«Mamá, quiero bautizarme», después de un testimonio en TikTok

En Francia, como en España y otros países de cultura occidental, a medida que disminuye el porcentaje de niños que son bautizados por sus padres, se empieza a detectar un fenómeno creciente: los adolescentes que piden ser bautizados.

A veces, son hijos de inmigrantes de países con otras religiones. Otras veces, sus padres fueron bautizados, pero vivían lejos de la fe y se sorprenden cuando su hijo muestra interés.

A veces, el desencadenante es una mudanza, un cambio de ciudad o escuela, y conocer a otros adolescentes que sí tienen fe. A veces es una lectura, una intuición profunda y sostenida acerca de Dios, o incluso un breve testimonio visto en Tik Tok. En la adolescencia pueden asistir a un funeral y hacer preguntas sobre Dios, la vida y la muerte. O pueden ser invitados al bautismo de un bebé, y allí hacer preguntas sobre por qué no son bautizados.

En Famille Chretienne han charlado con varias chicas francesas que explican por qué quieren bautizarse.

Lilou: el ejemplo de otra chica en Tik Tok

El primer caso que presentan es el de Lilou, que está a punto de cumplir 13 años. Su madre, Stephanie, fue bautizada como un bebé «porque mis abuelos no podían soportarlo de otra manera. Pero para nuestros propios hijos, la idea ni siquiera pasó por nuestras mentes». Stephanie se considera «católica por valores«, pero no creyente.

Su hija, dice, «es extremadamente curiosa e hiperactiva». Quiere ser esteticista, hace escalada en roca, boxeo francés, costura, coro, es la «ecodelegada» en su clase…. Ella va a una escuela pública en una ciudad de tamaño mediano en el sur de Francia.

Lilou vio un video en TikTok. «A principios del año pasado, me encontré con el testimonio de una adolescente de mi edad que me explicó que iba a ser bautizada. Ella estaba explicando su experiencia, contando historias acerca de Dios y citando pequeños fragmentos de la Biblia. Sentí que había algo bueno para mí en lo que estaba escuchando», explica Lilou. Y entonces le dijo a su madre: «Mamá, me gustaría probar la religión, el catecismo, el bautismo y la comunión.

Su madre le dijo que lo pensara, que dejara pasar el tiempo, pero pasaron las semanas y todavía tenía esa idea. «Me dije a mí mismo que si no lo intentaba nunca lo sabría. La pregunta seguirá dando vueltas en mi cabeza», explica la niña. Cuando comience el nuevo año escolar, Lilou irá a la catequesis para adolescentes.

Bautizar a adolescentes: un itinerario que no está muy bien pensado

Bautizar a adolescentes provenientes de entornos incrédulos es algo que las iglesias occidentales realmente no han pensado. En realidad, no es ni el bautismo de adultos ni el bautismo de bebés. Psicológica y sociológicamente es algo diferente. Y se supone que la confirmación y la catequesis adolescente son para niños que han vivido la fe en casa, o en la escuela, o al menos hicieron un par de años de catequesis para su primera comunión.

En Francia, el servicio catequético de los obispos franceses tiene un jefe de catequesis de adultos y catecumenado, un catequista veterano, Joëlle Eluard. «El terreno no está bien preparado para acomodar lo que estos jóvenes demandan. Sabemos acompañar a los adultos al bautismo y a los niños a la primera comunión. Pero las peticiones para el bautismo de adolescentes son nuevas», admite.

Trató de reunir información y pidió a las 104 diócesis francesas que le dieran cifras sobre los bautismos de adolescentes en sus diócesis. Poco más de la mitad respondió. Las cifras que obtuvo fueron:

– 1.629 en 2016

– 2.204 en 2017

– 1.899 en 2018

Dado que casi la mitad de las diócesis no respondieron, es perfectamente posible que alrededor de 3,000 adolescentes sean bautizados cada año.

En principio, se espera que sean bautizados, como otros adultos, en la Vigilia Pascual o el día de Pascua. Se forman con los pasos y ritos del Rito de Iniciación Cristiana para Adultos, exponiéndolos a la esperanza cristiana y animándolos a vivir el amor con sus hermanos y hermanas, la conversión, aunque Eluard señala que «estos no son necesariamente grandes cambios, cosas espectaculares», porque «las cosas pequeñas pueden tener grandes efectos y eso es lo que se les invita a hacer.

Lilou da un ejemplo de los pasos que ya está dando. Todavía no va a la catequesis, pero dice que reza todos los días, a su manera. «Para orar, voy a mi habitación, me pongo mi collar con una cruz, y comienzo mi oración diciendo frases religiosas. Hablo con Dios como si estuviera frente a mí. A veces me río. Termino la oración diciendo «adiós» y «gracias por escucharme». Hago una gran y hermosa señal de la cruz, y eso es todo».

Lilou tiene un poco de miedo de lo que sus compañeros de clase podrían decir si supieran sobre sus intereses religiosos, y solo se lo ha dicho a un amigo.

La fe de un niño… que se convierte en un adolescente

Otro caso reportado en la revista francesa es el de Lou. Es una adolescente de 14 años interesada en los cómics japoneses, el dibujo y el remo en canoa. Cuando tenía 8 años, ingresó a una escuela católica. Descubrió que había niños cristianos, niños que, dice, «hablaban de su fe, de Jesús. Dijeron que al hablar con Él eran mejores. Me interesó.

Había clases de religión en la escuela. «Cuanto más hablábamos de ello, más quería saber», explica. «Cuando rezábamos el Padre Nuestro al final de la sesión, siempre tenía la impresión de que Él estaba realmente allí, en la clase». Lou admite que, de alguna manera, incluso cuando era niño, «sentí que había Alguien, para nosotros, presente en todas partes del universo. Y que Nos ayude y nos quiera».

Su madre admite que durante un tiempo, de 2013 a 2016, pospuso bautizarla hasta que lloró y le dijo: «Si alguna vez muero sin ser bautizada, no iré al Cielo». «Sus palabras y su miedo me marcaron», comenta la madre.

Fue bautizada en 2016. «El día de mi bautismo, ya no sentí simplemente una presencia. Sabía que ahora estaba a mi lado. Fue aún más fuerte», asegura la niña. Ahora, una adolescente, se está preparando para la Confirmación.

Hijos de inmigrantes de otras culturas

En el grupo de catequesis contactado por Lilou hay otras dos niñas que se preparan para el bautismo, que son hermanas y ya van a la iglesia. Se trata de Gabrielle, de 12 años, que quiere ser abogada o periodista, y Louise, de 15, que está pensando en convertirse en azafata. Parece que su padre, en algún momento, pensó en convertirse en sacerdote, pero luego se alejó de la fe. El nombre de su madre es Habiba, es de Camerún, con un padre musulmán y una madre católica no practicante.

Louise, la joven de 15 años, dice que siempre se ha sentido cristiana de alguna manera. La más joven, Gabrielle, le dijo a su madre que quería ser bautizada porque «si sigo el camino de Dios, un día iré al Cielo».

Gabrielle tiene la intención de terminar de leer el Nuevo Testamento esta Cuaresma y celebrar el bautismo con una pequeña fiesta. «Me siento más tranquila, menos agresiva, desde que decidí bautizarme, noto que he cambiado», dice.

Las dos hermanas explican su visión de Dios de esta manera: «Él da paz a todos, ayuda a las personas. Nos da apoyo, coraje, escucha nuestros problemas y a veces los resuelve».

EL CONCEPTO DE QUERER SER DIOS

Mario E. Fumero

Desde el huerto del Edén y hasta nuestro tiempo, la tendencia del hombre y la mujer es creerse ser más de lo que son, por eso satanás, sabiendo por experiencia propia las consecuencias de querer ser como Dios[1], persuadió a la mujer con mentiras para que comiera del fruto prohibido diciéndole que “sería como Dios”[2] y no moriría, algo completamente falso, porque ambos ya tenían en su naturaleza todas las cualidades divinas y además eran eternos porque fueron hechos a imagen y semejanza de Dios[3].

Hemos visto a lo largo de los años como algunos predicadores manipularon el concepto de qué “somos dioses” para afirmar aberraciones que chocan con la verdad bíblica, proclamando doctrinas falsas. Uno de ellos fue el disparatado predicador guatemalteco Cash Luna el cual afirma que los creyentes son “Jehová Junior” tomando como base bíblica el texto que dice: “Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo;” vasado en el Salmo 82:6, y proclama uno de los tantos disparates interpretativo que hoy se escuchan en algunas iglesias[4].

Seguir leyendo →

7 pistas para saber si estás caminando hacia el cielo

La Biblia nos da pistas sobre el estado actual de nuestra salvación.

El tránsito en la tierra es una peregrinación a nuestro estado final, que es la vida eterna en el Cielo.

Dios quiere que todos los hombres vivan la vida eterna con Él, es por eso que Él nos creó.

Y si bien es la gracia de Dios concedernos este pasaje a la vida eterna, no es menos cierto que nuestro libre albedrío puede conspirar para llevarnos a un buen fin.

Dios no exige que lo elijamos; somos libres de no hacerlo.

Pero debemos tener claro que nada contaminado entra en el cielo.

Y que si no eliminamos las manchas que nos hacen inelegibles para el cielo, entonces no entraremos en él.

Dios nos ayudará a quitar esas manchas si le pedimos y perseveramos.

Pero también debemos tener claras las pistas que indican si estamos en el camino correcto o no, para que no nos sorprendamos el último día.

Aquí hablaremos de las pistas que Dios ha dejado en la Biblia, que nos dicen si estamos en el camino correcto hacia el cielo, o si nos estamos desviando y en peligro de ir por otro camino.

La mayoría de las personas en el mundo creen que hay otra vida después de la muerte física.

Y que después de la vida en la tierra tendremos una existencia eterna.

A su vez, la mayoría de la gente cree que hay un filtro que permite a algunos entrar en esta vida eterna y no a otros.

El cristianismo llama a esto salvación. Algunas personas serán salvadas para la vida eterna y otras no.

Dios creó a la humanidad para la vida eterna con Él, pero también escogió no obligarnos a aceptar Su don de amor.

Los primeros padres de la humanidad se rebelaron contra Él.

Este pecado creó un abismo entre Dios y los humanos, y les impidió la posibilidad de vivir la vida eterna junto con Él.

Y entonces Su amor por la criatura humana hizo que Dios enviara a Su hijo para revertir el hecho.

La encarnación de Su hijo era necesaria debido a la gravedad de la herida del pecado.

Y así Él pagó voluntariamente por nuestra desobediencia por Medio Su sufrimiento y crucifixión.

Con esto la raza humana mereció la redención, aunque todavía tenemos una tendencia al pecado original, de nuestros primeros padres.

Y a partir de ahí la salvación es un fenómeno individual, pero sigue siendo un don de Dios.

El Concilio de Trento describió que el proceso de salvación individual comienza con la gracia de Dios que llama a la persona al arrepentimiento.

Esta gracia es gratuita, inmerecida, y su única fuente es el amor y la misericordia de Dios.

Pero incluso con esta gracia se preserva el libre albedrío.

Porque cada persona puede aceptar la propuesta de Dios o puede rechazarla y permanecer en pecado.

Quien acepta la salvación es porque asume que es un pecador, cree en las promesas de Dios, espera su misericordia y tiene un santo temor de su justicia.

Desarrolla un amor por Dios, comienza a detestar el pecado y a amar la justicia de Dios.

Y de ahí viene la justificación de esa persona, que significa su santificación y renovación interior.

Esto se logra a través de la recepción voluntaria de los dones y la gracia de Dios.

Entonces el hombre deja de ser injusto, se hace amigo de Dios y desarrolla esperanza en su salvación para la vida eterna.

El proceso de justificación es algo que dura toda la vida y comienza con nuestro bautismo y conversión.

Y el último paso ocurre en el último día de nuestra vida.

En Mateo 24:13 dice que el que persevera hasta el fin será salvo, esto significa que la salvación final de una persona depende del estado de su alma al morir.

Así que tenemos que estar atentos, porque existe la posibilidad de una pérdida de justificación.

Pero también existe la posibilidad de una re-justificación, cuando la persona peca y luego vuelve a la comunión con Dios.

Para ello, el sacramento de la reconciliación, es decir, la confesión, es muy importante.

Entonces, cuando se le pregunta a un católico si es salvo, dirá que en un nivel genérico ha sido salvo por el sacrificio de Jesucristo.

Pero a nivel individual está siendo salvo, tiene la esperanza de ser salvo, está confiando en las promesas de Dios y trabajando en su salvación, a través del santo temor de no guardar Sus mandamientos.

Entonces, lo que algunos protestantes dicen, que una vez salvo eres salvo para siempre, no es bíblico, ni funciona de esa manera en la realidad.

Si la persona muere en amistad con Dios, irá al cielo, tal vez con una etapa intermedia en el purgatorio.

Y si muere en un estado de pecado mortal, rebelándose contra Dios, su destino es el infierno.

Sin embargo, los católicos no viven aterrorizados de si serán salvos o no.

Ya saben lo que tienen que hacer: mantenerse alejados de los pecados graves, evitar las tentaciones y tener fe en las promesas de Dios.

Pero es necesario insistir en que la salvación es un regalo de Dios, para que los no creyentes y los pecadores también puedan ser salvos como le sucedió al buen ladrón en la cruz, a quien Jesús le dijo que mañana estaría con Él en el paraíso.

Pero, ¿quién quiere jugar con su alma eterna y asumir que, justo antes de morir, Dios le dará el don de la fe en Jesucristo, la contrición perfecta por todos sus pecados mortales e incluso el tiempo para arrepentirse?

La Iglesia Católica enseña que uno puede tener pistas sobre su propia salvación para no jugar a la ruleta rusa.

La pista central es que debemos creer que hay vida eterna, que nuestra vida no termina en la tierra.

Juan 14 registra que Jesús dijo que en la casa de Su Padre hay muchas moradas y que Él fue a preparar el lugar para nosotros.

La segunda pista es que debemos recorrer el camino estrecho para llegar allí, no la amplia calle de los placeres terrenales.

Y esto se ejemplifica en la vida que Jesús y sus seguidores llevaron: automortificación, limosna, oración constante, perdón, etc.

La pista número tres en la lista es creer que Jesús es «el camino, la verdad y la vida», Juan 14:6.

Llegar a la creencia de que Jesús es Dios nos inicia en el camino al cielo.

Y no tener esa fe es el pecado que nunca será perdonado.

Cuarto, el bautismo, porque Marcos 16:16 dice que el que cree y es bautizado será salvo.

Quinto, hacer el bien, es decir, hacer obras que demuestren fe.

antiago 2:26 dice que «la fe sin obras está muerta» y la razón por la que Jesús maldijo la higuera es que no dio fruto, Marcos 11:21.

Entonces, si quieres ir al cielo, sal al mundo e imita la vida de Cristo haciendo tantas buenas obras como puedas, por fe y amor por Jesús.

Mateo 25 registra quién heredará el reino preparado por el Padre, y menciona estos gestos,

«Tenía hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, era un extraño y me acogiste, estaba desnudo y me viste, estaba enfermo y me visitaste, estuve en la cárcel y viniste a verme».

Y para complementar esto, la Biblia también habla de las obras que nos mantienen alejados de la salvación, en Gálatas 5 vemos que son, fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, enemistad, lucha, celos, ira, lucha, disensiones, partidismo, envidia, embriaguez, carrusel.

La sexta pista que la Biblia nos da para entrar al cielo es lo que Mateo 13 registra, dice «a menos que os convirtáis como niños pequeños, no entraréis en el reino de los cielos».

Ser como un niño no es lo mismo que ser infantil.

Ser como un niño significa ser inocente, manso y humilde, y tener total confianza en el Padre para que te cuide, pase lo que pase.

Ningún niño se preocupa por el dinero, la ropa o las promociones en el trabajo; lo que Jesús está diciendo es que los niños tienen la fe para entrar al cielo.

Y la séptima pista es que debemos ser limpios y santos.

Porque en Apocalipsis 21 dice que nada impuro entrará en el cielo.

Permanecer limpio en esta sociedad dominada por los impuros sólo puede lograrse a través del sacramento de la confesión.

En resumen, para entrar en el cielo debemos ser santos.

¿Y cuál es la mejor manera de hacer esto en la práctica?

Pon a Dios primero en tu vida.

Ten total confianza en Jesús pase lo que pase.

Ir a la misa diaria y recibir la Sagrada Comunión.

Rezad diariamente el Rosario y la Coronilla de la Divina Misericordia, por la conversión de los pecadores y por las almas en el purgatorio.

Ir a la adoración y la confesión con frecuencia.

Perdona a los demás como Jesús lo hizo desde la cruz a sus torturadores.

Dar limosna a los pobres y ayudar a los indigentes, aunque sólo sea escuchándolos.

Consagraos a Jesús a través del Inmaculado Corazón de María.

Gracias a Dios por todo, incluso por tus cruces.

Sé humilde.

https://forosdelavirgen.org/category/noticias/

La amenaza de la «vacuna» anti Covid

Es oportuno subrayar que una mentira jamás será verdad aunque la mayoría piense que sí lo es, al igual que una verdad jamás será mentira a pesar de que todo el mundo así lo piense. Y es que a la verdad no se llega por consenso, o por democracia. La verdad es simple y llanamente la adecuación al ser.

Lo mismo sucede en el campo médico: no importa que una creencia o medida sanitaria la impongan los gobiernos, o la repliquen las revistas y agencias de salud. La verdad médica es la que se apega a las pruebas científicas y a los resultados.

Esto es lo que hoy está sucediendo con la dizque “vacuna” anti Covid. Casi todos consideran que es necesaria, que es segura, y que funciona, simplemente porque lo repite el gobierno y lo promueven las agencias médicas. Lejos de eso, nos encontramos ante un engaño colosal ideado y financiado por un grupito mundialista de gángsters cuyo propósito es provocar un genocidio a nivel mundial.

Comencemos por decir que ninguna de las marcas que están siendo inoculadas es realmente una “vacuna”. Una vacuna es un agente semejante al microorganismo que causa una enfermedad y se obtiene de formas muertas o debilitadas del microbio, sus toxinas o una de sus proteínas de superficie. Ésta se inocula a la persona y queda en cierto grado inmune a ese microorganismo que en un futuro pudiera entrar al organismo.

En cambio, lo que están inyectando es un suero experimental transgénico de nanopartículas metálicas (el 97% de los laboratorios usa óxido de grafeno, pero otros usan carbomagnetita, hidróxido de aluminio u otros metales magneticos). Éste adenovirus inocula Ácido Ribonucleico mensajero sintético para codificar y modificar el genoma humano transportando un vector que lleva esas nanopartículas a alterar el comportamiento inmunitario de la persona. Pero en absoluto contiene ningún germen que desarrolle anticuerpos.

Por ello, con toda propiedad no debería llamársele “vacuna” sino suero genético experimental. Y experimental porque aún no ha llegado a la fase 4 o 5 de estudio, también por los efectos negativos que está provocando en las personas y, sobre todo, por las consecuencias adversas que ocasionará a corto, mediano y largo plazo.

El campo electromagnético introducido modifica el comportamiento del organismo humano desde el genoma y, entre otras cosas se corre el riesgo de ocasionar una interferencia en el corazón, el cual funciona con un eje electrónico bipolar. Por ello, muchas personas han muerto de infarto inmediatamente después de la inoculación, o a los pocos días de recibirla. En otros casos se quedarán con insuficiencia cardíaca aguda para el resto de su vida.

La inversión eléctrica también produce precipitación de los glóbulos rojos y enlance de los mismos, por lo que se propicia la formación de coágulos. De allí las embolias pulmonares y cerebrales que se están ocasionando.

Una de las situaciones más perversas, para no poner en entredicho la propaganda gubernamental, es que no se está informando a la población acerca de todos los que están falleciendo a causa de la “vacuna”, número que se cuenta en decenas de miles de personas.

Steve Kirsch, fundador del Fondo para el Tratamiento Temprano de Covid y asesor del Comité de Vacunas Covid 19 de la Food and Drug Administration (FDA) de los EEUU expuso, en sesión pública del FDA el 17 de septiembre de 2021, que las vacunas están matando más gente que salvando. También explicó que las variantes de Covid son provocadas por las personas que han sido inoculadas.

Y aquí nos encontramos con dos mentiras que se repiten continuamente: la primera es que toda la gente vacunada que fallece se dice que murió a causa del Covid; y la segunda es que toda la gente con afectaciones pero que no se muere, dicen que los síntomas podrían haber sido peores de no haber estado vacunados. Este sofisma que se repite constantemente no tiene absolutamente ninguna prueba o estudio científico que lo sostenga.

Loretta Bolgan, farmacóloga experta en vacunas, informó que Moderna, Johnson & Johnson y Pfizer, en dos meses y medio han ocasionado más muertes que en la historia de 12 años de todas las vacunas, y que en tres meses AstraZeneca ha ocasionado en Europa más de 3,700 muertes por trombo embolias.

Por otro lado hay que tener en cuenta que las proteínas pico que se producen artificialmente son toxinas, proteínas patógenas que nos enferman, por eso los inoculados siguen contagiando a otros, y por ello entre las afectaciones a largo plazo más comunes en los “vacunados” serán el Parkinson, Herpes, Alzheimer y Cáncer. Y sobre todo, al haber alterado el sistema inmune artificialmente, la “vacuna” dejará a las personas inermes ante otros virus.

Tal vez por ello el Premio Nobel en virología Luc Montagnier escribió que “la vacuna provocará un genocidio en toda la humanidad en los próximos años”. Quienes no mueran de forma inmediata, sufrirán inevitablemente un destino mucho peor que la muerte. No solamente estarán saturados los crematorios, sino que habrá cientos de protestas sociales en todo el mundo pues la gente se sentirá engañada por sus gobiernos cuando descubran la verdad.

Otro de los efectos que se presentarán rápidamente es la esterilidad masculina y femenina, ya que las nanopartículas atacan en primer lugar los testículos (no los pulmones) así como la sincitina que la mujer necesita para el que él óvulo fecundado pueda anidarse.

Por último, es necesario hablar de los trastornos electromagnéticos del grafeno y de los otros minerales vectores, y es que éstos transforman a la persona en un emisor y receptor de ondas electromagnéticas y radiación (una de las razones por las que no se debe someter a ninguna persona inoculada a pruebas de Resonancia Magnética en seis meses después de haber sido “vacunadas”). Una vez integradas en las células neuronales, las nanopartículas de óxido de grafeno actúan como nano biosensores que tienen dos funciones: recoger las señales eléctricas de nuestros impulsos y pensamientos cartografiando el cerebro; y, neuromodular nuestros comportamientos, emociones y sentimientos. El grafeno se incita y multiplica cuando es estimulado por frecuencias electromagnéticas. De suyo, el grafeno se usa en medicina desde hace muchos años para manipular los canales nerviosos del cerebro.

Por ello algunos se preguntan si el complot mundial Covid-Vacuna no tiene que ver con la proliferación, especialmente en los EEUU y en Europa, de la nueva banda ancha de quinta generación (5G). Pensemos que la tolerancia humana oscila entre los 200 Herzios y los 400 Herzios. Son las ondas de que todos estamos rodeados por los wifi, teléfonos, radios y comunicaciones en general. Pues bien, las ondas 5G suponen una energía real de 1,200 Herzios, es decir el triple del 4G. A partir de los 400 Hz los órganos de las personas como la sangre comienzan a degradarse, sobre todo quienes viven en la proximidad de las antenas emisoras, y la primera manifestación es el insomnio y la desestabilización nerviosa.

Por el 5G, la pérdida de la mielina de las neuronas provocará un aumento exponencial de la enfermedad de ELA (esclerosis lateral amiotrófica), como consecuencia del barrido electromagnético. Otras afectaciones serán el cáncer, la pérdida del equilibrio, alergias severas de origen desconocido así como el incremento de la violencia y del suicidio.

Para tener una idea, el sistema AEGIS de los buques de guerra de la OTAN fueron alterados a distancia por ondas 5G de aviones rusos en el Mar Negro, y se considera, junto con el 6G, una de las mayores armas silenciosas de la nueva guerra electrónica entre China, Rusia y los EEUU.

En el futuro viviremos en un verdadero “océano” 5G. ¿Será por eso que el despliegue de estas torres nunca se detuvo durante la “pandemia”? Era de los pocos servicios “esenciales” que se mantuvieron. Con las posteriores pruebas de tecnología 5G en diferentes partes del mundo, la enfermedad COVID-19 se ha desarrollado en la interacción de los campos electromagnéticos externos y el óxido de grafeno que ahora está dentro de los cuerpos. Recordemos que todo comenzó en Wuhan. Esta fue la primera ciudad de muestra piloto en el mundo donde se instaló la tecnología 5G a fines de noviembre de 2019. Gran coincidencia en espacio y tiempo. ¿Qué es lo que quieren? ¿además de enfermarnos controlar nuestro intelecto y estado de ánimo?

Ahora bien ¿quiénes están detrás de este gran intento de genocidio mundial y cuáles son sus finalidades?

Desde luego, no hace falta mucha investigación para saber que los principales beneficiarios económicos son la Big Pharma, los Sistemas de Salud de los EEUU, las Agencias de Salud Pública, la OMS, la Fundación Bill Gates, la Food and Drug Administration (FDA), el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), los grandes inversionistas y toda la industria y los políticos lacayos que les hacen pleitecía.

Pero, concretamente, podemos elencar a la élite financiera globalista que además de enriquecerse tiene entre sus planes la reducción de la población mundial. Algunos de estos personajes han declarado públicamente que su meta es reducir la población de ocho mil millones de seres humanos a solamente uno y medio. Así lo han expresado sin reserva alguna Ted Turner, George Soros, Bill Gates, Rockefeller y todos aquellos que Daniel Estulin enumera en su libro Club Bilderberg, los cuales deberían ser denunciados por genocidio, terrorismo y asociación delictuosa.

Por cuanto al complot de la plandemia Covid se dividieron el pastel de la siguiente manera: Bill Gates se quedaría con el negocio de las vacunas; George Soros con el negocio de las pruebas PCR (el creador fue muerto 4 meses antes de su aplicación); el Dr. Anthony Fauci controlaría el negocio de las patentes y la doctora Shi Zhengli, en Wuhan, se encargaría de aumentar el nivel de contagio del virus y diseminarlo desde allí. Esto lo hizo en conjunto con el Dr. Ralph Baric, amigo de Fauci. Ambos son los responsables de haber convertido el SARS-CoV-2 en un arma biológica contra la humanidad.

A la Dra. Judy Mikovits, especialista en Biología Molecular que conocía a detalle este plan, Anthony Fauci le dijo “te voy a dar millones si te quedas callada”, cosa que Mikovists rechazó. Heroicamente tuvo que resistir la carcel como represalia y fue despedida del Instituto Whittemore Peterson para Enfermedades Neuroinmunes. Sin temor a equivocarnos, Judy Mikovits debería de ser propuesta para Premio Nobel.

Tedros Adhanom, quien no es médico pero lo pusieron como director de la Organización Mundial de la Salud, es un genocida culpable de la muerte de miles de personas en Etiopía al encubrir tres epidemias de cólera siendo ministro de Salud en su país. A él le tocó el papel de ser el cómplice de la ocultación de la pandemia desde la OMS. Cuando fue electo director de la OMS, los inconformes que protestaban en Ginebra llevaban cartelones que decían “quienes matan no curan”, pidiendo a la OMS el rechazo de Tedros. Además, es acusado como terrorista por Human Rights al haber cometido tortura y violaciones de represión política. Es un auténtico terrorista que perteneció al Frente marxista-leninista de Liberación Popular de Tigray.

Por su lado, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, tiene 30 imputaciones penales desde hace 25 años siendo denunciado como “genocida” sobre todo por las miles de personas que mató en los años 80s con su AZT. Desde el 2002 promovió cerca de 4,000 patentes de coronavirus, pruebas, enfermedades y compuestos de ARNm. Esto es muy raro, pues nunca registras patentes que no vas a comercializar. El 28 de abril de 2003, el CDC presentó el registro de la patente del SARS-Cov-2, y cinco días después, Sequoia Pharmaceuticals recibió $935,000 dólares y registró la patente (US 7151163) por un tratamiento con el mismo virus. ¿Cómo puedes registrar una patente para el tratamiento de un virus descubierto apenas 5 días antes? Es una simple pregunta.

Según el Dr. David Martin, lo que la CDC hizo fue pagar para mantener esa patente en secreto: “alguien sabía que esto se iba a volver un gran negocio”. Cabe señalar que también la Fundación Melinda & Bill Gates invirtieron en ese negocio. Desde el inicio de los 2000, Martin, fundador de M-CAM International, había empezado a encontrar muchas patentes que violan las leyes biológicas y químicas. En 1999, el Dr. Anthony Fauci había financiado una investigación para crear una réplica infecciosa recombinante de coronavirus. En 2002, el Dr. Ralph Baric con otros colegas de la Universidad de California del Norte, presentaron la patente de un recombinante de ese coronavirus, y un año después se tuvo el primer brote de SARS-CoV-2.

El Dr. Frank Plummer (muerto en el 2020), virólogo, anunció públicamente que en 2018 le robaron la cepa del coronavirus. La mano derecha de Fauci, Brit Peter Daszak, pidió dinero a la Agencia para Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA) para financiar el laboratorio de Wuhan. El 29 de diciembre de 2019 Fauci le refirió a otro biocientífico del Instituto de Salud, Rick Bright, que este virus catalizaría la nacesidad mundial de las inyecciones de ARNm, y que dicho virus aparecería en China en breve: “gracias a un evento inesperado conseguiremos implantar la vacuna ARNm obligatoria en todo el mundo”. A mediados de ese mismo año de 2019, Bill Gates adquirió 55 millones de dólares en acciones de BioNtech y 3 meses después se logró el cultivo del primer virus.

Concluyamos preguntándonos qué se puede hacer. Y a ello haría tres respuestas: lo primero es denunciar a estos gángsters que pretenden hacer un lucro de la reducción de la población mundial. En alguna ocasión le preguntaron a George Soros si él se considera una persona moral, a lo cual respondió: “yo no soy moral, lo único que me interesa es el dinero, y éste lo conseguiré como sea”.

Lo segundo es evitar las fake news, toda la información oficial que nos presentan los gobiernos, las agencias de salud, los médicos no informados, las redes sociales que promueven la mentira también por intereses económicos, como facebook, youtube, instagram y todas aquellas que censuran la verdad.

Lo tercero, saber que existen dos remedios para quienes se han enterado de la verdad de la “vacuna”, se han arrepentido de habérsela inoculado y quieren extraer de su cuerpo las nanopartículas magnéticas: la Zeolita ( tomar 1 cucharita del polvo por 21 días), o bien el Dimetilsulfóxico (DMSO) cutáneo, en donde se introdujo la inyección, acompañado de Dióxido de Cloro diluído tomado durante 21 días.

Pero lo más importante es tomar conciencia de que nos encontramos ante una guerra espiritual. Ponernos del lado de la verdad es situarnos con Jesucristo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. “La verdad os hará libres”. “No habrá nada oculto que no llegue a saberse”.

Los mundialistas que tratan de controlar a la población mundial y reducirla son peones de Satanás, están operando su plan contra el Creador desde la oscuridad.

Y en esto no hay medianías. Muy claro lo dijo Jesús: “quien no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama”.

Revelaciones del Amor Divino a un sacerdote

Alfonso Chico dice: “Yo había hecho siempre mi voluntad, pero ¿cómo hacer tu Voluntad? Hazme saber qué quieres. Quiero lo que Tú quieras. Jesús, que tiene sentido del humor, comenzó a dar señales. Le dije a Jesús: Esto tiene que quedar entre Tú y yo. Se dio a su manera. Se calló un mes. Después hacía oración y empecé a sentir un latido fuerte en el corazón y una gran paz, y así fue como vi su Voluntad. El seminario lo eligió Jesús para mí. Conocí los Libros de Cielo (Luisa Piccarreta) hasta el n. 12. Los dejé tres años y empecé con sequedad. Los volví a tomar, leí hasta el 36. Después leí, de María Valtorta El Evangelio como me ha sido revelado. Dios le revela a Luisa que toda la creación es un poema de amor por su criatura, y luego la Redención, lo mismo. Toda criatura está hecha por amor y para amar. Lo dice Benedicto XVI: Lo esencial del cristianismo es el encuentro con un acontecimiento que es Jesús de Nazaret que da una panorama nuevo. Como un buen amante, intenta enamorar al alma. Detrás de la justicia, es el amor el que le mueve… Hemos perdido el sentido simbólico de la realidad. Nos hemos convertido en torpes para saber qué me quiere decir el amanecer. Hay que hacernos al estilo de Jesús. Thomassiny afirma que el amor al modo divino no es un sentimiento, es un acto, es un darse. El amor tiene un aspecto pasional y otro volitivo. Hay una unión afectiva con las personas que amamos, que existen fuera y dentro de nosotros. Yo quiero a esta persona porque es un bien a sí misma y los bienes que son necesarios para el bien de las personas. Nuestro mayor bien es hacer la Divina Voluntad. El Padre quiere lo mejor para su hijo. En el ser humano no es posible repetir nuestra vida en el hijo, en Dios sí se puede. El Bien absoluto para el hombre es Dios mismo, y Él sí puede darse.

San Francisco revolucionó el mundo cambiando él mismo, tratando de identificarse con Jesús. Cosas tan sencillas como respirar, lo puedes hacer sin Dios o con Dios.

Jesús le dice a Luisa que nos dio un cuerpo porque si sólo nos diera lo espiritual, poco le podríamos dar. Nuestra vida unida a la de Jesús hace que nuestro actuar sean como ondas que repercutan en la humanidad entera. He conocido al Señor por un acto hecho hace 21 siglos. Todo está unido, todas las generaciones, en Cristo. Lo bueno y lo malo que hagamos repercute en la humanidad.

Superar los respetos humanos

Cuando Jesús nació en Belén de Judá, en tiempos del rey Herodes, unos magos llegaron desde Oriente a Jerusalén. Habían visto una estrella y, por una gracia especial de Dios, supieron que anunciaba el nacimiento del Mesías que el pueblo hebreo esperaba.

La ocupación de estos sabios -estudiar el firmamento- fue la circunstancia que Dios utilizó para hacerles ver su voluntad: «Dios los llamó por lo que les era más familiar y les mostró una estrella grande y maravillosa para que atrajera su atención por su misma grandeza y belleza». ¿Cómo llegaron a saber exactamente de qué se trataba? No lo sabemos, pero lo supieron y se pusieron en camino; sin duda, recibieron una inspiración muy extraordinaria de Dios, que deseaba su presencia en Belén, como había anunciado Isaías: Alza tus ojos y mira a tu alrededor…; tus hijos vienen de lejos. Ellos serían los primeros de los que vendrían después, en todos los tiempos, de todas partes. Y fueron fieles a esta gracia.

Dejaron familia, comodidades y bienes. No debió ser fácil para ellos explicar el motivo de su viaje. Y, probablemente sin hacer demasiados comentarios, tomaron lo mejor que tenían para llevarlo como ofrenda, y se pusieron en marcha para adorar a Dios.

El viaje debió ser largo y difícil. Pero se mantuvieron firmes en su camino.

Estos hombres decididos y sin respetos humanos nos enseñan lo que debemos hacer para llegar a Jesús, dejando de lado todo lo que pueda desviarnos o frenar nuestro camino. «A veces, cuando se trata de seguir a Jesús con profundidad y amor, podemos vernos frenados por el miedo al qué dirán, por el temor a que nuestra conducta sea juzgada de alguna manera extrema, como exagerada. Ya veis que estos personajes, que llenan de alegría nuestras fiestas hogareñas, nos dan una lección de valentía y una lección de desprecio al respeto humano, que paraliza a muchos hombres que podrían estar ya cerca de Cristo, viviendo con Él».

También nosotros hemos visto la estrella en la intimidad de nuestro corazón, que nos invita a desprendernos de las cosas que nos atan y a superar todo respeto humano que nos impide llegar a Jesús. «Considerad con qué finura nos invita el Señor. Se expresa con palabras humanas, como un amante: Te he llamado por tu nombre…. Tú eres mío (Is 43,1). Dios, que es belleza, grandeza y sabiduría, nos anuncia que somos suyos, que hemos sido elegidos como término de su amor infinito. Necesitamos una fuerte vida de fe para no estropear esta maravilla que la Providencia divina ha puesto en nuestras manos. Una fe como la de los Magos: la convicción de que ni el desierto, ni las tormentas, ni la tranquilidad del oasis nos impedirán alcanzar la meta del Belén eterno: la vida definitiva con Dios».

Entre todos los hombres que contemplaron la estrella, sólo estos Magos de Oriente descubrieron su profundo significado. Sólo ellos comprendieron que para los demás no sería más que un prodigio del firmamento. También es posible que otros recibieran la misma gracia especial de Dios y no la correspondieran. ¡Qué tragedia para ellos!

Oremos con la Iglesia a Dios nuestro Padre: Tú, que iluminaste a los sabios de Oriente y los llevaste a adorar a tu Hijo, ilumina nuestra fe y acepta el ofrecimiento de nuestra oración.

Meditación diaria

Fe y docilidad en los momentos de oscuridad y desorientación

«Un camino de fe es un camino de sacrificio. La vocación cristiana no nos saca de nuestro lugar, sino que nos exige abandonar todo lo que obstaculiza la voluntad de Dios. La luz que se enciende es sólo el principio; debemos seguirla, si queremos que esa luz se convierta en estrella, y luego en sol».
Los Reyes Magos tuvieron que pasar por malos caminos y dormir en lugares incómodos…, pero la estrella les mostró el camino y les indicó el sentido de sus vidas. La estrella ilumina su viaje, y les recuerda en todo momento que vale la pena pasar por cualquier incomodidad o peligro para ver a Jesús. Esto es lo importante. Los sacrificios se llevan con garbo y alegría si el fin vale la pena.

Pero cuando llegan a Jerusalén se quedan sin la luz que los guía. La estrella desaparece y están desorientados. ¿Qué hacen entonces? Preguntan al que debería saberlo: ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en Oriente y hemos venido a adorarle. Debemos aprender de estos hombres sabios y santos. A veces estamos a oscuras y desorientados, en lugar de buscar la luz de la voluntad de Dios, vamos iluminando nuestra vida con la luz de nuestros propios caprichos, que quizá nos llevan por caminos más fáciles. «Muchas veces en la vida elegimos no según la voluntad de Dios, sino según nuestro gusto y nuestro capricho, según nuestra comodidad y nuestra cobardía. No estamos acostumbrados a mirar hacia arriba, hacia la estrella y, en cambio, tenemos la costumbre de alumbrarnos con nuestra propia vela, que es una luz pequeña, que es una luz oscura, que es una luz que (…) nos reduce a los límites de nuestro propio egoísmo».

Los Magos piden porque quieren seguir la luz que Dios les da, aunque les muestre caminos escarpados y difíciles. No quieren seguir su propia luz, que les llevaría por caminos aparentemente más suaves y tranquilos, pero en los que no encontrarían a Jesús. Ahora que no tienen la estrella, utilizan todos los medios a su alcance para llegar a la gruta de Belén. Porque llegar a Jesús es lo realmente importante.

Toda nuestra vida es un viaje hacia Jesús. Es un camino que recorremos a la luz de la fe. Y la fe nos llevará, cuando sea necesario, a preguntar y a dejarnos guiar, a ser dóciles. «Pero los cristianos no tenemos necesidad de preguntar a Herodes o a los sabios de la tierra. Cristo ha dado a su Iglesia la seguridad de la doctrina, la corriente de gracia de los Sacramentos; y ha dispuesto que haya personas que guíen, que conduzcan, que traigan constantemente a la memoria el camino (…).

«Permitidme un consejo: si alguna vez perdéis la claridad de la luz, recurrid siempre al buen pastor (…). Acude al sacerdote que te cuida, al que sabe exigirte una fe fuerte, una finura de alma, una verdadera fortaleza cristiana. En la Iglesia hay plena libertad para confesarse con cualquier sacerdote que tenga las licencias legítimas; pero un cristiano con una vida clara irá -¡libremente! – a aquel que conoce como el buen pastor, que puede ayudarle a levantar los ojos, para volver a ver la estrella del Señor en lo alto».

Los Magos volvieron a encontrar la estrella que les indicaba dónde estaba el Señor porque siguieron los consejos e indicaciones de quienes en aquel momento habían sido puestos por Dios para mostrarles el camino. Muchas veces la fe se concreta en la docilidad, en ese signo de humildad que es dejarse ayudar en la dirección espiritual por quien sabemos que es el buen pastor para nosotros en particular.

Meditación diaria

Ser salvado es lo único importante en nuestra vida

La noticia traída por los Magos se extendió por Jerusalén, de puerta en puerta, de casa en casa. En muchos buenos israelitas se avivaba la esperanza del Mesías y se preguntaban si no había llegado ya. Otros, como el mismo Herodes, a pesar de tener más cultura, mejor conocimiento, recibieron la noticia de manera muy diferente, porque no estaban interiormente preparados para recibir al rey de los judíos nacido.

Jesús, el mismo Niño nacido en Belén de Judea, pasa continuamente a nuestro lado; pasa como lo hizo una vez con los Magos o atravesó la vida de Herodes. Hay dos posiciones ante el Señor: aceptarlo, y entonces todo lo nuestro es suyo; o negarlo, prescindiendo de Él, construyendo nuestra vida como si no existiera. También está la posición de luchar contra Él; esto es lo que hizo Herodes.

Nosotros, como los Magos, queremos llegar a Jesús, aunque tengamos que dejar las cosas que otros aprecian o, para seguir el camino que lleva a Belén, tengamos que sufrir algún revés.

Cada propósito que hacemos de seguir a Cristo es como una pequeña luz que se enciende. El tiempo, la perseverancia a pesar de las dificultades, el volver a empezar una y otra vez, transforman lo que empezó como algo pequeño y vacilante en una gran luz: la claridad para otros que también buscan a Cristo. «Mientras los Magos estaban en Persia, sólo vieron una estrella; pero cuando salieron de su tierra, vieron al mismo Sol de justicia».

Hoy, en la víspera de esta gran fiesta de la Epifanía, podríamos preguntarnos en la intimidad de nuestro corazón ¿Por qué a veces dejo que mi vida siga las luces oscuras de mi capricho, de mi miedo, de mi comodidad? ¿Por qué no me acerco siempre a la luz del Evangelio, donde está mi estrella y mi futuro de felicidad? ¿Por qué no doy un paso adelante y abandono mi posible situación de mediocridad espiritual? Isaías nos dice que todos los hombres están llamados a venir de lejos al encuentro del Salvador. El Señor también nos dice -quizá algunos no nos sentimos tan espiritualmente cercanos a Jesús como deberíamos- que estamos especialmente invitados en este día. Pongámonos en camino. Con la liturgia de estos días, pidamos al Señor que nos conceda esa firmeza en el camino, esa fe sólida, para alcanzar los dones que nos ha prometido.

Muy cerca de Jesús, como siempre, encontraremos a María.

Satanás quiere destruir América

Diario del Exorcista #171

Es bien sabido que Satanás odia a la Iglesia y está centrado en su destrucción. Estoy convencido de que Satanás también ha apuntado a Estados Unidos. Con nuestro gran poder y recursos, este país tiene el potencial de influir en el mundo para un gran bien, especialmente en la promoción de la libertad humana, la igualdad y las virtudes. Pero también tenemos el potencial de promover un gran mal.

Veo cada vez más señales de la mano de Satanás tratando de destruir este país. Hay una creciente desconfianza y denigración de la autoridad, como los profesores, los políticos y el gobierno, la policía, el clero y la Iglesia. Aunque ciertamente hay ejemplos de personas en tales oficinas que hacen el mal, una condena general de las personas que sirven a nuestra nación no se justifica y es destructiva para la sociedad.

Vemos también una ruptura de la «iglesia doméstica», la familia.  El matrimonio de por vida de un hombre y una mujer con la crianza de los hijos en la fe parece más bien una rareza hoy en día.  Incluso aquellas familias estables que criaron a sus hijos en la fe están cada vez más angustiadas porque sus hijos, influenciados por las fuerzas destructivas que los rodean, caen en el abuso de las drogas, la promiscuidad y el paganismo.

Hay una creciente erosión del cristianismo y de la religión en general en nuestra nación, con un rápido aumento concomitante de los que se identifican como «nones» religiosos (ateos, agnósticos y no afiliados.) Al llenar el «vacío del cristianismo», la práctica de la magia, la brujería y el ocultismo está en todas partes.  Esto no debería ser una sorpresa.  Si la gente no abraza la Luz, la oscuridad los vencerá. 

Nos embarcamos en un nuevo año.  Lejos de estar abatido, siento un gran optimismo.  He visto personalmente lo que un poco de agua bendita, la visión de un crucifijo y la mera mención del santo nombre de Jesús hace a Satanás y sus secuaces.  Son polvo comparados con el Verbo hecho carne.  A pesar de todas las amenazas demoníacas, el manto de la Virgen nos protege y San Miguel y los santos ángeles nos rodean.

Pero estamos luchando por el alma de nuestra nación y de su pueblo.  Comencemos este año armados con la «espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios», que es Jesús (Ef 6,17).  Recomiendo la recepción frecuente de los Sacramentos, el rosario diario y la oración constante. 

En respuesta al odio, la discordia y la violencia que surgen a nuestro alrededor, amemos, especialmente a quienes nos resultan repugnantes.  Dejemos de juzgar a nadie: juzgar es tarea de Dios.  Oremos por los líderes de nuestro país, necesitan nuestro apoyo.  Que dejemos de lado la ira hacia quien nos haya hecho daño.  Cuando oramos por ellos, nosotros mismos nos liberamos.  Satanás y sus secuaces se alimentan de la ira, la discordia y el miedo.  En 2022, sustituyamos el odio por el amor.

Me gustaría hacer una petición especial para que los piadosos seguidores de Dios pasen este año en frecuentes actos de amor hacia Jesús y su Madre.  Nuestros pequeños actos de amor serán recompensados por un torrente divino de gracia. En 2022, volveremos a ser testigos de cómo «Satanás cae del cielo como un rayo» (Lc 10, 18).  No puede ser de otra manera.

Las maravillosas aventuras del Padre Vaz

Es sorprendente que no haya más gente que haya oído hablar de San José Vaz, considerado el mayor misionero de Asia desde Francisco Javier.

Su fiesta es el 16 de enero y sus viajes misioneros son historias épicas de niños. Algunas de ellas no estarían fuera de lugar en el Antiguo Testamento, como separar las aguas de un río en crecida durante las lluvias monzónicas, calmar a los elefantes salvajes y enfrentarse a los magos adoradores del diablo en el reino de Kandyan, en Ceilán, para rezar por la lluvia durante una mala sequía.

Este último acontecimiento fue recogido por los monjes budistas en la crónica histórica «Culavamsa», un documento que abarca desde el siglo IV hasta 1815 y que detalla acontecimientos importantes en la vida de los monarcas de la isla.

Joseph Vaz nació el 21 de abril de 1651 en la colonia portuguesa de Goa, en la India. La casa de sus abuelos, donde nació en la pequeña aldea de Benaulim, sigue existiendo, al igual que la pila bautismal en la que fue bautizado. Su devoción al Santísimo Sacramento le llevó a rezar toda la noche en la iglesia local, incluso cuando tenía siete años, y maduró su vocación al sacerdocio. Se sintió llamado a la vida religiosa, y formó un oratorio al estilo de San Felipe Neri, en la ciudad de Sancoale, ya que en aquella época los sacerdotes nativos no podían entrar en las órdenes religiosas en Asia. La piedad de la familia Vaz se refleja en el hecho de que muchos de sus sobrinos le siguieron al Oratorio que fundó.

Al padre José le llegó la noticia de que los católicos de la vecina isla de Ceilán (Sri Lanka) eran sistemáticamente perseguidos por los holandeses calvinistas, que se habían apoderado de algunas de las colonias portuguesas en Asia. Después de un siglo de evangelización pacífica por parte de los portugueses, con San Francisco Javier a la cabeza, los católicos de la isla de Ceilán fueron privados de los sacramentos con una eficacia brutal por parte de los holandeses, ya que era fácil detener y expulsar a cualquier sacerdote que permaneciera en la isla, ya que todos eran europeos blancos. Las autoridades portuguesas y el obispo de Cochin, en cuyo territorio se encontraba la isla, no podían hacer nada.

El padre Vaz entró en esta situación, después de superar muchos obstáculos puestos por la Propaganda Fidei dependiente de la Santa Sede y la jurisdicción local del padroado portugués, finalmente intentó entrar de contrabando en la isla disfrazado de trabajador común. El barco en el que viajaba naufragó frente a la costa norte de Ceilán, pero llegó a tierra en mayo o junio de 1687 en Mannar sin ninguna de las pertenencias con las que partió, para comenzar su misión.

Separando las aguas del río Deduru Oya en la crecida:

Jugando al gato y al ratón con las autoridades holandesas, que habían sido alertadas de la presencia de un sacerdote en el país, el padre Vaz entró en contacto con los católicos y celebró los sacramentos con ellos. Regularizaba matrimonios, bautizaba, confirmaba y celebraba la misa, donde toda una generación de católicos no había recibido a Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento.

En una ocasión, un informante traicionero delató el paradero del padre Vaz a los perseguidores holandeses, y la casa en la que celebraba la misa fue rodeada, el padre Vaz salió tranquilamente por la puerta principal, completamente revestido y llevando el cáliz, a la vista de todos, pero sin que se dieran cuenta.

El padre Vaz se refugió a menudo en el territorio no ocupado por los holandeses, en el interior montañoso de la isla, pero fue detenido como espía holandés y presentado en la corte del rey Vimaladharmasoriya II en la ciudad de Kandy. Pasó casi todo el año 1692 encarcelado en el palacio del Rey, una experiencia similar es descrita por el inglés Robert Knox en su libro «A historical relation to the island of Ceylon and it’s peoples». Knox pasó veinte años de cautiverio antes de su dramática fuga.

Pero el padre Vaz se ganó la confianza de sus captores, que quedaron impresionados por su piedad y sus sabios consejos. Y cuando una grave sequía amenazó con una calamitosa pérdida de las cosechas y la independencia del reino de Kandyan, el padre Joseph Vaz se ofreció a rezar por la lluvia a cambio de su libertad.

Se erigió un gran escenario ante el palacio, y los propios magos y «sacerdotes» del rey aceptaron el reto y realizaron sus propias ceremonias para hacer llover sin éxito, antes de que el padre Vaz subiera al escenario. La crónica de Culavamsa cuenta que «tan pronto como comenzó a rezar, los truenos y los relámpagos sacudieron el aire y una lluvia torrencial lo envolvió todo, excepto el lugar donde el padre Joseph Vaz se arrodilló». Muy impresionado por este milagro y por su piedad, el rey permitió al padre Vaz construir una iglesia dentro de los límites de la ciudad de Kandy, un hecho hasta entonces desconocido para un lugar de culto no budista o hindú.

La fundación de un oratorio en Kandy también se ajustaba a la costumbre de tener un oratorio en una ciudad, como deseo del Santo Padre San Felipe, que fundó el primer oratorio en Roma, en el que se basan todas las demás fundaciones. Con el tiempo, el Rey permitió al Padre Vas el acceso sin restricciones a cualquier parte de su Reino,

y el derecho de ir y venir a su antojo. Pronto se le unió el padre Jacome Goncalves, otro oratoriano de Goa, y una sucesión de otros que establecieron una firme presencia misionera en Kandy, con frecuentes incursiones en el reino septentrional de Jaffna, y también en zonas de la costa dominadas por los holandeses.

Después de una epidemia de viruela en Kandy en 1697, en la que todas las personas sanas, incluida la corte del rey, abandonaron la ciudad, dejando al padre Vaz y a los oratorianos solos para atender a los enfermos y a los moribundos, el rey Vimaladharmasuriya II lo tenía en tan alta estima, que cuando el séquito del rey pasaba por la casa del padre Vaz, el rey desmontaba su elefante y caminaba descalzo. Aunque el propio rey no se convirtió a la fe, uno de sus sobrinos se convirtió, viajó a Portugal y se hizo sacerdote católico.

El milagro de la lluvia en Kandy:

Tras muchos años de heroica labor misionera, en la que se reintrodujo en Ceilán una identidad de cultura católica y se inició una floreciente literatura católica tanto en cingalés como en tamil, el padre Vaz se fue a su bien ganado descanso eterno el 16 de enero de 1711.

Su primer biógrafo, el padre Sebastián do Rego, sobrino del santo y sacerdote del Oratorio de Goa, escribió en 1730 que la fuerza para sus intensos esfuerzos misioneros se encontraba en el profundo silencio y la vida de oración que llevaba José Vaz. Combinado con el celo por la sagrada liturgia y los sacramentos. Aunque rehuyó cualquier honor y reconocimiento mundano, fue nombrado Vicario Apostólico de Ceilán por la Sagrada Congregación de la Propaganda Fidei, pero evitó ir a territorio portugués en la India para ser ordenado obispo.

Lamentablemente, el Oratorio fundado por el padre Vaz en Ceilán se desintegró con el tiempo, ya que nunca se instituyó plenamente como Oratorio independiente de Goa. Y cuando el Oratorio de Goa se derrumbó en 1835, cuando todas las casas religiosas del territorio portugués fueron confiscadas por el Estado, el Oratorio de Ceilán también cayó. Tampoco existen reliquias de primera clase del Santo, ya que nadie sabe dónde fue enterrado. Pero lo que ha dejado es una Iglesia vibrante en Sri Lanka, fiel y devota, con una piedad sencilla formada por un pueblo naturalmente espiritual.