Una cadena de supermercados en Suiza

Migros es una gran cadena de supermercados en Suiza.  Mientras la propaganda de vacunación en los medios está en pleno apogeo, el nuevo director gerente de Migros, Patrick Frischluft, dijo en su primera conferencia de prensa el jueves 25 de febrero de 2021:
«A partir del verano de 2021 ya no permitiremos la entrada a Migros de personas que hayan sido vacunadas contra Corona.  También pediremos a las personas que lleven una mascarilla que la cuelguen en el soporte de la entrada.  Las enfermedades mentales de nuestros empleados han aumentado drásticamente en los últimos meses: muestre su rostro nuevamente y dé una sonrisa a los empleados de Migros, lo necesitan con urgencia ahora.

El cambio de estrategia se lleva a cabo previa consulta con el Consejo de Administración.  Patrick Frischluft en realidad parece traer un soplo de aire fresco a la empresa y la dirección está convencida de su proceder.  A temprana edad, el carismático empresario vivió durante un año con una antigua tribu indígena en la región amazónica.  Según su propio relato, pudo aprender muchísimo sobre la vida allí y, sobre todo, que no todo es siempre tan sencillo como nos dicen.

La noticia causó sensación.  Como una multitud de perros ladrando, medios como 20min, Blickch y SRF se abalanzaron sobre el nuevo director general.  Titulares como «Escándalo de racismo en Migros», «Migros rechaza los valores suizos», «El nuevo director general discrimina a quienes piensan de manera diferente», «¿Dónde están los derechos humanos?»  e incluso circulaba el “chantaje moderno en Migros”.

¿Por qué este cambio de estrategia?  ¿Por qué este paso que realmente no está en consonancia con la sociedad?  GnueHeuDunge quería saber más y le preguntó a Patrick Frischluft.  «Los vacunados cultivan la obediencia ciega y son un peligro para nuestra democracia, para nuestros derechos civiles, para el bienestar de nuestros hijos y el bienestar de todos nosotros en el futuro.  Les han lavado el cerebro durante más de un año y siguen ciegamente el plan del gobierno sin tener en cuenta las pérdidas.  Como nuevo director gerente, no puedo responsabilizarme del hecho de que a estas personas ahora se les esté dando una ventaja y se las esté colocando en un podio.  No me malinterpretes, me duele el corazón discriminar a las personas de esta manera tan grosera.  Pero en el fondo sé que es muy importante dar ejemplo ahora.  Si los vacunados van a obtener sus ventajas en cualquier otro lugar, las tornas cambiarán a partir del verano de 2021 «.
Patrick Frischluft respira hondo, sonríe pensativamente para sí mismo, murmura algo sobre “teatro de monos” y continúa: “Mira, esta locura lleva ya un año.  Después de la primera y segunda oleadas, ahora se habla de una tercera oleada.  Realmente no sé cuánto tiempo pasará antes de que te des cuenta de que no es más que una permanente.  La mayoría de ellos necesitan una prueba para saber siquiera que están enfermos.  Una prueba que el propio inventor dijo que no está aprobada para uso diagnóstico.  La gripe está extinta y ahora se está llevando a cabo una gran campaña para inyectar una vacuna a la mayor cantidad posible de personas en este país.  Una vacuna que es más peligrosa que el propio virus Una vacuna que apenas se ha investigado y en la que hay cada vez más informes de que las personas vacunadas dieron positivo a Covid poco tiempo después o que estaban enfermas con diversos efectos secundarios.
Y el tipo de personas que se lo tragan y se llevan bien ahora también son recompensados.
Eso no es posible y queremos dar un ejemplo en su contra.  Por eso, a partir del verano de 2021, Migros dará preferencia a las personas que no puedan conciliar esto con su conciencia.  Aquellos que todavía piensan por sí mismos, confían en su sistema inmunológico y no solo a ciegas, por favor disculpen la expresión, estén de acuerdo con cada mierda que se nos sirva «.

https://t.me/Verdadesofenden/63184

Verdades Ofenden @verdadesofenden, [Mar 22, 2021 at 16:36]

La devoción mariana e hispana de Joseph Espaillat

El obispo más joven de América

El ya obispo Espeillat contaba su devoción mariana en un hermoso vídeo

Joseph Armando Espaillat es noticia por haberse convertido en el obispo más joven de Estados Unidos y del continente americano, con 45 años. El Papa lo acaba de nombrar obispo auxiliar de Nueva York, cuando lleva unos 19 años de sacerdote.

Es el obispo más joven de América, pero viene de la iglesia más antigua de América: República Dominicana. En Nueva York llevaba hasta ahora la parroquia de San Antonio de Padua en el Bronx, un lugar de larga tradición hispana.

Allí ha dirigido durante años el Centro Católico Carismático Hispano (también llamado El Centro del Bronx), trabajando especialmente con jóvenes hispanos. También ha sido el director espiritual de toda la Renovación Carismática de la diócesis (diócesis con 2,8 millones de católicos).

(En este vídeo lo vemos en una noche de oración carismática joven en el centro, a partir del minuto 1:35)

Espaillat entró en el seminario a los 13 años, alimentándose de la fe intensa de su familia. «Doy gracias a mis padres y hermana que siempre me han apoyado, son los que me enseñaron que la Iglesia empieza en casa», ha comentado.

Pero en el origen de su vocación, y en su fortalecimiento, ha estado siempre su devoción mariana, que él quiso detallar en un hermoso video testimonio durante la pandemia de coronavirus.

«Le doy las gracias a mi abuela, Andrea Espaillat, muy devota de Nuestra Señora de la Altagracia [patrona de República Dominicana], de Nuestra Señora de las Mercedes. Ella me enseñó lo que es ser hijo de María, la devoción a nuestra Santa Madre», explica en el vídeo. «Tengo en mi habitación esta imagen de Nuestra Señora de la Altagracia con la foto de mi abuela».

Una presencia que acompaña

A los 17 años, tras unos años en el seminario menor, rezaba sobre su vocación, y sintió «una presencia mariana«. «Dije: María, me entrego a ti, bajo la advocación de la Altagracia. Lo que pase, es cosa tuya, yo me entrego a ti, Madre de Dios’. Ella me llevó de la mano a su hijo Jesucristo y nunca me ha soltado».

Estudiando en la universidad, lloraba dudando de su vocación. Un amigo le animó a escribir una carta a Madre Teresa de Calcuta. Espaillat tomó una tarjeta de Navidad, escribiendo por delante, por detrás, en esquinas, entre lágrimas. La envió a Calcuta y se olvidó. ¡Y la Madre Teresa respondió con una carta!

Madre Teresa daba su consejo: «Mantente muy cerca a Nuestra Señora al prepararte para el sacerdocio. Especialmente cuando sea difícil, vuélvete hacia ella con confianza de niño. Te mantendrá cerca de su Hijo, como hizo por San Juan al pie de la Cruz. Reza a menudo: María, Madre de Jesús, sé una madre para mí, ahora». esa es una oración que él sigue rezando.

«¡Ahora ella es una santa y está intercediendo con María, por mí!», señala. Y en un 8 de diciembre, día de la Inmaculada, hizo su consagración a la Virgen según el método de Grignion de Monfort.

Oración en Fátima

Más adelante pudo visitar Fátima en Portugal. Muy pronto de madrugada él rezaba allí, sintiéndose llamado por la Virgen. En la misa del día final en Fátima, cuando se despide la gente de la imagen con un pañuelo blanco, «yo empecé a llorar y llorar, porque me iba. Pero en ese momento la Virgen me dijo en mi corazón: ‘no vas a estar solo, voy a caminar contigo’».

Recién ordenado, pudo dar sus primeras bendiciones a su familia en la capilla de Nuestra Señora de Nueva York, en la catedral. El cardenal Dolan le dijo: «espero que seas devoto de la Virgen, te envío a Nuestra Señora Reina de los Mártires».

¡Era la parroquia de su abuela! Durante un año Joseph pudo celebrar misa con su abuela durante todo un año, encantada de poder ver a su nieto sacerdote. Ella murió al siguiente mes de mayo, mes de la Virgen.

«María nunca me ha soltado de la mano, ella me lleva a su hijo. Agárrense de ella, ella es la madre por excelencia», exhorta. «La primera discípula y la peregrina perfecta, que nos enseña a caminar».

«Es hora de admitir el Fracaso»

Dr. Carlos Alberto Díaz. Profesor Titular Universidad ISALUD.

Es hora de admitir, que fueron más los fracasos que los aciertos, y estos no paran de acontecer ante cada embate de la pandemia. Uso el lineamiento del artículo Ehud Quimron en sus críticas al Ministerio de Salud de Israel, y análogamente lo que hicimos nosotros en un fracaso que nos tiene que hacer reflexionar, pensar en cómo las acciones pueden mejorar.

Al final, «la verdad siempre será revelada, y la verdad sobre la política del coronavirus está comenzando a revelarse», como la económica, el gasto público, el déficit de las cuentas públicas infinanciable, el rumbo al default con el FMI, con el club de Paris, crisis de empleo e ingresos, el colapso del estado, el fracaso de control de la inflación, el presidente va a visitar a Rusia y a China, mientras peticionamos el favor de EE.UU, en una confusión pueril de política internacional, la impunidad consecuente de la argentina, hipocresía de funcionarios camporistas que viajan a destinos exclusivos con dólares ajenos, aprovecharse de la falta de memoria de la ciudadanía constantemente, que olvida para no sufrir, la anomia de esta sociedad donde los delincuentes pasan por una puerta giratoria sin quedar en celdas, gracias al zafaronismo y el negacionismo del delito penal, las justificaciones inverosímiles que nos significan como idiotas que servimos para pagar impuestos, estamos dentro del zoológico de la administración federal de ingresos públicos, tributando para seguir fomentando la falta de esfuerzo por lograr un empleo formal, o por estudiar, educación pública que supo diferenciar la república argentina del resto de Latinoamérica.

«Las políticas de confinamiento (lockdown) produjeron efectos devastadores en la salud pública a corto y largo plazo». Los efectos (para mencionar sólo algunos) incluyen tasas de vacunación más bajas contra otras patologías, empeoramiento en los resultados de enfermedades cardiovasculares, menores detecciones de cáncer y deterioro de la salud mental—lo que conducirá a un mayor exceso de mortalidad en los próximos años, siendo la clase trabajadora y los miembros más jóvenes de la sociedad aquellos sobre los que recaerá el peso más grande de estas medidas. Dejar a los niños sin escuelas es una grave injusticia.

Penamos como gestores sanitarios, hospitalarios, de sistemas de salud, Esforzándonos para atender a los pacientes, con quiebres de stock y aumentos especulativos de precios, postergando la demanda no covid por más de dos años. Y Dos años tarde de evolución de la pandemia en Argentina, «finalmente nos damos cuenta de que un virus respiratorio no puede ser derrotado«, no hay ninguna guerra que se libre contra él, con una profunda desazón, porque nos vacunamos en el valor del rebaño, pero por la mutación que tenemos nos hizo huésped sensibles, no para la infección grave, pero para seguir contagiándonos y transmitiendo, es menos grave, y contagia menos días, pero entre tanta transmisión tensionamos el sistema laboral, aunque también el sanitario, hoy estamos en casi la mitad de las camas de terapia intensiva, no solo para pacientes con covid, pero los otros necesitan otras cosas y que cualquier intento de este tipo está condenado al fracaso. Hemos maltratado a nuestro personal no mejorando sus condiciones ni mejorando salarios. No tenemos valentía para evitar dispositivos médicos, sin agregar valor.

No crecer en la cantidad de hisopados en función de su positividad, en la utilización de barbijos y la inconducta de la gente generando todos los días en las playas atlánticas con episodios hiper contagiadores, entonces la pandemia, no tendrá perfil ni sudafricano, ni del reino unido, porque la migración interna de cinco millones de argentinos, cada quince días generará un flujo de contagios que no disminuirá los casos, cómodos por encima de los cien mil.

Se ha fracasado en la campaña de vacunación, mucha gente sin la primer dosis, sin ir a buscar los que faltan. Usar vacunatorios partidarios, no los instalados.

Fracaso En conseguir vacunas de ARNm, y en la distribución justa de los elementos de diagnóstico de test rápidos. Porque se ha provocado, por compras de los Ministerios de salud, quiebres de stock. El ministerio de CABA y provincia de Bs As no lo admiten por personalismos que ambicionan otros cargos en la gestión política, por ello no han admitido casi ningún error en los últimos dos años, pero en retrospectiva está claro que ha fracasado miserablemente en casi todas sus acciones, e incluso los medios de comunicación ya están teniendo dificultades para cubrir su vergüenza, de los dichos alarmistas, de inculpar runners a decir que la pandemia terminó, para que la gente vaya a votar. A los gestores sanitarios nos volvieron locos con protocolos, que cambian cada tres días y no acordadamente, sabiendo la movilidad de las personas de la capital a su periferia sin límites, tenemos que elegir quién nos mata. El Ministerio de La nación ante la pelea de dos Ministerios tan fuertes, aunque este a favor de Caba, no puede hablar y debe tratar de consensuar. El fracaso de haber comprado una vacuna de Sputnik con dos componentes, que nos sirvió para tener anticuerpos neutralizantes, pero no podemos movernos fuera del país, y nunca llegaron las segundas dosis, porque esta no está autorizada, porque entre otras cosas Gamaleya no quiere suministrar información que le solicita OMS, por lo tanto su autorización se retrasa. La demora en la producción de la vacuna de Astra Zeneca por parte de nuestro laboratorio. Las vacunas de ARNm que no llegan y fueron compradas, y faltan quince millones. La demora en iniciar la administración de tercera dosis al resto de la población y la cuarta al personal de salud en el mes de Febrero 2022. La necesidad de vacunar actual de vacunar a los trabajadores informales en sitios públicos, estaciones de tren y de ómnibus, en los boliches bailables, y recitales: «queres entrar, entonces te tenes que vacunar», exigir pasaporte sanitario, vacunar a los jóvenes que transmiten. Se impulsò el uso de la vacuna Sinopharm en niños, con dudoso respaldo para ello. Insistiendo por el camino sinuoso de la falta de transparencia. La recuperación es más protectora que una vacuna, a pesar de los conocimientos previos y las observaciones que muestran que las personas vacunadas no recuperadas tienen más probabilidades de infectarse que las personas recuperadas. Se negó a admitir que los vacunados son contagiosos a pesar de las observaciones.

En base a esto, se esperaba lograr la inmunidad colectiva mediante la vacunación, y también se falló en eso.

«Se negó a adoptar la «Declaración de Barrington», firmada por más de 60,000 científicos y profesionales médicos, u otros programas de sentido común». . En lugar de los programas y las personas adecuadas gestoras, que trataban pacientes, han elegido profesionales que carecen de entrenamiento, de atender pacientes, que hablaban de algo que no sabían, un gobierno de científicos, teóricos.

Se generó una disputa incorrecta en cuanto a la concurrencia de los niños, en las escuelas, privando de educación a los más postergados que no tenían conectividad.

La enfermedad es docenas de veces más peligrosa para los grupos de riesgo y los adultos mayores en las cepas que hasta ahora han circulado, que para los jóvenes que no están en grupos de riesgo.

No se ha establecido un sistema eficaz para informar los efectos secundarios de las vacunas, e incluso se han eliminado los informes sobre los efectos secundarios de su página de Facebook. En su lugar, optó por publicar artículos no objetivos junto con altos ejecutivos de Pfizer sobre la efectividad y seguridad de las vacunas.

Daño irreversible a la confianza

Se dividió aún más a la sociedad y se polarizó el discurso con cada gesto. Se calificó, sin ninguna base científica, a las personas que eligieron tener actividad al aire libre como propagadores de enfermedades. Usted promueve, de una manera sin precedentes, una política draconiana de discriminación, negación de derechos y selección de personas, incluidos niños, para su elección médica. Una selección que carece de toda justificación epidemiológica.

Sin embargo, desde las alturas de la arrogancia de una buena imagen inicial para la sociedad, que parecía ideal, que por falta de ideas llevó a prolongar excesivamente la cuarentena, también han ignorado el hecho de que al final la verdad será revelada. Y comienza a revelarse. La verdad es que han llevado la confianza del público, a un mínimo sin precedentes, y han erosionado el estatus como fuente de autoridad. La verdad es que han quemado cientos de miles de millones de pesos en vano: por publicar intimidación, mensajes contradictorios, por pruebas ineficaces, por confinamientos destructivos y por interrumpir la rutina de la vida en los últimos dos años.

Ustedes han destruido la educación de nuestros hijos y su futuro. Hiciste que los niños se sintieran culpables, asustados, que las personas fumaran, bebieran, se volvieran adictos, abandonaran y pelearan, como lo atestiguan los directores de escuelas de todo el país. Ha dañado los medios de vida, la economía, los derechos humanos, la salud mental y la salud física.

Cuando comparas las políticas inútiles, los caminos insensatos, destructivos que están siguiendo con las políticas sensatas de algunos otros países, puedes ver claramente que la destrucción que han causado solo ha agregado víctimas más allá de los vulnerables al virus.

El sendero de La economía que eligieron nos terminó de arruinarnos, y ponernos al borde del abismo, definitivamente en el default, los desempleados, la pobreza, la marginación, la postergación, la falta de inversión, los niños cuya educación destruiste, son las víctimas excedentes como resultado de las propias acciones solamente.

Actualmente no hay una emergencia médica, pero usted ha estado cultivando tal condición durante dos años debido a la lujuria por el poder, la falta de programas, los presupuestos y el control.

La única emergencia ahora es que todavía se establecen políticas y se tienen enormes presupuestos para propaganda en lugar de dirigirlos para fortalecer el sistema de atención médica y a sus trabajadores, a los ciudadanos, la atención primaria y los hospitales.

Es así que le dedicamos seis veces más a subsidios de las tarifas de servicios públicos, para el consumo de energía que a la salud pública, en forma totalmente inequitativa, ahorremos energía, subsidiemos menos, inviertan más en educación y en salud pública, y en esta pandemia que ya nos costó 120.000 vidas, algo impensado cuando empezamos.

Desclasificaron el informe de inteligencia de EEUU sobre el origen del COVID-19

“China entorpece la investigación”

La Inteligencia de Estados Unidos admite que se ve incapaz de averiguar los orígenes del COVID-19 con los datos disponibles en la actualidad, según un informe oficial desclasificado este viernes.

La Oficina de la Directora de Inteligencia Nacional de EEUU publicó por completo ese documento, cuyos puntos principales fueron desvelados en agosto pasado, como que el espionaje estadounidense descartó que el causante del virus SARS-CoV-2 fuera diseñado como una arma biológica.

Según se supo en agosto, el informe no llega a una conclusión definitiva sobre qué originó el virus y muestra que la inteligencia estadounidense está dividida entre dos hipótesisque el virus pasara de un animal a un humano o que fuera producto de un accidente en un laboratorio.

Con la publicación del informe entero queda claro que la Inteligencia de EEUU se ve incapaz de proporcionar una explicación definitiva sobre los orígenes del coronavirus a menos que aparezca nueva información proporcionada por China.

En concreto, los datos que el espionaje estadounidense ve necesarios son aquellos que permitan “determinar la vía específica del contacto inicial natural con un animal o que un laboratorio en Wuhan (China) estuvo manejando el SARS-CoV-2 o un virus precursor antes de que la covid-19 emergiera”.

En este sentido, la Inteligencia de EEUU considera que se necesitará la cooperación de China para alcanzar una conclusión sobre el origen de la pandemia.

Pekín, sin embargo, continúa entorpeciendo la investigación global, se resiste a compartir información y culpa a otros países, incluido EEUU”, dice el texto.

En opinión de la comunidad de Inteligencia estadounidense, esta actuación refleja “la propia incertidumbre del Gobierno de China sobre a dónde podría llevar una investigación, así como su frustración por el hecho de que la comunidad internacional emplea el asunto para ejercer presión política sobre China”.

Algunas de las cuestiones que EEUU cree que podrían arrojar luz serían saber más sobre el momento, la localización y la ocupación de las primeras personas que se contagiaron de COVID-19 y cómo se investigaron estos primeros casos.

Otros datos que la Inteligencia de EEUU opina que podrían ayudar son los relativos a los animales o muestras de ellos en los mercados y granjas de Wuhan (Hubei) y en otras provincias, entre otros.

En agosto Biden había dico que China estaba reteniendo “información crítica” sobre los orígenes del COVID-19.

“Existe información crítica sobre los orígenes de esta pandemia en la República Popular China, sin embargo, desde el principio, los funcionarios del gobierno de China han trabajado para evitar que los investigadores internacionales y los miembros de la comunidad mundial de la salud pública tengan acceso a ella”, dijo Biden en un comunicado.

“Hasta el día de hoy, la República Popular China sigue rechazando los llamamientos a la transparencia y reteniendo información, incluso cuando el número de víctimas de esta pandemia sigue aumentando”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China atacó la investigación estadounidense antes de la publicación del informe. Fu Cong, director general del Ministerio de Asuntos Exteriores, dijo en una sesión informativa para periodistas extranjeros que “utilizar a China como chivo expiatorio no puede encubrir a Estados Unidos”.

Si quieren acusar a China sin fundamento, más vale que estén preparados para aceptar el contraataque de China”, dijo en aquella ocasión.

Tomado de Infobae

Comportamiento original de la cepa Delta en India, Pakistan y Afganistan

para que nos veamos en el espejo

Estamos mirando erróneamente al reino unido Europa y EE. UU. Con más vacunados, un sistema social más fuerte, y respuestas más disciplinadas de la sociedad. Miremos economías muy afectadas en recesión e insuficientemente vacunadas, como Argentina.

Zulfiqar A Bhutta y sus colegas comparan la respuesta en los países del sur de Asia y consideran qué se necesita para contener el covid-19 y gestionar futuras pandemias

El sur de Asia fue una de las primeras regiones en estar expuesta al SARS-CoV-2 a través de viajeros en enero de 2020. Sin embargo, el perfil epidémico posterior del covid-19 en la región varió considerablemente, como lo hizo en África. Después de un aumento inicial, los casos se estabilizaron en todos los países del sur de Asia, excepto en India, donde la pandemia provocó un aumento constante de casos y muertes hasta el otoño de 2020. 1 Pakistán recibió elogios por su respuesta temprana al covid-19 y la organización de una respuesta sistemática de los sistemas de salud y del sector social. 2 Después de un período relativamente inactivo, los países del sur de Asia, especialmente la India, se enfrentaron a un gran aumento de casos y muertes en la primavera de 2021, posiblemente relacionado con la variante delta del SARS-CoV-2. 3

La región enfrenta desafíos adicionales. La recesión económica en la India es masiva y sin precedentes, con consecuencias para la pobreza y la inseguridad alimentaria. 4 Aunque Pakistán pudo poner en marcha un plan de transferencia de efectivo temprana masivo y exitoso para mitigar los efectos del bloqueo en los 16,9 millones de personas más pobres, 5 le queda un espacio fiscal limitado para proporcionar los $ 1,5 mil millones adicionales (£ 1 mil millones; € 1,3 mil millones) necesario para un apoyo continuo.

Después de 18 meses de bloqueos intermitentes, movilidad limitada, cierres de escuelas y contracción económica, existe una fatiga comprensible con los bloqueos y cierres de empresas y escuelas. A pesar de la disponibilidad de varias vacunas eficaces contra el covid-19, la implementación mundial sigue fracturada y es enormemente desigual, con 13 países que representan el 80% de los aproximadamente dos mil millones de dosis administradas a fines de mayo de 2021. 6 La propagación de variantes con mayor riesgo de transmisión , 3 junto con la indecisión generalizada sobre las vacunas, ahora amenaza con alterar gran parte de los avances recientes en la respuesta al covid-19.

Comparación de la epidemiología y la respuesta al covid-19

Revisamos el perfil de la pandemia mundial de covid-19 en el sur de Asia y otras regiones del mundo sobre la base de bases de datos disponibles públicamente. 1 Definimos los patrones globales de la pandemia clasificando los picos notificados de casos y muertes en tres fases secuenciales según los patrones observados (independientemente de cualquier interpretación subjetiva como “ondas”) y comparamos varios indicadores basados ​​en la población (tasas de prueba, carga de casos y muertes por millón de habitantes).

Anteriormente describimos la organización temprana de supervisión y control del covid-19 en Pakistán con cierto detalle, 2 y ahora expandimos este análisis ampliamente para comparar la respuesta del covid-19 en varios países del sur de Asia. También incluimos a Irán en la comparación debido a sus sólidos sistemas de registro de estadísticas vitales y la disponibilidad de información desde una etapa temprana de la pandemia. Obtuvimos datos de bases de datos disponibles públicamente, así como de fuentes nacionales en los ministerios de salud (para Irán y Afganistán) sobre tasas de pruebas, casos confirmados de covid-19 y muertes. También comparamos el momento y la gravedad de las estrategias de mitigación, como restricciones de movimiento, cierres de empresas y escuelas, y toques de queda estrictos utilizando el índice de rigurosidad de Oxford. 7 Los patrones de índices de rigurosidad muestran que los bloqueos estrictos estaban completamente implementados en el sur de Asia a fines de marzo de 2020 y aún continúan en algunos países.

¿Qué tan robustos son los datos?

La Figura 1 detalla las tendencias en las pruebas y las tasas de positividad desde marzo de 2020 para varios países del sur de Asia más Irán, y la tabla 1 compara estas tasas en las tres fases de la pandemia. Los datos correspondientes de otras regiones de Unicef ​​se dan en la figura 2 . Estos muestran que las tasas de pruebas aumentaron en general entre la fase 1 y 2 de la pandemia, con un promedio semanal de 900 a 4000 pruebas por millón de habitantes.en el sur de Asia. Aunque es más alta que en los países del sudeste asiático, América Latina y África subsahariana, esta tasa de prueba es todavía varias veces más baja que la de América del Norte y Europa. La variabilidad en las tasas de pruebas en el sur de Asia está relacionada con instalaciones, costos y acceso limitados. Para ilustrarlo, Pakistán se ha basado principalmente en las pruebas estándar de oro de la reacción en cadena de la polimerasa importada (PCR) para la detección del SARS-CoV-2 en hisopos nasales o nasofaríngeos y ya ha gastado más de $ 250 millones (£ 180 millones; € 210 millones) en pruebas, superando con creces algunos presupuestos de salud provinciales anuales. India ha confiado en pruebas de detección rápida de antígenos de bajo costo desarrolladas localmente para más del 60% de su capacidad de prueba.

La cepa Delta tiene fecha de llegada

Tiene pasaje para la segunda semana de Agosto.

The Washington Post y comentarios personales.

Tenemos que vacunar el cuádruple de personas con otra dosis. completar esquema de vacunación. Ya hoy

Que no se apodere el miedo pero si el respeto, la acción, pero las noticias recientes dejan claro que el nuevo coronavirus todavía no ha terminado con nosotros: está encontrando maneras de volverse aún más novedoso y letal. Si repite la forma en que penetró en Europa, estaría entre nosotros luego de la segunda semana de Agosto. Salvo que el episodio hipercontagiante de todos los días manifestaciones, cortes de calles y festejos anticipen los tiempos. Desde el quince de agosto tendremos nuevamente un pico de casos, no llegaremos con segundas dosis. La inercia en la toma de decisiones, impedirá que estemos mejor preparados, porque tendríamos que vacunar en los próximos siete días el cuádruple de personas, para que tengan anticuerpos. Tenemos dosis. no logística. Aumentar el aislamiento social, no requiere de los quince minutos. Si exige más respuesta inmunológica. Una sola dosis no basta. Dos vacunas y lo más rápidamente posible. Produce cargas virales antes, por lo tanto infectan a otros durante asintomáticos. Los vacunados tienen infección irruptiva. Pueden exigir restricciones nuevas. Hospitalizaciones en no Vacunados predominantemente.

Nuevos datos extraídos de Israel sugieren que la eficacia de la vacuna de ARNm de Pfizer-BioNTech disminuye de manera drástica cuando se enfrenta a la hiperinfecciosa variante delta. La semana pasada, según informes, más de la mitad de todos los casos de COVID-19 en Israel se dieron en personas que estaban vacunadas; la vacuna parece prevenir solo cerca de dos tercios de los casos sintomáticos, en comparación con la prevención de casi 100% que tiene entre las variantes más antiguas.

Para reiterar: si estás vacunado, no hay necesidad de entrar en pánico. Los datos israelíes muestran una vacuna que sigue teniendo 93% de efectividad en la prevención de hospitalizaciones. A pesar del aumento de la cantidad de casos, el gobierno solo ha registrado dos muertes por COVID-19 desde mediados de junio. En el Reino unido la mortalidad esta debajo del 0,8% de los casos, pero también ocurrió en vacunados.

Sin embargo, eso no significa que debamos bajar la guardia. El COVID-19 no es un problema imaginario, como muchos en la derecha de Estados Unidos parecen creer. Tampoco es un problema que esté resuelto, como muchos de los estados demócratas esperaban. Todavía estamos inmersos en una guerra global contra un enemigo que seguirá buscando nuevas formas de matarnos a menos que nos unamos para responder con una fuerza abrumadora.

Sin duda, muchos de los lectores están poniendo los ojos en blanco en este momento. ¿No han sobrevivido ya a dos oleadas de esta pandemia, tras repetidas advertencias de que todos estábamos en peligro de muerte? ¿A los estados del país que habían adoptado una estrategia relativamente flexible no les había ido ya al menos igual de bien que a aquellos con medidas draconianas? ¿Por qué los indecisos deberían dejarse inyectar una vacuna experimental en el brazo bajo la palabra de las mismas élites que prácticamente los acusaron de pertenecer a un culto a la muerte solo porque se negaron a actuar como si el mundo se estuviera acabando?

Me alegra mucho que hayas hecho esas preguntas.

Read in English: The delta variant is sending the world a warning

Para muchos de los que dudan de las vacunas, el proceso mental es algo como: “Las vacunas son nuevas y no hemos tenido la oportunidad de ver todos los efectos secundarios, y además, el COVID-19 no es tan malo a menos de que estés viejo, así que es mejor arriesgarme a contraer la enfermedad que a pincharme esa cosa en el brazo”.

Eso es perfectamente comprensible, sobre todo si ya has tenido COVID-19. El problema es que con la variante delta, las probabilidades de contraer COVID-19 han aumentado. Es posible que tus probabilidades de enfermarte de forma grave si contraes COVID-19 hayan aumentado. Y esas probabilidades pueden haber aumentado incluso si ya has tenido COVID-19.

La variante delta es claramente mucho más infecciosa que las variantes que causaron oleadas anteriores: es cerca de 50% más infecciosa que la variante alfa que apareció por primera vez en el Reino Unido, que ya de por sí era hasta 50% más transmisible que el virus que se propagó por todo el mundo en la primavera de 2020. Así que si hay un brote en tu zona, serás más propenso a contraerla. En Australia, una transmisión, al parecer captada por CCTV (circuito cerrado de televisión), pudo haber ocurrido cuando dos personas se cruzaron en un centro comercial.

La variante delta también puede enfermar más a las personas cuando la contraen, aunque puede ser difícil distinguir los efectos de un virus que está causando enfermedades más graves en las personas de los de un virus que simplemente está enfermando a más personas. Y luego, por supuesto, están los datos israelíes que sugieren que la variante delta es de alguna manera más eficiente infectando a las personas que han sido vacunadas.

La vacunación con la vacuna de ARNm de Pfizer parece ser al menos tan efectiva para prevenir la enfermedad como la inmunidad natural adquirida al sobrevivir al COVID-19. Incluso podría ser hasta mejor, en particular para las personas que tuvieron un caso leve de COVID-19. Por lo tanto, si el virus está mejorando su capacidad para evadir la inmunidad adquirida por la vacuna, también debemos preocuparnos de que esté mejorando su capacidad para reinfectar a las personas que ya tuvieron COVID-19.

Pero esas son estimaciones individuales. Las estimaciones grupales también son preocupantes: cuanto más transmisible es un virus, más difícil es lograr que la población alcance la inmunidad colectiva, donde la epidemia se extingue porque el virus termina encontrándose con puros callejones sin salida en personas que ya no pueden ser infectadas. Y cuantos más casos haya, más oportunidades tendrá la variante delta de transformarse en algo más: algo más contagioso, incluso más efectivo en enfermar de manera grave a la gente y más hábil para evadir cualquier inmunidad que hayamos adquirido.

Por lo tanto, esta no es una decisión que vayas a tomar solo por ti. Es una decisión que también estás tomando por otras personas. ¿Vas a simplemente cruzar los dedos y esperar a que todo salga bien mientras el COVID-19 se propaga? ¿O vas a hacer todo lo que esté a tu alcance para derrotar a nuestro enemigo en común?

Respecto al efecto de la variante delta en las personas que solo cuentan con una dosis, el exdirectivo de la OMS ha subrayado que es fundamental “ir rápidamente a por una segunda dosis” para lograr más protección porque quien solo cuenta con la primera vacuna tiene una protección que es únicamente del 33%.

En este sentido, Rafael Bengoa ve esencial establecer medidas que contribuyan a frenar la pandemia por cuestiones sanitarias y también para generar un mensaje de confianza: “Es importante dar señales de restricciones nuevas porque en el extranjero dirán que nos lo hemos tomado en serio y que se está controlando la variante. Por tanto, igual en agosto vuelven a cambiar de opinión respecto a España y el turismo”.

Todos estamos juntos en esta batalla, y ninguno de nosotros estará a salvo hasta que todos, en todas partes, lo estén.

Médico boricua revela la verdad sobre la ‘plandemia’ del Covid-19

por Jaime Torres Torres – Periodismo alternativo

(Nota de la Editora: Se continúa con la campaña de pánico y control social, con medidas que violan derechos y/o afectan profundamente a la sociedad civil, a la humanidad en general, crean situaciones muy difíciles, más desasosiego, y problemas físicos, emocionales y espirituales y políticos. Emplazamos a todas las organizaciones, movimientos, partidos, medios, expertos, e individuos que pueden, y tienen la responsabilidad de contribuir al bien común, a colaborar y facilitar la discusión amplia, inclusiva, sobre el asunto covid, con la participación de expertos, incluyendo de otras localidades, y sobre todo de ciudadanos. Emplazamos a expertos y médicos, y a personas relacionadas a la salud pública, y/o a el bienestar colectivo, a analizar y tomar acción sobre el siguiente escrito, con la participación de su autor y/o defensores de sus planteamientos y propuestas, o rebatir el mismo y probar que falta a la verdad.
Eileen Llorens)

Por: Dr. R. Iván Iriarte, MD, MS

Para Prensa sin censura-Noticias

Soy un médico con experiencia principalmente como docente en Medicina Familiar, Medicina Preventiva, Salud Pública y Ética Médica. He trabajado por más de 30 años en una institución educativa en Ciencias Médicas y de la Salud en Puerto Rico.

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia mundial de COVID-19, han surgido muchos problemas que van en contra de los precedentes históricos y los principios de salud pública conocidos y practicados del siglo pasado.
Este artículo analiza algunos de estos temas: suposiciones hechas sin evidencia, la definición de caso incorrecta, problemas de pruebas de diagnóstico de PCR, el impacto de estos dos factores en las estimaciones de morbilidad y mortalidad, cierres de escuelas, mascarillas, encierros y sus efectos en los niños.

Supuestos sobre el SARS-CoV-2 hechos sin evidencia: la creación del pánico

El pánico se ha extendido entre la población en general desde el inicio de la pandemia, basado en la idea de “transmisión asintomática”. Esta idea fue fuertemente influenciada por un reporte de caso en Alemania, en el cual una infección fue atribuida al contacto con una persona asintomática (1). Investigaciones posteriores revelaron que esta persona en realidad había estado enferma y había estado suprimiendo sus síntomas con medicamentos (2). El documento engañoso original nunca fue rectificado.

Con base en esto, y en informes de casos limitados de China, los “expertos” comenzaron a promover la idea de que este virus se comporta de manera diferente a otros virus respiratorios.
Todo el conocimiento previo indica que las epidemias no son impulsadas por individuos asintomáticos (3, 4).

Sin embargo, quienes toman de decisiones en esta epidemia determinaron que esto no aplica a COVID-19 y que cada individuo con el que nos encontremos podría ser una persona infecciosa capaz de matarnos.

Esto es contrario al razonamiento convencional en medicina y salud pública. Las decisiones siempre se han basado en conocimientos previos, hasta que existe evidencia convincente para refutar lo que creíamos saber.

Los artículos en la literatura han encontrado que la transmisión secundaria por individuos asintomáticos es muy baja (5, 6, 7). En un estudio de cohorte con un tamaño de muestra muy grande, nadie se infectó entre 1.174 contactos de 300 sujetos asintomáticos que habían dado positivo por SARS-CoV-2 (8).

Otro supuesto promovido por los “expertos” en esta epidemia es la idea de que la población en general sería inmunológicamente “ingenua” a este virus y, por lo tanto, 100% susceptible de desarrollar la enfermedad.

De nuevo, esto no es coherente con los conocimientos previos sobre la inmunidad humana a los agentes virales. La inmunidad cruzada es un hecho bien conocido. No es razonable suponer que toda la población sea inmunológicamente susceptible al SARS-CoV-2,
cuando de hecho es muy probable que muchas personas tengan al menos inmunidad parcial al virus debido a una infección previa con virus similares o agentes con propiedades antigénicas similares. Hay varios estudios que muestran que los individuos tienen inmunidad al SARS-CoV-2 por mecanismos mediados por células T (9, 10, 11, 12, 13).

Problemas con la definición de «caso»

A lo largo de siglos de manejo epidémico, un caso siempre constituyó un individuo enfermo que presentaba una serie de criterios clínicos establecidos, confirmados – si se consideraba necesario – mediante una prueba de laboratorio.
En la pandemia de COVID-19, un «caso» se ha redefinido como cualquier persona con un resultado positivo en la prueba de PCR, independientemente de los signos y síntomas clínicos.

No existe un precedente histórico para definir una infección asintomática por un virus respiratorio como un caso médico.

La práctica ha sido informar «nuevos casos» todos los días basándose en los resultados positivos de las pruebas e incluyendo a los individuos asintomáticos.

Cualquier persona con un conocimiento rudimentario de la epidemiología sabe que no es así como se mide la incidencia (nuevos casos) de una enfermedad.

Solo se mide todos los días la prevalencia de resultados positivos en las pruebas. Como veremos a continuación, estos resultados no se relacionan necesariamente con la infecciosidad.

La cantidad de resultados de pruebas positivos informados depende de la cantidad de pruebas administradas. Cuando se administra un gran volumen de pruebas, habrá una gran cantidad de positivos. Estos resultados positivos de la prueba no son «nuevos casos médicos» de la enfermedad.

La forma correcta de estimar la incidencia de la enfermedad es hacer que los médicos cuenten e informen a los sujetos que están enfermos con síntomas característicos y luego se confirmen como casos de COVID-19 mediante un resultado positivo de la prueba. La incidencia de hospitalizaciones debe notificarse de la misma manera.

Problemas con la prueba de PCR

Existen serios problemas con el uso de la prueba de PCR en personas asintomáticas (14). Existe una extensa literatura que muestra que la prueba de PCR no es un “estándar de oro” para definir un caso de enfermedad y que puede tener un alto porcentaje de resultados falsos positivos (15, 16, 17).

Sigue siendo un principio epidemiológico bien conocido que incluso con una prueba altamente sensible y específica, si la prueba se administra en una población con baja prevalencia de enfermedad o infección, habrá un porcentaje relativamente alto de resultados falsos positivos.

Esto se vuelve aún más problemático a la luz de los estudios que muestran que en un número elevado de ciclos de amplificación (como se ha utilizado durante esta pandemia) la prueba de PCR detecta fragmentos de ARN que no representan un virus viable (18, 19, 20, 21, 22).
Las autoridades que manejan esta epidemia han estado identificando individuos que están sanos y no presentan un riesgo para la comunidad.

El trabajo de investigación utilizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de 2020 para establecer la prueba de PCR como el criterio principal para diagnosticar COVID-19 fue escrito por Corman, Drosten y varios otros (23). Un panel independiente de científicos encontró que este trabajo contiene una gran cantidad de fallas en su metodología y en la validez de los resultados.

Además, se aceptó para su publicación de la manera más irregular sin la revisión por pares estándar (24).

En un aviso escrito el 13 de enero de 2021 y publicado el 20 de enero de 2021, la OMS confirmó que las pruebas de PCR no deben usarse como el único método para diagnosticar COVID-19; solo deben usarse cuando estén presentes signos y síntomas clínicos, y pueden producir resultados falsos positivos en ciclos de amplificación altos (25). Los prospectos que acompañan a los kits de prueba de PCR, establecen que la prueba debe administrarse sólo a pacientes con signos y síntomas que sugieran COVID-19 (26, 27).

Problemas con las estimaciones de los indicadores de morbilidad y mortalidad

Es evidente que los “casos” de COVID-19 se están definiendo incorrectamente.

La conclusión lógica es que pueden existir errores importantes en todos los informes de incidencia, defunciones y hospitalizaciones atribuidas a esta enfermedad.

En los Estados Unidos, cualquier persona que muera con una prueba de PCR positiva reciente para el SARS-CoV-2 (hasta 30 días antes de la muerte) se cuenta como una muerte por COVID-19. Las pautas de los CDC publicadas en abril de 2020 fomentan la notificación de COVID-19 como la causa subyacente de muerte en circunstancias en las que jugó un papel en la muerte, incluso sin confirmación de laboratorio (28, 29).

No está claro hasta qué punto se hizo esto también en otros países. Es muy importante investigar este asunto, ya que es probable que el número reportado de muertes atribuidas al COVID-19 esté inflado.

Medidas de atenuación

Los líderes mundiales creen, sin evidencia,
que la forma de mitigar los efectos de la epidemia consiste en imponer medidas de confinamiento, el uso generalizado de máscaras, restricciones a las actividades sociales, restricciones a la movilidad, cierres de negocios, toques de queda, cierres de escuelas y más, incluyendo el rastreo de contactos y cuarentena de individuos asintomáticos.

En el pasado, la OMS estableció que las dos últimas medidas no deben usarse bajo ninguna circunstancia (30). Se teorizó que estas medidas fueran efectivas sin ninguna evidencia,
y los daños potenciales causados por estas políticas no se calcularon ni se tomaron en cuenta.

Esto va en contra de los principios fundamentales de la salud pública y la medicina, que requieren que la implementación de cualquier intervención esté respaldada por evidencia de su efectividad. Cualquier intervención debe intentar minimizar el impacto en la vida diaria de la población.
El objetivo declarado de toda política de salud pública es reducir el daño total a la población, considerando una amplia gama de factores sanitarios, económicos y sociales. El objetivo no es reducir el daño de una sola enfermedad.

Cierres de escuelas: los niños son «asesinos de abuelas»

El impacto que la respuesta a la epidemia ha tenido en los niños es una de las mayores desgracias de la historia.

Al comienzo de la epidemia de COVID-19, se estableció que los niños en su mayoría tienen una presentación leve o asintomática de la enfermedad.

Sin embargo, los responsables de la toma de decisiones promovieron sin descanso la idea de que los niños, aunque rara vez se enferman, son capaces de infectar a otros.

Esta idea infundada fue suficiente para ordenar el cierre de escuelas y mantener a los niños alejados de sus abuelos, como si fueran potenciales «asesinos de abuelas».

Los estudios muestran que los niños no transmiten infecciones de manera significativa (31).

Sin embargo, ya vemos los efectos adversos que el confinamiento y el cierre de escuelas han tenido sobre la salud mental de niños y adolescentes (32).

La experiencia de Suecia demuestra que mantener las escuelas abiertas no tiene como resultado un exceso de morbilidad o mortalidad en los niños o los maestros (33).

Un artículo reciente encontró que los adultos que viven en hogares con niños en realidad tienen un menor riesgo de enfermarse con COVID-19 que los adultos que viven en hogares sin niños (34).

Uso de mascarilla

Hay muchos estudios que muestran que la utilización de mascarillas no es eficaz para prevenir la transmisión de infecciones,
excepto posiblemente en entornos donde hay personas enfermas (35, 36, 37, 38, 39).

Un documento reciente publicado por la OMS, en diciembre de 2020, afirma que existe evidencia muy inconsistente que demuestre la efectividad del uso de mascarillas en la comunidad para la prevención de infecciones por virus respiratorios, incluido COVID-19 (40).

Cuando comparamos las curvas epidémicas en lugares con y sin mandatos de máscara, las curvas se ven similares.

De hecho, observamos un mayor número de infecciones por cada 100.000 habitantes en lugares con mandatos de mascarilla (41).

El argumento más importante contra el uso obligatorio de máscaras es simplemente la falta de evidencia de que cualquier persona sin síntomas que camine por la comunidad será una persona contagiosa.

En la gestión de la salud pública, a veces conviene imponer una determinada medida a un individuo, por el bien común, cuando existe evidencia de que el individuo representa un riesgo importante para el resto de la población.
Sin embargo, no es aceptable restringir o imponer un comportamiento a los individuos sin evidencia de que el individuo representa un riesgo significativo para la comunidad y que esta medida no dañará al individuo.

Es muy poco probable que una persona asintomática sea infecciosa. Por lo tanto, no está justificado exigir que todos usen una máscara en la comunidad, incluso si las máscaras han mostrado algún beneficio cuando las usan personas con síntomas.

Este argumento se vuelve aún más fuerte cuando tomamos en consideración los posibles efectos adversos de las máscaras.

Estos incluyen síntomas como dolores de cabeza, mareos, dificultad para respirar y otros problemas que incluyen impacto psicológico, acné, infecciones respiratorias y problemas dentales (42, 43, 44, 45).

Cierres

“Sin encierros, la situación habría sido peor”. Esta es la afirmación de los defensores del encierro.
Sin embargo, esto equivale a administrar un tratamiento a un paciente y afirmar que, a pesar de un resultado negativo, el tratamiento es eficaz, porque sin el tratamiento la condición del paciente habría sido aún peor. Nunca en epidemias o pandemias pasadas se han impuesto bloqueos como estrategia de mitigación en un área extensa o durante un período prolongado. Los estudios han demostrado que los bloqueos provocan consecuencias negativas no deseadas para el bienestar social, la salud mental, la salud física, la movilidad, el empleo, la educación y la economía en general, al tiempo que socavan los derechos fundamentales.

Las muertes provocadas por el encierro ocurren en personas más jóvenes, lo que provoca un aumento en el total de años de vida perdidos.
La comparación de las curvas epidémicas en lugares con cierres estrictos y aquellos con medidas menos estrictas no muestra diferencias significativas en los indicadores COVID-19 (46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56).

Un simple análisis de costo-beneficio mostraría claramente que los daños por encierro superan con creces cualquier beneficio reclamado.

Resumen

Es inexplicable que los gobiernos del mundo y los “expertos” que los asesoran hayan optado por ignorar por completo esta información como si no existiera, y persistan en hacer lo siguiente:

Informar «nuevos casos» a diario, utilizando únicamente los resultados de las pruebas de PCR. Realización de pruebas de PCR masivas, incluidas personas asintomáticas.

Imponer cuarentenas a personas asintomáticas basadas en un resultado positivo de la prueba o antecedentes de exposición.

Exigir el uso de máscaras a pesar de la falta de pruebas que respalden este mandato.

Insistir en que los encierros son la forma de mitigar la pandemia.

Se necesita urgentemente una corrección del rumbo en el manejo de esta epidemia. La respuesta a la epidemia de COVID-19 debe basarse en datos confiables y principios sólidos de salud pública que se han practicado con éxito durante más de un siglo.

Deben adoptarse inmediatamente las siguientes medidas:

Brindar al público información precisa sobre el riesgo de COVID-19 para reducir el miedo.

Cesar la administración masiva de pruebas diagnósticas en personas asintomáticas.

Definir casos según criterios clínicos, confirmados por pruebas de laboratorio.

La determinación de un caso debe ser decisión de un médico debidamente autorizado.

Utilizar la definición de caso enumerada anteriormente para determinar indicadores como casos nuevos (incidencia), hospitalizaciones y mortalidad.

Establecer medidas para proteger a las personas vulnerables.

Animar a la población a tomar medidas de higiene como lavarse las manos, cubrirse la boca al toser y quedarse en casa en caso de enfermedad.

Escuelas abiertas, negocios y viajes.
Estas medidas se describen en un documento publicado por Pandemics Data & Analytics titulado:
“Protocolo para la reapertura de la sociedad” (57).

Novavax la vacuna de nanopartículas

Dr. Carlos Alberto Díaz.

Los primeros datos clínicos de los estudios de la vacuna NVX-CoV2373 (Novavax), una vacuna de nanopartículas recombinantes contra el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) que contiene la glicoproteína espiga de longitud completa de la cepa prototipo más el adyuvante Matrix-M, mostraron que la vacuna era segura y estaba asociada con una respuesta inmune robusta en participantes adultos sanos. Se necesitaban datos adicionales con respecto a la eficacia, inmunogenicidad y seguridad de esta vacuna en una población más grande. Es una alternativa a las vacunas de ARNm pero no se probó en menores de 18 años. Pero es una oportunidad para salir de una politización inútil de la compra de vacunas, y enarbolar y embanderarse con vacunas Chinas y Rusas o producidas parcialmente en Argentina, o las producidas en EE.UU Moderna, Pfizer y Janssen. Cuando muchos países en el mundo, lo único que quieren es lo que corresponde vacunar a la población. Además, nadie explica como hoy todavía tenemos casi 5 millones de vacunas en las heladeras, salvo la Ciudad de Buenos Aires y San Luis, que vacunan todo lo que les llega sin especular, como debe ser. Parece que los otras provincias especialmente la Provincia de Buenos Aires, guarda vacunas. No llegando a los valores de 500 mil vacunados por día de Lunes a Lunes, sin descanso. Que es lo que necesitamos. Para terminar con la campaña de vacunación, a fines de Septiembre-Octubre. Evaluar si los más expuestos del sistema de salud requieren un refuerzo.

Un total de 15.187 participantes se sometieron a aleatorización, y 14.039 fueron incluidos en la población de eficacia por protocolo. De los participantes, 27,9% tenían 65 años o más, y 44,6% tenían enfermedades coexistentes. Se notificaron infecciones en 10 participantes del grupo de vacunas y en 96 en el grupo placebo, con un inicio de síntomas de al menos 7 días después de la segunda inyección, para una eficacia de la vacuna del 89,7% (intervalo de confianza [IC] del 95%, 80,2 a 94,6). No se reportaron hospitalizaciones ni muertes entre los 10 casos en el grupo de vacunas. Cinco casos de infección severa fueron divulgados, que estaban en el grupo del placebo. Un análisis post hoc mostró una eficacia de 86,3% (IC del 95%, 71,3 a 93,5) contra la variante B.1.1.7 (o alfa) y del 96,4% (IC del 95%, 73,8 a 99,5) contra variantes no B.1.1.7. La reactogenicidad fue generalmente leve y transitoria. La incidencia de eventos adversos graves fue baja y similar en los dos grupos.

Un régimen de dos dosis de la vacuna NVX-CoV2373 administrada a participantes adultos confirió una protección del 89,7% contra la infección por SARS-CoV-2 y mostró una alta eficacia contra la variante B.1.1.7.

Se encontró que un régimen de dos dosis de la vacuna NVX-CoV2373 administrada con 21 días de diferencia era seguro y 89.7% efectivo contra covid-19 sintomático causado por variantes B.1.1.7 y no B.1.1.7. El momento de los casos acumulados en este ensayo permitió una evaluación post hoc de la eficacia de la vacuna contra cepas que incluían la variante B.1.1.7, que ahora está circulando ampliamente fuera del Reino Unido y era la cepa más extendida notificada en los Estados Unidos en el momento de este informe.15 (Cuadro S5). Se sabe que esta variante es más transmisible y está asociada con una tasa de letalidad más alta que las cepas anteriores.7 La eficacia de la vacuna fue mayor que la asociada con la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (AstraZeneca) (70,4%) en un ensayo de fase 2-3 más pequeño.16

Aunque el ensayo no fue potenciado para evaluar la eficacia de todas las cepas circulantes de SARS-CoV-2, es tranquilizador que se haya demostrado una eficacia sustancial contra todas las cepas que se detectaron en los participantes del ensayo. En particular, la estimación de eficacia de 96.4% contra las cepas no B.1.1.7 (la mayoría de las cuales fueron la cepa prototipo17) es similar a la eficacia del 95,0% notificada contra esta cepa para la vacuna contra el ARN mensajero (ARNm) BNT161b2 (BioNTech/Pfizer) y la eficacia del 94,1% para la vacuna contra el ARNm-1273 (Moderna).3,4 La eficacia de la vacuna también fue mayor que la notificada para las vacunas de vectores adenovirales.5,6 Por último, como se evalúa en otra parte,18 la vacuna NVX-CoV2373 también ha mostrado eficacia frente a la variante B.1.351, aunque a un nivel inferior (51,0%) que se ha mostrado para las cepas B.1.1.7 y no B.1.1.7.

La prevención de enfermedades graves (incluida la hospitalización, el ingreso en cuidados intensivos y la muerte) es un objetivo importante de un programa de vacunación, y el régimen de dos dosis de la vacuna NVX-CoV2373 mostró una eficacia muy alta contra este punto final, similar a la reportada para otras vacunas covid-19 autorizadas.3-6 Además, aunque este ensayo no fue diseñado para evaluar la eficacia de la vacuna después de una dosis única, NVX-CoV2373 proporcionó niveles de protección después de la primera dosis en un rango similar a los de otras vacunas covid-19.3-6 El perfil de seguridad favorable que se observó durante los estudios de fase 1-2 de NVX-CoV2373 se confirmó en este ensayo de fase 3. La reactogenicidad fue generalmente leve o moderada, y las reacciones fueron menos comunes y más leves en los participantes mayores y más frecuentes después de la segunda dosis. La sensibilidad y el dolor en el lugar de la inyección, la fatiga, el dolor de cabeza y el dolor muscular fueron los eventos adversos locales y sistémicos más comúnmente informados. La incidencia de eventos adversos graves fue similar en los grupos de vacunas y placebo (0,5% en cada uno), y no se atribuyó ninguna muerte a la recepción de la vacuna.