La Iglesia caldea preocupada por sus fieles detenidos y amenazados de expulsión de los EE.UU.

El patriarca Luis Rafael Sako transmite su solidaridad a las familias instaladas en suelo estadounidense desde hace décadas, hoy sin ingresos y susceptibles de ser repatriadas a la fuerza

La Iglesia caldea sigue de cerca “con tristeza y preocupación” la evolución de las acciones judiciales que Estados Unidos se dispone a tomar para sacar de sus fronteras a un centenar de iraquíes, en su mayoría cristianos y residentes en territorio estadounidense desde hace décadas, informa la agencia Fides.

Estas familias iraquíes fueron detenidas en Detroit (Michigan) el pasado 12 de junio como parte de las nuevas medidas aplicadas por la administración Trump contra los flujos migratorios procedentes de países de Oriente Medio, considerados peligrosos por riesgo de infiltración terrorista.

Esta operación da continuación a un acuerdo entre Estados Unidos e Irak, según el cual el Gobierno de Bagdad ha aceptado recibir un cierto número de ciudadanos iraquíes bajo orden de expulsión con la condición de que Irak sea retirado de la lista negra de naciones azotadas por el conocido como “Muslim Ban”, una criticada medida por la que Donald Trump quería impedir el acceso a Estados Unidos a ciudadanos de seis países musulmanes considerados “potenciales exportadores de terroristas”.

Llamamiento al Gobierno estadounidense

En una carta al obispo caldeo Frank Kalabat, de la eparquía de Santo Tomás Apóstol en Detroit, donde los cristianos fueron detenidos durante una redada de la policía de inmigración (ICE), el patriarca Luis Rafael Sako expresa su solidaridad y cercanía con las familias de los iraquíes afectados por estas medidas y expresa su deseo de que el Gobierno de Estados Unidos encuentre una la solución “adecuada” a la emergencia humanitaria que esta situación plantea a aquellas familias que ahora se encuentran sin ingresos.

El patriarca ha destacado que un gran número de estos iraquíes viven desde hace mucho tiempo en Estados Unidos y que en ningún caso pueden ser sospechosos de representar ningún peligro para la seguridad nacional de EE.UU.

Entre los cristianos detenidos, algunos tuvieron problemas con la justicia en el pasado, algo que, según la policía, justificaría la decisión de una repatriación forzada a Irak.

El 22 de junio, el juez del tribunal regional suspendió durante 14 días los procedimientos de expulsión, tiempo para ver si su tribunal está facultado para deliberar sobre el asunto.

La poderosa Unión Estadounidense por las Libertades Civiles de Michigan (ACLU), en Michigan, que ha interpuesto una denuncia en nombre de los iraquíes en prisión, dice que muchos de los detenidos eran culpables de delitos menores y que no han vuelto a reincidir.

La asombrosa historia de Pablo el yihadista arrepentido

Ha recibido el bautismo después de encontrarse en Europa con las iglesias de sus pesadillas

isis

Desde su infancia decidió recorrer el camino del yihad  [la guerra santa] por el islam. Ha sido juez de la Sharia del ejército extremista islámico de al-Fath, miembro de las organizaciones terroristas al Qaeda y Estado Islámico y comandante del brazo militar del Frente de al Nusra. Pero ahora Hassan Abu Hamza se ha arrepentido y se ha convertido al cristianismo.

Al recibir el bautismo ha escogido el nombre de Pablo, en memoria de un santo, como él, de origen sirio y feroz perseguidor de cristianos. Su historia, de la que se hace eco AsiaNews, pasa por unos inquietantes sueños que asegura que se hicieron realidad.

A los 19 años se convirtió en uno de los fundadores de al Qaeda en Irak. Volvió a Siria fue arrestado en dos ocasiones por sus actividades terroristas. Cuenta que en la cárcel le atormentaban siempre los mismos sueños: “Me hallaba en medio de una iglesia vacía frente al crucifijo, estaba convencido de que era obra del demonio que estaba tentándome”.

Más tarde se convirtió en juez del Califato en el tribunal islámico de la Sharia durante la revolución siria. Las circunstancias de la guerra lo llevaron hasta Estambul, en Turquía, donde empezó a dudar de que Alá fuera el Dios de la sangre. Pasó entonces un periodo de gnosticismo.

Con el flujo de refugiados pasó por Austria, donde vislumbró una iglesia en una colina que le pareció el exterior de la iglesia de sus “pesadillas” en prisión. Finalmente llegó a su destino: Alemania. En un campo de refugiados en Hannover, se dirigió “por primera vez en mi vida” a una iglesia. El interior del templo y el crucifijo eran, según Pablo, los mismos que veía en sus sueños cuando estaba en la cárcel.

“La ternura del Señor y de Jesucristo me ha dado hermanos de fe con mensajes claros”, asegura. Su asombrosa historia está suscitando polémica en las redes sociales en los últimos días, algunos recelan de sus intenciones, pero él no ha dudado en ofrecer su testimonio públicamente, a pesar del mortal riesgo que conlleva.

El doloroso secreto de la candidata

Se hizo odontóloga forense tras ver horrorizada los restos en cal viva de su hermano ‘Joxi’ Zabala, asesinado por los GAL

La investigación de EL MUNDO, clave para resolver el caso Lasa y Zabala

LEYRE IGLESIAS @Leyre_Iglesias

03/08/2016 09:22

A2-77468273.jpg
REPORTAJE PARA CRÓNICA– Zarauz — Entrevista a Pilar Zabala , Candidata de Podemos a Lehendakari y hermana del presunto militante de ETA José Ignacio Zabala, asesinado por los GAL en 1983 , Zarautz , Guipuzcoa , Pais Vasco 27-07-2016 , Foto: Iñaki Andrés

Todo cambió el día en que a Pilar Zabala le dijeron que su hermano había desaparecido. Cuando lo cuenta su voz se hace casi imperceptible. Han pasado 32 años, pero todavía se aprieta el estómago con las dos manos al pronunciar su nombre: «Joxi«.

A Pili solían pararla por eso en la calle: por su hermano, presunto miembro deETA, secuestrado, torturado, asesinado y enterrado en cal viva en la España negra de los GAL. El Zabala del célebrecaso Lasa y Zabala, el joven de 20 años cuyo rostro glorificó la izquierda abertzale. Hoy, en cambio, se acercan a besarla porquePablo Iglesias le ha dado su bendición para que se convierta en candidata alehendakarien las elecciones vascas del 26 de septiembre. A ella, una de las víctimas de la guerra sucia que el líder de Podemos reprochó al PSOE en el Congreso.

-Zorionak, Pili -le interrumpe una mujer mientras esta odontóloga de 48 años, rubia, menuda y de hablar dulce conversa con Crónica de espaldas al mar. En la costa guipuzcoana de Zarauz, no lejos de su casa, y sin perder la sonrisa a veces triste, vuelve al pasado.

Pili tenía 15 años cuando vio por última vez a su hermano con vida. Sucedió en el último viaje que los Zabala Artano -el padre camionero, la madre auxiliar de clínica, tres hermanos y tres hermanas- hicieron desde su piso en Tolosa hasta Francia para visitar al «refugiado».

«En casa», cuenta Pili, «no hablábamos de política. Mis padres eran cristianos y trabajadores, querían que estudiáramos para tener un futuro próspero». Pero su hermano José Ignacio (Joxi), que estudiaba para delineante, comenzó a dejarse ver por manifestaciones («¿En qué andas? Cuidado dónde te metes», le decía su madre, Feli) y, con su amigoJosé Antonio Lasa Arostegi, el hijo del lechero que les bajaba la marmita desde su caserío, acabó huyendo al otro lado de la frontera tras participar en un atraco fallido de un comando de ETA, según las fuerzas de seguridad. (Ella pide siempre el adjetivo de presunto: «Nunca fue juzgado, no pudo defenderse»). Allí llevaba dos años trabajando «en los ferrocarriles franceses o cargando fruta» mientras esperaba el asilo político que el Gobierno francés otorgaba aún entonces a los vinculados a ETA.

-Hijo, ¿cuándo vas a volver a Tolosa? -le preguntó por última vez.

-Esto se solucionará -le respondió él-. Pronto estaré contigo.

«Dejé de creer en Dios»

La promesa no se cumplió. El 18 de octubre de 1983 el llamado Comité de Refugiados alertó a los Zabala: el chico y su amigo llevaban dos noches sin aparecer. Empezaron 12 años de «no saber». Aunque sí de intuir: la guerra sucia en Francia se estaba haciendo evidente y, con el secuestro de Segundo Marey,aparecieron unas siglas: los Grupos Antiterroristas de Liberación, los GAL. «Es difícil», dice Pili, «explicar 12 años de aquella ausencia».

«Dejé de creer en Dios. De la noche a la mañana todo mi sistema de valores se descolocó, se descompuso, fue un caos. Buscaba la belleza en cualquier pequeñez. Me refugié en el deporte. Me blindé. Dejé de salir, me marché de Tolosa para estudiar odontología en Lejona [la universidad pública, en Vizcaya], me centré en los estudios». La pequeña niña a la que llamaban Pili la Peligrosa porque abandonaba a las chicas para ir a pelearse por el balón, la hija «luchadora» de los Zabala, se encerró en sí misma. Se hizo «dócil». «Intentas no crear problemas a tus padres… En casa la tristeza entró por la puerta y la ilusión salió por la ventana«.

«La destrucción total»

Hasta 1995 no recibieron la llamada de la Audiencia Nacional: unos restos encontrados 10 años antes por un cazador en Busot (Alicante) podían ser los de Lasa y Zabala. El abogado de ambas familias, Iñigo Iruin, telefoneó entonces alforense Francisco Etxeberria, y fue él quien acreditó que aquellos restos eran lo que quedaba de ellos. «Viajamos a Alicante y nos permitieron a tres personas de cada familia ver los restos. Yo fui con mi madre y una hermana. (Baja mucho la voz). Las vendas con las que les habían tapado las heridas, los cráneos, las mandíbulas… Yo, por mi profesión, me fijé en la dentadura de mi hermano. Mi madre (se le empañan los ojos), en su mano. Mi hermano tenía la costumbre de andar con la mano en el bolsillo, y parece que así murió… Es una sensación de destrucción total». Se agarra el estómago y respira profundamente.

La sentencia lo relata así: el 15 de octubre de 1983 los dos jóvenes fueron secuestrados en Bayona y llevadosal cuartel de Intxaurrondo (San Sebastián) y de allí, siguiendo instrucciones del comandante Enrique Rodríguez Galindo, al palacio de La Cumbre, donde fueron interrogados y torturados.La tortura fue tan brutal que, a la vista de su estado, Galindo, con el conocimiento del gobernador civil Julen Elgorriaga y del teniente coronel Ángel Vaquero, ordenó su asesinato y desaparición. Los guardias civiles Enrique Dorado y Felipe Bayo y otras personas los llevaron atados, amordazados y con los ojos vendados a la Foya de Coves, en Busot. Los últimos 200 metros los hicieron andando por el monte, hasta que les pegaron tres tiros en la cabeza: uno a Jose Antonio Lasa, dos a José Ignacio Zabala.Arrojaron los cuerpos, sin ropa, aún amordazados, a una fosa. Los cubrieron con tierra y con más de 50 kilos de cal viva.

14698817652366
Su hermano ‘Joxi’ con ella (en el círculo) y sus otras dos hermanas. ARCHIVO

Pili y sus hermanos se fueron turnando para asistir al juicio. Soportó la «chulería» de los acusados. En su caso, el propio sistema luchó contra quienes quisieron taparlo: «Algunas personas intentaron esclarecer lo que les dejaron», dice. Al PSOE esta hermana le ha reclamado que pida perdón; tampoco ha tenido duda en denunciar que Felipe González «mintió» cuando negó su relación con los GAL.Hoy los condenados están libres. Asegura Pili que su dolor la ha hecho más fuerte.

Más fuerte pese al abandono, dice, de las instituciones. El único apoyo que recibieron en aquellos años de plomo fue el de la izquierda abertzale, que coreabagoras a ETA tras las marchas en recuerdo a su hermano. Su madre, la dolida Feli,llegó a ir simbólicamente como número dos de la lista abertzale por Guipúzcoa en 1996. Pero Pili, que al principio fue a alguna manifestación, dejó de hacerlo. Era «desagradable». «Nada más suceder aquello tuvimos la protección de un sector político, pero a mí que ese sector político sólo reflejase estar en contra de unas vulneraciones de derechos humanos y no de otras no me parecía correcto«. «Yo siempre he sabido que no se podía matar, en ninguna circunstancia. A pesar de lo que le sucedió a mi hermano, a pesar de que parte de las instituciones estaban involucradas, yo nunca me he alegrado de un asesinato, ni de políticos ni de guardias civiles. Siempre he visto a un ser humano y a una familia destrozada».

También los vio cuando, cumplidos los 40, tras haberse estabilizado laboralmente -abrió una clínica en Zarauz y más tarde logró una plaza de profesora de FP en higiene bucodental en San Sebastián-, decidió responder a una llamada que sentía por dentro. Una «necesidad personal, espiritual». Se fue a Granada, a estudiar odontología forense.

Las exhumaciones

«Lo hice con un objetivo:ayudar en la memoria histórica, a recuperar dignidades, como a mí me ayudaron». Su aliado fue uno de los protagonistas de su historia,Francisco Etxeberria, que le abrió sus puertas en la facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco para colaborar en la exhumación de los fusilados por Francoen el pueblo burgalés de Loma de Montija. Así que Pili se enfrentó, de nuevo, a aquella imagen.

Fue en una sala de laboratorio, hace cinco años. Cada esqueleto iba precintado en una caja. Y cada caja llevaba un nombre: «Individuo 1», «Individuo 2″… Con cuidado, ella extraía de cada una lo que le interesaba: el maxilar superior y la mandíbula. Los examinó, comprobó sus lesiones, sus enfermedades. La mujer que había visto el horror de los restos corroídos de su hermano ayudó, 16 años después, a identificar a otros asesinados. Al individuo 1, al 2…

-¿Y qué sintió?

Me acordé de mi hermano…

Hoy Pilar Zabala es madre de dos hijos y sigue junto a Jesús Mari, el joven que a los 17 años se convirtió en su sostén emocional. También ahora que su vida ha dado otro vuelco. Este lunes ha sido oficialmente designada candidata en primarias y será número uno por Guipúzcoa, así que su día a día es un bucle de entrevistas y reuniones. Una pregunta se hace obligada: ¿cómo le sentó elrecuerdo de la «cal viva» que Iglesias lanzó a Pedro Sánchez? «A mí esa frase me produce dolor. Entiendo que puede decirse en el calor del debate, pero prefiero no comentarlo».

Aunque las mayores dudas las han despertado sus respuestas a otra cuestión: ¿es nacionalista? Se sabe de ella que tiene por amiga a Mari Carmen Hernández, viuda de un edil del PP asesinado por ETA, y que empezó a contar su testimonio de la mano de una plataforma pacifista de corte nacionalista (Baketik) y después, con el Gobierno de Urkullu, hablando ante escolares vascos. Estos días ha dicho que no se siente «abertzale» sino «vasca» y «europeísta». Pero también que, en una escala del 0 al 10 siendo el 10 la independencia, se sitúa «por arriba». Podemos se nutre en Euskadi de votos procedentes del nacionalismoy del constitucionalismo, y ésa ha sido la clave de su éxito (ganó el 20-D y el 26-J). Así que…

-¿Qué votaba usted antes?

-(Carcajada). ¡El voto es secreto! Pero siempre he sido una defensora total y absoluta de los derechos humanos, radicalmente. Siempre he ejercido mi resistencia pacífica.

-¿Nacionalista, no nacionalista?

-Yo pertenezco a una familia, estoy en un proyecto político, y considero que son los vascos quienes deben decidir su futuro. El modelo territorial existente está obsoleto y me parece muy importante crear un modelo territorial plurinacional que incluya todas las sensibilidades.

¿Quiere convocar un referéndum por la independencia?

-Bueno, podríamos tomar como referencia laLey de Claridad canadiense. Ahí se especifica muy bien qué pregunta, de qué manera… El modelo debe estar totalmente definido, concreto, bien estructurado…

-¿Y qué votaría?

-(Vuelve a reír).

-No quiere decirlo…

-Lo importante no es lo que yo piense. Lo importante no somos los políticos, sino los ciudadanos. Vamos a hacer una democracia participativa. Será la ciudadanía vasca la que decidirá su futuro.

-¿Es consciente de que su candidatura perjudica a EH Bildu?

Yo no he venido a perjudicar a nadie, sino a construir país.

«Bienvenida al club»

El azar es caprichoso. O quizá las casualidades no existan. La misma mañana en que Pili Zabala hacía pública su sorprendente candidatura, Arnaldo Otegi vio cómo su rueda de prensa para presentar a su nuevo equipo de asesores quedaba eclipsada.Con el líder de Bildu estaba además como flamante asesor un hombre muy presente en la historia de Pili: Iñigo Iruin, el histórico abogado de presos de ETA que representó a los Lasa y los Zabala.Otegi, al que Pili no conoce, ya le ha dado públicamente la «bienvenida al club», subrayando que en algunas ocasiones la odontóloga «ha criticado con dureza» a su partido…

«Están muy nerviosos», dicen en la dirección del Podemos vasco. La hermana de uno de sus mártires tiene un micrófono, y no de los suyos. Podemos, dice ella, puede ser la clave para «encauzar la paz y la convivencia». «Quiero una Euskadi que no excluya a nadie», afirma Pili sonriente, ya sin agarrarse el estómago. «Podemos engloba a todo el espectro, a todos los que se han sentido olvidados. Como yo».

14702157798304