La amenaza de la «vacuna» anti Covid

Es oportuno subrayar que una mentira jamás será verdad aunque la mayoría piense que sí lo es, al igual que una verdad jamás será mentira a pesar de que todo el mundo así lo piense. Y es que a la verdad no se llega por consenso, o por democracia. La verdad es simple y llanamente la adecuación al ser.

Lo mismo sucede en el campo médico: no importa que una creencia o medida sanitaria la impongan los gobiernos, o la repliquen las revistas y agencias de salud. La verdad médica es la que se apega a las pruebas científicas y a los resultados.

Esto es lo que hoy está sucediendo con la dizque “vacuna” anti Covid. Casi todos consideran que es necesaria, que es segura, y que funciona, simplemente porque lo repite el gobierno y lo promueven las agencias médicas. Lejos de eso, nos encontramos ante un engaño colosal ideado y financiado por un grupito mundialista de gángsters cuyo propósito es provocar un genocidio a nivel mundial.

Comencemos por decir que ninguna de las marcas que están siendo inoculadas es realmente una “vacuna”. Una vacuna es un agente semejante al microorganismo que causa una enfermedad y se obtiene de formas muertas o debilitadas del microbio, sus toxinas o una de sus proteínas de superficie. Ésta se inocula a la persona y queda en cierto grado inmune a ese microorganismo que en un futuro pudiera entrar al organismo.

En cambio, lo que están inyectando es un suero experimental transgénico de nanopartículas metálicas (el 97% de los laboratorios usa óxido de grafeno, pero otros usan carbomagnetita, hidróxido de aluminio u otros metales magneticos). Éste adenovirus inocula Ácido Ribonucleico mensajero sintético para codificar y modificar el genoma humano transportando un vector que lleva esas nanopartículas a alterar el comportamiento inmunitario de la persona. Pero en absoluto contiene ningún germen que desarrolle anticuerpos.

Por ello, con toda propiedad no debería llamársele “vacuna” sino suero genético experimental. Y experimental porque aún no ha llegado a la fase 4 o 5 de estudio, también por los efectos negativos que está provocando en las personas y, sobre todo, por las consecuencias adversas que ocasionará a corto, mediano y largo plazo.

El campo electromagnético introducido modifica el comportamiento del organismo humano desde el genoma y, entre otras cosas se corre el riesgo de ocasionar una interferencia en el corazón, el cual funciona con un eje electrónico bipolar. Por ello, muchas personas han muerto de infarto inmediatamente después de la inoculación, o a los pocos días de recibirla. En otros casos se quedarán con insuficiencia cardíaca aguda para el resto de su vida.

La inversión eléctrica también produce precipitación de los glóbulos rojos y enlance de los mismos, por lo que se propicia la formación de coágulos. De allí las embolias pulmonares y cerebrales que se están ocasionando.

Una de las situaciones más perversas, para no poner en entredicho la propaganda gubernamental, es que no se está informando a la población acerca de todos los que están falleciendo a causa de la “vacuna”, número que se cuenta en decenas de miles de personas.

Steve Kirsch, fundador del Fondo para el Tratamiento Temprano de Covid y asesor del Comité de Vacunas Covid 19 de la Food and Drug Administration (FDA) de los EEUU expuso, en sesión pública del FDA el 17 de septiembre de 2021, que las vacunas están matando más gente que salvando. También explicó que las variantes de Covid son provocadas por las personas que han sido inoculadas.

Y aquí nos encontramos con dos mentiras que se repiten continuamente: la primera es que toda la gente vacunada que fallece se dice que murió a causa del Covid; y la segunda es que toda la gente con afectaciones pero que no se muere, dicen que los síntomas podrían haber sido peores de no haber estado vacunados. Este sofisma que se repite constantemente no tiene absolutamente ninguna prueba o estudio científico que lo sostenga.

Loretta Bolgan, farmacóloga experta en vacunas, informó que Moderna, Johnson & Johnson y Pfizer, en dos meses y medio han ocasionado más muertes que en la historia de 12 años de todas las vacunas, y que en tres meses AstraZeneca ha ocasionado en Europa más de 3,700 muertes por trombo embolias.

Por otro lado hay que tener en cuenta que las proteínas pico que se producen artificialmente son toxinas, proteínas patógenas que nos enferman, por eso los inoculados siguen contagiando a otros, y por ello entre las afectaciones a largo plazo más comunes en los “vacunados” serán el Parkinson, Herpes, Alzheimer y Cáncer. Y sobre todo, al haber alterado el sistema inmune artificialmente, la “vacuna” dejará a las personas inermes ante otros virus.

Tal vez por ello el Premio Nobel en virología Luc Montagnier escribió que “la vacuna provocará un genocidio en toda la humanidad en los próximos años”. Quienes no mueran de forma inmediata, sufrirán inevitablemente un destino mucho peor que la muerte. No solamente estarán saturados los crematorios, sino que habrá cientos de protestas sociales en todo el mundo pues la gente se sentirá engañada por sus gobiernos cuando descubran la verdad.

Otro de los efectos que se presentarán rápidamente es la esterilidad masculina y femenina, ya que las nanopartículas atacan en primer lugar los testículos (no los pulmones) así como la sincitina que la mujer necesita para el que él óvulo fecundado pueda anidarse.

Por último, es necesario hablar de los trastornos electromagnéticos del grafeno y de los otros minerales vectores, y es que éstos transforman a la persona en un emisor y receptor de ondas electromagnéticas y radiación (una de las razones por las que no se debe someter a ninguna persona inoculada a pruebas de Resonancia Magnética en seis meses después de haber sido “vacunadas”). Una vez integradas en las células neuronales, las nanopartículas de óxido de grafeno actúan como nano biosensores que tienen dos funciones: recoger las señales eléctricas de nuestros impulsos y pensamientos cartografiando el cerebro; y, neuromodular nuestros comportamientos, emociones y sentimientos. El grafeno se incita y multiplica cuando es estimulado por frecuencias electromagnéticas. De suyo, el grafeno se usa en medicina desde hace muchos años para manipular los canales nerviosos del cerebro.

Por ello algunos se preguntan si el complot mundial Covid-Vacuna no tiene que ver con la proliferación, especialmente en los EEUU y en Europa, de la nueva banda ancha de quinta generación (5G). Pensemos que la tolerancia humana oscila entre los 200 Herzios y los 400 Herzios. Son las ondas de que todos estamos rodeados por los wifi, teléfonos, radios y comunicaciones en general. Pues bien, las ondas 5G suponen una energía real de 1,200 Herzios, es decir el triple del 4G. A partir de los 400 Hz los órganos de las personas como la sangre comienzan a degradarse, sobre todo quienes viven en la proximidad de las antenas emisoras, y la primera manifestación es el insomnio y la desestabilización nerviosa.

Por el 5G, la pérdida de la mielina de las neuronas provocará un aumento exponencial de la enfermedad de ELA (esclerosis lateral amiotrófica), como consecuencia del barrido electromagnético. Otras afectaciones serán el cáncer, la pérdida del equilibrio, alergias severas de origen desconocido así como el incremento de la violencia y del suicidio.

Para tener una idea, el sistema AEGIS de los buques de guerra de la OTAN fueron alterados a distancia por ondas 5G de aviones rusos en el Mar Negro, y se considera, junto con el 6G, una de las mayores armas silenciosas de la nueva guerra electrónica entre China, Rusia y los EEUU.

En el futuro viviremos en un verdadero “océano” 5G. ¿Será por eso que el despliegue de estas torres nunca se detuvo durante la “pandemia”? Era de los pocos servicios “esenciales” que se mantuvieron. Con las posteriores pruebas de tecnología 5G en diferentes partes del mundo, la enfermedad COVID-19 se ha desarrollado en la interacción de los campos electromagnéticos externos y el óxido de grafeno que ahora está dentro de los cuerpos. Recordemos que todo comenzó en Wuhan. Esta fue la primera ciudad de muestra piloto en el mundo donde se instaló la tecnología 5G a fines de noviembre de 2019. Gran coincidencia en espacio y tiempo. ¿Qué es lo que quieren? ¿además de enfermarnos controlar nuestro intelecto y estado de ánimo?

Ahora bien ¿quiénes están detrás de este gran intento de genocidio mundial y cuáles son sus finalidades?

Desde luego, no hace falta mucha investigación para saber que los principales beneficiarios económicos son la Big Pharma, los Sistemas de Salud de los EEUU, las Agencias de Salud Pública, la OMS, la Fundación Bill Gates, la Food and Drug Administration (FDA), el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), los grandes inversionistas y toda la industria y los políticos lacayos que les hacen pleitecía.

Pero, concretamente, podemos elencar a la élite financiera globalista que además de enriquecerse tiene entre sus planes la reducción de la población mundial. Algunos de estos personajes han declarado públicamente que su meta es reducir la población de ocho mil millones de seres humanos a solamente uno y medio. Así lo han expresado sin reserva alguna Ted Turner, George Soros, Bill Gates, Rockefeller y todos aquellos que Daniel Estulin enumera en su libro Club Bilderberg, los cuales deberían ser denunciados por genocidio, terrorismo y asociación delictuosa.

Por cuanto al complot de la plandemia Covid se dividieron el pastel de la siguiente manera: Bill Gates se quedaría con el negocio de las vacunas; George Soros con el negocio de las pruebas PCR (el creador fue muerto 4 meses antes de su aplicación); el Dr. Anthony Fauci controlaría el negocio de las patentes y la doctora Shi Zhengli, en Wuhan, se encargaría de aumentar el nivel de contagio del virus y diseminarlo desde allí. Esto lo hizo en conjunto con el Dr. Ralph Baric, amigo de Fauci. Ambos son los responsables de haber convertido el SARS-CoV-2 en un arma biológica contra la humanidad.

A la Dra. Judy Mikovits, especialista en Biología Molecular que conocía a detalle este plan, Anthony Fauci le dijo “te voy a dar millones si te quedas callada”, cosa que Mikovists rechazó. Heroicamente tuvo que resistir la carcel como represalia y fue despedida del Instituto Whittemore Peterson para Enfermedades Neuroinmunes. Sin temor a equivocarnos, Judy Mikovits debería de ser propuesta para Premio Nobel.

Tedros Adhanom, quien no es médico pero lo pusieron como director de la Organización Mundial de la Salud, es un genocida culpable de la muerte de miles de personas en Etiopía al encubrir tres epidemias de cólera siendo ministro de Salud en su país. A él le tocó el papel de ser el cómplice de la ocultación de la pandemia desde la OMS. Cuando fue electo director de la OMS, los inconformes que protestaban en Ginebra llevaban cartelones que decían “quienes matan no curan”, pidiendo a la OMS el rechazo de Tedros. Además, es acusado como terrorista por Human Rights al haber cometido tortura y violaciones de represión política. Es un auténtico terrorista que perteneció al Frente marxista-leninista de Liberación Popular de Tigray.

Por su lado, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, tiene 30 imputaciones penales desde hace 25 años siendo denunciado como “genocida” sobre todo por las miles de personas que mató en los años 80s con su AZT. Desde el 2002 promovió cerca de 4,000 patentes de coronavirus, pruebas, enfermedades y compuestos de ARNm. Esto es muy raro, pues nunca registras patentes que no vas a comercializar. El 28 de abril de 2003, el CDC presentó el registro de la patente del SARS-Cov-2, y cinco días después, Sequoia Pharmaceuticals recibió $935,000 dólares y registró la patente (US 7151163) por un tratamiento con el mismo virus. ¿Cómo puedes registrar una patente para el tratamiento de un virus descubierto apenas 5 días antes? Es una simple pregunta.

Según el Dr. David Martin, lo que la CDC hizo fue pagar para mantener esa patente en secreto: “alguien sabía que esto se iba a volver un gran negocio”. Cabe señalar que también la Fundación Melinda & Bill Gates invirtieron en ese negocio. Desde el inicio de los 2000, Martin, fundador de M-CAM International, había empezado a encontrar muchas patentes que violan las leyes biológicas y químicas. En 1999, el Dr. Anthony Fauci había financiado una investigación para crear una réplica infecciosa recombinante de coronavirus. En 2002, el Dr. Ralph Baric con otros colegas de la Universidad de California del Norte, presentaron la patente de un recombinante de ese coronavirus, y un año después se tuvo el primer brote de SARS-CoV-2.

El Dr. Frank Plummer (muerto en el 2020), virólogo, anunció públicamente que en 2018 le robaron la cepa del coronavirus. La mano derecha de Fauci, Brit Peter Daszak, pidió dinero a la Agencia para Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA) para financiar el laboratorio de Wuhan. El 29 de diciembre de 2019 Fauci le refirió a otro biocientífico del Instituto de Salud, Rick Bright, que este virus catalizaría la nacesidad mundial de las inyecciones de ARNm, y que dicho virus aparecería en China en breve: “gracias a un evento inesperado conseguiremos implantar la vacuna ARNm obligatoria en todo el mundo”. A mediados de ese mismo año de 2019, Bill Gates adquirió 55 millones de dólares en acciones de BioNtech y 3 meses después se logró el cultivo del primer virus.

Concluyamos preguntándonos qué se puede hacer. Y a ello haría tres respuestas: lo primero es denunciar a estos gángsters que pretenden hacer un lucro de la reducción de la población mundial. En alguna ocasión le preguntaron a George Soros si él se considera una persona moral, a lo cual respondió: “yo no soy moral, lo único que me interesa es el dinero, y éste lo conseguiré como sea”.

Lo segundo es evitar las fake news, toda la información oficial que nos presentan los gobiernos, las agencias de salud, los médicos no informados, las redes sociales que promueven la mentira también por intereses económicos, como facebook, youtube, instagram y todas aquellas que censuran la verdad.

Lo tercero, saber que existen dos remedios para quienes se han enterado de la verdad de la “vacuna”, se han arrepentido de habérsela inoculado y quieren extraer de su cuerpo las nanopartículas magnéticas: la Zeolita ( tomar 1 cucharita del polvo por 21 días), o bien el Dimetilsulfóxico (DMSO) cutáneo, en donde se introdujo la inyección, acompañado de Dióxido de Cloro diluído tomado durante 21 días.

Pero lo más importante es tomar conciencia de que nos encontramos ante una guerra espiritual. Ponernos del lado de la verdad es situarnos con Jesucristo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. “La verdad os hará libres”. “No habrá nada oculto que no llegue a saberse”.

Los mundialistas que tratan de controlar a la población mundial y reducirla son peones de Satanás, están operando su plan contra el Creador desde la oscuridad.

Y en esto no hay medianías. Muy claro lo dijo Jesús: “quien no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama”.

La instagramer católica que cuenta su noviazgo

Ana Bini Sesé, @princespequitas, abrió su cuenta hace 8 años, cuando comenzó a salir con Pepe. La pareja tiene ahora miles de seguidores.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico«¿Me prometes que no acabará nunca?

-Te lo prometo.»

Es el diálogo que escribió Ana Bini en su perfil de Instagram, @princespequitas, en julio de 2015. En la foto, ella junto a su novio, Pepe Baltá.

«¡Qué mejor regalo de Reyes que yo!»

Ana y Pepe están enamorados desde que se conocieron cuando tenían 13-14 años. Comenzaron a salir el 7 de enero de 2012 y Pepe bromea: «¡qué mejor regalo de Reyes que yo!».

Llevan ya 8 años de noviazgo y tienen intención de casarse por la Iglesia católica. Por el momento, ella ha acabado su carrera de Periodismo y busca trabajo. Él está en 5º de Medicina.

Son de Barcelona aunque ella ha estudiado en Pamplona, a 450 kilómetros de distancia durante el curso académico. Llevar así una relación tiene su mérito, como reconocen todos los manuales de pareja.

Ana abrió su Instagram en septiembre de 2012 con una foto algo borrosa en la que se ve un grupo de chicos y chicas adolescentes. Era la fiesta de cumpleaños de una amiga. Ahí comenzó todo…

Tiempo después, «supimos que algunas madres de mi colegio y del suyo se pusieron de acuerdo para que en el cumpleaños nos encontráramos chicos y chicas», comenta Ana.

«Siempre hemos sido transparentes con nuestros padres»

Paso a paso, la entusiasta @princespequitas ha ido narrando los hitos de su noviazgo: vacaciones, pensamientos, viajes, encuentros de familia, amigos… Tanto ella como su novio agradecen a sus padres «que aceptaran nuestra relación siendo tan pequeños al principio. Siempre han confiado en nosotros. Creo que la clave fue la transparencia por nuestra parte, porque se lo contamos todo desde el comienzo», explica.

PRINCESPEQUITAS
Ana es entusiasta y contagia su alegría.

«Seguiremos luchando por ese futuro»

No todo es color de rosa: discuten, Pepe reconoce que es orgulloso,… Explican cómo funciona el amor en los años de ser novios. Vencen la rutina, se quieren querer y así lo cuenta ella. En un cumpleaños, Ana escribe: «Un año más, seguiremos luchando por ese futuro ✝». 

Ha habido momentos de pasteles, de esquí, de tomar el sol junto a una piscina, de llevarlo a él en silla de ruedas porque tenía una pierna escayolada, de ir juntos a Czestochowa (Polonia) para participar en la Jornada Mundial de la Juventud que convocó el papa Francisco.

«Trucos» que pueden servir a otros

Con la pandemia del coronavirus y el confinamiento en sus respectivas casas, los posts se intensificaron y Ana y Pepe decidieron subir a Instagram vídeos con experiencias que pueden servir a otras parejas.

Les llegan decenas de consultas y «tratamos de ayudar siempre, en la medida que podemos y sabemos». Eso les alienta a seguir: «En plena pandemia nos llegó, por ejemplo, la consulta de una chica sobre su noviazgo y hace pocos días nos envió una foto del anillo de compromiso«.

No pretenden dar lecciones, dice Pepe, pero son ideas y consejos que ellos les han funcionado. Por ejemplo:

  • ¿Cómo y cuándo conocer a la familia del otro?
  • ¿Qué hacer con las discusiones y peleas de pareja?
PRINCESPEQUITAS
Ana y Pepe han grabado varios vídeos sobre los temas que más interesan a todos los novios de cualquier país.

Lo importante es saber que cada pareja es un mundo y es irrepetible.

Hay pequeños vídeos en los que ambos hablan: Ana explica y Pepe matiza. Se conocen, se quieren, se admiran y luchan por quererse más y más#Perfectoparamí, ha escrito Ana más de una vez.

«Fue Dios quien nos presentó»

Un día publicó esta reflexión:
«Cada vez somos más conscientes de que fue Dios quien nos presentó con catorce años. Él es el único capaz de confiar en dos niños.
Y sabemos que lo hizo por algo. Este ha sido solo un año más de la misión más bonita de nuestras vidas. ❤️ 7 de enero de 2012 🤜🏼🤛🏽».

«¡Qué bien se lo pasarán nuestros hijos!»

Hay posts en los que se ve algún descubrimiento sobre cómo es el novio de Ana:

«Una de las cualidades que más me gustan de Pepe es lo chinchón/juguetón que es. Siempre pienso: ‘Qué bien se lo pasarán nuestros hijos’. A lo largo de la relación es cuando me he ido dando cuenta de estas cosas. ¡Y me encantan!».

En otros, comparten su manera de conocerse mejor y de ir aprendiendo a hacer familia:

Sacerdote bajo la lluvia da la extremaunción a un conductor accidentado

La imagen se volvió viral en las redes sociales, y los internautas se preguntaban por su identidad

El 8 de julio, seis vehículos se vieron involucrados en un accidente en una carretera de Pensilvania (Estados Unidos) después de que un automovilista, debido a la fuerte lluvia, no se diera cuenta de que había una fila de autos detenidos delante y golpeara al último de ellos, quedando gravemente lesionado.

Entre las personas bloqueadas tras el accidente había un sacerdote, que salió del auto bajo la lluvia y en medio de la carretera logró administrar la extrema unción al automovilista poco antes de que muriera.

Uno de los presentes fotografió la escena y compartió la imagen en las redes sociales, tratando de identificar al sacerdote para darle las gracias.

“Este sacerdote anónimo estaba en el lugar para ofrecer ayuda y oraciones a los heridos. Varias personas en Facebook intentan descubrir su identidad para agradecerle por su ayuda».

Resultó que fue el Padre John Killackey, de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro y asistente de la Comunidad Mater Dei de Harrisburg, quien acaba de celebrar su primer aniversario de ordenación.

Los comentarios en las redes sociales elogiaron su gesto, y le describieron como «un verdadero sacerdote».

Retrasar la edad del primer móvil

Se acercan las fechas navideñas y con ellas también los Reyes Magos, que suelen llegar con muchos regalos. Y durante los últimos años uno de los grandes reclamos entre los niños y adolescentes es el de teléfonos móviles inteligentes. Al igual que ocurre con las comuniones niños de 8 y 9 años poseen estos dispositivos móviles que valen varios cientos de euros y con acceso a internet, con todos los riesgos que ello conlleva para los menores.

Los expertos han avisado por activa y por pasiva de los grandes problemas de adicción que generan las pantallas a lo que se une el gran problema que supone abrir la puerta de internet de par en par a los niños, lo que ha provocado que la edad media de acceso a contenido pornográfico online se sitúe en los 11 años.

Padres que sucumben, pero otros que resisten

Pese a ello son muchos los padres que sucumben a las peticiones de sus hijos y regalan estos Smartphone bajo el pretexto de que serán los únicos que no tengan teléfono móvil en su clase.

Brooke Shannon, creadora de esta iniciativa, junto a su marido y sus tres hijas

Sin embargo, también hay muchas familias que han tomado conciencia de este gran problema y se están organizando para retrasar la edad de posesión del primer teléfono móvil. Esto es lo que hizo en Estados Unidos Brooke Shannon, una madre de tres hijas, que ha lanzado la iniciativa Wait Until 8th (Esperar hasta 8º) y que propone un compromiso entre los padres para no regalar a sus hijos un Smartphone como muy pronto los 14 años.

Cuantas más familias juntas, menos presión para los niños

Esta madre sabe muy bien de la presión que sus hijos sufren siendo los únicos de sus compañeros que no tienen un dispositivo de estas características por lo que esta iniciativa tiene como fin el movilizar a toda la comunidad. Si muchos padres se conciencian y movilizan para evitar que sus hijos estén expuestos a estos dispositivos desde tan pequeños, los niños verán que son cada vez más los que son como ellos y no tienen teléfono.

Wait Until 8th plantea un compromiso a los padres al que se han unido ya miles de familias. “Al unirse esto disminuirá la presión que sienten los niños y los padres con respecto a los sí tienen un teléfono inteligente”, afirman en su página web.

De este modo, consideran que “los teléfonos móviles distraen y son potencialmente peligrosos para los niños, pero están muy extendidos en la escuela primaria y secundaria debido a la presión social poco realista y las expectativas de los niños de tener uno”.

Por escrito y con el compromiso de atraer a más familias

Esta iniciativa reconoce que para muchos padres esta es una batalla dura, y el punto central de la iniciativa es por tanto implicar a la “comunidad para ayudar a retrasar la presencia en constante evolución del teléfono inteligente en el aula, la arena social y la mesa familiar”.

Si una familia decide unirse a Wait Until 8th rellena un formulario y se comprometen a implicar a otros padres de la clase de su hijo. Lo ideal, afirman, es que se unan al menos 10 familias. De hecho, la promesa entra en vigor cuando ya se forjado un grupo compacto de familias para apoyarse entre ellas. De otro modo, la presión social a la que aludían anteriormente puede afectar mucho más al niño que si fueran 10 los que crecieran sin teléfono.

Por otro lado, en esta iniciativa se aborda otro posible problema de los padres a la hora de adherirse a este compromiso. Muchos niños, pero sobre todo padres, justifican el hecho de tener un Smartphone explicando que puede haber una urgencia para llamar a casa.

Para esta inquietud, los organizadores de esta promesa recomiendan un teléfono básico que sólo pueda realizar y recibir llamadas y enviar mensajes de texto. Y esto no los excluiría de este pacto entre familias. “El teléfono básico evita muchas de las distracciones y peligros del teléfono inteligente”.

«Dejemos a los niños ser niños un poco más»

La creadora, Brooke Shannon recuerda como estos dispositivos están alterando completamente la infancia de los niños de hoy. “Jugar al aire libre, pasar tiempo con los amigos, leer libros y estar con la familia son actividades postergadas ahora para ganar horas que dedicar a Instagram o Youtube”. Por ello, pide que “dejemos a los niños ser niños un poco más”.

Desde Wait Until 8th justifican el hecho de esperar a tener uno de estos dispositivos por varios motivos:

– Están cambiando la infancia.

– Son adictivos.

– Son una distracción académica.

– Su uso excesivo está alterando el cerebro de los niños.

-Los teléfonos inteligentes perjudican el sueño.

-Interfieren en las relaciones sociales.

– Aumentan el riesgo de ansiedad y depresión.

– Ponen a su hijo en riesgo de acoso cibernético.

– Exponen a los niños a contenido sexual.

– Los altos ejecutivos de empresas tecnológicas prohíben los teléfonos inteligentes para sus hijos.

La muerte de dos bebés conmueve Venezuela

¡Sólo necesitaban una incubadora!

 

“Dios sabe que hice lo posible por la vida de mis nietos: ¡Se nos fueron los gemelos!”

Durante más de 30 horas “dieron la pelea” y conmovieron a un país que los observó luchar por conservar el don de la vida, pero el sistema de salud de Nicolás Maduro los condenó a la muerte. A Lian y Alan les arrebataron su derecho a vivir, mientras esperaban por una incubadora que nunca llegó, en el rico -pero cargado de miserias- país petrolero.

Hace menos de una semana llegaron al mundo los gemelos. Lo hicieron en el Hospital Domingo Luciani, donde recibieron con cariño a los angelitos nacidos tras 27 semanas de gestación. Necesitaban atención especial urgente, pero ni las denuncias viralizadas en redes sociales lograron tocar la fibra de las autoridades que “nada hicieron” para ayudarles.

Su abuelo, el periodista Juan José Ojeda, narró lo sucedido a través de una detallada serie de trinos en la red social Twitter, donde consiguió la solidaridad inmaterial de miles de personas conmovidas por su desgarrador testimonio.

En el hospital venezolano “no hay condiciones que garanticen la vida de mis nietos nacidos con apenas 27 semanas de gestación. Fui al Materno infantil de Caricuao, al Pérez Carreño y a la Concepción Palacios, y no ha sido posible encontrar disponibilidad para ellos”, clamó.

Poco después agradecía públicamente a quienes se preocuparon por la salud de su hija Josbely, la madre de los gemelos, y comenzaba a narrar el diario de una dramática odisea: “Ahora, recorriendo toda la ciudad en busca de un centro de salud que tenga cupo en su unidad de neonatología”… Pero no la consiguió. Al igual que con el de Nazaret, ¡Para sus bebés no hubo posada!

29 horas de vida

“Este domingo 21, luego de haber cumplido a las 8:25pm: 29 horas de haber llegado al mundo: mis nietos Lian José y Alan José luchan por vivir. Mis nietos aún no han conseguido alguna unidad de neonatología disponible que pueda atender su llegada al mundo en precarias condiciones: #LianJoseyAlanJose_LuchanPorVivir”.

También dejaba claro que las autoridades sabían del caso: “Desde este domingo, el actual ministro de salud Luis López tiene conocimiento de la urgencia de trasladar a una unidad de neonatología a mis nietos, quienes a las 9:25pm cumplieron 30 horas de vida. A pesar de que fui contactado por un funcionario de la dirección del Ministerio de Salud, nada se pudo lograr para su traslado a una unidad de neonatología con capacidad de atenderlos”.

Nunca perdió la fe, pues alimentó la esperanza de vida, exaltando la capacidad de los infantes de luchar: “Mis nietos Lian José y Alan José desde el primer minuto que llegaron a este mundo están ‘dando la pelea’ por sus vidas. Necesitan cupo en una unidad de neonatología para seguir adelante”.

Esa lucha motivó también al personal del centro hospitalario, quienes manifestaron su preocupación ante la imposibilidad de darles la particular atención que requerían con urgencia.

Minutos después, Ojeda tuiteó: “Que unos niños nacidos con apenas 27 semanas de gestación demuestren que lo inimaginable se puede hacer realidad, es algo que te deja sin palabras”. Ciertamente, seguían con vida y luchaban contra todo pronóstico, sin los equipos necesarios para sobrevivir y abrazados a la oración de su abuelo.

Murió Lian… “Luchamos por Alan José”

Finalmente se fue Lian. Y la noticia se conoció tras una conmovedora frase: “¡Dios sabe que hice todo lo posible por la vida de mi nieto Lian José!, quien solo estuvo entre nosotros 34 horas y diez minutos”… Un tiempo “más que suficiente para marcar nuestras vidas”. Sin embargo, aún seguía vivo Alan José. Y su historia se hizo tendencia: #SeNosFue_LianJose #AlanJose_LuchaPorVivir.

Se apagaba su aliento en una batalla de pequeños gigantes que aún mantiene conmocionada a la población venezolana. “Lian estuvo entre nosotros apenas 34 horas y diez minutos, y en tan corto tiempo nos enseñó que ‘no hay que dejar de luchar hasta el final’. Gracias a la descoordinación en el área de salud en Venezuela la vida de mi nieto simplemente se desvaneció (…) Fue corta su estancia y dura su travesía”, lamentó.

El clamor de ayuda para salvar al otro gemelo se hizo sentir, apelando al alma de los funcionarios que podrían hacer algo. “A la 1:40am falleció en el Domingo Luciani mi nieto Lian José. Públicamente les pido al presidente Nicolás Maduro, el vicepresidente El Aissami, el Defensor y Fiscal (designado por la ANC) Tarek Wiliam Saab, el ministro de Salud Luis López y el gobernador Héctor Rodríguez que no dejen morir a mi otro nieto Alan José”, pero no escucharon la súplica.

“¡Se nos fueron los gemelos!”

A la 2:25pm falleció el otro nieto. “¡No existen palabras para expresar este dolor!”, escribiría el abuelo, junto a las etiquetas denunciando la irreparable pérdida: #SeNosFue_LianJose #Y_AhoraSeNosFue_AlanJose.

Diez minutos después escribiría: “A esta hora 2:35pm luego del fallecimiento de mi segundo nieto, no ha habido reacción alguna de los funcionario del alto gobierno que tenían conocimiento de lo que estaba ocurriendo con ellos”.

También les habló de manera directa a Lian y Alan en un conmovedor mensaje: “Ustedes saben que hice todo lo posible, que hablé hasta con quien nunca imaginé en la defensa de su vida. Ahora son libres del dolor y la desgracia. ¡Hasta siempre, mi niños! No hay palabras para expresar este dolor”, dijo.

“¡No se imaginan cómo me cambiaron la vida para bien! Mientras viva, ustedes serán mi guía y mi luz. Admiro profundamente la fuerza y el valor de mi hija Josbely en este momento tan duro que nos ha tocado vivir. ¡No existen palabras para expresar este dolor!”.

“Hoy solo se siente un vacío helado y desolado pero con el recuerdo de dos guerreros que marcaron nuestros corazones: #Lian_y_AlanGuerrerosDeLuz

Los gemelos murieron durante la madrugada… perdieron la batalla frente a un gobierno que acabó con el sistema de salud hasta llevarlo a la quiebra. ¡Solo necesitaban una incubadora!

Somos lo que publicamos

Las redes sociales son la gran telenovela de la vida

Vida física o vida virtual. No se necesita tener estudios de psicología para alcanzar a comprender lo que dice de la personalidad de alguien detrás de su publicación, ya sea escrita por medio de frases cortas o de un pensamiento; de una foto o de aquello donde expresa su empatía, gusto o disgusto utilizando esos famosos “emojis”. Uno es lo que publica y eso necesitamos meterlo en nuestra cabecita. Por lo mismo, hay que estar atento a lo que compartimos y cómo lo hacemos porque lo que de la boca sale, en este caso del teclado, del corazón proviene.

Las redes sociales llegaron ya hace años a nuestras vidas para quedarse. Podemos ver y leer de todo en ellas. Y cuando digo de todo es de todo. Son la gran telenovela porque se trata de exponer vidas, intrigas, misterio, suspenso, noticias, chismes y demás.

Uno se entera de cada cosa… Que si Petra ya se divorció y tardó más en preparar la boda que el medio año que le duró el matrimonio. A Juancho le pagan muy mal en esa taquería y compartió que odia a su jefe… O qué tal ese reventón que se echaron en el antro y compartieron Pepe y su pandilla… ¡Qué fotos papá! ¡Tan solo les faltaban hablar!

Así es este novelón de la vida diaria. ¡Cuánta gente imprudente a la hora de compartir su vida! Yo solo digo que no conviene hacer eso.

Las redes muchas veces sirven hasta de catarsis emocional y de desahogo porque, claro, entre otras cosas, sale más barato que acudir a un psicólogo. Pero insisto, hay que ser pru-den-tes en lo que se comparte. Aplica la frase de “lo barato sale caro” porque por lo menos el profesional de la salud tiene la obligación de guardar sigilo de lo que le compartimos, pero lo que se escribe en las redes se exhibe a todo aquel que lo quiera ver.

Y aunque después queramos borrar lo publicado siempre hay alguien que nos haya leído e incluso el astuto que le hizo una captura de pantalla a nuestras memorables palabras. Y ya no hay vuelta atrás. Recordemos que toda publicación es, como dice la palabra, “pública” y cualquiera puede hacer uso de ella, para bien o para mal.

¿Que publicar en tus redes sociales?

  • Usa el sentido común para publicar aquello que suma a tu vida y que puede aportar a la comunidad.
  • Comparte quien realmente eres pero sin violar tu espacio vital ni el de tu familia.
  • Tu intimidad jamás debe ser expuesta ni afectada.
  • Comparte aquello que no ponga en riesgo ni tu persona ni tu prestigio y que, al contrario, te ayuden a crecer como persona.
  • Preséntate con la verdad por delante, una verdad prudente acorde con tu dignidad de persona.
  • No compartas aquello que te denigra como persona como fotos provocativas, inapropiadas o evidenciado el consumo de alcohol o drogas.
  • No compartas insultos, malas palabras, frases con doble sentido o chistes vulgares.
  • No ofendas a terceros, ni escribas frases discriminatorias o humillantes.
  • No te quejes de tu trabajo ni de jefe.
  • No comentes problemas familiares ni conyugales.
  • Tampoco compartas tu ubicación ni el evento en el que te encuentres ni tus planes vacacionales.
  • Y, antes de compartir algo, piénsalo como mínimo tres veces

Insisto, eres lo que publicas. Cuida tu buen nombre, tu prestigio y tu reputación. Ten en cuenta que hoy en día la gran mayoría de los empleadores antes de leer el curriculum del solicitante investigan sus redes porque ofrecen muchísima información sobre nuestra personalidad. De hecho, se han dado muchos casos ya de personas que han perdido su trabajo o una oportunidad por culpa de lo que publican. Recuerda que un solo comentario, un solo “like” donde no debiste, una foto poco prudente, etc. puede marcarte para siempre como una persona poco profesional o confiable.

Este tema es fascinante y hay mucho que aprender sobre él por lo que si tú estás interesado como yo por saber más sobre el tema te sugiero Eres lo que publicas , un proyecto de Roberto Ruz quien alerta sobre la importancia de tener privacidad en las redes sociales para controlar a quien les permitimos que nos lean y, sobre todo, protegiendo nuestro contenido.

En pocas palabras, si no quieres que nadie sepa lo que haces o que nadie lea lo que escribes, entonces muy fácil: ¡No lo hagas y no lo escribas! Más claro, agua.

Infidelidad a través de WhatsApp

La fidelidad en el amor es una conquista diaria de la integridad personal.

 Testimonio anónimo.

Hace un tiempo me encontré en mi whatsapp personal un chat de mi ex secretaria a quien tenía unos años sin ver ni saber de ella, la razón: ambos habíamos aceptado la invitación a participar en un grupo de ex compañeros de trabajo y disponía de mi número, lo que aprovechó  para enviarme un cordial saludo.

Le contesté en el mismo tono agradeciéndole su atención, luego entrecruzamos breves comentarios sobre el presente de nuestras vidas: familia, trabajo, entre otros… Ella estaba divorciada y tenía un hijo pequeño.

La cosa hubiera quedado ahí, pero luego me envió una imagen en la que aparecía muy guapa,  por lo que entraron en mi mente una serie de pensamientos erróneos: ella era aún joven, atractiva y… libre como cuando la conocí, así que quizá podíamos volver a tratarnos con el compañerismo de cuando laborábamos juntos, claro, solo a través de una simple relación virtual. Un compañerismo que en la vida real implicó en su momento ciertos flirteos.

Comenzó como un juego de vanidad y aferramiento a la juventud  de alguien como yo, con poco más de 40 años. Un juego por el que constantemente vaciaba el contenido del chat de mi celular para no tener problemas con  mi esposa a quien amaba verdaderamente.

Luego en ese “juego” fueron aumentando intercambios de comentarios sobre gustos, aficiones, chistes, pensamientos bellos retransmitidos de la misma red, y… confidencias personales. Confidencias que solo pertenecían a mi esposa,  y que siendo ya una clara manifestación de infidelidad, eran  a la vez la antesala de mayor involucramiento.

Pensaba  que a propósito de confidencias en el mundo de lo virtual, no arriesgaba nada si mentía, dando a entender que había grietas en mi matrimonio, y que mi esposa en las crisis volteaba hacia otro lado. Lo cierto es que con esta actitud  lo que estaba haciendo en el mundo real era invitar a alguien a que llegase a destruir la felicidad que hasta ese momento existía entre  mi esposa y yo.

Fue entonces que “ese alguien” comenzó a enviarme selfies de mirada intensa, así como imágenes con provocativas poses.

Se había encendido el foco rojo y me negué a verlo, más aún, tratando de sentirme bien en esa doble moral, le enviaba a mi vez selfiescuyo fondo escogía con cuidado para dar una imagen de libertad, juventud y capacidad económica.

Era ridículo, absurdo, pero de lo virtual pase a considerar la posibilidad real de una cita para un encuentro personal.

Estaba enganchado y no quería reconocer que estaba admitiendo la existencia de un tercero en mi matrimonio y que por ello ya era infiel aunque no existiese contacto físico con la persona. Tan era así que estaba dejando de ser leal al proyecto común existente en mi matrimonio, pues empezaba a estar ausente afectiva y emocionalmente.

Por algunos de mis amigos, yo sabía que este tipo de experiencias en las redes sociales puede ser síntoma de un vínculo deteriorado, por lo  que alguno de la pareja empieza a seducir o a dejarse seducir por otro. En el fondo existen situaciones inconscientes de tipo conflictivas sin atender y resolver.

Lo cierto era que en mi matrimonio no había problemas, pero había olvidado que la fidelidad es una conquista diaria de la integridad y me estaba durmiendo en mis laureles.

Ahora, ahogado por el cúmulo de emociones malsanas que me arrastraban, me costaba trabajo ver a mi esposa a los ojos, sobre todo ante el  cercano aniversario de nuestro matrimonio, el cual mi esposa me recordó cariñosamente, sin sospechar nada.

En ese momento, ella fue la balsa a la que me aferré como náufrago ante la fuerte atracción de una aventura, cuyas consecuencias  serían como atarme a una enorme roca que en cualquier momento podría  arrastrarme el hacia el abismo.

Y decidí terminar con eso.

Lo que hice fue deshacerme del número del celular y darme de baja del grupo sin dar ninguna explicación a “mi conquista virtual”.  Lo único que puedo decir a mi favor es que tuve la valentía de huir,  admitiendo  la debilidad adquirida.

Mis amigos que han caído también en la trampa  de las “inofensivas relaciones virtuales”  como  fuga a sus problemas de relación,  forman parte de un nuevo fenómeno social cuya característica es esta forma de infidelidad.

Por ello valiéndome de su amistad y confianza les he participado mi experiencia y testimonio,  al tiempo que invitado a asistir a un curso de superación en matrimonio y familia que les ayude a detectar su problema de fondo.

A ellos y a mí nos ha quedado claro que ciertamente en el engaño del adulterio, anteriormente existía siempre la contrapartida del encuentro físico con el otro, y que hoy, al margen del peligro latente,  aún cuando ese encuentro no se diera nunca, de todas maneras el daño al matrimonio puede ser profundo,  ya que en pos de esa relación virtual se termina dilapidando la relación real.

En ambos casos,  puede resultar el vaciamiento total del vínculo.

Hoy se puede ser absolutamente infiel en solitario con toda la carga moral que ello implica, y tan es así que el impacto emocional para la persona que ha descubierto la infidelidad virtual del cónyuge no es menos grave que el de los actos cometidos físicamente.

Escríbenos a: consultorio@aleteia.org

¡Me niego a ser la agenda de mi hija por el Whatsapp!

web3-mother-daughter-lunch-smartphone-communication-shutterstock_659169049-syda-productions-ai

¿Cómo ser una madre que educa bien y al mismo tiempo frenar esa tendencia a querer solucionar los inconvenientes que los hijos van encontrando?

“¡Me niego a ser la agenda de mi hija por el whatsapp!” dice enfáticamente Noelia López-Cheda, autora del libro No seas la agenda de tus hijos y prepáralos para la vida, quien señala que “aunque los padres queremos que los niños sepan defenderse en la vida y tengan los recursos para afrontar el fracaso, no les preparamos para ello sino todo lo contrario”.

Noelia es ingeniera industrial, Coach profesional, consultora en temas de Recursos Humanos, conferencista y Máster de Profesor de Educación Secundaria y Bachillerato. Esta española apasionada de la educación, considera que los padres deben buscar que los hijos desarrollen ciertas habilidades fundamentales para la vida como son la autonomía, la proactividad y la comunicación; pues de lo contrario, es posible que los hijos sean inseguros, no asuman responsabilidades, dependan de los padres para tomar decisiones y no aprendan a razonar ni tolerar la frustración.

“Ayudar a nuestros hijos, sí; ser su agenda o suplantarles, no”

Noelia relata la situación que le hizo caer en la cuenta de que estaba siendo la “agenda de su hija” y que de cierta manera le estaba “viviendo su vida”, lo cual la perjudicaba más de lo que la beneficiaba, siendo así un llamado de atención para hacer un cambio rotundo, este es su relato:

“Recuerdo la primera vez que envié y recibí los deberes que se había olvidado Enma por el grupo de whatsapp de las “madres” del cole. “¡Qué maravilla esto!”, pensé inocente de mi sin saber entonces que se iba a convertir en un monstruo que me engulliría en una vorágine de mensajes a partir de las 6 de la tarde con listado de tareas unido a mil fotos de los libros, ejercicios… que me saturaban el espacio del teléfono y cuando tenía que hacer una foto me decía: “memoria llena”.

El día que “vi la luz” lo recuerdo con bastante claridad. Fue así:

– Enma: “Mamá, se me ha olvidado la hoja de los ejercicios de matemáticas, ¿lo dices en el grupo y que te lo manden?”.

Yo, como madre solícita, amantísima y servicial me dispuse a hacerlo mientras dejaba las llaves en la entrada, soltaba el bolso en la silla, me sacaba el teléfono del bolsillo y dejaba la bolsa de la compra en el suelo. ¡”Multitasking” en acción!

Entonces algo me paralizó. Fue algo así como “un bofetón de realidad”. Me quedé mirando el teléfono a la vez que veía varios emailsde clientes parpadeando en la pantalla y entonces comprendí.

Pero ¿qué narices estoy haciendo? pensé. Se acabó.

– Enma, cariño, no es mi responsabilidad que se te hayan olvidado los deberes, es la tuya, por lo tanto mañana dices a la profesora que no los llevas porque se te olvidaron y que la próxima no se te olvidarán.

– Pero, ¡mamá, me pondrá mala nota!

– No pasa nada, la próxima seguro que ya no te la pone.

– Y ¿por qué no lo pides al grupo con lo fácil que es?

– Pues precisamente porque ese grupo no está para ser el paralelo de tu agenda sino para cosas urgentes del colegio. Tú no debes confiar en que el móvil de tu madre responda a tus olvidos ya que, es tu responsabilidad traer tu agenda con tus ejercicios. Yo tengo mi agenda y no te pido a ti que me recuerdes si tengo que responder a un cliente, si tengo que preparar un material….así que cada uno debe asumir su parte.

Lo entendió perfectamente y ya nunca más me ha pedido nada de eso a pesar de los olvidos que, tengo que decir, son bastante frecuentes”.

iphone-926235_640

¿Qué estamos consiguiendo con ser agendas o ayudantes particulares en todo momento de nuestros hijos? 

La autora responde a esta pregunta: “Lo de los deberes eternos en casa es otro tema (tengo muchos debates sobre deberes SÍ o deberes NO), voy al tema particular de asumir todo movimiento que hacen nuestros hijos como si fuéramos los ángeles protectores perpetuos tengan la edad que tengan. Lo que conseguimos es básicamente esto y la lista daría para mucho:

– Niños que no asumen ningún tipo de responsabilidad para su edad.

– Niños a los que les da miedo hacer cualquier cosa porque tienen nuestros ojos encima por si se equivocan, porque nosotros se lo vamos a hacer mejor.

– Niños que prefieren poner la atención en otras cosas, porque para éstas “ya está mamá”.

– Niños que cuando crezcan solo esperarán instrucciones y órdenes para empezar a actuar. Esto es clave.

Fomentar en ellos la iniciativa

Una de las competencias que más trabajo con diferencia en empresas en formaciones y talleres además de ponencias, es la proactividad e iniciativa. Se trabaja también desde la competencia del conocimiento personal, conocimiento de fortalezas y autoconfianza por lo que si no “practicamos” con estas pequeñas cosas desde pequeños, no esperemos que lo hagan de mayores. “Señores futuros empresarios que van a contratarlos” (sí, los adultos que leéis), ¿qué pedimos en los trabajadores o en nuestros compañeros de trabajo? Esto mismito…

– No me debo sentir como mala madre si no hago de agenda, me comporto como madre irresponsable si no educo para que mis hijos sean independientes y autónomos.

– No me debo sentir como mala madre por no sentarme con ella/él a hacer los deberes, me comporto como madre irresponsable si no les brindo ayuda o apoyo emocional y de empuje cuando tengan realmente grandes dificultades.

– No me debo sentir como mala madre por no estar supervisando absolutamente todo paso que realice mi hija (el peque en este tema todavía no llega, seamos conscientes de las edades), me comporto como una madre irresponsable si desconozco dónde se mueve y con quién se mueve mi hija, que tiene cierto matiz diferente.

Hay estrategias de sobra para trabajar con ellos a estas edades: venga, ánimo, que tenemos que hacer generaciones mejores que la nuestra, es fácil con un poco de reflexión y confianza”, concluye la autora.

*Se publica bajo la autorización de Noelia Lopez. Conoce más de la autora en: noelialopez.com

Saber que esto puede pasar a tus hijos te pondrá el vello de punta

web3-love-story-ad-mexico-phone-children-teen-movistar-mx1

Más de 13 millones de personas han visto el vídeo sobre el peligro de una de las prácticas más extendidas en internet

La facilidad para conectar con otros en Internet es asombrosa. Y uno, que tiene puerta de seguridad en su casa y cierra todas las ventanas antes de salir, se deja en cambio abierta la “puerta” de internet.

Las redes sociales, sobre todo entre los más jóvenes, pueden convertirse en una trampa, un verdadero infierno.

Millones de adolescentes usan Whatsapp, Snapchat, Instagram, Skype, Periscope, Facebook… y cada día entran en ellas con la ilusión de las novedades, de que se les escuche, de conocer amigos nuevos y pasarlo bien. Sin embargo, no todos los usuarios son niños y adolescentes sanos y bienintencionados como ellos.

Una cita

Está comprobado que los delincuentes sexuales emplean las redes para conectar con sus víctimasLa práctica se llama “grooming”.Lo hacen de una manera muy fácil: los pederastas se hacen pasar por un menor, de la misma edad o similar a la del chaval o chica con quien conectan. Preguntan con habilidad, despiertan su interés y empieza un recorrido que pronto pasa de la amistad a un “querer algo más”. Hasta que llega la propuesta: “¿por qué no nos encontramos?”.

Los adolescentes, tus hijos, pasan a veces horas chateando, con lo que llegan a contar a sus amigos cosas íntimas porque les parece que se ha creado un clima de confianza y de escucha. El torrente de sentimientos les lleva a dar pasos a la velocidad del vértigo. Lo que no saben es que al otro lado puede esperarles un monstruo.

Conscientes del crecimiento de acosadores que se valen de las redes sociales para atrapar a sus víctimas, una compañía de telefonía ha publicado recientemente un vídeo con el que alertar a los más jóvenes y de paso a sus padres. Porque se trata no de un caso aislado sino de una tendencia creciente.

Como padre o madre, tu educación también está en preocuparte de lo que tus hijos reciben por la red. No dudes en preguntarles a tus hijos por sus amistades, en conversar con ellos para ponerles en guardia frente a personas que quieren hacerles mucho daño.

En internet, como en las películas, no todo es lo que parece. Y si no, mira este vídeo y lo comprobarás.

Shareting

Desde la primera ecografía hasta el día de su boda. Por el camino el primer baño, su primer biberón, los primeros pasos y los festivales del colegio.

Si algo caracteriza a los niños de esta generación es su sobre exposición en redes sociales. Y por la misma regla de tres, si algo define a los padres en este momento concreto de la historia es la “costumbre-necesidad” de compartir los momentos mas significativos de la vida de sus retoños.

ebz_eq0wjatzoyrorbr5emdmudagvwzriljgrj_dh9lszx3tfzil91uirxzzikgdfwpxrhjxvgglrsko7fpykqlqbssc

De ahí el término “shareting” y la advertencias de los expertos, que señalan que a menudo se cruzan las líneas rojas y nos olvidamos de que también ellos tienen derecho a que se respete su intimidad.

Los padres a menudo nos dejamos llevar por el primer impulso y no queremos desaprovechar el filón que supone la gracia de nuestro peque o la ternura de una foto, para conseguir un montón de “likes”.

Para mí la clave está en:

  • No airear las miserias, sino aquello que puede aportar algo a otras familias.
  • No abusar del uso de fotografías en las que aparezcan los niños.
  • Aprovechar las opciones que las redes sociales dan para crear foros cerrados de manera que controlemos el mayor control posible sobre el contenido que compartimos.
  • A partir de determinadas edades, y según casos, consultar a los menores. Sé por experiencia que a menudo ellos ven problema, donde nosotros solo vemos una historia sugerente que puede ser de interés para otros que viven situaciones parecidas a las nuestras. En más de una ocasión, después de tener “el post” escrito, he tenido que descartarlo después de pasar su filtro y encontrarme con un “mamá por favor eso no lo cuentes”. Pues si ellos no quieren que lo cuente, no hay nada más que hablar.

De todas formas, consejos aparte; si hay algo que no tolero es que me intenten convencer de algo con el miedo como arma. Una cosa es advertir sobre los riesgos e invitar a la gente a ser prudente y otra hacer creer a los padres que publicar una foto es pecado mortal. Nunca hemos tenido control absoluto sobre la imagen de nuestros hijos, ni nunca lo tendremos. Antes de la existencia de las redes sociales tampoco. Y una cosa es contarlo todo a todas horas y publicar fotos suyas a diario y otra volvernos locos, por ejemplo, ante la posibilidad de que les hagan una foto en un festival del colegio, como sucede a veces. Personalmente, este tema intento tomármelo, con tanta sensatez, como tranquilidad.

Como madre y bloguera me encuentro a diario ante el reto que supone encontrar el equilibrio, trabajando en algo en cuyo beneficio creo, sin causar perjuicio alguno a quienes más quiero. Y he de decir que no hay cosa que les haga a mis hijos más ilusión y que suponga a veces hasta un estímulo, que descubrir que les dedico un post.

Dejar por escrito las cosas importantes que nos pasan en familia supone una ayuda para que cuando ellos lo leen se den cuenta de dónde queremos poner el acento en casa. Mi hija mediana se emocionó hace unos días cuando leyó el post que escribí de su Primera Comunión. No decía nada que no hubiéramos hablado antes ella y yo el día de la celebración, pero con las prisas las palabras pierden solemnidad; parece que se las lleva el viento, como se suele decir. Dejar estas reflexiones por escrito -siempre que no crucemos las líneas rojas- nos ayuda a darnos cuenta de todo lo bueno que nos sucede, mientras creamos comunidad, también en las redes.

@amparolatre