¿REALMENTE VIENE JESÚS?

Un amigo conectado a la Iglesia clandestina en China me contó de este incidente no hace mucho:

Dos aldeanos de montaña descendieron a una ciudad china en busca de una líder femenina específica de la Iglesia subterránea allí. Este anciano esposo y esposa no eran cristianos. Pero en una visión, se les dio el nombre de una mujer que debían buscar y entregar un mensaje.

Cuando encontraron a esta mujer, la pareja dijo: «Un hombre barbudo se nos apareció en el cielo y dijo que íbamos a venir a decirles que ‘Jesús está regresando’.

Hay historias como esta que surgen de todo el mundo, a menudo provenientes de niños y los destinatarios más inesperados. Pero también viene de los papas.

En la Jornada Mundial de la Juventud en 2002, cuando Juan Pablo II nos llamó a los jóvenes a convertirnos en «vigilantes», dijo específicamente:

Queridos jóvenes, ¡os corresponde a vosotros ser los vigilantes de la mañana que anuncian la venida del sol que es Cristo resucitado! —PAPA JUAN PABLO II, Mensaje del Santo Padre a los jóvenes del mundo, XVII Jornada Mundial de la Juventud, n. 3; (cf. Is 21,11-12)

No consideró esto una adulación superficial, pero lo llamó una «tarea estupenda» que requeriría «una elección radical de fe y vida». [1]

Como todos sabemos, ciertas señales precederán al regreso de Jesús. Nuestro Señor mismo habló de guerras y rumores de guerras y una serie de desastres naturales o provocados por el hombre, desde hambrunas hasta plagas y terremotos. San Pablo dijo que vendrá una apostasía o rebelión en la que muchos tomarán el bien por el mal y el mal por el bien, en una palabra, anarquía, seguida de un anticristo.

Y por eso es extremadamente significativo que numerosos papas antes y después de Juan Pablo II, desde Pío IX de principios del siglo XVIII hasta nuestro actual pontífice, hayan descrito los tiempos que estamos viviendo en términos apocalípticos claros e inequívocos (ver ¿Por qué no gritan los papas?). Lo más notable son las referencias explícitas a la «apostasía», una palabra que solo aparece en 2 tesalonicenses, y que precede y acompaña a un anticristo.

eclipsesun

¿Quién puede dejar de ver que la sociedad está en el momento actual, más que en cualquier época pasada, sufriendo de una enfermedad terrible y profundamente arraigada que, desarrollándose cada día y comiendo su ser más íntimo, la está arrastrando a la destrucción? Ustedes entienden, Venerables Hermanos, lo que es esta enfermedad: la apostasía de Dios… puede haber ya en el mundo el «Hijo de Perdición» de quien habla el Apóstol. —PAPA SAN PÍO X, E Supremi, Encíclica sobre la restauración de todas las cosas en Cristo, n. 3, 5; 4 de octubre de 1903

En nuestros días este pecado se ha vuelto tan frecuente que parecen haber llegado esos tiempos oscuros que fueron predichos por San Pablo, en los que los hombres, cegados por el justo juicio de Dios, deben tomar la falsedad por la verdad, y deben creer en «el príncipe de este mundo», que es un mentiroso y el padre de él, como un maestro de la verdad: «Dios les enviará la operación del error, para creer mentir. (2 Tes. ii., 10). —PAPA PÍO XII, Divinum Illud Munus, n. 10

La apostasía, la pérdida de la fe, se está extendiendo por todo el mundo y en los niveles más altos dentro de la Iglesia. —Discurso sobre el sexagésimo aniversario de las apariciones de Fátima, 13 de octubre de 1977

En una alusión a la «bestia» en Apocalipsis, que gana el control de todas las transacciones monetarias y mata a aquellos que no participan en su sistema, el Papa Benedicto dijo:

Pensamos en los grandes poderes de la actualidad, en los intereses financieros anónimos que convierten a los hombres en esclavos, que ya no son cosas humanas, sino que son un poder anónimo al que sirven los hombres, por el cual los hombres son atormentados e incluso masacrados. Son un poder destructivo, un poder que amenaza al mundo. —BENEDICTO XVI, Reflexión tras la lectura del oficio para la Tercera Hora, Ciudad del Vaticano, 11 de octubre de
2010

Y en una interpretación moderna directa de «la marca de la bestia», Benedicto comentó:

numerado

El Apocalipsis habla del antagonista de Dios, la bestia. Este animal no tiene un nombre, sino un número … Las máquinas que se han construido imponen la misma ley. Según esta lógica, el hombre debe ser interpretado por una computadora y esto sólo es posible si se traduce en números. La bestia es un número y se transforma en números. Dios, sin embargo, tiene un nombre y llama por su nombre. Es una persona y busca a la persona. —Cardenal Ratzinger, (PAPA BENEDICTO XVI) Palermo, 15 de marzo de 2000

Como he citado a menudo, Juan Pablo II resumió todo lo anterior en 1976:

Ahora estamos frente a la mayor confrontación histórica que la humanidad haya experimentado jamás. Ahora estamos frente a la confrontación final entre la Iglesia y la anti-iglesia, entre el Evangelio y el anti-evangelio, entre Cristo y el anticristo. —Congreso Eucarístico, para la celebración del bicentenario de la firma de la Declaración de Independencia, Filadelfia, PA, 1976; algunas citas de este pasaje incluyen las palabras «Cristo y el anticristo» como se mencionó anteriormente. El diácono Keith Fournier, un asistente, lo informa como arriba; cf. Católica en línea

Ahora, a la mayoría de los católicos se les ha enseñado a creer que la batalla entre el anticristo y Jesús esencialmente marca el comienzo del fin del mundo. Y, sin embargo, otras declaraciones, no solo de los papas, sino también de la revelación privada «aprobada», sugieren algo en sentido contrario. Empecemos por los papas…

EL AMANECER DE LA ESPERANZA

Volvamos de nuevo a las palabras de Juan Pablo II al principio, donde llamó a los jóvenes a ser «vigilantes» para anunciar la «venida del sol que es Cristo resucitado». Hablando en otra reunión de jóvenes ese año, reiteró que íbamos a ser…

… vigilantes que proclaman al mundo un nuevo amanecer de esperanza, fraternidad y paz. —PAPA JUAN PABLO II, Discurso al Movimiento Juvenil Guanelli, 20 de abril de 2002, www.vatican.va

El cielo es el cumplimiento de la esperanza, no su amanecer, y entonces, ¿a qué se refiere Juan Pablo II? Previamente, anunciaba que el «enfrentamiento final» estaba cerca, y «la llegada de… Cristo resucitado». ¿Qué pasó con la parte del «fin del mundo» que siempre nos han dicho inmediatamente después del regreso de Jesús?

amanecer2

Volvamos de nuevo a Pío XII, otro Papa que ha profetizado el inminente regreso de Jesús. Escribió:

Pero incluso esta noche en el mundo muestra signos claros de un amanecer que llegará, de un nuevo día recibiendo el beso de un sol nuevo y más resplandeciente… Es necesaria una nueva resurrección de Jesús: una verdadera resurrección, que no admita más señoríos de la muerte… En los individuos, Cristo debe destruir la noche del pecado mortal con el amanecer de la gracia recuperado. En las familias, la noche de indiferencia y frescura debe dar paso al sol del amor. En las fábricas, en las ciudades, en las naciones, en las tierras de la incomprensión y el odio, la noche debe brillar como el día… y cesarán los conflictos y habrá paz. Ven Señor Jesús… Envía tu ángel, oh Señor y haz que nuestra noche crezca tan brillante como el día… ¡Cuántas almas anhelan la aceleración del día en que solo Tú vivirás y reinarás en sus corazones! Ven, Señor Jesús. Hay numerosas señales de que Tu regreso no está muy lejos. —POPE PIUX XII, discurso de Urbi et Orbi, 2 de marzo de 1957; vatican.va

Espera un momento. Él prevé que esta destrucción «de la noche del pecado mortal» dará paso a un nuevo día en fábricas, ciudades y naciones. Creo que podemos estar bastante seguros de que no hay fábricas en el Cielo. Así que de nuevo, aquí hay otro Papa que aplica esta venida de Jesús a un nuevo amanecer en la tierra, no al fin del mundo. ¿Podría la clave de sus palabras ser que Jesús vendrá a «reinar en sus corazones«?

Pío X, quien pensó que el anticristo ya podría estar en la tierra, escribió:

¡Oh! cuando en cada ciudad y pueblo se observe fielmente la ley del Señor, cuando se muestre respeto por las cosas sagradas, cuando se frecuenten los sacramentos y se cumplan las ordenanzas de la vida cristiana, ciertamente no habrá más necesidad de que trabajemos más para ver todas las cosas restauradas en Cristo … ¿Y entonces? Entonces, por fin, quedará claro para todos que la Iglesia, tal como fue instituida por Cristo, debe disfrutar de plena y completa libertad e independencia de todo dominio extranjero. Todo esto, Venerables Hermanos, Creemos y esperamos con fe inquebrantable. —PAPA PÍO X, E Supremi, Encíclica «Sobre la restauración de todas las cosas», n.14, 6-7

Bueno, esto también puede parecer al principio una extraña descripción del regreso de Jesús, que algunos escatólogos católicos insisten en que trae el fin del mundo y el Juicio Final. Pero la descripción anterior tampoco se refiere a esto. Porque el Catecismo enseña que los Sacramentos «pertenecen a esta era presente», no al Cielo. [2] Tampoco están sus «dominios extranjeros» en el Cielo. Así que, de nuevo, si Pío X creía que el anticristo estaba en la tierra, ¿cómo podría también profetizar en la misma encíclica una «restauración» del orden temporal?

Incluso nuestros dos pontífices más recientes están hablando, no del fin del mundo, sino de una «nueva era». El Papa Francisco, que ha advertido que la mundanidad de nuestro tiempo es la «apostasía», [3] ha comparado notablemente dos veces a nuestra generación con una novela sobre el anticristo, Señor del Mundo. Pero Francisco también dijo, en una alusión a la era de «paz y justicia» de la que habló el profeta Isaías…[4]

niñosolero2

… [la] peregrinación de todo el Pueblo de Dios; y por su luz, incluso los demás pueblos pueden caminar hacia el Reino de la justicia, hacia el Reino de la paz. ¡Qué gran día será, cuando las armas serán desmanteladas para ser transformadas en instrumentos de trabajo! ¡Y esto es posible! Apostamos a la esperanza, a la esperanza de la paz, y será posible. —PAPA FRANCISCO, Domingo Ángelus, 1 de diciembre de 2013; Agencia Católica de Noticias, 2 de diciembre de 2013

Una vez más, el Papa no se refiere al Cielo, sino a un tiempo temporal de paz. Como afirmó en otra parte:

La humanidad necesita justicia, paz, amor, y sólo la tendrá regresando con todo su corazón a Dios, que es la fuente. —PAPA FRANCISCO, en el Ángelus dominical, Roma, 22 de febrero de 2015; Zenit.org

Del mismo modo, el Papa Benedicto tampoco predice el final. En cambio, en la Jornada Mundial de la Juventud, dijo:

Empoderados por el Espíritu, y basándose en la rica visión de la fe, una nueva generación de cristianos está siendo llamada a ayudar a construir un mundo en el que el don de la vida de Dios sea bienvenido, respetado y apreciado. Una nueva era en la que la esperanza nos libera de la superficialidad, la apatía y el ensimismamiento que amortiguan nuestras almas y envenenan nuestras relaciones. Queridos jóvenes amigos, el Señor os está pidiendo que seáis profetas de esta nueva era… —PAPA BENEDICTO XVI, Homilía, Jornada Mundial de la Juventud, Sídney, Australia, 20 de julio de 2008

¿Ayudar a «construir un mundo»? ¿Está el Cielo todavía en construcción? Claro que no. Más bien, el Papa previó la reconstrucción de una humanidad rota:

La verdadera crisis apenas ha comenzado. Tendremos que contar con terribles trastornos. Pero estoy igualmente seguro de lo que quedará al final: no la Iglesia del culto político… sino la Iglesia de la fe. Es posible que ya no sea el poder social dominante en la medida en que lo era hasta hace poco; pero ella disfrutará de un florecimiento fresco y será vista como el hogar del hombre, donde encontrará vida y esperanza más allá de la muerte. —Cardenal Joseph Ratzinger (PAPA BENEDICTO XVI), Fe y Futuro, Ignatius Press, 2009

puente de la paz

Entonces, ¿cómo pueden los mismos papas que advierten de los signos del acercamiento del anticristo hablar al mismo tiempo de una renovación o «nueva primavera» en la Iglesia? El Papa Benedicto da una explicación basada en la enseñanza de San Bernardo de que hay «tres» venidas de Cristo. Bernardo habló de una «venida intermedia» de Jesús que es…

… como un camino por el que viajamos desde el primero hasta el último. En la primera, Cristo fue nuestra redención; en el último, aparecerá como nuestra vida; en este medio que viene, él es nuestro descanso y consuelo… En su primera venida, Nuestro Señor vino en nuestra carne y en nuestra debilidad; en esta venida media viene en espíritu y poder; en la venida final se le verá en gloria y majestad… —San Bernardo, Liturgia de las Horas, Vol I, p. 169

De hecho, los primeros Padres de la Iglesia y San Pablo hablaron de un «descanso sabático» para la Iglesia también. [5]

Mientras que antes sólo se hablaba de una doble venida de Cristo, una vez en Belén y otra al final de los tiempos, San Bernardo de Claraval hablaba de un adventus medius, una venida intermedia, gracias a la cual renueva periódicamente su intervención en la historia. Creo que la distinción de Bernard da la nota justa. —PAPA BENEDICTO XVI, Luz del Mundo, p.182-183, Una conversación con Peter Seewald

Esta «venida intermedia» se ilumina aún más en la palabra de Dios a la Iglesia, hablada a través de Sus profetas…

La plaga estará más extendida que el SIDA

Mi muy querida y amada hija, cómo te has distraído y te has dejado llevar fuera de mi vista durante los últimos dos días.¿No sabes qué creó esta diversión?Al perderse solo un día de adoración eucarística, fueron tomados y abusados en Mi Nombre, sin protegerse como Yo los he instruido. Mi instrucción es que continúen viniendo ante Mí diariamente, y que recen el Santísimo Rosario, para que Mi Madre pueda cubrirlos con la protección que necesitan en esta obra.

Muchos de los que están cerca de mí adquieren una confianza que los lleva a creer que ninguna cantidad de sufrimiento los detendrá cuando lleven a cabo mi misión, pero esto solo es posible cuando me llamas para guiarte. Hija Mía, pronto se verá el comienzo de una plaga, ya que Mi Padre arrojará sobre la Tierra un castigo a aquellas naciones que lo insultan y que permiten que la maldad y la injusticia sean infligidas a personas pobres e inocentes.

Esta plaga será visible en la cara y las llagas no serán sanadas hasta que el Gran Castigo haya terminado. La plaga estará más extendida que las ayudas y será uno de los primeros signos del castigo venidero. Esto será seguido por una hambruna en un tercio de la Tierra y será presenciado durante el reinado del Anticristo.

Así como el gobierno del Anticristo se extiende como una tela de araña, así será igualado por una serie de castigos derramados sobre los cuatro rincones del mundo por la mano de Mi Padre. La intervención divina ayudará a evitar que las almas sean arrebatadas por la bestia a través del poder del Anticristo. Sus seguidores sufrirán un castigo agónico y se verá en sus rostros a través de la peste. Ellos no escaparán de este severo castigo ni lo harán aquellos que llevan a cabo el engaño malvado sobre Mi Iglesia en la Tierra. Esta advertencia se está dando para que aquellos que dudan de Mi Mano de Justicia entiendan, eventualmente, que los hombres sufrirán como lo hicieron en el día de Noé si le dan la espalda a Dios. El insulto final contra Mi Padre, a través del pecado de la guerra y el aborto, traerá su mayor castigo sobre la humanidad. La vida del niño por nacer, arrebatada tan cruelmente, y sin remordimiento, será castigada con la muerte del cuerpo y la muerte del alma.

Tú Jesús