Conéctate

¿Os habéis fijado en la dependencia que muchas personas sienten hacia su teléfono móvil? Siempre colgados de él, se mueven por casa en su compañía, del baño a la cocina pasando por el salón, es lo último que miran antes de dormir, cómo si le dieran un beso de buenas noches, y lo primero en lo que ponen sus ojos antes de desperezarse, es su tesoro más preciado.

Y en la calle más de lo mismo, caminan despacio, encorvados, distraídos, ausentes de todo cuanto les rodea, en algunos países han acuñado el término “smombies” (de la unión de Smartphone y zombi) para describirlos, incluso la Dirección General de Tráfico ha alertado del riesgo alto de atropello para estos peatones; pero claro, hay que contestar los WhatsApp, Re twittear en Instagram, escuchar los audios, y al instante…lo importante es estar CONECTADO.

Unas manos sujetan el móvil en horizontal con una imagen de un cielo azul y los símbolos de la diferentes redes sociales y conexiones flotando delante.

Pero, ¿conectados a qué o a quién?, ¿a las modas y tendencias?, ¿a las últimas noticias o cotilleos?, ¿a los problemas y necesidades de nuestros hermanos?, ¿a nuestra familia y amigos?, y ¿a Dios?, ¿Estamos conectados con Dios?

Prisas, prisas y más prisas, trabajo, casa, niños, obligaciones, cargos y demás responsabilidades…Repite conmigo: ¡RESPIRA Y BUSCA A DIOS!

¡RESPIRA PAQUI Y CONÉCTATE A DIOS!

Si tu conexión, independientemente de que uses WIFI o cable de red, es buena, no necesitas seguir leyendo este post, lo que voy a decir ya lo sabes, lo disfrutas cada día y lo atesoras cómo el bien más preciado, pero, te ánimo, a que, en los comentarios, nos dejes consejos para quienes tenemos que mejorar la conexión con Dios porque la perdimos hace tiempo, nos falla a ratos, o nos va muy lenta.

DIOS SIEMPRE ESTÁ AHÍ, ESPERÁNDONOS A PESAR DE TODAS NUESTRAS EXCUSAS«Y, levantándose, partió hacia su padre. Estando él todavía lejos, le vió su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente.»(Lc 15, 20)

PERO PARA QUE SINTAMOS EL ABRAZO AMOROSO DEL PADRE Y CONECTEMOS NUEVAMENTE CON ÉL, NECESITAMOS, ANTE TODO, LEVANTARNOS Y SALIR EN SU BUSCA.

Podemos comenzar encontrándonos con Él en la ORACIÓN. Cómo siempre me recuerda mi director espiritual, “orar es hablar con quién sabemos que nos ama” (Santa Teresa de Jesús), no se puede describir mejor ni más bonito, y ¿no vamos a ser capaces de hallar un hueco para estar un ratito todos los días con quien más nos quiere?

Abrir nuestro corazón en casa o en la iglesia de nuestro barrio, delante del sagrario, y compartirle nuestras preocupaciones y anhelos, sueños y fracasos, penas y alegrías… rogarle por quienes más queremos, por nuestro prójimo, por la paz… y para que nos dé fuerzas en el día a día, sea la luz de nuestros pasos, y nos transforme en criaturas nuevas al servicio de los demás.

Y PERSEVERAR SIEMPRE, SIN DESALIENTO Y CON UNA FE VIVA “incluso cuando todo parece vano, cuando Dios aparece sordomudo y parece que perdemos el tiempo. Aunque el cielo se nuble, el cristiano no deja de rezar. Su oración va de la mano con la fe.” (Papa Francisco), porque “nosotros esperamos al Señor, Él es nuestro auxilio y nuestro escudo; en Él se goza nuestro corazón, en su santo nombre confiamos” (Salmo 33, 20-21).

Por favor, regresa a Dios

Nuestra Señora de Zaro di Ischia a Angela el 26 de mayo de 2022:

Esta tarde la Madre apareció toda vestida de blanco. El manto envuelto a su alrededor también era blanco, ancho y cubría su cabeza también. En su cabeza la Madre tenía una corona de doce estrellas brillantes. Sus manos estaban entrelazadas en oración; en sus manos había un largo rosario santo, blanco como de luz, que casi bajó a sus pies. Sus pies estaban desnudos y fueron colocados en el mundo [globo]. El mundo estaba como envuelto en una gran nube gris. Las escenas de guerras y violencia eran visibles en el mundo. La madre deslizó lentamente una parte del manto sobre el mundo, cubriéndolo. Alabado sea Jesucristo…

Queridos hijos, gracias por estar aquí en mi bendito bosque, gracias por haber respondido a este llamado mío. Hijos Míos, si estoy aquí es a través de la inmensa misericordia de Dios. Hijos Míos, los amo, los amo inmensamente. Amados hijos, hoy les pido de nuevo oración, oración por este mundo que está cada vez más en las garras de las fuerzas del mal. Hijos Míos, oren por la paz, oren por la paz en el mundo, por la paz en las familias, oren para que sus corazones tengan paz. Amados hijos, he estado entre ustedes durante mucho tiempo, pero nada ha cambiado. ¡Por favor, hijos, conviértanse! Por favor, regresen a Dios.

Hijos Míos, les pido una vez más que oren con sus corazones, no [sólo] oren con sus labios. Abrid vuestros corazones y déjame entrar, extiende vuestras manos y agarra las mías; Estoy aquí para escucharlos, estoy aquí para amarlos, estoy aquí para guiarlos a todos a mi hijo Jesús. Por favor, no se pierdan en las cosas de este mundo, no se pierdan en falsas bellezas, sino miren a Jesús, oren a Jesús, amen a Jesús, vivas y verdaderas en el Santísimo Sacramento del Altar. Dobla las rodillas y ora. Jesús sabe lo que necesitas.

Luego oré junto con la Madre por la Santa Iglesia y por todos aquellos que se habían encomendado a mis oraciones. Finalmente la Madre bendijo a todos:

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Papa Francisco: ¡No quiero operarme!

El papa Francisco aparece en silla de ruedas y hace una confidencia a los obispos italianos, mientras crecen las apuestas de cónclave

El papa Francisco no quiere someterse a una nueva intervención quirúrgica. Una confidencia que contó a los Obispos de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) en el Aula Pablo VI este lunes 23 de mayo de 2022. El intercambio duró unas dos horas, según informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede. 

Francisco ha contado a los obispos italianos que la última vez -cuando se sometió a una operación para solucionar su problema de «estenosis diverticular sintomática del colon» en julio del año pasado- tuvo consecuencias desagradables tras la anestesia, según reconstruye el encuentro de ayer, el diario italiano ll Mattino (24.05.2022)

En este caso, ahora le gustaría no volver a pasar por el quirófano. Los dolores en la rodilla y en la cadera espera solucionarlos con infiltraciones masivas y tratando de cumplir con los consejos de los ortopedistas introduciendo el uso de la silla de ruedas en su vida diaria en Santa Marta. 

Desde hace unos días, el Papa se muestra en público con un bastón de tres pies para garantizarle mayor estabilidad en el movimiento, especialmente durante  las audiencias privadas de la Casa Santa Marta (por ejemplo hace unas semanas recibió allí al primer ministro de Japón, para evitar los desplazamientos y a los encargados de Caritas para la ayuda a Ucrania).

Los cazadores de papables 

La salud del Papa, 85 años, preocupa a “vecinos” y “extraños”. Por motivos de cálculo o previsión vaporosa. Algunos vaticanistas comentan ya sobre el ‘próximo cónclave’ e incluso lanzan sus apuestas de “papables”. En Roma, se dice: ‘muerto un papa se elige otro’. Un dicho popular algo cínico. Sin embargo, el tema es que Francisco está muy vivo y aunque su agenda ha tenido algunos cambios, se encuentra trabajando en sus próximos viajes de verano: Republica Democrática del Congo (2 al 5 de julio), Sudán del Sur (5 al 7 de julio) y Canadá (24 al 30 de julio).

Francisco ha reducido un ‘poco’ (entiéndase, un poco, en comparación a su abultada agenda cotidiana de hasta 4 discursos o mensajes promedio y, entretanto, 5/6 audiencias privadas diarias), sus citas de trabajo a causa de los dolores en su rodilla derecha, en la que padece artrosis (gonartrosis). Su agenda se ha alineado con la de sus predecesores, teniendo menos o nada de audiencias o citas oficiales los días martes. 

Recientemente, le hemos visto en silla de ruedas y cojeando, haciéndese ayudar por sus colaboradores para moverse con parsimonia para subir al estrado de la Plaza de San Pedro para las audiencias generales. Cierto es que no ha presidido algunas celebraciones y ha “aplazado” por ejemplo el viaje – nunca anunciado oficialmente – a Líbano que era previsto por las autoridades civiles y por el clero local en julio. 

Por la edad y sus dolores de ciática, no es extraño que el Papa tenga menos vitalidad en sus movimientos que a inicio del pontificado (2013). “Es fisiológico”. No obstante, el Papa ha comenzado su periodo de rehabilitación, unas dos horas al día hace infiltraciones y sigue las indicaciones de su médico para moverse lo menos posible para no forzar la rodilla, confirmó también su amigo, monseñor Victor Manuel Fernández vía Twitter.

El domingo 15 de mayo, celebró la misa de canonización de 10 nuevos santos y, tras el Regina Caeli, parecía que recobró vitalidad saludando a los fieles en el papamóvil en los corredores de la plaza de San Pedro y a cada uno de los obispos y cardenales presentes. Así lo dijo a Aleteia  el embajador de Uruguay ante la Santa Sede, Guzmán Carriquiry (15.05.2022). 

El “buen humor” del Papa 

El Papa no pierde su buen humor y hasta pidió en broma “tequila” para su dolor de rodilla. Lo hizo al final de la audiencia general del pasado 11 de mayo, saludando a un grupo de seminaristas y sacerdotes mexicanos Legionarios de Cristo que le agradecían por su ejemplo de entereza. 

En efecto, a pesar de su dolor de rodilla, el Papa no deja de donarse a los fieles y da vueltas en el papamóvil, sentado, para saludar a los grupos de peregrinos y fieles de Italia y de todo el mundo, congregados para las audiencias generales del miércoles, justamente está dedicando un ciclo de catequesis a la vejez, que no llega sola, también con sus achaques y la sabiduría del corazón

Francisco no pierde la sonrisa a pesar del dolor y de la cojera. De hecho, afirma de que pasará, tardará algún tiempo, pero pasará (Audiencia General 04.05.2022). 

Y no pierde la oportunidad de disculparse por no poder estar de pie por mucho tiempo como quisiera para saludar a los fieles en sus audiencias.

Cabe recordar también que en la entrevista con Il Corriere della Sera publicada el 3 de mayo, el Papa confió detalles sobre el estado de su rodilla: «Tengo un ligamento roto, me someteré a una cura con infiltraciones y ya veremos», explicó. «Hace falta un poco de dolor, un poco de humillación…», dijo.

La oración alrededor del Papa en silla de ruedas 

El Papa confía en las oraciones de los fieles para continuar con su misión. En este sentido, la imagen de introducción a esta nota representa este pía solicitud del Papa desde que apareció en el balcón principal: “recen por mí”. En esa foto, cerca de 30 jóvenes miembros de la “Fraternidad Política” Chemin Neuf rodearon la silla de ruedas del Papa, 85 años, y rezaron con y por él (16.05.2022). Una imagen que será una tarjeta postal para recordar.

¿SERÁ DEMASIADO TARDE?

«Durante la segunda guerra mundial mi padre formaba parte de la Resistencia. Detenido en 1942, fue deportado a Alemania. Padeció en diferentes campos de concentración durante tres años. El hambre y los malos tratos reinaban entonces en aquellos lugares. Un día, se encontró con un prisionero que se moría de hambre. Como papá tenía un trozo de pan se lo ofreció, pero el prisionero con una mirada perdida no hizo el menor intento de tomar aquel pan que quizás lo hubiera salvarlo. Mi padre insistió, pero fue en vano porque el hombre carecía de energía para reaccionar. Murió de hambre poco después. Para él era demasiado tarde; había atravesado el límite del instinto de supervivencia.

¡Qué importante es nuestra elección! Medité varias veces sobre aquel acontecimiento y percibí que semejante situación, en otros campos, no es inhabitual hoy en día. Pero permanezcamos en Medjugorje con los llamados a la Vida y a la supervivencia que nos envía la Madre de Dios a través de sus venidas. ¿Acaso no nos ofrece desde hace 40 años la comunión fraterna y la prosperidad en la Tierra para que caminemos en la paz de Dios? En sus mensajes de febrero y de marzo nos vuelve a invitar a retornar a Dios y a vivir sus Mandamientos, lo que es VITAL para nosotros … ¿Nos detenemos para leer y releer esta invitación a la supervivencia y apropiarnos de todo lo que ella contiene? Se trata de elegir, como ante un cruce de caminos, y no equivocar el rumbo: vivir con Dios o sin Dios. ¿Hemos comprendido que está en juego nuestra vida, tanto en la Tierra como en la Eternidad?

Concretamente: ¿Oramos con regularidad? ¿Frecuentamos los sacramentos “con el corazón”? ¿Solemos realizar actos de caridad? ¿Perdonamos a quien nos ofende? ¿Ofrecemos pequeños sacrificios para la salvación de las almas o simplemente “para complacer al Buen Dios”, como decía santa Teresita? Finalmente y sobre todo, ¿tenemos una inmensa confianza en la Misericordia inconmensurable del Señor?

Si podemos tildar con un SÍ cada item, vamos por el buen camino, ¡sólo necesitamos perseverar en él!

¡No, no es demasiado tarde! Para nuestro tiempo, intermedio doloroso entre el pasado y el Nuevo Tiempo del Nuevo Pentecostés de Amor, Dios ha preparado una misericordia muy especial. Pero estamos tan debilitados por la costumbre de vivir sin Dios que podríamos hacer oídos sordos y perdernos la posibilidad de la felicidad que se nos ofrece.»

© Children of Medjugorje – 15 de abril de 2022

Sor Emmanuel

Arrepiéntanse y perseveren en la fe

San Miguel ArcángelLuz de María de Bonilla el 12 de abril de 2022

Pueblo de nuestro Rey y Señor Jesucristo, reciban la bendición enviada por la Santísima Trinidad para cada uno de ustedes, bendición que será tangible en la vida de cada uno de ustedes, si reciben este llamado con fe y con un corazón contrito y humilde. Pueblo de nuestro Rey y Señor Jesucristo, las obras y obras de cada uno de ustedes no son una sorpresa: la Santísima Trinidad conoce todo su trabajo y acciones, sus intenciones y lo que lleva en su corazón. Continúen siendo fieles como dignos hijos de nuestro Rey y Señor y de nuestra Madre y Reina del Fin de los Tiempos. Permanecer en la fe, sin dudar, siendo personas firmes y ansiosas por hacer el bien [1]. Las calamidades caen con mayor severidad cuando los seres humanos desprecian a nuestro Rey. Somos tus protectores y compañeros de viaje; como príncipe de las legiones celestiales, debo decirles: los flagelos serán mayores para la humanidad debido a la desobediencia de la raza humana.

Los desastres naturales aumentarán en fuerza. Algunos desastres son causados por la naturaleza, otros son causados por el hombre que usa la ciencia para el mal. El sol aumentará sus erupciones, asfixiando al hombre y a la tierra misma, que responderá temblando. [2] La guerra se presenta como una lucha por los territorios, manteniendo oculta la realidad de que ha sido programada como parte de la llegada del Anticristo. [3] La sangre de una persona poderosa será derramada; la guerra se extenderá. Cuántos «aflicciones» [4] son y serán escuchados en toda la tierra, siendo el tiempo presente uno de lamentación. Las potencias se enfrentarán entre sí con armas desconocidas y la humanidad quedará asombrada. Gente en movimiento, ¡este es el momento crucial! Por eso he insistido en que seas prudente y no juzgues. [5]. Aquellos que se han librado del juicio de Dios hasta ahora no podrán escapar de su propio juicio en la Advertencia. [6]

Oren, pueblo de Dios, oren: arrepiéntanse y perseveren en la fe. La oración es necesaria.

Oren, pueblo de Dios, la encrucijada de la humanidad se ha vuelto más difícil, y llegarán a conocer el dolor.

Oren, pueblo de Dios: la oración es urgente por los países fuertemente sacudidos.

Alimenta el espíritu con la Sagrada Eucaristía; estar unidos. Los que caminan solos son presa de los lobos. Amado pueblo de nuestro Rey y Señor Jesucristo, mantén la comida en reserva. ¿Desean salvar sus almas? Ir contra la corriente del mundo. En este momento, los hijos de nuestra Madre y Reina del Fin de los Tiempos deben orar con sus corazones. Los protejo, mis amados, los bendigo.

Ave María más pura, concebida sin pecado
Ave María más pura, concebida sin pecado
Ave María más pura, concebida sin pecado

Comentario de Luz de María

Hermanos y hermanas: Siendo San Miguel Arcángel nuestro protector, confiemos en Él para que nos guíe a dar pasos seguros. La humanidad está caminando sobre arenas movedizas, por lo que necesitamos aprender a caminar sobre tierra firme para no caer.

SAN MIGUEL ARCÁNGEL
12 DE MAYO DE 2020

Oren, pueblo de Dios, oren. Muchas fallas tectónicas se han activado debido a la influencia del sol y los cuerpos celestes que se acercan a la tierra, haciendo que los volcanes submarinos se levanten con un gran rugido.

LA SANTÍSIMA VIRGEN
12 DE JUNIO DE 2018

La humanidad seguirá sufriendo a causa de la naturaleza; en una de sus tormentas solares, el sol derribará las comunicaciones y la desesperación del hombre será inmensa.

SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA
1 DE MAYO DE 2016

Oren– sí, deben orar, pero luego deben alertar a aquellos que ignoran lo que está sucediendo en este instante, porque cuando haya una guerra abierta, tales actos se extenderán por toda la tierra, como con la guerra, la barbarie invadirá el mundo.

Amén.

Notas

↑1cf. Gálatas 6:9-10
↑2El sol afectará a la tierra – profecías:
↑3Revelaciones concernientes a la aparición del Anticristo:
↑4Apocalipsis 8:13
↑5Lc 6,37
↑6Profecías acerca de la gran Advertencia de Dios:

La Tierra Temblará

Nuestra Señora a Gisella Cardia el 3 de abril de 2022

Amados hijos, gracias por haber respondido a Mi llamado en sus corazones. Hijos Míos, gracias por doblar sus rodillas en oración. Hija, mira mi corazón sangrante, rodeado de una corona de espinas. Mi corazón sangra porque aún no has entendido cuál será la justicia de Dios: será peor que el día del diluvio universal. Oren, hijos, conviertan sus corazones, cambien sus vidas para que no se les encuentre desprevenidos. Hijos Míos, pronto habrá un fuerte terremoto en toda la tierra para despertar sus conciencias; no te duermas, pero vigila. Hijos Míos, todo está enfermo; la Iglesia será juzgada porque se ha convertido sólo en una institución política y ya no confía en Dios. [1] Oren por los pastores que se han perdido y oren por Francia. Hija Mía, debes decirle a la gente que reserve comida y agua para hacer provisiones para los tiempos oscuros. Hijos Míos, ahora los bendigo en el nombre de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

Nuestra Señora se alegró hoy porque vio a tanta gente unida en oración, pero también estaba triste y sostenía un corazón sangrante en sus manos con una corona de espinas a su alrededor.

Lecturas relacionadas

Fátima, y el gran temblor

Ver: Gran temblor, gran despertar

Notas

↑1Italiano: «non è più affidata a Dio», literalmente «ya no se confía a Dios»

Las intenciones de oración del Papa en abril

“Recemos este mes por el personal sanitario”. Es lo que ha pedido el Papa Francisco a los fieles de todo el mundo a través de su tradicional video con sus intenciones de oración para el mes de abril de 2022.

“Recemos para que el compromiso del personal sanitario de atender a los enfermos y a los ancianos, especialmente en los países más pobres, sea apoyado por los gobiernos y las comunidades locales”. 

El Pontífice ha demostrado su gran aprecio por el personal sanitario que durante la pandemia ha mostrado “entrega” y “generosidad”, en especial se refirió al personal “sanitario, voluntarios, trabajadores y trabajadoras de la salud, sacerdotes, religiosos, religiosas”. 

Ver el vídeo del Papa en Aleteia

Más noticias del Papa, el Vaticano y la Santa Sede: 

  • El cardenal y el entrenador de fútbol del AS Roma. En el campo de fútbol como en la vida, se juega en equipo y considerando a los otros no como enemigos, sino como hermanos y reflejo de nuestra humanidad. El 29 de marzo, en Biblioteca Vaticana, tuvo lugar un diálogo entre el cardenal José Tolentino de Mendonça, archivero y bibliotecario de la Santa Iglesia Romana, y el entrenador del equipo de fútbol AS Roma, José Mourinho. Promovido por L’Osservatore Romano, el encuentro entre las dos personalidades portuguesas abarcó diversos temas, desde el valor de la educación y el deporte hasta la importancia decisiva de las relaciones humanas en todos los contextos de la vida. Y también hablaron de la dramática situación de Ucrania debido a la guerra.
  • Vía Crucis en los Jardines Vaticanos: Por la Iglesia peregrina en la tierra, por la curación de las heridas del alma y del cuerpo, para obtener los bienes de la salvación, por los pecadores. Estas son las intenciones de oración de la primera estación del Vía Crucis en los Jardines Vaticanos promovida en la mañana del martes 5 de abril por el Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano en colaboración con la Limosneria Apostólica. Los fieles se reunieron en la plaza frente al edificio del gobierno. El Vía Crucis fue presidido por el cardenal Giuseppe Bertello, presidente emérito del Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano, en presencia de su sucesor, el arzobispo Fernando Vérgez Alzaga, y de la hermana Raffaella Petrini, secretaria general.
  • El Papa convierte la Fundación Pontificia Scholas en Asociación privada de Fieles de carácter internacional. Lo hizo a través de un Quirógrafo firmado el pasado 19 de marzo de 2022. Una evolución que hace que la entidad que ha promovido el pontífice pase a depender del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida. Leer más aquí.

Enseñe a los niños a orar

Nuestra Señora de Zaro di IschiaSimona el 26 de marzo de 2022

Vi a la Madre: tenía un manto azul sobre los hombros y un velo blanco en la cabeza con la corona de doce estrellas; su vestido era blanco, sus pies estaban desnudos y colocados en el globo terráqueo, donde se producían escenas de violencia y destrucción. Entonces la Madre cubrió el mundo con su manto y todas las escenas cesaron. Las manos de la Madre estaban entrelazadas en oración y entre ellas había un santo rosario muy luminoso; muchos rayos salían de las cuentas en manos de la Madre, inundando el bosque, y algunos de ellos llegaron a descansar sobre algunos peregrinos. Alabado sea Jesucristo…

Hijos Míos, los amo y les agradezco que hayan venido en respuesta a este llamado mío. Vengo entre vosotros una vez más a través de la inmensa misericordia del Padre. Hijos Míos, una vez más les pido oración: oración por mi amada Iglesia, para que los pilares de sus cimientos no tiemblen y para que el verdadero Magisterio de la Iglesia no sea volcado.

Oré durante mucho tiempo con la Madre por la Santa Iglesia, por el Santo Padre y por todos los que se habían confiado a mis oraciones, luego la Madre reanudó.

Mis amados hijos, hagan una pausa ante el Santísimo Sacramento del Altar, oren y hagan orar a los demás; enseñe a los niños, el futuro del mundo, a orar. [1] Amar y no odiar; justificar y no criticar; hijos míos: el juicio es sólo para Dios. Él es Juez, un Padre bueno y justo, y dará a cada persona lo que se merece: no te corresponde a ti juzgar.

Hijos Míos, los amo. Ahora te doy mi santa bendición. Gracias por haberse apresurado conmigo».

Notas

↑1«El futuro del mundo y de la Iglesia pasa por la familia». —PAPA SAN JUAN PABLO II, Familiaris Consortio, n. 75

Preparación para la Consagración al Triunfo del Inmaculado Corazón de María dada en Medjugorje

Días 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33.

Preparación para la Consagración al Triunfo
del Inmaculado Corazón de María

Preparación para la Consagración al Triunfo del Inmaculado Corazón de María PDF

***

Rosario de Las Virtudes

Nuestra Señora tenía en Su Mano izquierda un Rosario rosado y dorado, y rezaba con la mano derecha. Ella recitaba todas las Oraciones muy despacio y reverentemente, con mucho amor.

Queridos Míos: Estas Oraciones son para obtener las Virtudes. Se empieza con el Credo, luego la Consagración a Mi Corazón Inmaculado, y después El Ángelus. Posteriormente se reza la Virtud, seguida por el Padre Nuestro, el Gloria al Padre y la Oración al Espíritu Santo. Después se recita la siguiente Virtud y así se completan las Siete Virtudes: Fe, Esperanza, Caridad, Humildad, Paciencia, Perseverancia y Obediencia.” Octubre 1º de 1992.


Esta pequeña Coronilla o Rosario tiene
7 Misterios y 3 cuentas en cada Misterio.

La Señal de la Cruz 

†  Por la Señal de la Santa Cruz,
   de nuestros enemigos,
†  líbranos, Señor, Dios nuestro.          

†  En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

ORACIONES INICIALES

El Credo

Creo en Dios, / Padre Todopoderoso, / Creador del Cielo y de la Tierra. / Creo en Jesucristo,  Su único Hijo, nuestro Señor, / que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, / nació de Santa María Virgen, / padeció bajo el poder de Poncio Pilato, / fue crucificado, muerto y sepultado, / descendió a los infiernos / y al tercer día, resucitó de entre los muertos; / subió a los Cielos / y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. / Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. / Creo en el Espíritu Santo, / en la Santa Iglesia Católica, / en la Comunión de los Santos, / en el perdón de los peca-dos, / en la resurrección de la carne / y en la vida eterna. / Amén.

Totus Tuus [1]

San Bernardo de Claraval, Francia (1090-1153)

¡Oh, Señora y Madre mía!
Yo me entrego del todo a Ti,
y en prueba de mi filial afecto,
Te consagro en este día:
mis ojos, mis oídos,
mi boca, mi corazón;
en una palabra, todo mi ser.

Y ya que soy TODO (a) TUYO (a),
¡oh, Madre de Bondad!,
guárdame y defiéndeme
como cosa y posesión Tuya.
Amén.

Ángelus

 El Ángel del Señor anunció a María, que el Hijo de Dios Padre se Encarnaría en Sus Entrañas, para la Redención del mundo. Y Ella Concibió por Obra y Gracia del Espíritu Santo.

  • Dios Te Salve, María…

María Santísima lo admitió diciendo: “He aquí la Esclava del Señor; hágase en Mí según Tu Palabra.”(Lc. 1, 38)

  • Dios Te Salve, María…

Y el Hijo de Dios se hizo Hombre y vive entre nosotros.

  • Dios Te Salve, María…
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu….

Oración:

Te suplicamos, Señor, que infundas Tu Gracia en nuestros corazones, para que habiendo conocido por el Anuncio del Ángel, el Misterio de la Encarnación de Tu Hijo, por los Méritos de Su Pasión y de Su Cruz, seamos conducidos a la Gloria de la Resurrección. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Pedimos la Virtud
 de la FE

En las TRES Cuentas Pequeñas:

V:  Padre Nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea Tu Nombre. Venga a nosotros Tu Reino. Hágase Tu Voluntad, así en la Tierra como en el Cielo.
R:  Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

V:  Dios Te Salve, María, llena eres de Gracia. El Señor es Contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el Fruto de Tu Vientre: ¡Jesús!
R: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 

V:  Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R:  Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.


Al final de cada Triduo se dice la Oración al Espíritu Santo:
Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente, para conocer las obras que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén. [2]


Pedimos la Virtud
 de la ESPERANZA

En las TRES Cuentas Pequeñas:

  • Padre Nuestro…
  • Dios Te Salve, María…
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu….

Al final de cada Triduo se dice la Oración al Espíritu Santo:
Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente para conocer las obras que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén.


Pedimos la Virtud de la CARIDAD 

En las TRES Cuentas Pequeñas:

  • Padre Nuestro…
  • Dios Te Salve, María…
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu….

Al final de cada Triduo se dice la Oración al Espíritu Santo:
Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente para conocer las obras que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén.


Pedimos la Virtud de la HUMILDAD

En las TRES Cuentas Pequeñas:

  • Padre Nuestro…
  • Dios Te Salve, María…
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu….

Al final de cada Triduo se dice la Oración al Espíritu Santo:
Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente para conocer las obras que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén.


Pedimos la Virtud de la PACIENCIA

En las TRES Cuentas Pequeñas:

  • Padre Nuestro…
  • Dios Te Salve, María…
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu….

Al final de cada Triduo se dice la Oración al Espíritu Santo:
Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente para conocer las obras que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén.


Pedimos la Virtud de la PERSEVERANCIA

En las TRES Cuentas Pequeñas:

  • Padre Nuestro…
  • Dios Te Salve, María…
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu….

Al final de cada Triduo se dice la Oración al Espíritu Santo:
Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente para conocer las obras que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén.


Pedimos la Virtud de la OBEDIENCIA

En las TRES Cuentas Pequeñas:

  • Padre Nuestro…
  • Dios Te Salve, María…
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu….

Al final de cada Triduo se dice la Oración al Espíritu Santo:
Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente para conocer las obras que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén.

ORACIONES FINALES

¡Oh, María!

¡Oh, María! Transforma mi corazón como el Tuyo; colócale alrededor una corona de pureza adornada con virtudes. Toma mi corazón, querida Madre, consagrado como Tuyo propio, preséntaselo a Dios Padre como una ofrenda de mí para Ti. Ayúdame, ¡oh, María!, en hacer Tu Corazón más conocido cada día. Amén. [3] 

Oración de Pentecostés

¡Espíritu de Cristo! Despiértame.
¡Espíritu de Cristo! Muéveme.
¡Espíritu de Cristo! Lléname.
¡Espíritu de Cristo! Séllame.

¡Oh, Padre Celestial!, conságrame a Tu Corazón y Voluntad; sé en mí una Fuente de Virtudes, sella mi alma como Tuya propia, para que Tu Reflejo en mí sea una Luz que todos vean. Amén. [4]


[1] 500 días de indulgencia.
[2] Mensaje del día 23 de Diciembre de 1991.
[3] Mensaje del día 19 de Marzo de 1993.
[4] Mensaje del día 7 de Junio de 1992.


***

21º Día

«Ángel Mío, Yo te traigo el goce del Corazón de Mi Hijo. Regocijémonos por todo lo que hemos alcanzado en este tiempo, y pido que todos permanezcan fieles a esta Gracia Divina del Cielo. Si todos permanecemos como uno, el Plan de Dios no podrá ser destruido por la influencia del orgullo.

Vengo para traer la abundancia de los Bienes del Cielo. Dios Padre Me envía con la Gracia de estos Bienes preciosos para ser conferidos al alma. -El Halo de Pureza adornado de Virtudes-. Es Mi deseo colocar esta corona sobre cada uno de los corazones que se arrodillen ante Mi altar para entregarme su corazón.

Les pido a cada uno de ustedes convertirse en la señal de unidad para todo el mundo. Ésta es la señal sempiterna de Dios, Tres en Uno. De Mí todo es posible, pero sólo si Me dan su corazón.

Dios dará todo para llevar a cabo Su Plan. Debo decirles que estos tiempos son muy urgentes. Muy pronto el mundo espera una transformación de tal grado que no es posible imaginarse. Es la Hora de abrirse el Cielo sobre la Tierra y las puertas del infierno serán cerradas y removidas. Es la unión de los corazones; sus corazones hacia la unión de Nuestros Dos Corazones. Ruego que tú aceptes Mi Súplica de reconciliación, unión y paz; esto es lo que te espera en Mi Corazón.» Septiembre 1 de 1993.

Guía: Ésta es la era de la Gracia Divina. Está en medio de nosotros, para penetrarnos profundamente de la Bondad, de la Misericordia de Dios. Un Padre amoroso y extraordinario se ha dignado enviarnos una Madre porque Él conoce bien la ternura que hay en Sus Caricias. Con Su Infinita Sabiduría, Él ha escogido darnos este regalo. El Corazón de Jesús fue derretido muchas veces bajo la dulzura de la sonrisa de Su Madre. Él encontró confort y protección en Sus Brazos y Sabiduría en Sus Palabras.

Cuánto ha debido amarnos para que también nosotros experimentáramos esos mismos momentos. Su Dirección en los momentos de extravío, Su Sonrisa en los momentos de alegría o Sus Lágrimas que se mezclan con las nuestras en los momentos de pecado; el modo como enseña una Madre es un regalo de amor. Mantener cerca el corazón de una Madre nos nutrirá y ayudará a lo largo del camino. Ella nos llama de una manera suave y cariñosa hacia la Misión de Su Triunfo, y hacia lo profundo de Su Triunfante Corazón Inmaculado. Nuestra Consagración es nuestro ‘Sí’ puesto a este servicio.

Dirección: En la Consagración de nuestro corazón, nosotros nos afirmamos en una unidad eterna, y también aceptamos los sacrificios de esta Misión. Es la misión de la Luz, de la Verdad que es recibida con desdén y disgusto. Nosotros estamos llamados a ser esa luz brillante que todos buscan parta iluminar el camino de los que están en las tinieblas. Nosotros debemos denunciar todo lo que no sea la Verdad. También debemos reconocer que un esfuerzo a medias no sirve de mucho en esta Misión. Éste es un llamado a la convicción, una firme e inflexible creencia en el Triunfo del Inmaculado Corazón de María. Debemos buscar cada día esta seguridad en nuestra alma.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Haz que yo pueda reposar en la grandeza de Tu Triunfo. Acepta mi plegaria de reconciliación, en unión con la paz de mi corazón y de mi mente, y lleva este deseo a Dios Padre. Ruego para que mi alma sea tan pura que su brillo ciegue la maldad y lleve la gracia a aquéllos de corazón similar. Abre mi corazón, querida Madre, cada día más, y no permitas que se cierre ni siquiera un momento. Despliega su profundidad, y descubre todos los rincones escondidos de mi corazón para que no quede ni una imperfección. Ruego para obtener la victoria dentro de mi propio corazón primero, para luego llevar esta Gracia a todo el mundo.

«Señor, Dios de Israel, dame las fuerzas en este momento» (Judith 13, 7)

  • Concluye el Día 21 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

22º Día

«Ángel Mío, escucha como nunca antes y comprende. Hoy Dios desea cumplir lo que comenzó en Fátima. El mundo está al borde de recibir la Gracia del Poder del Cielo como nunca antes. Dios desea donar a cada alma las posibilidades de ganar la lluvia de Gracias que Él envía del Cielo. Mi Triunfo es la unión mística de corazones, una Gracia que no puede ser vista ni oída, sólo sentida en las profundidades del alma. Sé sincero en esta Misión Celestial. Necesito tu corazón ahora más que nunca; a través de ti vendrá un canal de Gracia sobre todos Mis hijos que esperan con corazones abiertos.

Esta ola de Gracias vendrá a inundar el alma. Todas las impurezas pueden ser lavadas solamente si uno lo desea sinceramente. Te doy la llave para recibir esta Gracia; ésta se encuentra en una sencilla palabra en medio de tu corazón. Decir «Sí» permite que tu alma florezca y que se le infunda la Virtud. Invito para que cada corazón responda de la manera más deseada por Dios Padre. -Ser Consagrado a Mi Inmaculado Corazón. Porque esto no sólo abre sus corazones hacia Mí, sino que los abre hacia Él, que es lo más importante. Lucha con todas tus fuerzas para que todas las almas sean tocadas con este ruego del Cielo. El más ardiente Deseo de Dios Padre es que todas las multitudes sobre la Tierra se junten como un lazo sagrado de unidad. Únanse como nunca antes; junten corazón con corazón para que esta unión de millones resuene en una sola voz. Responde universal y ecuménicamente al llamado a ser Consagrado a Mi Inmaculado Corazón y a Mi Abrazo Maternal.» Septiembre 4 de 1993.

Guía: La Consagración es la verdadera unión mística de los corazones; es la unidad que transforma y convierte. Es una infusión de Gracia tan intensa que hace imposible que el alma pueda permanecer como antes de hacer esta Promesa. Una ola de Virtud caerá sobre el alma, inundándola de un ardiente deseo de agradar a Dios con este Acto de Consagración, y por la aceptación a los tiernos deseos de Su Madre. Como es sabido que Su Reino desciende del de Ella, nosotros trabajamos hacia la unión de Sus Corazones con nuestros corazones hasta el fondo de esta Divina Unión, por medio de la Consagración. De esta manera la unidad es creada por naturaleza Divina, y además de permanecer unidos a Su Corazón Inmaculado, también estamos unidos a todos los corazones consagrados a Ella. Entonces nosotros somos participantes de una unión universal de corazones por medio de Su Corazón Maternal.

Dirección: Nosotros debemos tomar muy seriamente esta Promesa. Para recibir tal abundancia de Gracias debemos ir con el corazón lleno de agradecimiento. Debemos renovar nuestra Consagración diariamente implorando el auxilio de Nuestra Señora para todo lo que el resto del día nos pueda traer. Debemos esforzarnos cada día para extender la Devoción de la Consagración al Inmaculado Corazón de María a todas las almas que esperan el Triunfo de Su Misión. Nosotros estamos obligados a corresponder globalmente a Su Llamada. Es así como nosotros debemos luchar para extender Su Deseo de que todos los corazones permanezcan unidos. Esto es también un llamado a toda la humanidad. El día de nuestra Consagración debe ser un día de triunfo y exaltación, con tal que el alma esté dedicada totalmente a Dios, a su propia santificación, y que sacrifique todo para traer a otra alma a la misma conciencia de estas alturas.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Concede a mi alma el Don de la Gracia para obtener un ardiente deseo de sinceridad, pureza y simplicidad. Es con estos dones que se encuentran en el alma, que me será posible retener la inocencia de mi Consagración. Ayúdame a luchar con todas mis fuerzas para preservar lo que ya poseo, la genuina respuesta a Tu Llamado. Que todos los que yo encuentre, reciban el verdadero regalo de Tu Corazón a través del mío. Que los favores que yo reciba por mi unión Contigo sean, querida Madre, como una ofrenda mía para todos. Apelo a Tu Corazón Inmaculado para que continúe dirigiendo mi alma en la búsqueda de la serenidad y tranquilidad.

«Porque de la manera que juzguen, serán juzgados
y con la medida con que midan, los medirán a ustedes.»
(Mateo 7, 2)

  • Concluye el Día 22 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

23º Día

«Ángel Mío, vengo para asegurar tu corazón en la intención y dirección de Mi petición colocada sobre ti. Querida, el llamado que pido ser compartido, no es por Mi Título ni por área geográfica. Mi única Misión en estos días es traer la unión a todos los corazones y guiarlos a un abrazo con Mi Hijo a través de la Consagración a Mi Inmaculado Corazón, y su origen está en el Cielo. Yo les concederé a todos realizar este esfuerzo, pero necesito los corazones de ustedes.

Deseo que tú pongas ante Mis hijos, el llamado a ser uno bajo la bandera de Mi Inmaculado Corazón y de Su Triunfo. Vengan juntos ahora como Yo he pedido, porque tú no sabes el impacto global de Mi Corazón sobre el mundo en estos días. Por favor, acepten la Gracia que tanto deseo concederles. Estoy aquí para ser su Refugio, no tengan miedo de este Deseo. Septiembre 7 de 1993.

Guía: Nuestra Señora nos suplica que seamos Consagrados a Su Inmaculado Corazón, y a recibir y vivir un llamado que nunca antes fue hecho. Ella nos pide en este día abrir nuestros corazones y permitir que la Gracia del Cielo fluya como una corriente en cada uno de nuestros corazones. La grave naturaleza de Su Voz radica una vez más en la seriedad de todos los Deseos de Dios para hacerlos conocidos hoy. Este llamado es de tal magnitud que nosotros no podemos medirlo. Ella nos habla de la importancia de estos tiempos. Nosotros estamos a punto de recibir la Gracia de Dios como nunca antes, y sin embargo el tiempo de gracia en que estamos ya es de una dimensión extraordinaria. Ella pide que unamos nuestros corazones al de Ella sin vacilación, reservas o dispensas; que nos abandonemos a Ella totalmente. A pesar de todo lo que Ella le ha dado al mundo en el curso de los siglos, pero más especialmente en el curso de nuestra vida, nosotros continuamos creyendo firmemente que nuestros corazones están mejor cuidados por nosotros mismos.

Dirección: Tanto como nuestro pobre y frágil corazón sea capaz, estamos llamados a buscar los Deseos de Dios que serán realizados a través de nuestra Consagración. ¿A cuál altura está nuestra alma llamada a volar? Estamos invitados al Reino de una Coronación Celestial, y por lo tanto debemos prometer primero nuestros corazones a Su Sagrado Abrazo. Debemos abandonar nuestras almas para que sean adornadas, tanto con penas como con alegrías. Se nos pide que relevemos nuestros deseos y que resistamos a nuestra voluntad, para que podamos estar vacíos para después ser llenados con Su Mandato. En la diaria aplicación de nuestra Consagración debemos encontrar un crecimiento de Virtudes y Gracias. -La marca del alma virgen que le pertenece a Su Toque Majestuoso-.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Consume mi alma en Dios a través de Tu Abrazo Maternal. Concédeme a través de la meditación que la virtud pueda fomentar y guiarme a una imitación de su estado de gracia. Enciende mi corazón cada día para comprender más profundamente este Divino Plan de Dios. Cultiva en las profundidades de mi ser el anhelo de verdad y justicia. Levanta la consciencia de mi alma a las alturas que Dios ha juzgado para Su descanso. Anímame, querida Madre, a pertenecer al Cielo y permanecer con mis pies por encima del mundo sin tocarlo. Amén.

«Tu palabra es antorcha de mis pasos y luz en mi camino.»
(Salmo 119, 105)

  • Concluye El Día 23 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

24º Día

«Queridos hijos, el regalo más grande que ustedes puedan ofrecerme es la Consagración a Mi Inmaculado Corazón. Es a través de este regalo de ustedes, que Yo puedo ofrecerle este regalo a Él.

Decirle ‘Sí’ a Dios es la contestación de todos sus ruegos a Él, porque cuando ustedes digan esta palabra con toda sinceridad, se volverá contra sus naturalezas preguntar: -‘¿Por qué?, de Su Santa Voluntad’. La respuesta de ustedes debe ser:      -‘¿Cómo?’. Y entonces Dios puede revelar la solución a cada problema.

Imitar Mi Inmaculado Corazón es seguir Su Sagrada Voluntad y desear cumplir cada deseo de Su Sagrado Corazón. Reflejar Mi Corazón es volverse lleno de Gracia, practicar la virtud, y mantenerse en estado de pureza.

Entréguenme sus corazones y Yo les prometo darles todas las Gracias que Dios Me ha otorgado a Mí. Además, esto significa dejar sus corazones a Mi cuidado eterno. El «Sí» que Dios desea es el «Sí» de la eternidad. Por tanto, hijos Míos, éste debe ser renovado cada día. Vayan ahora y díganle a todos de los regalos que Yo deseo invitarlos a recibir.» Septiembre 8 de 1993.

Guía: Debemos recordar dejar nuestros corazones al cuidado Maternal de Nuestra Madre. Nosotros no conocemos la magnitud de Su Victorioso Corazón Inmaculado. Estamos invitados a una celebración de increíbles proporciones; una conquista de corazones con una dimensión imposible de medir. Esta coalición formada entre el Inmaculado Corazón de María y nuestro corazón es una que trae a ambos regocijo y tribulación. Nuestra Señora pide mucho del alma que tiene la alianza con Ella. Por medio de nosotros lograremos el cumplimiento a las súplicas de Dios Padre. Debemos comenzar a preguntar «¿Cómo?» en todo lo que Él pida. En nuestra Consagración descartamos la necesidad de preguntar «¿Por qué?» a Él. Es la profundidad de nuestra sinceridad lo que nos permite abrir más nuestros corazones para comprender la Santa Voluntad de Dios. Debemos someternos con alegría de convertirnos en el reflejo de este Corazón Majestuoso.

Dirección: Consuélate en los sufrimientos de las pruebas de tu Consagración. Con la esperanza del Paraíso, aceptamos nuestras cruces con paciencia para que nuestros sufrimientos puedan ser meritorios. Para ganar el Cielo toda labor en la Tierra es pequeña. Sería poco sufrir todas las penas de la Tierra por el disfrute de un solo momento en el Cielo. Cuánto más debemos abrazar las cruces que Dios nos manda, sabiendo que los cortos sufrimientos aquí nos ganarán una felicidad eterna. No debemos sentir tristeza, sino consuelo de Espíritu, cuando Dios nos manda las pruebas aquí abajo. Los que pasan a la eternidad con los más grandes méritos, recibirán los más grandes premios. A cuenta de esto, Dios nos manda tribulación. Las virtudes, que son las fuentes del mérito, son practicadas solamente con hechos. Los que tienen más frecuentes ocasiones de pruebas hacen más actos de paciencia; los que son insultados tienen mayores oportunidades de practicar la humildad. Benditas las almas que sufren la aflicción con paz, pues ellas, por estos méritos, recibirán la corona de la gloria. Ellas son las almas que ganarán el cetro de Virtud y la corona de Pureza. El Triunfo del Inmaculado Corazón de María garantiza todos los méritos del Cielo, porque verdaderamente traerá las pruebas para así ganar la Gracia.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Ruego tener fuerzas para sobrellavar las aflicciones con las cuales Dios probará mi amor. Que los méritos del Cielo permanezcan imbuidos en mi mente y que la llama del Amor Sagrado permita a mi alma alcanzar la gloria eterna. Envía Tus Ángeles, Madre querida, para proteger y cosechar este corazón consagrado. Me abandono a Tu cuidado compasivo; sólo deseo ser Tu hijo (a). Guarda mi espíritu bajo Tu Manto de protección. Ayúdame, Virgen Santísima, a buscar auxilio y refugio en Ti.

«Es verdad, me parece que lo que sufrimos en la vida presente
no se puede comparar 
con la gloria que ha de manifestarse
después en nosotros.» 
(Romanos 8, 18)

  • Concluye el Día 24 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

25º Día

«Queridos hijos, vengo a llamarlos a la conversión en una forma muy especial. Los invito a consagraros a Mi Inmaculado Corazón en la Fiesta de Mi Anunciación, para que nosotros, los laicos, podamos glorificar a Mi Hijo en la forma más preciosa. Fue Él, el primero en escoger Mi Corazón para ser manifestado, y ahora Él los invita a ustedes  a hacer lo mismo. Vengan a encontrarlo a Él, donde tocó por primera vez la carne de la humanidad. Aquí, donde la Sangre de Mi Corazón se convirtió en Su Presencia en Mi Vientre. Es en el centro de Mi Corazón donde Él los espera. Justo como en el momento antes de hacerse Carne.

Vengan a este Refugio para que Yo también pueda tomar a cada uno de ustedes en Mi Vientre para convertirme en tu Madre, y entonces tú serás Mi precioso hijo. Es aquí, dentro de Mi Inmaculado Corazón, a donde Yo te llamo.» Septiembre 9 de 1993.

Guía: Dios le ha confiado a Nuestra Señora el mantenimiento, administración y distribución de todas las Gracias del Cielo, para que así todas Sus gracias y regalos pasen a través de Sus Manos. Nuestra Señora regala a quien Ella desea, cuando Ella quiere, en la forma que Ella quiere, y tanto como quiere las Gracias de Dios, las Virtudes de Su Hijo y los Regalos del Espíritu Santo. Por naturaleza un niño debe tener un padre y una madre. Esto es también cierto en el ámbito de la naturaleza Divina. Un hijo de Dios lo recibe a Él como Padre, y le es dada la Santísima Virgen como Madre.

Como María le dio Carne a Jesús, el Rey de los elegidos, es también la respuesta de Ella a Dios formar a los miembros de estos elegidos. Quien desee ser uno con Dios también tiene que recibirla a Ella como Madre por medio de la Gracia, la cual Ella posee en su totalidad. Esto significa que Ella continúa pasando las Gracias de Dios a todos Sus hijos.

Como el Espíritu Santo es el Esposo de Nuestra Señora, Él trabaja en unión con Ella y para Ella. Su más Divino trabajo es el Verbo Encarnado, Jesucristo. El Espíritu Santo continúa formando los elegidos en Ella y por Ella en una forma divina y verdadera. Así como un hijo satisface todas sus necesidades de su madre, en la misma forma nosotros, Sus hijos, obtenemos todas las gracias de nuestra Sagrada Madre.

Dirección: Debemos buscar todo nuestro refugio dentro de Su Inmaculado Corazón, así entramos en Su Vientre y nacemos de Ella hacia la misma Luz de Cristo. Somos llevados por Su cuidado al centro de esta Luz para que nuestra senda a la santidad sea dirigida y guiada por Su tierna Protección Maternal. En nuestra Consagración le entregaremos a Ella nuestras inseguridades y debilidades, y depositamos nuestra confianza dentro de Su Inmaculado Corazón. Le debemos ofrecer a Ella nuestros corazones cada día, y así Ella puede darnos Su guía y alegría en cada obstáculo que encontremos.

Finalmente, debemos entregarnos a Ella en total abandono poniéndonos completamente a Su servicio. A cambio, Ella coloca todas nuestras obras a los pies de Su Hijo. Por lo tanto, debemos lograr todo por el Triunfo de Ella. Debemos defender Su Gloria y Sus Privilegios cuando sean atacados; acercar todas las almas a Su cuidado, y levantar la voz contra aquellos que abusan de Ella, sin esperar ninguna recompensa por nuestros pequeños servicios, excepto pertenecer al Corazón de Nuestra Madre.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Te ofrezco la disposición de mi pequeño corazón. Enséñale la virtud y construye dentro de él un alma de pureza, de simplicidad y un espíritu infantil. Dame la fortaleza, querida Madre, para convertirme en un (a) campeón (a) de Tu Triunfo; que no descanse ni un momento, ni ahorre un minuto de oración. Tómame en Tu Corazón, acaricia y anida esta alma infantil como la Tuya propia. Líbrame, Madre mía, de mí mismo (a).

«¡Llévame! Corramos tras de ti.»
(Cantar de los Cantares 1, 3)

  • Concluye el Día 25 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

26º Día

«Queridos hijos, los he llamado aquí, a Mi Alcoba, para extenderles a ustedes esta agradable noticia de alegría. Les hago el llamado de los siglos. Los invito a convertirse en Mi Triunfo. Les pido solamente ir hacia adelante a compartir la Gracia que he concedido a cada uno de ustedes.

Deseo que ustedes extiendan la Devoción a Mi Inmaculado Corazón por medio de la Consagración de sus corazones. Deseo que ustedes enciendan todas las almas al regalo que ustedes mantienen. Recuerden esto: Los invito a reunirse aquí, en esta Alcoba, para crear una Unidad Celestial. -La unidad de Madre e hijo-.

Tráiganme sus corazones el Día de Mi Fiesta, el 25 de Marzo. Vengan juntos ecuménica, universal y globalmente. Eleven sus peticiones para el cumplimiento de Mi Triunfo como nunca antes. Yo estaré con ustedes. Vendré a recibirlos dentro de Mi Inmaculado Corazón. Concédanme Mi ardiente deseo, queridos hijos.» Septiembre 11 de 1993.

Guía: Nuestra Señora fue creada para Dios solamente y nunca ha conservado nada para Ella misma. Ella Le presenta y Le da todo a Dios uniéndose a Él, con mucha más perfección que el alma que está unida a Ella. Nuestra Señora es el Eco de Dios. A través de Su Corazón, nosotros seremos llevados a Su Hijo, y a través de Él a Dios Padre, y al final nosotros habremos encontrado la salvación eterna.

María le da vida al alma, así como Ella le dio la vida a Jesús. Ella es Mediadora con las almas puras de corazón e intenciones, y les da la razón de ser y fructificar en las Virtudes con que Ella misma fue adornada. Nuestra mente será iluminada por Su Fe pura; el corazón es profundizado por Su Humildad, inflamado por Su Caridad, hecho limpio por Su Pureza, y hecho noble y grandioso por Su constante Abrazo Maternal. Estos son los frutos de nuestra Consagración a Su Inmaculado Corazón.

Dirección: Debemos acercarnos a Nuestra Señora con un corazón lleno de agradecimiento por las intensas e inmensas gracias y regalos vertidos en nuestra alma por Su permanencia en nuestros corazones. La retribución más importante que recibimos de Nuestra Señora por nuestra Consagración, es que Ella nos ama con un amor inconmensurable para el criterio humano. Ella acoge y nutre el alma infantil, y conduce y dirige cada alma personalmente. La Santísima Virgen nos defiende y protege contra enemigos y contra nosotros mismos. Finalmente, Ella intercede ante Dios Padre en el Cielo, por cada alma puesta a Su cuidado. Ella las preserva, las cuida, las vigila, y retendrá en nuestro corazón la Gracia de Su Inmaculado Corazón. Nuestra Señora vive en el centro de nuestros corazones debido a la alianza de la Consagración.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Deseo presentarte mi inmutable esperanza para la conversión. Aumenta en mí el Fuego del Sagrado Amor. Envía Tus Santos Ángeles a avivar las Llamas de este Amor para que pueda embelesar mi corazón y hacer fructífera mi Consagración. Ayúdame a orar en todos los momentos, Madre querida, para que yo pueda permanecer siempre en la Presencia de Tu Santísimo Hijo. Une mi alma con el Espíritu Santo para que pueda ganar la Gracia de la evangelización e intercesión.

«Alégrate, llena de gracia; el Señor está contigo.»
(Lucas 1, 28)

  • Concluye El Día 26 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

27º Día

«Ángel Mío, Mi Hijo le dijo a las mujeres del mundo que no derramaran sus lágrimas por Él, sino por sus hijos que vendrían. Eran ustedes, Mis hijos de esta generación, a quienes Él se refería con tanta compasión. -Hijos tan profundamente hundidos en la oscuridad, con la luz de Mi Jesús tan escondida de vuestros ojos y especialmente de vuestros corazones-.

Es a esta generación a la que llamo especialmente, para que Me represente en el mundo. No pido aumentar su devoción, sino pertenecer a Mi Inmaculado Corazón. Deseen la santidad, de tal manera que sus corazones se quemen con este ardiente deseo. Rueguen por su santificación; pidan que Mi Corazón los favorezca con las Virtudes y que dote sus almas con pureza. Cada uno de estos regalos pueden ser otorgados por vuestro deseo y aumentados con la práctica y aplicación.

Estoy dispuesta a otorgarles todo esto y a fundarlos en una preciosa Gracia, la Gracia dada por Mi Inmaculado Corazón y avivada por el Poder del Espíritu Santo. Esta Gracia es consumada en vuestra Consagración; y que ustedes puedan comprender ahora los regalos infundidos por medio de este acto.

Con vuestra Consagración a Mi Inmaculado Corazón, están respondiendo a Mi Llamado por Mi Triunfo en la forma más Divina y completa. Desde este momento en adelante, no hay nada que no podamos lograr. -Pues estamos realmente ligados por el corazón por toda la eternidad-.»Septiembre 15 de 1993.

Guía: El Espíritu Santo espera dentro del alma por la llegada de Su Esposa. Cuando Él encuentra que Su Esposa ha llegado a tomar posesión dentro de un alma, entonces Él entra en totalidad. Él se comunica con el alma tan plenamente que llega hasta el punto de encerrar a Su Esposa dentro del alma. Entonces ellos vivirán allí en armonía con todos los regalos y gracias celestiales. Ésta es la mayor contribución de la unión de Sus Corazones dentro de los nuestros por medio de la Consagración. Cuando Nuestra Señora ha plantado Sus raíces dentro del alma, Ella produce allí las maravillas de la Gracia que sólo Ella trae. Por lo tanto, cuando no existen maravillas dentro del alma, es porque el Espíritu Santo ha entrado en nosotros y no ha encontrado suficientemente unión entre nuestro corazón y el de Su Esposa.

Dirección: Por medio del deseo de santidad, Nuestra Señora puede darle a tu alma Su propia Fe, que es la mayor que puede existir en la Tierra. Ella te da confianza, porque tú no te acercarás a Dios solo (a), sino siempre con Ella. Este regalo te es dado porque tú le has dado a Ella tus méritos, gracias y necesidades e incluso tus debilidades; en cambio, Ella te dará Sus Virtudes y te rodeará de Sus propios Méritos. En esta forma tú estarás listo (a) para pedir que la Voluntad de Dios esté contigo también. Pero la razón por la que tú prosperarás en gracia y confianza es que tú ya no confiarás más en ti mismo (a). El Espíritu de Ella ocupará el lugar del tuyo, para que te regocijes en Dios. ¡Qué transformación ocurrirá al momento de nuestra Consagración, en los humildes lugares donde la Presencia del Espíritu Santo descansará!

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Ruego por mi causa a Tu Corazón Maternal. Forma en mí un corazón de invencible Fe, profunda Humildad, Oración ardiente, firme Esperanza, y Caridad viva para que esta mi Consagración, pueda ser fructífera. Reina de los Corazones, ven a reclamar mi corazón; trae Contigo a Tu Esposo, el Espíritu Santo, para que Ustedes puedan morar juntos para siempre en sus profundidades.

«Celebra todo mi ser la grandeza del Señor
y mi espíritu se alegra en el Dios que me salva.»
(Lucas 1, 46)

  • Concluye el Día 27 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

28º Día

«Ángel Mío, ten conocimiento que Yo tengo grandes expectativas de estos días. Ten la seguridad de que Yo permanezco contigo. Te pido que traigas a la luz la importancia de los Deseos de Dios por la Consagración. Espero traer la Luz de las Gracias sobre Mis hijos de esta forma. Por medio de un corazón abierto, puede el mundo convertirse en un paraíso interior y exteriormente.

Yo vengo a traerle al mundo regocijo, consuelo y una advertencia, con cariño. Quédate Conmigo, Mi querido ángel, permite que Mi Corazón brille en el mundo en ti, y a través de ti. Que la Paz de Mi Hijo esté contigo.» Septiembre 18 de 1993.

Guía: Fue por medio de Nuestra Señora como la Salvación del mundo comenzó, y es a través de Ella que será consumada. La Santísima Virgen nos ha sido revelada y dada a conocer por el Espíritu Santo, a fin de que a través de Ella, Jesús pueda ser conocido y amado. Ahora, en estos últimos tiempos, Dios desea que conozcan a Su Hija, la Obra Maestra de Su Creación. Él desea ser glorificado y alabado en Ella, y a través de Ella, por todos. Jesús vino a nosotros por el Portal del Cielo dentro de Su Vientre, y Ella debe ser reconocida a fin de que Jesús también lo sea. De modo que es por Ella que todas las almas que han de brillar, especialmente en Santidad, han de encontrar a Nuestro Señor dentro de Su Inmaculado Corazón. Nadie puede encontrar a María si no La busca. Nadie puede desearla sin conocerla. Es entonces necesario, para la mayor gloria de Dios, que cumplamos con Su profundo Deseo de honrar a Su Madre.

Dirección: Debemos buscar la Faz de Nuestra Señora cada mañana, tal como un niño busca la cara de su madre cuando se despierta; y si no la ve, comienza a llorar hasta que ella se acerca. También así debemos tratar a Nuestra Madre, María. No debemos temer llamarla a Ella cuando no estamos seguros de su paradero. Si nos sentimos solos, no debemos dudar en llamarla inmediatamente. Debemos escudriñar en busca de Su Mano, asirnos a Ella, y no soltarla jamás. Es por medio de nuestra Consagración que estaremos aptos para encontrar Su Mano en medio de la oscuridad.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Tú tienes el Poder de cambiar corazones, transforma el mío. Hazme un (a) hijo (a) digno (a) de tenerte a Ti por Madre. Fijo mi mirada de esperanza en Ti. Que pueda encontrar Tu bello Rostro cada mañana. Permíteme que por medio de mi Consagración a Ti pueda tomar Tu Mano para siempre.

«María, por su parte, observaba cuidadosamente todos
estos acontecimientos y los guardaba en su corazón.»
(Lucas 2, 19)

  • Concluye el Día 28 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

29º Día

«Ángel Mío, cada alma que es consagrada a Mi Corazón Maternal, está dotada con todos los méritos de Mi Gracia Celestial; ésta te es dada sin ninguna restricción, pues te has convertido en el cumplimiento de Mi Triunfo. Tú eres Mi donativo de salvación. Tú eres, al final, el testigo del Sagrado Corazón de Mi Hijo y la manifestación de Su Amor y Misericordia, por tu participación y aplicación en tu Consagración a Mi Triunfante Corazón Inmaculado. Esto es lo que Yo deseo que tú viertas sobre tu corazón, que permitas que la Luz de Mi Hijo sea más conocida, y Yo más amada. Éste es Su más caro Deseo que Yo anhelo ver cumplido.» Septiembre 19 de 1993.

Guía: En estos últimos tiempos, Nuestra Señora resplandecerá, como nunca antes, en Misericordia, Poder y Gracia. En Misericordia, para traer de regreso y amorosamente recibir a los pobres pecadores, y para traer conversión, consagración y renovación a la Santa Iglesia. En Poder, Ella viene a traer un ejército potente contra la guerra levantada por Satanás, quien alzará una rebelión contra Dios. En Gracia, Ella resplandecerá en Gracia, para sostener a Sus valientes soldados que combaten por Su Triunfo.

Más que todo, Nuestra Señora viene a hacer la guerra contra el demonio, porque él levantará una cruel persecución y pondrá terribles trampas en la senda a la santidad. Está escrito que en la gloria final del Triunfo, «Haré que haya enemistad entre ti y la Mujer, entre tu descendencia y la Suya.» (Génesis 3, 15).  Ella aplastará la cabeza del demonio con Su Talón; esta enemistad es entre María y Satanás. Es en esta batalla final que nos uniremos para proclamarla a Ella nuestra Reina «El Triunfo de Su Inmaculado Corazón». Este triunfo comienza dentro de nuestros corazones donde, por tanto tiempo, han estado dormidos.

Dirección: Nuestra Señora es manifestada al mundo por medio de nuestra Consagración. Es así como estamos aptos para reflejar Su Gracia a toda la gente. Estamos llamados a ser los faros de Verdad en la batalla por Su Triunfo. Ésta es una guerra hecha contra los hijos de María. Lo que Satanás ha perdido por su orgullo, María lo ha ganado por Su Humildad. Lo que ha sido perdido por desobediencia, Nuestra Señora lo ha ganado por Su completa Sumisión y Abandono a la Voluntad de Dios.

Con el pecado original el Paraíso que Dios creó fue perdido, pero María, siendo una Sierva fiel, ha venido a salvar a Sus hijos. Estos hijos, que son también siervos junto con Ella, han consagrado todos los corazones ganados por Ella para el Reinado del Sagrado Corazón de Jesús. Así es como esta batalla es establecida entre los hijos de la Luz y ésos de la oscuridad. Es ésta la persecución que nosotros sentiremos más que nunca. Debemos recordar que el espíritu humilde siempre vencerá sobre el orgullo.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Manifiesta en mí la gloria de Tu Triunfo. Fortaléceme en la batalla, porque verdaderamente es ésta la más fiera conocida por la humanidad. Consígueme total abandono en mi Consagración. Vísteme con la orden de batalla de la Virtud, y con la espada de la Verdad como bandera de Tu Triunfo.

Anímame, por medio de la convicción, a sostener los valores y la moral enseñados en los mensajes del Evangelio. Fortifícame en mi plaza fuerte con la oración, para que pueda encontrar una invencible unidad Contigo y Tu Esposo. Realza mi alma con la Gracia para soportar la persecución y las pruebas que vendrán, para que pueda regocijarme en la gloria de Tu Victoria Triunfante.

«En adelante todos los hombres dirán  que soy feliz.
En verdad el Todopoderoso hizo grandes cosas
 para mí.» (Lucas 1, 48-49)

  • Concluye el Día 29 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

30º Día

«Ángel Mío, mira las oportunidades que se te han concedido en el mundo para propagar el Llamado a la Consagración a Mi Inmaculado Corazón. No permitas que ninguno se te escape. Muchos esperan hoy recibir y crecer en este Llamado. Te digo que éste es el llamado a la Santidad en estos días; es la Gracia de renovación y transformación, en formas igualmente personal y universal.

Mi Triunfo será sentido en ambas formas: Interna y externamente en la Iglesia. La restauración de la Verdad del Mensaje de Salvación de Mi Hijo está en camino y ningún rincón del globo quedará sin ser tocado por Su Gracia y Justicia.

Trata de recordar e iluminar a todos los que actualmente pertenecen a esta Misión, la importancia y urgencia que Yo pongo en su cumplimiento. No tengan un momento de duda de cómo todo va a ocurrir, sino solamente escuchen cuidadosamente y respondan inmediatamente a todo lo que se les pida ahora. Te aseguro que la Tierra temblará ante la Fuerza que el Cielo lanzará sobre ella.

Muy pronto el encuentro de la batalla será visto en las calles y en el Cielo. Ningún corazón permanecerá solo. -Serán tomados por Mi Inmaculado Corazón o asidos por Satanás-. Aquí están las dos verdaderas selecciones: El alma será protegida por la Gracia o arrebatada por el demonio. Consideren esto seriamente, todos los que oigan Mi Corazón.» Septiembre 22 de 1993.

Guía: Dios desea que Su Madre pueda ser más conocida y amada. Todos Sus hijos conocerán Su Grandeza y consagrarán sus corazones a Ella. Ellos experimentarán Su bondadoso y maternal Abrazo; Su Misericordia, de la cual Ella está llena, y la necesidad que tienen de Su ayuda. Ellos vendrán a pedirle recurso a Ella en todo. Su Cohorte serán los apóstoles de los tiempos modernos. Ellos serán ministros para el Triunfo, quienes, como fuego ardiente, encenderán el Fuego del Divino Amor en todas partes.

Nuestra Señora penetrará los corazones de los enemigos con el fuego de estos corazones consagrados, Ellos serán los truenos que llenan los Cielos. Estos corazones se separarán de todo, y al no ser distraídos por nada, regarán sobre el mundo la lluvia de la Verdad y del Inmaculado Corazón de Nuestra Señora.

Estamos llamados a convertirnos en soldados de Su poderoso Ejército del Triunfo. Nuestra Consagración nos unirá para enfrentar esta guerra final, de proporciones que no podemos comprender.

Dirección: Seremos los verdaderos apóstoles de los últimos tiempos; es decir, el ejército al cual el Señor le dará Su Espada de la Verdad, y que traerá las maravillas de la Consagración a todos los que esperan con corazones anhelantes. Ellos no tendrán dinero, ni posesiones, pero también tendrán cuidados.

Se encontrarán en medio de los Sacerdotes escogidos para dirigir esta Fuerza del Espíritu Santo. Tendrán las alas de la Pureza y la llama para la salvación de las almas e irán a donde el Espíritu Santo los llame. No predicarán más que el oro de la Caridad, y traerán el Amor de Dios y la Ternura de la Santísima Virgen a todos los que lo deseen.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Guíame en la batalla. Hazme un (a) verdadero (a) apóstol de Tu Triunfo. Pon mi corazón en la fila de Tu escogida Cohorte, al servicio de Tu Hijo en forma especial. Mándame hacia el mundo para que pueda ganar para Ti, aunque sea un corazón para presentárselo a Dios Padre como Tu donación de salvación. Une mi consagrado corazón con aquellos que Tú has escogido para guiar esta fuerza de Verdad.

Ayúdame, Madre querida, a no vacilar un momento, sino a permanecer fuerte, convencido (a) y comprometido (a) con Tu Triunfo.

«Entonces se le apreció un Ángel del Cielo
que venía a animarlo.» (Lucas 22, 43)

  • Concluye el Día 30 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

31º Día

«Ángel Mío, te he pedido traer reconocimiento de la Consagración a Mi Inmaculado Corazón en todas las formas. Deseo proteger y guiar a todos aquellos que trabajan diligente-mente para este Llamado. Son estas almas las que ganarán gran favor ante los Ojos de Dios.

Permíteme ayudarte a contemplar la magnitud de los Deseos de Dios Padre. Él desea tener todos los corazones unidos al de Él, por medio Mío. -Porque es en Mi Corazón por el cual Él vendrá a ellos-. Es Su Amor por Mí que crea esta Gracia para las almas. Él desea grandemente compartir la riqueza del Cielo con todas las almas, y es por este medio como Él desea compartir Mi Corazón con ellos también.

El tiempo se hace corto, Mi ángel, haz un llamado a todos para que estén preparados para el gran Don del Cielo por la Consagración a Mi Inmaculado Corazón. Vengan juntos para que Yo pueda enseñarles a todos su importancia, y otorgar Mi Gracia sobre los líderes que contendrán el regalo de Mi Corazón y el Poder del Espíritu Santo. Que por medio de estos regalos, ellos pueden evangelizar las multitudes, y que nosotros, todos juntos, podamos cumplir el más ardiente Deseo de Dios. Te digo, querido ángel, que solemnemente solicito que le des tu completa confianza y atención a este asunto.» Septiembre 23 de 1993.

Guía: En una palabra, sabemos que los apóstoles de estos tiempos serán verdaderos discípulos de Cristo. Ellos vienen a enseñar el mensaje del Evangelio en toda su verdad, sin compromisos. Les enseñaremos la vía angosta de la Verdad pura, según el Evangelio, y no la mala representación del mundo. Cargarán la Cruz en sus hombros y llevarán el Rosario en sus manos. Imbuidos en sus corazones está el Nombre de María y el Reflejo de Cristo en sus ojos. Éste es el gran ejército que Ella está cosechando, pero es Nuestra Señora quien, a petición de Dios Padre, los forjará para el propósito de crear la Unidad por la Gracia Divina, por medio de la Consagración a Su Inmaculado Corazón.

Dirección: Aquellos que han oído el Llamado a esta Misión, encontrarán que la llama arde tan brillante dentro de sus corazones que nada puede extinguirla y nada puede calmarla, excepto el calor y el abrazo del Corazón de Nuestra Señora.

Nosotros somos escogidos para estar a Su servicio para la batalla más importante de todos los tiempos. La batalla ha comenzado, las señales son evidentes dentro del mundo. Cada día, continuamos la pelea por Su Victoria. Por el Don de la Cruz, seremos fortalecidos y fortificados con su peso. Al final nosotros también estaremos llenos de regocijo en el momento de la resurrección. Al final de la carrera, cuando inclinemos la cabeza para recibir la corona de la victoria, encontraremos que la Luz que ha guiado nuestro camino, fue el Corazón de Nuestra Madre. Ella graciosamente dirigió nuestra alma por una senda que ningún hombre podía conocer; las trampas y lazos echados delante de nosotros, sólo Ella lo sabía y veía. Nuestra Consagración es nuestra garantía de Victoria al final.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Recógenos dentro de Tu Manto de Protección. -Dentro del Refugio de Tu Inmaculado Corazón-. Ayúdame a conocer mi lugar en el Plan Divino de Dios.

«Para esto nací, para esto vine al mundo, para ser testigo de la verdad.
Todo hombre que está de parte de la verdad,
escucha mi voz.»  (Juan 18, 37)

  • Concluye El Día 31 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

32º Día

«Ángel Mío, vengo en estos días a darte todo lo que será necesario para cumplir todos los requisitos de Dios. Por Mi intenso Amor, Mi Corazón le es dado al mundo. A través de Mi Inmaculado Corazón, esta segunda Gracia puede descender hoy sobre la humanidad. De la misma manera que Él vino de Mi Vientre como el Caballero de Salvación para el mundo, así Él desea traer Su Tierno y Amoroso Corazón una vez más a Sus hijos. Él ha decidido entregar Su Sagrado Corazón otra vez, por medio de Mi Inmaculado Corazón.

Por lo tanto, tú ves, ángel Mío, lo importante que es cada corazón consagrado a Mi Triunfo porque, a través de Mi Corazón, ellos encontrarán el de Él, de una manera muy profunda.

Pido que este Llamado sea dado a todos los corazones para que esta inmensa Gracia Celestial pueda derretirlos y moldearlos a la imitación de Mi Inmaculado Corazón. Así, en esta forma, y sólo en esta forma, podrán ellos ser traídos al Portal del Cielo y regresados otra vez donde Dios siempre ha deseado que ellos descansen en Su Luz.» Septiembre 29 de 1993.

Guía: De la Cohorte que le pertenece a Nuestra Señora, vendrán los santos y los ejemplos para el futuro. Ésos serán aquellos que han fundado el Triunfo de Su Inmaculado Corazón y han sido probados a fuego. Estas grandes almas serán aquellas llenas de celo y llenas de gracia. Éstas serán escogidas para competir contra los enemigos de Dios. Esta batalla se enfurecerá a su alrededor y ellos permanecerán singularmente concentrados en el Inmaculado Corazón de Nuestra Señora.

Ellos serán iluminados por Su Luz, fortalecidos por Su Mano, guiados por Su Espíritu, soportados por Su Brazo, y acogidos bajo Su Manto de Protección. Con sus palabras y ejemplos, ellos atraerán al mundo entero al Inmaculado Corazón de María. Ellos se harán de muchos enemigos, pero también traerán victorias y gloria a Dios. Éstos son los apóstoles del Triunfo unidos al Corazón de Nuestra Señora por la Consagración.

Dirección: La Devoción a Nuestra Señora es necesaria para todo el mundo, para conseguir su salvación; es aún más importante para aquellos que aceptan el llamado a la perfección. No es posible adquirir una íntima unión con Dios y con el Espíritu Santo sin una sincera unión con Nuestra Señora. Esta unión conlleva una gran dependencia a Su buena voluntad e instintos maternales. Es el Corazón de Nuestra Señora el que gana el acceso a la Puerta del estrecho camino al Cielo.

Nuestra Consagración nos llama al escondido mundo del Vientre de Nuestra Madre, María; que está lleno de todos los Misterios del Cielo, esperando ser dispensados a todos los humildes de corazón. Nosotros, llamados a ser elegidos, somos convocados a este Paraíso secreto dentro de la Santísima Virgen.

Es desde este Reino Místico donde nosotros seremos transformados y moldeados conforme la Imagen perfecta de Dios. Nos convertimos en ejemplo de unidad, conversión y santidad.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Dale a mi alma la perfección a la que he sido llamada. Concede a mi alma la habilidad que se requiere para permanecer en el llamado a la santidad. Escóndeme en Tu Vientre, querida Madre, consagrado (a) como Tuyo (a) propio (a). Tráeme iluminación para la tarea que estoy llamado (a) a realizar. Mándame a los campos a recoger la cosecha de Tu Triunfo: Todas las almas que anhelan Tu Abrazo.

«Apareció en el Cielo una señal grandiosa:
una mujer vestida de sol.» (Apocalipsis 12, 1)

  • Concluye El Día 32 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

33º Día

«Ángel Mío, deseo pedirles a todos Mis hijos, antes de que comiencen el Acto de la Consagración, antes de la primera palabra de promesa de sus corazones, que deben examinar su motivo interior. La unión de nuestros corazones está hecha de puro obsequio de Amor. Si no encuentran que éste es el motivo, el alma debe detenerse, retroceder, y comenzar solamente cuando esté invadida de un irresistible amor por Mi Inmaculado Corazón.»

-Madre, ¿es nuestra Consagración un Acto de Amor solamente?

«Éste es un verdadero Acto de Consagración. Un intercambio de corazones es una total entrega a Mi Amor, y de Mi Amor hacia ti. El Amor es el único regalo del Padre; con el Amor viene todo lo demás. Tú no puedes florecer en este Acto sin la base del amor.»

-Comprendo, Madre.

«Ángel Mío, con esto grabado en el centro de tu corazón, estaré en condiciones de traer a cada corazón a la senda de Mi Hijo.»

-Madre, ¿por esta única razón es que Tú deseas que el alma se dirija a Ti?

«Sí, Mi ángel, Yo comienzo hoy a preparar la actitud de los corazones que van a ser consagrados.» Marzo 3 de 1993.

Guía: El propósito total de todo es traer cada alma a su estado original ante Dios, sin pecado, como Él las creó en un principio. Si el enfoque del Cielo es traer a las almas de regreso dentro de la perfección para la cual fue creada, la Consagración debe ser realizada como un Acto para el mismo propósito. El Plan inicial de Dios Padre, al enviar a Su Hijo sobre la Tierra, fue el de llevar a todas las almas a su estado original; entonces cada acto cualquiera que pidiera debía ser por la misma razón. La Consagración, por lo tanto, debía tener todas las cualidades redentoras que estarían presentes dentro de Nuestra Señora. Éste es el camino que le permite a Ella realizar Su Misión como Corredentora y, en unión con Jesús, trae las cualidades redentoras de Él, en el verdadero propósito de la Consagración.

Dirección: En todas nuestras acciones para complacer a Dios encontraremos estas señales por las que podemos conocer si realmente lo hemos hecho sólo por Dios:

Primero: Si cuando tu trabajo no ha tenido éxito, tú no estás molesto (a), sino que permaneces tan tranquilo (a) como si hubieras alcanzado tu meta.

Segundo: Te regocijas en las cosas buenas hechas por otros como si hubieran sido hechas por ti mismo (a). El alma que busca nada más que la Divina Voluntad de Dios no le importa si ha sido hecho por otro o por uno mismo.

Tercero: Si no deseas un trabajo más que otro, porque estás contento con el que te asignan.

Cuarto: Si realizas un buen trabajo, no deseas gracias o reconocimiento sino que permaneces con la misma tranquilidad de mente, aún cuando seas maltratado (a), satisfecho (a) porque le has dado alegría a Dios.

Quinto: Si tu trabajo es interrumpido en un momento dado, no te molestas. Es por medio de estas guías como podrás darle paz a tu alma y traer la mayor gloria a Dios.

Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Concede a mi alma en esta Consagración a través de Ti, las Gracias para conservar la paz y la tranquilidad en todas mis acciones. No permitas que mis propios deseos nublen las riquezas de Tu cosecha. Ruego que nunca busque mis propios fines en mis tareas, sino conseguir el cumplimiento de Tu Triunfo.

Dale a mi alma la Gracia de aceptar mi trabajo y de completarlo por amor a Él. En mi «Sí» le doy a Él todo mi pasado, presente y futuro, alegrías y tristezas, oraciones y sacrificios, todo lo que soy, y todo lo que el Padre moldeará en mí.

«También sabemos que Dios dispone todas  las cosas
para bien de los que lo aman.» (Romanos 8, 28)

  • Concluye El Día 33 con el rezo del Rosario de Las Virtudes.

***

La Adoración Diaria atrajo 3 mil vocaciones

Memorial de Santa María Magdalena; 22 de julio de 1993

Querido Padre Tomás:

Ayer ofrecí la Santa Misa por las Misioneras de la Caridad. Me recordó a la primera vez que conocí a la Madre Teresa de Calcuta. Cuando vino a Manila para establecer su comunidad, me pidieron que celebrara la Misa por ella y sus hermanas.

Después de la misa tuve el privilegio de hablar en privado con la Madre Teresa. Fue entonces cuando me contó la historia de su comunidad. La hermana Agnus, una pequeña monja de cabello oscuro de la India, fue su primera discípula. Al principio había pocas hermanas al lado de la Madre Teresa, mientras que había muchas personas necesitadas. Desde los ancianos y los enfermos que mueren en las calles, hasta los bebés abandonados y los niños que no tenían a nadie que los cuidara, la Madre Teresa quería llegar a todos.

La pregunta era: ¿Cómo hacerlo con tan pocos seguidores? No había suficiente tiempo durante el día para cuidar a todos los necesitados. La madre y las hermanas oraron para saber qué hacer. La respuesta fue sorprendente. Dios quería algo muy especial además de sus oraciones regulares. Incluso cuando parecía que las horas del día no eran suficientes, Dios quería algo más. Quería que la comunidad reservara una hora extra cada día para orar juntos esa hora santa en presencia de Su Hijo expuesto en el Santísimo Sacramento.

La Madre Teresa afirma que esta hora santa diaria es la causa y la razón por la que su comunidad ha florecido. La comunidad ha crecido a más de tres mil a través del poder y la gracia recibidos en la hora santa diaria. La Madre Teresa se ha multiplicado y ahora está presente en todas partes del mundo a través de sus hermanas. Porque estaba dispuesta a tomarse el tiempo para unirse a la «vid».

En el sermón de la Última Cena, Jesús dijo que todo aquel que permaneciera unido a Él en el Santísimo Sacramento daría mucho fruto (Jn 15,5). El fruto apostólico de la Madre Teresa y sus hermanas sigue asombrando al mundo.

Su historia me inspiró a hacer lo que ella hizo. Había estado leyendo sobre el apostolado de adoración perpetua y cómo el Padre Martín Lucía lo estaba promoviendo con éxito en los Estados Unidos y otros países. También quería que se extendiera por toda Filipinas. Por eso fundé la comunidad llamada Los Discípulos Eucarísticos de San Pío X. Día y noche, sin descanso, se acercaban al Santísimo Sacramento en adoración amorosa. Primero oraron para que el Padre Lucía pudiera venir a Filipinas para comenzar el gran apostolado de establecer la adoración perpetua en las parroquias. Luego oraron para que se extendiera por todo el país. En esta época hay 500 capillas. Ahora los Discípulos Eucarísticos están orando para que podamos cumplir nuestro objetivo de establecer capillas de adoración perpetua en 1.000 parroquias.

Estos dos ejemplos, el de la Madre Teresa y el de los Discípulos Eucarísticos, demuestran la verdad de lo que Jesús dijo en el Evangelio de hoy: «Marta, Marta, te preocupas y te preocupas por muchas cosas, y hay necesidad de pocas, o mejor dicho, de una sola. María ha escogido la parte buena, que no le será arrebatada» (Lc 10, 41-42).

La parte buena es estar con Jesús en el Santísimo Sacramento. El mejor tiempo que pasas en la tierra, querido Tomás, es el tiempo que pasas con tu mejor amigo, Jesús en el Santísimo Sacramento. Y es la manera más segura de producir grandes frutos apostólicos.

Fraternalmente tuyo en su Amor Eucarístico, Monseñor Ramírez

https://santoscorazones.blogspot.com/