¿Un católico puede comer carne este viernes, fiesta de la Anunciación?

Los católicos respetan la abstinencia de carne los viernes de Cuaresma, pero hay excepciones…

Una disciplina corporal potencia nuestra parte espiritual, está claro en todas las tradiciones espirituales. Para los cristianos, además, es bueno ofrecer juntos algún esfuerzo los días anteriores a la Semana Santa, recordando la entrega total de Cristo en la cruz. ¡Qué bonito sacrificarse para unirse más a Él!

Una tradición de la Iglesia católica en este sentido consiste en no comer carne los viernes anteriores al Viernes Santo, día en que se conmemora la muerte de Jesús.

El cuarto mandamiento de la Iglesia se refiere a ella: Ayunar y abstenerse de carne cuando lo manda la Iglesia.

Los católicos viven esta abstinencia junto a otras penitencias, cada uno las que considera más apropiadas: oraciones, ayunos, privaciones, limosnas, mortificaciones,…

Lo hacen durante cuarenta días, llamados Cuaresma. Sin embargo, este periodo de tiempo incluye algunas solemnidades, en las que prevalece el espíritu festivo sobre el penitencial.

Un bistec para celebrar la Anunciación

Por ejemplo, el día de la Anunciación, que cae este año 2022 en viernes, los católicos pueden comer carne.

El Código de Derecho Canónico lo explica así:

“La abstinencia de carne o de cualquier otro alimento, según lo determine la Conferencia Episcopal, debe observarse todos los viernes, a menos que una solemnidad caiga en viernes”.

Can. 1251

Lo mismo ocurre cuando cae en viernes la fiesta de san José: la solemnidad reemplaza la obligación de la abstinencia.

Y hay otras excepciones previstas para fiestas locales y otras situaciones especiales.

De todas maneras, cada persona debe descubrir la mejor manera de unirse a Cristo, ya sea en su camino a Jerusalén o en el momento en que fue concebido por la Virgen María.