Docilidad y buena disposición para encontrarse con Dios

La fe en los medios que el Señor nos da, hace milagros. En una ocasión, el Señor le pidió a un hombre que hiciera algo que tenía amplia experiencia que no podía hacer: extender una mano «seca», sin movimiento. Y la docilidad, signo de una fe que obra, hizo posible el milagro: lo estiró y se mantuvo tan sano como el otro. A veces se nos pedirá que hagamos cosas que nos sentimos incapaces de hacer, pero que serán posibles si permitimos que la gracia de Dios actúe en nosotros. Gracia que, muy a menudo, vendrá a nosotros como consecuencia de la docilidad en la dirección espiritual. (un director espiritual que está en conformidad con la doctrina de la Iglesia).

El Señor nos pide que tengamos no sólo un apoyo humano, que nos llevaría al pesimismo, sino una confianza sobrenatural. Él nos pide que seamos sobrenaturalmente realistas, que es contar con Él, sabiendo que Jesucristo continúa actuando en nuestras vidas.

Diez hombres encuentran su curación porque son dóciles. Jesucristo sólo les dice: «Id, muéstrense a los sacerdotes. Y a medida que avanzaban, fueron sanados.

En otra ocasión, el Señor se apiadó de un mendigo ciego de nacimiento y, nos dice San Juan, Jesús escupió en el suelo e hizo barro con la saliva, y con este barro ungió sus ojos y le dijo: Ve, lávate en el estanque de Siloé. El mendigo no dudó ni un momento. Así que fue y se lavó allí, y regresó con la vista.

«¡Qué ejemplo de fe segura nos ofrece este ciego! Una fe viva y trabajadora (…) ¿Qué poder contenía el agua, para que al humedecer los ojos se curaran? Un misterioso colirio habría sido más apropiado, una preciosa medicina preparada en el laboratorio de un sabio alquimista. Pero ese hombre cree; pone en acción el mandato de Dios y regresa con los ojos llenos de claridad».

La ceguera, los defectos, las debilidades son males que se pueden remediar. No podemos hacer nada, pero Jesucristo es omnipotente. El agua en esa piscina seguía siendo agua, y el barro, barro. Pero el ciego recuperó la vista, y más tarde, además, una fe más viva en el Señor. Y así, tantas veces a lo largo del Evangelio, se nos muestra la fe de aquellos que tratan a Jesús. Sin docilidad, la dirección espiritual sería infructuosa. Y no puede ser dócil quien insiste en ser terco, obstinado, incapaz de asimilar una idea diferente a la que ya tiene o a la que le dicta una experiencia negativa porque no contó con la ayuda de la gracia. La persona orgullosa es incapaz de ser dócil, porque para aprender debemos estar convencidos de que todavía hay cosas que no sabemos y que es necesario que alguien nos enseñe. Y para mejorar espiritualmente, debemos estar convencidos de que no somos tan buenos como Dios espera que seamos.

En asuntos de nuestra propia vida interior debemos ser advertidos con una prudente desconfianza de nuestro propio juicio, para poder aceptar otro criterio diferente u opuesto al nuestro. Y dejaremos que Dios nos haga y nos rehaga a través de eventos e inspiraciones, a través de las luces recibidas en dirección espiritual. Con la docilidad de la arcilla en manos del alfarero. Sin oponer resistencia, con visión sobrenatural, escuchando a Cristo en esa persona. Así nos dice la Sagrada Escritura: bajé a la casa del alfarero y descubrí que estaba trabajando en la rueda. Y la vasija de barro que estaba haciendo se desmoronó en sus manos; e inmediatamente formó otra vasija de la misma arcilla, tal como le dio la gana (…). Sepan que lo que la arcilla está en las manos del alfarero, eso es lo que están en mis manos. Disponibilidad, docilidad, dejarnos hacer y rehacer por Dios tantas veces como sea necesario. Este puede ser el propósito de nuestra oración de hoy, que llevaremos a cabo con la ayuda de Nuestra Señora.

Hablar con Dios

Empezar es fácil; perseverar es santidad

983

Empezar es fácil; perseverar es santidad. Que tu perseverancia no sea una consecuencia ciega del primer impulso, el trabajo de la inercia: que sea una perseverancia reflexiva.

984

Dile: ¡ecce ego quia vocasti me! — ¡Aquí estoy, porque me has llamado!

985

Te extraviaste y no volviste porque te daba vergüenza. Sería más lógico que te avergonzaras de no volver.

986

«La verdad es que no hay necesidad de ser un héroe», confiesas, «de saber aislarse hasta donde las circunstancias lo exijan, sin llegar a extremos ridículos, y perseverar». Y añades: «Mientras cumpla con las normas que me diste, las trampas y trampas de mi entorno no me preocupan: temer tales nimiedades, eso es lo que me daría miedo».

¡Maravilloso!

987

Fomenta y preserva el más noble de los ideales que acaba de nacer dentro de ti. Considere cuántas flores florecen en la primavera y cuán pocas son las que se convierten en frutos.

988

El desaliento es un enemigo de tu perseverancia. Si no luchas contra el desaliento, primero te volverás pesimista y tibio después. Sé optimista.

989

Ven ahora I Después de tanto de ‘¡la Cruz, Señor, la Cruz!’ es obvio que es una cruz a tu gusto la que querías.

990

Constancia, que nada puede temblar. Eso es lo que necesitas. Pídele a Dios y haz lo que puedas para obtenerlo: porque es una gran salvaguarda contra tu constante alejamiento de la forma fructífera que has elegido.

991

No se puede ‘levantar’. No es de extrañar: ¡ese otoño!

Persevera y te «levantarás». Recuerda lo que ha dicho un escritor espiritual: tu pobre alma es como un pájaro cuyas alas están cubiertas de barro.

Se necesitan soles del cielo y esfuerzos personales, pequeños y constantes, para sacudirse esas inclinaciones, esas fantasías vanas, esa depresión: ese barro aferrado a tus alas.

Y te verás libre. Si perseveras, te «levantarás».

992

Da gracias a Dios que te ayudó y regocíjate en tu victoria. ¡Qué profunda alegría sientes en tu alma, después de responder a la gracia!

993

Tú razonas… bueno, fríamente; ¡un motivo tras otro para abandonar la tarea! Y algunos de ellos son, al parecer, concluyentes.

Sin duda tienes razones. Pero no tienes razón.

994

«Mi entusiasmo se ha ido», escribes. Tienes que trabajar no por entusiasmo sino por Amor: consciente del deber, lo que significa abnegación.

995

Inquebrantable: eso es lo que debes ser. Si tu perseverancia se ve perturbada por las debilidades de otras personas o por las tuyas, no puedo dejar de formar una mala opinión de tu ideal.

Toma una decisión de una vez por todas.

996

Tienes una mala idea de tu camino, si la falta de entusiasmo te hace pensar que lo has perdido. ¿No puedes ver que es el momento de la prueba? Por eso os habéis visto privados de consuelos sensatos.

997

Ausencia, aislamiento: pruebas para tu perseverancia. Santa Misa, oración, sacramentos, sacrificios, Comunión de los Santos: armas a conquistar en la prueba.

998

¡Oh bendita perseverancia del burro que hace girar la rueda hidráulica! Siempre al mismo ritmo. Siempre los mismos círculos. Un día tras otro: todos los días lo mismo.

Sin eso, no habría madurez en la fruta, ni flor en el huerto, ni olor a flores en el jardín.

Lleva este pensamiento a tu vida interior.

999

¿Y cuál es el secreto de la perseverancia? Amar. Enamórate y no lo dejarás.

https://www.escrivaworks.org/book/the_way-chapter-46.htm

Oración de san Patricio contra males físicos y espirituales

«Cristo, sé mi escudo hoy»

Muchos males físicos y espirituales existen a nuestro alrededor. Hoy igual que en el siglo V, cuando san Patricio lidió con los rudos saqueadores irlandeses y logró mostrarles la fuerza y la paz de Jesús.

En aquellos años difíciles, él rezaba esta poderosa oración. Y hoy puede serte útil a ti para levantarte y sentir a Cristo contigo, delante de ti, detrás de ti, dentro y sobre ti, en todo momento…

Me levanto

Me levanto hoy por medio de la poderosa fuerza, la invocación de la Santísima Trinidad, por medio de la fe en sus tres personas, por medio de la confesión de la unidad del Creador del universo.

Me levanto hoy, por medio de la fuerza del nacimiento de Cristo y su bautismo, por medio de la fuerza de su crucifixión y de su sepulcro, por medio de la fuerza de su resurrección y su asunción, por medio de la fuerza de su descenso para juzgar el mal.

Me levanto hoy por medio de la fuerza del amor de querubines, en obediencia de los ángeles, en servicio de arcángeles, en la esperanza que la resurrección encuentra recompensa, en las oraciones de los patriarcas, en las palabras de los profetas, en las prédicas de los apóstoles, en la inocencia de las santas vírgenes, en las obras de todos los hombres de bien.

Me levanto hoy por medio del poder del cielo: luz del sol, esplendor del fuego, rapidez del rayo, ligereza del viento, profundidad de los mares, estabilidad de la tierra, firmeza de la roca.

Me levanto hoy por medio de la fuerza de Dios que me conduce: poder de Dios que me sostiene, sabiduría de Dios que me guía, mirada de Dios que me vigila, oído de Dios que me escucha, Palabra de Dios que habla por mí, mano de Dios que me guarda, sendero de Dios tendido frente a mí, escudo de Dios que me protege, legiones de Dios para salvarme de trampas del demonio, de tentaciones de vicios, de cualquiera que me desee mal, lejanos y cercanos, solos o en multitud.

Invoco 

Yo invoco este día a todos estos poderes entre mí y el maligno, contra despiadados poderes que se opongan a mi cuerpo y alma, contra conjuros de falsos profetas, contra las leyes negras de los paganos, contra las falsas leyes de los herejes, contra las obras y astucia de la idolatría, contra los encantamientos de brujas, forjas y hechiceros, contra cualquier conocimiento corruptor del cuerpo y del alma.

Cristo, sé mi escudo hoy, contra venenos, contra quemaduras, contra sofocación, contra heridas, de tal forma que pueda yo recibir recompensa en abundancia.

Cristo conmigo, Cristo delante mí, Cristo detrás de mí, Cristo dentro de mí, Cristo debajo mí, Cristo sobre mí, Cristo a mi derecha, Cristo a mi izquierda, Cristo cuando me acuesto, Cristo cuando me siento, Cristo cuando me levanto, Cristo en la anchura, Cristo en la longitud, Cristo en la altura, Cristo en el corazón de todo hombre que piensa en mí, Cristo en la boca de todo hombre que hable de mí, Cristo en los ojos de todos los que me ven, Cristo en los oídos de todos los que me escuchan.

Me levanto hoy por medio de la poderosa fuerza, la invocación de la Santísima Trinidad, por medio de la fe en sus tres personas, por medio de la confesión de la unidad del creador del universo. Amén.

San Patricio ha pasado a la historia como el hombre que llevó que cristianismo a Irlanda. De hecho, hoy es el patrón del país. Su nombre se ha extendido por todo el mundo, pero hay muchas cosas de él que todavía no son suficientemente conocidas…

Jesús y la glorificación de los cuerpos

«A MIS SACERDOTES» DE CONCEPCIÓN CABRERA DE ARMIDA. GORRO. CXI: RESURRECCIÓN DE LA CARNE.

Mensajes de Nuestro Señor Jesucristo a Sus hijos predilectos.

CXI RESURRECCIÓN DE LA CARNE

«El cuerpo resucita en virtud del hecho de que Yo glorifiqué la carne con el contacto más puro de Mi Divinidad; y para esa resurrección la carne tiene virtud sólo a través de Mí. Esta doble caridad, por la que el hombre nunca está agradecido, fue el efecto de la Encarnación del Verbo. Porque nada de lo que toca a la Divinidad es destruido o perece; y menos aún el hombre, de quien la Palabra quiso tomar Su sustancia muy humana, Su carne mortal, Su misma materia.

Y mi resurrección es la promesa segura de la resurrección de los cuerpos, no por mi propia virtud, como la mía, sino por mi virtud, que quise conceder al hombre, como una gracia participada, por el contacto de mi Divinidad con la carne humana. Sólo que, debido al pecado original, la carne sólo puede tener esa transformación de crisálida en mariposa, por un estupendo milagro de Mi Infinito Poder que, con el Aliento divino, rehace y reúne eternamente el cuerpo con el alma que le ha sido asignada, ya sea para salvarse a sí misma, o para condenarse a sí misma, según sus obras.

Es un deber de justicia para Mí, así como de misericordia, la unión del alma con el cuerpo, que animó y con el que también pecó y mereció. Dios no sería justo, si una carne que se sacrificó en la tierra en Su honor pereciera para siempre sin su recompensa. Dios es justo y no deja sin recompensa ni un ápice de los sacrificios que el hombre hace por Dios en su cuerpo o en su alma; Él está justo glorificando o castigando eternamente el cuerpo, el instrumento del alma que se santificó a sí misma reprimiendo sus apetitos sensuales, o que lo ofendió siguiendo sus inclinaciones pecaminosas.

Amo no sólo las almas, sino también los cuerpos, las vainas de esas almas y los templos vivientes del Espíritu Santo.

Por supuesto, el alma con sus poderes induce al cuerpo al bien o al mal; pero el cuerpo, aunque la materia muerta sin el alma, presta su ayuda mientras el alma la aliente, y sirve para bien y para mal.

Por lo tanto, también debe participar en la recompensa o el castigo, porque el hombre no es alma sola ni cuerpo solo, sino ambos, aunque el cuerpo debe estar subordinado al espíritu, que lleva la imagen divina de la Trinidad, y prestarle su ayuda en la mortificación y la Cruz. Cuanto más sufra el cuerpo por Cristo, más será glorificado con Cristo.

Y mi gran misericordia es también glorificar la carne sólo por el contacto que tuvo con el Verbo que la purificó, la divinificó y le comunicó por ese contacto más puro el derecho de resurrección en el último día.

Amo esa carne humana en la que un Dios humano se vistió a sí mismo; y entre otras cosas, ¿sabes por qué? –Porque me ayudó con su ayuda a sufrir, a redimir a la raza humana con dolor. Por eso mi carne misma, que tomé en el vientre más puro de María, la levanté más tarde sin esperar la resurrección en el fin del mundo, porque era impecable; y, además, dar con ella la garantía de la resurrección final. Porque si un Dios humano tuviera el poder de resucitar solo por sí mismo, ¿cómo podría no tener el poder de resucitar a todos los muertos de todas las edades?

Vencí la muerte, y por lo tanto los muertos obedecen mi voz, de la cual di algunos ejemplos cuando pasé por la tierra. Era imposible que la ternura de Mi Corazón permitiera que los cuerpos perecieran y fueran destruidos para siempre, mientras Mi Cuerpo era glorificado.

La Encarnación ya tenía, entre sus inmensos actos de caridad hacia el hombre, el de la resurrección de la carne, en virtud de haber unido a la Divinidad con la carne; y este es un punto que apenas se piensa, ni se aprecia, aunque es un beneficio inmenso.

Porque Dios no hace las cosas por mitades, y al unir el alma al cuerpo, sabiendo que el pecado traería la muerte al mundo; y al enviar su Palabra, al dar a su propio Hijo para redimir al hombre, en su caridad infinita, él ya había preconcebido la resurrección de la carne; Tanto en virtud del hecho de que lo que Dios hace no lo deshace, como por el hecho de que la naturaleza divina estaba unida en unión hipostática con la naturaleza humana; la Persona divina con la carne humana, aunque pura y limpia, tomada de una Virgen sin mancha, para reparar con esa pureza las manchas de limo en el cuerpo del hombre.

Él necesita venir a la tierra una carne inmaculada para purificar la corrupción del hombre, y además, para que la redención de esa carne corrupta pueda alcanzar una nueva vida en el día de la resurrección final.

Por lo tanto, la redención del Hijo de Dios en el mundo no fue solo para las almas, sino que con ella también compró los cuerpos, los cuerpos también fueron redimidos de la destrucción eterna y guardados como cosas santas para ser respetadas, porque llevan algo del sello de la Divinidad, que no desaparece, sino que espera el día de la Resurrección.

La destrucción de los cuerpos es el efecto del pecado, que mancha el alma y el cuerpo; pero la rehabilitación de los cuerpos es el efecto de la Encarnación y Redención del Hijo de Dios, Palabra y Carne, que no hace las cosas por mitades, sino que manifiesta completamente Su munificencia, Su grandeza, Su poder y Su caridad infinita.

Así es que el Aliento del Espíritu Santo traerá la resurrección de la carne, y entonces las almas se unirán a sus propios cuerpos para que glorifiquen a Dios, ya sea en la bienaventuranza eterna, o en el dolor eterno, en el infierno, que ambos lo glorifican en Sus atributos.

Esta resurrección de la carne participa de la transformación en Mí, por unidad; es una participación de Mi gloriosa Resurrección, del poder infinito que tuve sobre la muerte cuando me levanté glorificado para confirmar Mi doctrina salvadora, Mi Evangelio.

Si las almas y los sacerdotes se transforman en Mí desde la tierra, esa transformación, ese ser otro Yo, en su vida y en su muerte, llega también a la resurrección; no porque no resuciten como todos los demás, sino porque su resurrección será más gloriosa, más divina, en el esplendor de sus cuerpos, en las dotes más especiales con las que se distinguirán en el Cielo mismo.

Como la unión Conmigo en la tierra será la glorificación de los cuerpos en el cielo. Cuanta más unión, más relación con Mi Carne glorificada misma, más luz, más resplandor, más belleza, más cerca de la Divinidad misma. Esa carne que alimentó Mi Carne, que se convirtió en Mí crucificado, que fue sostenida por Mi Sangre, que se sacrificó en Mi honor, también tendrá más recompensa, más Yo en el cielo.

Para mis sacerdotes que eran otro Yo, que tuvieron la alegría de ser transformados en Mí en el altar, cuyos labios dijeron cientos de veces con absoluta certeza: «Este es mi Cuerpo, esta es mi Sangre», esa carne mía, que fue transformada en Mí, se distinguirá correctamente de los otros cuerpos resucitados, y cada vez más, de acuerdo con el grado de unión y transformación en Mí que tenía en este mundo.

Mi Bondad y Mi santa Justicia llegan tan lejos a los sacerdotes transformados en Mí; porque les voy a revelar un secreto, y es que la transformación del alma en la tierra también llega al cuerpo incluso en la tierra; y Dios no destruye este elemento que divinificó el cuerpo y que en su destrucción no se aparta de él, así como no se apartó de Mi Cuerpo cuando murió. Queda el bendito germen en esas cenizas que se levantarán gloriosas con las más altas dotes, en el bendito día de la Resurrección de la Carne, para el mayor triunfo del cuerpo y del alma, para la mayor gloria de Dios.

Incluso más allá de la muerte llegarán a los sacerdotes transformados en Mí la recompensa y Mis recompensas eternas; las recompensas de un Dios hombre que comparte Su propia gloria con aquellos que fueron otros Cristos en la tierra y que drenaron el mismo cáliz y consagraron sus cuerpos y almas a Él.

Y puesto que Dios no está satisfecho con nada, sino que abunda y se desborda en bondad y justicia; No se conformaba con hacer felices a las almas, sino también con la felicidad eterna a los cuerpos que acompañaban a esas almas; y más, mucho más, infinitamente más a los sacerdotes que fueron transformados en Mí».

Aprender de Nuestra Señora para servir a nuestro prójimo

Que el primero entre vosotros sea vuestro siervo, dice el Señor. Para ello debemos dejar de lado nuestro egoísmo y descubrir aquellas manifestaciones de caridad que hacen felices a los demás. Si no nos esforzáramos por olvidarnos cada vez más de nosotros mismos, pasaríamos junto a los que nos rodean una y otra vez y no nos daríamos cuenta de que necesitan una palabra de aliento, de apreciar lo que hacen, de animarlos a ser mejores y a servirles.

El egoísmo nos ciega y cierra nuestro horizonte a los demás; la humildad abre constantemente el camino a la caridad en detalles prácticos y concretos de servicio. Este espíritu alegre de apertura a los demás y disponibilidad es capaz de transformar cualquier entorno. La caridad penetra, como el agua en la grieta de una piedra, y termina rompiendo la resistencia más obstinada. «El amor saca a relucir el amor», decía Santa Teresa, y San Juan de la Cruz aconsejaba: «Donde no hay amor, pon amor y obtendrás amor».

Te tratamos con gentileza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que queríamos daros no sólo el Evangelio de Dios, sino incluso nuestras propias personas, como san Pablo les dijo a los cristianos de Tesalónica. Si lo imitamos, daremos frutos similares a los suyos.

De manera particular debemos vivir este espíritu del Señor con los más cercanos a nosotros, en nuestra propia familia: «Que el marido busque no sólo sus propios intereses, sino también los de su esposa, y los de su esposa los de su marido; que los padres busquen los intereses de sus hijos, y que los niños a su vez busquen los intereses de sus padres. La familia es la única comunidad en la que cada hombre «es amado por sí mismo», por lo que es y no por lo que tiene (…).

«El respeto a esta regla fundamental explica, como enseña el mismo Apóstol, que nada se hace por un espíritu de rivalidad o vanagloria, sino en humildad, por amor. Y este amor, que está abierto a los demás, hace que los miembros de la familia sean verdaderos siervos de la «iglesia doméstica», donde todos desean el bien y la felicidad de los demás; donde todos y cada uno dan vida a este amor con la búsqueda ansiosa de este bien y felicidad».

Si actuamos de esta manera no veremos, como suele suceder, la mota en el ojo ajeno sin ver el rayo en el nuestro. Las faltas más pequeñas de los demás se magnifican, las fallas mayores de los nuestros tienden a ser disminuidas y justificadas.

La humildad, por otro lado, nos hace reconocer ante todo nuestros propios errores y miserias. Entonces estamos en condiciones de ver las faltas de los demás con comprensión y ser capaces de ayudarlos. También estamos en condiciones de amarlos y aceptarlos con sus defectos.

Nuestra Señora, Nuestra Señora, Esclava del Señor, nos enseñará a entender que servir a los demás es una de las formas de encontrar alegría en esta vida y una de las formas más cortas de encontrar a Jesús. Para eso tenemos que pedirle que nos haga verdaderamente humildes.

Hablar con Dios

Dios a menudo concede gracias extraordinarias durante los Ejercicios Espirituales

408. Los Ejercicios Espirituales son la mejor ocasión para romper ciertas relaciones poco saludables.

409. Es una gran fortuna hacer los Ejercicios Espirituales, porque es la oportunidad de asegurar el Paraíso.

410. El silencio es uno de los principales requisitos para realizar los Santos Ejercicios de manera adecuada y fructífera.

411. Durante los Ejercicios es importante abordar el problema de la vocación.

412. Dios a menudo concede gracias extraordinarias durante los Ejercicios Espirituales.

413. Los Ejercicios Espirituales son el tiempo más propicio durante el cual el Señor a menudo comunica sus luces y gracias especiales.

414. Que cada uno se considere a sí mismo como si estuviera solo en la realización de los Ejercicios Espirituales, y que piense que los está haciendo por última vez.

415. El silencio es el fundamento del éxito de los Ejercicios Espirituales.

416. Poder hacer los Ejercicios Espirituales es una gracia extraordinaria; por lo tanto, uno debe hacerlos bien, y para hacerlos bien, uno debe poner en práctica lo que se expone en los sermones y en las lecturas.

417. Dios ha preparado gracias especiales para cada día de los Ejercicios Espirituales.

418. Durante los Ejercicios Espirituales, todos los problemas de conciencia suelen ponerse en orden.

419. Durante los Ejercicios Espirituales, uno examina lo que ha hecho en el último año, con el fin de dar cuenta a Dios, preparar mejor las cosas para el próximo año y tomar resoluciones para corregir la negligencia pasada.

COOPERADORES SALESIANOS. LA OBRA DE DON BOSCO

Ejemplo de los primeros cristianos

Los primeros cristianos superaron muchos obstáculos con su compromiso y su amor por Cristo, y nos mostraron el camino: su firmeza en la doctrina del Señor era más poderosa que la atmósfera materialista y a menudo hostil que los rodeaba. Estaban en el corazón mismo de esa sociedad, y no buscaban de forma aislada el remedio para un posible contagio y su propia supervivencia. Estaban plenamente convencidos de que eran levadura de Dios, y su acción silenciosa pero efectiva terminó transformando esa masa sin forma. «Sobre todo, supieron estar serenamente presentes en el mundo, sin despreciar sus valores ni desdeñar las realidades terrenales. Y esta presencia -«ya llenamos el mundo y todas vuestras cosas», proclamó Tertuliano-, una presencia extendida a todos los ambientes, interesados en todas las realidades honestas y valiosas, vino a penetrar en ellos con un nuevo espíritu».

El cristiano, con la ayuda de Dios, se esforzará por hacer noble y valioso lo vulgar y lo común, para convertir todo lo que toque, ya no en oro, como en la leyenda del rey Midas, sino en gracia y gloria. La Iglesia nos recuerda la urgente tarea de estar presentes en medio del mundo, de devolver a Dios todas las realidades terrenas. Esto sólo será posible si permanecemos unidos a Cristo a través de la oración y los sacramentos. Así como el ramal está unido a la vid, así debemos estar unidos al Señor todos los días.

«Necesitamos heraldos del Evangelio que sean expertos en humanidad, que conozcan en profundidad el corazón de las personas de hoy, que compartan sus alegrías y esperanzas, sus angustias y tristezas, y al mismo tiempo sean contemplativos, enamorados de Dios. Para ello necesitamos nuevos santos. Debemos suplicar al Señor que aumente el espíritu de santidad en la Iglesia y que nos envíe santos para evangelizar el mundo de hoy. Y esta misma idea fue expresada por el Sínodo Extraordinario de los Obispos haciendo una evaluación global de la situación de la Iglesia: «Hoy necesitamos urgentemente pedir a Dios, con asiduidad, por los santos».

El cristiano debe ser «otro Cristo». Esta es la gran fuerza del testimonio cristiano. Y de Jesús se dijo, a modo de resumen de toda su vida, que pasó por la tierra haciendo el bien, y esto debe decirse de cada uno de nosotros, si realmente buscamos imitarlo. «El divino Maestro y Modelo de toda perfección, predicó a todos y cada uno de sus discípulos, en cualquier circunstancia que viviera, santidad de vida, de la que es autor y consumador: Sed, pues, perfectos (…). Está absolutamente claro que todos los fieles de cualquier estado o condición de vida están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, santidad que, incluso en la sociedad terrena, promueve un modo de vida más humano».

Meditación diaria

Ayuda que los ángeles pueden darnos

«… Y los ángeles vinieron y le ministraron». Los ángeles guardianes tienen la misión de ayudar a cada hombre a alcanzar su fin sobrenatural. Enviaré un ángel delante de ti «, dice el Señor a Moisés, «para defenderte en el camino y llevarte al lugar que he designado para ti. Y el Catecismo Romano comenta: «Porque así como los padres, cuando sus hijos necesitan viajar por caminos malos y peligrosos, que la gente los acompañe para protegerlos y defenderlos de los peligros, así nuestro Padre celestial, en este camino que emprendemos por la Patria celestial, nos da a cada uno de nosotros ángeles para que, fortalecidos por su poder y ayuda, podemos liberarnos de las trampas preparadas furtivamente por nuestros enemigos y repeler los terribles asaltos que nos hacen; Y que con tales guías podamos seguir el camino recto, para que ningún error interpuesto por el enemigo pueda separarnos del camino que conduce al cielo».

La misión de los ángeles de la guarda, por lo tanto, es ayudar al hombre contra todas las tentaciones y peligros, y traer a su corazón buenas inspiraciones. Son nuestros intercesores, nuestros guardianes, y nos prestan su ayuda cuando los invocamos. «Los santos interceden por los hombres, mientras que los ángeles de la guarda no sólo oran por los hombres, sino que actúan a su alrededor. Si por parte de los bienaventurados hay intercesión, por parte de los ángeles hay intercesión e intervención directa: son al mismo tiempo abogantes de los hombres cercanos a Dios y ministros de Dios cercanos a los hombres».

El Ángel de la Guarda también puede darnos ayuda material, si es conveniente para nuestro propósito sobrenatural o para el de los demás. No dudemos en pedirle su favor en las pequeñas cosas materiales que necesitamos cada día: encontrar aparcamiento para el coche, no perder el autobús, ayuda en un examen para el que hemos estudiado, etc. Pueden colaborar especialmente con nosotros en el apostolado, en la lucha contra las tentaciones y contra el diablo, y en la oración. «Los ángeles, además de llevar nuestras noticias a Dios, traen la ayuda de Dios a nuestras almas y las alimentan como buenos pastores, con dulces comunicaciones e inspiraciones divinas. Los ángeles nos defienden de los lobos, que son los demonios, y nos protegen».

El Ángel de la Guarda debe ser tratado como un querido amigo. Él está siempre vigilante, constantemente dispuesto a prestarnos su ayuda, si se la pedimos. Es una gran lástima cuando, por olvido, tibieza o ignorancia, no nos sentimos acompañados por un compañero tan fiel, o cuando no le pedimos ayuda en tantas ocasiones cuando la necesitamos. Nunca estamos solos en la tentación o la dificultad, nuestro Ángel nos ayuda; él estará a nuestro lado hasta el mismo momento en que dejemos este mundo.

Al final de la vida, el Ángel de la Guarda nos acompañará ante el tribunal de Dios, como la liturgia de la Iglesia se manifiesta en las oraciones por la recomendación del alma en el momento de la muerte.

Meditación diaria

Amistad y devoción a los guardianes

«Ten confianza en tu Ángel de la Guarda. -Trátalo como un querido amigo -él es uno- y sabrá prestarte mil servicios en los asuntos ordinarios de cada día».

Para que el Ángel de la Guarda nos preste su ayuda, es necesario hacerle saber, de alguna manera, nuestras intenciones y nuestros deseos. A pesar de la gran perfección de su naturaleza, los ángeles no tienen el poder de Dios ni su infinita sabiduría, por lo que no pueden leer el interior de nuestras conciencias. Basta con que les hablemos mentalmente para que nos entiendan, e incluso para poder deducir de nuestro interior más de lo que nosotros mismos somos capaces de expresar. Por eso es tan importante tener una relación amistosa con el Ángel de la Guarda.

Además de nuestra amistad, le debemos veneración al Ángel de la Guarda, como alguien que está siempre en la presencia de Dios, contemplándolo cara a cara y, al mismo tiempo, cerca de nosotros.

La devoción a nuestro Ángel de la Guarda será una ayuda efectiva en nuestras relaciones con Dios en el trabajo, en nuestro trato con las personas que nos rodean, en los pequeños y grandes conflictos que puedan surgir a lo largo de nuestros días. En este tiempo de Cuaresma podemos tener especialmente presente, y debemos ser conmovidos por, la escena en el Jardín de Getsemaní, en la que la Santísima Humanidad del Señor es consolada por un Ángel del Cielo.

«Es necesario saber cómo tratar a los ángeles. Ve a ellos ahora, dile a tu Ángel de la Guarda que estas aguas sobrenaturales de la Cuaresma no han fluido sobre tu alma, sino que han penetrado hasta las profundidades, porque tu corazón es contrito. Pídales que traigan al Señor esa buena voluntad, que la gracia ha hecho germinar de nuestra miseria, como un lirio nacido en el estercolero. Sancti Angeli, Custodes nostri: defendite nos in proelio, ut non pereamus in tremendo iudicio. Santos Ángeles de la Guarda: defiéndenos en la batalla, para que no perezcamos en el tremendo juicio». Pedimos a Nuestra Señora, Regina Angelorum, que nos enseñe cómo tratar a los ángeles, particularmente durante esta Cuaresma.

Meditación diaria