Archivo

Posts Tagged ‘Libros’

Un proyecto de 2+18

18 diciembre 2017 Deja un comentario

¡¡Chema + Rosa… y 18 hijos!!

 

¡Aviso que éste va a ser uno de mis posts más extensos!: Son una familia extensa, la ocasión lo merece.

Hacía tiempo que quería escribir sobre ellos.

Un poco de introducción

Cuando trabajaba en una universidad de Barcelona, recuerdo parar el coche en el semáforo de Ganduxer con Paseo de La Bonanova y ver múltiples cabezas cruzando de la mano…

¡Sí! ¡Eran los Postigo Pich! Me encantaba verlos… A veces, embobada, el semáforo se ponía en verde y recibía algún que otro bocinazo.
El pasado viernes estrenamos diciembre de la mano de la madre más madre probablemente del mundo: Rosa Pich-Aguilera… ¡¡¡y 18 hijos!!! Junto a Chema, su marido.

¡¡Un proyecto de 2+18!!

A mí personalmente esta familia siempre me había tenido asombrada: ¿Qué pasará en esta familia con tanta gente? ¿Cómo lo hacen para caber todos? ¿Es posible que estén todos tan bien educados? ¿Cómo se organizan? ¿Por qué siempre sonríen? Yo quería saber que se cocía entre bambalinas…
Entonces di con el libro que ha escrito Rosa y comprendí; y puse respuesta a las preguntas que se agolpaban en mi cabeza.

Hagamos un poco de recuento

Algunos de sus hijos han quedado de los primerísimos en un reciente cross de la ciudad. Por tanto, son deportistas. Comenta Rosa que sus hijos son niños muy activos y que cuando los ve movidos les dice “id a subir y bajar escaleras para cansaros un poco”. Rosa, por su parte, juega a pádel una vez a la semana con amigas donde dice que “cojofuerzas para llegar a casa preparada”, porque dice “es importante que mamá tenga también su tiempo”.
Otro de sus hijos, con una sonrisa que enamora, fue abanderado de su promoción del colegio el curso pasado, llevando con orgullo la bandera que cedió muy gustosamente a un compañero que iba en silla de ruedas. Mientras él lo llevaba alrededor de la pista de atletismo, el público no pudimos más que ponernos en pie y aplaudir. ¡Fue emocionante!
Además este pasado verano ha estado en África colaborando en un proyecto en Kenya. Deduzco, pues, que son niños que viven el compañerismo y la generosidad. Y por lo que intuyo, debe ser muy buen amigo, porque al abanderado lo escogen los compañeros de clase y profesorado, si no me equivoco.
Las niñas mayores ayudan siempre que pueden en actividades de un club de niñas. Por tanto, son generosas con su tiempo.
Deportistas, buenos compañeros y amigos, generosos… valores importantísimos para transmitir a los hijos, y esto no ha hecho  más que empezar.

¿Qué se cuece entre bambalinas?

Alrededor de una mesa redonda se cuecen las historias más familiares de los Postigo-Pich Aguilera, premiados en 2015 como La Familia Numerosa del año.
¿Por qué una mesa redonda? “Porque así nos vemos todos las caras. Ves quién viene triste o quién viene contento. Son momentos muy familiares en los que todos hablan, y te cuentan del colegio. Y se les enseña a respetar el turno. A ser educados en la mesa”.

Le pregunto, en plena tertulia, qué valor cree que es el más necesario para transmitir hoy en día a los hijos. Y me responde sin titubear: Servicio. El darse a los demás. Salir de uno mismo”.

También le pregunto por los menús en su casa, y me responde con total cercanía y simpatía que “sobretodo relax”“Hay mamás que hacen menús súper equilibrados y muy pensados, bravo por ellas. Pero nosotros funcionamos de otra forma. A veces tiro de sopa de sobre y mucha pasta, que les llena muchoYa comen de forma equilibrada en el colegio. Las cenas, prácticas”.

Asegura Rosa que hace “una compra al mes online, y pide que se la traigan a casa”. Dice que “cuando llega la compra es una fiesta en casa”. Y añade que “cuando se acaba se acabó y, si hace falta, se tira de latas hasta la próxima compra. Ya procuro ponerlo bonito”. De esta forma enseña a sus hijos a no ser caprichosos.

Aquí os dejo con una entrevista que les hizo el diario El Mundo; muy interesante.

Hay dos veces al año que se reúnen en plan asamblea familiar para otorgar a cada uno su mejora de superación personal y su encargo. “Incluida mamá”, apunta Rosa.
Nos cuenta a modo de anécdota que tiene un hijo que llora mucho y a éste le han puesto de mejora llorar solo 1 vez al día.

En cuanto a los encargos se basa en el dicho de “cada oveja con su pareja. Un mayor se ocupa de un pequeño; y mama supervisa”. “Desde bien pequeños se pueden hacer la cama, ayudar a poner la mesa y muchas cosas más”, afirma Rosa. “La casa es de todos. Todos colaboran”.

Duermen en habitaciones con literas de hasta 4 alturas, intercaladas unas con otras. Una habitación para chicos y otra para chicas. Y nada de líos de sábanas. En casa Postigo usan esas sábanas tipo saco y así luego es más fácil hacerse la cama.

En cuanto a Dios, son católicos. Entre otras cosas, rezan el rosario en familia, entre el turno de comer de los pequeños y el de los mayores. El rosario es un arma poderosa, capaz de detener guerras. “La familia que reza unida permanece unida”, afirma Rosa.

Os invito a seguir su blog https://comoserfelizconunodostreshijos.com o a seguir su cuenta de instagram https://www.instagram.com/comoserfelizconunodostreshijos/?hl=es; donde explica muchas más anécdotas de su numerosa familia.

Y, por supuesto, os invito también a leer su libro, que os sorprenderá por su simpatía y descomplicación: “Cómo ser feliz con 1,2,3 hijos“. Y ella añade “y pasárselo bomba”.

Chema, su marido, decía que el libro era “como el hijo 19”; pues les ha dado mucho trabajo. Han viajado por los 5 continentes hablando del libro y dando cursos de orientación familiar a otras familias. El libro se ha traducido hasta al coreano y en castellano ya va por la 6ª edición.

La última foto en la que estaremos todos
15 días antes de la operación de marcapasos de Carmineta (*), estaba la familia en el colegio de los chicos pues era la Primera Comunión de uno de los pequeños.

– “Tenemos que hacer foto familiar. Va a ser la última foto que nos podamos hacer todos juntos”– afirmó la hermana mayor.

Y se dispusieron a buscar entre la gente a todos los hermanos desperdigados (cosa nada fácil) para poder hacerse la foto. Pero lo lograron.

(*)“Carmi”, como la conocían sus amigos, tenía apenas 22 años. Murió en el verano de 2012, precisamente a raíz de esta operación de marcapasos.
Como nos cuenta Rosa “me despedí de ella con un beso. Lo habitual. Yo me iba a trabajar y mi marido se quedó con ella. Pero me llamó Chema desde el hospital de que algo no iba bien”.
“En principio nadie se muere por una operación de marcapasos, pero mi hija”– apunta Rosa- “tenía las venas como papel de fumar y los médicos no dieron a basto para controlar la hemorragia”.
“Por supuesto a la salida ya teníamos a los abogados dispuestos a poner una denuncia al personal médico, pero no quisimos. Hicieron todo lo humanamente posible. Dios sabe más. Recibimos al cabo de unos días una carta de agradecimiento de parte del hospital que operó a Carmineta. Habían quedado asombrados por todo lo vivido aquellos días”.

“Esos días”, dice Rosa, “la gente que nos venía a ver y a despedirse de Carmineta decían haber tocado el cielo. Pasaron por allí decenas de jóvenes, amigos,… Se lloraba, a la vez que se cantaban canciones con guitarras… Fue desgarrador a la vez que precioso”.

Donaron su cuerpo a la ciencia: “Hemos dicho sí a la vida y a la ciencia”, nos revela Rosa.

Se dice de Carmi que era una mujer “guapa, tenaz, perseverante, vividora, buena amiga (incluso cuando tenía que dar algún toque), fiel, con corazón de madre, responsable...”

img_20171211_160251

Carmineta en su perfil de Facebook

Jesús es muy bueno
Pero éste no ha sido el único mazazo que ha recibido la familia.
Recientemente el pater familias, Chema, falleció a causa de un cáncer de hígado muy agresivo. Un hombre buenísimo al que, desgraciadamente, conocía poco pero del que he oído hablar cosas maravillosas.

Coincidí con el matrimonio en un Congreso que organizaba FEPACE (Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Fomento de Centros de Enseñanza) en Pamplona. Precisamente, Rosa y Chema se conocieron en uno de estos congresos. Los encontré muy pendientes de los que, novatos como yo, íbamos por primera vez a un congreso de estas características.

Sin apenas conocerlo, puedo afirmar que era un hombre entregado y comprometido en los colegios y clubs de sus hijos, en las múltiples conferencias que dio alrededor de España y el mundo entero para formar a otras familias, junto a Rosa.

“Antes de detectarle la enfermedad, en 4 meses recorrimos Corea, China, Bielorusia, Costa de Marfil, Portugal, Italia… para dar a conocer mi libro y formar a otras familias por medio de la Orientación Familiar“.
“La educación es una ciencia. Y hay que aprenderla”. ¿Cómo? “Leyendo y formándose”, nos cuenta Rosa.

“Él ya tenía entonces el cáncer pero aún no lo habíamos detectado. Estaba muy cansado y cada vez más delgado. Había pasado hacía poco por el quirófano para dos operaciones de la espalda, que le había generado algún que otro problema durante su vida. Pero se quejaba poco”, nos confiesa Rosa.
“Sí que en los últimos viajes recuerdo que él, agotado, se quedó en  alguna ocasión en el hotel y fui yo a dar la conferencia que nos habían pedido”.

A su regreso no cesaron las visitas a médicos, pruebas, pero no daban con lo que tenía. Hasta que al fin, el peor de los pronósticos: un cáncer de hígado agresivo y le quedaban apenas dos semanas de vida.

Y entonces surgió espontáneamente esta foto que me encanta por cómo mira Chema a Rosa. Enamorado. Y es lo que en varias entrevistas que les han hecho  no cesaban de pronunciar: “lo más importante es que se quieran papá y mamá”. Una imagen vale más que mil palabras…

Foto de IG de la cuenta Comoserfelizcon1,2,3hijos

Como tips para los matrimonios que la escuchábamos absortos nos dijo:

  • Salir 1 vez al año solos. No hace falta hacer el gran viaje. Rosa recuerda una vez que se fueron a un hotel en la misma ciudad. La cuestión es salir y estar  solos para poder hablar, sin interferencias.
  • Cuidarse; o mejor dicho no descuidarse: hacer deporte, aseo personal…
  • La educación es una ciencia, lo que equivale a formacion: leer, formarse
  • Enamorarse de la vida de familia
  • Reírse cuando hay problemas es muy sano

Actualmente quedan Rosa y 15 hijos. Chema y Rosa, recien casados ya supieron lo que era el sufrimiento y el dolor de perder a dos criaturas. Los dos primeros murieron siendo pequeños por problemas de corazón: “en 4 meses enterramos a 2 hijos”, afirma Rosa. Luego Carmineta… y ahora Chema.

“Pero no hay que tener miedo a la vida, a los hijos”, exclama Rosa. En su libro afirma que lo más triste es la soledad“La vida fértil de la mujer es muy corta. Hay que estar abierto a la vida, viviendo la paternidad responsable”.

A ellos, los médicos les recomendaron no tener hijos. Primero murió el mayor, luego la segunda… Pero ellos decidieron que “en su cama no se metía nadie”, “que era decision de ellos, como matrimonio”. Y apostaron por un tercero, y un cuarto… y hoy viven 15. Y no todos tienen problemas de corazón. “La vida es muy larga para tener hijos. Los hijos son para siempre. Son un don y son de Dios. Nuestra misión como padres es que lleguen al Cielo”.

Un amigo de la familia, cuando se enteró de lo ocurrido a Chema, acudió a visitarlo enseguida; pero Rosa lo frenó: “vaya p…. Otra vez a vosotros no”- decía desesperado. Rosa lo tranquilizó como pudo, pues Chema lo que menos necesitaba era desánimo a su alrededor.

Chema quiso despedirse de cada uno con estas palabras: “Jesús es muy bueno. Nos quiere mucho. Nos quiere junto a Él”. Entre lágrimas también cabe el sentido del humor. Uno de los hijos dijo que fueran pasando un cubo donde poner todas las lágrimas.

Cuando Rosa publicó la enfermedad de su marido en Instagram obtuvo 2,5 millones de visitas; la red se llenó de rezos y ánimos a esta gran familia. Y en cierto modo, Rosa y los niños, sintieron todo el cariño de tantísima gente que, aun sin conocerles, rezaba por Chema. Primero de los más allegados y  conocidos, que eran muchos dada la gran cantidad de viajes que habían realizado, eso sin contar a todos los que se habían sentado alguna vez en la “mesa redonda” de los Postigo (son una familia de puertas hacia afuera). Y, después, los demás que vía Instagram, WhatsApp o cualquier otro medio recibían la noticia al instante de “echar un rezo por Chema”.

El funeral fue masivo, en Barcelona. Algunos medios lo cifran en torno a 6000 personas.

Me dice Rosa que Chema ya está “haciendo de las suyas” en el Cielo y está ayudando a más de una familia en algún asunto.

Le pregunto vía mail, en exclusiva para esta entrevista, dos cosas que me habían quedado en el tintero:
– Rosa, seguro que eres consciente de la difusión y trascendencia que ha tenido la marcha de tu marido… De hecho ha supuesto un acicate para muchas familias, ¿Cómo ves este hecho?

“La muerte de Chema ha sido muy dura y sigue siéndolo, no entendemos pues nuestra inteligencia humana es limitada… Dios sabe más… Sí que es verdad que la marcha al Cielo ha sido como una explosión. Acaba de salir, la semana pasada, un libro de mi cuñado “La carta a mi hermano Chema que no llegue a escribir” de Miguel Postigo. Creo que va a ayudar a muchas personas que están pasando un mal momento o tienen muchas dificultades… Pues mi marido en su propia carne pasó mucho… A veces no entendemos los planes de Dios”.
– Estarás de acuerdo en que a muchos les cuesta especialmente la aceptación del tránsito, ¿cuál ha sido tu secreto para, en medio de tanto dolor, llevarlo con tanta elegancia y alegría?

“Ante el dolor o la cruz tienes dos opciones: o desesperarte o luchar con la ayuda de Dios y salir hacia adelante con esperanza. Dios nos ha creado para que seamos felices aquí en la tierra”.

¡¡Pues adelante familia Postigo!!
Y muchas gracias Rosa por atenderme y por la bonita charla que nos dedicaste el otro día.

Subir la escalera de Jacob desde las barras verticales de una celda

web3-jacobs-ladder-genesis-28-ladder-to-heaven-angels-pd

Las enseñanzas de un preso que también es un oblato benedictino sobre cómo conseguirlo, aprendidas directamente de la Regla de san Benito.

Últimamente ha habido mucha discusión sobre la “opción benedictina”, pero bastante menos atención al aspecto fundamental de esa opción: La Regla de san BenitoLa Regla, establecida por san Benito en el siglo VI como cimiento de la vida monástica, ha de ser aprendida y respetada por los monjes y monjas benedictinos y por también por los oblatos benedictinos (laicos benedictinos). Es una guía diaria para vivir.

Yo soy un oblato benedictino y, como tal, he sido mentor de novicios que deseaban hacerse oblatos, incluyendo dos que ahora son presos. Me carteo con los reclusos, revisando los capítulos de La Regla, respondiendo y planteando preguntas. Uno de estos presos ha invertido los papeles y se ha convertido para mí en todo un ejemplo de cómo vivir una vida en la Reglaindependientemente de las circunstancias.

La humildad es la virtud esencial para seguir la Regla, una virtud que concede la fuerza de escalar de peldaño en peldaño por la Escalera de Jacob. Así que, ¿cómo practica esta virtud mi discípulo —llamémosle John— y cómo está representada esa virtud en La Regla de san Benito? Responderé primero a la segunda pregunta.

Pero antes, aviso de renuncia de responsabilidad: existen muchos debates excelentes sobre la humildad y la Regla, en libros y en Internet (ver las Referencias abajo); no intentaré resumirlos, sino ofrecer mi propia síntesis. No listaré los 12 grados de humildad que san Benito usó para los peldaños de su escala, sino que me centraré en los que practicaba John y que yo mismo intento incorporar en mi propia vida diaria.

De modo que, en la base está el mandato de Jesús: “El que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado” (Mat 23,12; El libro del pueblo de Dios).

Este es el reconocimiento de que somos creación de Dios y que, como Adán, fuimos creados a partir de la tierra. Así que, sean cuales sean los talentos y dones que hayamos recibido de Dios, no son por nuestro mérito. Este reconocimiento es el “temor del Señor” que está en el primer peldaño: no tener miedo de Dios, sino maravillarse por su poder creativo.

Otra forma de parafrasear el “temor del Señor” es “sobrecogimiento”. Para traer esa conciencia del sobrecogimiento a nuestras vidas, hay que hacer varias cosas:

  • Practicar sumisión a la autoridad
  • Ser pacientes en situaciones difíciles
  • Llevar un inventario de nuestros propios errores y virtudes
  • Contentarnos con nuestra suerte, aunque no sea la que deseáramos

En otras palabras, debemos abandonar la voluntad y la gratificación propias; el desafío de toda una vida.

Valorarás mejor cómo John sube la Escalera de Jacob  —esta Escalera de Humildad— si sabes un poco más sobre él. Imagina a alguien del medio rural sureño de Estados Unidos, de entre 35 y 50 años. No sé cuánto tiempo lleva en prisión, pero es mucho más de tres o cuatro años; está previsto que salga en libertad condicional el año que viene.

Su familia es importante para él: padres, abuela anciana, sobrinos, primos. Se convirtió al catolicismo hace unos tres años y se hizo formalmente oblato benedictino en noviembre del pasado año. Sus compañeros de prisión le respetan y le reconocen como un líder. Es un escritor notable, con algunas asperezas que limar y con un dominio de la Escritura impresionante, casi de autoridad.

En sus cartas, John no se ha quejado de su suerte en prisión. No me cuenta que aumenta su humildad; es lo que yo infiero de sus comentarios sobre cómo aplica la Regla a su rutina diaria y por sus citas de la Escritura.

Queda claro por sus cartas que la institución estatal en la que es prisionero no es un establecimiento cómodo como otras instalaciones federales de seguridad mínima que he visitado como Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión y catequista: no hay gimnasios ni ordenadores ni televisiones personales y solamente un mínimo material de lectura.

Si es obligado a mudarse debido a las condiciones climatológicas y dejar atrás sus cosas, no hay queja. Si un guardia le arenga, lo recibe como un correctivo merecido. Si no consigue un trabajo haciendo cinturones sino que, en cambio, trabaja en la lavandería, todo es para bien. Su preocupación es enseñar con el ejemplo a los otros reclusos que Cristo es su amigo y también será el suyo, dondequiera que estén.

Cuando leo las cartas de John, mi memoria me lleva a 12 años atrás cuando yo mismo era un oblato benedictino novicio que estudiaba el capítulo 7 de  La Regla La humildad— en reuniones del decanato local. A medida que progresaba, reflexionaba sobre mi pasado y sobre cuán mejor habría sido mi vida si hubiera sabido de la espiritualidad benedictina y seguido los preceptos de Benito 10 ó 20 años antes.

Incluso ahora me doy cuenta de que me quedo corto: me sorprendo a mí mismo insatisfecho con mi trabajo y mi efectividad o estoy impaciente e inconforme con mi suerte, preocupado  por el estado del país y del mundo. Y eso que no estoy prisionero tras unas barras verticales; para mí los escalones de la escalera son horizontales y privados.

Así que, vuelvo a leer la última carta de John y luego el capítulo 7 de La Regla y concluyo: hoy un peldaño abajo, pero mañana dos arriba. Descendemos y ascendemos.

“Indudablemente, a nuestro entender, no significa otra cosa ese bajar y subir sino que por la altivez se baja y por la humildad se sube. La escala erigida representa nuestra vida en este mundo. Pues, cuando el corazón se abaja, el Señor lo levanta hasta el cielo. Los dos largueros de esta escala son nuestro cuerpo y nuestra alma, en los cuales la vocación divina ha hecho encajar los diversos peldaños de la humildad y de la observancia para subir por ellos”. ─ Capítulo 7, La Regla de san Benito.

Categorías:Mundo, Testimonio Etiquetas: , ,

La Virgen María existió

Un libro recoge las pruebas

Michael Hesemann ha escrito María de Nazaret para exponer todas las pruebas que acreditan la existencia histórica de la Virgen María como madre de Jesucristo, la mujer, dice «más especial de la historia de la Humanidad».

Categorías:Mundo Etiquetas: ,

Un periodista escéptico se hace cristiano investigando contra el cristianismo

0tqyqjtogfrnmxybtdffpkmkkewwvafsxlch7p3fpzz1zhuy3uqmolyjuwdgw98k9lhazt5jac2iefd-bkwgdop39snlhq

Decidido a argumentar contra el mensaje cristiano, el periodista Lee Strobel se convirtió gracias a sus investigaciones. Su bestseller El caso de Cristo, ha sido recientemente adaptado a película en los Estados Unidos, como informa la revista Pro.

Lee Strobel fue periodista durante muchos años. Trabajó 14 años en los juzgados para la Chicago Tribune y ha recibido muchos premios por sus reportajes. Cuando su mujer se hizo cristiana, buscó contradecir con fuerza el cristianismo usando contra ella las herramientas del periodismo y de la investigación propias de la justicia americana.

Así, en 1980 empezó a entrevistar a numerosos teólogos con la idea de rebatirles. Pero lo que se produjo fue lo contrario: fueron ellos los que le convencieron con tal fuerza que decidió hacer de su libro una obra de testimonio.

Escribió entonces libros que buscan defender el cristianismo y mostrar su credibilidad. Es un género muy antiguo que se llama “apologética” y que es indispensable para mostrar, a los que están lejos de la enseñanza de Cristo, lo que tiene, para toda época, una validez integral.

Entre fe y razón

Como explica Lee Strobel, este libro muestra la increíble masa de informaciones exactas sobre las que el cristiano puede reposar para afirmar su fe pero también asegurar su inteligencia, que no tiene nada de contradictoria con las exigencias más fuertes de la racionalidad y la fe cristiana.

Es lo que Juan Pablo II afirmaba en su encíclica Fides et Ratio: “La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo”.

En este espíritu, el libro escrito por el filósofo católico francés demuestra que la fe cristiana más católica y más fiel a la enseñanza de la Iglesia es también la más respetuosa de la razón humana universal.

Titulado Catholix Reloaded y subtitulado Ensayo sobre la verdad del cristianismo, muestra hasta qué punto son falsas concepciones que permanecen en la superficie (lo políticamente correcto) las que nos persuaden de que la fe cristiana sería contraria a la razón. No hay que temer por tanto a la razón: esta nos lleva a Cristo si uno hace el esfuerzo de abrir integralmente el corazón a la contemplación de la verdad.

Categorías:Mundo, Periodismo Etiquetas: , ,

NUEVO LIBRO DE MARÍA VALLEJO-NÁGERA – “NIÑA JUANA”

A LA VENTA A PARTIR DEL PRÓXIMO 2 DE NOVIEMBRE

portada-nic3b1a-juana

Tomasa, empleada de hogar sesentona, se encuentra un día a su señora -dama de la alta sociedad madrileña-, asesinada en el chalé en donde lleva trabajando cuarenta años. Abrumada por la investigación policial a la que se ve sometida como sospechosa de la muerte, acude a pedir socorro a una anciana tía religiosa, cuyo humor y sabiduría sabe que le pueden procurar consuelo.

A través de la picardía y las historias de su tía, se ve envuelta en un sorprendente, verídico y misterioso relato basado en una extraña y fascinante mística que vivió entre los siglos XV y XVI: La Santa Juana de Cubas de la Sagra, y descubrirá a personajes tan emblemáticos como el cardenal Cisneros, los Reyes Católicos o el emperador Carlos V. Todos ellos protagonizan esta entretenidísima novela en la que María Vallejo-Nágera mezcla con sorprendente agilidad, realidad histórica con fantasía policial, haciendo muy difícil que una vez comenzada la lectura esta se pueda abandonar.

A LA VENTA A PARTIR DEL PRÓXIMO 2 DE NOVIEMBRE

Categorías:Mundo Etiquetas:

Hombres: Las 10 claves para ser padre hoy

Primera: papá tiene que estar

web-la-mirada-de-papa-ediciones-palabra

En la sociedad actual la figura del padre puede resultar muchas veces algo confusa.

Tomás Malmierca, padre de 8 hijos, nos presenta con su libro La Mirada de papá, los grandes retos a los que se enfrentan los padres de hoy: estar con los hijos, conocerles, darles sustento –material y, sobretodo, espiritual-, exigirles con cariño y autoridad, ser modelos, confiar arriesgadamente en su ejercicio de la libertad, protegerles sin crear dependencias, acogerles, educarles…

En su libro, editado por Ediciones Palabra, Malmierca se replantea cuáles deben ser las principales columnas en las que debe asentarse la misión de padre, hacia dónde debe dirigirse su mirada.

Para todo ello el autor pone de relieve las 10 claves para los padres de hoy en día:

1ª Clave: Papá tiene que…Estar.  La paternidad se saca adelante en lo cotidiano y la presencia paterna efectiva se mantiene incluso en la ausencia del propio padre.

2ª Clave: Papá tiene que…Conocer. Si un padre quiere ayudar a crecer de una forma plena a su hijo deberá conocer sus virtudes y hacerle ver cómo apoyarse en ellas; así como sus carencias para enseñarle cómo suplirlas y mejorarlas.

3ª Clave: Papá tiene que…Sustentar a los hijos. Los hombres implicados en la educación de sus hijos suelen ser excelentes profesionales pero el sustento a los hijos no es solo material sino también afectivo e intelectual.

4ª Clave: Papá debe ser…Autoridad. La autoridad ayuda a crecer en libertad a los hijos y es nuestra propia naturaleza la que nos pide normas y límites.

5ª Clave: Papá debe ser…Modelo. Los padres somos constantes modelos de imitación para los hijos desde que nacen, en lo bueno y en lo malo.

6ª Clave: Papá debe representar…Protección. Las protecciones que debe dar un padre deben der de todo tipo, no solo materiales, sino también afectivas, intelectuales y espirituales.

7ª Clave: Papá debe representar…Acogimiento. Acoger supone traspasar con prontitud los límites de lo puramente material para situarse en el ámbito de lo volitivo y de lo afectivo.

8ª Clave: Papá debe dar…Educación. La buena educación consiste en educar todos los aspectos que nos definen como personas: intimidad, manifestaciones, libertad, diálogo y capacidad de dar.

9ª Clave: Papá debe dar…Cariño. Los hijos para desarrollar todos los aspectos que abarcará su futura personalidad, necesitan la autoridad, la guía y el cariño de un padre.

10ª Clave: Un buen padre será…Piadoso. La piedad filial nos lleva a tener respeto, veneración y misericordia por nuestros mayores, y a transmitirla a los hijos.

 Artículo originalmente publicado por Ediciones Palabra

Categorías:Familia, Mundo Etiquetas: , ,