¿POR QUÉ PROHIBIERON LA PELÍCULA DEL ORIGEN DE BUZZ LIGHTYEAR EN 14 PAÍSES?

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa

“Lightyear” es la nueva película para niños de Pixar y spin off de la exitosa saga Toy Story, ha sido prohibida en 14 países de Medio Oriente y Asia debido a una escena que ha generado polémica y múltiples críticas en redes sociales.

En la película animada se muestra un beso lésbico entre dos personajes femeninos, una escena que Disney, la empresa dueña de Pixar, eliminó inicialmente, pero que luego volvió a colocar ante la molestia de su personal creativo.

Los animadores de Pixar publicaron una carta abierta diciendo que Disney había exigido recortes, censurando el “afecto abiertamente gay” y en protesta contra el manejo del CEO de Disney, Bob Chapek, frente a la ley de Florida (Estados Unidos) llamada por sus críticos “No digas gay” (Don´t say gay), que prohíbe el adoctrinamiento de los niños con ideología de género en las escuelas.

La prohibición de Lightyear se produjo en Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Arabia Saudí, Egipto, Kuwait, Omán, Qatar, Malasia, Indonesia, Jordania y Líbano, entre otros. Chris Evans, quien interpreta la voz del personaje principal Buzz “Lightyear” criticó a quienes rechazaron el beso lésbico en su nueva película llamándolos “idiotas”, durante una entrevista con la agencia Reuters.

“A mis hijos les encantan las películas de Toy Story. Pero no veremos Lightyear. No veré una película para niños en mi casa que intente normalizar el comportamiento desordenado. Eso no pasará”, criticó en sus redes sociales la activista provida estadounidense Abby Johnson, quien es madre de 8 hijos.

Giuliana Calambrogio, madre peruana de 8 hijos y magíster en Matrimonio y Familia de la Universidad de Navarra, dijo a ACI Prensa que, “sobre todas las cosas, se debe proteger la inocencia de los niños” y “no ponerlos en situaciones en las que van a tener conflicto entre lo que es lo natural y aquellas situaciones en las que, si bien suceden, no son parte del común”.

“Un niño entre los 4 y 6 años está en la edad del pensamiento imaginario, cree en los unicornios, hadas, Santa Claus, y por eso, algunos aprovechan esta edad para introducir la idea del género, de la homosexualidad, y tratar de normalizarlo, algo que además se convertirá en un patrón que verán durante todo su desarrollo debido al influjo cultural y de las películas”, explicó.

Según Calambrogio, una escena lésbica como la de Lightyear “no es anecdótica, porque los niños van a ver en esta película a sus modelos, a sus superhéroes”.

“Entonces, se ve que el superhéroe avala la relación entre mujeres del mismo sexo, que busca equiparar esta relación afectiva a la relación matrimonial, cosa que no es igual”, dijo.

La líder provida cree que es “importantísimo el mensaje que dan los países que prohibieron la película, porque hacen un sabotaje de taquilla y están preservando la inocencia y desarrollo psicoafectivo de sus niños”.

“Son sociedades en la que si bien hay una fe distinta a la cristiana, son coherentes”, subrayó.

Lightyear se estrena el 16 de junio en varios países de Latinoamérica y al día siguiente en los Estados Unidos.

¡SPOILER ALERT! PELÍCULA PELIGROSA PARA NIÑOS

Yo también tengo derecho a elegir por No creer ni Apoyar algo que no me parece correcto a la luz de mi Fe en Jesús y en Su Palabra.

Les quería comentar que acabo de ver en una proyección para prensa la película “Disney and Pixar’s Lightyear” y veo necesario compartirles tal cual se muestra el contenido LGBTI. Antes de verla lo único que había leído es que se incluyó una escena de un beso entre dos mujeres, así es que estaba atento de ver qué tan explicita era la escena para decidir si la veríamos o no en familia. Realmente no es una escena, es todo el contexto que presentan en torno a la compañera de #BuzzLightyear (no sentimental, su partner de aventuras).

En resumen… Buzz en cada intento por lograr cierto objetivo viaja al espacio y según su perspectiva tarda 4 minutos… realmente tarda 4 años o más… así es que cada que regresa la compañera está en una etapa diferente… la primera vez que regresa y se da cuenta que pasaron 4 años, y no 4 minutos. Ella trae anillo de compromiso y ahí él la cuestiona y las respuestas de ella son todas en femenino… la conocí… ella es… etc se vuelve a ir y regresa y ya está embarazada …. Se va, regresa y ya nació la hija (en imagen se ven las dos mamás y la hija), se va regresa y ya están celebrando 40 años de casadas y es ahí donde se da el beso… esto es en un lapso breve, 3 a 4 minutos, la verdad no lo conté porque no esperaba que fuera tan detallada la evolución de la pareja, en literal, todas las etapas… en fin, de eso no trata la película, pero no pasa desapercibido para nadie, de hecho es la forma que utilizan para que se entienda que el personaje cada que se va no envejece pero si la gente y el mundo sigue avanzando, envejeciendo, etc.

Consideren seriamente si sus hijos por su edad y sensibilidad pueden entenderlo o digerirlo, o si bien nosotros estamos preparados para explicarles porque están viendo lo que están viendo… a diferencia de otras películas de #Disney en las que había escenas breves, los niños no siempre cachaban el mensaje ideologizado. Aquí sí, está detallado y no es una escena de beso y ya, es una completa relación lésbica hasta envejecer porque el personaje así termina.

Lamentablemente, sé que muchos niños están muy emocionados por el estreno, incluso padres también, pero es más importante evaluar si este tipo de adoctrinamiento disfrazado de entretenimiento que reciben por medio de las películas “infantiles” y que Disney busca normalizar, es apto y conveniente para un infante; será una cuestión a considerar por parte de cada padre de familia, si sus hijos están listos para ser expuestos a este contenido ideológico sin causarles confusiones innecesarias.

Créditos a quien correspondan.

Lo que debes saber antes de llevar a tu hijo a ver Lightyear de Disney

La nueva película de Pixar introduce en la trama la ideología de género de forma visible en una historia dirigida principalmente a niños. Alertados por un WhatsApp, muchos padres deciden no llevar a sus hijos al cine a verla

Lucas tiene 4 años recién cumplidos. Buzz Lightyear es su personaje favorito. Tiene el muñeco, los Reyes Magos le han traído el disfraz intergaláctico y no duerme igual si no lleva el pijama del compañero de Woody.

Cuando su padre le dice “hasta el infinito y más allá”, Lucas siempre sonríe. Su plan favorito del viernes es sentarse con su padre y sus hermanos y ver alguna de las cuatro entregas de Toy Story, que ya se sabe de memoria. Pero no se cansa.

Desde que supo que se iba a estrenar la película en solitario de Buzz, espera ansioso a que su padre cumpla su promesa de llevarle a disfrutar de lo que más ilusión le hace.

Alerta por WhatsApp

Al padre de Lucas, como a miles de personas, les está llegando en los grupos del esta red de mensajería por móvil el siguiente mensaje:

“Hola familia. He ido esta mañana al preestreno de Lightyear, la película de Disney de Toy Story. Durante la primera media hora es una mujer que se casa con otra, se besan, se queda embarazada… así. Para que lo difundáis y no vayáis a verla”

La duda de un padre católico

La duda ya está planteada. Por un lado se dice que tiene ganas de ver la película y cumplir el deseo de su hijo para no desilusionarle.

Por otro, se dice que tiene un deber como padre, y no le parece bien que Disney decida por él ‘educar’ a su hijo en una cuestión que considera que – como tema moralmente delicado – debe afrontar desde su visión cristiana de la vida. 

Disney y la ideología de género

Jerónimo José Martín, crítico de cine de la Cadena Cope, advierte que “la boda entre las dos mujeres no se ve, aunque se dice que se van a casar, y luego aparece una de ellas embarazada y besando a la otra”.

Comenta para Aleteia que desde 2018, Pixar “ha ido introduciendo en sus películas la ideología de género y otros detalles políticamente correctos; así como un psicologismo mas centrado en la introspección de sus héroes y heroínas que su anterior despliegue de virtudes morales en pos del bien común. Esas tendencias se consolidan en Lightyear

José Luis Panero, crítico de cine del blog Palomitas de Maíz y colaborador de Aleteia, lamenta “todo el popurrí que mete”; y remarca la pena que le produce “que sea una película al servicio del colectivo LGTBI”.

Recuerda que todo arranca con la película Frozen, donde colectivos homosexuales presionaron para que la reina de esa película fuera lesbiana. Advierte que Disney “irá a más” con esta línea editorial por un error de concepción de lo que es “progresía, la modernidad y la vanguardia”. 

‘Lightyear’ de Pixar incluirá una escena de besos ‘del mismo sexo’

(LifeSiteNews) — En sintonía con la agenda LGBTQ, la nueva película derivada de Toy Story de Pixar, «Lightyear», presentará una escena de besos del «mismo sexo».

Según Variety, «Lightyear» está listo para restaurar una escena de besos entre personas del mismo sexo entre dos personajes femeninos que inicialmente fue eliminada de la película por ejecutivos de Disney. Según los informes, la decisión de «restaurar» la escena se tomó después de que los empleados se indignaron porque el CEO de Disney, Bob Chapek, no adoptó una postura más firme contra el proyecto de ley de Derechos de los Padres en la Educación de Florida.

En una declaración que Variety atribuye a «los empleados LGBTQIA + de Pixar y sus aliados», los trabajadores pro-LGBT afirman que además de estar indignados por la conducta de Chapek en torno al proyecto de ley de Florida, también se han sentido constantemente frustrados con los ejecutivos corporativos de Disney en general, alegando que han cortado «casi todos los momentos de afecto abiertamente gay» de las películas de Pixar.

La frustración de los trabajadores con Chapek en particular proviene de lo que perciben como una condena insuficiente del proyecto de ley de educación de Florida, que busca proteger a los niños pequeños de la escuela de que se les enseñe ideología sexual radical. Hasta ahora, Chapek no solo se opuso públicamente al proyecto de ley, sino que incluso prometió $ 5 millones a la Campaña de Derechos Humanos y otros grupos llamados «derechos» LGBT.

El proyecto de ley en sí, que ha sido apodado el proyecto de ley «No digas gay» por los críticos pro-LGBT, en realidad no prohíbe el uso de la palabra gay, sino que busca proteger a los niños de tercer grado o menos de que se les enseñen ideas radicales con respecto a la «identidad» de género y la «orientación» sexual.

«La instrucción en el aula por parte del personal de la escuela o terceros sobre orientación sexual o identidad de género puede no ocurrir en el jardín de infantes hasta el grado 3 o de una manera que no sea apropiada para la edad o el desarrollo de los estudiantes de acuerdo con los estándares estatales», dice el texto del proyecto de ley, que fue aprobado en el Senado de Florida el 8 de marzo.

El proyecto de ley establece además que «el personal del distrito escolar no puede desalentar ni prohibir la notificación y participación de los padres en decisiones críticas que afecten la salud o el bienestar mental, emocional o físico de un estudiante», incluida la adopción de una nueva «identidad de género».

A pesar de las críticas de izquierda, la legislación propuesta ha generado un fuerte apoyo de muchos republicanos, que han argumentado que las escuelas no deberían instruir a los niños pequeños sobre la ideología sexual radical.

El senador estatal republicano Danny Burgess dijo a NBC News que el proyecto de ley reafirma el derecho de los padres por encima de los administradores escolares con respecto a sus hijos.

«Este proyecto de ley dice que los padres tienen derecho a criar a sus hijos no termina cuando entran en un aula. Este proyecto de ley reconoce que los padres no son el enemigo», dijo Burgess.

«El proyecto de ley simplemente dice que debería haber un límite de edad en ciertas discusiones. No es un concepto nuevo, ni es radical», agregó.

Jon Schweppe, director de políticas del American Principles Project, dijo a The Daily Wire que la legislación propuesta por Florida es «sobre el respeto de los derechos de los padres y la protección de los niños«.

«Los padres no deberían tener que temer enviar a sus hijos a la escuela pública en Estados Unidos, pero lo hacen porque los ideólogos despiertos se han obsesionado con enseñar a los niños de tan solo cinco años que pueden cambiar su género».

¡¡DESDE @MORALYLUCES DESACONSEJAMOS EL VISIONADO DE ESTE AUDIOVISUAL PARA NIÑ@S DEBIDO A QUE PUEDE SER PERJUDICIAL DEBIDO A QUE NOS QUIEREN HACER VER (@AGENDA 2030) COMO NORMAL LO QUE NO ES!!.

LO NORMAL ES QUE SE BESEN PERSONAS DE DIFERENTE SEXO (HOMBRE & MUJER).

¡¡VIVA CRISTO REY Y LA IMACULADA VIRGEN MARIA!!

La protagonista de «Frozen 2» no será finalmente lesbiana

Pese a las presiones LGTBI a Disney

Las presiones y el debate sobre la sexualidad de este personaje de Disney empezaron en cuanto se anunció la nueva película

La protagonista de la secuela de Disney ‘Frozen 2 no se destapará como el primer gran personaje del estudio que se muestra de manera abierta como parte de la comunidad LGTBI, tal y como ha confirmado Kristen Anderson-López, miembro del equipo de de composición musical de la película a IGN.

«No queremos mostrar el amor romántico sino cómo con esos poderes puedes crecer y cambiar y encontrar tu sitio en el mundo y encontrar respuestas que no hayan sido encontradas previamente”, ha explicado Anderson-López.

La cuestión sobre una posible homosexualidad de la princesa Elsa ha estado presente en los últimos años desde que se anunciara la puesta en marcha de la segunda parte del éxito mundial cuya banda sonora ‘Let it GO’ fue adoptada por el lobby LGTBI como uno de sus himnos.

Además de las especulaciones alentadas por los grupos LGTBI y por la cada vez más importante deriva oficial LGTBI de la propia compañía, la aparición de un nuevo personaje femenino en los adelantos filtrados por Disney hizo más intenso el debate.

Los grupos de presión LGTBI organizaron campañas para reclamar el lesbianismo abierto de la protagonista a través de etiquetas en redes sociales como  #GiveElsaAGirlFriend que se convirtió en tendencia mundial impulsado por el grupo LGTBI GLAAD que previamente había criticado que ninguna de las 11 películas estrenadas en 2015 por Disney tenía un personaje abiertamente LGTBI.

Por su lado, los defensores de preservar la infancia de este tipo de contenidos que desnaturalizan el amor humano y degradan el sentido de instituciones como el matrimonio y la familia también se han movilizado.

Así, más de 350.000 personas se han sumado a la movilización promovida en la plataforma CitizenGO, iniciada en mayo de 2016 que animaba a los dirigentes de la factoría de ficción infantil a desoír las presiones de los grupos de presión LGTBI mantenerse fieles «a su público y a su espíritu original: ayudar a los niños a soñar con valores eternos: el amor, la amistad, la fidelidad, la generosidad, etc.».

En el mismo sentido, la plataforma CitizenGO impulsó otra campaña en junio de 2019, que reclama a Disney que «no ataque la inocencia de los niños» a través de actividades alineadas con la ideología de género y los grupos de presión LGTBI.

En concreto, la petición estaba motivada por la organización de fiestas LGTBI infantiles en sus parques temáticos lo que a su juicio supone «matar la inocencia de unos niños que buscan la magia» y por tanto hacer «exactamente lo contrario de su espíritu fundacional».

Pero la petición se extendía no sólo a las actividades de los parques, «sino también en sus películas, su canal de TV, sus libros y su merchandising», de tal manera que sus firmantes exponen a Disney su intención de buscar otras formas de ocio para sus hijo si no abandonan actividades adoctrinadoras que siguen los dogmas de la ideología de género: «No es lo que quiero para mis hijos. Así que si mantienen su intención adoctrinadora, buscaré otras alternativas de ocio».

Publicado en Actuall

Toy Story 4

Con Toy Story comenzó en 1995 un nuevo capítulo en la historia moderna del cine. El primer largometraje completamente animado dirigido por John Lasseter supuso el inicio de una historia de éxitos: 20 títulos, precedidos por otros tantos cortos, que han ido elevando el listón de la animación conforme iban estrenándose.

Pero no solo la técnica era cada vez más perfecta; lo excepcional de los estudios Pixar reside en que los guiones se iban haciendo –con pocas excepciones– más y más complejos. Buena muestra de ello son las siete nominaciones al Oscar al mejor guion original a lo largo de este casi cuarto de siglo. Las peripecias de los juguetes —en particular el vaquero sheriff Woody y el moderno astronauta Buzz Lightyear—, que tienen vida propia sin que lo sepan los humanos, y cuyo fin último reside en hacer felices a los niños, pero que también compiten entre ellos por el favor de sus dueños, tuvo continuación en Toy Story 2 (1999) y Toy Story 3 (2010). Nueve años más tarde, Pixar lanza la cuarta entrega de la franquicia.

Una vez más, la animación supera el listón que Pixar mismo había puesto: por ejemplo, cuando, al comienzo de la película, un coche con mando a distancia se defiende con todas sus fuerzas de ser arrastrado por el barro y las hojas; la escena no solo rezuma dramatismo sino que sorprende por su brillantez visual. Pero el verdadero fuerte de la película, como es la tónica general en Pixar, reside en las figuras, que pueden ser aparentemente muy sencillas como Forky, que la nueva propietaria de los juguetes, Bonnie, ha hecho con un simple tenedor de plástico y un limpiador de pipas. Forky, sin embargo, sufre una crisis de identidad, pues no se considera un juguete, sino basura, por lo que Woody se verá impelido a convencerle del verdadero fin para el que le ha hecho Bonnie.

Otra de las figuras nuevas es una antigua muñeca, Gabby Gabby, que sufre por haber quedado relegada a una tienda de antigüedades, donde nadie le hace caso. Gabby Gabby recuerda en su amargura al oso de peluche Lotso de Toy Story 3; pero mientras que Lotso se deja someter por la desesperación, Gabby es un personaje mucho más ambiguo, que no ha perdido aún toda esperanza. Toy Story 4 está lleno de extraordinarios personajes secundarios; así, el motorista canadiense Duke Caboom, desdeñado desde hace mucho tiempo, pero que tendrá una segunda oportunidad.

Aunque en algunas situaciones, Toy Story 4 recuerde a Toy Story 3, los guionistas –entre ellos, John Lasseter y Andrew Stanton– y el director Josh Cooley –coguionista de Del revés– dan otra vuelta de tuerca: gracias a sus complejos personajes, construyen una nueva joya que no solo deleita por su animación llena de ritmo y de humor, sino que trata complejos temas filosóficos-religiosos: el amor, la amistad, y la búsqueda de la felicidad en el cumplimiento del propio fin y en el sacrificio para lograr la dicha de los demás.