«Mi corazón está roto por la masacre en Texas»

El papa Francisco hizo un llamamiento contra la circulación indiscriminada de armas

“Mi corazón está roto por la masacre en las escuelas primarias de Texas. Rezo por los niños, los adultos asesinados y sus familias”, anotó el Papa ante los fieles y peregrinos que la acompañaban en la audiencia general del miércoles, 25 de mayo de 2022, en la Plaza de San Pedro. 

“Es hora de decir no más al tráfico indiscriminado de armas. Comprometámonos todos para que estas tragedias no vuelvan a ocurrir”, añadió el Papa al final de su catequesis sobre la vejez, y el tema Qoelet: la noche incierta del sentido y las cosas de la vida, (Lectura: 2,17-18; 12,13-14).

En este contexto, el papa Francisco rezó por las pequeñas víctimas de la nueva masacre en Estados Unidos. 

Salvador Ramos, un joven de 18 años de Uvalde irrumpió en la escuela de primaria de Robb, armado por un rifle y comenzó a disparar contra todos los presentes. De momento son 19 niños y dos adultos, entre ellos un profesor, los fallecidos. Lee aquí más información sobre la masacre.

Asimismo, el Papa en su catequesis de hoy también se refirió la paradoja de una sociedad del conocimiento, pero que lleva al “cansancio”, displicencia por hacer el bien o evitar el mal. 

En este sentido, se refirió a las víctimas inocentes de la violencia: “Teníamos que poner un límite infranqueable a la paz, y vemos sucesión de guerras cada vez más despiadadas contra personas indefensas.”. 

“En nuestro mundo está presente el cinismo de la razón enloquecida, de la razón ideologizada, que se basa solo en la “verdad científica”, sin sensibilidad ni moralidad, es decir, sin pasión por la justicia. Esta razón cínica e irresponsable, paraliza el alma con la tentación de la omnipotencia del saber”. 

Tras resumir su catequesis en varios idiomas, el Papa se dirigió especialmente a expresiones de saludo a los grupos de fieles presentes. Luego, recordando la masacre ocurrida en una escuela primaria de Texas, hizo un llamamiento contra el tráfico indiscriminado de armas.

La vida de santa Catalina muestra por qué tomarnos más en serio a los niños

Los niños no son simplemente adultos en formación, son personas por derecho propio que dan un ejemplo que todos necesitamos

Los niños son fáciles de descartar. Son pequeños, a menudo usan bisutería excesiva y disfraces de princesa en público, pensando que se ven increíbles. Más tarde, de vuelta a casa, desaparecen como reyes en el patio para jugar y cavar, arañando el suelo con la punta de plástico de una tiara enjoyada. No tienen trabajos con un salario y por lo tanto tienen poco poder adquisitivo. Mi propia hija guarda los ahorros de toda su vida en un bolso de Cenicienta.

Los niños tienen tendencia a pronunciar mal las palabras. Sus calcetines rara vez combinan y su cabello a menudo está enredado.

Debido a esto, las personas mayores valoramos erróneamente a los niños solo por su potencial.

Soñamos con lo que podrían llegar a ser una vez que sean mayores, más maduros, más adultos. Claro, los amamos, pero eso no necesariamente equivale a tomarlos en serio.

Esto es un error.

Los niños hacen una contribución única

Los niños no son simplemente adultos en formación.

Descubro que mis hijos poseen una rara combinación de empatía emocional y la voluntad de seguir lo que han intuido.

Chubykin-Arkady.jpg

Chubykin Arkady | Shutterstock

Siempre recordaré, por ejemplo, cómo el día del funeral de mi abuelo, mi hijo de ocho años se sentó junto a mi afligida abuela todo el día y dejó que ella lo abrazara todo el tiempo.

Este niño, que siempre está tan sucio y despeinado, de repente se transformó en un perfecto caballero.

Otro incidente que nunca olvidaré es el momento en que nuestra hija perdió su primer diente. No pude poner el dinero del hada de los dientes debajo de su almohada esa noche.

Nuestra otra hija, que probablemente solo tenía 9 o 10 años en ese momento, sin ningún problema y sin decirnos nada, se dio cuenta de nuestro error y deslizó un billete de 10 dólares debajo de la almohada de su hermana. Era todo el dinero que tenía en el mundo.

Personas pequeñas con corazones enormes

Estas son historias que quiero recordar, no porque sean anécdotas divertidas sobre las cosas lindas que hacen los niños, sino porque son expresiones de una rica vida interior y una profundidad de sentimientos que apenas sospechaba que existían.

Solo escribir sobre ellos me hace llorar, tan hermosos son los corazones de estos pequeños.

Los niños tienen una comprensión diferente de lo que es serio que los adultos, y cada vez estoy más convencido de que los niños tienen la mejor parte del tema.

Lo que nosotros, los adultos, consideramos sin importancia es exactamente lo que los niños están mirando más de cerca. Vale la pena tomar su punto de vista.

Una santa que confió

A finales de esta semana es la fiesta de santa Catalina de Siena. Santa Catalina es famosa por su audacia al castigar al Papa.

Tuvo un descaro casi infantil al decirle a uno de los hombres más poderosos del mundo que necesitaba ponerse en forma. Pero ella era así. Siempre soñó en grande, incluso de niña.

Al crecer en una familia numerosa, de alguna manera logró usar su imaginación para escapar del caos de un hogar lleno de hermanos para pasar un tiempo tranquilo con Dios.

Ella siempre se tomó a Dios muy en serio. Cuando Él hablaba, ella escuchaba. Escuchó de la forma que solo un niño puede escuchar.

Una consagración en serio

Muchos niños pequeños juran precipitadamente no casarse nunca, pero cuando Catalina hizo ese mismo voto, lo dijo en serio.

Desde los siete años tuvo visiones religiosas y a menudo ayunaba como disciplina espiritual.

En secreto, hizo voto de virginidad y, como señal de sinceridad, se cortó el cabello como hacen las mujeres cuando entran en un convento.

godong-vn022466a.jpg

Pascal Deloche / Godong | Ref:022

Sus padres la castigaron por destrozar su cabello hasta que reveló su voto. Resulta que su acción infantil aparentemente traviesa fue bastante seria.

Sus padres le permitieron convertirse en terciaria dominicana, una religiosa con votos que continúa viviendo en casa, a la edad de 16 años.

Llevaba el distintivo vestido religioso dominicano y se quedó en una pequeña habitación en la casa familiar donde pasó tres años orando, saliendo al servicio de los enfermos y de los pobres.

La gente comenzó a visitar a Catalina para pedirle consejo y ser testigo de su ejemplo. Ella no era una persona joven para ser despedida.

¿Qué es lo que hace que los niños sean tan capaces de hazañas sobrehumanas de amor y devoción?

DZIADEK Z WNUCZKĄ

Quizás la respuesta sea tan simple como la confianza. Los niños confían en sus padres implícitamente.

Mamá y papá son héroes para ellos. Dios Padre debe ser adorado y amado, y se confía en Él en todas las cosas.

Entonces, cuando alguien como santa Catalina escucha a Dios llamándola a una vida religiosa, naturalmente y plenamente confía en que esta es la vida para ella.

Los adultos no somos tan buenos confiando. Enfrentado a un llamado similar a una vocación, divagué, dudé y lo consideré durante años.

Una vez que acepté el llamado, se hizo evidente lo feliz que era seguir el plan de Dios para mí. Me arrepentí de no haber confiado en Él de inmediato.

Era escéptico y perezoso acerca de mi vocación, mientras me decía a mí mismo que era maduro contenerme y sopesar mis opciones.

Los adultos nos distraemos con nuestras preguntas, ego y frustración acerca de cómo el mundo es una mezcla de cosas buenas y malas.

No podemos superar los momentos de nuestro pasado en los que nos hemos sentido decepcionados, por lo que nos cansamos. Cuando Dios nos llama, dudamos. No lo tomamos en serio.

Quizás si adaptamos un punto de vista un poco más infantil, viviremos con más esperanza y confianza. Correremos más riesgos y diremos que sí a más oportunidades.

Al menos, podemos estar más atentos a esos detalles aparentemente insignificantes de nuestras vidas que en realidad son extremadamente importantes. Esto es lo que los niños ven con tanta claridad.

Algún día, creceré para ser como ellos.

El vídeo de un niño que canta ante una Cruz en Ucrania se vuelve viral

El pequeño cantó delante de una cruz de piedra.
La imagen se ha difundido en las redes sociales. En el pequeño que pide a Jesús protección nos sentimos todos unidos pidiendo el fin de la guerra

En las guerras, las primeras víctimas son los niños. Las sufren en ese momento y les marca para el resto de sus días. Es una mochila que llevarán de por vida muy a su pesar.

Los niños no están en las líneas de combate ni en los tanques. Los hemos visto en los brazos de sus madres, en los trenes que los llevan al exilio o en los refugios. Algunos nos han llamado poderosamente la atención, como el niño que cruzó a pie la frontera después de hacer 1.200 kilómetros solo, con un número de teléfono grabado en su mano. O como la pequeña que cantaba «Let it go» de «Frozen» en un búnker ante la mirada triste de tantos adultos que no quieren perder la esperanza.

Ahora se acaba de hacer viral un vídeo en el que vemos a un niño cantando ante una cruz.

Es la oración que Dios más valora, la de los niños y la de los enfermos. Seguramente quien lo grabó es un familiar.

Con la canción en ucraniano, el pequeño se dirigía a Jesús en la Cruz:

«Yo canto, Dios, por los vivos y por los muertos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Y digo ‘Dios, sálvanos a nosotros y a Ucrania’.

Digo a Dios ‘yo te quiero’.»

A continuación se hace la señal de la cruz como ortodoxo, de derecha a izquierda. Fue grabado el 22 de marzo, cuando ya llevábamos cerca de un mes de la invasión de Ucrania. Con él, todos le pedimos a Dios que acabe la guerra.

El vídeo, que ya es viral, se ha grabado en una ciudad que podría ser Lviv (Leópolis) o Kyev, quién sabe. Esas calles empedradas hablan de un patrimonio y de raíces, de una historia que también es nuestra Historia. Por eso estamos llamados a hacer lo que esté en nuestras manos. La oración es un arma poderosa y este niño nos ha dado una lección que no podemos desaprovechar. Si no nos hacemos como niños… ¿recuerdan? La Cruz no es solo una cruz de piedra. Es Jesús que nos habla a través de este vídeo.