En la calle: Horrible profanación

Las Hijas de Santa Ana en Santiago, Chile, fueron alertadas el 28 de marzo por una mujer que yacía en la calle junto a su convento.

Resultó que dos copones con hostias fueron robados del tabernáculo en la cercana Gruta de Lourdes, que pertenece a la Basílica de Nuestra Señora de Lourdes.

Alrededor de las 4.30 p.m., la Superiora de las hermanas comenzó a recoger hostias de la calle. Otros anfitriones se encontraron más adelante en el camino.

El párroco, padre asuncionista Pedro Pedraza escribió en un comunicado:

«¡Perdónanos, oh Señor, porque fuiste tirado como basura, y por lo que nos atrevemos a hacerte!»

¿Por qué el demonio está tan desatado?

por Oro Fino 16 junio 2016

El 10 de septiembre de 2012, publiqué un extenso artículo en este mismo blog titulado «Se busca exorcista». Tan sólo ocho meses después, el entonces arzobispo de Madrid, cardenal Rouco, nombró nada menos que ocho exorcistas, algunos de los cuales han sucumbido ya por el camino…

Enfrentarse con el demonio requiere altas dosis de oración constante; y no todos los sacerdotes, por desgracia, salen airosos de esos encendidos combates contra el maligno, nunca mejor dicho.

Aun así, la Iglesia sigue necesitando hoy legiones de exorcistas. Con razón, el profesor del CEU San Pablo y experto en masonería, Alberto Bárcena, hombre de Dios donde los haya, nos advierte: «El satanismo está ahora presente en Occidente como no lo había estado nunca».

En España, sin ir más lejos, sufrimos ya demasiado a menudo una profanación eucarística, una exposición blasfema o un cartel ofensivo contra la Madre de Dios. La última barbarie cometida ha sido en la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid, como en su día lo fue en la de la Universidad Complutense. 

¿Y quién odia más que nadie a Jesucristo y a la Santísima Virgen MaríaEl demonio, el único capaz de sembrar odio en los corazones de quienes están apartados de Dios. Odio a Jesucristo, que es el Camino, la Verdad y la Vida.

¿Nadie se ha preguntado por qué un hombre que vino a predicar Amor, con mayúscula, y acabaron crucificándole pese a ser inocente provoca tanto odio más de dos mil años después? ¿Por qué molesta tanto Jesucristo en la sociedad de hoy? La respuesta es obvia: porque es Dios, y quienes no están con Él, están contra Él, y corren el riesgo de hacerle el juego al demonio.

¿Cuál es acaso la mayor evidencia de una afectación diabólica en sus diferentes grados, hasta llegar al máximo de la posesión?, le preguntaba en su día a don Gabriele Amorth, exorcista oficial del Vaticano, para mi libro Así se vence al demonio (LibrosLibres). «La aversión a todo lo sagrado», me contestó él, rotundo. Pues eso mismo es lo que está sucediendo hoy en España. Pero aversión sólo al Cristianismo. Por algo será…  

Los obispos españoles deberían concienciarse de la necesidad imperiosa de nombrar exorcistas para combatir al maligno. Sobre todo, cuando la inmensa mayoría de las 69 diócesis españolas carecen de un exorcista.
Tan sólo 25 diócesis -el 36 por ciento del total- han dispuesto de un exorcista en algún momento de su historia, pero únicamente 18 lo conservan hoy.

Por orden alfabético, y sin ánimo de abrumar al lector, he aquí las 44 diócesis sin exorcista aún, enumeradas por el padre Antonio Doñoro: Albacete, Astorga, Ávila, Barbastro-Monzón, Burgos, Calahorra y La Calzada-Logroño, Ciudad Real, Ciudad Rodrigo, Córdoba, Coria-Cáceres, Girona, Granada, Huelva, Huesca, Ibiza, Jaca, Jerez de la Frontera-Asidonia, León, Lleida, Lugo, Málaga, Menorca, Mondoñedo-Ferrol, Oviedo, Palencia, Salamanca, San Sebastián, Sant Feliú de Llobregat, Santander, Segorbe-Castellón, Segovia, Sevilla, Sigüenza-Guadalajara, Solsona, Tarazona, Tarragona, Terrassa, Teruel y Albarracín, Tortosa, Tui-Vigo, Valladolid, Vic, Vitoria y Zamora.

Como no se haga algo urgente, el demonio seguirá campando a sus anchas, mientras los exorcistas son cada día una especie más en extinción.

Más información en:
es-es.facebook.com/josemariazavalagasset

Iglesias profanadas: una oleada de violencia de Francia a Estados Unidos

Desde principios de año, una larga lista de iglesias han sido destruidas, estatuas de Nuestra Señora decapitadas y hostias profanadas. Sin embargo, los crímenes están envueltos en el silencio de los medios de comunicación y la connivencia de las autoridades. En Francia hay un caso todos los días, en América Latina incluso los casos de sacerdotes asesinados quedan impunes.

Un tsunami de vandalismo está golpeando las iglesias de Francia, en medio del silencio de los medios de comunicación y las declaraciones irónicas del gobierno. Después de que varias iglesias fueron incendiadas en Canadá en junio pasado, la ola de violencia, sacrilegio y profanación de iglesias católicas en los Estados Unidos y los países latinoamericanos no ha disminuido. Omertà, es decir, el código de silencio, connivencia y complicidad por parte de los gobiernos y los medios de comunicación nacionales e internacionales muestran cuán violento se está volviendo el anticristianismo.

La denuncia pública del cardenal Timothy Dolan del 14 de enero, sobre el «Día de la Libertad Religiosa» en los Estados Unidos, retomada por casi todos los periódicos católicos en inglés, en la que denunció el asombroso número de ataques a lugares de culto cristianos en los últimos dos años, ha causado sensación: «Durante casi dos años, los obispos de los Estados Unidos han informado de una tendencia inquietante de iglesias católicas vandalizadas y estatuas destruidas …, «, dijo, recordando cómo «un ataque a un lugar de culto es ciertamente un asalto a la comunidad particular que se reúne allí. También es un ataque al principio fundacional de Estados Unidos como un lugar donde todas las personas pueden practicar libremente su fe».

No es casualidad que la joven Madeline Cramer haya sido arrestada y acusada de crímenes de odio por vandalizar las puertas de la catedral de Denver en octubre pasado, mientras que las investigaciones aún están en curso para identificar quién estaba detrás de la decapitación de la estatua de la Virgen María, que causó daños irreparables a la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington el 5 de diciembre.

Decapitar a la Virgen María se ha convertido en una «moda» particularmente común a los vándalos satanistas de todo el continente americano: la semana pasada, la estatua de la Inmaculada Concepción fue decapitada en la Catedral Argentina de Todos los Santos en Santa Fe. En septiembre pasado, nuevamente en Argentina pero en la ciudad de Añatuya, el cementerio de la ciudad fue vandalizado y la estatua de la Virgen de la Medalla Milagrosa también fue decapitada. En Chile, el 10 de enero, vándalos satanistas prendieron fuego a una de las iglesias más bellas y protegidas del país en San Sebastián de Curarrehue, en la diócesis de Villarrica.

Durante el último año también se ha extendido el clima de odio y violencia en México, país donde un reciente informe de principios de año denunció el encubrimiento de investigaciones contra los autores del asesinato de cuatro sacerdotes en 2021 y «más del 80% de los casos de asesinatos, extorsiones, ataques y allanamientos contra templos católicos que nunca han sido resueltos». Bolivia no se queda atrás, en el país andino no ha faltado la violencia y los ataques a las iglesias en los últimos meses, siguiendo la postura de los obispos contra la liberalización del aborto y, aquí también, todavía no hay sospechosos en el ataque con dinamita a la catedral de la capital, La Paz, en noviembre pasado.

¿Laxitud o complacencia? Llamémoslo complacencia, por no decir complicidad, por parte de las autoridades francesas hacia la marea de vandalismo y actos blasfemos que han tenido lugar en el país desde principios de año. Tal vez el espíritu diabólico se había sentido ofendido por las protestas y cancelaciones de las representaciones de brujería e himnos esotéricos que la actriz sueca Anna von Hausswolff debía dar el 8 de diciembre en las iglesias de Nantes y París. Tal vez la farsa del Informe CIASE, más tarde desacreditada, encendió los espíritus del peor jacobinismo. El hecho es que desde el 1 de enero de 2022, una docena de iglesias han sido profanadas, altares atacados, imágenes destruidas y edificios vandalizados en todo el país.

En la iglesia de Saint-Symphorien en Genouilly, las hostias sagradas fueron robadas y profanadas el fin de semana del 1 y 2 de enero. El 4 de enero, varias estatuas (San José, San Antonio y la Virgen María) fueron destruidas por un vándalo armado con una barra de hierro en la Basílica de los Reyes de Francia en Saint Denis, en el corazón de París; el 5 de enero se quemó la estatua del Cristo benditivo en la iglesia de Saint-Porchaire en Poitiers; el 7 de enero, en la iglesia de Saint-Germain en Vitry-sur-Seine (Val-de-Marne), así como actos de vandalismo; el cáliz y las hostias consagradas fueron robados; entre el 8 y el 9 de enero, las reliquias de San Juan Pablo II fueron robadas del santuario de Paray-le-Monial y se cometieron actos de vandalismo en la iglesia; en la noche del 9 al 10 de enero, la iglesia de Saint-Pierre en Bondy fue objeto de múltiples robos y actos de vandalismo: una vidriera rota, el tabernáculo profanado, destrozado y vaciado de su contenido con las hostias consagradas y la sacristía destruida. También el 10 de enero, la iglesia de Saint-Germain-l’Auxerrois de Romainville vio su tabernáculo destruido y sus muebles sagrados arruinados. El 11 de enero la estatua de la Virgen María en la iglesia de San Pedro de Estrasburgo fue encontrada destruida; el 12 de enero, de nuevo en Poitiers, seis estatuas del pesebre en una de las iglesias de la ciudad habían sido decapitadas.

La cadena de noticias I-Media habló de ‘omertà’, o ‘código de silencio’ por parte de la prensa y las autoridades nacionales, que ocultan el creciente fenómeno de los ataques y la profanación de iglesias. La periodista Charlotte d’Ornellas fue la única en denunciar el fenómeno el pasado 12 de enero en la televisión CNews, hablando de «una epidemia de atentados y una reacción inexistente de los medios de comunicación». El ministro del Interior, Gérald Darmanin, que había prometido regir a la Iglesia dentro de las reglas del laicismo, se limitó a declarar un compromiso vacío por parte del gobierno. Con el Cristo Eucarístico derribado y su Madre María decapitada, ¿Qué pasará con los cristianos? Estemos preparados…