hijo del hombre, escucha! La casa de Israel está diciendo:
«La visión que ve está muy lejos;
¡profetiza para tiempos lejanos!»
Dígales, pues: Así dice el Señor DIOS:
Ninguna de mis palabras se retrasará más.
Todo lo que digo es definitivo; se hará… (Ezequiel 26-12-28)

Lea The Watchman’s Exile de Mark Mallett en The Now Word.

El refugio de nuestros tiempos

¿Realmente va a haber refugios en estos tiempos? ¿Son sólo refugios espirituales o físicos reales? ¿Está esto en la Escritura o en la Sagrada Tradición?

Mark Mallett ofrece a los lectores una guía católica sobre cuál es el refugio para nuestros tiempos, cómo entrar en él y la perspectiva saludable que debemos mantener en estos días extraordinarios. Lea El refugio de nuestros tiempos en Moral y Luces.

«Mamá, quiero bautizarme», después de un testimonio en TikTok

En Francia, como en España y otros países de cultura occidental, a medida que disminuye el porcentaje de niños que son bautizados por sus padres, se empieza a detectar un fenómeno creciente: los adolescentes que piden ser bautizados.

A veces, son hijos de inmigrantes de países con otras religiones. Otras veces, sus padres fueron bautizados, pero vivían lejos de la fe y se sorprenden cuando su hijo muestra interés.

A veces, el desencadenante es una mudanza, un cambio de ciudad o escuela, y conocer a otros adolescentes que sí tienen fe. A veces es una lectura, una intuición profunda y sostenida acerca de Dios, o incluso un breve testimonio visto en Tik Tok. En la adolescencia pueden asistir a un funeral y hacer preguntas sobre Dios, la vida y la muerte. O pueden ser invitados al bautismo de un bebé, y allí hacer preguntas sobre por qué no son bautizados.

En Famille Chretienne han charlado con varias chicas francesas que explican por qué quieren bautizarse.

Lilou: el ejemplo de otra chica en Tik Tok

El primer caso que presentan es el de Lilou, que está a punto de cumplir 13 años. Su madre, Stephanie, fue bautizada como un bebé «porque mis abuelos no podían soportarlo de otra manera. Pero para nuestros propios hijos, la idea ni siquiera pasó por nuestras mentes». Stephanie se considera «católica por valores«, pero no creyente.

Su hija, dice, «es extremadamente curiosa e hiperactiva». Quiere ser esteticista, hace escalada en roca, boxeo francés, costura, coro, es la «ecodelegada» en su clase…. Ella va a una escuela pública en una ciudad de tamaño mediano en el sur de Francia.

Lilou vio un video en TikTok. «A principios del año pasado, me encontré con el testimonio de una adolescente de mi edad que me explicó que iba a ser bautizada. Ella estaba explicando su experiencia, contando historias acerca de Dios y citando pequeños fragmentos de la Biblia. Sentí que había algo bueno para mí en lo que estaba escuchando», explica Lilou. Y entonces le dijo a su madre: «Mamá, me gustaría probar la religión, el catecismo, el bautismo y la comunión.

Su madre le dijo que lo pensara, que dejara pasar el tiempo, pero pasaron las semanas y todavía tenía esa idea. «Me dije a mí mismo que si no lo intentaba nunca lo sabría. La pregunta seguirá dando vueltas en mi cabeza», explica la niña. Cuando comience el nuevo año escolar, Lilou irá a la catequesis para adolescentes.

Bautizar a adolescentes: un itinerario que no está muy bien pensado

Bautizar a adolescentes provenientes de entornos incrédulos es algo que las iglesias occidentales realmente no han pensado. En realidad, no es ni el bautismo de adultos ni el bautismo de bebés. Psicológica y sociológicamente es algo diferente. Y se supone que la confirmación y la catequesis adolescente son para niños que han vivido la fe en casa, o en la escuela, o al menos hicieron un par de años de catequesis para su primera comunión.

En Francia, el servicio catequético de los obispos franceses tiene un jefe de catequesis de adultos y catecumenado, un catequista veterano, Joëlle Eluard. «El terreno no está bien preparado para acomodar lo que estos jóvenes demandan. Sabemos acompañar a los adultos al bautismo y a los niños a la primera comunión. Pero las peticiones para el bautismo de adolescentes son nuevas», admite.

Trató de reunir información y pidió a las 104 diócesis francesas que le dieran cifras sobre los bautismos de adolescentes en sus diócesis. Poco más de la mitad respondió. Las cifras que obtuvo fueron:

– 1.629 en 2016

– 2.204 en 2017

– 1.899 en 2018

Dado que casi la mitad de las diócesis no respondieron, es perfectamente posible que alrededor de 3,000 adolescentes sean bautizados cada año.

En principio, se espera que sean bautizados, como otros adultos, en la Vigilia Pascual o el día de Pascua. Se forman con los pasos y ritos del Rito de Iniciación Cristiana para Adultos, exponiéndolos a la esperanza cristiana y animándolos a vivir el amor con sus hermanos y hermanas, la conversión, aunque Eluard señala que «estos no son necesariamente grandes cambios, cosas espectaculares», porque «las cosas pequeñas pueden tener grandes efectos y eso es lo que se les invita a hacer.

Lilou da un ejemplo de los pasos que ya está dando. Todavía no va a la catequesis, pero dice que reza todos los días, a su manera. «Para orar, voy a mi habitación, me pongo mi collar con una cruz, y comienzo mi oración diciendo frases religiosas. Hablo con Dios como si estuviera frente a mí. A veces me río. Termino la oración diciendo «adiós» y «gracias por escucharme». Hago una gran y hermosa señal de la cruz, y eso es todo».

Lilou tiene un poco de miedo de lo que sus compañeros de clase podrían decir si supieran sobre sus intereses religiosos, y solo se lo ha dicho a un amigo.

La fe de un niño… que se convierte en un adolescente

Otro caso reportado en la revista francesa es el de Lou. Es una adolescente de 14 años interesada en los cómics japoneses, el dibujo y el remo en canoa. Cuando tenía 8 años, ingresó a una escuela católica. Descubrió que había niños cristianos, niños que, dice, «hablaban de su fe, de Jesús. Dijeron que al hablar con Él eran mejores. Me interesó.

Había clases de religión en la escuela. «Cuanto más hablábamos de ello, más quería saber», explica. «Cuando rezábamos el Padre Nuestro al final de la sesión, siempre tenía la impresión de que Él estaba realmente allí, en la clase». Lou admite que, de alguna manera, incluso cuando era niño, «sentí que había Alguien, para nosotros, presente en todas partes del universo. Y que Nos ayude y nos quiera».

Su madre admite que durante un tiempo, de 2013 a 2016, pospuso bautizarla hasta que lloró y le dijo: «Si alguna vez muero sin ser bautizada, no iré al Cielo». «Sus palabras y su miedo me marcaron», comenta la madre.

Fue bautizada en 2016. «El día de mi bautismo, ya no sentí simplemente una presencia. Sabía que ahora estaba a mi lado. Fue aún más fuerte», asegura la niña. Ahora, una adolescente, se está preparando para la Confirmación.

Hijos de inmigrantes de otras culturas

En el grupo de catequesis contactado por Lilou hay otras dos niñas que se preparan para el bautismo, que son hermanas y ya van a la iglesia. Se trata de Gabrielle, de 12 años, que quiere ser abogada o periodista, y Louise, de 15, que está pensando en convertirse en azafata. Parece que su padre, en algún momento, pensó en convertirse en sacerdote, pero luego se alejó de la fe. El nombre de su madre es Habiba, es de Camerún, con un padre musulmán y una madre católica no practicante.

Louise, la joven de 15 años, dice que siempre se ha sentido cristiana de alguna manera. La más joven, Gabrielle, le dijo a su madre que quería ser bautizada porque «si sigo el camino de Dios, un día iré al Cielo».

Gabrielle tiene la intención de terminar de leer el Nuevo Testamento esta Cuaresma y celebrar el bautismo con una pequeña fiesta. «Me siento más tranquila, menos agresiva, desde que decidí bautizarme, noto que he cambiado», dice.

Las dos hermanas explican su visión de Dios de esta manera: «Él da paz a todos, ayuda a las personas. Nos da apoyo, coraje, escucha nuestros problemas y a veces los resuelve».