Por qué Santa Gemma Galgani se reía en la cara del diablo

Y por qué el diablo le tenía tanto miedo

Santa Gemma Galgani fue una joven santa y devota que experimentó visiones extraordinarias de Dios y recibió los estigmas, signos visibles de las heridas de Cristo, en su cuerpo.

Su vida espiritual sobrenatural atrajo mucha atención, incluidos los espíritus demoníacos que intentaron alejarla de Dios.

Galgani fue advertida de antemano por Dios, quien le dijo: «Con mi permiso, los demonios intentarán continuamente descorazonar tu alma». Permitió que tales ataques produjeran un bien mayor en su vida y la guiaran aún más por el camino de la santidad.

Ella escribió sobre uno de esos ataques en su diario:

«Hoy pensé que iba a estar completamente libre de ese animal nauseabundo y, en cambio, me ha golpeado mucho. Me había ido a la cama con toda la intención de dormir, pero resultó lo contrario. Empezó a golpearme con tantos golpes que temí morirme. Tenía la forma de un gran perro negro, y puso sus ‘patas’ sobre mis hombros, lastimándome mucho. Lo sentí tanto en todos mis huesos que pensé que estaban rotos. Además, cuando estaba tomando agua bendita, me torció el brazo con tanta violencia que caí al suelo por el dolor. El hueso se dislocó, pero volvió a su lugar porque Jesús me lo tocó y todo se remedió».

Sin embargo, incluso en medio de tales ataques, ella tenía sentido del humor y apodó al diablo, Chiappino, que es un mote para un ladrón.

También escribió en una carta a un sacerdote: «¡Si lo hubieras visto, padre, cuando huía haciendo muecas, te hubieras reído a carcajadas! ¡Él es tan feo! … Pero Jesús me dijo que no le tuviera miedo».

Aunque a veces el diablo aparecía como un enemigo temible, Galgani supo al final que Dios era más poderoso.

San Juan Vianney tenía una actitud similar hacia el diablo, a quien apodó con la palabra francesa grappin, diciendo: «¡Oh! el grappin y yo?» Somos casi amigos. Mientras no permitamos que el diablo tenga poder sobre nosotros, no tenemos nada que temer.

Los exorcistas experimentados tampoco temen al diablo cuando comienzan a expulsarlo de una persona poseída. Seguro que el diablo trata de asustar al exorcista con varias cosas, pero es inútil para un sacerdote que cree en el poder de Dios. Como Pablo escribe en su carta a los Romanos: «Si Dios está con nosotros, ¿quién contra nosotros?» (Romanos 8, 31).

Según el libro de Paul Thigpen, Saints Who Battled Satan, un exorcista informó que durante un exorcismo la víctima gritó en voz alta: «¡No! El de negro está aquí, ¡el gafe!» Este fue un término para Santa Gemma Galgani que el diablo usó en exorcismos anteriores y con su intercesión la persona fue liberada de las garras del maligno.

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: