La oración y las señales de la iglesia son sanadoras

Una buena parte de los católicos cree firmemente en el poder curativo de la oración y en los signos de la Iglesia.

Ponemos especial énfasis en lo que los científicos han encontrado sobre el mecanismo que produce la curación a través de la oración y la bendición de los objetos.

Valeri Slezin, jefe del Laboratorio de Neuropsicofisiología del Instituto de Investigación y Desarrollo Psiconeurológico Bekhterev en San Petersburgo, ha encontrado en su investigación que la oración es un remedio poderoso.

«No solo regula los procesos en el organismo humano, sino que también restaura la estructura dañada de la conciencia».

Los científicos han descubierto un estado desconocido de conciencia que ocurre durante la «comunión con Dios».

En el laboratorio de Bekhterev, el profesor Valery Slezin realizó experimentos únicos en psicofisiología midiendo el cerebro mientras la gente rezaba.

Hasta ahora la ciencia conocía tres estados principales del cerebro: la vigilia y los sueños «rápidos» y «lentos».

Pero los experimentos de Slezin descubrieron otro, que puede llamarse «oración» mientras está despierto.

El profesor Slezin hizo algo increíble; midió la fuerza de la oración.

Grabó electroencefalogramas de monjes rezando y pudo ver el fenómeno inusual de la completa «desconexión» de su corteza cerebral.

En esta condición, la corteza cerebral está desconectada y la percepción de la información de la persona está pasando por alto los procesos de pensamiento y análisis.

Esto aparece en el electroencefalograma.

En el momento de despertar del sueño la corteza cerebral genera ritmos biológicos alfa y beta, con corrientes de velocidades que van desde los ocho a los treinta hercios.

Cuando los sujetos estaban inmersos en el éxtasis de la oración, el ritmo se ralentizaba a una frecuencia de tres hercios.

Estos ritmos lentos se llaman ritmos delta y se observan solo en bebés de hasta tres o cuatro meses de edad cuando están cerca de su madre.

A medida que una persona envejece, la sensación de seguridad desaparece, la actividad cerebral aumenta y el ritmo de las corrientes eléctricas cerebrales se vuelve más rápido, y caen solo durante el sueño profundo y durante una oración, como demostró el científico.

Es decir, estas personas se han convertido literalmente en bebés que han orado.

Los voluntarios volvieron al ritmo normal de los impulsos eléctricos a la corteza cerebral después de que dejaron de orar.

Según el profesor Slezin, la oración en el estado de vigilia, cuando el cerebro está en el estado «infantil», se necesita tanto como otros estados; es vital para cualquier persona.

Si no está en mi vida, la armonía se rompe en el cuerpo y surgen enfermedades.

Es un hecho conocido que las enfermedades son causadas principalmente por situaciones y eventos negativos que se quedan en nuestra mente.

Sin embargo, durante una oración las preocupaciones pasan a un segundo plano o incluso desaparecen en absoluto.

De esta manera, es posible tanto la curación física, moral y psicológica.

Por lo tanto, no es extraño que el Evangelio diga que seamos como niños si queremos ser salvos:

«En verdad os digo que a menos que cambiéis y lleguéis a ser como niños pequeños, no entraréis en el reino de los cielos» (Mateo 18:3).

Durante la oración, las conexiones anormales entre las neuronas se rompen, la persona se relaja, deja de pensar en la enfermedad.

Y lo más importante, se deshace del miedo a la enfermedad.

La oración fiel alivia las fobias y, por lo tanto, aumenta la inmunidad.

Según las estadísticas de pacientes con cáncer en etapa terminal, los creyentes vivieron cinco años más que el promedio.

Solo tienes que creer y orar para estar en buenas condiciones, y hacerlo sinceramente desde el corazón.

O el efecto terapéutico no tendrá lugar.

ALGUNOS CASOS DE ESTUDIO

En los Estados Unidos el tratamiento de la esquizofrenia con la oración.

Científicos del Seminario Teológico de Pasadena y de la Universidad de California realizaron un interesante estudio.

A través de entrevistas analizaron las prácticas religiosas de más de 400 pacientes con esquizofrenia, depresión mayor y algunas otras enfermedades psiquiátricas.

Encontraron que el 80 por ciento de los encuestados se convirtieron en verdaderos creyentes para hacer frente a la desesperación, los ataques de agresión o el llanto.

Los científicos han encontrado una clara correlación: cuanto más tiempo reza el paciente, más fácil es hacer frente a los síntomas de enfermedades graves.

En Alemania, complicaciones después de una cirugía cardíaca.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Aquisgrán, llegó a la conclusión de que los pacientes con enfermedades cardíacas sufren entre un 20 y un 30% menos de complicaciones postoperatorias, si rezan.

El experimento consistió en 150 personas. Todos ellos fueron tratados después de la cirugía con métodos tradicionales: medicamentos, masajes.

Pero más de la mitad de ellos estaban orando, y ni los pacientes ni los médicos lo sabían.

Los resultados superaron todas las expectativas. Las personas que oraron fueron dadas de alta del hospital dos semanas antes que el grupo de control.

En Estados Unidos, contra la depresión.

Un estudio realizado por la Universidad Yeshiva en Manhattan encontró que aquellos que asisten regularmente a los servicios religiosos tienen un 56 por ciento más de probabilidades de tener una perspectiva optimista de la vida.

Y un 27 por ciento menos de probabilidades de deprimirse que aquellos que no lo hacen.

En los Estados Unidos, mejor respuesta al tratamiento del SIDA.

La Universidad de Miami realizó un estudio que mostró que los pacientes que se habían vuelto más «espirituales» luchaban contra la enfermedad mejor que otros.

Tenían un mayor número de células CD4 y una menor carga viral, considerando pacientes que tenían el mismo nivel de apoyo social, optimismo y regularidad del tratamiento.

Además, los pacientes «espirituales» tenían un nivel más bajo de estrés y hormona cortisol que los otros pacientes.

LOS SERVICIOS DE LA IGLESIA TAMBIÉN SON SANADORES

Los servicios de la iglesia ayudan a mejorar la salud según la ingeniera y electrofísica Angelina Malakovskaia del Laboratorio de Tecnología Médica y Biológica.

Han realizado más de mil investigaciones para conocer las características clínicas de salud de los feligreses antes y después del servicio.

En primer lugar, un servicio en el templo normaliza la presión arterial y los valores sanguíneos.

Las oraciones pueden neutralizar incluso la radiación atómica.

Se sabe que después de la explosión de Chernobyl los instrumentos para medir la radiación mostraron una lectura muy alta, fuera de la escala.

Sin embargo, la radiación de fondo era normal cerca de la Iglesia de San Miguel Arcángel a cuatro kilómetros de los reactores.

Los científicos de San Petersburgo también confirmaron experimentalmente que el agua bendita, la señal de la cruz y el repique de las campanas de la iglesia también pueden ser curativas.

Es por eso que en Rusia las campanas suenan constantemente durante las epidemias.

El rango de ultrasonido del repique de campanas mata los virus de la gripe, la hepatitis y el tifus.

De hecho, las personas pueden recuperarse en los templos cuando tocan reliquias sagradas.

EFICACIA DE LA SEÑAL DE LA CRUZ, LA BENDICIÓN

El signo de la cruz es aún más efectivo, porque mata los microbios patógenos (bacilo del colon y estafilococo).

No solo en el agua del grifo, sino también en ríos y lagos.

Es incluso más eficiente que los dispositivos modernos de desinfección por radiación electromagnética.

El Laboratorio del Instituto de Medicina Industrial y Naval investigó el agua antes y después de la bendición.

Y resultó que si el Padre Nuestro se recita sobre el agua y la señal de la cruz se hace sobre el agua, el número de bacterias malignas es cien veces menor.

Y la radiación electromagnética da resultados mucho peores.

Por lo tanto, las recomendaciones ortodoxas son bendecir cualquier alimento y bebida, porque eso no solo es de valor espiritual sino también de carácter preventivo.

Lo que se ha visto es que el agua no solo se purifica con la bendición sino que cambia su estructura, volviéndose inofensiva y curativa.

Esto ha sido demostrado.

Los espectrógrafos sugieren que el agua bendita tiene una densidad óptica más alta, como si entendiera el significado de las oraciones y lo mantuviera.

Esa es la razón de su calidad curativa única.

La única limitación es que solo cura a las personas piadosas.

«El agua diferencia el nivel de creencia de las personas», dijo Angelina Malakhovskaya.

«Cuando un sacerdote bendice el agua, la densidad óptica del agua es 2,5 veces mayor.

Cuando un laico religioso lo hace, es sólo 1,5 veces mayor.

Pero con la bendición de un hombre no bautizado, no creyente, sin una cruz alrededor de su cuello, los cambios son insignificantes».

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: