Defendamos a la Eucaristía

¿Qué hay en el Corazón de Jesús? Nostalgia por los que nunca van a verle a los Sagrarios y agradecimiento por los que van a hablar con Él. Deseamos ardientemente ser amados, pero no se nos ocurre buscar ese Amor verdadero en las Iglesias, donde una lamparilla indica que está el Santísimo Sacramento.

En la Eucaristía “sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos”, como diría Antoine de Saint-Exupéry (El Principito, cap. 21). Significa que el verdadero valor de las cosas no siempre es evidente

En la Eucaristía, Jesús nos da un amor desbordante. Jesús es luz del amor, todo lo que dice o hace lo hace por Amor. La Eucaristía es el Corazón de la fe, es el prodigio del Amor. Él nos llama con su Amor, para que luego lo difundamos.

La Virgen nos dice palabras de amor y de esperanza y pide rezar por los no creyentes. ¿Y quiénes son ellos? Los que no tienen a la Iglesia como Madre y a Dios como Padre. Los que dicen que no tienen pecados son no creyentes. No existe ningún hombre que no necesite acudir al Sacramento de la Reconciliación.  La confesión es muy importante. Los no creyentes son hermanos nuestros que tienen necesidad de nosotros. Debemos abrir nuestro corazón a ellos. La Virgen María llora lágrimas de sangre por ellos, porque son sus hijos también.

Tuvimos mártires en nuestra historia, de la que somos herederos. Somos lo que ha fructificado de esa semilla puesta por los mártires; por ello, hemos de entronizar la Eucaristía en nuestro corazón, en nuestra parroquia, en nuestros pueblos.

María desea reclutar almas fieles para esta defensa de la Eucaristía. La abominación de la desolación sería la abolición de la Eucaristía. Tenemos que defender la Eucaristía en nuestra propia vida. Dios nos pide llevar una vida limpia y, si no lo está, confesar nuestros pecados en el Sacramento de la Reconciliación. Vistiendo con indumentaria indecente podemos profanar la Eucaristía. El “ejército de los profanadores” ya está preparado, nos advierte nuestra Madre Santa María.

La Agenda 2030, preparada por la ONU, pretende destruir la civilización cristiana y construir una nueva sin Jesucristo. Como dijo el hombre que sabía más del Nuevo Orden Mundial, el Padre argentino, Juan Claudio Sanahuja, fallecido hace 5 años: “Quieren destruir cinco mil años de civilización”. Por eso hay que tener el corazón trabajando, amando. Hay que ser creativos para ayudar a que la gente encuentre al Señor.

Jesús se ha quedado de manera física entre nosotros. No nos puede dar igual comulgar que no comulgar, adorar que no hacerlo. No dejemos solo a Jesús en las capillas de adoración, para amarlo más y para evitar las profanaciones.

Cuando se cerraron las iglesias, en Polonia los fieles se pusieron a rezar fuera de ellas, entonces las abrieron y las iglesias estaban llenas.

Jesús le dijo a una vidente de Madrid: “Si no se hace la suficiente adoración, quizás no se lleguen a cumplir todas mis promesas”.

Estamos en tiempos difíciles, por eso lo mejor es ir a participar en la Santa Misa a diario, y sino, al menos hacer las comuniones reparadoras de los primeros viernes. Otro modo de reparar es rezando el Rosario en familia, y también, que haya la mayor pulcritud en el altar donde se celebra la Misa y en el alma de los participantes en ella.

Estamos en una hora gloriosa que lleva a la resurrección de la Iglesia, para ello, Dios quiere la eucaristización de la Iglesia. Los sacerdotes deben de tener mucha fe en Jesús sacramentado, y de allí sacarán fuerza y energía para su ministerio. Los fieles hemos de poner de nuestra parte para aumentar las Visitas al Santísimo, aunque sean visitas muy cortas, porque la realidad es que la Eucaristía es el centro del mundo. Podemos decir a Jesús: “Vengo con mucha ilusión a verte” o “Jesús, te acompaño. Señor, te amo”. Porque es cierto que, un acto de Amor a Dios borra mil ingratitudes.

El triunfo del Corazón de la Virgen se dará en lo escondido, es decir, se dará en los corazones; en cambio, el triunfo del Corazón de Jesús, no. La fe y la confianza en Dios es la llave que abre el Corazón de Jesús.

Queremos gente joven en las iglesias, parroquias y catequesis. La renovación de las parroquias se hace a través de la adoración eucarística. Los verdaderos cristianos no son normales, ¡son extraordinarios!

¿Por qué el Papa ha insistido tanto en que este martes nos unamos todos en oración?

Numerosos santuarios se sumarán a este importante Rosario

El Papa Francisco insiste en la importancia de rezar para que llegue la paz.

Tras el rezo del Regina Coeli de este domingo, el Papa Francisco volvió a invitar a todos a unirse a la importante oración de este martes 31 de mayo, a las seis de la tarde (hora de Roma), en que dirigirá el rezo del Rosario ante la imagen de María Regina Pacis en la Basílica romana de Santa María la Mayor.

El Obispo de Roma dijo: “el último día del mes de mayo, fiesta litúrgica de la Visitación de la Santísima Virgen María, a las 18 horas, en la Basílica de Santa María la Mayor rezaremos el Rosario por la paz, en conexión con numerosos santuarios de diversos países. Invito a los fieles, a las familias y a las comunidades a unirse a esta invocación, para obtener de Dios, por intercesión de la Reina de la Paz, el don que el mundo espera”.

El mes de mayo, que la Iglesia dedica especialmente a la devoción mariana, finaliza el día 31, y el Papa ha querido convocar como un gesto final de confianza en la Virgen el rezo de este Rosario para pedir por la paz en el mundo, y especialmente en Ucrania. Se trata de una cita el martes 31 de mayo, a las 18 horas, en conexión por streaming desde la Basílica de Santa María la Mayor en Roma.

El Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización difunde este rezo y anima a participar también desde los medios de comunicación y en actitud orante. El Francisco Papa rezará esa tarde junto a la estatua de María Reina de la Paz, encargada por Benedicto XV para pedir el fin de la Primera Guerra Mundial en 1918. Es una Virgen que sostiene a un Niño Jesús dispuesto a dejar caer la rama de olivo que simboliza la paz. Como hacen muchos fieles, que depositan flores y notas a sus pies, el Papa depositará una corona de flores a los pies de la estatua antes de dirigir su oración a la Virgen y dejar su intención particular.

María Reina de la Paz, la imagen de la Primera Guerra Mundial ante la que el Papa rezará por la paz este martes 31 de mayo.

En ese encuentro de oración, el Papa se acompañará de representantes de la comunidad cristiana de Roma:

– jóvenes scouts,

– familias de la comunidad ucraniana de Roma,

– representantes de la Juventud Ardiente Mariana,

– miembros del cuerpo de Gendarmería Vaticana y de la Guardia Suiza Pontificia

– feligreses de parroquias romanas dedicadas a la Virgen María Reina de la Paz

– algunos miembros de la Curia Romana.

Participarán en el rosario, rezando algunas decenas, una familia ucraniana, personas relacionadas con víctimas de guerra y un grupo de capellanes militares.

Además, se han comprometido a participar en esta oración santuarios marianos internacionales y santuarios de países en guerra o en grave inestabilidad, que conectarán online para rezar todos juntos.

Estos son los santuarios marianos que adherirán a la oración:

– Santuario de la Madre de Dios (Zarvanytsia) en Ucrania

– Catedral de Sayidat al-Najat (Nuestra Señora de la Salvación) en Irak

– Catedral Nuestra Señora de la Paz en Siria

– Catedral de María Reina de Arabia en Baréin

– Santuario de Nuestra Señora de la Paz y del Buen Viaje

– Santuario Internacional de Jesús Salvador y Madre María

– Santuario de Jasna Góra

– Santuario Internacional de los Mártires de Corea

– Santa Casa de Loreto

– Santísima Virgen del Santo Rosario

– Santuario Internacional Nuestra Señora de Knock

– Santísima Virgen del Rosario

– Nuestra Señora Reina de la Paz

– Nuestra Señora de Guadalupe

– Nuestra Señora de Lourdes.

Los fieles de todas las partes del mundo están invitados a acompañar al Papa Francisco rezando en este Rosario, que emitirán los medios vaticanos (incluirá lengua de signos italiana).

El mes de mayo empezó con la exhortación de Francisco desde su ventana en el Palacio Apostólico pidiendo orar por la paz todos los días de mayo, y citando el sufrimiento de la ciudad ucraniana de Mariúpol, “ciudad de María”, bárbaramente bombardeada y destruida». Y añadió: «Sufro y lloro pensando en los sufrimientos de la población ucraniana y en particular de los más débiles, los ancianos y los niños. Llegan incluso terribles noticias de niños expulsados y deportados».

Te cobijaré

«María, Madre casta» a Valeria Copponi el 30 de marzo de 2022

Hijos Míos, la Pascua se acerca, pero si yo les preguntara a cada uno de ustedes qué significa, la mayoría de mis hijos, sobre todo los más pequeños, no sabrían cómo responder, o responderían diciendo: «Es la fiesta cuando encontramos los huevos de Pascua». Mis hijitos, ¿han entendido hasta qué punto mis hijos más pequeños se han alejado? Ciertamente, no es su culpa, sino la de sus padres y madres: pagarán caro por este pecado que ofende a mi Hijo en su crucifixión. Os encomiendo: testimoniad con vuestras obras, sobre todo con la Santa Misa del domingo, con la confesión de las ofensas más graves, particularmente contra la Santísima Trinidad. Les pregunto: cuántos de ustedes santificarán esta enésima crucifixión.[1] de mi Hijo? Nunca como en estos tiempos que ustedes llaman «modernos» mi Hijo ha sido tan ofendido en Su Pasión. Hijos Míos, vosotros que comprendéis cuán grande es nuestro sufrimiento en estos días de Pascua, ofrécenos todos vuestros sacrificios; oren sobre todo por aquellos que están fuera de la gracia de Dios. Aquellos que no entiendan lo importante que es para su vida eterna santificar las fiestas, especialmente en esta Pasionista, llorarán lágrimas amargas. Hijitos, oren durante esta semana, particularmente por la conversión de Mis amados hijos que están crucificando a Jesús por enésima vez. Los amo, hijos míos, y los protegeré bajo mi manto de las guerras de estos tiempos. Que la bendición de Jesús, crucificado y resucitado, sea sobre todas vuestras familias.

Notas

↑1es decir, «conmemoración de la crucifixión de mi Hijo»

Enseñe a los niños a orar

Nuestra Señora de Zaro di IschiaSimona el 26 de marzo de 2022

Vi a la Madre: tenía un manto azul sobre los hombros y un velo blanco en la cabeza con la corona de doce estrellas; su vestido era blanco, sus pies estaban desnudos y colocados en el globo terráqueo, donde se producían escenas de violencia y destrucción. Entonces la Madre cubrió el mundo con su manto y todas las escenas cesaron. Las manos de la Madre estaban entrelazadas en oración y entre ellas había un santo rosario muy luminoso; muchos rayos salían de las cuentas en manos de la Madre, inundando el bosque, y algunos de ellos llegaron a descansar sobre algunos peregrinos. Alabado sea Jesucristo…

Hijos Míos, los amo y les agradezco que hayan venido en respuesta a este llamado mío. Vengo entre vosotros una vez más a través de la inmensa misericordia del Padre. Hijos Míos, una vez más les pido oración: oración por mi amada Iglesia, para que los pilares de sus cimientos no tiemblen y para que el verdadero Magisterio de la Iglesia no sea volcado.

Oré durante mucho tiempo con la Madre por la Santa Iglesia, por el Santo Padre y por todos los que se habían confiado a mis oraciones, luego la Madre reanudó.

Mis amados hijos, hagan una pausa ante el Santísimo Sacramento del Altar, oren y hagan orar a los demás; enseñe a los niños, el futuro del mundo, a orar. [1] Amar y no odiar; justificar y no criticar; hijos míos: el juicio es sólo para Dios. Él es Juez, un Padre bueno y justo, y dará a cada persona lo que se merece: no te corresponde a ti juzgar.

Hijos Míos, los amo. Ahora te doy mi santa bendición. Gracias por haberse apresurado conmigo».

Notas

↑1«El futuro del mundo y de la Iglesia pasa por la familia». —PAPA SAN JUAN PABLO II, Familiaris Consortio, n. 75

La medicina de Dios

Nos llamamos Víctor y Daniela, tenemos 27 y 26 años y llevamos casados dos años y medio. Yo soy veterinario y Daniela es parte del año profesora y otra parte ama de casa.
Vivimos la fe dentro de la Iglesia en el camino Neocatecumenal. Tenemos un hijo, Jacob, de un año y una hija que nacerá en mayo que se llamará Victoria. Además tenemos dos hijos que no llegaron a nacer y ya están en el cielo disfrutando de la vida eterna.

¿Qué significa el perdón para vosotros?
Para nosotros el perdón y la misericordia son la base de la fe cristiana, que se basan en el amor infinito que Dios nos tiene, y en la infinidad de oportunidades que nos da cada día para empezar de nuevo. Sin el perdón no hay cristiano. «Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian». (Mt 5, 44) Es lo único que diferencia el cristianismo de las demás creencias, ya que sólo en Cristo se encuentra el perdón total hacia nosotros cuando nos convertimos en sus enemigos, por el pecado, destruyendo el proyecto de amor que tiene con cada uno de nosotros.

¿Preferís pedir perdón o perdonar?
Víctor: personalmente yo debo confesar que soy muy orgulloso y ciertamente me es más fácil perdonar que pedir perdón aunque también he experimentado que la paz que da pedir perdón, aún cuando la otra persona no lo acepta, significa experimentar ese amor del que hablábamos anteriormente, es decir perdonar sin pedir nada a cambio.
Daniela: por mi parte, también muchas veces el orgullo me ha hecho difícil pedir perdón, como si las palabras no salieran de mi boca. Prefiero perdonar, aunque es cierto que el hacerse pequeños, humillarse y pedir que te perdonen, siempre es fuente de una gran paz.

¿Qué lugar ocupa el sacramento de la Reconciliación en vuestra vida espiritual?

Daniela: desde pequeña me han educado en la fe cristiana y el sacramento de la reconciliación en mi familia ha tenido siempre un lugar privilegiado. Es cierto que no siempre me resulta fácil confesarme, a veces por vergüenza o a veces por soberbia, pero al final el Señor sabe como prepararme ocasiones propicias para reconciliarme con Él, respetando mis tiempos, mis miedos.
Víctor : para mí el sacramento de la confesión es totalmente indispensable para poder celebrar los demás sacramentos, ya que cuando uno tiene el alma llena de suciedad difícilmente puede ver a Dios y sin embargo es más fácil escuchar la voz del demonio que te dice constantemente «Dios no te quiere, Dios es un monstruo, tu vida no vale para nada…». Cuando uno se confiesa, si lo hace de corazón, Dios tiene el poder de hacer una persona nueva, no arreglar los desperfectos, sino hacerla nueva. La confesión lleva a la humildad, ya que te hace entrar en lo más profundo de ti mismo, reconocerte débil y aceptar que no está en nuestra fuerza el ser cristiano, hacer el bien no viene de nosotros, es una gracia del Espíritu Santo.

En el Padrenuestro hay una condición que, frecuentemente, se nos olvida: ¨Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden¨. Y es que pedir perdón implica ser generoso al perdonar. ¿Qué opináis sobre ello?.

Daniela: siempre, cuando reflexiono sobre esta parte del Padrenuestro, pienso en otras palabras de Jesús, que me recuerda que con la medida con la que yo juzgo al otro, seré juzgada por Dios. A veces el mismo pecado nos parece más grave cuando lo hace otro y no nosotros mismos, porque es más fácil justificarnos: esa parte del Padrenuestro me invita a justificar siempre al otro, a Victor, a mis amigos, a mis padres.
Víctor : nosotros estamos casados y seguimos casados gracias a esta parte del Padrenuestro ya que, precisamente al haber recibido el perdón de Dios tantas veces podemos por ello perdonarnos mutuamente muchas veces. Sería hipócrita recibir algo gratis , en este caso el perdón de Dios, y no darlo gratis sin intereses. Para poder ponernos de cara a Dios antes el Señor nos pide que nos reconciliemos con nuestro hermano, que nos pongamos a bien incluso con ellos que nos hacen injusticias.

Juan Manuel Cotelo define el perdón como el mayor regalo, y así titula una película suya. ¿Verdaderamente es el mayor regalo para vosotros?.

Nosotros hemos experimentado el amor de Dios. El perdón siempre va ligado al amor, Dios en esencia es Amor, es Perdón, y por tanto para nosotros el haber recibido la fe en la iglesia, el tener un encuentro con Jesucristo en nuestra vida concreta, es y será siempre el regalo más grande, y trasmitirle esto a nuestros hijos, a pesar de nuestras faltas y a pesar de que no somos unos padres perfectos, es la mayor herencia que podemos dejarles.

¿Hay algo imperdonable para Dios?

Para Dios nada es imperdonable, siempre cuando exista arrepentimiento sincero; por eso es una obra de caridad en muchas ocasiones ayudar a un hermano a ver sus faltas, siempre obviamente sin juzgarlo, y reconociendo que no somos mejores que nadie, llamando a la conversión para que de esta forma experimentemos todos el perdón y el amor de Dios.
Para nosotros en nuestras fuerzas muchas cosas son imperdonables, pero unidos a Dios, estando en comunión con el Espíritu Santo, sabemos que se puede perdonar cosas muy graves, ya que hemos visto como cristianos perdonan a sus enemigos de forma sincera, y esto es obra de Dios. De forma que se cumple lo que dice San Pablo: «Ya no soy yo quien vive, sino Cristo que vive en mi» (Gal 2, 20).

Ponemos las noticias y comprobamos que el ser humano sigue siendo violento y vengativo. ¿Qué necesita el mundo para comprender la realidad del perdón?

Esencialmente lo que el mundo necesita para comprender la realidad del perdón es sentirse perdonado, necesita cristianos auténticos que representen el cuerpo de Cristo aquí en la tierra, que se dejen insultar, que carguen sobre ellos el pecado de los demás, es decir que no devuelvan mal por mal sino que devuelvan bien por mal, que actuemos como sumideros de todas las injusticias. Las pequeñas guerras del día a día terminan allí donde hay un cristiano que no continúa el ciclo de odio, que siempre va a más.

¿Y si el problema reside en que no nos perdonamos a nosotros mismos?

Efectivamente, hace mucha falta en este mundo anunciar la buena noticia, que Dios viendo nuestra necesidad y nuestra condición de pecadores se ha hecho hombre en Jesucristo y se ha entregado hasta la muerte por nosotros, abriéndonos el cielo. Esta noticia, el Kerigma, es lo que necesita cada ser humano para llegar a reconciliarse con su historia y aceptarse pecador y a la vez amado de Dios.

Por último, os proponemos un ejercicio de creatividad. ¿Qué eslogan pondríais en una campaña publicitaria sobre el perdón?

«El mayor regalo y el más valioso es sin embargo el único totalmente gratuito: el perdón y el amor de Dios.»

En la foto vemos un matrimonio feliz, sonriendo y con un bebé en brazos. Están en la calle delante de unos árboles.

Victor y Daniela

«Salimos con los niños en pijama»

una familia española en misión en Odessa relata su huida de la guerra

María y su familia

Llevaban tres años y medio en Ucrania. María Polanco, su marido y sus hijos cuentan un camino en el que Dios ha estado muy presente

Hay momentos, instantes, en los que las palabras alcanzan todo su sentido. Pensaba esto mientras daba la bienvenida a la familia de María Polanco. Quería ampliar la frase con: “Bienvenidos… a casa”. Pero, hasta unas 72 horas antes, su hogar estaba en Ucrania.

Dispuestos a abortar

Para contar la historia de María, tenemos que retroceder unos años, al momento en el que una jovencísima pareja, llena de temores, estaba dispuesta a abortar al bebé que esperaban. Pero ese bebé tenía el apoyo de una super-familia. Una familia cuyos miembros estaban de misión en Viena y que, al conocer la situación de estos jóvenes, se pusieron en contacto con ellos, les invitaron a pasar una semana en su casa, y, a fuerza de cariño, les despejaron cualquier duda: “No es un error, es una bendición”, “Sí a la vida”. “Nos transmitieron justo las palabras que nos hacían falta”, decían nuestros protagonistas. Allí, al lado de esa familia, empezaron a comprender lo que era una familia en misión.

«El motor que nos encendió»

“Volvimos a casa, nos casamos, y estábamos muy agradecidos.El Señor nos había dado el ciento por uno por nuestros pecados, nos había dado gratuitamente todo: una boda preciosa, un piso, un trabajo… Ese agradecimiento fue el motor que nos encendió las ganas de darnos más. Con la ayuda de los catequistas, intentamos discernir si era el momento, si era oportuno ser familia en misión. Después de rezarlo, de hablarlo y de ponderarlo, estábamos seguros de que era nuestro momento. Nos fuimos a una convivencia de una semana en Italia. Al final de la convivencia se hace un sorteo en el que se pide al Espíritu Santo que sea la mano inocente. Se sortean los lugares donde los obispos han pedido familias en misión entre las familias que están dispuestas”. Les tocó Odessa, en Ucrania.

Aquí puedes ver imágenes de María y su familia:

María Polanco, familia en misión en Odessa

Galería fotográfica

Suenan tambores de guerra

En Ucrania había más familias en misión. Entre ellas, una familia de Castellón, que les facilitó mucho la adaptación. Tres años y medio después de ese diciembre de 2018 en que viajaron a Ucrania, se empezaron a plantear la vuelta de manera abrupta. Con mucha indecisión por la pena de dejar vacía la misión. Pero empezaban a sonar tambores de guerra. Las dudas de si volver o esperar se fueron disipando cuando, la semana pasada, ya empezaron a notar otro ritmo en la tensión. El ejército ruso entró en el Donbass, supuestamente para apoyar, para proteger a los rusos de los ucranianos. Pero sabían que era una provocación, que era sobrepasar una de las líneas rojas.

Sin tiempo para despedidas

“Queríamos habernos ido el viernes, despedirnos de la gente y cerrar toda esta etapa con calma. Pero el miércoles se aprobó la ley marcial y autorizaron las armas en la calle. Eso fue el gran detonante para acelerar la partida”. Así que decidieron irse el jueves por la mañana. Con ayuda de unos amigos, cargaron la furgoneta y llenaron el depósito de gasolina. Pero la noche les sorprendió con los primeros bombardeos: “Salimos corriendo con los niños en pijama y sin despedirnos de nadie. No pudimos decir adiós a toda esa gente que tanto cariño nos había dado.”

“Salimos corriendo con los niños en pijama y sin despedirnos de nadie. No pudimos decir adiós a toda esa gente que tanto cariño nos había dado.”

Los niños, gracias a Dios, llevaron todo esto con mucha naturalidad. María y Darío pusieron todo el esfuerzo en quitarle hierro a la situación a modo “Benigni”. Forraron las ventanas de la furgoneta con esterillas para evitarles lo que se pudiese ver a través de ellas. Así que no vieron ni un solo de los tanques que invadían las carreteras. Pero la mayor sí que intuía que algo estaba pasando. Era consciente de que su madre le había dicho que vendrían a España cuando saliesen las flores y ya no hubiese nieve. Con cuatro añitos, se daba cuenta de que lo que pasaba no era bueno, pues salían con mucha nieve y en pijama.

MISSION
María y los suyos van a llevar a Ucrania en el corazón.

@mariapolancordg

Afortunadamente, durante el tiempo que llevó superar los tres kilómetros de cola que había para pasar la frontera (en hora y media habían avanzado un metro), los niños estuvieron completamente dormidos y, cuando se despertaron, ya habían llegado a Hungría. En esa cola pudieron practicar la frase de Diego Blanco: “Reza, espera, y no te preocupes”.

¿Volver cuando todo esto termine? La verdad es que, hoy por hoy, no sabrían qué decir. Pensaban decidir si seguir en misión o no durante este verano. Una guerra aceleró los tiempos… Las puertas no están cerradas, pero ahora tienen claro que su misión es la del día a día aquí, en Valencia. Bienvenidos… a casa. Why not?

Puedes seguir a María Polanco en su perfil de Instagram.

Lo que “esconden” las espinilleras de Luka Modrić

El delantero del Real Madrid muestra su amor a Jesucristo y a su familia segundos antes de entrar al campo.

Luka Modrić es uno de los grandes jugadores de fútbol internacional. Es Balón de Oro. En el último partido de Champions del Real Madrid contra el Paris Saint Germain mostró su excelente trabajo como centrocampista.

Si en octubre de 2020 vieron El Clásico de Real Madrid – Barcelona, quizá recuerdan que cuando entró Luka Modrić en el segundo el tiempo, las cámaras de televisión lo captaron besando repetidas veces sus espinilleras segundos antes de entrar al campo.

LUKA MODRIC

No es la primera vez que lo hacía, y es que hay una historia muy bonita detrás de esta especie de ritual que, además, pareciera traerle muchas bendiciones. Por ejemplo, en aquel partido, metió el tercer gol del Real Madrid, y en el partido contra el PSG facilitó el segundo gol de Benzema.

LUKA MODRIC

En sus espinilleras, el futbolista de origen croata tiene impresa una foto de su familia y otra de Jesucristo.Para él, la religión es fundamental en su vida. Cuando ganó el Balón de Oro en el 2018 dijo que su familia cercana es la que le da fuerzas para seguir cruzando fronteras y cosechando frutos.

LUKA MODRIC

Además, este accesorio que protege sus piernas tiene otro significado muy especial para él. Modrić viene de una familia muy humilde. Su infancia transcurrió en plena guerra de los Balcanes. Su padre fue llamado por el ejército croata. A su abuelo lo asesinó un grupo de serbios cerca de su casa y él y su madre tuvieron que huir a Zadar.

LUKA MODRIC

Allí se hospedaron en un hotel. Modrić no paraba de jugar a fútbol. Incluso, años después, un antiguo recepcionista bromeó diciendo que él rompía más cristales con el balón que las propias bombas.

Allí fue descubierto por Tomislav Basic, jefe de la cantera de Zadar. Este recuerda que le hizo unas espinilleras de madera a Modric (que aún conserva) porque su familia apenas tenía dinero para sobrevivir.

LUKA MODRIC

Mucho ha cambiado desde entonces, incluso sus espinilleras, que ahora son de fibra de carbono; sin embargo, algo se mantiene igual: su sentimiento de que lo más importante es la familia.

Amparo Portilla, la madre de 11 hijos ya «venerable»

por su «virtud heroica» que en su vida se apoyó en la Virgen para todo

Amparo Portilla ya es venerable y se encuentra a un paso de la beatificación

El Papa Francisco declaró el pasado 24 de abril “venerable” a la valenciana afincada en Madrid Amparo Portilla Crespomadre de 11 hijos que murió a causa de un cáncer de pulmón en 1996, y a la que ahora Roma reconoce sus virtudes heroicas.

Ya sólo necesitaría un milagro por su intercesión para ser declarada beata. A los 12 años de edad, perdió a su padre, encarcelado y asesinado en 1937 durante la Guerra Civil.  A los 25 años, casada con Federico Romero, se mudó a Madrid y se volcó en su familia cada vez más numerosa, como “trabajadora infatigable, siempre alegre y generosa, dando a los demás permanente ejemplo de vida cristiana”. Tuvieron 11 hijos y no les faltaron las penurias económicas. También buscaba volcarse con “los más desprotegidos, pobres, enfermos o apartados de Dios”, según los promotores de su beatificación.

En Madrid llegaría a ser líder nacional de la Obra Apostólica Familiar, un movimiento católico familiarista que en 1966 se refundaría, junto con otros, en el actual Movimiento Familiar Cristiano. Participaba en programas de televisión hablando de la vida familiar y matrimonial.

Murió en su casa en la madrugada del 10 de mayo de 1996 “mirando en sus últimos días una imagen de Virgen de los Desamparados y dejando en todos los que la conocieron su profunda y auténtica vida cristiana”. Su cuerpo descansa en la Cripta de la Almudena en Madrid.

Precisamente, uno de los aspectos de su vida de fe más fuertes fue su gran devoción a la Virgen MaríaAsí lo atestigua su familia y la gente que la conoció bien.

Como buena valenciana amaba a la Virgen de los Desamparados. Además, en cada bautizo de sus 11 hijos tras el sacramento, como si se tratara de saldar una deuda, ofrecía su hijo a la Virgen. Además, quiso que todas sus hijas llevaran nombres de advocaciones marianas y hasta le puso Asunción a su primera hija porque en el año 1950 se declaró el dogma de la Asunción de la Virgen a los cielos.

Amparo oyó en una ocasión que sería bueno que cada familia tuviera una advocación propia de la Virgen y pensó que la de su familia fuese la Virgen del Romero. Cuando se enteró de que ya existía una en Cascante (Navarra), acudió con frecuencia a visitarla. En una ocasión la familia Romero, incluidos hermanos y tíos, se reunieron en su santuario, en un encuentro que los más de cincuenta peregrinos llamaron “Romerada”.

“A mi madre le gustaba visitar santuarios dedicados a la Virgen. En cada uno tenía encomendado a un hijo y al pasar a su vera, de camino a cualquier parte, renovaba la encomienda a la Virgen. Es como si tuviera otra familia, unida a la geografía de las iglesias marianas”, cuenta uno de sus hijos en la web dedicada a su madre.

Del mismo modo, su familia recuerda que “como madre buscaba en la Virgen la protección que ella también procuraba a sus hijos, y al comenzar los viajes solía acudir a Ella para que nos protegiera bajo su manto, ‘como una madre arroparía a sus hijos para protegerlos’, decía. Le dio mucha alegría cuando en 1963 fueron por primera vez a veranear a Riaza y descubrió que la patrona era la Virgen del Manto, devoción a la que había recurrido tantas veces”.

Por otro lado, sus allegados cuentan que la preocupación de Amparo por los demás era como una onda expansiva, familia, amigos, vecinos, conocidos, todos los hombres; y cuando veía o sabía de alguna catástrofe acudía enseguida a la intercesión de la Virgen para que tuviera compasión y ayudara a esas personas que sufrían.

“Esa devoción vital le hacía reconocer en todas las advocaciones marianas a la Virgen. Todas le gustaban: Mater, en su infancia, y la Virgen de los Desamparados, advocación especialmente misericordiosa, le acompañaron siempre, pero sin exclusivismos ni fanatismos. Al final de su vida tuvo delante continuamente una imagen de esta Virgen. La novena de la Inmaculada del año 1995 la hicimos leyendo las oraciones recogidas en un libro de su colegio. Fue antes de someterse a un tratamiento de radiaciones en la cabeza y se encontraba bastante delicada. En el mes de mayo de 1996, rezando la salve 5 días antes de morir, repetía bajito al terminar: ‘¡Madre de misericordia, Madre de misericordia!’”, relata su familia.

Le gustaba repetir: “Para las madres y para Dios todos somos hijos únicos”. Había experimentado ese amor exclusivo a cada hijo, y exclusivo de Dios hacia ella. También se consideraba, del mismo modo, hija de la Virgen.

“Mayo era su mes, el de la Virgen, el mes de las flores. Nació el 26, en este mes es su santo, el 6 hizo la primera comunión, le impusieron la medalla de hija de María y también en este mes el Señor quiso llevársela, como una muestra de su amor hacia ella. Cuando se acercaba Mayo, intuí que la Virgen se la llevaría durante este mes junto a sí, como un signo, como un guiño de su amor hacia ella”, concluyen sus hijos.