EEUU: Atacan a sacerdote con una pistola durante una confesión

La diócesis de Cleveland pide a las parroquias estar en alerta

shutterstock_126668459

Ni los confesionarios de las iglesias quedan libres del debate sobre las armas en Estados Unidos.  Todo ocurrió en la tarde del 11 de junio en la parroquia de St. Crhistopher en Detroit Road, en la localidad de Rocky River (Ohio, EEUU). Un hombre pidió confesión a un sacerdote y durante la misma sacó una pequeña pistola y lo atacó, publica el portal Cleaveland.com en base a fuentes policiales.

El sacerdote, que fue trasladado de inmediato a un hospital donde fue dado de alta y se recupera en su casa, logró comunicarse con la policía, que llegó al lugar, rastreó la zona y  no encontró al atacante.

En tanto, los detectives están investigando en incidente y por el momento se desconoce el paradero del atacante, que según un identikit difundido en los últimos días, se trata de un hombre blanco de unos 20 años con color de pelo negro azabache y largo hasta el hombro.

Parroquias en alerta

Un comunicado de la Diócesis de Cleveland exhorta a las parroquias a estar en alerta, al tiempo de que los fieles y sacerdotes vigilen la seguridad en las iglesias del área y también los confesionarios.

“También pedimos oraciones por la víctima y la parroquia”, prosigue el comunicado diócesis.

Un debate de nunca acabar

En Estados Unidos hay cerca de 270 millones de armas en posesión de civiles y a esta altura ningún lugar, ni siquiera un confesionario, queda ajeno de un posible acto de violencia con un arma o incluso, como los transcurridos de forma continúa en los últimos años, de un ataque masivo.

Esta vez el pánico llegó a una parroquia de Ohio y dejó a una comunidad temerosa, lo que confirma una vez más que lo de las armas en Estados Unidos forma parte de un dabate casi sin fin.

En este caso el sacerdote no sufrió mayores daños, pero el atacante está libre y el tema merece mayor atención.    

Niño de 6 años acaba asesinado con alevosía

MÉXICO

Un grupo de menores ‘juega’ a secuestrar a un niño de 6 años al que acaba asesinando con alevosía

Tienen entre 12 y 15 años y lapidaron, golpearon, estrangularon y apuñalaron a su víctima

JAVIER BRANDOLI Especial para EL MUNDO México DF

Actualizado:17/05/2015 17:45 horas

Un niño de 6 años, Cristopher Raymundo Márquez, fue lapidado, golpeado, estrangulado, apuñalado y enterrado por cuatro amigos, dos chicas de 12 años y tres chicos de 13 y 15, que decidieron entretenerse jugando a los secuestros. Los jóvenes recrearon sádicamente lo que tantas veces pasa entre los mayores y su juego acabó siendo demasiado fiel a la realidad.

Los hechos ocurrieron en Chihuahua, relata la página de internet ‘Proceso’. Concepción Mora, madre del pequeño asesinado, acudió el sábado a la Policía para interponer una denuncia por la desaparición de su hijo. La Fiscalía pronto activó la Alerta Ámber, para buscar desaparecidos, y comenzó un proceso de búsqueda. Sin embargo, poco tiempo después era otra madre, la de una de los verdugos, la que se ponía en contacto con la Fiscalía para narrar todo lo ocurrido. Su hijo, uno de los adolescentes de 15 años, se había derrumbado y contado todo.

Y lo contado es una trágica historia que acaba con Crhistian enterrado en un hoyo de cinco metros y con un animal muerto encima para evitar ser encontrado. Los verdugos acabaron explicando a la Fiscalía que todo comenzó cuando el grupo de amigos encontró al pequeño de 6 años fuera de casa y le invitaron a jugar cerca de la ladera de un arroyo para buscar leña.

En el trayecto, parece que a uno de los niños se le ocurrió cambiar de juego y propuso jugar a que secuestraban a Christian. Fue entonces cuando decidieron atarlo de pies y manos y comenzaron a agredirlo físicamente. El relato de los hechos indica que primero le lanzaron piedras a la cara y su cuerpo y después le golpearon con un palo con espinas para finalmente estrangularlo con un palo.

Cuando comprobaron que estaba sin vida una de las niñas de 12 años cavó un hoyo donde metieron su cuerpo hasta donde arrastraron su cuerpo y le colocaron boca abajo, momento en el que una de las menores, a pesar de estar muerto, le apuñaló por la espalda. Luego colocaron maleza encima y un animal muerto (que la web dice que no se especificó) para evitar que fuera identificado.

El Fiscal, tras los interrogatorios, afirma que «nunca lo tuvieron en cautiverio ni pidieron auxilio de algún adulto para el traslado. Todo lo hicieron ellos. Por el momento el Ministerio Público ha decidido apartar a los cinco niños de sus familias por omisión de cuidados mientras se determina el tratamiento que se les dará a los muy jóvenes homicidas. «Hay preocupación por la edad en la que se comete el hecho, todos son vecinos, se conocen entre sí. Se trata de familias y entornos sociales muy desestructurados», indicó. Por ahora ninguno de los menores, debido a su edad, está detenido, aunque los dos participantes de 15 años sí pueden ser imputados.