«Mamá, quiero bautizarme», después de un testimonio en TikTok

En Francia, como en España y otros países de cultura occidental, a medida que disminuye el porcentaje de niños que son bautizados por sus padres, se empieza a detectar un fenómeno creciente: los adolescentes que piden ser bautizados.

A veces, son hijos de inmigrantes de países con otras religiones. Otras veces, sus padres fueron bautizados, pero vivían lejos de la fe y se sorprenden cuando su hijo muestra interés.

A veces, el desencadenante es una mudanza, un cambio de ciudad o escuela, y conocer a otros adolescentes que sí tienen fe. A veces es una lectura, una intuición profunda y sostenida acerca de Dios, o incluso un breve testimonio visto en Tik Tok. En la adolescencia pueden asistir a un funeral y hacer preguntas sobre Dios, la vida y la muerte. O pueden ser invitados al bautismo de un bebé, y allí hacer preguntas sobre por qué no son bautizados.

En Famille Chretienne han charlado con varias chicas francesas que explican por qué quieren bautizarse.

Lilou: el ejemplo de otra chica en Tik Tok

El primer caso que presentan es el de Lilou, que está a punto de cumplir 13 años. Su madre, Stephanie, fue bautizada como un bebé «porque mis abuelos no podían soportarlo de otra manera. Pero para nuestros propios hijos, la idea ni siquiera pasó por nuestras mentes». Stephanie se considera «católica por valores«, pero no creyente.

Su hija, dice, «es extremadamente curiosa e hiperactiva». Quiere ser esteticista, hace escalada en roca, boxeo francés, costura, coro, es la «ecodelegada» en su clase…. Ella va a una escuela pública en una ciudad de tamaño mediano en el sur de Francia.

Lilou vio un video en TikTok. «A principios del año pasado, me encontré con el testimonio de una adolescente de mi edad que me explicó que iba a ser bautizada. Ella estaba explicando su experiencia, contando historias acerca de Dios y citando pequeños fragmentos de la Biblia. Sentí que había algo bueno para mí en lo que estaba escuchando», explica Lilou. Y entonces le dijo a su madre: «Mamá, me gustaría probar la religión, el catecismo, el bautismo y la comunión.

Su madre le dijo que lo pensara, que dejara pasar el tiempo, pero pasaron las semanas y todavía tenía esa idea. «Me dije a mí mismo que si no lo intentaba nunca lo sabría. La pregunta seguirá dando vueltas en mi cabeza», explica la niña. Cuando comience el nuevo año escolar, Lilou irá a la catequesis para adolescentes.

Bautizar a adolescentes: un itinerario que no está muy bien pensado

Bautizar a adolescentes provenientes de entornos incrédulos es algo que las iglesias occidentales realmente no han pensado. En realidad, no es ni el bautismo de adultos ni el bautismo de bebés. Psicológica y sociológicamente es algo diferente. Y se supone que la confirmación y la catequesis adolescente son para niños que han vivido la fe en casa, o en la escuela, o al menos hicieron un par de años de catequesis para su primera comunión.

En Francia, el servicio catequético de los obispos franceses tiene un jefe de catequesis de adultos y catecumenado, un catequista veterano, Joëlle Eluard. «El terreno no está bien preparado para acomodar lo que estos jóvenes demandan. Sabemos acompañar a los adultos al bautismo y a los niños a la primera comunión. Pero las peticiones para el bautismo de adolescentes son nuevas», admite.

Trató de reunir información y pidió a las 104 diócesis francesas que le dieran cifras sobre los bautismos de adolescentes en sus diócesis. Poco más de la mitad respondió. Las cifras que obtuvo fueron:

– 1.629 en 2016

– 2.204 en 2017

– 1.899 en 2018

Dado que casi la mitad de las diócesis no respondieron, es perfectamente posible que alrededor de 3,000 adolescentes sean bautizados cada año.

En principio, se espera que sean bautizados, como otros adultos, en la Vigilia Pascual o el día de Pascua. Se forman con los pasos y ritos del Rito de Iniciación Cristiana para Adultos, exponiéndolos a la esperanza cristiana y animándolos a vivir el amor con sus hermanos y hermanas, la conversión, aunque Eluard señala que «estos no son necesariamente grandes cambios, cosas espectaculares», porque «las cosas pequeñas pueden tener grandes efectos y eso es lo que se les invita a hacer.

Lilou da un ejemplo de los pasos que ya está dando. Todavía no va a la catequesis, pero dice que reza todos los días, a su manera. «Para orar, voy a mi habitación, me pongo mi collar con una cruz, y comienzo mi oración diciendo frases religiosas. Hablo con Dios como si estuviera frente a mí. A veces me río. Termino la oración diciendo «adiós» y «gracias por escucharme». Hago una gran y hermosa señal de la cruz, y eso es todo».

Lilou tiene un poco de miedo de lo que sus compañeros de clase podrían decir si supieran sobre sus intereses religiosos, y solo se lo ha dicho a un amigo.

La fe de un niño… que se convierte en un adolescente

Otro caso reportado en la revista francesa es el de Lou. Es una adolescente de 14 años interesada en los cómics japoneses, el dibujo y el remo en canoa. Cuando tenía 8 años, ingresó a una escuela católica. Descubrió que había niños cristianos, niños que, dice, «hablaban de su fe, de Jesús. Dijeron que al hablar con Él eran mejores. Me interesó.

Había clases de religión en la escuela. «Cuanto más hablábamos de ello, más quería saber», explica. «Cuando rezábamos el Padre Nuestro al final de la sesión, siempre tenía la impresión de que Él estaba realmente allí, en la clase». Lou admite que, de alguna manera, incluso cuando era niño, «sentí que había Alguien, para nosotros, presente en todas partes del universo. Y que Nos ayude y nos quiera».

Su madre admite que durante un tiempo, de 2013 a 2016, pospuso bautizarla hasta que lloró y le dijo: «Si alguna vez muero sin ser bautizada, no iré al Cielo». «Sus palabras y su miedo me marcaron», comenta la madre.

Fue bautizada en 2016. «El día de mi bautismo, ya no sentí simplemente una presencia. Sabía que ahora estaba a mi lado. Fue aún más fuerte», asegura la niña. Ahora, una adolescente, se está preparando para la Confirmación.

Hijos de inmigrantes de otras culturas

En el grupo de catequesis contactado por Lilou hay otras dos niñas que se preparan para el bautismo, que son hermanas y ya van a la iglesia. Se trata de Gabrielle, de 12 años, que quiere ser abogada o periodista, y Louise, de 15, que está pensando en convertirse en azafata. Parece que su padre, en algún momento, pensó en convertirse en sacerdote, pero luego se alejó de la fe. El nombre de su madre es Habiba, es de Camerún, con un padre musulmán y una madre católica no practicante.

Louise, la joven de 15 años, dice que siempre se ha sentido cristiana de alguna manera. La más joven, Gabrielle, le dijo a su madre que quería ser bautizada porque «si sigo el camino de Dios, un día iré al Cielo».

Gabrielle tiene la intención de terminar de leer el Nuevo Testamento esta Cuaresma y celebrar el bautismo con una pequeña fiesta. «Me siento más tranquila, menos agresiva, desde que decidí bautizarme, noto que he cambiado», dice.

Las dos hermanas explican su visión de Dios de esta manera: «Él da paz a todos, ayuda a las personas. Nos da apoyo, coraje, escucha nuestros problemas y a veces los resuelve».

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: