La fe, ¿pasada de moda?

El taquillazo de películas sobre la fe y valores humanos que atraen a creyentes y no creyentes

Éxito de «Encontrarás dragones» en su estreno en España: vendió cien mil entradas en preventa, superando a una supertaquillera cinta española de cine negro.

Actualizado 1 abril 2011

Nieves San Martín/Zenit

Es un fenómeno imparable. Los aparentemente pasados de moda temas de la fe, el perdón, los valores cristianos y humanos, interesan a creyentes y no creyentes. La película «Encontrarás dragones», estrenada en España el 25 de marzo con trescientas copias, vendió cien mil entradas en preventa, superando a la supertaquillera del momento, una cinta española de cine negro surrealista e irreverente.

“Creemos que la cifra es real, aunque está basada en un cálculo oficioso. Todavía no tenemos datos oficiales debido al singular método de preventa”, declaró al diario español Público, de izquierdas y favorito de un cierto público juvenil, el productor del filme, Ignacio Gómez-Sacha, supernumerario del Opus Dei. El diario ha dedicado una página entera al éxito de las películas con tema religioso, aunque titula: “El mercado de la fe desembarca en la España católica”.

Sin embargo, el término “mercado de la fe” no es original del diario madrileño, sino como el mismo periódico reconoce, recogido de la terminología de Motive Entertaiment, la empresa estadounidense que ha diseñado el marketing de Encontrarás Dragones. Motive fue la que popularizó el concepto faith market (mercado de la fe), definido como “la demanda del consumidor de libros, discos o películas con fuertes valores morales y espirituales”.

Más que de mercado de la fe, se trata de un público numeroso que ha visto cubierto un hueco para el que según los expertos de mercadotecnia no había demanda. Ya es difícil conseguir el dinero que financie un proyecto así. De hecho, Gómez-Sacha se lanzó a la aventura de buscar a más de cien inversores para aportar los 25 millones de euros que costó la obra cinematográfica de Roland Joffé.

Sin embargo, este es el último éxito de filmes aparentemente con poco futuro comercial, como el género documental, en el que hubo entre otros dos señalados taquillazos: uno sobre la vida diaria en la cartuja de Grenoble, El gran silencio, de 2005 o La última cima, de 2010, que narra la vida de un sacerdote madrileño muerto trágicamente en un accidente de montañismo.

Hace dos años triunfaba en Estados Unidos, Prueba de fuego, un drama romántico que trataba abiertamente los valores cristianos, hecho con poco presupuesto y con un solo actor profesional, gracias a la implicación de las comunidades religiosas del país.

Eso es lo que está pasando con la obra de Joffé. Hay comunidades católicas, grupos y colegios que están asistiendo a pases promocionales y que se encargan de hacer de líderes de opinión para el resto del público interesado en este tipo de proyecciones.

La página Camino de Emaús ofrece un buen resumen de estos filmes con valores:

http://www.caminodeemaus.net/Secciones/Cine_y_religion_cristiana.htm

Para los redactores de esta página web centrada en el cine que trata estos temas, “éste ha sido un gran año para el cine en general, y para el género religioso y con valores, en particular, tanto en cantidad como en calidad”.

Cada año, la página elige las cinco mejores películas que tratan estos argumentos. Este año, no ha sido fácil quedarse con cinco películas. “Cuando hace unos meses escribíamos sobre las películas religiosas esperadas para este año, no nos imaginábamos que un documental sobre un sacerdote iba a irrumpir con tanta fuerza en la taquilla española”, afirma. Actualmente, “está siendo proyectado en diversos países de Hispanoamérica con una gran aceptación”, añade.

Otro de los filmes señalados por esta página es Lourdes. A través de un grupo de peregrinos que viajan hasta Lourdes, Jessica Hausner se introduce en el día a día del santuario. El filme revela los anhelos y flaquezas que habitan en el alma de sus personajes, y formula preguntas, a la vez que ofrece respuestas, sobre la aparente arbitrariedad de los milagros y el por qué del sufrimiento. “Su estilo es sobrio y pausado, quizás no excesivamente atractivo para las grandes audiencias, pero se trata de una de las mejores y más profundas películas del año”, afirma Camino de Emaús.

En tercer lugar, apuesta por El secreto del libro de Kells, una “modesta joya de la animación tradicional” que ha entusiasmado a los críticos de todo el mundo. Trata sobre Brendan, un pequeño aspirante a monje asombrado por las ilustraciones de los libros. Estuvo nominada al Oscar a la mejor película de animación.

The blind side (Un sueño posible), es una historia basada en hechos reales sobre una familia cristiana que, en su intención de ser fiel a sus principios, decide acoger a un joven sin hogar. Aunque tardó mucho en ser estrenada en España, en Estados Unidos fue un éxito de taquilla y ha recaudado más de 300 millones en todo el mundo. Además, le deparó el Oscar a la mejor actriz a Sandra Bullock.

Y concluye el ranking con Toy Story 3. La marcha de Andy a la universidad pone en alerta a sus viejos juguetes quienes, tras años olvidados en una caja, volverán a vivir grandes aventuras.

En la misma página, se puede encontrar un buen elenco de películas altamente recomendables por calidad y temática. Es lo que ha sucedido con el último taquillazo: calidad unida a valores humanos. Parece que ahora sí vende el tema religioso o de valores humanos. Y hasta más que la comedia gorda basada en muertes a granel, salsa de tomate en abundancia y sexo banal. Otro pequeño milagro de la comunicación.

Siete monjes camino de ganar un Oscar

Cine religioso

Siete monjes encabezan la recaudación por taquilla y van ahora camino de ganar un Oscar

Fray Christian, fray Christoph, fray Bruno, fray Luc, fray Célestine, fray Paul, fray Michel… su martirio, tan reciente, todavía conmueve.

Actualizado 26 septiembre 2010

C.L/ReL

Acaba de llegar Visión, la historia de Hildegarda von Bingen, todavía tenemos reciente el éxito de La última cima, y ahí están, por supuesto, Bella sobre el aborto o A prueba de fuego [Fireproof] sobre el matrimonio. El cine de inspiración religiosa tiene conquistadas las taquillas con un éxito tras otro, y cuando los problemas de distribución lo impiden, el éxito llega en DVD.

Es el caso de Des hommes et des dieux [Hombres y dioses], de Xavier Beauvais, con Lambert Wilson en el papel estelar. Estrenada el pasado 8 de septiembre en Francia, en dos semanas se ha situado a la cabeza del ranking de recaudación de la cartelera gala, superando de largo el millón de espectadores.

Cuenta la historia de los siete monjes cistercienses de Tibéhirine, en Argelia, martirizados el 21 de mayo de 1996 por un grupo islamista. Fray Christian, fray Christoph, fray Bruno, fray Luc, fray Célestine, fray Paul y fray Michel tuvieron la oportunidad de abandonar el monasterio y regresar a Francia, salvando su vida, pero prefirieron quedarse. Su testimonio de fidelidad a Cristo ha perpetuado el recuerdo, que se engrandecerá aún más con esta obra, premiada en el último Festival de Cannes y que ha sido seleccionada en el país vecino para competir como mejor película extranjera en la próxima edición de los Oscar.

Los obispos están encantados con el éxito de Hombres y dioses. «Personas ateas o agnósticas de mi entorno me dicen que hay algo realmente auténtico en esta película que les ha llegado dentro», afirma el portavoz de la conferencia episcopal francesa, Bernard Podvin, quien destaca en ella que es «una obra maestra de paz y de testimonio espiritual».

El guión recoge las dudas e inquietudes de los monjes, sus reflexiones sobre lo que debían hacer, las relaciones entre ellos ante esta situación, y con la gente de la localidad, que les quería enormemente, y con los terroristas que les amenazaban con la muerte si no cerraban el convento y se iban.

Pero no es sólo la perfección formal del film lo que está logrando esta espectacular acogida: es sobre todo «la emoción viva del acontecimiento en sí mismo, porque el recuerdo de Tibéhirine ha permanecido en nuestra memoria», afirma monseñor Podvin.  Y así es: a pesar de que antes y después de esa matanza los cristianos en el mundo han sufrido muchas otras, probablemente ésta sea la que más haya perdurado en el recuerdo, y tuvo además un influjo decisivo en la actitud del gobierno argelino hacia su problema islamista.