Archive

Archive for the ‘Opus Dei’ Category

Apóstoles del Rosario y beneficiarios de sus gracias

Así es la relación de los Postigo Pich con la Virgen

familia-postigo

La familia Postigo Pich siempre ha tenido una gran devoción a la Virgen

¿Cómo llevar adelante una familia con 18 hijos? ¿Cómo soportar la muerte de tres de ellos? ¿Cómo se puede sonreír tras perder al padre y esposo quedándose viuda y 15 hijos? Estas preguntas seguramente se las han hecho muchas personas tras conocer a la familia Postigo Pich y la muerte del padre, José María, en lo que se ha convertido en un auténtico testimonio de fe que ha sobrepasado fronteras.

Y ha sido precisamente la fe la que ha sostenido a esta familia durante todos estos años en los que Chema y Rosa han dicho siempre sí a la vida. En esta familia la Virgen María ha tenido un papel protagonista, que durante estos días les ha consolado y que ahora les permite estar felices y llevar esta situación con paz.

Desde el comienzo de su vida matrimonial la Virgen ha sido parte esencial. José María y Rosa se casaron en el santuario mariano de Torreciudad, donde ofrecieron su matrimonio. Y a este mismo lugar volvió Rosa junto con sus quince hijos tras el entierro de su marido en Barcelona.

La Virgen, verdaderamente como madre

Dos días después del entierro, contaba Rosa, “a la salida del colegio nos escapamos a Torreciudad, santuario donde nos casamos hace 27 años. Hemos venido a pedir ayuda a Nuestra Madre, a dejarle nuestras lágrimas y a suplicarle que no nos abandone. Todos juntos de romería a pedirle fuerza para lo que viene. Todos juntos podemos superarlo”.

Y luego volvía a escribir: “Nos hemos ido a despedir de la Virgen. Madre mía no nos dejes. Cógenos fuerte de la mano. Ayúdanos a sonreír. Cúbrenos con tu manto. Gracias, gracias, gracias”.

La relación de los Postigo Pich con la Virgen va mucho más allá de los momentos de sufrimiento sino que es una relación diaria forjada durante años. Todos los días, toda la familia pide la protección de la Madre y rezan a ella.

torreciudad-postigo

Tras enterrar a Chema, toda la familia acudió al santuario de Torreciudad

En uno de los capítulos de Cómo ser feliz con 1,2,3…hijos? libro que Rosa escribió y que ya se ha traducido a 10 idiomas responde a una pregunta que le han hecho cientos de veces: ¿cuál es su secreto para criar tantos hijos y encima hacer más cosas? Su respuesta hace entender cómo toda la familia ha podido vivir este acontecimiento de muerte con tanta serenidad.

“En nuestra casa rezar no es algo obligatorio, porque respetamos la libertad de nuestros hijos, pero les explicamos que nos ayuda a ser mejores personas, más humanos, más buenos, hace que nos ayudemos unos a otros y que no nos peleemos por tonterías. Cuando de buena mañana empiezan ya a discutir y a pelearse durante el desayuno, yo les digo: ‘chicos, ¿no habéis rezado hoy?’. Y empiezo a cantar el ofrecimiento de obras, por el cual ofrecemos el día a la Virgen María y le pedimos ayuda. Así sacamos el ‘demoniete’ que todos tenemos dentro”.

Y ella particularmente tiene otro secreto para lograr sacar adelante el día como madre y trabajadora. “Mi secreto no es nada caro, resulta accesible para todos los bolsillos del planeta”, bromea Rosa en el libro. Y no es otro que “madrugar por la mañana y asistir a Misa cada día. Luego intento quedarme media hora delante del Santísimo expuesto, es allí donde cojo fuerzas, donde veo las posibles soluciones a los problemas a los que me voy a enfrentar ese día, donde pienso nominalmente en cada uno de mis hijos, y veo qué pequeña mejora puedo trabajar con cada uno de ellos, y en mi marido”.

El Rosario, siempre en familia

Si los Postigo Pich han tenido un arma para mantenerse unidos ante tanto sufrimiento ha sido el Rosario en familia. En una reciente entrevista para Religión en Libertad tras el entierro de su madiro, Rosa afirmaba que durante todos estos años “hemos intentado vivir cada día, como con el rezo del Rosario en familia”.

“La Virgen siempre que se ha aparecido habla de rezar el Rosario en familia. Ya sea en Fátima, en Guadalupe, en Lourdes, o ahora en Medjugorje. Siempre la Virgen está diciendo lo mismo: ‘rezad el Rosario’”, relataba.

postigo-pich-rosarios

La familia Postigo-Pich repartió 10.000 rosarios durante los funerales en Madrid y Barcelona

Además, recordaba que justo tras diagnosticar el cáncer con metástasis a Chema, “lo primero que dijimos era que teníamos que rezar el Rosario en familia. Ella está contenta y feliz cuando rezamos”.

Y así ha sido durante todo su matrimonio: “Siempre rezábamos en familia aunque los bebés fueran recién nacidos, y aprovechábamos cuando les tocaba dar el pecho y allí estábamos todos juntos. A lo mejor uno llegaba tarde, otro estaba haciendo un trabajo, otro se cansaba pero tienen el recuerdo de rezar el Rosario en familia todos juntos”.

Evangelizar también durante el entierro de Chema

De hecho, es tan importante la Virgen y el Rosario que incluso la muerte de Chema se ha convertido en una ocasión de evangelizar y de extender el rezo de esta oración mariana. Hasta 10.000 rosarios ha repartido la familia Postigo Pich durante los funerales que se han celebrado en Madrid y Barcelona y que fueron multitudinarios. Recordatorios que fueron montados como no podía ser de otro modo, en familia.

 

 

Chema Postigo

Posted by in Espíritu

81076d8d-a98f-42a8-a69f-44e45f0f42c0

Me resistía a este momento. No quería escribir sobre Chema. Me parecía que no había papel ni teclado capaces de resistir la energía del trazo que una vida como la de Chema reclama. Siempre por delante, junto con Rosa. Por delante en el amor. Por delante en la entrega. Por delante en la generosidad. Por delante en el dolor. Por delante en la amistad. Por delante en la actividad. Por delante en la contemplación. Por delante… en el Cielo.

img_0415Hace más de 25 años, un grupo de matrimonios jóvenes iniciamos con Rosa y Chema la que su suegro, Rafael Pich, llamaba la nueva era de la orientación Familiar, la nueva era de la felicidad para miles y miles de familias. El curso de Primeros Pasos, y el de Primeras Letras y Decisiones y Adolescencia y Amor Matrimonial… Y Chema, con su muñeca, como en la foto, a todas partes, enseñando lo grande y lo pequeño. Enseñando el amor. Lo que quieras aprender, enséñalo, decía Rafael, y a él le resultaba fácil, muy fácil, porque se limitaba a enseñar lo que él era, un corazón inabarcable, sin afán de protagonismo alguno. Hacer y desaparecer, pero desaparecer estando ahí, en la sombra, al servicio de todos.

Nunca un no. Una llamada de Mari Carmen Navarro, desde el Fert: “Chema, nos ha fallado un moderador. Su sesión es dentro de dos horas… en Lleida”. Y Chema cogía su petate, su muñeca, apretaba el corazón entre sus dedos y salía hacia Lérida.

Y, después, los países. Desde la IFFD, federación que coordina los cursos de orientación familiar en todo el mundo, ni siquiera teníamos que llamarle. Brasil, Hong Kong, Corea, Chequia, Eslovaquia, Croacia, Eslovenia, Costa de Marfil, Ucrania y tantos otros. Era él quien llamaba. ¡A la vuelta! Con todo hecho… y muchas veces, nosotros sin saberlo, y todo en marcha. Los lugares más comprometidos. Siempre dispuesto. Con Rosa, la mejor embajadora de la familia, llevando su libro, “¿Como ser feliz con 1,2,3… hijos?” y, con él, la verdadera vida de familia por todo el mundo.

Su última locura fue el Family Enrichment Holidays en Torreciudad. Quince días de vacaciones para los demás. Y Rosa y él sirviendo a las familias que venían de lugares lejanos para formarse como directivos de las actividades de Orientación Familiar en sus países. Recogidas en aeropuertos, viajes arriba y abajo, organización de actividades, sesiones de formación… Y la sonrisa permanente. Nunca pasa nada. Nada te turbe, nada te espante…

Chema tenía un sueño. Y lo vivió con Rosa. Un sueño que -hoy lo está comprobando- es un pensamiento divino: el sueño del amor sin límites. Amor a Rosa, a sus 18 hijos -tres, con él, en el Cielo- y también, en lo que a mí más me ha tocado vivir, a todas las familias del mundo. Quien no ha conocido a alguien como Rosa y Chema difícilmente puede entender la capacidad de expansión del corazón humano, que crece y crece y crece cuando se olvida de sí y se da sin reservas.

Estos días, rezando por la curación de Chema, pensaba que, con diez como Rosa y Chema, daríamos la vuelta a esta ciudad de Barcelona y, desde ella, al mundo entero, para hacer de él la Familia que nunca debió dejar de ser. Chema se sabía miembro de esa familia humana y luchó toda su vida por mantenerla unida y acercarla, uno a uno, corazón a corazón, como han de ser tratadas las personas, al Padre común.

Les confieso una pequeña intimidad: tengo la costumbre de pedir a Dios que me conceda un cachito, aunque sea pequeño, de la virtud más destacada de las personas próximas a mí que nos dejan, en la certeza de que ellas las tienen ya en grado sumo.

Encontrar diez Chemas es un imposible metafísico, pero nos queda Rosa… Con tu permiso, Rosa, me atrevo a pedir a todos cuantos lean estas palabras que hagan como yo y pidan al Señor que les conceda algo, por poco que sea, de Chema. Y quizás entre todos podremos ir colmando poco a poco ese gran vacío que ahora sentimos… y que Chema, irrumpiendo desde su nuevo hogar silenciosa y discretamente, como siempre hacía, sabrá llenar y desbordar con sobreabundancia de todas las cosas buenas que pidamos por su medio.

Chema Postigo, Un padre y Marido Ejemplar

Padre de 18 hijos, tres de ellos fallecidos, Chema se casó en Torreciudad y perteneció a la Junta de Gobierno durante varios años. Veraneó y promovió encuentros familiares a los pies del santuario, organizando cursos y facilitando el alojamiento a familias de países lejanos. Su esposa Rosa ha dado la noticia en Instagram (#comoserfelizconunodostreshijos). Descanse en paz. VÍDEO-ENTREVISTA.

El hijo de Chema Postigo: «Mi padre solo quería acercar a las personas a Dios. Y vaya si lo está haciendo»

HijoDeChemaPostigoMiPadreSoloQueriaAcercarALasPersonasADios1

La basílica de Santa María del Mar de Barcelona acogió la tarde del miércoles el funeral por Chema Postigo. «La gente me comentaba que han tocado el Cielo», asegura su mujer, Rosa Pich. A la celebración han acudido personas de toda España y de países como Polonia, Hong Kong, Bélgica, Dinamarca, Pekín, Suiza o Portugal. El funeral en Madrid será el viernes 17 de marzo a las 20 horas en la iglesia de San Francisco de Borja (calle Serrano 104)

«Mis hijos han entrado y sacado a papá en Santa María del Mar», explica Rosa en su Facebook, junto a una foto en la que sus 15 hijos acompañan el féretro de su padre. Uno de ellos, Perico, dedicó unas palabras al término de la Eucaristía que su madre ha querido compartir con los internautas.

El joven, además de agradecer las muestras de cariño llegadas de todo el mundo, recordó cómo su padre «nos comunicó a sus hijos que tenía cáncer diciéndonos: “Dios nos quiere tanto tanto…”. Con estas palabras, aseguraba Perico, «ya podríamos resumir cómo fue la vida de papá: una vida intensa en Dios vivida para los demás».

HijoDeChemaPostigoMiPadreSoloQueriaAcercarPersonasADios2-270x170Las emociones de estos días «nos han acercado más a Dios, hemos podido vivir un pedacito de Cielo, donde ahora está papá», aseguró. Aunque es inevitable «recordar los momentos que pasamos con él y que hoy definen quiénes somos. Al pensar su pérdida queda reflejado en nuestra alma un dolor y sufrimiento que solo la esperanza en Dios puede paliar». Esperanza, aseveró, «de que a pesar de no tenerle ya entre nosotros él sigue presente y nos escucha, y que está con Dios, que a veces parece que nos la juega».

Perico definió a su padre como «un hombre bondadoso, amante incondicional de la familia y amigo de sus amigos. Bondadoso. Esposo y padre. Fiel a sus amistades sin mirar nunca el estamento social, tan solo quería amar y acercar a las personas a Dios. Y vaya si lo está haciendo». Chema, añadió, «no escapó del sufrimiento» y «los que estamos cerca «hemos sido testigos estos días de lo dolorosa y bella que puede ser la vida, de las paradojas de amar y sufrir y a pesar de todo ser felices unidos con la familia y los amigos».

«Papá –concluyó–, eres un ejemplo de vida cristiana, de piedad mariana y de entrega al prójimo. Dios quiera que nos parezcamos más y más a ti. Ayúdanos a todos».

Cristina Sánchez Aguilar

Fecha de Publicación: 10 de Marzo de 2017

Categorías:Familias Numerosas, Mundo, Opus Dei Etiquetas:

Muere Chema Postigo, padre de la familia escolarizada más numerosa de España

Gabriel Ariza                                                                                              6 Marzo, 2017

El séptimo de 14 hermanos conoce a la novena de una familia de 16. Se casan y tienen 18 hijos. Dios ha querido llevarse a Chema cuando todavía tienen hijos pequeños. Un cáncer de hígado ha acabado, en pocas semanas, con su vida.

El séptimo de 14 hermanos conoce a la novena de una familia de 16. Se casan y tienen 18 hijos. Los Postigo-Pich son la familia escolarizada más numerosa de España. Hoy Dios ha querido llevarse a Chema, el padre, tras una rapidísima enfermedad en la que ha sido “el paciente mejor acompañado del hospital”. La noticia del fallecimiento la ha dado su esposa a través de Instagram:

WhatsApp-Image-2017-03-06-at-09.43.28

postigo_pich_tren-1-300x134

“Los médicos nos aconsejaron no tener más hijos, pues se morirían todos. A día de hoy viven 15…”

La familia más numerosa de España, los Postigo Pich, se sometió hace tres años a las preguntas de los lectores de Infovaticana. Lea aquí sus respuestas. ¿Quiénes son los Postigo-Pich? El séptimo de 14 hermanos conoce a la novena de una familia de 16. Se casan y tienen 18 hijos. Los Postigo-Pich son la familia escolarizada más numerosa de … Sigue leyendo“Los médicos nos aconsejaron no tener más hijos, pues se morirían todos. A día de hoy viven 15…”

Memoria de san Josemaría

memoria-de-san-josemaria

Autores: Javier Echevarría, Salvador Bernal Rialp. Madrid, 6ª edición (2016). 384 págs. 16€.

Se actualiza esta obra, publicada por primera vez en 2000 con el título Memoria del Beato Josemaría Escrivá. Contiene el testimonio sobre el fundador del Opus Dei por parte de una persona altamente cualificada: Mons. Javier Echevarría, un estrecho colaborador del futuro san Josemaría desde 1950 hasta 1975, luego Vicario general y, en fin, Prelado desde 1994 hasta su muerte a finales de 2016. En su momento, para organizar y distribuir sus recuerdos contó con la aportación de Salvador Bernal, que utilizó la técnica de la gran entrevista, típica del periodismo cultural moderno.

El libro consta de cuatro extensos capítulos. El primero, “Un sacerdote que amó al mundo”, arranca de la lucha ascética contra los defectos. Mons. Echevarría describe cómo se exigía san Josemaría, su actitud ante el cansancio y el trabajo, el dolor y la alegría, las oscuridades y los deslumbramientos. Todo un epígrafe se dedica a las enfermedades que padeció y consideraba “caricias de Dios”. Se exponen también las intensas contrariedades que sufrió, sobre todo, desde la fundación del Opus Dei.

El capítulo segundo, “Una personalidad atrayente”, reúne un conjunto de recuerdos sobre el modo de ser en lo humano. Se pasa revista, con anécdotas y comentarios, a su genio vivo, a su gran corazón, a su afán por sembrar paz y alegría, su amor por la justicia y su continua defensa de la dignidad y libertad de la persona, entre otros aspectos.

El tercer capítulo, titulado con un verso de San Juan de la Cruz, muy familiar al fundador del Opus Dei, “Le di a la caza alcance”, se ocupa específicamente del trato personal con Dios. El núcleo es el espíritu contemplativo en medio del mundo y dentro de las actividades cotidianas, con la Misa como centro y raíz de la vida interior. Mons. Echevarría, que le ayudó muchas veces en la celebración del sacrificio eucarístico, aporta múltiples detalles de cómo se preparaba antes de celebrar, de su acción de gracias o de su empeño por convertir todo el día en una Misa.

En el último capítulo, “Y como el Evangelio nueva”, aparecen textos que muestran la originalidad en el modo de vivir diversas virtudes dentro de la tradición cristiana, como la insistencia en la unidad de vida. Mons. Echevarría se detiene en el modo laical de vivir virtudes como la laboriosidad, la humildad, la pobreza, la prudencia, o la romanidad: forman parte del patrimonio de la Iglesia, pero en su día fueron motivo de contradicciones para el Fundador del Opus Dei.

En las páginas de este libro se describen rasgos decisivos de la vida y enseñanza de san Josemaría, que constituyeron la gran inspiración de la vida de Mons. Echevarría, especialmente en su oficio como Prelado a partir de 1994. Y conforman una imagen detallada del itinerario de santidad de un hombre del siglo XX.

«La Virgen ayuda especialmente a todo lo relacionado con la familia»

El rector de Torreciudad

pedro-diez-antonanzas

Pedro Díez-Antoñanzas explica la piedad popular que rodea a la Virgen de Torreciudad

Desde 2016, el sacerdote Pedro Díez-Antoñanzas es rector del santuario mariano de Torreciudad. Este sacerdote del Opus Dei es licenciado en Filosofía y Letras, Historia Medieval y doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra.

Ya como sacerdote ha sido profesor en varios colegios de Fomento en España y ha desarrollado su labor en Zaragoza, Praga y Madrid, casi siempre vinculado a tareas de formación de la juventud. Ahora, ser el rector de este importante santuario es un gran reto del que habla con Odisur, la publicación de los obispos del sur de España:

Don Pedro reconoce que cuando le nombraron rector del Santuario, se “asustó” un poco, porque nunca había estado al frente de una parroquia o templo. Pero asegura que la Virgen le dio paz: “En el momento en el que llegué a Torreciudad, la Virgen me dio paz, me dio tranquilidad. También descubrí que hace falta ser muy inútil para que eso se hunda, porque efectivamente Torreciudad es un sitio que más que rector tiene rectora, y la Virgen hace que ahí ocurran cosas, que eso funcione, que venga gente, las conversiones… que mucha gente descubra muchas cosas, descubra su vocación, que las familias se unan”.

“Mi misión es rezar por las cosas que me piden que rece”

El rector pide pone las intenciones de los visitantes a los pies de la Virgen: “Mi misión fundamental es rezar por las cosas que me piden que rece. Allí viene gente, te cuentan su historia, sus problemas… te piden que lo reces. A veces me escriben emails o a la página web del Santuario y me pasan esa intención. Y la verdad es que dedico cada mañana, un tiempillo, cada vez más largo, a sentarme delante de la Virgen antes de que se abra el Santuario y leerle todas las historias que me han pedido que rece, que cada vez son más.

Pedro Díez-Antoñanzas tiene claro cuál es su principal misión en el Santuario: “Me parece que ese es mi trabajo más importante, recibir y acoger a la gente, intentar acercarles más a la Virgen. A través de nuestra acogida y a través de nuestra Palabra, hacerles descubrir esa misericordia que Dios manifiesta a través de su Madre y en los lugares marianos de una manera especial”.

La devoción a Nuestra Señora de los Ángeles de Torreciudad es anterior a la construcción del Santuario. El Somontano, esa zona del Pirineo, fue durante muchos decenios frontera entre los musulmanes y los cristianos, y la Virgen de Torreciudad “fue una de esas imágenes que fue escondida porque esa zona fue ocupada, luego se recuperó esa zona, para que nadie le hiciera nada, y en un momento dado, la encontraron”, explica el rector. “Hay documentos del año 1084 de que se está haciendo ya ahí o existe ya ahí una ermita”. Por eso, hace relativamente poco, en 1984, se celebraron los 900 años.

La devoción de San Josemaría a la Virgen de Torreciudad

San Josemaría Escrivá quiso dedicar el Santuario a la Virgen a Torreciudad en agradecimiento de su curación. Cuando tenía 2 años, estuvo a punto de morir por una epidemia y su madre le pidió a la Virgen de Torreciudad que se curara. Fue milagroso, ya que muchos niños de la zona murieron, también el hijo del médico que le atendió.

virgen-torreciudad

Procesión de la Virgen en Torreciudad

Sus padres viajaron hasta la ermita para agradecerle a la Virgen esta curación y ofrecerle a san Josemaría. Para llegar hasta allí, recorrieron 15 kilómetros a caballo, ya que en esa época no había carreteras en aquella zona.

Pedro narra que en los años 60, san Josemaría tuvo esa emoción de hacer algo grande por la Virgen y a finales de los 50 empezó a pensar en eso. Buscó información, visitó la ermita, pensó que se podía hacer allí. Y más, a finales de los 60, que fue un momento convulso para la Iglesia después del Concilio, “quiso hacer algo grande y sonoro para la Virgen, porque en muchos sitios se estaba como enfriando la devoción a la Virgen, la piedad…”, detalla el sacerdote.

200.000 peregrinos en 2016

Según los datos de la página web del Santuario, 200.000 personas visitaron Torreciudad en el año 2016.

Además de los peregrinos procedentes de muchos países del mundo que visitan el Santuario, los vecinos y lugareños de la zona también tienen devoción a la Virgen de Torreciudad y muchos acostumbran a ir a la Misa dominical: “La gente de la zona que viene aquí a ofrecer a sus niños, la gente del pueblo de alrededor que habitualmente viene a Misa el domingo al santuario, y en muchas ocasiones, me ha sorprendido también que hay mucha gente de Lérida. Una tarde, un domingo… Mucha gente que acostumbra a venir a confesarse a Torreciudad”.

Pedro Díez-Antoñanzas piensa que los santuarios son un sitio clave para la Evangelización con todas las personas, en la línea de lo que el Papa Francisco enseña sobre la piedad popular: “Un santuario es un lugar donde cualquiera se puede encontrar con Cristo. No solo grandes intelectuales, o gente con una formación cristiana más elaborada, sino todos, toda persona, cualquiera”.

El rector asegura que “el amor a la Virgen no lo manifiestan solo los poetas, ni solo los teólogos, ni solo los grandes actos y grandes escritos, san Bernardo, tal… sino cualquiera, si hay un lugar, una imagen de la Virgen, que por voluntad divina se ha hecho especialmente popular como aquí en Granada, las Angustias, cualquiera tiene acceso a la Madre, y por tanto, también al Padre, y lo puede manifestar libremente según su capacidad y su sensibilidad”.

El Rector también señala la importancia del Santuario para rezar por las familias: “La Virgen de Torreciudad ayuda especialmente a las familias y todo lo que tiene que ver con la familia, la preparación al matrimonio, el matrimonio, los momentos buenos, los malos, la enfermedad, el dolor… Pienso que es un lugar precioso para ir y poner tus cosas, tu familia, tus amores a los pies de la Virgen”.

Categorías:Mundo, Opus Dei, Testimonio