Sí existe el Más Allá

Elizabeth Kübler-Ross: La connotada científica que confirmó que sí existe el Más Allá

Esta médico y psiquiatra suiza recabó centenares de testimonios de experiencias extracorporales, lo que la llevó a concluir que “la muerte no era un fin, sino un radiante comienzo”.

elizabeth-kubler-rosLa doctora suiza Elizabeth Kübler-Ross se convirtió en el siglo XX en una de las mayores expertas mundiales en el campo de la muerte, al implementar modernos cuidados paliativos con personas moribundas para que éstas afrontaran el fin de su vida con serenidad y hasta con alegría. En su libro “On death and dying”, de 1969, describe las diferentes fases del enfermo. Sin embargo, esta médico, psiquiatra y escritora nacida en Zurich en 1926 también se transformó en una pionera en el campo de la investigación de las experiencias cercanas a la muerte, lo que le permitió concluir algo que espantó a muchos de sus colegas: sí existe vida después de la muerte.

La doctora se graduó en psiquiatría en Estados Unidos, recibiendo posteriormente 23 doctorados honoríficos. Se dedicó a estudiar miles de casos personas que habían sido declaradas clínicamente muertas y que fueron llamadas de nuevo a la vida.

“El primer caso que me asombró fue el de una paciente de apellido Schwartz, que estuvo clínicamente muerta mientras se encontraba internada en un hospital. Ella se vio deslizarse lenta y tranquilamente fuera de su cuerpo físico y pronto flotó a una cierta distancia por encima de su cama. Nos contaba, con humor, cómo desde allí miraba su cuerpo extendido, que le parecía pálido y feo. Se encontraba extrañada y sorprendida, pero no asustada ni espantada. Nos contó cómo vio llegar al equipo de reanimación y nos explicó con detalle quién llegó primero y quién último. No sólo escuchó claramente cada palabra de la conversación, sino que pudo leer igualmente los pensamientos de cada uno. Tenía ganas de interpelarlos para decirles que no se dieran prisa puesto que se encontraba bien, pero pronto comprendió que los demás no la oían. La señora Schwartz decidió entonces detener sus esfuerzos y perdió su conciencia. Fue declarada muerta cuarenta y cinco minutos después de empezar la reanimación, y dio signos de vida después, viviendo todavía un año y medio más. Su relato no fue el único. Mucha gente abandona su cuerpo en el transcurso de una reanimación o una intervención quirúrgica y observa, efectivamente, dicha intervención”.

La doctora Kübler-Ross añade que “otro caso bastante dramático fue el de un hombre que perdió a sus suegros, a su mujer y a sus ocho hijos, que murieron carbonizados luego que la furgoneta en la que viajaban chocara con un camión cargado con carburante. Cuando el hombre se enteró del accidente permaneció semanas en estado de shock, no se volvió a presentar al trabajo, no era capaz de hablar con nadie, intentó buscar refugio en el alcohol y las drogas, y terminó tirado en la cuneta, en el sentido literal de la palabra. Su último recuerdo que tenía de esa vida que llevó durante dos años fue que estaba acostado, borracho y drogado, sobre un camino bastante sucio que bordeaba un bosque. Sólo tenía un pensamiento: no vivir más y reunirse de nuevo con su familia. Entonces, cuando se encontraba tirado en ese camino, fue atropellado por un vehículo que no alcanzó a verlo. En ese preciso momento se encontró él mismo a algunos metros por encima del lugar del accidente, mirando su cuerpo gravemente herido que yacía en la carretera. Entonces apareció su familia ante él, radiante de luminosidad y de amor. Una feliz sonrisa sobre cada rostro. Se comunicaron con él sin hablar, sólo por transmisión del pensamiento, y le hicieron saber la alegría y la felicidad que el reencuentro les proporcionaba. El hombre no fue capaz de darnos a conocer el tiempo que duró esa comunicación, pero nos dijo que quedó tan violentamente turbado frente a la salud, la belleza, el resplandor que ofrecían sus seres queridos, lo mismo que la aceptación de su actual vida y su amor incondicional, que juró no tocarlos ni seguirlos, sino volver a su cuerpo terrestre para comunicar al mundo lo que acababa de vivir, y de ese modo reparar sus vanas tentativas de suicidio. Enseguida se volvió a encontrar en el lugar del accidente y observó a distancia cómo el chofer estiraba su cuerpo en el interior del vehículo. Llegó la ambulancia y vio cómo lo transportaban a la sala de urgencias de un hospital. Cuando despertó y se recuperó, se juró a sí mismo no morirse mientras no hubiese tenido ocasión de compartir la experiencia de una vida después de la muerte con la mayor cantidad de gente posible”.

La doctora Kübler-Ross añadió: Una de mis enfermas que sufría esclerosis y que sólo podía desplazarse utilizando una silla de ruedas, lo primero que me dijo al volver de una experiencia en el umbral de la muerte fue: «Doctora Ross, ¡Yo podía bailar de nuevo!», o niñas que a consecuencia de una quimioterapia perdieron el pelo y me dijeron después de una experiencia semejante: «Tenía de nuevo mis rizos». Parecían que se volvían perfectos.

La muerte no existe

Tuvimos el caso de una niña de doce años que también estuvo clínicamente muerta. Lo que este caso tiene de particular es que su hermano estaba a su lado y la había abrazado con amor y ternura. Después de haber contado todo esto a su padre, ella le dijo: «Lo único que no comprendo de todo esto es que en realidad yo no tengo un hermano.» Su padre se puso a llorar y le contó que, en efecto, ella había tenido un hermano del que nadie le había hablado hasta ahora, que había muerto tres meses antes de su nacimiento”.

Le llevaron la iglesia al hospital

Se casó con ella y murió 10 horas después, pero valió la pena: el vídeo de bodas más emocionante 

Actualizado 3 julio 2014

Aciprensa

El matrimonio tiene un valor inmenso y unos símbolos poderosos, dura hasta que la muerte separa, pero muchos de sus efectos de belleza y bondad no se apagan nunca
El matrimonio tiene un valor inmenso y unos símbolos poderosos, dura hasta que la muerte separa, pero muchos de sus efectos de belleza y bondad no se apagan nunca

Un conmovedor video ha impactado a las redes sociales con un fuerte mensaje sobre la importancia del matrimonio: un joven al que le detectaron cáncer terminal cumplió el sueño de casarse con el amor de su vida pocas horas antes de fallecer.

A principios de este año, Rowden y Leizl decidieron casarse el día del cumpleaños número 30 de él, pero un cáncer terminal al hígado del novio hizo que adelantaran la boda y que tuvieran que “llevarle la iglesia” al hospital porque ya no podía dejar el centro de atención médica.

Los novios y padres de la pequeña Zakiah, de dos años de edad, habían decidido casarse el día 8 de julio de 2014, pero Rowden fue diagnosticado a finales de mayo con un severo cáncer al hígado.

Lo último que él pidió fue poder casarse con Leizl. Luego de doce horas de preparaciones, pudo cumplir su sueño.

Rowden murió el 11 de junio, menos de 10 horas después de haberse casado con Leizl. El video que cuenta la historia fue publicado por el hermano de la novia.

En la descripción del video de Youtube en el que narran la historia y que ya tiene casi 10 millones de vistas, la familia “agradece al Hombre de Allá Arriba, Jesucristo, por orquestar esta inspiradora historia y por darnos suficiente tiempo para que Rowden tuviera lo que deseó y mostrarle cuán amado fue”.

 

La vida de película del padre Lallemand

Del Congo, al Líbano, Chad… 

Paracaidista de la Legión Extranjera y capellán… la vida de película del padre Lallemand 

Actualizado 25 agosto 2013

Javier Lozano / ReL

14399_el_padre_lallemand_hizo_casi_1_000_saltos

La vida del padre Lallemand es la de un sacerdote que siempre ha vivido al límite, de aquellos que no han dudado en arriesgarlo todo para ayudar al prójimo. Y este espíritu aventurero y amante del riesgo queda más aún de manifiesto al ser el capellán católico de la Legión Extranjera francesa y estar siempre donde están sus chicos. Es uno de sus paracaidistas y ha cuidado durante décadas de las almas de cientos de jóvenesque se enfrentaban a diario a la muerte. Toda una institución en el cuerpo.

Su vida le ha llevado por muchos caminos. Ha visto desde la cara amable de la camarería a tener que cuidar a sus compañeros moribundos y muertos en el campo de batalla. Pero su vida da todavía para mucho más.

Su llegada a la Legión Extranjera 

Este sacerdote es toda una leyenda en la temida Legión Extranjera. Inició su estancia con ellos en 1955 cuando todavía estaba en el Seminario. Ocurrió en Argelia y allí ya pudo ver la dureza de la guerra, tal y como cuenta a Famille Chretienne. Una vez ordenado, su obispo intentó que se quedara en la Diócesis pero este sacerdote tenía claro que su sitio estaba en otro lugar, dando asistencia espiritual a los jóvenes soldados. Fue destinado a varios regimientos y allí los legionarios le dijeron algo de lo que quizás más tarde se arrepintieran. “Si no saltas con los legionarios, no eres digno de ser nuestro capellán”. Nunca dejó de serlo. Desde ese momento, el primero en saltar era el jefe del regimiento y él segundo siempre fue él.

padre-lallemand1Desde aquel salto se sucedieron otros cientos, concretamente 980 saltos más. Según cuenta este sacerdote castrense, muchos de ellos tenían sólo de especial su oración a San Miguel. Otros, sin embargo, fueron muy distintos y fueron marcando su vida. En 1978 saltaron sobre la ciudad congoleña de Kolwezi. Él saltó tras el oficial pero “antes recuerdo especialmente el asombroso silencio de los legionarios.Aterricé sobre un cadáver, los había en todas partes y los perros estaban allí merodeando”, recuerda. Su función fue cuidar de los muertos y darles la dignidad que se merecían. Algo muy duro.

 Beirut, su momento más duro

Pero algo peor estaba por pasar. El puesto de los paracaidistas franceses en Beirut fue víctima de un atentado. Murieron 58 personas. A todas las conocía a la perfección. Se dedicó a desenterrar los cuerpos y a hacer presente la esperanza cristiana en medio de la muerte. Pese a ello, él estaba roto: “¿puedes imaginar a un padre que ve morir a sus hijos?”, se preguntaba. Celebró el funeral en Beirut y desapareció.

De allí fue a dos misiones en Chad donde los franceses debían bloquear la progresión de Gadafi. Aquí se produjo el hecho que más marcaría su vida. En el norte del país descubrió grupos de cristianos hambrientos y harapientos. Eran médicos, maestros, funcionarios que habían nacido en el sur y que habían sido allí enviados y abandonados. Llevaban años sin ver a un sacerdote.

Su amor a los cristianos abandonados en África 

En ese momento el padre Lallemand tomó la decisión de dejar el Ejército y comenzar una nueva vida de servicio a estos cristianos del desierto. Allí consiguió la plenitud en su ministerio pese a las dificultades. “Fui llamado allí por el Espíritu Santo”, recuerda y destaca el entusiasmo de este pequeño grupo de cristianos hambrientos físicamente y también de Dios. A veces no comían en días pero este hecho no le hizo dar marcha atrás.

Diez años estuvo el sacerdote francés en Chad. Esta obra del Espíritu Santo, como la define él, iba creciendo. Poco a poco fueron rehaciendo la comunidad cristiana. Reconstruyeron 20 iglesias y mientras tanto veía florecer los frutos. Empecé con dos fieles bajo un árbol y pronto estábamos 200. Él se movía por bastos territorios para poder atender a todos.“Durante los viajes no tenía ni un momento libre. Los fieles venían con decenas de bautismos y confesiones”, recuerda.

La Adoración, la clave de su vocación

Pero él también necesitaba alimentar su alma. Allí experimentó como nunca la presencia de Jesús en la Eucaristía. África es el lugar “donde descubrí lo que es la soledad y la adoración. Fue la adoración lo que me permitió mantenerme allí”.

En 1996 volvió a Francia. ¿Qué legado mantuvo de ese periodo? Tras esa experiencia de soledad y adoración necesitaba también este alimento en su país por lo que desde entonces pasa tres días cada mes en silencio en el monasterio benedictino de Notre Dame en Ganagobie. Considera que la clave de su vitalidad está precisamente en el Santísimo.

lallemand-legionarios

Su labor quedaba ya dirigida a las nuevas generaciones de legionarios. Muy distintas a las que encontró en el desierto en lo externo pero similares en el interior de su alma: esa búsqueda del amor y la felicidad que sólo Dios puede dar.

Su nueva misión con los jóvenes legionarios 

A cada legionario le regalaba un Nuevo Testamento y les prestaba todo el tiempo del mundo para escuchar sus alegrías pero también sus miedos y frustraciones. “El padre Lallemand es un verdadero padre para nosotros, que de una manera u otra somos huérfanos”, destaca uno de estos legionarios.

Los años han pasado también para él y su vitalidad se dirige ahora a los enfermos  y ancianos así como a tantos compañeros mutilados de la Legión Extranjera a los que sigue acompañando décadas después. “Siempre me he guiado por las palabras del Evangelio: yo era extranjero y me acogisteis”. ¿Y qué opina de su vida como capellán y paracaidista? Su respuesta es muy clara y concisa: “No me arrepiento de nada, nada de nada”.

Murió con 10 años, pero su familia no se hundió

Sonrisasdulces.com, potente contra el cáncer infantil 

Pablo murió con 10 años, pero su familia no se hundió: apoya a otros niños y espera el reencuentro 

Sus padres señalan que la esperanza de volver a ver a su hijo tras la muerte genera en ellos una gran fuerza, orientada a apoyar la lucha contra el cáncer.

Actualizado 23 noviembre 2012

J. de Aldecoa / ReL

Mariano y Dori crearon una asociación tras la muerte de su hijo Pablo, de 10 años. Hoy recogen los frutos: más de 13.000 euros mensuales donados íntegramente a la lucha contra el cáncer infantil.

En el funeral de Pablete, el sacerdote recién ordenado no dejaba de repetirnos que volveríamos a verle. Esto caló tan hondo, que realmente el dolor es sólo el físico, el que sentimos por no poder achucharlo”. El que habla es Mariano Ugarte, padre de Pablo, quien falleció con tan sólo 10 años afectado por el Sarcoma de Ewing, tumor infantil muy agresivo.

La muerte de Pablo Ugarte, además de dolor, generó en sus padres un “gran sentimiento de impotencia porque casi todas las enfermedades tienen solución, pero esta no. Es humillante para el ser humano que no se pueda hacer nada ”. 

Esta realidad llevó a Mariano y a Dori a fundar la Asociación Pablo Ugarte (www.asociacionpablougarte.es) , en memoria de su hijo y así luchar para que en un futuro ningún padre tenga que enterrar a su hijo por este mismo motivo.

Lo que empezó con la idea de ser “una asociación entre amigos”, hoy tiene más de 1.100 socios repartidos por todo el país y dona 13.000 euros mensualmente a tres equipos médicos dedicados a luchar contra el cáncer infantil.

Es tal su empeño por erradicar esta enfermedad -único objetivo de la asociación-, que constantemente están organizando actividades para recaudar fondos y destinarlos a este propósito.
 
La última iniciativa que están desarrollando es la campaña Sonrisas Dulces. Su funcionamiento es muy sencillo, por cada visionado del vídeo contenido en la página www.sonrisasdulces.com, la empresa Miguelañez donará 5 céntimos en la lucha contra el cáncer infantil. 

La campaña ha tenido tanto éxito que los 150.000 clicks de tope que se pactaron en un principio han tenido que aumentarse hasta 1.000.000, porque en tan sólo 3 semanas el contador supera los 477.000 visionados, por lo que ya se han conseguido más de 23.500 euros. La campaña terminará el próximo 7 de enero.

El secreto de tantos frutos, tiene una respuesta: “Hay tanta esperanza de que vamos a volver a ver a Pablo, que eso genera una fuerza tremenda en nosotros. Es como si nuestro hijo estuviera presente. Al final el nombre de Pablo va a perdurar mucho más tiempo que el nuestro, y eso nos hace sentirnos muy orgullosos”, asegura Mariano.

La familia explicó con detalle su testimonio en el programa de Intereconomía «Un granito de arena», que se puede ver a continuación.

Proteger tu matrimonio de la infidelidad

¿Pasas más tiempo de calidad con extraños que en casa? 

Las 8 precauciones para proteger tu matrimonio de la infidelidad 

Lo que empieza como una inocente amistad fácilmente se convierte en un tercero que interfiere en la pareja. Pensar siempre en los fallos del cónyuge, no dedicarle tiempo, ser despreocupado… acaba pasando factura. 

Actualizado 18 septiembre 2012 

ReL 

Cada vez es más evidente que nuestra sociedad es especialmente hostil contra el matrimonio. En España existe el divorcio sin causa a los 3 meses de casados, mientras que las compañías telefónicas piden 6 meses de permanencia con nuestro móvil. Hay quien se casa sin valorar el compromiso de exclusividad y fidelidad.

Por eso, tiene sentido multiplicar las precauciones para proteger el matrimonio, algo que propone Jill Savage, fundadora en EEUU de Hearts at Home, un servicio que anima a las madres a dedicarse «a tiempo completo» al hogar y la familia.

Una inocente amistad
Jill pone un ejemplo. «Un papá de estar en casa en nuestro vecindario se ha convertido en mi mejor amigo«, le decía una joven madre. «Vamos juntos con los niños al parque, a comprar, incluso cocinamos juntos una vez al mes; es un gran tipo», decía la mujer.
«Es evidente que ella no tenía ni idea del peligro de esta situación aparentemente inofensiva«, escribió luego Jill Savage en un artículo. «La historia es siempre la misma: el cónyuge infiel desarrolló una relación que empezó como una inocente amistad, con alguien al que poder hablar, alguien que le escuchaba, que se preocupaba«.

«Cada uno es tentado por sus propios deseos que le atraen y seducen; estos deseos, una vez concebidos, engendran el pecado, y el pecado, una vez crecido, engendra la muerte», cita Jill la Carta de Santiago 1, 14-15.

Plantar una valla de protección
«Necesitamos plantar un seto de protección alrededor de nuestro matrimonio, es decir, tomar decisiones ya, por adelantado, que mantengan la tentación lejos y hagan del matrimonio una prioridad«, recomienda Jill como asesora familiar y matrimonial. En concreto, ella recomienda 8 precauciones para proteger la relación.

Precaución 1: Elige sabiamente.
Evita pasar tiempo innecesario con alguien del sexo opuesto. Por ejemplo, si buscas un entrenador personal en el gimnasio, elige mejor a alguien del mismo sexo que tú.

Precaución 2: Comparte sabiamente.
Si un día te das cuenta de que estás compartiendo con alguien secretos e intimidades sobre ti y tu matrimonio que no ha compartido con tu esposo o que no lo haría, eso es una señal de alerta. Un lío emocional con alguien, incluso si no llega a ser sexual, también puede hacer mucho daño a la relación.

Precaución 3: Procura estar en sitios públicos.
Haz el propósito de no citarte a solas con alguien del otro sexo. Si un compañero te invita a comer o a que le acompañes. haz que venga una tercera persona. No titubees en explicarle, si hace falta, que así lo has acordado con tu cónyuge. Puede servir para dar ejemplo.

Precaución 4: No seas inocente.
La mayor parte de la gente que termina teniendo un lío no quería tenerlo; la infidelidad empieza como una relación inocente que termina alcanzando una profundidad emocional que cruza la línea de la fidelidad.

Precaución 5: Aumenta tu inversión en hogar.
 Los matrimonios fuertes se consiguen pasando tiempo juntos, riendo juntos, jugando juntos. Si no tienes citas con tu pareja, planea ya citas para los meses que vienen y haz que pasar tiempo juntos sea una prioridad.

Precaución 6: Presta atención a lo que piensas.
Si todo el día estás pensando en los fallos de tu cónyuge, si el tiempo que dedicas a pensar en él o ella se centra en defectos y reproches, es fácil que cualquier otra persona pueda parecerte mejor y te atraiga. Haz una lista por escrito de los puntos fuertes que inicialmente te atrajeron de tu pareja. Aumenta el animar y apoyar y disminuye las críticas.

Precaución 7: No juegues a comparar.
Todos tenemos malas costumbres, manías y errores. Es muy tramposo comparar a tu esposa o esposo con un nuevo conocido, porque al recién llegado no lo estamos viendo en el mundo real, en el mundo de compartir techo, cuidar niños a las tres de la mañana, cuadrar cuentas, etc…

Precaución 8: Busca ayuda.
Buscar ayuda es un signo de fortaleza, no de debilidad. Busca ayuda quien está dispuesta a presentar batalla, es un primer paso de fuerza. Un terapeuta familiar cristiano, un buen consejero, etc… te darán una perspectiva serena, valiosa, para establecer nuevas estrategias para proteger o defender o reconstruir tu matrimonio.

Estos consejos, publicados en Christianity Today (verano 2006, Vol. 23, n2, pág. 42) son de Jill Savage ( www.jillsavage.org  ), fundadora de www.hearts-at-home.org