La nueva campeona mundial de Taekwondo es una monja de 67 años

La hermana Linda, campeona mundial de Taekwondo.
Con solo 4 pies y 11 pulgadas de alto (equivalente a 1,49 metros), la diminuta religiosa sabe cómo defenderse

Una hermana de Singapur, que pesa menos de 110 libras (49,895 kilos), proclama: “Siempre he sido pequeña y de complexión pequeña. Si puedo correr y patear, no tengo que llevar un arma para defenderme”.

La hermana Linda Sim explica que, a pesar de su pequeña estatura, “yo soy el arma”, según un artículo de TNP Singapur.

Si bien se unió a las Franciscanas Misioneras de la Divina Maternidad hace 43 años, todavía practica su arte a un nivel impresionante.

Ahora te estarás preguntando si no existe un conflicto entre practicar un arte marcial y dedicar tu vida a Dios como hermana religiosa. Sin embargo, la hermana Linda comparte que, para ella, “el Poomsae (una secuencia de movimientos en taekwondo) es una forma de arte y para mí es como un baile. No es violento y el lema de la (autoridad mundial) World Taekwondo es ‘la paz es más preciosa que el triunfo’”.

Curiosamente, se basa en el santo que inspiró su orden para explicar: “…San Francisco dijo la oración ‘Hazme un canal de tu paz’. El taekwondo me permite llegar a la gente en un idioma que no es de iglesia”. (Si bien la famosa «oración de la paz» a menudo se atribuye incorrectamente a San Francisco, los miembros de la Orden de los Frailes Menores a menudo se apoyan en esta plegaria).

Convertirse en una campeón mundial

En abril de 2022, la poseedora del cinturón negro de quinto dan (en las artes marciales japonesas modernas, los poseedores de rangos de dan  a menudo usan un cinturón negro); pudo usar sus habilidades para convertirse en la primera singapurense ganadora de una medalla de oro en el Campeonato Mundial de Taekwondo Poomsae que tuvo lugar en Corea del Sur.

A diferencia de muchas otras artes marciales, este deporte defensivo requiere que el atleta luche contra un oponente imaginario (no podemos evitar preguntarnos si la Hna. Linda fingió que estaba peleando contra algún tipo de demonio, ¡o tal vez luchaba contra el mismo diablo!). Venció a otras seis concursantes en su categoría de edad para convertirse en la campeona mundial entre los mayores de 65 años.

Al ganar el impresionante título, la Hna. Linda compartió:

“Me sentí en la cima del mundo ya que he alcanzado un hito importante en mi trayectoria de taekwondo. Me sentí muy bien porque esta es la primera vez que Singapur gana una medalla de oro y también sentí una gran gratitud hacia Dios”.

David Koh, el presidente interino de la Fundación de Taekwondo de Singapur (STF) también compartió:

“La Federación de Taekwondo de Singapur está muy orgullosa de ella. También es un brillante ejemplo para nuestros jóvenes de corazón singapurenses de que el deporte es para todos”.

Una hermana llena de acción

Parece que la Hna. Linda siempre se ha sentido atraída por la acción. De niña quería unirse a la policía o convertirse en soldado. Se desanimó cuando descubrió que las mujeres estaban más involucradas en el trabajo de oficina.

Así que la joven pasó de perseguir el sueño de salvar vidas a salvar vidas espirituales. A pesar de las preocupaciones de su madre, la Hna. Linda sintió un llamado a servir a Dios. Su madre estaba ansiosa por el hecho de creer que perdía a una hija y le tomó más de 10 años aceptar su decisión. Pero como explicó la hermana atleta:

“Iba a todas las fiestas y hacía todos los deportes, pero había un vacío en mí. Seguí sintiendo esta emoción de que Dios me estaba llamando y solo encontré paz después de unirme a las hermanas”.

Si bien la hermana ha viajado por el mundo con su trabajo, incluida una temporada de 17 años en Inglaterra para trabajar en un convento y tres años trabajando como administradora en un hospital en Zimbabue, fue hace 15 años cuando trabajaba con niños que sufrían del cáncer que empezó a tomar más en serio su pasión por el deporte.

De hecho, la Fundación de Taekwondo de Singapur estaba enseñando taekwondo a niños que luchaban contra el cáncer en el hospital de Asís que la FMDM había fundado en Singapur. La misma hermana fue entrenada por la fundación para ayudarla en su enseñanza.

Una cosa llevó a la otra y se dio cuenta de que no era demasiado mayor para llevar el deporte a un nivel superior, así que terminó compitiendo en Corea del Sur.

“Después de ver competir a mujeres canosas, pensé que quería entrenar para representar a Singapur porque estoy muy orgullosa de ser singapurense”.

Aunque la Hna. Linda está ocupada coordinando el trabajo misionero de las hermanas Franciscanas Misioneras de la Divina Maternidad en Singapur, también ha dedicado algún tiempo a participar en 25 competencias internacionales, logrando la impresionante cantidad de 30 medallas.

La campeona mundial en realidad tuvo que entrenar tres veces por semana antes de su última competición, y aunque tiene algunos dolores y molestias por el desgaste, insiste en que «la edad no es un problema para mí».

“La hermana Linda es un muy buen modelo a seguir para los niños pequeños.»

La hermana religiosa, que estaría más allá de la edad de jubilación, no parece que vaya a colgar su cinturón negro a corto plazo. Los sábados entrena a niños y, como señaló una madre, la Sra. Pamela Lim:

“La hermana Linda es un muy buen modelo a seguir para los niños pequeños. Podemos ver su pasión y compromiso con el taekwondo y todo el trabajo que hace como monja católica”.

Con suerte, la Hna. Linda tendrá muchos años más por delante para usar su pasión por el Taekwondo como una herramienta para inspirar a otros. En 2018, tuvo la alegría de ser recibida en audiencia por el papa Francisco junto con la Fundación Mundial de Taekwondo. Para ella fue un hito en su vida religiosa y en su trayectoria en este deporte. Puedes verlo en este vídeo:

Monjas rechazan vacuna y su convento es cerrado

El monasterio benedictino de Santa Caterina en Perugia está siendo cerrado. En febrero recibieron una inesperada visita apostólica, que ahora ha sido seguida por el traslado de 5 monjas. ¿El motivo? «El visitante encontró todos los aspectos de nuestro monasterio en orden, con la excepción del hecho de que no hemos sido vacunados», declaró la Madre Superiora, Madre Caterina al Daily Compass, mientras confirmaba la verdad detrás de las indiscreciones que circulaban en el éter. «Fui informado de la visita improvisada del obispo Bassetti, quien, sin embargo, no era consciente de las motivaciones detrás de un interés tan repentino. El decreto subraya lo que se afirma como mi comportamiento inapropiado: ¿debería haber obligado a mis hermanas a realizar un acto en contra de su voluntad, arriesgándome a la denuncia?»

El convento benedictino de Santa Caterina en Perugia pronto será cerrado por la fuerza. Lo que llama la atención del público es el hecho de que, a pesar del enrevesado lenguaje clerical -entre las palabras expresadas y otras que no se dicen- es el hecho de que las Hermanas no están vacunadas la causa principal del cierre.

Después de días de indiscreciones circulantes en la ciudad de Umbría, junto con artículos en los sitios de varias fuentes de noticias que afirman que el traslado de las 5 monjas se debe al hecho de que han rechazado la inoculación «sagrada», el Daily Compass ha recibido la confirmación de que la explicación exclusiva dada a la Madre Superiora del Monasterio Benedictino, presente en Corso Giuseppe Garibaldi 179 desde el año 1500, es este: su único pecado es su obstinada voluntad, expresada a través de su rechazo unánime de la vacuna, que la Madre Superiora no quiso imponerles. De lo contrario, el decreto reconoce que el convento está en perfecto orden espiritual, económico y litúrgico.

Fue la misma Madre Superiora quien confirmó la noticia al Daily Compass en esta inquietante entrevista.

«Es cierto, puedo confirmar que esta es la única explicación que me dieron al final de la visita apostólica», dijo la Madre Caterina al Daily Compass.

¿Por qué se llevó a cabo una visita apostólica?

Justo después de mediados de febrero recibimos la visita apostólica. Inmediatamente después se envió la revisión, y ahora estamos esperando una respuesta de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada.

Pero, ¿quién solicitó la visita?

No me lo dijeron. Me enteré por el cardenal Bassetti, que es arzobispo de Perugia.

¿Cuándo sucedió eso?

Me dirigí a él para firmar un documento, pero me dijo que no se me permitía firmarlo, porque el proceso de una visita apostólica se había puesto en marcha.

¿Y cómo respondiste?

Me quedé en shock. «¿Qué hicimos?» Le pregunté.

¿Cuál fue su respuesta a eso?

Me dijo que no lo sabía, pero que solo había sido informado de la visita.

¿Quién realizó la visita?

Una Hermana de la Orden de las Clarisas, de Orvieto, llamada Madre Cristiana.

¿Qué hay en el decreto que podría motivar el cierre del convento?

El decreto establece que mi comportamiento fue inadecuado.

¿Qué significa eso exactamente?

Hice un examen de conciencia, pero sinceramente no pude encontrar una justificación. Incluso la visitante dijo que no encontró nada malo, ni con la liturgia ni con nuestra formación espiritual, y reconoció que somos económicamente autosuficientes. Absolutamente nada, ni siquiera en lo que respecta al mantenimiento del convento.

¿Llegaste a una conclusión?

La única explicación que me dieron fue el hecho de que las monjas no habían sido vacunadas.

¿Quién te dijo eso?

El visitante. (El Daily Compass ha intentado comunicarse con la Hermana, pero el convento de clausura tiene una sola línea telefónica).

¿Cuántas hermanas hay en el convento?

Somos cinco, con una sexta que se suponía que llegaría de Brasil, pero ha tenido dificultades para obtener su visa debido a las restricciones de covid. En la actualidad, una de nuestras hermanas se encuentra en recuperación postoperatoria en ALessandria. Pero de todos modos, hay cinco en total en la actualidad.

¿Es posible que como el número es tan bajo que podría ser la razón de la decisión de cerrar el convento, como se afirma en el Cor Orans (la aplicación de la Constitución Apostólica Vultum Dei quaerere, con respecto a la vida contemplativa femenina)?

No, no lo creo, porque sería más apropiado solicitar algún tipo de afiliación antes de llegar a una decisión tan drástica.

¿Posee una propiedad?

Sólo el monasterio, comprado entre 1860 y 1940 en tres tramos, por el sudor de nuestras cejas. Tenemos un negocio de encuadernación que sigue activo.

De acuerdo con el decreto, ¿qué aspectos de su comportamiento se consideran inapropiados?

No se me explicó tal cosa, pero tal vez, según ellos, ¿debería haber obligado a mis Hermanas a vacunarse?

¿Se ha vacunado?

No.

¿Eso te convierte en un llamado «vacilante de vacunas»?

No, soy una mujer de ciencia. Antes de tomar mis votos trabajé en el campo de la investigación científica.

Entonces, ¿deberías haber obligado a tus Hermanas a vacunarse?

Nunca podría obligar a nadie a hacer algo que no desea hacer. Me arriesgaría a una investigación criminal.

¿Está de acuerdo con su decisión de rechazar la vacuna?

Sí. En mayo, cuando surgió la cuestión de la vacuna, todos declararon inmediatamente que no deseaban vacunarse. Decidimos esperar nuestro tiempo, y en octubre la pregunta problemática se presentó una vez más. El médico del convento se puso en contacto conmigo, y de nuevo nos negamos.

¿Son todos ancianos?

No, no todos somos ancianos.

¿Has tenido covid en los últimos dos años?

No, todos gozamos de excelente salud.

Como monasterio de clausura, tienes muy poco contacto con el público, ¿es correcto?

Exactamente, ese es el caso desde el cierre del albergue. El único contacto posible sería en la iglesia, que abrimos a la congregación para la misa, pero en esos momentos nos quedamos detrás de la reja en nuestra área de clausura.

¿Cuál es la situación actual?

Dos monjas han sido trasladadas, o mejor dicho, una está en el hospital y será dada de alta la próxima semana, mientras que la otra está en Roma en Villa della Meditazione para recuperarse de un problema ocular. Sin embargo, ya sé que no volverán aquí.

Entonces, solo hay dos de ustedes. ¿Qué harás?

Solicitamos ir a las Hermanitas de la Divina Providencia en Alessandria.

¿Crees que el convento estará cerrado?

Pedí a los miembros de la parroquia que oraran, por la intención de mantener este edificio como un lugar de oración. Puedo ir, pero es importante que el convento permanezca.

¿Planea vacunarse ahora?

Después de lo que ha sucedido, realmente creo que en este punto, nunca elegiré vacunarme.

http://lanuovabq.it/it/monache-rifiutano-il-vaccino-il-convento-viene-chiuso

El obispo delata a la Madre General a Roma

WESTMINSTER, Inglaterra (ChurchMilitant.com) – Una de las monjas más veteranas de Gran Bretaña, que se opone en conciencia a tomar la vacuna COVID-19, contaminada por el aborto, y que fue denunciada a Roma por un obispo promotor de la vacuna, responde a las falsas acusaciones vertidas en un periódico británico.

La Madre Marilla con sus hermanas benedictinas

John Sherrington, obispo auxiliar de Westminster, denunció a la Madre General Marilla ante el Vaticano después de que ésta se negara a capitular ante sus cartas en las que la presionaba para que cambiara sus opiniones sobre la vacuna, según ha sabido Church Militant.

«Se me ha amenazado en numerosas ocasiones con denunciarme ante la Santa Sede y, en particular, ante la Congregación para los Religiosos por razones de incumplimiento percibido», dijo la Madre Marilla a Church Militant en una declaración el martes.

«En estos casos, quienes han emitido tales amenazas han ignorado casi por completo los derechos fundamentales», añadió la monja.

La monja en el punto de mira

El domingo, The Times escribió un artículo de impacto en el que citaba acusaciones sin fundamento de que la Madre General Marilla, de las Adoratrices Benedictinas del Sagrado Corazón de Jesús de Montmartre, había obligado a sus monjas a no recibir el pinchazo.

Sin aportar pruebas de sus afirmaciones, The Times informó de que algunas de las acusaciones contra la Madre Marilla «se refieren a que las monjas se sienten presionadas para no vacunarse».

La madre Marilla, que dirige el convento de Tyburn, frente a Hyde Park, en Londres, participó en las protestas por la libertad contra los cierres de COVID en mayo de 2021 y fue filmada pidiendo a los manifestantes que «protegieran a los niños» de una vacuna que «mata a la gente».

La diócesis de Westminster confirmó que su obispo auxiliar, John Sherrington, había denunciado a la Madre General Marilla ante el Vaticano por alertar sobre los peligros del jab a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano.

En una detallada carta a Church Militant refutando las acusaciones, la Madre Marilla explicó cómo tuvo una conversación telefónica con el reportero de The Times David Collins, quien admitió que «no fue capaz de decirme qué hermanas estaban haciendo las acusaciones».

La Madre Marilla se explayó:

A lo largo de 2021 he expresado claramente a todas las hermanas de nuestro Instituto que es mi derecho y también un deber moral expresar mi opinión respecto a estas inyecciones anti-COVID, pero que ellas tienen la completa libertad de elegir si desean tomar las inyecciones anti-COVID o no.

He comunicado esto por correo electrónico, escribiendo en la pizarra de la comunidad y también verbalmente a algunas hermanas individuales. Yo, de hecho, no conozco el estado de vacunación de ninguna de nuestras hermanas porque no les he preguntado. Es su propio asunto y yo no me entrometo en él. Si las hermanas desean decírmelo, es su decisión.

La madre general dijo a Church Militant que «tal vez una o dos hermanas pueden haber tomado la vacuna» y que sospechaba esto «debido a un evento adverso inusual que es muy similar a un efecto adverso prevalente de las vacunas».

«Lo que me molesta más que ser acusada de acoso es la percepción de que nuestras hermanas son un grupo de bobos cobardes y descerebrados que no pueden pensar por sí mismos ni formar sus propias opiniones», subrayó. «Las hermanas que tenemos en nuestra Congregación son mujeres inteligentes, de carácter fuerte, dedicadas y decididas».

La Madre Marilla también señaló que el Times había citado su carta privada y confidencial escrita al Obispo Sherrington aunque ella «no había dado ningún permiso para que fuera citada a nadie».

«Ninguna de las hermanas tiene una copia de esta carta», sostuvo la monja.

Obispo pro-vacunas, informe inexacto

A lo largo de 2021 he expresado claramente a todas las hermanas de nuestro Instituto que es mi derecho y también un deber moral expresar mi opinión respecto a estas inyecciones anti-COVID, pero que ellas tienen la completa libertad de elegir si desean tomar las inyecciones anti-COVID o no.

He comunicado esto por correo electrónico, escribiendo en la pizarra de la comunidad y también verbalmente a algunas hermanas individuales. Yo, de hecho, no conozco el estado de vacunación de ninguna de nuestras hermanas porque no les he preguntado. Es su propio asunto y yo no me entrometo en él. Si las hermanas desean decírmelo, es su decisión.

La madre general dijo a Church Militant que «tal vez una o dos hermanas pueden haber tomado la vacuna» y que sospechaba esto «debido a un evento adverso inusual que es muy similar a un efecto adverso prevalente de las vacunas».

«Lo que me molesta más que ser acusada de acoso es la percepción de que nuestras hermanas son un grupo de bobos cobardes y descerebrados que no pueden pensar por sí mismos ni formar sus propias opiniones», subrayó. «Las hermanas que tenemos en nuestra Congregación son mujeres inteligentes, de carácter fuerte, dedicadas y decididas».

La Madre Marilla también señaló que el Times había citado su carta privada y confidencial escrita al Obispo Sherrington aunque ella «no había dado ningún permiso para que fuera citada a nadie».

«Ninguna de las hermanas tiene una copia de esta carta», sostuvo la monja.

Church Militant ha sabido por una fuente no relacionada que Sherrington, que también ha delatado a otros clérigos fieles a sus obispos, habría filtrado la carta y plantado la historia en The Times.

Sherrington había escrito a la monja en varias ocasiones expresando «preocupación por el apoyo que la Madre Marilla había dado a las protestas antivacunas y por los comentarios que había hecho criticando el programa de vacunas», dijo la diócesis de Westminster a The Times.

El obispo utilizó la autoridad del Papa Francisco y del arzobispo de Westminster, Cdl. Vincent Nichols, para amedrentar a la monja citando las opiniones no ministeriales del pontífice sobre la vacuna y las orientaciones pro-vacunas de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales.

Sherrington, que engañó a los católicos británicos sobre los pinchazos de COVID en septiembre de 2020, dijo que «le enviaron cartas» que la superiora mundial de la orden contemplativa estaba distribuyendo con respecto a la vacuna y «la gente estaba muy preocupada por sus opiniones.»

El informe, del que es coautora Catherine Pepinster, una periodista católica pro-vacunas y antigua editora de The Tablet -una revista católica liberal- también afirmaba falsamente que «muchas de las monjas del convento han hecho voto de silencio y rara vez ponen un pie en el mundo exterior.«

La Madre Marilla dijo a Church Militant:

Esto es una información errónea. Ninguna de nuestras hermanas ha hecho voto de silencio. Además, está bastante claro en los vídeos tomados durante la manifestación particular mencionada que yo estaba en la puerta principal del convento de Tyburn. Defiendo firmemente mi derecho a estar en la puerta de nuestro convento.

«Las monjas de clausura no hacen voto de silencio – es una falsa suposición muy extendida», tuiteó la organización Carmelite Nuns of Great Britain, corrigiendo el informe del que son coautores Collins y Pepinster.

Church Militant también habló por teléfono con las monjas, que confirmaron que no hacen voto de silencio.

La monja cita una «preocupación razonable«

En respuesta a la descripción que el periódico hace de ella como una «antivacunas declarada», la monja dijo que «lo más probable es que me hubiera descrito como pro-vax, ya que he recibido muchas, muchas vacunas desde la primera infancia».

«Las opiniones que he expresado sobre las inyecciones anti-COVID han surgido de una preocupación genuina y razonable por los problemas de seguridad y salud relacionados con estas mismas inyecciones», explicó.

La monja también criticó a los medios de comunicación por llevar a cabo «una verdadera campaña de desprestigio» contra ella y contra «los más eminentes y respetados profesores y profesionales de la ciencia y la medicina» que han advertido de los peligros de la inyección.

«¿Quién tiene la responsabilidad de cualquier muerte o lesión resultante de estas inyecciones anti-COVID? ¿Quién va a indemnizar por todo lo que han sufrido?», se preguntó la madre general. «Hace tiempo que ha llegado el momento de hablar en su favor».

«El periodismo sin integridad es propaganda. Con razón digo que, en todo caso, es a mí a quien se intimida», señaló.

Se trata de una información errónea. Ninguna de nuestras hermanas ha hecho voto de silencio.GabTweet

«Fuisteis hechos a imagen y semejanza de Dios. Habéis nacido libres», dijo la madre general a los manifestantes en una protesta en Londres el año pasado. «No dejéis que os quiten vuestras libertades».

En la puerta de su convento, añadió:

Desde enero, me han pedido que rece por 50 personas que han muerto. Soy monja desde hace 28 años, y en toda mi vida nunca me han pedido por nadie, que rece por alguien que haya muerto o incluso que haya sido herido por una vacuna. Sólo una vez en 2015, una niña, pero desde enero de este año, 2021, nos han pedido que recemos por 50 personas que han muerto por la vacuna».

Curiosamente, el convento de la Madre Marilla está cerca del sitio del árbol de Tyburn – el lugar histórico de los ahorcamientos públicos y del martirio católico. Durante la Revuelta Protestante, 105 católicos fueron colgados, arrastrados y descuartizados por negarse a prestar el juramento que acompañaba al Acta de Sucesión.

Esta ley exigía a todos los que se les pedía que prestaran el juramento que reconocieran a Ana Bolena como legítima esposa del rey Enrique VIII y a sus hijos como legítimos herederos del trono.