Lucha contra la brujería y el vudú para romper las cadenas de la enfermedad mental

Durante más de 30 años, Grégoire Ahongbonon ha viajado por África occidental para ayudar a las personas que padecen enfermedades mentales

Con una sonrisa generosa, un rostro sereno y un andar apacible, Grégoire Ahongbonon mira a su alrededor con una mirada amable y curiosa. Ha aprendido a reducir la velocidad y esforzarse por ver más allá de las simples apariencias. Durante los últimos 30 años, Ahongbonon ha viajado por África occidental para ayudar a las personas que padecen trastornos y enfermedades mentales.

Este beninés de 70 años podría pasar desapercibido con su chaleco y sus anteojos rectangulares, pero es de esas personas que trabajan, día tras día, para construir un mundo mejor, más justo y más fraterno, “para construir el Reino de Dios aquí y ahora”, explica con toda la humildad que le caracteriza.

Cuando lo miras a los ojos, casi puedes ver los rostros de las 2.000 personas —los “olvidados de los olvidados”— a quienes ha ayudado, a través de su Asociación Saint Camille de Lellis, fundada en 1991 para acoger a personas con desórdenes mentales. La asociación tiene centros en Benín, Costa de Marfil, Burkina Faso y Togo.

Podríamos ver el rostro de Janvier, un joven que pasó siete años encadenado, atado por sus padres antes de ser liberado por Ahongbonon y los miembros de la asociación.

También podríamos ver el rostro de otro joven que descubrió la víspera del Domingo de Ramos, en 1994. Una mujer había ido a buscar a Ahongbonon, al enterarse de que estaba cuidando a enfermos mentales, para poder ayudar a su hermano. Pero cuando entró en la casa, descubrió a un hombre encadenado de brazos y piernas sobre el suelo húmedo en una habitación con poca luz. Cuando recuerda este recuerdo, los ojos de Ahongbonon se nublan, sin odio pero con una profunda tristeza. “Su carne estaba repleta de gusanos”, recuerda. Liberado y luego tratado, murió unos días después. “Pero murió con dignidad, de pie y no encadenado”, dice.

ALETEIA_FLLA_banner_homepage_statico.png
Las cadenas de Janvier.

En Ahongbonon no faltan historias como estas: la Asociación Saint-Camille-de-Lellis ahora tiene 21 centros de acogida y rehabilitación. Proporciona medicamentos gratuitos a más de 20.000 personas con enfermedades mentales cada mes. Muchas vidas se han salvado gracias a la acción, el sacrificio personal y la energía inagotable de Ahongbonon.

“Han ayudado mucho”, dice, sin querer atribuirse el mérito de nada. “En Saint Camille, queremos que se recuperen para ayudar a lograr la construcción de un mundo mejor”, dice. “Los curamos y los reintegramos. He visto a enfermeras que han sufrido trastorno bipolar acudir en ayuda de los pacientes a su vez… Es increíble”.

Con la Asociación de San Camille, la lucha de Ahongbonon va mucho más allá de brindar ayuda médica a personas con enfermedades y trastornos mentales. También lucha contra el vudú, el animismo y la brujería, que causan estragos en muchas sociedades africanas. Considerados embrujados o encantados, los enfermos mentales son generalmente aislados y amarrados para que no “contaminen” a los demás y así se “purifiquen”. “La ignorancia está pasando factura en África occidental”, denuncia Ahongbonon.

Al borde del suicidio

Enérgico y activo, Ahongbonon también ha experimentado una profunda angustia psicológica, hasta el punto de tener pensamientos suicidas. Después de abandonar la escuela a una edad temprana, se fue a Costa de Marfil para probar suerte, donde comenzó a trabajar como reparador de neumáticos mientras iniciaba una pequeña empresa de taxis. Pero en un momento en que su negocio prosperaba, Gregoire, que entonces tenía 26 años, tuvo que enfrentarse a su colapso repentino, ya que todos sus taxis fueron incautados temporalmente. Lleno de deudas, perdió a sus amigos y se encontró más aislado que nunca.

Pero cuando estaba pensando en suicidarse, de repente tuvo un despertar impulsado por su fe. A partir de entonces, trabajaría con los más desvalidos.

“Cada vez que el Señor aparece de una manera que nos ilumina, nos deslumbra de una manera nueva y nos hace ver nuevos caminos”, dice. “No fue fácil al principio ir a la cárcel, encontrarme con toda esa gente que había cometido faltas, delitos. Pero si quieres vivir el Evangelio, no eliges lo que quieres. Hay alguien muy dentro de ti que revela lo que quiere. La prisión se ha convertido en mi Galilea”.

Ahongbonon dice que los enfermos mentales son los últimos de los últimos. “Existen como personas que ya no existen. Los golpean, les tiran piedras, los insultan”, dice. “No se les da lugar en la sociedad”.

Reconciliando familias

“Estas enfermedades crean muchas divisiones en las familias”, dice Ahongbonon. “El paciente a menudo delira y, por lo tanto, puede insultar y maldecir a sus familiares. Pero nunca olvida lo que su familia le hace a cambio: las cadenas, el aislamiento…”

La asociación Saint-Camille-de-Lellis tiene tres misiones: la atención médica, pero también la reintegración en la sociedad y la reconciliación de las familias. “Debemos cambiar la mentalidad de las personas a través de acciones, no a través de grandes discursos”. Y da testimonio de su propia experiencia: “A menudo digo que si realmente existiera la brujería, yo sería el primero en ser golpeado. No puedo creer en Dios y tener miedo de un médico brujo. Soy un tabernáculo ambulante. Tengo a Dios en mí en todo momento. Lo que me pase a mí es lo que debería pasarme”.

«Le pido a Dios que me ayude a hacer no lo que yo quiero sino lo que Él quiere”

Su compromiso personal y su trabajo han sido recompensados ​​con varios premios internacionales, incluido el Premio Ginebra 2021 de Derechos Humanos en Psiquiatría. Pero Ahongbonon no se enorgullece personalmente de esto. “Mi oración diaria es: ‘¿Cómo puedo hacer la voluntad de Dios?’ Le pido a Dios que me ayude a hacer no lo que yo quiero sino lo que Él quiere”, enfatiza. Y prosigue: “Solo puedes dar lo que Dios te da. Y cuando Dios te da, no te detienes. Cuanto más das, más te dará Él, pero si te reservas para ti, Él no te dará nada. Así que hay que darlo todo”.

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: