Manténgase alejado de aquellos que hacen juicios imprudentes

La Santísima Virgen a Luz de María de Bonilla el 31 de marzo de 2022

Amados hijos de Mi Inmaculado Corazón, pueblo de Mi Divino Hijo, reciban mi bendición maternal. Recibe mi palabra como bálsamo para cada uno de vosotros, hijos de mi Divino Hijo. Hijos Míos, derramé mis lágrimas* de dolor por esta generación que continúa sumida en el pecado y la desobediencia. Derramé mis lágrimas por los dolores, las sacrilegios, las herejías con las que ofendéis a mi Divino Hijo y las vidas interrumpidas de los inocentes que están siendo asesinados. Derramé mis lágrimas de dolor por lo que viene para toda la humanidad: el sufrimiento, las persecuciones, las revueltas, los levantamientos sociales, las enfermedades y las hambrunas. Derramé mis lágrimas sobre las iglesias cerradas por orden de aquellos que están logrando dominar a la humanidad e impidiendo que mis hijos adoren a Mi Divino Hijo. Derramé mis lágrimas sobre la tierra y el agua con respecto a los elementos que se levantarán y harán daño a la humanidad.

Amados hijos, los dolores que afrontan y enfrentarán abrumarán a la humanidad, de ahí las llamadas a la conversión, la urgencia de que la humanidad no se permita vivir en la ignorancia de la Ley de Dios, de las Sagradas Escrituras, de los Sacramentos, de las obras de misericordia, practicando la indiferencia y la impiedad. Hijos, manténganse alejados de aquellos que hacen juicios precipitados, «porque como juzguéis, así seréis juzgados, y la misma medida que usáis para los demás será usada para vosotros» (Mt. 7:2).

Satanás está incitando a la división en la Iglesia de mi Hijo: no caigas en sus trampas. ¡Ayuna, ora, discierne!

Preste atención a los elementos; en agitación se levantarán contra la raza humana. En este momento, la humanidad está llena de mundanidad, y la gente se apresura a trabajar y actuar contra sus hermanos y hermanas.

Oren, hijos, oren, oren, la tierra temblará y Mis hijos sufrirán.

Oren, hijos, oren por el Medio Oriente.

Oren, hijos, oren por el avance del poder global sobre la humanidad.

Oren, hijos, oren por la Iglesia; ora y contrarresta todo lo que busca confundirte con una fe firme.

Oren, hijos, oren por Argentina.

Oren, hijos, la guerra llegará a donde no se espera.

Los amo, hijitos. En vuestra misión, cada uno de vosotros debe cumplir lo que mi Hijo os ha confiado.

Los invito a estar más cerca de mi Hijo. Yo estoy con ustedes: no teman, yo los protejo. Mi amor maternal permanece sobre cada uno de Mis hijos. Vive en la paz de mi Hijo. Te amo.

Madre María

Ave María más pura, concebida sin pecado

Ave María más pura, concebida sin pecado

Ave María más pura, concebida sin pecado

Comentario de Luz de María

Hermanos y hermanas:

Basándome en sus comentarios, he sentido la necesidad de tomar de ellos expresiones que son unánimes: expresiones de amor, arrepentimiento y unidad con respecto a nuestra Madre. No debo permitir que sentimientos tan grandes nacidos de lo más profundo de vuestros corazones no den fruto. Por lo tanto, podemos ofrecer a nuestra Madre la siguiente oración:

Reina y Madre

No llores, Madre, no llores.
Quiero estar contigo, Reina y Madre.
Madre, tú nos guías por el camino
de la verdad y de la salvación.

Doblamos nuestras rodillas para enjugar
tus santas lágrimas, pequeña Madre.
Toca corazones de piedra,
da luz a la humanidad.

Dar paz a nuestros corazones,
ayudar a los jóvenes a transformar
sus vidas que son tan indiferentes
al amor de nuestro Salvador.
Te imploramos por la verdadera y
sincera conversión de toda la humanidad.

Bendito por tu humildad,
Santo a través de tu ardiente caridad.
Bendito por tu virginidad perpetua.
Bendecida por tu maternidad.

No llores, mi bella Señora, vestida con el sol:
seguimos orando.

Lágrimas de los ojos amorosos y dulces de la Madre María
Lágrimas de sangre, de un dolor verdadero y cruel,
que nos permite ver que no nos hemos arrepentido
ni nos hemos alejado del pecado.

No llores, bendita Señora: no llores, perdónanos.
Que tu humildad toque a esta generación,
para ver con tus ojos
y amar con tu corazón puro y misericordioso.

Danos conocimiento del pecado, el arrepentimiento,
la conversión y la salvación.

Oh buen Jesús, deseo beneficiarme de las enseñanzas contenidas
en las lágrimas de sangre de Tu Santísima Madre
para cumplir Tu Voluntad,
para que un día podamos ser dignos de alabarte,
glorificarte y adorarte por toda la eternidad.

Hermosa Madre del Cielo,
ruega a Jesús por nuestro consuelo,
y que tus lágrimas traigan la luz del amor y la paz.

Amén.

Gracias, hermanos y hermanas, por crear esta ofrenda de amor para Nuestro Señor Jesucristo y para nuestra Santísima Madre.

Luz de María

[* Ver video, 28 de marzo de 2022: https://www.youtube.com/watch?v=9fBumQfQaj4&t=1s

Comentario de Luz de María: «Hermanos y hermanas, esta mañana, cuando nuestra Santísima Madre se manifestó con lágrimas de su bendita y pura sangre, acojamos con profundo dolor estas lágrimas con las que Nuestra Madre expresa su angustia y dolor por lo que le está sucediendo a la humanidad y, más aún, lo que le sucederá a la humanidad. El dolor de nuestra Madre no debe pasar desapercibido. Debemos doblar nuestras rodillas y, con corazones sinceros, confiando en su protección maternal, orar a su Divino Hijo, adorándolo por aquellos que no lo adoran, que no lo aman, y junto con Nuestra Madre, que nuestros corazones, nuestro ser, nuestra alma, nuestros sentidos y sentimientos se fusionen con ella en reparación por tantas ofensas e insultos contra su Divino Hijo y Nuestra Santísima Madre.

Hermanos y hermanas, no podemos seguir ignorando el estado del mundo; no podemos seguir como si nada estuviera pasando. Miremos con discernimiento, el bálsamo para nuestros ojos espirituales que nos es dado por el Espíritu Santo, derramado aquí en la tierra para tocar los corazones». ]