18 May, Feast of Blessed Guadalupe

Some reflections on the life of Blessed Guadalupe Ortiz de Landázuri that can guide our prayer on her feast day.

  • Guadalupe and ordinary daily life
  • Every saint is one of God’s great works
  • The joy of following Christ

“LIFE IS LIKE A VOYAGE on the sea of history, often dark and stormy, a voyage in which we watch for the stars that indicate the route. The true stars in our life are the people who have lived good lives. They are lights of hope. Certainly, Jesus Christ is the true Light, the sun that has risen above all the shadows of history. But to reach Him, we also need lights close by – people who shine with his light, and so guide us along the way.”[1] On her feast day let us look with joy to Guadalupe Ortiz de Landázuri. She shows us how fully God wants to make us sharers in his holiness here on the earth in ordinary daily events. And therefore her life is a light that is especially close to us.

“Guadalupe Ortiz de Landázuri is the first layperson of Opus Dei to be set forth as a model of holiness by the Church. This had already happened with the founder of the Work, and his first successor, Blessed Alvaro. Thus we are especially reminded of the call that God makes to all of us to be holy, as Saint Josemaría preached since 1928 and which was one of the main teachings of the Second Vatican Council (see Lumen Gentium, ch. 5). The new Blessed sought to bring this conviction to the people around her, insisting that, with divine grace, union with God is within everyone’s reach in the circumstances of ordinary life.”[2]

God does not want us to walk alone on the path leading us to happiness. He “never abandons his Church … He continues to inspire examples of holiness in the Church that bring beauty to her face, fill us with hope, and show us clearly the path we are to follow.”[3] We learn from Guadalupe that “holiness means opening one’s heart to God and allowing Him to transform us with his love.”[4] Happiness is closely tied to the capacity to open ourselves to the new life God offers us. What is safer than leaving our life in his hands? This doesn’t mean being disengaged from what happens around us. Just the opposite: it means grasping more deeply the meaning of the people and events around us because that is where we find God.

“WHEN SHE WAS thirty-seven years old, Guadalupe wrote in a letter to the Founder of Opus Dei from Mexico, ‘I want to be faithful, I want to be useful, and I want to be holy. But the reality is that I still have a long way to go … But I’m not discouraged and with God’s help and your support and everyone’s, I hope I’ll win through in the end’ (Letter, 1 February 1954). This brief statement, ‘I want to be holy,’ is the challenge that Guadalupe accepted for her life and that filled her with happiness. And to achieve it, she didn’t have to do extraordinary things. In the eyes of the people around her, she was an ordinary person: worried about her family. going from place to place, finishing one task and starting another, trying to correct her defects little by little. Right there, in those struggles that seem small, God performs great works. And He wants to do likewise in the life of each and every one of us.”[5]

Saint Paul says to the Corinthians: Each one must do as he has made up his mind, not reluctantly or under compulsion, for God loves a cheerful giver. And God is able to provide you with every blessing in abundance, so that you may always have enough of everything and may provide in abundance for every good work (2 Cor 9:7-8). When we look at Guadalupe’s life, we see how attractive is her decision to fulfil all of God’s inspirations, her courage in giving herself to others, her supernatural optimism. The immense joy we see in her life sprang from a heart in love and constantly on the watch for God’s will.

“God’s great works have not ceased and his power continues to be made manifest in history. Saint Josemaría liked to remind people, with words of the prophet Isaiah: Non est abbreviata manus Domini (Is 59:1): Behold, the Lord’s hand is not shortened. God is no less powerful today than He was at other times. That same Lord wants to keep showing Himself to us in different ways, including through the saints. Each saint is a great work of God, a way of making Himself present in our world, and ‘the most attractive face of the Church,’”[6] which we too are called to reflect in our own life.

“GUADALUPE was always cheerful because she let Jesus guide her and be in charge of filling her heart. From the moment she understood that God was calling her to seek holiness through Opus Dei, she was aware that this mission wasn’t just a new earthly plan for her, exciting to say the least. She realised that it was something supernatural, prepared by God from all eternity for her. As she allowed herself to be led by this certitude of faith, God blessed her with a fruitfulness that she could never have imagined, and with a happiness – the hundredfold that Jesus promises his disciples – that we see described in her recently published letters…

“Another source of this supernatural joy that characterised Guadalupe was her decision to serve others. Seeking our own preferences and comfort in everything might seem to be the route to happiness. But this is not the case. Christ said that whoever wishes to be first should be the servant of all (cf. Mk 9:35), that He Himself came down to earth to serve (cf. Mt 20:28); and at another moment, that His place among men was as one who serves (cf. Lk 22:27). During the Last Supper, He knelt down before His Apostles, washing the feet of each one, and said: You also ought to wash one anothers feet … If you know these things, blessed are you if you do them (Jn 13:14-17). Guadalupe was able to keep this joy that we see in her writings and throughout her life, also because every morning upon waking up her first word addressed to God was Serviam, ‘I will serve!’ It was a resolution she wanted to keep alive every moment of her day. Guadalupe’s joy was founded on union with Christ, which led her to forget about herself and to strive to understand each person.”[7]

We too want to follow our Lord like this. Guadalupe goes resolutely from one place to another, from one job to another, as if she could hear each time, once more in the depth of her soul, that call follow me of her vocation. “When we discover, through faith, the greatness of God’s love, ‘we gain fresh vision, new eyes to see; we realise that it contains a great promise of fulfilment, and that a vision of the future opens up before us’ (Lumen Fidei, 4). Recalling the first time she met Saint Josemaria, Guadalupe wrote, ‘I clearly sensed that God was speaking to me through that priest … I felt a great faith – a clear reflection of his own’ (Mercedes Eguíbar, Guadalupe Ortiz de Landázuri, 2001, p. 271). Let us ask our Lord, through Guadalupe’s intercession, that He grant us these new eyes of faith so that we might look at our future the way He does.”[8]

[1] Benedict XVI, Spe Salvi, no. 49.

[2] Monsignor Fernando Ocáriz, Homily, 19 May 2019.

[3] Pope Francis, Letter to Monsignor Fernando Ocáriz, 12 April 2019.

[4] Ibid.

[5] Monsignor Fernando Ocáriz, Homily, 19 May 2019.

[6] Ibid. Internal quote is from Gaudete et exultate, no. 9

[7] Monsignor Fernando Ocáriz, Homily, 21 May 2019.

[8] Ibid.

30th anniversary of beatification of Josemaria

Saint Josemaria was beatified on 17 May 1992. Here is the homily given by Cardinal Joseph Ratzinger at the Mass of Thanksgiving for the Beatification of Josemaría Escrivá on 19 May 1992, in the Basilica of the Holy Apostles in Rome.

The mysterious Book of Revelation by Saint John terrifyingly speaks to us about the past and the future of our history, yet continuously tears the veil that separates heaven and earth, showing us that God has not abandoned the world. However great evil may be in certain moments, in the end God’s victory is certain.

Amid earth’s tribulations, we can still hear a louder song of praise. Around God’s throne there is a growing choir of the elect, whose lives—spent in self-forgetfulness—have now been transformed into joy and glorification. This choir does not sing only in the next world; it is prepared in the middle of history, while remaining hidden from it. This is made quite clear by the voice that comes from the throne, that is, from God’s seat: “Praise our God, all you his servants, you who fear him, small and great” (Rev 19:5). This is an exhortation to do our own part in this world, thus beginning to belong to the liturgy of eternity.

To continue reading, click HERE.

Pequeñas ofensas que ocurren en la vida diaria

Al tratar con los demás, en el trabajo, en las relaciones sociales, en la vida cotidiana, es prácticamente inevitable que se produzcan fricciones. También es posible que alguien nos ofenda, que se comporte con nosotros de manera innoble, que nos haga daño. Y esto, quizás, de una manera un tanto habitual. ¿Tengo que perdonar hasta siete veces? Es decir, ¿debo perdonar siempre? Esta es la pregunta que Pedro le hace al Señor en el Evangelio de la Misa de hoy. Es también nuestro tema de oración: ¿sabemos perdonar en todas las ocasiones, y lo hacemos con prontitud?

Conocemos la respuesta del Señor a Pedro, y a nosotros: No os digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Es decir, siempre. El Señor pide a los que lo siguen, a ti y a mí, una postura de perdón y disculpa ilimitados. De los suyos, el Señor exige un gran corazón. Él quiere que lo imitemos. «La omnipotencia de Dios», dice Santo Tomás, «se manifiesta, sobre todo, en el hecho de perdonar y usar la misericordia, porque la forma en que Dios demuestra su poder supremo es perdonar libremente…», y así para nosotros «nada se parece tanto a Dios como estar siempre dispuesto a perdonar. Es donde también mostramos nuestra mayor grandeza de alma.

«Lejos de nuestra conducta, por lo tanto, el recuerdo de las ofensas que se nos han hecho, de las humillaciones que hemos sufrido, por injustas, incívicas y groseras que hayan sido, porque es impropio de un hijo de Dios tener un registro preparado, presentar una lista de agravios». Incluso si mi vecino no mejora, incluso si recurro una y otra vez a la misma ofensa o a la que me molesta, debo renunciar a todo rencor. Mi interior debe permanecer sano y limpio de toda enemistad.

Nuestro perdón debe ser sincero, de corazón, como Dios nos perdona: Perdónanos nuestras deudas como perdonamos a nuestros deudores, decimos todos los días en el Padre Nuestro. Perdón rápido, sin dejar que el rencor o la separación corroan el corazón ni por un momento. Sin humillar a la otra parte, sin adoptar gestos teatrales ni dramatizar. La mayoría de las veces, en la convivencia ordinaria, ni siquiera será necesario decir «te perdono»: bastará con sonreír, con devolver la conversación, con tener un detalle amable; para excusar, en definitiva.

No es necesario que suframos grandes ofensas para ejercer esta muestra de caridad. Bastan esas pequeñas cosas que suceden todos los días: peleas en casa por preguntas sin importancia, malas respuestas o gestos inmoderados a menudo provocados por el cansancio de las personas, que tienen lugar en el trabajo, en el tráfico de las grandes ciudades, en el transporte público…

Sería una mala manera de vivir nuestra vida cristiana si al menor toque nuestra caridad se enfriara y nos sintiéramos separados de los demás, o si nos pusiéramos de mal humor. O si un insulto grave nos hiciera olvidar la presencia de Dios y nuestra alma perdiera su paz y alegría. O si somos susceptibles. Debemos examinarnos a nosotros mismos para ver cómo reaccionamos a las incomodidades que a veces vienen con la convivencia. Seguir de cerca al Señor es encontrar un camino hacia la santidad incluso en este punto, en pequeñas molestias y ofensas graves.

Hablar con Dios

Empezar es fácil; perseverar es santidad

983

Empezar es fácil; perseverar es santidad. Que tu perseverancia no sea una consecuencia ciega del primer impulso, el trabajo de la inercia: que sea una perseverancia reflexiva.

984

Dile: ¡ecce ego quia vocasti me! — ¡Aquí estoy, porque me has llamado!

985

Te extraviaste y no volviste porque te daba vergüenza. Sería más lógico que te avergonzaras de no volver.

986

«La verdad es que no hay necesidad de ser un héroe», confiesas, «de saber aislarse hasta donde las circunstancias lo exijan, sin llegar a extremos ridículos, y perseverar». Y añades: «Mientras cumpla con las normas que me diste, las trampas y trampas de mi entorno no me preocupan: temer tales nimiedades, eso es lo que me daría miedo».

¡Maravilloso!

987

Fomenta y preserva el más noble de los ideales que acaba de nacer dentro de ti. Considere cuántas flores florecen en la primavera y cuán pocas son las que se convierten en frutos.

988

El desaliento es un enemigo de tu perseverancia. Si no luchas contra el desaliento, primero te volverás pesimista y tibio después. Sé optimista.

989

Ven ahora I Después de tanto de ‘¡la Cruz, Señor, la Cruz!’ es obvio que es una cruz a tu gusto la que querías.

990

Constancia, que nada puede temblar. Eso es lo que necesitas. Pídele a Dios y haz lo que puedas para obtenerlo: porque es una gran salvaguarda contra tu constante alejamiento de la forma fructífera que has elegido.

991

No se puede ‘levantar’. No es de extrañar: ¡ese otoño!

Persevera y te «levantarás». Recuerda lo que ha dicho un escritor espiritual: tu pobre alma es como un pájaro cuyas alas están cubiertas de barro.

Se necesitan soles del cielo y esfuerzos personales, pequeños y constantes, para sacudirse esas inclinaciones, esas fantasías vanas, esa depresión: ese barro aferrado a tus alas.

Y te verás libre. Si perseveras, te «levantarás».

992

Da gracias a Dios que te ayudó y regocíjate en tu victoria. ¡Qué profunda alegría sientes en tu alma, después de responder a la gracia!

993

Tú razonas… bueno, fríamente; ¡un motivo tras otro para abandonar la tarea! Y algunos de ellos son, al parecer, concluyentes.

Sin duda tienes razones. Pero no tienes razón.

994

«Mi entusiasmo se ha ido», escribes. Tienes que trabajar no por entusiasmo sino por Amor: consciente del deber, lo que significa abnegación.

995

Inquebrantable: eso es lo que debes ser. Si tu perseverancia se ve perturbada por las debilidades de otras personas o por las tuyas, no puedo dejar de formar una mala opinión de tu ideal.

Toma una decisión de una vez por todas.

996

Tienes una mala idea de tu camino, si la falta de entusiasmo te hace pensar que lo has perdido. ¿No puedes ver que es el momento de la prueba? Por eso os habéis visto privados de consuelos sensatos.

997

Ausencia, aislamiento: pruebas para tu perseverancia. Santa Misa, oración, sacramentos, sacrificios, Comunión de los Santos: armas a conquistar en la prueba.

998

¡Oh bendita perseverancia del burro que hace girar la rueda hidráulica! Siempre al mismo ritmo. Siempre los mismos círculos. Un día tras otro: todos los días lo mismo.

Sin eso, no habría madurez en la fruta, ni flor en el huerto, ni olor a flores en el jardín.

Lleva este pensamiento a tu vida interior.

999

¿Y cuál es el secreto de la perseverancia? Amar. Enamórate y no lo dejarás.

https://www.escrivaworks.org/book/the_way-chapter-46.htm

Torreciudad, santuario de las familias

Varios medios de comunicación han informado sobre la reunión anual de Delegados del Patronato del Santuario de Torreciudad, que ha tenido lugar este fin de semana.

El Patronato de Torreciudad celebró este fin de semana su 46 reunión anual de Delegados, en la que 175 participantes estudiaron cómo aumentar los visitantes al santuario y al Alto Aragón, tras el final de la pandemia y la esperada recuperación de la movilidad y de los viajes de grupos.

Entre los proyectos presentados por el rector del santuario, Ángel Lasheras, figuran los de “hacer de Torreciudad un santuario para las familias”, incrementar los grupos nacionales e internacionales y la difusión de la Ruta Mariana, potenciar la presencia en redes sociales y retransmisiones; y promover el voluntariado para explicar el santuario y el entorno patrimonial de las comarcas cercanas a los visitantes.

El Diario del AltoAragón destacó la presencia de los alcaldes de Barbastro y Secastilla, Fernando Torres y Ángel Vidal, respectivamente, junto a la diputada provincial María Isabel de Pablo, el senador Antonio Cosculluela, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Huesca, Manuel Rodríguez Chesa, y el empresario Francisco Lalanne. El periódico informaba que «todos destacaron la satisfacción de volver a la normalidad presencial de estas reuniones y el compromiso por parte de las instituciones de promover viajes y peregrinaciones».

Por su parte, RondaSomontano, desgranó algunas de las actividades que tuvieron lugar durante el fin de semana: visitas, una conferencia de Javier Vidal-Quadras en calidad de secretario general de IFFD (Federación Internacional para el Desarrollo de la Familia), e intercambio de experiencias en el trabajo de promoción de peregrinaciones.

Por último, Radio Huesca, mostró interés en la preparación de los actos del 50 aniversario de la inauguración del santuario ( 1975-2025), cuyo acto central se celebrará el 7 de julio de 2025, fecha en la que en 1975 se inauguró el santuario que fue diseñado por el arquitecto Heliodoro Dols y construido entre 1970 y 1975 muy cerca de la ermita.

Aprender de Nuestra Señora para servir a nuestro prójimo

Que el primero entre vosotros sea vuestro siervo, dice el Señor. Para ello debemos dejar de lado nuestro egoísmo y descubrir aquellas manifestaciones de caridad que hacen felices a los demás. Si no nos esforzáramos por olvidarnos cada vez más de nosotros mismos, pasaríamos junto a los que nos rodean una y otra vez y no nos daríamos cuenta de que necesitan una palabra de aliento, de apreciar lo que hacen, de animarlos a ser mejores y a servirles.

El egoísmo nos ciega y cierra nuestro horizonte a los demás; la humildad abre constantemente el camino a la caridad en detalles prácticos y concretos de servicio. Este espíritu alegre de apertura a los demás y disponibilidad es capaz de transformar cualquier entorno. La caridad penetra, como el agua en la grieta de una piedra, y termina rompiendo la resistencia más obstinada. «El amor saca a relucir el amor», decía Santa Teresa, y San Juan de la Cruz aconsejaba: «Donde no hay amor, pon amor y obtendrás amor».

Te tratamos con gentileza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que queríamos daros no sólo el Evangelio de Dios, sino incluso nuestras propias personas, como san Pablo les dijo a los cristianos de Tesalónica. Si lo imitamos, daremos frutos similares a los suyos.

De manera particular debemos vivir este espíritu del Señor con los más cercanos a nosotros, en nuestra propia familia: «Que el marido busque no sólo sus propios intereses, sino también los de su esposa, y los de su esposa los de su marido; que los padres busquen los intereses de sus hijos, y que los niños a su vez busquen los intereses de sus padres. La familia es la única comunidad en la que cada hombre «es amado por sí mismo», por lo que es y no por lo que tiene (…).

«El respeto a esta regla fundamental explica, como enseña el mismo Apóstol, que nada se hace por un espíritu de rivalidad o vanagloria, sino en humildad, por amor. Y este amor, que está abierto a los demás, hace que los miembros de la familia sean verdaderos siervos de la «iglesia doméstica», donde todos desean el bien y la felicidad de los demás; donde todos y cada uno dan vida a este amor con la búsqueda ansiosa de este bien y felicidad».

Si actuamos de esta manera no veremos, como suele suceder, la mota en el ojo ajeno sin ver el rayo en el nuestro. Las faltas más pequeñas de los demás se magnifican, las fallas mayores de los nuestros tienden a ser disminuidas y justificadas.

La humildad, por otro lado, nos hace reconocer ante todo nuestros propios errores y miserias. Entonces estamos en condiciones de ver las faltas de los demás con comprensión y ser capaces de ayudarlos. También estamos en condiciones de amarlos y aceptarlos con sus defectos.

Nuestra Señora, Nuestra Señora, Esclava del Señor, nos enseñará a entender que servir a los demás es una de las formas de encontrar alegría en esta vida y una de las formas más cortas de encontrar a Jesús. Para eso tenemos que pedirle que nos haga verdaderamente humildes.

Hablar con Dios

UN ENCUENTRO CON EL ESPÍRITU SANTO LE DEVOLVIÓ LA FE

HOY LUCHA CONTRA EL DEMONIO Y LA BRUJERÍA

Tras años deprimida y en la Nueva Era, la Virgen le hizo descubrir la paz en Medjugorje

Tras una tortuosa juventud y adolescencia alternando separaciones, depresiones y Nueva Era, Blanca Llantada regresó a la fe gracias a un misterioso encuentro con el Espíritu Santo y la Virgen María.

Que Blanca Llantada naciese en una familia católica y fuese educada en un colegio del Opus  Dei no impidió que tras una difícil adolescencia se apartase por completo de la fe. Testigo presencial del mundo de las drogas, su vida era «trabajar, salir de fiesta y surfear». Tras una separación, sola y con dos hijas, alternó varias depresiones que le llevaron a pensar cada día en el suicidio, pero el Espíritu Santo y la Virgen acudieron a su encuentro.

Los primeros años de juventud de Blanca Llantada le hicieron aprender que «el enemigo va haciendo que te pierdas poco a poco: primero te quita la misa, luego las oraciones e incluso las amistades que van a misa».

Ha contado al canal evangelizador El rosario de las 11pm que durante mucho tiempo solo quería salir de casa y evadirse hasta que se casó. «La iglesia me importaba un pepino, no recuerdo nada de ella, pero el banquete tenía que ser perfecto», recuerda del día de su boda. Su matrimonio «fue un desastre» y recuerda los primeros años como «la peor época» de su vida, que condujeron a su separación poco tiempo después.

Sola, con 2 hijas y 28 años, obtuvo la nulidad para no tener nada que le atase «en el cielo ni en la tierra» con su exmarido mientras trataba de superar una dura depresión que le hizo sopesar el suicidio continuamente. «Mis hijas fueron mi motor para seguir», relata.

Encadenando una depresión con otra, se acercó a las terapias cercanas a la Nueva Era «buscando la felicidad sin Dios» hasta que acabó «corroída por el poder, la soberbia y la vanidad: era incapaz de encontrar la felicidad y la paz».

Agotada y sin fuerzas, siguió el consejo de su padre y fue a rezar a la Virgen: «No te conozco mucho, pero cambia mi vida«, rogó.

Un «encuentro» con el Espíritu Santo

Sin saberlo, aquel suceso marcaría «un punto de inflexión» en su vida que llegó de la forma más inesperada. Cuando iba a encontrarse con una amiga que quería hablarle de la película Tierra de María y Medjugorje, una paloma comenzó a seguir su trayectoria sin separarse del capó del coche. «Empecé a chillarle, reduje la velocidad, cambié de carril… me quedé súper extrañada», afirmó.

Al llegar con su amiga,  esta le invitó a ir a una iglesia. «Cuando entré, lo primero que me vino fue un olor muy fuerte a rosas, y mi amiga no olía nada. Empezó la misa, y cuando el sacerdote pronunció el Evangelio me di cuenta de que era Pentecostés: la paloma que había visto esa misma mañana era el Espíritu Santo«.

Convencida de que «estaba ocurriendo algo que no era capaz de explicar o racionalizar» y que iba a cambiar su vida, fue a comulgar. «Me puse de rodillas y no me pude levantar, empecé a llorar y el Señor me mostró todo el dolor que había producido, los pecados que había cometido y el dolor que me había hecho a mí misma. Cuando el sacerdote dio la bendición seguía llorando y tardé mucho en poder levantarme», recuerda.

Después, las dos amigas vieron la película sobre Medjugorje y Blanca solo tenía una petición a la Virgen: «Necesito ir a ese lugar«.

Dedicada a María y a luchar contra el demonio

Desde ese día Blanca empezó a rezar todos los días el rosario y no puede explicar por qué sabía identificar a desconocidos que habían ido al pueblo de las apariciones en Bosnia.

«Le dije [a la Virgen] que le regalaba el dejar de fumar su ella me regalaba un viaje a Medjugorje», añade. Algo especialmente difícil al encontrarse sin empleo y al cargo de sus dos hijas, pero «la Virgen lo cuadró todo: me llamaron del colegio diciendo que había un dinero que se me cobró de más, 512 euros».  

Una vez allí, subiendo el monte de las apariciones, Blanca cayó desplomada durante 40 minutos y cuando despertó recordó la promesa que le había hecho a la Virgen. Convencida de que tenía que dejar de fumar, rezó: «Solo dame la gracia, porque yo no puedo«. «Al día siguiente, salimos a fumar y vi que no es que no me apeteciese, sino que ni si quiera olía el tabaco. Llevo 7 años desde entonces«, añade.

Tras su regreso a España, Blanca se dedicó por entero a la oración, el ayuno y los sacramentos y visitó una comunidad de sanación y liberación donde pudo recibir formación de sacerdotes y exorcistas.

«Ayudamos a personas a salir de sectas, a víctimas de brujería, también dentro de la Iglesia y me fui especializando en demonología y liberación», comenta. Tras más de 6 años en este apostolado, Blanca ha visto «de todo» y recuerda especialmente el caso de una chica a la que ayudaron a salir de una secta satánica: «Intentaba recibir el amor de Dios y el demonio no se lo permitía».

Un compañero para servir al Señor

Tras siete años «sirviendo al Señor», Llantada rezó a San José por encontrar «un compañero con el que servir al Señor», mientras observaba como «el Espíritu Santo va trabajando tu vida y cambiando lo que hay alrededor».

«Una señora me insistía muchísimo  en que necesitaba una virgen de Medjugorje porque se me había roto la mía. Me dijeron que un chico, Emilio Ferrando, podría traerme una. Sin siquiera haberle visto, Blanca  supo que aquel hombre sería su marido. 

El canal El Rosario de las 11 pm continúa la historia de Blanca Llantada y Emilio Ferrando, del que hemos hablado en Religión en Libertad, en este vídeo conjunto tras su matrimonio. 

Fuente: Religión en Libertad

Ejemplo de los primeros cristianos

Los primeros cristianos superaron muchos obstáculos con su compromiso y su amor por Cristo, y nos mostraron el camino: su firmeza en la doctrina del Señor era más poderosa que la atmósfera materialista y a menudo hostil que los rodeaba. Estaban en el corazón mismo de esa sociedad, y no buscaban de forma aislada el remedio para un posible contagio y su propia supervivencia. Estaban plenamente convencidos de que eran levadura de Dios, y su acción silenciosa pero efectiva terminó transformando esa masa sin forma. «Sobre todo, supieron estar serenamente presentes en el mundo, sin despreciar sus valores ni desdeñar las realidades terrenales. Y esta presencia -«ya llenamos el mundo y todas vuestras cosas», proclamó Tertuliano-, una presencia extendida a todos los ambientes, interesados en todas las realidades honestas y valiosas, vino a penetrar en ellos con un nuevo espíritu».

El cristiano, con la ayuda de Dios, se esforzará por hacer noble y valioso lo vulgar y lo común, para convertir todo lo que toque, ya no en oro, como en la leyenda del rey Midas, sino en gracia y gloria. La Iglesia nos recuerda la urgente tarea de estar presentes en medio del mundo, de devolver a Dios todas las realidades terrenas. Esto sólo será posible si permanecemos unidos a Cristo a través de la oración y los sacramentos. Así como el ramal está unido a la vid, así debemos estar unidos al Señor todos los días.

«Necesitamos heraldos del Evangelio que sean expertos en humanidad, que conozcan en profundidad el corazón de las personas de hoy, que compartan sus alegrías y esperanzas, sus angustias y tristezas, y al mismo tiempo sean contemplativos, enamorados de Dios. Para ello necesitamos nuevos santos. Debemos suplicar al Señor que aumente el espíritu de santidad en la Iglesia y que nos envíe santos para evangelizar el mundo de hoy. Y esta misma idea fue expresada por el Sínodo Extraordinario de los Obispos haciendo una evaluación global de la situación de la Iglesia: «Hoy necesitamos urgentemente pedir a Dios, con asiduidad, por los santos».

El cristiano debe ser «otro Cristo». Esta es la gran fuerza del testimonio cristiano. Y de Jesús se dijo, a modo de resumen de toda su vida, que pasó por la tierra haciendo el bien, y esto debe decirse de cada uno de nosotros, si realmente buscamos imitarlo. «El divino Maestro y Modelo de toda perfección, predicó a todos y cada uno de sus discípulos, en cualquier circunstancia que viviera, santidad de vida, de la que es autor y consumador: Sed, pues, perfectos (…). Está absolutamente claro que todos los fieles de cualquier estado o condición de vida están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, santidad que, incluso en la sociedad terrena, promueve un modo de vida más humano».

Meditación diaria

Un milagro

Hoy compartimos el testimonio de Carmen y su hijo Pablo, de dos años, tal y como ella lo leyó, de rodillas y ante el Santísimo, en el oratorio del colegio de sus hijos.

Las manos de Carmen y su hijo Pablo

Señor, hoy me presento ante Tí, no para pedirte cosas, sino para pedirte PERDÓN y para darte GRACIAS.

Te pido perdón por haber perdido la Esperanza en esos momentos tan duros que viví con mi hijo Pablo, aquel 5 de Febrero.

Sólo Tú y yo sabemos cómo estaba cuando encontré el cuerpo sin vida de mi hijo, en la piscina de casa. En ese momento la angustia se apoderó de mí.  Vi que había perdido a mi hijo, lo más grande que nos has dado, junto a nuestros otros dos hijos, Carmen y Juan.

Pensé, y no podía aceptar, que ya no volvería a ver más su sonrisa,  ni a sentir más sus abrazos, ni a verlo crecer…

Incluso te llegué a decir: «Dios mío ¡¡NO!!, ¡¡no puedes dejar que se nos vaya!!». No tenía la Esperanza de que TÚ lo podías dejar volver, como al hijo de la viuda de Naím.

Por eso te pido perdón, por no confiar en tu Misericordia y en tu  PODER divino.

Te doy las gracias, Señor, por haberme hecho ir a buscar a Pablo en el momento justo, por darme fuerza para gritar y llamar a su padre, por poner tus manos en las manos de mi marido para poder hacer la maniobra de reanimación, y por darme aliento para poder hacer el boca a boca a mi hijo, a pesar de verlo muerto. Nos diste la fuerza para intentarlo, porque tú sabes que, al no ver ninguna posibilidad de que volviera a la vida, estuvimos a punto de dejarlo, y Tú nos inspiraste para seguir en contra de la evidencia tan dolorosa, y fue un  momento decisivo. Nosotros, como padres, pusimos todos los medios a nuestro alcance, y Tú, como Dios y Padre, hiciste el milagro de que despertara. Gracias, Señor, no tengo palabras para darte las gracias. Si lo hubiéramos dejado o  tardado un poco más, este suceso no habría tenido el desenlace que tuvo.

¡Gracias Señor por habernos devuelto a nuestro hijo !

¡Gracias por elegirnos, o elegir a Pablo, para hacer un milagro, y para hacer que tanta gente rezara al mismo tiempo!

Gracias, Padre mío, por darnos fuerzas para superar esto, y por darnos la Fe, que tan importante es para encontrarle sentido a tantas cosas.

Gracias, Dios mío, porque este dolor tan fuerte se ha transformado en un regalo, el de descubrirte como Padre, un Padre que me quiere, que está pendiente de mí y de mi familia. Me he dado cuenta de que te importamos, de que nos cuidas. He descubierto  que tienes el poder de hacer milagros como el que yo he visto con mis propios ojos y del que hoy doy testimonio públicamente.

Y  para que no me quedara duda de que mi hijo ha estado Contigo y ha vuelto a nosotros, quiero contar brevemente lo que ocurrió el día 9 de Febrero, cuando trajimos a Pablo por primera vez al colegio después del acontecimiento, en un estado increíblemente perfecto. Nada más llegar al cole,  tiró con fuerza de mi mano para que viniéramos al Oratorio. Al entrar, él se despegó de mí y corriendo se puso de  de rodillas delante de Tí colgado en la Cruz. Señalándote, me miraba, como diciéndome que Tú, Señor, eres quien lo ha salvado. En ese momento no pude contener el llanto, dándote gracias y pidiéndote perdón.

Perdóname Señor,  por haberte dejado para lo último muchas veces, dando prioridad al trabajo, a la familia y a tantos quehaceres diarios.  Has hecho que  me de cuenta de que Tú nos das todo y no nos quitas nada, tampoco nos quitas el tiempo que nosotros tanto valoramos, sino que el tiempo que Te dedicamos, es la mejor inversión que podemos hacer.

Todo ésto me ha llenado de Esperanza, porque he comprobado el poder de la Oración de tantas personas unidas. Muchas de ellas estáis hoy aquí y quiero daros las gracias delante de Jesús. Con la oración se consigue todo.

Por eso, ahora, con mucha Fe, vamos a pedir por la Paz en Ucrania y en el mundo entero, con la seguridad de que Tú la podrás alcanzar.

Aquí me tienes, Señor, para dar testimonio de tu bondad y de tu Misericordia.

Quiero terminar con dos frases que pueden resumir lo que ha supuesto ésto para mí.

Una es de Santa Teresa: «Quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta».

La segunda es del beato Álvaro del Portillo: «Gracias, perdón y ayúdame más».

Amén

Ayuda que los ángeles pueden darnos

«… Y los ángeles vinieron y le ministraron». Los ángeles guardianes tienen la misión de ayudar a cada hombre a alcanzar su fin sobrenatural. Enviaré un ángel delante de ti «, dice el Señor a Moisés, «para defenderte en el camino y llevarte al lugar que he designado para ti. Y el Catecismo Romano comenta: «Porque así como los padres, cuando sus hijos necesitan viajar por caminos malos y peligrosos, que la gente los acompañe para protegerlos y defenderlos de los peligros, así nuestro Padre celestial, en este camino que emprendemos por la Patria celestial, nos da a cada uno de nosotros ángeles para que, fortalecidos por su poder y ayuda, podemos liberarnos de las trampas preparadas furtivamente por nuestros enemigos y repeler los terribles asaltos que nos hacen; Y que con tales guías podamos seguir el camino recto, para que ningún error interpuesto por el enemigo pueda separarnos del camino que conduce al cielo».

La misión de los ángeles de la guarda, por lo tanto, es ayudar al hombre contra todas las tentaciones y peligros, y traer a su corazón buenas inspiraciones. Son nuestros intercesores, nuestros guardianes, y nos prestan su ayuda cuando los invocamos. «Los santos interceden por los hombres, mientras que los ángeles de la guarda no sólo oran por los hombres, sino que actúan a su alrededor. Si por parte de los bienaventurados hay intercesión, por parte de los ángeles hay intercesión e intervención directa: son al mismo tiempo abogantes de los hombres cercanos a Dios y ministros de Dios cercanos a los hombres».

El Ángel de la Guarda también puede darnos ayuda material, si es conveniente para nuestro propósito sobrenatural o para el de los demás. No dudemos en pedirle su favor en las pequeñas cosas materiales que necesitamos cada día: encontrar aparcamiento para el coche, no perder el autobús, ayuda en un examen para el que hemos estudiado, etc. Pueden colaborar especialmente con nosotros en el apostolado, en la lucha contra las tentaciones y contra el diablo, y en la oración. «Los ángeles, además de llevar nuestras noticias a Dios, traen la ayuda de Dios a nuestras almas y las alimentan como buenos pastores, con dulces comunicaciones e inspiraciones divinas. Los ángeles nos defienden de los lobos, que son los demonios, y nos protegen».

El Ángel de la Guarda debe ser tratado como un querido amigo. Él está siempre vigilante, constantemente dispuesto a prestarnos su ayuda, si se la pedimos. Es una gran lástima cuando, por olvido, tibieza o ignorancia, no nos sentimos acompañados por un compañero tan fiel, o cuando no le pedimos ayuda en tantas ocasiones cuando la necesitamos. Nunca estamos solos en la tentación o la dificultad, nuestro Ángel nos ayuda; él estará a nuestro lado hasta el mismo momento en que dejemos este mundo.

Al final de la vida, el Ángel de la Guarda nos acompañará ante el tribunal de Dios, como la liturgia de la Iglesia se manifiesta en las oraciones por la recomendación del alma en el momento de la muerte.

Meditación diaria