¿Por qué triunfan las teorías de la conspiración y negacioncitas?

Que si el COVID no existe, que si el Papa Francisco es masón, que si la tierra es plana y nos han engañado, que si oscuras fuerzas gobiernan el mundo…

Todo el tiempo me llegan consultas de personas para saber si es verdad que el Papa Francisco es masón; o si es verdad que un científico norteamericano dijo que el Covid no existe, y si es verdad; porque “hay un video en internet” que dice que “las vacunas se hacen con embriones humanos abortados” [Es cierto que en algunas, en la fase de investigación, se han utilizado líneas celulares procedentes de abortos realizados en 1970, y de ahí la reserva de la Iglesia, N.d.E.]. Y la verdad, no nos da la vida para responder al tsunami de noticias falsas, sobre todo respecto al Covid, que saturan nuestras redes sociales.

Las teorías conspirativas ofrecen explicaciones simplistas y reduccionistas para comprender fenómenos complejos que generan una gran incertidumbre, angustia y ansiedad en la población. Por ello son muy seductoras en tiempos de crisis.

Es mucho más fácil si todo es parte de un plan, sea de parte de Dios, de la Virgen María, de los Illuminatti, de la Masonería, del demonio, de los extraterrestres o de un grupo de magnates que dominan la tierra en las sombras. Si es así, todo es más fácil de entender.

En una sociedad donde se estimula la rapidez en la información, la brevedad y la mayor simplicidad, van desapareciendo los matices, los grises donde las cosas no son blanco o negro, buenas o malas.

Saturación de información

La complejidad del mundo en el que vivimos, donde la información disponible no solo es indigerible e inabarcable, sino que no es fácil corroborar su veracidad, predispone al escepticismo por saturación.

Y a su vez, provoca la necesidad de crear relatos simples, donde los males tienen una sola causa y donde el enemigo está perfectamente identificado y es el culpable de todo. La pereza para pensar simplifica la realidad.

La sospecha sobre las propias raíces y tradiciones, la sospecha sobre la ciencia y las instituciones abre la puerta a una gran ingenuidad y credulidad a discursos que simplifiquen los problemas, sin importar la fuente. Si alguien habla mal de las voces “oficiales”, debe tener razón, se piensa.

Y para completar el cuadro, la inteligencia artificial a través de las redes sociales nos muestra lo que es más atractivo y lo que más se consume, por lo cual las noticias falsas y las teorías conspirativas tienen más presencia que la investigación seria y la formación crítica que surge desde la producción académica.

¡Pero el que lo dijo era doctor!

Hoy uno puede encontrarse con personas formadas, profesionales de todas las áreas imaginables, que adhieren a teorías conspirativas, con un discurso paranoide, que llegan a negar la evidencia científica con el pretexto de que “estamos siendo engañados por un complot de dimensiones globales”.

Sin embargo, aunque todos sus colegas estén siendo supuestamente “engañados o sean parte del engaño”, solo ellos, los nuevos profetas que quieren liberar a la humanidad de su ceguera y “mostrar la verdad”. Se apoyan en su formación y ciencia para afirmar una interminable lista de absurdos que antes uno solo podía escuchar de un líder sectario con delirio paranoide.

Hay conferencias de profesionales de la salud diciendo que una vacuna “va a modificarnos genéticamente”, o que “van a instalarnos un microchip para controlarnos”, o promoviendo el consumo de sustancias tóxicas como la supuesta cura del Covid19 e incluso de cualquier otra enfermedad.

Si ya había una larga lista de pseudociencias y pseudoterapias, dietas milagrosas y sanadores mágicos, la crisis creada por la pandemia del Covid19 los ha multiplicado en ambientes hasta ahora impensables. He leído y escuchado a médicos, abogados, sacerdotes católicos, pastores evangélicos, gurús, psicólogos y profesores, adherirse a estos relatos. E incluso repetirlos sin el más mínimo sentido crítico, sin investigar las fuentes.

Y es que, en momentos críticos y complejos, que todo tenga una explicación sencilla da tranquilidad y se construye fácilmente un enemigo identificable. Además, estas teorías ahora pueden amplificarse a través de las redes sociales, llegando a un público impensable hace tan solo unas décadas.

Conspiraciones apocalípticas

A esto se le agregan relatos con teorías extraterrestres, profecías astrológicas, y una conspiración global que incluiría al Vaticano, la Masonería y la OMS. La inmanejable cantidad de información falsa que circula en las redes sociales, sobre los temas más variados, permite que se llene de contenidos delirantes presentados como la última investigación científica o la revelación de un secreto que “los poderosos del mundo no quieren que se sepa”.

Lo más aburrido para los “conspiranoicos” es la realidad, porque es siempre más compleja que las teorías de “buenos y malos” y seguro menos atractiva para explicar, por eso menos creíble cuando escasea el pensamiento crítico.

Nadie va a negar la existencia de personas y grupos que se benefician de desgracias ajenas, ni la existencia de organismos internacionales que presionan a los Estados con determinadas políticas públicas, ni de que existan agendas que quieren imponerse. Pero eso no es evidencia de una conspiración mundial de dimensiones apocalípticas. Parece una novela de Dan Brown, pero lo viven como real.

En el ambiente New Age y sus derivados de pseudoterapias mágicas, son también incontables las personas que predican contra la medicina; y que nos invitan a optar por frenar el virus con ejercicios de meditación y pensamientos positivos, evitando así el contagio “gracias al poder de la mente”.

En este tipo de literatura o conferencias se alimenta la desconfianza en los tratamientos médicos, se promueve la desconfianza en las vacunas y se prometen “secretos” que vencen cualquier mal. Porque en general enseñan que todos los problemas vienen solamente de nuestros pensamientos, de la falta de fe o de un desequilibrio de nuestro mundo emocional.

La construcción de la teoría del complot

La fascinación y el dramatismo que tiene la historia se sostienen en su imprevisibilidad. De hecho, planes preparados durante años pueden fallar por las circunstancias y los incontables factores que entran en juego en situaciones impensables. Incluso incidentes insignificantes y no planeados pueden cambiar el curso de los acontecimientos históricos.

el desconcierto que generan fenómenos imprevisibles o situaciones dramáticas difíciles de comprender, les llevan a pensar que las cosas no son como nos las cuentan y que no nos están contando la verdad de los acontecimientos.

Los constructores de teorías del complot entienden que todos los acontecimientos aparentemente imprevistos fueron cuidadosamente preparados por personas que viven en las sombras, organizando la historia como un verdadero complot.

Siempre el relato será fácil de explicar, encontrando analogías con otras historias, coincidencias extrañas y siempre se hace en forma reduccionista, porque todo se reduce a pocos elementos ocultos y simples, que solo un pequeño grupo de valientes sale a comunicar. Pero obviamente ya anuncian que “no les van a creer”.

En la investigación histórica no pueden negarse los microcomplots, donde acontecimientos como la Revolución Francesa o la Revolución Bolchevique, no fueron espontáneos. Pero aún así, siempre tienen sus límites y los acontecimientos terminan yendo más lejos de cualquier plan orquestado, ya que el juego de libertades humanas tiene grandes márgenes de imprevisibilidad, que incluso ni la inteligencia artificial puede predecir.

Aunque los complots existen, la historia de la humanidad no es la historia de un plan programado donde todos están involucrados como dominadores y el resto como ciegos que no saben que son manipulados.

El complot es atractivo

Lo que es cierto es que es mucho más atractivo pensar que la historia se explica mediante grandes complots que hacer el duro trabajo de comprender la complejidad de los hechos que no responden a una sola causa. Los conspiranoicos quieren creer sus teorías y todo lo que vean o escuchen les confirmará su versión conspirativa.

Ejemplos abundan: Todavía hoy hay documentales sobre los Protocolos de los Sabios de Sión, documento que demostraría que hay un movimiento judío sionista cuyo plan es dominar el mundo entero. Pero lo cierto es que este falso documento fue creado en los ambientes antisemitas rusos y fueron ellos mismos quienes lo crearon y difundieron entre 1902 y 1903.

Hay también incontables “documentales” de teorías falsas sobre la Iglesia Católica y la vida de los Papas, como verdaderas novelas de ficción, pero que se consumen como historia.

Otro caso famoso es el de los Illuminati, que en realidad ya no existen hace tiempo, porque pertenecieron al siglo XVIII. Ahora serían los nuevos dominadores que en la oscuridad manejan a la Masonería y los grandes poderes mundiales. Y así podríamos seguir incluso con historias sobre la CIA y los Rosacruces. Incluso hay quienes llegan más lejos y ponen detrás de estas organizaciones a entidades espirituales, seres sobrenaturales o extraterrestres.

¿Será que, bombardeados por tanta información superflua, ya no queda tiempo para pensar con cierto nivel de reflexión y análisis crítico?

Robert Kennedy habla sobre las vacunas contra el Covid

VÍDEO:

https://t.me/voluntasoficial/2010

Robert Kennedy Jr, presidente de Children’s Health Defense, desacredita la narrativa de que las vacunas contra el covid son necesarias y seguras, advierte sobre los graves riesgos de la miocarditis en los jóvenes y destaca la importancia de recuperar la autonomía corporal para las decisiones personales de salud.

OMS: La vacuna de Pfizer potencialmente relacionada con la pérdida de audición

«Las vacunas contra la COVID-19 más reportadas en estos casos fueron Pfizer / BioNTech», dijo el boletín de la OMS.

La agencia de salud de las Naciones Unidas fue notificada de que el tinnitus, un problema de audición que causa zumbido en los oídos, puede estar asociado con las vacunas.

La Organización Mundial de la Salud ha publicado un informe que cita casos de pérdida auditiva y otros problemas auditivos después de la inyección de la vacuna COVID-19.

La agencia de salud fue notificada de que el tinnitus, un problema de audición que causa zumbido en los oídos, puede estar asociado con las vacunas.

Gregory Poland, MD, director del Grupo de Investigación de Vacunas de mayo Clinic en Rochester, Minnesota, dice que desarrolló tinnitus después de recibir su segunda dosis de la vacuna.

En una entrevista con MedPage Today, relata que casi se desvió de su carril conduciendo de regreso del hospital después de recibir su segunda dosis.

«Fue como si alguien de repente me hiciera sonar un silbato de perro en el oído», dijo Poland a la revista médica. «Ha sido bastante implacable».

Polonia ha estado experimentando lo que él describe como tinnitus que altera la vida.

Dijo sobre sus propios síntomas que «solo puede comenzar a estimar la cantidad de veces que solo quiero gritar porque no puedo deshacerme del ruido o cuántas horas de sueño he perdido», dijo. El ruido que escucha es «particularmente fuerte por la noche cuando no hay sonidos de enmascaramiento».

Sin embargo, personas de todo el país y de todo el mundo han compartido con él su experiencia después de la vacuna, diciendo que ellos también han desarrollado tinnitus después de la vacunación contra el COVID.

«Lo que ha sido desgarrador sobre esto, como médico experimentado, son los correos electrónicos que recibo de personas que, esto ha afectado su vida tan gravemente, me han dicho que se van a quitar la vida», dijo Poland.

El Dr. Christian Rausch y el Dr. Qun-Ying Yue del Centro de Monitoreo de Uppsala, una organización sueca sin fines de lucro que colabora con la OMS, identificaron el efecto secundario adverso.

«Un caso de tinnitus después de la primera dosis disminuyó en un par de días», escribieron los médicos en el boletín de la OMS, «pero la pérdida de audición recidivó después de la segunda dosis, y el paciente comenzó a recibir tratamiento con esteroides; no se registraron factores de riesgo.

«Otro caso describió tinnitus bilateral más de una semana después de la primera dosis y empeorando 1,5 semanas después de la segunda dosis. Se registró la recepción de medicamentos no especificados, y el paciente consultó a un médico de oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo). Otro describió que se produjo una pérdida auditiva que disminuyó dentro de los dos días posteriores a la primera dosis, pero que volvió a ocurrir con la segunda dosis, que requirió tratamiento con esteroides».

Un estudio sugiere que los anticuerpos de Pfizer/BioNTech desaparecen en muchos a los siete meses

«Las vacunas COVID-19 más reportadas en estos casos fueron Pfizer / BioNTech», indicó el boletín de la OMS, que representa aproximadamente el 80 por ciento de los casos.

Los investigadores señalaron que la pérdida de audición no se incluye como una reacción adversa en el etiquetado del producto para las vacunas COVID-19 y el tinnitus solo se enumera para la vacuna Janssen COVID-19.

extracto https://nationalpost.com/category/news/

Crucero 100% totalmente vacunado sufre brote de COVID

El crucero Ruby Princess, que tiene una política de solo vacunación completa tanto para el personal como para los pasajeros, sufrió un brote de COVID antes de atracar en San Francisco.

«¡100 por ciento seguro y efectivo!»

Según su sitio web, Princess Cruises requiere que las personas muestren prueba de vacunación completa y evidencia de una prueba COVID negativa antes de abordar el barco.

La compañía no dijo cuántas personas dieron positivo, pero dijo que los infectados fueron «aislados y puestos en cuarentena mientras eran monitoreados y atendidos por nuestro equipo médico a bordo».

«Al igual que con todos los itinerarios de Princess, este crucero se opera como un crucero vacunado, según lo definido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos», dijo la compañía al San Francisco Chronicle. «Las tasas de vacunación de los huéspedes y la tripulación estaban al 100 por ciento».

El barco estaba en un crucero de 15 días al Canal de Panamá y había atracado en San Francisco el domingo antes del brote.

Mientras tanto, la comediante izquierdista Kathy Griffin recurrió a Twitter para jactarse de cómo CVS le dio 8 pruebas gratuitas de COVID después de recibir su 4ª vacuna de refuerzo.

Una vacuna tan buena que te dan 8 pruebas gratuitas de COVID después de tomar una cuarta dosis de ella.

https://www.infowars.com/author/11/

He pregonado a los 4 vientos (eso 💉 es malo)

Presionaron a los atletas olímpicos de varias maneras para que nos «vacunáramos», no sabíamos en qué nos estábamos metiendo.

He pregonado a los 4 vientos (eso 💉 es malo), pero es difícil superar la censura.

Pasé de tener 500.000 visitas por publicación, a 5.000 en todo el día.

Kyle Dake Tres veces campeón del mundo de lucha libre.

VÍDEO:

https://t.me/No_Plandemia/2533

No hay producto que sea más peligroso que esta ‘vacuna’

Tomás Renz. Abogado.

La FDA negó el consentimiento informado: las «vacunas» deben retirarse del mercado.

«No hay otro producto disponible en el mercado en ninguna parte -drogas, motosierras, granadas de mano- que cause tanta muerte y carnicería a los consumidores. No hay producto que sea más peligroso que esta ‘vacuna'».

VÍDEO:

Monjas rechazan vacuna y su convento es cerrado

El monasterio benedictino de Santa Caterina en Perugia está siendo cerrado. En febrero recibieron una inesperada visita apostólica, que ahora ha sido seguida por el traslado de 5 monjas. ¿El motivo? «El visitante encontró todos los aspectos de nuestro monasterio en orden, con la excepción del hecho de que no hemos sido vacunados», declaró la Madre Superiora, Madre Caterina al Daily Compass, mientras confirmaba la verdad detrás de las indiscreciones que circulaban en el éter. «Fui informado de la visita improvisada del obispo Bassetti, quien, sin embargo, no era consciente de las motivaciones detrás de un interés tan repentino. El decreto subraya lo que se afirma como mi comportamiento inapropiado: ¿debería haber obligado a mis hermanas a realizar un acto en contra de su voluntad, arriesgándome a la denuncia?»

El convento benedictino de Santa Caterina en Perugia pronto será cerrado por la fuerza. Lo que llama la atención del público es el hecho de que, a pesar del enrevesado lenguaje clerical -entre las palabras expresadas y otras que no se dicen- es el hecho de que las Hermanas no están vacunadas la causa principal del cierre.

Después de días de indiscreciones circulantes en la ciudad de Umbría, junto con artículos en los sitios de varias fuentes de noticias que afirman que el traslado de las 5 monjas se debe al hecho de que han rechazado la inoculación «sagrada», el Daily Compass ha recibido la confirmación de que la explicación exclusiva dada a la Madre Superiora del Monasterio Benedictino, presente en Corso Giuseppe Garibaldi 179 desde el año 1500, es este: su único pecado es su obstinada voluntad, expresada a través de su rechazo unánime de la vacuna, que la Madre Superiora no quiso imponerles. De lo contrario, el decreto reconoce que el convento está en perfecto orden espiritual, económico y litúrgico.

Fue la misma Madre Superiora quien confirmó la noticia al Daily Compass en esta inquietante entrevista.

«Es cierto, puedo confirmar que esta es la única explicación que me dieron al final de la visita apostólica», dijo la Madre Caterina al Daily Compass.

¿Por qué se llevó a cabo una visita apostólica?

Justo después de mediados de febrero recibimos la visita apostólica. Inmediatamente después se envió la revisión, y ahora estamos esperando una respuesta de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada.

Pero, ¿quién solicitó la visita?

No me lo dijeron. Me enteré por el cardenal Bassetti, que es arzobispo de Perugia.

¿Cuándo sucedió eso?

Me dirigí a él para firmar un documento, pero me dijo que no se me permitía firmarlo, porque el proceso de una visita apostólica se había puesto en marcha.

¿Y cómo respondiste?

Me quedé en shock. «¿Qué hicimos?» Le pregunté.

¿Cuál fue su respuesta a eso?

Me dijo que no lo sabía, pero que solo había sido informado de la visita.

¿Quién realizó la visita?

Una Hermana de la Orden de las Clarisas, de Orvieto, llamada Madre Cristiana.

¿Qué hay en el decreto que podría motivar el cierre del convento?

El decreto establece que mi comportamiento fue inadecuado.

¿Qué significa eso exactamente?

Hice un examen de conciencia, pero sinceramente no pude encontrar una justificación. Incluso la visitante dijo que no encontró nada malo, ni con la liturgia ni con nuestra formación espiritual, y reconoció que somos económicamente autosuficientes. Absolutamente nada, ni siquiera en lo que respecta al mantenimiento del convento.

¿Llegaste a una conclusión?

La única explicación que me dieron fue el hecho de que las monjas no habían sido vacunadas.

¿Quién te dijo eso?

El visitante. (El Daily Compass ha intentado comunicarse con la Hermana, pero el convento de clausura tiene una sola línea telefónica).

¿Cuántas hermanas hay en el convento?

Somos cinco, con una sexta que se suponía que llegaría de Brasil, pero ha tenido dificultades para obtener su visa debido a las restricciones de covid. En la actualidad, una de nuestras hermanas se encuentra en recuperación postoperatoria en ALessandria. Pero de todos modos, hay cinco en total en la actualidad.

¿Es posible que como el número es tan bajo que podría ser la razón de la decisión de cerrar el convento, como se afirma en el Cor Orans (la aplicación de la Constitución Apostólica Vultum Dei quaerere, con respecto a la vida contemplativa femenina)?

No, no lo creo, porque sería más apropiado solicitar algún tipo de afiliación antes de llegar a una decisión tan drástica.

¿Posee una propiedad?

Sólo el monasterio, comprado entre 1860 y 1940 en tres tramos, por el sudor de nuestras cejas. Tenemos un negocio de encuadernación que sigue activo.

De acuerdo con el decreto, ¿qué aspectos de su comportamiento se consideran inapropiados?

No se me explicó tal cosa, pero tal vez, según ellos, ¿debería haber obligado a mis Hermanas a vacunarse?

¿Se ha vacunado?

No.

¿Eso te convierte en un llamado «vacilante de vacunas»?

No, soy una mujer de ciencia. Antes de tomar mis votos trabajé en el campo de la investigación científica.

Entonces, ¿deberías haber obligado a tus Hermanas a vacunarse?

Nunca podría obligar a nadie a hacer algo que no desea hacer. Me arriesgaría a una investigación criminal.

¿Está de acuerdo con su decisión de rechazar la vacuna?

Sí. En mayo, cuando surgió la cuestión de la vacuna, todos declararon inmediatamente que no deseaban vacunarse. Decidimos esperar nuestro tiempo, y en octubre la pregunta problemática se presentó una vez más. El médico del convento se puso en contacto conmigo, y de nuevo nos negamos.

¿Son todos ancianos?

No, no todos somos ancianos.

¿Has tenido covid en los últimos dos años?

No, todos gozamos de excelente salud.

Como monasterio de clausura, tienes muy poco contacto con el público, ¿es correcto?

Exactamente, ese es el caso desde el cierre del albergue. El único contacto posible sería en la iglesia, que abrimos a la congregación para la misa, pero en esos momentos nos quedamos detrás de la reja en nuestra área de clausura.

¿Cuál es la situación actual?

Dos monjas han sido trasladadas, o mejor dicho, una está en el hospital y será dada de alta la próxima semana, mientras que la otra está en Roma en Villa della Meditazione para recuperarse de un problema ocular. Sin embargo, ya sé que no volverán aquí.

Entonces, solo hay dos de ustedes. ¿Qué harás?

Solicitamos ir a las Hermanitas de la Divina Providencia en Alessandria.

¿Crees que el convento estará cerrado?

Pedí a los miembros de la parroquia que oraran, por la intención de mantener este edificio como un lugar de oración. Puedo ir, pero es importante que el convento permanezca.

¿Planea vacunarse ahora?

Después de lo que ha sucedido, realmente creo que en este punto, nunca elegiré vacunarme.

http://lanuovabq.it/it/monache-rifiutano-il-vaccino-il-convento-viene-chiuso

El obispo delata a la Madre General a Roma

WESTMINSTER, Inglaterra (ChurchMilitant.com) – Una de las monjas más veteranas de Gran Bretaña, que se opone en conciencia a tomar la vacuna COVID-19, contaminada por el aborto, y que fue denunciada a Roma por un obispo promotor de la vacuna, responde a las falsas acusaciones vertidas en un periódico británico.

La Madre Marilla con sus hermanas benedictinas

John Sherrington, obispo auxiliar de Westminster, denunció a la Madre General Marilla ante el Vaticano después de que ésta se negara a capitular ante sus cartas en las que la presionaba para que cambiara sus opiniones sobre la vacuna, según ha sabido Church Militant.

«Se me ha amenazado en numerosas ocasiones con denunciarme ante la Santa Sede y, en particular, ante la Congregación para los Religiosos por razones de incumplimiento percibido», dijo la Madre Marilla a Church Militant en una declaración el martes.

«En estos casos, quienes han emitido tales amenazas han ignorado casi por completo los derechos fundamentales», añadió la monja.

La monja en el punto de mira

El domingo, The Times escribió un artículo de impacto en el que citaba acusaciones sin fundamento de que la Madre General Marilla, de las Adoratrices Benedictinas del Sagrado Corazón de Jesús de Montmartre, había obligado a sus monjas a no recibir el pinchazo.

Sin aportar pruebas de sus afirmaciones, The Times informó de que algunas de las acusaciones contra la Madre Marilla «se refieren a que las monjas se sienten presionadas para no vacunarse».

La madre Marilla, que dirige el convento de Tyburn, frente a Hyde Park, en Londres, participó en las protestas por la libertad contra los cierres de COVID en mayo de 2021 y fue filmada pidiendo a los manifestantes que «protegieran a los niños» de una vacuna que «mata a la gente».

La diócesis de Westminster confirmó que su obispo auxiliar, John Sherrington, había denunciado a la Madre General Marilla ante el Vaticano por alertar sobre los peligros del jab a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano.

En una detallada carta a Church Militant refutando las acusaciones, la Madre Marilla explicó cómo tuvo una conversación telefónica con el reportero de The Times David Collins, quien admitió que «no fue capaz de decirme qué hermanas estaban haciendo las acusaciones».

La Madre Marilla se explayó:

A lo largo de 2021 he expresado claramente a todas las hermanas de nuestro Instituto que es mi derecho y también un deber moral expresar mi opinión respecto a estas inyecciones anti-COVID, pero que ellas tienen la completa libertad de elegir si desean tomar las inyecciones anti-COVID o no.

He comunicado esto por correo electrónico, escribiendo en la pizarra de la comunidad y también verbalmente a algunas hermanas individuales. Yo, de hecho, no conozco el estado de vacunación de ninguna de nuestras hermanas porque no les he preguntado. Es su propio asunto y yo no me entrometo en él. Si las hermanas desean decírmelo, es su decisión.

La madre general dijo a Church Militant que «tal vez una o dos hermanas pueden haber tomado la vacuna» y que sospechaba esto «debido a un evento adverso inusual que es muy similar a un efecto adverso prevalente de las vacunas».

«Lo que me molesta más que ser acusada de acoso es la percepción de que nuestras hermanas son un grupo de bobos cobardes y descerebrados que no pueden pensar por sí mismos ni formar sus propias opiniones», subrayó. «Las hermanas que tenemos en nuestra Congregación son mujeres inteligentes, de carácter fuerte, dedicadas y decididas».

La Madre Marilla también señaló que el Times había citado su carta privada y confidencial escrita al Obispo Sherrington aunque ella «no había dado ningún permiso para que fuera citada a nadie».

«Ninguna de las hermanas tiene una copia de esta carta», sostuvo la monja.

Obispo pro-vacunas, informe inexacto

A lo largo de 2021 he expresado claramente a todas las hermanas de nuestro Instituto que es mi derecho y también un deber moral expresar mi opinión respecto a estas inyecciones anti-COVID, pero que ellas tienen la completa libertad de elegir si desean tomar las inyecciones anti-COVID o no.

He comunicado esto por correo electrónico, escribiendo en la pizarra de la comunidad y también verbalmente a algunas hermanas individuales. Yo, de hecho, no conozco el estado de vacunación de ninguna de nuestras hermanas porque no les he preguntado. Es su propio asunto y yo no me entrometo en él. Si las hermanas desean decírmelo, es su decisión.

La madre general dijo a Church Militant que «tal vez una o dos hermanas pueden haber tomado la vacuna» y que sospechaba esto «debido a un evento adverso inusual que es muy similar a un efecto adverso prevalente de las vacunas».

«Lo que me molesta más que ser acusada de acoso es la percepción de que nuestras hermanas son un grupo de bobos cobardes y descerebrados que no pueden pensar por sí mismos ni formar sus propias opiniones», subrayó. «Las hermanas que tenemos en nuestra Congregación son mujeres inteligentes, de carácter fuerte, dedicadas y decididas».

La Madre Marilla también señaló que el Times había citado su carta privada y confidencial escrita al Obispo Sherrington aunque ella «no había dado ningún permiso para que fuera citada a nadie».

«Ninguna de las hermanas tiene una copia de esta carta», sostuvo la monja.

Church Militant ha sabido por una fuente no relacionada que Sherrington, que también ha delatado a otros clérigos fieles a sus obispos, habría filtrado la carta y plantado la historia en The Times.

Sherrington había escrito a la monja en varias ocasiones expresando «preocupación por el apoyo que la Madre Marilla había dado a las protestas antivacunas y por los comentarios que había hecho criticando el programa de vacunas», dijo la diócesis de Westminster a The Times.

El obispo utilizó la autoridad del Papa Francisco y del arzobispo de Westminster, Cdl. Vincent Nichols, para amedrentar a la monja citando las opiniones no ministeriales del pontífice sobre la vacuna y las orientaciones pro-vacunas de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales.

Sherrington, que engañó a los católicos británicos sobre los pinchazos de COVID en septiembre de 2020, dijo que «le enviaron cartas» que la superiora mundial de la orden contemplativa estaba distribuyendo con respecto a la vacuna y «la gente estaba muy preocupada por sus opiniones.»

El informe, del que es coautora Catherine Pepinster, una periodista católica pro-vacunas y antigua editora de The Tablet -una revista católica liberal- también afirmaba falsamente que «muchas de las monjas del convento han hecho voto de silencio y rara vez ponen un pie en el mundo exterior.«

La Madre Marilla dijo a Church Militant:

Esto es una información errónea. Ninguna de nuestras hermanas ha hecho voto de silencio. Además, está bastante claro en los vídeos tomados durante la manifestación particular mencionada que yo estaba en la puerta principal del convento de Tyburn. Defiendo firmemente mi derecho a estar en la puerta de nuestro convento.

«Las monjas de clausura no hacen voto de silencio – es una falsa suposición muy extendida», tuiteó la organización Carmelite Nuns of Great Britain, corrigiendo el informe del que son coautores Collins y Pepinster.

Church Militant también habló por teléfono con las monjas, que confirmaron que no hacen voto de silencio.

La monja cita una «preocupación razonable«

En respuesta a la descripción que el periódico hace de ella como una «antivacunas declarada», la monja dijo que «lo más probable es que me hubiera descrito como pro-vax, ya que he recibido muchas, muchas vacunas desde la primera infancia».

«Las opiniones que he expresado sobre las inyecciones anti-COVID han surgido de una preocupación genuina y razonable por los problemas de seguridad y salud relacionados con estas mismas inyecciones», explicó.

La monja también criticó a los medios de comunicación por llevar a cabo «una verdadera campaña de desprestigio» contra ella y contra «los más eminentes y respetados profesores y profesionales de la ciencia y la medicina» que han advertido de los peligros de la inyección.

«¿Quién tiene la responsabilidad de cualquier muerte o lesión resultante de estas inyecciones anti-COVID? ¿Quién va a indemnizar por todo lo que han sufrido?», se preguntó la madre general. «Hace tiempo que ha llegado el momento de hablar en su favor».

«El periodismo sin integridad es propaganda. Con razón digo que, en todo caso, es a mí a quien se intimida», señaló.

Se trata de una información errónea. Ninguna de nuestras hermanas ha hecho voto de silencio.GabTweet

«Fuisteis hechos a imagen y semejanza de Dios. Habéis nacido libres», dijo la madre general a los manifestantes en una protesta en Londres el año pasado. «No dejéis que os quiten vuestras libertades».

En la puerta de su convento, añadió:

Desde enero, me han pedido que rece por 50 personas que han muerto. Soy monja desde hace 28 años, y en toda mi vida nunca me han pedido por nadie, que rece por alguien que haya muerto o incluso que haya sido herido por una vacuna. Sólo una vez en 2015, una niña, pero desde enero de este año, 2021, nos han pedido que recemos por 50 personas que han muerto por la vacuna».

Curiosamente, el convento de la Madre Marilla está cerca del sitio del árbol de Tyburn – el lugar histórico de los ahorcamientos públicos y del martirio católico. Durante la Revuelta Protestante, 105 católicos fueron colgados, arrastrados y descuartizados por negarse a prestar el juramento que acompañaba al Acta de Sucesión.

Esta ley exigía a todos los que se les pedía que prestaran el juramento que reconocieran a Ana Bolena como legítima esposa del rey Enrique VIII y a sus hijos como legítimos herederos del trono.