Uniéndose a Jesús en el sagrario

Luisa Piccarreta

(En cuanto a las visitas y actos de reparación, deben saber que todo lo que he hecho en el transcurso de treinta y tres años, desde el momento de mi nacimiento hasta mi muerte, continúo en el Sacramento del Altar.

Por eso quiero que me visiten treinta y tres veces al día, honrando todos mis años y uniéndose a Mí en el Sacramento, con mis mismas intenciones, es decir, de reparación, de adoración.

Esto lo harás en cada momento del día:

El primer pensamiento de la mañana vuela inmediatamente ante el tabernáculo donde estoy por amor a ti, y visítame,

el último pensamiento de la noche,

mientras duermes por la noche,

antes y después de comer,

al comienzo de cada acción tuya,

andante

laborable.

Libro del Cielo, vol 1

Importancia de los Sacramentos – Matrimonio y Primera Comunión

Miércoles, 6 de Julio de 2011 @ 15:30

Mi muy querida y amada hija, observa ahora cómo la fe de Mis hijos comienza a crecer y florecer. Mientras hay mucha oscuridad en el mundo, la luz de Mis seguidores se vuelve más brillante cada día debido a la Llama del Espíritu Santo, que ha descendido sobre el mundo entero.

Hoy, hija Mía, deseo recordar a todos Mis seguidores la importancia de la oración para aliviar el sufrimiento en el mundo. Sus oraciones ahora están ayudando a evitar muchos desastres globales predichos. La oración es la mitigación más poderosa y cuando se dice en nombre de los demás, serán respondidos.

Si bien soy feliz con aquellos de fe fuerte; Todavía temo por aquellos que son adversos a Mi Luz Divina, la Verdad. Muchas personas ahora deambulan por el mundo como si estuvieran en un estupor. Nada les trae paz. Nada les trae alegría. Ninguna cantidad de comodidad material alivia su dolor. Sus almas vacías están perdidas. Por favor, oren por ellos.

Hija Mía, por favor ora por Mi Vicario, el Papa Benedicto, porque él está rodeado de fuerzas masónicas que ahora están haciendo todo lo posible para destronarlo, estas fuerzas malignas se han estado infiltrando en Mi Iglesia desde el Vaticano II y han diluido Mis Enseñanzas. Se aprobaron muchas leyes que me ofenden, especialmente la presentación de Mi Sagrada Eucaristía por laicos. La falta de respeto mostrada a Mí y a Mi Padre Eterno, a través de nuevas leyes introducidas para facilitar la sociedad moderna, me ha hecho llorar de tristeza.

La Santísima Eucaristía debe ser recibida en la lengua y no ensuciada por manos humanas. Sin embargo, esto es precisamente lo que Mis siervos sagrados han hecho. Estas leyes no fueron aprobadas por Mí en Espíritu. Mis siervos sagrados han sido guiados por un camino que no está en línea con las Enseñanzas de Mis apóstoles. Hoy Mis Sacramentos no son tomados muy en serio, especialmente aquellos que buscan los Sacramentos del Matrimonio y la Primera Comunión.

El Voto de Matrimonio es muy serio, porque recuerde que es un Sacramento y se hace en la Presencia de Dios padre, sin embargo, para muchos todo se trata de materialismo y las trampas exteriores. Muchos de los que reciben el Sacramento del Matrimonio no reconocen su importancia a partir de entonces. Muchos rompen sus votos tan fácilmente. ¿Por qué hacen esto? ¿Por qué hablar de boquilla a esta santísima unión solo para separarse poco después? Esta es una burla de una de las uniones más importantes bendecidas por la Mano de Mi Padre Eterno. Muchas personas no prestan atención a la Voluntad de Mi Padre de que ningún hombre se deshaga de tal unión a partir de entonces, sin embargo, muchas personas se divorcian, lo cual es una ley no reconocida por Mi Padre. El divorcio es una manera fácil de huir de sus responsabilidades. Todos los matrimonios se hacen en el Cielo. Ningún hombre puede destruir un matrimonio sin ofender a Mi Padre.

Primera Comunión

Recibir Mi Cuerpo en el Sacramento de la Eucaristía por primera vez es otro ejemplo de cómo se burlan de Mí. Muchos padres no prestan atención a la importancia de que sus hijos reciban el Pan de Vida. Están más preocupados por lo bien vestidos que están sus hijos, en lugar del maravilloso regalo que están recibiendo. Este Don los llevará a la salvación. Sin embargo, el materialismo, que rodea el evento, no tiene nada que ver con sus almas. Para Mí, la parte más triste es que a estos niños pequeños no se les está hablando de Mí. El amor que tengo por los niños pequeños lo abarca todo. Cuando reciben la Sagrada Eucaristía, con pleno conocimiento de lo que están recibiendo, entonces sus almas se vuelven puras. Cuanto más me reciban de esta manera, más fuerte será su fe.

Recuerda, sin los Sacramentos, tu fe se debilita. Después de un tiempo, si tu alma está desprovista de Mis bendiciones especiales, se vuelve latente. Toda fe en Mí y en Mi Padre Eterno desaparece con el tiempo con sólo un pequeño destello de reconocimiento que se enciende de vez en cuando. Regresa a Mí a través de los Sacramentos. Muestren respeto por los Sacramentos de la manera en que se supone que deben hacerlo y realmente sentirán Mi Presencia nuevamente.

Recuerda, los Sacramentos están ahí por una razón, porque son los nutrientes que necesitas para la vida eterna del alma. Sin ellos tu alma morirá.

Los amo a todos. Por favor, abrázame apropiadamente, respetando los Sacramentos que se te han dado como un regalo de Dios el Padre Todopoderoso.

Negligencia desastrosa

Es, y lo es en el más alto grado, el de muchas familias con sus enfermos, a quienes no hacen las provisiones adecuadas, en caso de gravedad, para recibir los santos sacramentos.

Proporcionar las últimas ayudas de la religión a los enfermos no es sólo un acto de caridad meritoria a los ojos de Dios, sino también un deber sagrado que no puede ser infringido sin incurrir en una terrible responsabilidad. Si uno es culpable de homicidio cuando deja que su prójimo muera de hambre, ¿Qué nombre se le puede dar al horrible crimen de dejar que un alma perezca al no suministrarla con la ayuda de nuestra santa religión?

Y, sin embargo, ¡cuán a menudo la experiencia nos muestra que este crimen es cometido incluso por familias católicas! Ya sea por terrores quiméricos o debilidad inexcusable, el sacerdote es llamado lo más tarde posible y, a veces, cuando la persona enferma ya está privada de sus sentidos. No estamos hablando aquí de aquellas familias que esperan ex profeso a que el enfermo entre en agonía y que hacen de la religión una vana formalidad de pura conveniencia. ¡Apartemos nuestros ojos de tal indignidad! Hablamos de aquellas familias en las que todavía hay suficiente fe para considerar los sacramentos como cosas santas, para desear que los enfermos los reciban con un carácter cristiano, y sin embargo, no se les dice que se confiesen hasta después de que se pierda toda esperanza de curación. ¿Y qué suele pasar en este caso? Uno todavía duda, el momento se retrasa; se declaran los terribles síntomas; luego se apresuran, corren en busca de un sacerdote, pero llegan tarde, ¡todo ha terminado! ¡Dios no quiera que seas tratado de esta manera en tu última hora!

Pero, ¿qué es lo que detiene en el cumplimiento de esta sagrada misión? – «No me atrevo a hablarte de sacerdote», dices, «temo asustarlo.» -E incluso si tuviera miedo, ¿preferirías exponer su alma a la condenación eterna o a una larga expiación en el purgatorio? ¡Para asustarlo! Pero si estuviera durmiendo al borde de un abismo, o en una casa invadida por las llamas, ¿dudarías en despertarlo para no asustarlo?

Dices que llamarás al sacerdote cuando el enfermo pregunte por él, pero ¿no sabes que los enfermos rara vez se dan cuenta de lo graves que son? Es vuestro deber preparar al enfermo, para que pueda recibir ayuda religiosa a tiempo. Acude a tiempo a tu parroquia o al sacerdote de tu conocido, quien te facilitará el cumplimiento de este grave deber.

Destierra de tu mente la falsa preocupación de que la persona enferma se asustará si le hablas de los sacramentos.

La experiencia enseña que el enfermo sabe que el sacerdote viene a llenar a su lado el más dulce y beneficioso de todos los ministerios, a purificar y consolar su alma, a traerle, finalmente, en medio de la angustia más cruel, la paz y la dulzura de Jesucristo.

Lo primero que hay que hacer cuando uno nota que un enfermo está en peligro, es llamar al párroco o confesor, para que pueda administrar los sacramentos de la Penitencia, la Eucaristía y la Extremaunción y aplicarle la indulgencia plenaria en el artículo de la muerte (pocos, muy pocos saben de esta gran gracia. Exigirlo al sacerdote.

catolicidad.com

Espiritualidad matrimonial

Hay maridos y mujeres que sienten celos de Dios, en lugar de verle como lazo de unión entre ellos, lo ven como factor de separación, como si hubiera una vil competencia entre Dios y un ser humano, pues Dios nunca es un rival.

No caen en la cuenta de que, evitando que el cónyuge frecuente a Dios, va en detrimento de su propio matrimonio. Si el cónyuge accede a quitar a Dios de su corazón y poner al otro en ese lugar, no alcanzarán nunca la felicidad, y se corre el peligro de que desaparezca el mismo matrimonio.

Eso le lleva al hombre a ser un déspota contra el otro ser humano. Si el cónyuge accede, el otro irá adquiriendo cada vez más dominio sobre él. Porque si Dios no es Dios para ti, irás en busca de otros dioses, y el déspota se tiene a sí mismo como dios.

Exigiendo al otro que deje su camino de unión con Dios, lo llevas a ser cada vez más infeliz. Nosotros nunca podemos dar lo que Jesús da. Si cada uno ocupa su lugar de criatura, llegará a la felicidad.

La criatura encuentra su Plenitud sólo en Quien la puede dar. Estanos en amistad con Dios, están más completos, más plenos y más íntegros para poder darse el uno al otro. Son más dueños de sí m ismos, se conocen más y se van perfeccionando para hacer que ese amor sea más maduro y auténtico. Cuanto más separados estén los cónyuges de Dios habrá más infelicidad y más vacío.

La sexualidad no puede dar lo que promete, vivida fuera de la castidad. Si uno acude al matrimonio con ideas sacadas de la pornografía sobre lo que es la sexualidad, no amará, usará al otro para el propio beneficio y no en beneficio del amor.

Si una persona usa su sexualidad como un fin en sí mismo, de proporcionar placer y no lo ve como un don, nunca amará. Un amor infecundo nunca es un amor oblativo, no es don, es egoísmo puro. Un amor cerrado a la vida nunca será real.

La castidad es el freno para que la sexualidad no se convierta en animalidad. Poner las relaciones sexuales en un lugar que no le corresponden dentro del matrimonio, da lugar a muchas decepciones y a muchas rupturas.

La plenitud del hombre nunca se puede alcanzar en la sexualidad. La sexualidad no es en sí plenitud de don o plenitud de gozo. El hombre no alcanza su plenitud en la unión sexual. La sexualidad humana sólo alcanza su redención dentro de la vida de la Gracia, es decir, dentro de la armonía con la voluntad de Dios. Sin la vida de la gracia, el hombre tiende a dominar, y la mujer, a dejarse dominar. Sin Vida de la Gracia, la sexualidad es una esclavitud. Hay que vivir en gracia y perseverar en ella. Las desviaciones y perversiones nos esclavizan más. ¡No nos dejemos engañar! Nos manchan la vista, el pensamiento, la imaginación, el alma. Nos incapacitan para amar de verdad. El otro es sólo un “objeto para el uso”, un objeto de placer, que se abandona o se cambia por otro cuando está gastado, o se abandona ante la vista de algo más apetitoso. El matrimonio no es para usarse, es para darse, para donarse. Así se alcanza el verdadero amor y la plenitud y eso supone esfuerzo. En la vida de la gracia no se puede avanzar sin esfuerzo.

«¿Cuál es tu secreto, Teresita?»

 los detalles de santidad en la vida de la pequeña misionera

Su funeral fue este sábado: el padre Álvaro Cárdenas ofrece testimonios sobre la niña

Teresita recibe el sacramento de la Extremaunción de manos del padre Ángel Camino, quien tramitaría con prontitud su nombramiento oficial como misionera.

Este sábado se celebró en la parroquia del Corpus Christi de Las Rozas el funeral por la niña Teresita Castillo de Diego, fallecida el pasado 7 de marzo a los 10 años de edad a consecuencia de un tumor cerebral contra el que luchó durante cinco años.

La vida y muerte santas de la pequeña se conocieron enseguida, en particular por el hecho providencial de que, pocas fechas antes de su muerte, pudiera hacer realidad su deseo de ser misionera, siendo nombrada oficialmente como tal por uno de los vicarios de la archidiócesis de Madrid, el padre Ángel Camino. No se trató solamente de satisfacer una ilusión infantil: había en Teresita una decisión activa de ofrecer sus sufrimientos por las misiones para que muchos niños conozcan a Jesús y sean felices con Él en el cielo.

Teresita, en la cama del hospital.

Éstas son algunas de las frases que repetía Teresita en sus últimos meses, y con las que se consolaba y fortalecía en sus dolores: «¡Estoy enamorada de Jesús!», «¡Me voy al cielo!», «¡Amo mucho a Jesús!», «¡Quiero ser misionera!», «¡Ya soy misionera de verdad!», «¡Quiero llevar a los demás con Jesús!», «¡María, mírame!»

La carta con la que el padre Camino daba a conocer estos hechos se viralizó pronto y trascendió fuera de España, hasta el punto de que el caso de la niña fue considerado por el padre Juan Esquerda Bifet, formador de misioneros en Roma durante décadas, digno de ser difundido por todo el mundo.

El padre Álvaro Cárdenas, quien la conoció y trató personalmente y ha escrito sobre su muerte «en olor de santidad», nos ha remitido un escrito en el que recoge la vida de la pequeña con multitud de detalles sobre su vida recogidos de testimonios de sus familiares y amigos directos. 

¿Cuál es tu secreto, Teresita?

Por Álvaro Cárdenas

El domingo 7 de marzo de 2021, día de las santas mártires Perpetua y Felicidad, la niña de diez años Teresita Castillo de Diego dejaba este mundo, como había anunciado meses antes, para irse al cielo con Jesús. Lo hacía como misionera, ofreciendo los sufrimientos que le provocaba un tumor en la cabeza, con el que había estado luchando desde los cinco años.

En su último ingreso en el hospital los sufrimientos se agravaron. Dos meses antes había dicho: “¡Estoy enamorada de Jesús!” “¡Quiero ser misionera!” Y a su padre: “¡Papá, me voy al cielo!” El día de la Virgen de Lourdes, Jornada Mundial de los enfermos, recibió en el hospital la visita del Vicario Episcopal de la VIII Vicaría de Madrid, el padre Ángel Camino. Él la nombró allí mismo misionera. Teresita expresó su alegría a su padre: “¡Papá, ya soy misionera de verdad!” Fortalecida en su entrega total a Jesús por la salvación de todos, ofreció como misionera sus acervos dolores hasta el final para volar con Jesús al cielo. Su testimonio está corriendo como la pólvora por el mundo entero.

¿Quién es Teresita? ¿Qué puede tener de extraordinaria una vida tan corta?  ¿Cuál ha sido el secreto de su alegría y de su entrega como misionera a Jesús por los demás? ¿Cuál es la razón de su asombrosa alegría y del atractivo que está provocando por todo el mundo?

Pequeña y simpática niña rusa adoptada por Eduardo Catillo y Teresa de Diego

Nació en Rusia el 11 de agosto de 2010, día de Santa Clara. En abril de 2014, con tres años y medio, viene a España con sus nuevos padres, Eduardo Castillo y Teresa de Diego.

Hecha hija de Dios e incorporada a la Iglesia

Una vez en España, Teresita recibe el don del bautismo en su parroquia de Nuestra Señora de Los Arroyos, en El Escorial (Madrid), el 2 de agosto de 2014, festividad de nuestra Señora de los Ángeles. Tenía cuatro años. Recibió el nombre de María Teresa de los Ángeles. Su bautismo será el comienzo de su corta pero fecunda vida terrena unida a la Virgen y a Jesús.

Ese día recibió por primera vez al Espíritu Santo y el cielo comenzó a habitar en su pequeño corazón de niña. Ese mismo día recibió también el escapulario de la Virgen del Carmen. Desde entonces la Virgen la acogerá bajo su particular protección, la guardará su manto y la conducirá a su Hijo.

Descubriendo a Dios y abriéndose al significado de la vida en la Iglesia doméstica de su familia y en su colegio

Como Jesús, Teresita “fue creciendo en edad, sabiduría y gracia ante Dios y los hombres” (Lc 2, 52). Lo hace en el seno de un hogar con profundas raíces cristianas. A través de la oración en familia, de su participación con su madre en la misa diaria, y de la vida de fe y de amor a Dios de sus padres, de sus abuelos, de sus tíos y de sus primos, Teresita descubre a Jesús.

La entrega alegre de las monjitas de su colegio de Veracruz colabora en su crecimiento en la fe. También conoce la vida de los santos. Se maravilla con Santa Perpetua, joven mártir de unos veinte años y madre de un niño de pecho, que en el año 203, en la ciudad de Cartago, junto a su sierva Felicidad, se negó a apostatar de Cristo, afrontando el martirio por no separarse de Él ni perder su salvación. ¡Jesús vino a buscarla para llevársela con Él el domingo 7 de marzo, día de santa Perpetua y Felicidad!

Luchando desde los cinco años con un tumor en el cerebro: cinco años de camino hacia la cruz

En noviembre de 2015, a la edad de cinco años y medio, le descubren un tumor en la cabeza. Comienzan para ella cinco años de pruebas, biopsias, intervenciones quirúrgicas, quimioterapia,  tratamiento de protones, todo esto llevado con alegría, y las once operaciones de su cabeza en sus últimas seis semanas de vida. En diciembre de 2021 empeora. Es ingresada en el hospital en enero. No saldrá de él más que para ir al cielo con Jesús, como había soñado.

Niña que gozaba de su familia

En medio de ese calvario para un niño, Teresita amaba intensamente a su familia, a sus padres, abuelos, tíos y primos. Gozaba con ellos. Tuvo una relación particularmente intensa con su tía materna y madrina suya Marta, y con sus seis primos. Cada vez que cualquier miembro de la familia visitaba su casa, se llenaba de alegría y salía corriendo a recibirlos. Disfrutaba con todos y con cualquier plan. Estaba siempre atenta y disponible para ayudar, tomando muchas veces la iniciativa.

Una niña muy normal

Le encantaba ir al parque, montar a caballo, nadar en la piscina y bañarse en la playa en verano. También jugar con sus amigos, y muy especialmente con sus primos. Entre sus películas favoritas estaban Marcelino pan y vino y Las apariciones de Fátima y los dibujos de Santas Perpetua y Felicidad y Santa Teresa de Calcuta. También le encantaban PocoyóHeidiMasha y el oso y La patrulla canina.

Le encantaba llamar por teléfono a su familia y enviar mensajes para felicitarles en sus cumpleaños y en sus santos, para saludarles, contarles lo que había hecho y preguntarles cómo estaban. Siempre terminaba enviando dos sonoros besos. 

Simpática, sociable, jovial, alegre, vehemente, decidida y atenta a cada uno

Teresita siempre ha sido una niña muy alegre, cariñosa, simpática, muy sociable y atenta a los demás. Se entregaba intensamente a todo, viviéndolo con gran pasión. Cuando uno estaba con ella no parecía que estuviera enferma. Le encantaba contar a todos chistes divertidos. Hacía sentirse importante y única en el mundo a cualquier persona. Saludaba siempre a la gente con la que se encontraba, a los policías, al cartero, a los niños que se encontraba en el parque, a las personas que veía pasar desde su casa.

Tenía una particular sensibilidad por los pobres, con los que se paraba a hablar, los abrazaba y se hacía amiga de ellos. Vivía feliz y despreocupada, atenta a querer y a hacer felices a todos. Su simpatía, su atención y preocupación por todos, su ingenua espontaneidad y su radiante alegría, hacía que todos se sintieran encantados y felices con ella.

Alma eucarística

Vivió en su ingenuidad de niña una profunda vivida eucarística. Iba a misa todos los días con su madre, deseó vivamente y se preparó para recibir su primera comunión. El 18 de  mayo de 2019, a los ocho años de edad, la recibió con gran alegría en su colegio.

Teresita, el día de su Primera Comunión.

En su libro de recuerdos de ese día Teresita escribió: “Sentí que Dios me quería y me amaba, y que me invitaba al cielo”. Desde entonces se confesaba a menudo, comulgaba cada día y visitaba a Jesús en el Sagrario, adorándole en la adoración mensual de niños en su parroquia.

¡Estoy enamorada de Jesús! ¡Quiero ser misionera!

El 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, en un encuentro en el Centro Belén de Colmenarejo para preparar la Navidad exclamó con gran determinación: “¡Estoy enamorada de Jesús!” Y también: “¡Quiero ser misionera ya!”. El amor de Jesús en ella le hacía desear la salvación de cuantos no conocían su amor y estaban lejos de Él.

Teresita mostraba  así una relación con Jesús que pasaba desapercibida a primera vista a los ojos de quienes la contemplaban y una madurez cristiana inusual para una niña de su edad. Su deseo de ser misionera crecía cada día más. Durante su último ingreso en el hospital no dejaba de decir que quería ser misionera.

“¡Me voy al cielo!”, y soñando con él

A finales del mes de octubre de 2020, estando a solas con su padre se sentó ante él y le dijo: «¡Papá, me voy al cielo!«. Su padre cambió de conversación. Ella volvió a repetirle muy seriamente y con determinación: «¡Papá, me voy al cielo!».

Teresita, con una imagen de Carlo Acutis.

Teresita, con la imagen de Carlo Acutis que la acompañó en sus últimos días. Conocía y admiraba la obra de difusión eucarística de este joven italiano.

Cuando la ingresaron en el hospital en noviembre de 2020 le dijo a su madre que había soñado con el Cielo y que había visto al abuelito (fallecido en abril de ese mismo año). El 2 de enero ingresó por última vez en el hospital. Al día siguiente, estando en reanimación, le dijo a su madre que había vuelto a ver el cielo y al abuelito. También le dijo que había visto a Dios, que le había dicho que quería ver a Carlo Acutis, y que Él se lo enseñó.

¡Ya soy una misionera de verdad!

El 11 de febrero de 2021 el Vicario de la VIII Vicaría de Madrid, el padre Ángel Camino, visitó el Hospital de la Paz. Tras celebrar la misa y saludar a los médicos y enfermeras, recibió la invitación de conocer a Teresita, que estaba ingresada en la UCI infantil. Cuando le vio  Teresita, le dijo: “Ya sé a qué vienes”. Él le preguntó: “¿A qué vengo?” Teresita respondió: “A traerme a Jesús”. El Vicario se sorprendió. Su madre la explicó que era el Vicario de Madrid y que venía de parte del obispo.

Teresita le dijo al Vicario: “¿Sabes una cosa? Yo pido para que muchos niños conozcan a Jesús”. Su madre le dice: “Teresita, dile al Vicario lo que quieres ser”. Teresita respondió: “¡Yo quiero ser misionera!”

Aquella respuesta decidida de Teresita conmovió profundamente al Vicario. En ese mismo momento el Vicario le respondió: “Bajo mi autoridad yo te constituyo misionera”. Y le prometió que le traería por la tarde una cruz de misionera y su nombramiento como misionera. Le impartió el sacramento de la Unción de los enfermos, la bendición papal y le dio la comunión. Al terminar, Teresita, llena de radiante alegría, envió este mensaje a su padre: “Papá mira, me acaban de dar la Unción y me han dicho que yo ya soy una misionera de verdad”.

El Vicario tras salir del hospital compró un pergamino y dio instrucciones en la Vicaría para que preparasen el nombramiento. Por la tarde lo imprimió y se lo llevó a Teresita al hospital, junto a la cruz de misionera. Al entregarle la cruz  de misionera Teresita dijo: “Cuelga ahí la cruz para que la vea bien y mañana la llevaré al quirófano. ¡Ya soy misionera!

Era el día de la Virgen de Nuestra Señora de Lourdes. Habían pasado dos meses desde el día de la Virgen de Guadalupe en que había dicho: “Estoy enamorada de Jesús”; “¡Quiero ser misionera ya!”

¿Escuchó acaso la Virgen el deseo de su pequeña Teresita? ¿Dejó acaso que ese deseo creciera en ella los meses siguientes, para a través del Vicario de Madrid hacerlo realidad?

¿Por qué quería tanto ser misionera?

Dos días después de su nombramiento, estando en su camita del hospital, una amiga de su madre, que es catequista, le preguntó por qué quería ser misionera, para que sus niños de catequesis lo pudieran escuchar. Teresita, con voz muy tenue y entrecortada,  respondió: “Porque es que así estoy más cerquita de Jesús y me siento más  santa; porque quiero llevar a los demás con Jesús, y también porque quiero llevar a los niños que no le conocen con Jesús, para que vayan al cielo, felices para siempre, siempre”.

Y preguntada por su madre por qué quería ser misionera dijo: “Ser misionera es para llevar a la gente al cielo”. Su madre le volvió a preguntar: “¿Y qué haces como misionera?” Y Teresita respondió: “Hablar de Jesús siempre y dar alegría. Y estos días que he estado malita lo he estado ofreciendo por la gente, por ejemplo por alguien que está malito, por los sacerdotes”. Su madre le volvió a preguntar: “¿Qué les dirías a los niños para animarles a ser misioneros?” Teresita respondió: “Siendo feliz, siendo amigo de Jesús y estar siempre junto a Él”.

Santa Teresita del Niño Jesús junto a ella en el hospital

Durante su último ingreso en el hospital, la reliquia de Santa Teresita del Niño Jesús le acompañó todo el tiempo. No pudiendo su tía y madrina estar con ella, le dejó una reliquia de Santa Teresita del Niño Jesús que ella tenía, para que le acompañara durante su estancia en el hospital. Cuando estaba sola, Teresita cogía la reliquia, se abrazaba a ella y la besaba. La patrona de las misiones estaba sosteniendo la entrega misionera de la pequeña Teresita española, que como ella, se había ofrecido como víctima al Amor Misericordioso del Corazón de Jesús por la salvación de los que no conocen su Amor.

Misionera por la ofrenda y el sufrimiento

A Teresita no le gustaba nada sufrir. Quería curarse y disfrutar del amor de los que la rodeaban, y de la vida. Pero comprendió que el sufrimiento, la enfermedad y el mal, forman parte de la vida. También comprendió que podía hacer como Jesús: aceptar todo eso y ofrecérselo para unirse más a Él y para ayudarle a salvar a los demás. Conocer a los niños de Fátima le ayudó mucho a ver de otra manera a los sacrificios y sufrimientos, y a ofrecerlos como ellos por la salvación de aquellos que no conocen el amor de Jesús.

Al ofrecimiento de los sufrimientos se le unió el descubrimiento de la Madre Teresa de Calcuta, y con ella la compasión, tanto por Jesús, que tiene sed del amor de los hombres, como por los hombres especialmente por los que sufren, a los que por su enfermedad se sentía particularmente unida, y por los que estaban lejos de Él.

Entonces se unieron en ella el sentido de la misión y de la ofrenda del sufrimiento, haciéndose consciente de que su misión era la de ayudar a Jesús y a los hombres con su oración y sus sufrimientos.

Teresita aceptó libremente su ofrenda a Jesús. Cuando a mediados de enero su salud empezó a empeorar, estaba separada de su madre por el covid, y los dolores eran cada vez más intensos, se quejó a su madre diciéndole: «No puedo más, mejor me desapunto de ser misionera». Su madre la animó diciéndole: “Venga Teresita, tú puedes, ya eres misionera”. Entonces Teresita dijo: “Bueno, lo intentaré una vez más”, dando a entender que sabía que su misión estaba unida a la aceptación y a la ofrenda de sus sufrimientos. Ese fue el momento en que Teresita, plenamente consciente, le ofreció a Jesús todo, recibiendo de Él el don de fortaleza para sufrir todo lo que le quedaba. Su nombramiento como misionera, los mensajes que recibía del Vicario y los que le llegaron de varios misioneros y sacerdotes pidiéndole su oración y el ofrecimiento de sus dolores por su misión,  la confirmaron en su entrega a Jesús y en la ofrenda de su vida hasta el final.

¡El domingo 7 de marzo comenzó su misión en el cielo!

El domingo 7 de marzo terminó su ofrenda aquí en la tierra, entregando definitivamente su alma a Dios, para continuar su misión desde el cielo. Y parece que se ha tomado muy en serio su misión. Desde que Jesús se la ha llevado con Él, no ha dejado de conmover a muchos corazones fríos e indiferentes, ha sorprendido y llenado de alegría a misioneros y misioneras del mundo entero, y está tocando el corazón de multitud de niños y jóvenes, de pequeños y mayores, de matrimonios, consagrados y consagradas, de seglares y sacerdotes, y no sólo en España sino en el mundo entero.

Como entraba en el corazón de los que la rodeaban y se hacía amiga de ellos, está entrando ahora también en el corazón de los que la están conociendo haciéndose amigos por todas partes.

¿Una nueva intercesora en el cielo?

El propio padre Ángel Camino Lamela, en el responso dirigido por Teresita el mismo día de su fallecimiento, dijo conmovido a la familia y a los fieles allí reunidos: “Si Teresita no está en el cielo, no hay nadie”.

Misa en el entierro de Teresita.

Misa en el entierro de Teresita.

Y días más tarde expresaba a la revista Ecclesia la profunda huella que Teresita había dejado en él: «No puedo seguir siendo el mismo. Quiero ser más auténtico, más niño y dar testimonio… Con muchísima prudencia he decir que hay signos de santidad.  Y hablo por mí, sin ser para nada santero. Pero si la historia de Teresita dentro de unos meses sigue estando presente, habrá que pensárselo. En Roma dan muchísima importancia a la santidad de los niños».

Quien tenga algún recuerdo de Teresita, quiera recibir noticias de ella, enviar lo que le ha supuesto su entrega misionera o favores recibidos de ella, puede escribir a esta dirección: teresitacastillomisionera@gmail.com

Predicar, confesar, esquiar, ir en Kawasaki, pintar iconos rezando… el día a día del padre Jim

«La mayor injusticia del mundo es olvidarse de agradecer a Dios», enseña

El padre Jim Perkl evangeliza pintando, en moto o en las plazas de toros

Jim Perkl, de 62 años, es sacerdote en Burnsville (Minnesota, EEUU). Los feligreses de su parroquia le conocen por su espesa barba blanca y sus peculiares aficiones: deporte, su moto Kawasaki y su pasión por pintar iconos.

Conoció su vocación en un lugar milagroso

Conocí mi vocación en el estanque de Betesda, en Jerusalén, durante un programa de estudios en el St. Olaf College”, cuenta en The Catholic Spirit. Era 1979 y aquel mismo día “mis compañeros dijeron que `ya que estamos todos de viaje, ¡no nos afeitaremos!´ Así empezó todo”, recuerda el padre Jim, que desde aquel día luce una frondosa barba, hoy blanca.

En 1984 se ordenó sacerdote. “Tras ordenarme, estaba en el seminario de St. John Vianney trabajando como director espiritual cuando escuché que se impartían unas clases de iconos. Nunca había cogido un pincel”, explica el sacerdote, aunque admite que sus padres sí pintaban.

Aprendió así a escribir iconos (pues, según la tradición griega, los iconos se ‘escriben’, no son meramente pintados). Esta disciplina se convirtió en su “otra forma de predicar y de anunciar el Evangelio”.

Para el padre Jim, “la pintura de iconos es un regalo de Dios. Él tiene su propia manera de relacionar ideas y sucesos, y la pintura de iconos, por ser un proceso silencioso y que favorece la oración, me ha ayudado en esa reflexión”.

¿Casualidades o señales de Dios?

Perkl recuerda algunas sorpresas que le han sucedido realizando algunos iconos. “Por ejemplo, hice uno para la sala de San Olaf en el seminario de San Pablo. Estaba realizando los últimos detalles y añadiendo pequeñas impresiones en el halo dorado. Era de noche y yo estaba muy cansado, pero de repente me vino un curioso pensamiento: `¡Cuéntalas! ¿Estás seguro de que quieres hacer más impresiones? Quizá ya esté terminado…´”.

Jim se apresuró a contar las impresiones y descubrió que eran 84, el año en que fue ordenado. “El sacerdocio te da un asiento de primera fila ante la vida, y los iconos te ayudan a pintar aquello que ves. Aquel icono, con sus 84 impresiones que significaban mi ordenación, era una anticipación de los seminaristas que contemplasen con aquel icono su próxima ordenación”.

padre_Perkl_iconos_interior

El padre Jim Perkl, con algunos de sus iconos. A la izquierda, el Buen Pastor para la misión de Risen Savior en Filipinas (Catholic Spirit)

Sus iconos han dado la vuelta al mundo

Jerry y Barb Krosnowski son dos feligreses de la parroquia del padre Perkl en Burnsville que luchan contra el hambre en el Tercer Mundo. Desde 1967, Risen Savior Missions, el proyecto de este matrimonio, ha enviado a Filipinas más de 56 millones de comidas a los más necesitados, y el sacerdote quiso agradecerles su trabajo.

Hice un icono del Buen Pastor para Jerry y las misiones, para mostrar como su proyecto ayuda a los niños y a los más necesitados, alimentándoles e impartiéndoles la eucaristía”, explicó el sacerdote, que  incluyó fotografías de los niños junto a la alegoría de Cristo del Buen Pastor.

Desafiando un toro en España

Preguntado por sus aficiones, el sacerdote menciona que le gusta esquiar, patinar y caminar. 

Recuerda especialmente “el año sabático que tomé antes de la pandemia. Hicimos el Camino de Santiago en España. Era el tercer pueblo por el que pasábamos en el que veíamos toros, y pensé: `El hombre contra el toro, vamos a hacerlo´”. Iban a correr delante de los animales.

“El toro nos embistió tres veces. Después hubo bebidas para todos, nunca había visto a gente tan feliz, pero mi sabiduría me dice que no vuelva a correr delante de los toros”.

El padre Perkl también tiene “una motocicleta, de la vieja escuela”, matiza: Una Kawasaki Concours 2000. “No la uso como medio de transporte diario, solo para hacer viajes largos, me resulta muy relajante. Un amigo de un feligrés se enteró de que necesitaba una moto, y entre los chicos de los Cursillos y los Caballeros de Colón me la regalaron”.

Jim Perkl imparte la bendición a un conductor en una carretera helada

El sacerdote Jim Perkl imparte la bendición a un conductor (Catholic Spirit)

«¿A quién amas?», pregunta en las confesiones

Perkl disfruta viendo los frutos espirituales de la confesión.“Cuando me encuentro con penitentes que no saben ni por dónde empezar, les preguntó que a quién aman. Suelen responder que a su familia, a Dios y a los demás”, menciona el padre Jim.

“Entonces les preguntó de qué modo han hecho daño a sus seres queridos y comienzan a hablar de todo lo que han ocultado durante años. Ahí es cuando comienza el sacramento de la penitencia, y empiezan a sentir alivio de la carga que han llevado durante tanto tiempo. Es precioso presenciar la sanación espiritual del Señor”.

Reservar un lugar de oración en casa

 “Jesucristo siempre desea penetrar profundamente el corazón de los fieles”, menciona el padre Perkl, refiriéndose a la importancia de la oración. “Antes de la pandemia, el padre Tim y yo invitamos a nuestros feligreses a reservar un lugar de oración en sus hogares, para darle a Jesús un lugar de descanso en el hogar.

El sacerdote concluye remarcando la importancia de la oración. “El domingo es el día de descanso, y oración. La mayor injusticia del mundo es olvidarse de agradecer a Dios, que todo lo provee”, explica. “Haciendo caso a la gracia en nuestra vida, nos aguarda un maravilloso mensaje que espera a ser descubierto”.

Es la esposa de un sacerdote católico pero defiende el celibato sacerdotal

Esta es su argumentación

Andrea Erdman con los niños en Disneyworld, en verano de 2016, cuando todos en casa eran solo laicos católicos novatos

«Estoy casada con un sacerdote católico», escribe Andrea Erdman. Y es cierto: Andrea Erdman es la mujer del padre Jonathan Erdman, y madre de sus hijitos Sarah, de 9 años, Joseph, de 7 y los gemelos Gabriel y Naomi de 4. Y con un bebé de camino. 

Los Erdman dejaron la Iglesia Episcopaliana (anglicanos de EEUU) en enero de 2016 y se hicieron católicos en verano de ese año. Jonathan, licenciado en Psicología, llevaba 12 años como pastor  episcopaliano. También el padre y el hermano de él son pastores episcopalianos. Ellos lo han asumido con realismo y tranquilidad. Cuando Andrea dice que conoce muchas mujeres de clérigos, habla en serio, las tiene en la familia. 

Andrea y Jonathan, de sacerdote episcopaliano

Después de un año como laico católico, desde julio de 2017 Jonathan Erdman es ahora sacerdote católico, encargado de la nueva y pequeña comunidad de Nuestra Señora y San Juan, en Louisville (EEUU), formada por ex-episcopalianos que hoy son católicos. Celebra la misa en la parroquia de San Martin de Tours de esta ciudad, los domingos por la tarde. 

Se hizo católico, dice, porque buscaba fe enraizada en la tradición y la razón» y porque deseaba «verdadera unidad con la Iglesia que Cristo fundó y unidad con el sucesor de los apóstoles». En la prensa local no da más datos, pero en la web anglicana conservadora VirtueOnline se explica además que algunos parroquianos anglicanos progresistas le presionaban para que celebrara bodas del mismo sexo, denunciándole ante su obispo episcopaliano porque se negaba. Eso fue el detonante para dejar una denominación ya sin «tradición» ni «razón». 

 El padre Erdman con los niños

Su esposa Andrea ha escrito un texto (aquí) explicando por qué ella, como esposa de sacerdote, apoya la disciplina de la Iglesia Católica de rito latino que sólo ordena como sacerdotes a hombres casados en situaciones muy excepcionales, siempre clérigos de probada virtud y capacidad paternal llegados desde el protestantismo.

Es el caso de los 60 sacerdotes en el Ordinariato de la Cátedra de San Pedro, creado hace seis años por Benedicto XVI, que hoy cuenta en EEUU y Canadá con 44 comunidades y unos 6.700 fieles ex-anglicanos o ex-protestantes en su mayoría. 

El artículo se ha difundido mucho por la red en inglés. ReL lo ofrece ahora en español. 

De parte de la esposa del padre: una perspectiva sobre el matrimonio y el sacerdocio

por Andrea Erdman

Estoy casada con un sacerdote católico.

Si eso a usted le hace sentir confusión, lo entiendo. Hay muy pocas de nosotras, esposas de sacerdotes, y menos aún con niños pequeños. La mayoría de los católicos no tienen ni idea de que hay sacerdotes casados en el mundo.

Mi esposo y yo llevamos 15 años casados. Fue sacerdote episcopaliano durante unos 11 años antes de seguir la llamada a dejar la Iglesia Episcopaliana y venir a casa, a la Iglesia Católica. Entramos en plena comunión con la Iglesia Católica el año pasado a través del Ordinariato personal de la Silla de San Pedro (ordinariate.net). Tenemos cuatro niños deliciosos, y otro que viene de camino.   

Mi esposo y yo estamos bendecidos en esta vida que tenemos juntos, y abrumados agradecemos la merced de que la Iglesia le haya otorgado la ordenación y la dispensa de la ley canónica sobre el celibato sacerdotal por el bien de conducir nuestra nueva parroquia a la Santa Iglesia Católica.

Este ministerio nos permite la habilidad de llegar a las almas de formas únicas, y compartir las Buenas Noticias a través de las vidas que tocamos. Abrimos nuestro hogar para alimentar a amigos y extraños, confortamos a personas que viven un duelo o un trauma, y educamos a la gente en nuestra fe católica.

Tenemos un ministerio especial para los casados, los padres, especialmente aquellos que han sufrido la pérdida de un hijo durante el embarazo.

Yo soy el confort de mi esposo, su mayor fan, su crítica más dura, su compañera.

Cuando él yacía postrado en su ordenación, ante Dios y su obispo, de muchas maneras también yo yacía a su lado, entregándome toda a Dios y su Santa Iglesia. Nuestro hogar está lleno de luz, vida y gozo.

Es una bendición ser miembros del Ordinariato, donde nuestro obispo y su oficina trabajan en armonía con nuestro arzobispo local para proveer por nuestras necesidades espirituales, financieras y físicas. Puesto que nuestra parroquia recién creada es pequeña, nuestras finanzas están entretejidas con diversas fuentes de la arquidiócesis. Menaje, alojamiento, comida, pensiones, seguros, ropa y las facturas escolares de los niños las provee la generosidad de la Iglesia.

 En verano de 2016, como laicos, en Disneylandia

El obispo Lopes, nuestro obispo del Ordinariato Personal de la Silla de San Pedro, nos ha dado un capellán para familias de clérigos que ofrece cuidado espiritual directo y nutre con apoyo mutuo a otras esposas de clérigos en retiros de oración. Me  abruma esta gracia que nunca antes vi como esposa de clérigo. Aunque nunca seremos ricos, se anticipan cada una de nuestras necesidades.

Dicho esto… a algunos les puede sorprender que yo esté a favor de la actual práctica católica sobre el celibato sacerdotal.

No tengo duda de que las esposas e hijos de las tradiciones católicas y no católicas por igual son los primeros blancos de los enemigos de la Iglesia cuando un sacerdote se mantiene firme con la fe apostólica y la tradición.

Hemos recibido amenazas. Hemos recibido cartas llenas de odio. Se han burlado de nosotros y han conspirado contra nosotros. Otras familias se han hundido en problemas financieros, han perdido sus casas y empleos, pensiones, seguros, al servicio de la fe.

Muchas esposas que conozco tienen práctica en esconder sus heridas, mantener una fachada de perfección permanente, no mostrando nunca enfermedad ni dolor. Viven con miedo a que su debilidad exponga un rasguño en la armadura de su marido.

Aunque estas experiencias no son distintas a las de los laicos en otras carreras, pocos están preparados para que este tipo de experiencias se den en la vida de un sacerdote o su familia cuando el hogar, se espera, ha de ser un santuario y no un frente del campo de batalla.

Creo que esta es la razón por la que mi esposo y nuestro matrimonio fueron cuidadosamente examinados por nuestra oficina del Ordinariato y por el Vaticano antes de aprobar la ordenación de mi marido.

Mi esposo y yo tenemos un hermoso matrimonio, y la fuerza de nuestra familia y fe se han profundizado con las pruebas. Sin embargo, lo de mi esposo y yo es infrecuente.

Somos unos pocos que hemos prosperado en la tribulación por la gracia de Dios y la generosidad de la Iglesia. He visto muchas familias y ministerios caer bajo esta presión.

Creo que la actual práctica de la Iglesia respecto al celibato sacerdotal es una merced, una protección del ministerio sacerdotal y de la familia. El ministerio sacerdotal es una relación santa, un matrimonio con la Iglesia. La paternidad es un ministerio hacia la esposa y la familia. Hacer ambas cosas amenaza las fuerzas de ambos ministerios.

El sacerdocio casado es para esos hombres que han probado ser padres y maridos excepcionales y que son necesarios como sacerdotes para su comunidad.

El padre Erdman, ya como sacerdote católico, bendice a un compañero sacerdote

El sacerdocio casado ha de ser infrecuente, ejercido solo por el bien de la unidad a la Iglesia bajo extraordinarias circunstancias.

Si deseamos llamar a más hombres para el sacerdocio, tenemos que ser evangelizadores entusiastas y profundizar nuestra catequesis con los fieles. Creemos una cultura de fe profunda y discernimiento de la llamada de Dios y compromiso apasionado para sacrificarnos por Cristo, que se sacrificó por nosotros.