18 May, Feast of Blessed Guadalupe

Some reflections on the life of Blessed Guadalupe Ortiz de Landázuri that can guide our prayer on her feast day.

  • Guadalupe and ordinary daily life
  • Every saint is one of God’s great works
  • The joy of following Christ

“LIFE IS LIKE A VOYAGE on the sea of history, often dark and stormy, a voyage in which we watch for the stars that indicate the route. The true stars in our life are the people who have lived good lives. They are lights of hope. Certainly, Jesus Christ is the true Light, the sun that has risen above all the shadows of history. But to reach Him, we also need lights close by – people who shine with his light, and so guide us along the way.”[1] On her feast day let us look with joy to Guadalupe Ortiz de Landázuri. She shows us how fully God wants to make us sharers in his holiness here on the earth in ordinary daily events. And therefore her life is a light that is especially close to us.

“Guadalupe Ortiz de Landázuri is the first layperson of Opus Dei to be set forth as a model of holiness by the Church. This had already happened with the founder of the Work, and his first successor, Blessed Alvaro. Thus we are especially reminded of the call that God makes to all of us to be holy, as Saint Josemaría preached since 1928 and which was one of the main teachings of the Second Vatican Council (see Lumen Gentium, ch. 5). The new Blessed sought to bring this conviction to the people around her, insisting that, with divine grace, union with God is within everyone’s reach in the circumstances of ordinary life.”[2]

God does not want us to walk alone on the path leading us to happiness. He “never abandons his Church … He continues to inspire examples of holiness in the Church that bring beauty to her face, fill us with hope, and show us clearly the path we are to follow.”[3] We learn from Guadalupe that “holiness means opening one’s heart to God and allowing Him to transform us with his love.”[4] Happiness is closely tied to the capacity to open ourselves to the new life God offers us. What is safer than leaving our life in his hands? This doesn’t mean being disengaged from what happens around us. Just the opposite: it means grasping more deeply the meaning of the people and events around us because that is where we find God.

“WHEN SHE WAS thirty-seven years old, Guadalupe wrote in a letter to the Founder of Opus Dei from Mexico, ‘I want to be faithful, I want to be useful, and I want to be holy. But the reality is that I still have a long way to go … But I’m not discouraged and with God’s help and your support and everyone’s, I hope I’ll win through in the end’ (Letter, 1 February 1954). This brief statement, ‘I want to be holy,’ is the challenge that Guadalupe accepted for her life and that filled her with happiness. And to achieve it, she didn’t have to do extraordinary things. In the eyes of the people around her, she was an ordinary person: worried about her family. going from place to place, finishing one task and starting another, trying to correct her defects little by little. Right there, in those struggles that seem small, God performs great works. And He wants to do likewise in the life of each and every one of us.”[5]

Saint Paul says to the Corinthians: Each one must do as he has made up his mind, not reluctantly or under compulsion, for God loves a cheerful giver. And God is able to provide you with every blessing in abundance, so that you may always have enough of everything and may provide in abundance for every good work (2 Cor 9:7-8). When we look at Guadalupe’s life, we see how attractive is her decision to fulfil all of God’s inspirations, her courage in giving herself to others, her supernatural optimism. The immense joy we see in her life sprang from a heart in love and constantly on the watch for God’s will.

“God’s great works have not ceased and his power continues to be made manifest in history. Saint Josemaría liked to remind people, with words of the prophet Isaiah: Non est abbreviata manus Domini (Is 59:1): Behold, the Lord’s hand is not shortened. God is no less powerful today than He was at other times. That same Lord wants to keep showing Himself to us in different ways, including through the saints. Each saint is a great work of God, a way of making Himself present in our world, and ‘the most attractive face of the Church,’”[6] which we too are called to reflect in our own life.

“GUADALUPE was always cheerful because she let Jesus guide her and be in charge of filling her heart. From the moment she understood that God was calling her to seek holiness through Opus Dei, she was aware that this mission wasn’t just a new earthly plan for her, exciting to say the least. She realised that it was something supernatural, prepared by God from all eternity for her. As she allowed herself to be led by this certitude of faith, God blessed her with a fruitfulness that she could never have imagined, and with a happiness – the hundredfold that Jesus promises his disciples – that we see described in her recently published letters…

“Another source of this supernatural joy that characterised Guadalupe was her decision to serve others. Seeking our own preferences and comfort in everything might seem to be the route to happiness. But this is not the case. Christ said that whoever wishes to be first should be the servant of all (cf. Mk 9:35), that He Himself came down to earth to serve (cf. Mt 20:28); and at another moment, that His place among men was as one who serves (cf. Lk 22:27). During the Last Supper, He knelt down before His Apostles, washing the feet of each one, and said: You also ought to wash one anothers feet … If you know these things, blessed are you if you do them (Jn 13:14-17). Guadalupe was able to keep this joy that we see in her writings and throughout her life, also because every morning upon waking up her first word addressed to God was Serviam, ‘I will serve!’ It was a resolution she wanted to keep alive every moment of her day. Guadalupe’s joy was founded on union with Christ, which led her to forget about herself and to strive to understand each person.”[7]

We too want to follow our Lord like this. Guadalupe goes resolutely from one place to another, from one job to another, as if she could hear each time, once more in the depth of her soul, that call follow me of her vocation. “When we discover, through faith, the greatness of God’s love, ‘we gain fresh vision, new eyes to see; we realise that it contains a great promise of fulfilment, and that a vision of the future opens up before us’ (Lumen Fidei, 4). Recalling the first time she met Saint Josemaria, Guadalupe wrote, ‘I clearly sensed that God was speaking to me through that priest … I felt a great faith – a clear reflection of his own’ (Mercedes Eguíbar, Guadalupe Ortiz de Landázuri, 2001, p. 271). Let us ask our Lord, through Guadalupe’s intercession, that He grant us these new eyes of faith so that we might look at our future the way He does.”[8]

[1] Benedict XVI, Spe Salvi, no. 49.

[2] Monsignor Fernando Ocáriz, Homily, 19 May 2019.

[3] Pope Francis, Letter to Monsignor Fernando Ocáriz, 12 April 2019.

[4] Ibid.

[5] Monsignor Fernando Ocáriz, Homily, 19 May 2019.

[6] Ibid. Internal quote is from Gaudete et exultate, no. 9

[7] Monsignor Fernando Ocáriz, Homily, 21 May 2019.

[8] Ibid.

30th anniversary of beatification of Josemaria

Saint Josemaria was beatified on 17 May 1992. Here is the homily given by Cardinal Joseph Ratzinger at the Mass of Thanksgiving for the Beatification of Josemaría Escrivá on 19 May 1992, in the Basilica of the Holy Apostles in Rome.

The mysterious Book of Revelation by Saint John terrifyingly speaks to us about the past and the future of our history, yet continuously tears the veil that separates heaven and earth, showing us that God has not abandoned the world. However great evil may be in certain moments, in the end God’s victory is certain.

Amid earth’s tribulations, we can still hear a louder song of praise. Around God’s throne there is a growing choir of the elect, whose lives—spent in self-forgetfulness—have now been transformed into joy and glorification. This choir does not sing only in the next world; it is prepared in the middle of history, while remaining hidden from it. This is made quite clear by the voice that comes from the throne, that is, from God’s seat: “Praise our God, all you his servants, you who fear him, small and great” (Rev 19:5). This is an exhortation to do our own part in this world, thus beginning to belong to the liturgy of eternity.

To continue reading, click HERE.

Empezar es fácil; perseverar es santidad

983

Empezar es fácil; perseverar es santidad. Que tu perseverancia no sea una consecuencia ciega del primer impulso, el trabajo de la inercia: que sea una perseverancia reflexiva.

984

Dile: ¡ecce ego quia vocasti me! — ¡Aquí estoy, porque me has llamado!

985

Te extraviaste y no volviste porque te daba vergüenza. Sería más lógico que te avergonzaras de no volver.

986

«La verdad es que no hay necesidad de ser un héroe», confiesas, «de saber aislarse hasta donde las circunstancias lo exijan, sin llegar a extremos ridículos, y perseverar». Y añades: «Mientras cumpla con las normas que me diste, las trampas y trampas de mi entorno no me preocupan: temer tales nimiedades, eso es lo que me daría miedo».

¡Maravilloso!

987

Fomenta y preserva el más noble de los ideales que acaba de nacer dentro de ti. Considere cuántas flores florecen en la primavera y cuán pocas son las que se convierten en frutos.

988

El desaliento es un enemigo de tu perseverancia. Si no luchas contra el desaliento, primero te volverás pesimista y tibio después. Sé optimista.

989

Ven ahora I Después de tanto de ‘¡la Cruz, Señor, la Cruz!’ es obvio que es una cruz a tu gusto la que querías.

990

Constancia, que nada puede temblar. Eso es lo que necesitas. Pídele a Dios y haz lo que puedas para obtenerlo: porque es una gran salvaguarda contra tu constante alejamiento de la forma fructífera que has elegido.

991

No se puede ‘levantar’. No es de extrañar: ¡ese otoño!

Persevera y te «levantarás». Recuerda lo que ha dicho un escritor espiritual: tu pobre alma es como un pájaro cuyas alas están cubiertas de barro.

Se necesitan soles del cielo y esfuerzos personales, pequeños y constantes, para sacudirse esas inclinaciones, esas fantasías vanas, esa depresión: ese barro aferrado a tus alas.

Y te verás libre. Si perseveras, te «levantarás».

992

Da gracias a Dios que te ayudó y regocíjate en tu victoria. ¡Qué profunda alegría sientes en tu alma, después de responder a la gracia!

993

Tú razonas… bueno, fríamente; ¡un motivo tras otro para abandonar la tarea! Y algunos de ellos son, al parecer, concluyentes.

Sin duda tienes razones. Pero no tienes razón.

994

«Mi entusiasmo se ha ido», escribes. Tienes que trabajar no por entusiasmo sino por Amor: consciente del deber, lo que significa abnegación.

995

Inquebrantable: eso es lo que debes ser. Si tu perseverancia se ve perturbada por las debilidades de otras personas o por las tuyas, no puedo dejar de formar una mala opinión de tu ideal.

Toma una decisión de una vez por todas.

996

Tienes una mala idea de tu camino, si la falta de entusiasmo te hace pensar que lo has perdido. ¿No puedes ver que es el momento de la prueba? Por eso os habéis visto privados de consuelos sensatos.

997

Ausencia, aislamiento: pruebas para tu perseverancia. Santa Misa, oración, sacramentos, sacrificios, Comunión de los Santos: armas a conquistar en la prueba.

998

¡Oh bendita perseverancia del burro que hace girar la rueda hidráulica! Siempre al mismo ritmo. Siempre los mismos círculos. Un día tras otro: todos los días lo mismo.

Sin eso, no habría madurez en la fruta, ni flor en el huerto, ni olor a flores en el jardín.

Lleva este pensamiento a tu vida interior.

999

¿Y cuál es el secreto de la perseverancia? Amar. Enamórate y no lo dejarás.

https://www.escrivaworks.org/book/the_way-chapter-46.htm

26 de junio: San Josemaría Escrivá de Balaguer

A todos nos interesa ser personas creíbles, pero lo realmente importante es ser buenos. Y, ¿qué es ser bueno? “Bueno es el hombre que es tal y como Dios ha imaginado al hombre. Bueno es el hombre que es conforme a Dios; el hombre en quien brilla algo de la luz de Dios. Bueno es el hombre que no tapa con su propio yo la luz de Dios” (J. Ratzinger, “Wolfgang de Regensburg”).

San Agustín contó en una ocasión que tras su ordenación sacerdotal había llorado en silencio, porque ahora no debía rendir cuenta de su propia vida, sino también se le preguntará por los muchos que le han sido confiados. Deben renunciar a su propia vida, por decirlo así, y tomar sobre sí el equipaje de los demás, porque el Señor así lo quiere. Algo parecido encontramos en la historia de las grandes vocaciones. Un Moisés, un Jeremías, un Jonás, se resisten a las exigencias de Dios. Temían, no sólo la contradicción de los hombres, sino, sobre todo, su propia insuficiencia.

San Josemaría percibía una enorme desproporción entre lo que Dios le pedía y lo que él era… En 1928 él, tenía 26 años, la gracia de Dios y buen humor. Josemaría era consciente de la envergadura de la tarea que Dios le encomendaba.

Los que le conocieron dicen que escucharle daba vértigo: vislumbraban que aquello era una empresa de Dios, y que Dios la inspiraba a un hombre. Uno de los muchachos que asistía a las primeras Charlas que daba el Fundador, decía:

—“Esto no se le pudo ocurrir al Padre”.

Escribe el Fundador: “Quiso el Señor promover su Obra cuando, en la mayoría de los países, elites y masas enteras parecían alejarse de la Fuente de toda gracia; cuando, incluso en países de vieja historia cristiana, escaseaba la frecuencia de Sacramentos por parte del pueblo; cuando vastos estratos del laicado parecían adormilados, como si se hubiese desvanecido su fe operativa” (Carta 25-I-1961, n. 13 en revista Romana 31, 2000).

San Josemaría Escrivá hablaba con vigor de que “se han abierto los caminos divinos de la tierra”. Todas las ocupaciones pueden ser ocasión de encuentro con Dios: el estudio, el trabajo, el hogar… El común vivir de los hombres y mujeres debe ser valorado en su justa dimensión: como camino de santidad, como realidad en la que deben luchar por agradar a Dios; es decir, por ser santos.

En alguna ocasión, dijo el Postulador de la Causa de canonización: Cuando se estudia la vida de los santos lo más interesante no es tanto lo que ellos hicieron o su reacción ante la gracia, sino hacerse una idea de la acción de Dios en su persona. La historia de su alma es excepcional: estamos frente a una gracia divina particular; lo que Dios ha operado en su alma delinea una misión única en la historia de la Iglesia.

El Postulador de la causa de su canonización, Flavio Capucci, comentó que sus visitas a la Villa de Guadalupe, en mayo de 1970 en México, dejaron una huella honda en su vida. Afirmó que el fruto que él sacó de esas visitas fue la confianza absoluta en la Virgen. Cuando él veía la imposibilidad de poner remedio a situaciones difíciles con sus solas fuerzas -que era siempre-, acudía a la oración, y normalmente iba a santuarios marianos, y salía siempre reconfortado. Por eso nos decía que el optimismo es una actitud propia del cristiano. El cristiano debía vencer siempre toda mentalidad de angustia, de víctima y de preocupación, y confiar en Dios.

El 26 de junio próximo, se cumplen 46 años de que el Fundador del Opus Dei (Obra de Dios), San Josemaría Escrivá, terminó su vida terrena y nació a la vida verdadera. El 2 de octubre de1928, San Josemaría Escrivá, recibe en su corazón la semilla del Opus Dei, ve lo nuclear de este espíritu. En 1931 ve que la filiación divina ha de estar en la base de su espíritu.

La actividad del Opus Dei se resume en la formación de los fieles de la prelatura para que desarrollen —cada uno en su propio lugar en la Iglesia y en el mundo— una actividad apostólica multiforme, apoyando la tarea evangelizadora de los pastores y promoviendo a su alrededor el ideal de la llamada universal a la santidad. En consecuencia, la labor que llevan a cabo los fieles del Opus Dei, no se limita a un campo específico, como la educación, la atención a enfermos o la ayuda a discapacitados. Todos los cristianos han de cooperar a solucionar cristianamente los problemas de la sociedad y deben dar testimonio constante de su fe.

Muere Javier Cremades, director de los actos centrales de la JMJ 2011 y exrector de Torreciudad

Javier Cremades tuvo un papel fundamental en el éxito de la JMJ de Madrid en 2011

El sacerdote Javier Cremades Sanz-Pastor, de 74 años, ha fallecido este jueves, 7 de enero, en Madrid tras una enfermedad pulmonar que le obligó a interrumpir una intensa labor pastoral.

Cremades nació en Zaragoza en 1946. Licenciado en Medicina y Cirugía y doctor en Teología, fue ordenado sacerdote del Opus Dei en 1973, y desarrolló su labor pastoral en Pamplona, Santiago de Compostela, Torreciudad y Madrid. Fue capellán de las facultades de Derecho y de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense; fundador de Caritas Universitaria; miembro del Consejo Presbiteral; director de los actos centrales de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid en 2011; rector de la iglesia del Espíritu Santo y del santuario de Torreciudad, y delegado de Actos Públicos del Arzobispado de Madrid.

Tal y como recoge el Arzobispado de Madrid, al conocer la noticia de su fallecimiento, monseñor César Franco, obispo de Segovia y antiguo auxiliar de Madrid que trabajó con Cremades en la Jornada Mundial de la Juventud 2011, ha remarcado que tenía «una creatividad extraordinaria para transmitir el Evangelio» y que «fue un hombre de Dios y un sacerdote de los pies a la cabeza». Y Yago de la Cierva, director ejecutivo de la JMJ 2011, le recuerda como «un hombre profundamente enamorado de Cristo» y destaca que en la JMJ «sacó todo el partido a su fantasía y su capacidad de involucrar a personas».

Buena prueba de este afán evangelizador y de su «gran capacidad de organización», usando palabras de su familia, fueron iniciativas de la JMJ como la difusión de dos millones de crucifijos como «la medicina que todo lo cura», en una caja con un prospecto destacando sus usos y ventajas, o la edición de un plano del Metro de Madrid adaptado al rezo del rosario.

En esta línea, Pedro Díez Antoñanzas, que sucedió a Cremades como rector del santuario de Torreciudad, señala su «afán por acercar a muchos a Dios a través de la Virgen» y Belén Vegas, arquitecta que colaboró con él en propuestas de evangelización, incide en que fue «un sacerdote en el que se refleja la presencia de Cristo» y en que «este reflejo divino, como un imán invisible, atrae a las almas».

Relación con san Josemaría

El propio Cremades, que aprovechó el confinamiento y el parón de su enfermedad para escribir el libro Los planes de los Cremades: una familia amiga de san Josemaría, recordaba que «desde que conocí a San Josemaría en 1958, vi que además de ser un padrazo, era muy buen amigo de sus amigos». «Le recuerdo hablándonos de libertad: “Pensad en todo como os dé la gana, haced siempre lo que os parezca mejor. Sois libérrimos”», aseveraba.

También narraba que, un día en Roma, el fundador del Opus Dei le dijo: «Cuando yo me muera, cuenta siempre que puedas a tus hermanos lo mucho que el Padre quería al Papa, sea el que sea. Ahora es Pablo VI. Pero a este Papa, al siguiente y a todos los que vengan detrás hay que quererles mucho y sin condiciones. ¡Díselo a tus hermanos!».

Inspirados por el libro ‘Camino’

Un rockero norteamericano, un peluquero italiano, un cantante de rap español… Estas y otras muchas personas tienen un denominador común: el gran impacto e inspiración que ha supuesto para ellas la lectura del libro ‘Camino’, escrito por san Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, y cuya primera edición se realizó en Valencia en 1939. Con motivo de los 80 años de esa fecha, mostramos el testimonio de personas de muy distintas condiciones acerca de esa pequeña gran joya de la espiritualidad cristiana. Programa emitido por La Ocho Mediterráneo (Valencia, España).

Dos santos sorprendentemente similares

¿Qué similitudes pueden tener dos santos provenientes de ámbitos culturales diferentes? El autor detalla los aspectos que tienen en común San Josemaría y John Henry Newman, quien mañana será canonizado.

Más información. Newman, un santo para nuestra época: biografía, entrevista al director de comunicación de la canonización y a Melissa Villalobos, la mujer del milagro.


En un reciente artículo para Aleteia, señalo similitudes entre los dos santos que para los lectores podrían parecer muy distintos: John Henry Newman (1801-1890) y Josemaría Escrivá (1902-1975). Si todos los santos son similares en cuanto que aman a Dios, y en palabras de Juan Pablo II son “heraldos del evangelio, expertos en humanidad”, Newman y Escrivá, provenientes de ámbitos culturales diferentes tienen más en común que aquello que los santos comparten típicamente, y que las similitudes esbozadas en el artículo citado.

AMBOS SANTOS TENÍAN UN ELEVADO CONOCIMIENTO DE LAS ESCRITURAS, QUE HABÍAN LEÍDO CUIDADOSAMENTE Y MEDITADO FRECUENTEMENTE

Ambos santos tenían un elevado conocimiento de las Escrituras, que habían leído cuidadosamente y meditado frecuentemente, y las miraban bajo el prisma de la Tradición de la iglesia y en particular de los escritos de los Padres de la iglesia. Ambos hombres se acercaban a las Escrituras con una fe inquebrantable y una humildad que les llevó a una lectura sapiencial mientras que muchos de sus contemporáneos estaban descifrando los mismos textos con una hermenéutica histórico-critica, y consideraban la biblia simplemente como un libro más. La predicación de Newman y de Escrivá estaba basada en las Escrituras. Estaba repleta de citas bíblicas, se entiende que con una interpretación fundada en la tradición. Estas citas no eran una simple concatenación de textos sino el fruto de una profunda comprensión del significado de las Escrituras. Para estos santos, así como para otros como san Agustín, todas las Escrituras nos hablan de Cristo como la Palabra Viviente y la revelación definitiva del Padre.

Dos santos realistas

Newman y Escrivá eran dogmáticos, un término que hoy día generalmente tiene connotaciones negativas, pero el significado de dogmático significa que simplemente creían y sostenían verdades objetivas en materia de religión y revelación. En su biografía espiritual, Apologia pro vita sua (1864) Newman escribió: «Caí bajo las influencias de un Credo definitivo, y recibí en mi intelecto las impresiones del dogma, que a través de la misericordia de Dios, nunca fueron borradas u oscurecidas”.

Escrivá también entendió el dogma como una verdad sagrada o bien enseñada directamente por Jesucristo o sus Apóstoles o bien como una verdad sagrada derivada de sus enseñanzas por medio del auténtico magisterio de la iglesia, al que se debe asentir plenamente con la mente y la voluntad. En tiempos de confusión doctrinal ambos se mantuvieron firmes en la defensa del dogma.

EN TIEMPOS DE CONFUSIÓN DOCTRINAL AMBOS SE MANTUVIERON FIRMES EN LA DEFENSA DEL DOGMA

Nuestros dos santos fueron realistas, el primero debido a su origen inglés y su estudio de Aristóteles, y el segundo por su gran sentido común en la forma de ser y por el cuidadoso estudio de santo Tomás de Aquino. Ambos tenían un conocimiento profundo del hombre y de la historia basados en la comprensión humana de la realidad por medio de los sentidos y los actos varios de la facultad del intelecto, a saber, la aprehensión y el juicio. Los seres humanos tienen conocimiento de la naturaleza de los seres por medio de sus actos y de las perfecciones de sus facultades. Subyacente a este enfoque esta su comprensión clara del principio de causalidad (material, formal, eficiente y final) cuya ignorancia es la fuente de los errores filosóficos del materialismo, idealismo, agnosticismo y ateísmo. Newman, mediante la filosofía aristotélica, fue capaz de superar los errores de Hume y otros pensadores de la modernidad. Escrivá hizo lo mismo pero apoyado en el suelo firme del Aquinate, quien a su vez había derivado tanta sabiduría de Aristóteles.

Una sana “mentalidad laical”

Muchos santos tienen deseo de una vida casi puramente espiritual que les lleva a la vida en un convento o un monasterio. Otros se dedican a las obras sociales para dar alivio inmediato a otros. Newman y Escrivá, sin ignorar la dimensión espiritual y social de la vida ni las necesidades de otros, abrazaron lo que Escrivá llamaría una sana “mentalidad laical”. En su famosa homilía titulada Amar al mundo apasionadamenteEscrivá dijo: “Allí donde están vuestros hermanos los hombres, allí donde están vuestras aspiraciones, vuestro trabajo, vuestros amores, allí está el sitio de vuestro encuentro cotidiano con Cristo. Es, en medio de las cosas más materiales de la tierra, donde debemos santificarnos, sirviendo a Dios y a todos los hombres”. Enseñó que los hombres y las mujeres deben hacer santo este mundo en que viven mediante la práctica de las virtudes en su trabajo cotidiano.

NO NOS SORPRENDE POR TANTO QUE NEWMAN Y ESCRIVÁ HAYAN DADO DIRECCIÓN ESPIRITUAL A MUCHOS HOMBRES Y MUJERES PROFESIONALES

No nos sorprende por tanto que Newman y Escrivá hayan dado dirección espiritual a muchos hombres y mujeres profesionales, ayudándoles a ejercer una saludable influencia cristiana en la sociedad mediante su trabajo, en ocasiones en lugares de alta relevancia social. En esto consistía poner la luz sobre lo alto, de lo cual Cristo nos habló, y que estos santos tomaron tan a pecho.

Dos hombres que sabían amar

No podemos dejar de añadir a esta breve comparación de estos dos grandes santos de los siglos 19 y 20 lo que correctamente se ha afirmado en otros lugares. Estos hombres tenían gran humanidad. Eran personas que sabían amar y demostraban su amor de cierto modo: primero escuchaban y sólo después ofrecían consejos, rezaban por los que acudían por ayuda, sostenían correspondencia con aquellos que les buscaban y ofrecían mortificaciones por ellos.

LAS ESCRITURAS, LA DOCTRINA, LA SECULARIDAD, LA HUMANIDAD –TODO ESTO– HACE SORPRENDENTEMENTE SIMILARES A ESTOS DOS SANTOS

Cuando fue elevado al cardenalato, Newman escogió como lema unas palabras tomadas de una carta de san Francisco de Sales –cor ad cor loquitur– (el corazón habla al corazón). Era una especie de resumen de ese amor, a semejanza de Cristo que está presente en toda amistad genuinamente cristiana. A Escrivá por su parte le gustaba la palabra “amistad”, y fue verdaderamente amigo de muchos. Había meditado frecuentemente en la invitación a la amistad que hizo Cristo a sus discípulos, y para Escrivá como sacerdote, esa amistad se realizaba por medio de su paternidad espiritual.

Las Escrituras, la doctrina, la secularidad, la humanidad –todo esto– hace sorprendentemente similares a estos dos santos como si fuesen figuras hechas del mismo molde. Newman y Escrivá son grandes santos que nos siguen -y seguirán- acercando a Dios y a todos los hombres.


Juan R. Vélez, sacerdote de la Prelatura del Opus Dei, es autor de Cardenal Newman, un santo para nuestro tiempo (Ediciones Logos, 2019).

La santidad, un sueño posible

El 26 de junio se celebran numerosas misas con motivo de la festividad de san Josemaría. Un día señalado para recordar el mensaje del “santo de lo ordinario”, como lo definió san Juan Pablo II. El vicario regional, Ignacio Barrera, recién nombrado, ha presidido la Eucaristía en la Catedral de la Almudena.

El vicario regional, Ignacio Barrera, en la misa de la fiesta de san Josemaría, celebrada esta tarde en la Catedral de la Almudena. Fotos: Álvaro García Fuentes.

Una misa vespertina a finales de junio suele llevar premio: la ola de calor fue citada al comienzo de la homilía y, entre abanicos, los asistentes que llenaron la catedral se ganaron un poco de cielo y, posiblemente, un necesario refresco posterior.

Guadalupe y Teresa

Ignacio Barrera, en su primera Misa de la fiesta de san Josemaría como vicario regional del Opus Dei en España, enmarcó la homilía entre dos mujeres, Guadalupe y Teresa, además de la Virgen María, como es lógico.

Primero recordó el ejemplo de la beata Guadalupe Ortiz de Landázuri, recientemente beatificada, y por tanto “confirmación de que nosotros podemos llegar a la santidad”. Al final, unas palabras dedicadas a Teresa Cardona, numeraria fallecida en accidente durante un proyecto de voluntariado en Costa de Marfil: “Su alegría, vocación de servicio y trabajo” –señaló Ignacio Barrera- nos dejan “un recuerdo imborrable”.

La búsqueda de la santidad, pese a todo

“La santidad llama a la santidad”, remarcó el vicario, como hilo central de toda la homilía. Aunque cada uno tiene su itinerario, sus luchas, y una diversidad enriquecedora, que hace precisamente amable y atractiva cada santidad personal. “Al mismo tiempo”, resumió, “los santos en el cielo son parecidos, porque todos han sido moldeados por el Espíritu Santo y tienen a Cristo como modelo”.

“Nuestras ilusiones se verán colmadas por las maravillas de Dios nos recordaba san Josemaría en una de sus homilías”, continuó el vicario regional, que finalizó citando al Papa Francisco: “el amor de Dios y nuestra relación con Cristo vivo no nos privan de soñar, no nos exigen que achiquemos nuestros horizontes. Al contrario, ese amor nos mueve, nos estimula, nos lanza hacia una vida mejor y más bella” (Exh. ap. Christus vivit, n. 138).