La democracia está en peligro en todo el mundo

Resumen del informe del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral

«La Iglesia aprecia el sistema de la democracia, en la medida en que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantiza a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes, o bien la de sustituirlos oportunamente de manera pacífica», dice el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia.

Sin embargo, en 2022 «la mitad de los gobiernos democráticos del mundo están en declive, socavados por problemas que van desde las restricciones a la libertad de expresión hasta la desconfianza en la legitimidad de las elecciones».

Este es el resumen del informe del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, con sede en Estocolmo (IDEA Internacional). «Este declive se produce cuando los líderes electos enfrentan desafíos sin precedentes tales como la guerra de Rusia en Ucrania, las crisis del costo de vida, una recesión global inminente y el cambio climático».

En uno de los «hallazgos» de este informe se muestra que la democracia «no parece estar evolucionando de una manera que refleje las necesidades y prioridades que cambian rápidamente. Hay pocas mejoras, incluso en democracias que se están desempeñando en niveles medios o altos».

Una erosión constante

El texto presentado el 30 de noviembre señala que el número de países en retroceso —aquellos con erosión democrática más severa— «está en auge e incluye democracias tan establecidas como la de los Estados Unidos, que aún enfrenta problemas de polarización política, disfunción institucional y amenazas a las libertades civiles».

Y señala un dato aterrador: que en el mundo el número de países que avanzan hacia el autoritarismo es más del doble del número de países que avanzan hacia la democracia.

«El declive de la democracia global incluye el socavamiento de resultados electorales creíbles, restricciones a las libertades y derechos en línea, desilusión de los jóvenes con los partidos políticos y los líderes inaccesibles, corrupción intratable y el surgimiento de partidos de extrema derecha que han polarizado la política».

«El mundo enfrenta una multitud de crisis, desde el costo de la vida hasta los riesgos de una confrontación nuclear y la aceleración de la crisis climática. Al mismo tiempo, vemos la democracia global en declive. Es una mezcla tóxica», expresó el secretario general de IDEA Internacional, Kevin Casas-Zamora al presentar el informe de 2022.

Camino al autoritarismo populista

Y recalcó algo muy importante que ya decía el papa Francisco recientemente, en su entrevista con América Magazine: que la polarización no es católica (ni ética). «Nunca –dijo Casas-Zamora, ha habido tanta urgencia para que las democracias respondan, para mostrar a sus ciudadanos que pueden forjar contratos sociales nuevos e innovadores que unen a las personas en lugar de dividirlas».

A fines de 2021, dice el texto de la organización intergubernamental, la mitad de los 173 países evaluados experimentaron disminuciones en al menos un subatributo de la democracia, lo cual debería de encender todos los focos de alarma en el mundo.

Y es que el autoritarismo sigue profundizando en todos los rincones del planeta. Es más: casi la mitad de todos los regímenes autoritarios han empeorado. Afganistán, Bielorrusia, Camboya, Comoras y Nicaragua, entre otros países, «han experimentado un gran declive».

En cuanto a las Américas, el informe de IDEA Internacional señala que tres de cada siete democracias en retroceso se encuentran en el Continente, «lo que apunta a instituciones debilitadas incluso en democracias de larga data». Y luego subraya que los populistas siguen ganando terreno «a medida que la innovación y el crecimiento democráticos se estancan o decaen».

LOS HIJOS SON DE LOS PADRES, NO DEL ESTADO

unidoscontralaapostasia

Si bien es cierto que todos los seres humanos nacemos libres, y no somos «propiedad» de nadie, incluso los niños, es necesario destacar que los padres tienen derechos sobre los hijos que el Estado no solamente debe respetar, sino que tiene que velar para que sean respetados.

Esta obligación del Estado está reconocida, en los Tratados Internacionales.

Ejemplo:

✔️La Convención Americana sobre los Derechos Humanos establece en su artículo 12 inc. 4, «Los padres tienen derecho a que sus hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo a sus propias convicciones». ¿Las convicciones de quién? De los padres. ¿Del Estado? Por supuesto que NO.

✔️La Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 26 inc. 3, establece: «Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos».

¿Quién tiene este derecho preferente? Los padres.

¿El Estado tiene ese derecho? Nuevamente NO.

✔️En la misma sintonía el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece en el artículo 18 inc. 4:

«Los Estados Partes se comprometen a respetar la libertad de los padres para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones».

Nótese nuevamente que la libertad de educar a los hijos es de los Padres y no del Estado.

Ya no es una actitud pasiva la que debe tener un Estado, sino una actitud activa de garantizar y efectivizar ese derecho.

✔️Y por si fuese poco, la Convención sobre los Derechos del Niño afirma en su artículo 5:

 «Los Estados Partes respetarán las responsabilidades, los derechos y los deberes de los Padres… …de impartirle, en consonancia con la evolución de sus facultades, dirección y orientación apropiada para que el niño ejerza los derechos reconocidos en la presente Convención».

Nótese nuevamente que el Estado debe respetar las responsabilidades, los derechos y los deberes de los Padres. No puede un Estado pasar sobre los Padres. Son los padres quienes conocen al niño, y pueden en consonancia con la evolución de sus facultades, guiarles de manera apropiada.

 El Estado debe adoptar medidas apropiadas para la orientación de los padres y no de los hijos, puesto que la orientación de los hijos es facultad de los Padres y no el Estado.

Sin embargo, el Estado está empecinado en involucrarse en la vida de los hijos, a través de las escuelas principalmente, para violar este derecho que tienen los padres. Lógicamente, porque es más fácil vulnerar a un niño que a un adulto.

Como dijimos al principio, todo ser humano nace libre, y no es propiedad de nadie, pero es ineludible que los Padres y no el Estado, tienen el derecho de educar moral y religiosamente a sus hijos.

1️⃣   El Estado no tiene VIENTRE para gestar, por lo tanto, no tiene hijos.

2️⃣   El Estado no tiene APARATOR REPRODUCTOR para concebir, por lo tanto, no tiene hijos.

3️⃣   El Estado no tiene brazos para abrazar, ni CORAZÓN para adoptar, por lo tanto no tiene hijos.

Por ello, los hijos son y serán el tesoro más grande de los Padres, y no permitiremos que el Estado pretenda robarnos el derecho que no tiene, vulnerando el derecho constitucional y natural que sí tienen los Padres, de educar moral y religiosamente a sus hijos.

Los Padres tienen derechos que el Estado no tiene, y es por esa razón que exigimos y reclamamos que un Estado Democrático ocupe el lugar que debe ocupar, el lugar de garantizar los derechos, porque el lugar de PADRES YA ESTÁ OCUPADO.

Lo prioritario

Lo prioritario de ahora ¿qué es?

La defensa de la vida es ahora mismo lo proritario. La familia ha existido antes del Estado. Si destruyes la familia, destruyes a la sociedad y vas a hacer fallar al Estado. Los romanos eran inteligentes, dicen: una familia disfuncional probablemente va a generar hijos disfuncionales que se van a convertir en ciudadanos disfuncionales, entonces el Estado va a lidiar con ello, y dicen: “No quiero esos problemas, vamos a resolver el problema de raíz”, entonces dan unos parámetros jurídicos para proteger a la madre y a sus hijos.

Ningún ser humano puede ser declarado incompatible con la vida. Cada niño que se manifiesta en el seno materno es un don, un regalo irrepetible y único. Los bebés no son como las máquinas, si una se echa a perder, consigues otra. Cada niño cambia la historia de una familia, del padre, de la madre, de los hermanos y de los abuelos y tíos. El miedo y la hostilidad hacia la discapacidad a menudo conducen a la elección del aborto configurándolo como una práctica de “prevención”. Todo niño ha de ser amado, toda persona ha de ser amada, aunque lleve malformaciones físicas o morales. Toda vida humana es sagrada e inviolable. A veces hay una mentalidad eugenésica inhumana, que dicta quienes han de morir y quienes han de vivir, y así se arrebata a las familias o a la madre la posibilidad de acoger y amar una nueva vida, aunque ésta sea débil.

La Confederación Americana Sobre Derechos Humanos, de observancia obligatoria para México, establece el derecho a la vida desde el momento mismo de la concepción (Art, 4º, párrafo primero). Es imposible que un delito sea al mismo tiempo un derecho. No es progresista tratar de resolver los problemas humanos eliminando una vida humana.

Dicen que mucha gente muere por culpa del alcohol; pocos dicen cuánta gente nace por la misma causa.

Cuando la madre no quiere al hijo que viene, queda el recuro a la adopción. No existe el derecho a adoptar, existe el derecho a ser adoptado, dice el juez de Kentucky: “El niño tiene el derecho superior de recuperar lo que ha perdido en lo natural: un padre y una madre”. El niño no es un producto para satisfacer un anhelo emocional, ideológico o político. El niño es el fin supremo de la sociedad y del Estado.