Evitar que sus hijas menores aborten en California

Voto decidirá si padres pueden evitar que sus hijas menores aborten en California

WASHINGTON D.C., 12 Ago. 06 (ACI).- El próximo 7 de noviembre el voto de los ciudadanos de California decidirá si los padres de familia pueden o no dar su consentimiento para que sus hijas menores se sometan a una práctica abortiva y evitar historias como la de Diana López, una hispana que no pudo impedir que a su hija de 13 años de edad le practicaran un aborto por iniciativa de la madre de su novio.

El 30 de julio del 2004 Diana López recibió una llamada de la escuela informándole que su hija había sido llevada a un hospital porque estaba sangrando. Fue muy tarde. La niña había sido llevada a un centro de abortos de Planned Parenthood, donde le practicaron un aborto en el quinto mes de gestación, orquestado por la madre del novio y el personal de Planned Parenthood.

Diana ni siquiera sabía que su hija estaba embarazada y asegura que de haberlo sabido, la hubiera apoyado e insistido en que tuviera a su bebé en lugar de tener un aborto secreto.

El problema es que en California, una menor de 18 años paradójicamente no puede recibir una vacuna contra la gripe, una reparación dental o una aspirina proporcionada por la enfermera escolar sin que los padres sean notificados, pero cualquier médico puede someterla a un aborto químico o quirúrgico sin tener que informarles a sus padres.

Esta situación podría cambiar si se aprueba la llamada Propuesta 85, una reforma legal que exigirá a todo médico notificar por escrito a uno de los padres o tutores por lo menos 48 horas antes de practicarle un aborto a una menor.

Según los organizadores de la campaña Sí a la Propuesta 85, la medida no solo permitirá que los padres recuperen un derecho perdido sino que protege principalmente a las adolescentes que podrían haber sido víctimas de un abuso.

«Es raro que los proveedores de abortos reporten evidencias de violación calificada, abuso sexual, o abuso a menores a los servicios de protección a menores. En lugar de eso ellos proporcionan un aborto secreto pagado por los contribuyentes y la menor regresa al mismo ambiente de abuso, vulnerable, sujeta a más explotación, embarazos, abortos y enfermedades venéreas», indican.

Asimismo, explican que la Propuesta 85 «protege a las menores de ser obligadas con engaños a tener un aborto. Les proporciona acceso a la corte juvenil a jóvenes embarazadas para protegerlas de amenazas o violencia».

Actualmente, más de treinta estados tienen leyes vigentes involucrando a los padres de familia como la Propuesta 85. Se espera que California se sume a esta lista con el apoyo de los votantes, especialmente los hispanos.

Para más información sobre esta campaña se puede visitar el sitio web http://www.yeson85.net/espanol.html

Santa Clara de Asís

ORACION

Por ese espíritu de penitencia que os indujo a considerar particular delicia el ayuno más severo, la pobreza más rigurosa y la mortificación más penosa y por lo tanto la privación de todos los bienes para consagraros eternamente al amor de Jesús, y por la especial devoción a Jesús Sacramentado por medio del cual salvaste Vuestro Monasterio y la ciudad de Asís de los bárbaros que la amenazaban, concédenos la gracia de preferir la pobreza a la riqueza, la mortificación al placer y especial devoción a la Santa Eucaristía, para que nos conforte en todo el camino de ésta vida y nos lleve con seguridad a la santa eternidad. Amén.

SANTA CLARA DE ASIS Santa Clara defiende la ciudad con la Eucaristía ORACION Por ese espíritu de penitencia que os indujo a considerar particular delicia el ayuno más severo, la pobreza más rigurosa y la mortificación más penosa y por lo tanto la privación de todos los bienes para consagraros eternamente al amor de Jesús, y por la especial devoción a Jesús Sacramentado por medio del cual salvaste Vuestro Monasterio y la ciudad de Asís de los bárbaros que la amenazaban, concédenos la gracia de preferir la pobreza a la riqueza, la mortificación al placer y especial devoción a la Santa Eucaristía, para que nos conforte en todo el camino de ésta vida y nos lleve con seguridad a la santa eternidad. Amén. SANTA CLARA DE ASÍS Fiesta 11 de Agosto Por SCTJM Clara significa: «vida transparente» «El amor que no puede sufrir no es digno de ese nombre» -Santa Clara. Nació en Asís, Italia, en 1193. Su padre Favarone Offeduccio era un caballero de los más ricos y poderosos de esa época. Su madre Ortolana, descendiente de familia noble y feudal, era una mujer muy cristiana, de ardiente piedad y de gran celo por el Señor. Desde sus primeros años Clara se vio dotada de innumerables virtudes y aunque su ambiente familiar pedía otra cosa de ella, siempre desde pequeña fue asidua a la oración y mortificación. Siempre mostró gran desagrado por las cosas del mundo y gran amor y deseo por crecer cada día en su vida espiritual. Su conversión hacia la vida de plena santidad se efectuó al oír un sermón de San Francisco de Asís. Cuando ella tenía 18 años San Francisco predicó en Asís los sermones de cuaresma y allí insistió en que para tener plena libertad para seguir a Jesucristo hay que librarse de las riquezas y bienes materiales. Su llamada y su encuentro con San Francisco. Cofundadora de la orden. Cuando su corazón comprendió la amargura, el odio, la enemistad y la codicia que movía a los hombres a la guerra comprendió que esta forma de vida eran como la espada afilada que un día traspasó el corazón de Jesús. No quiso tener nada que ver con eso, no quiso otro señor mas que el que dio la vida por todos, aquel que se entrega pobremente en la Eucaristía para alimentarnos diariamente. El que en la oscuridad es la Luz y que todo lo cambia y todo lo puede, aquel que es puro Amor. Renace en ella un ardiente amor y un deseo de entregarse a Dios de una manera total y radical. Ya en ese entonces se oía de los Hermanos Menores, como se les llamaba a los seguidores de San Francisco. Clara sentía gran compasión y gran amor por ellos, aunque tenía prohibido verles y hablarles. Ella cuidaba de ellos y les proveía enviando a una de las criadas. Le llamaba mucho la atención como los frailes gastaban su tiempo y sus energías cuidando a los leprosos. Todo lo que ellos eran y hacían le llamaba mucho la atención y se sentía unida de corazón a ellos y a su visión. En 1210 cuando Francisco predicaba en la Catedral, al oír las palabras que él decía «este es el tiempo favorable… es el momento… ha llegado el tiempo de dirigirme hacia El que me habla al corazón desde hace tiempo… es el tiempo de optar, de escoger… sintió una gran confirmación de todo lo que venía experimentando en su interior. Durante todo el día y la noche, meditó en aquellas palabras que habían calado lo más profundo de su corazón. Tomó esa misma noche la decisión de comunicárselo a Francisco y de no dejar que ningún obstáculo la detuviera en responder al llamado del Señor, depositando en El toda su fuerza y entereza. Clara sabía que el hecho de tomar esta determinación de seguir a Cristo y sobre todo de entregar su vida a la visión revelada a Francisco, iba a ser causa de gran oposición familiar, pues el solo hecho de la presencia de los Hermanos Menores en Asís estaba ya cuestionando la tradicional forma de vida y las costumbres que mantenían intocables los estratos sociales y sus privilegios. A los pobres les daba una esperanza de encontrar su dignidad, mientras que los ricos comprendían que el Evangelio bien vivido exponía por contraste sus egoísmos a la luz del día. Para Clara el reto era muy grande. Siendo la primera mujer en seguirle, su vinculación con Francisco podía ser mal entendida. Santa Clara se fuga de su casa el 18 de Marzo de 1212, un Domingo de Ramos, empezando así la gran aventura de su vocación. Se sobrepuso a los obstáculos y al miedo para darle una respuesta concreta al llamado que el Señor había puesto en su corazón. Llega a la humilde Capilla de la Porciúncula donde la esperaban Francisco y los demás Hermanos Menores y se consagra al Señor por manos de Francisco. Días más tardes fue trasladada temporalmente, por seguridad, a las monjas Benedictinas, ya que su padre, al darse cuenta de su fuga, sale furioso en su búsqueda con la determinación de llevársela de vuelta al palacio. Pero la firme convicción de Clara, a pesar de sus cortos años de edad, obligan finalmente al Caballero Offeduccio a dejarla. Días más tardes, San Francisco, preocupado por su seguridad dispone trasladarla a otro monasterio de Benedictinas situado en San Angelo. Allí la sigue su hermana Inés, quien fue una de las mayores colaboradoras en la expansión de la Orden y la hija (si se puede decir así) predilecta de Santa Clara. Le sigue también su prima Pacífica. DamianoSan Francisco les reconstruye la capilla de San Damián, lugar donde el Señor había hablado a su corazón diciéndole, «Reconstruye mi Iglesia». Esas palabras del Señor habían llegado a lo más profundo de su ser y lo llevó al más grande anonadamiento y abandono en el Señor. Gracias a esa respuesta de amor, de su gran «Si» al Señor, había dado vida a una gran obra, que hoy vemos y conocemos como la Comunidad Franciscana, de la cual Santa Clara se inspiraría y formaría parte crucial, siendo cofundadora con San Francisco en la Orden de las Clarisas. Cuando se trasladan las primeras Clarisas a San Damián, San Francisco pone al frente de la comunidad, como guía de Las Damas Pobres a Santa Clara. Al principio le costó aceptarlo pues por su gran humildad deseaba ser la última y ser la servidora, esclava de las esclavas del Señor. Pero acepta y con verdadero temor asume la carga que se le impone, entiende que es el medio de renunciar a su libertad y ser verdaderamente esclava. Así se convierte en la madre amorosa de sus hijas espirituales, siendo fiel custodia y prodigiosa sanadora de las enfermas. Desde que fue nombrada Madre de la Orden, ella quiso ser ejemplo vivo de la visión que trasmitía, pidiendo siempre a sus hijas que todo lo que el Señor había revelado para la Orden se viviera en plenitud. Siempre atenta a la necesidades de cada una de sus hijas y revelando su ternura y su atención de Madre, son recuerdos que aún después de tanto tiempo prevalecen y son el tesoro mas rico de las que hoy son sus hijas, Las Clarisas Pobres. Sta. Clara acostumbraba tomar los trabajos mas difíciles, y servir hasta en lo mínimo a cada una. Pendiente de los detalles más pequeños y siendo testimonio de ese corazón de madre y de esa verdadera respuesta al llamado y responsabilidad que el Señor había puesto en sus manos. Por el testimonio de las misma hermanas que convivieron con ella se sabe que muchas veces, cuando hacía mucho frío, se levantaba a abrigar a sus hijas y a las que eran mas delicadas les cedía su manta. A pesar de ello, Clara lloraba por sentir que no mortificaba suficiente su cuerpo. Cuando hacía falta pan para sus hijas, ayunaba sonriente y si el sayal de alguna de las hermanas lucía más viejo ella lo cambiaba dándole el de ella. Su vida entera fue una completa dádiva de amor al servicio y a la mortificación. Su gran amor al Señor es un ejemplo que debe calar nuestros corazones, su gran firmeza y decisión por cumplir verdaderamente la voluntad de Dios para ella. Tenía gran entusiasmo al ejercer toda clase de sacrificios y penitencias. Su gozo al sufrir por Cristo era algo muy evidente y es, precisamente esto, lo que la llevó a ser Santa Clara. Este fue el mayor ejemplo que dio a sus hijas. Hay un detalle importante en el llamado de San Francisco y Santa Clara. Cuando el Señor ve que el mundo está tomando rumbos equivocados o completamente opuestos al Evangelio, levanta mujeres y hombres para que contrarresten y aplaquen los grandes males con grandes bienes. Es decir que podemos ver claramente en la Orden Franciscana, en su carisma, que cuando el mundo estaba siendo arrastrado por la opulencia, por la riqueza, las injusticias sociales etc., suscita en dos jóvenes de las mejores familias el amor valiente para abrazar el espíritu de pobreza, como para demostrar de una manera radical el verdadero camino a seguir que al mismo tiempo deja al descubierto la obra de Satanás, aplastándole la cabeza. Ellos se convirtieron en signo de contradicción para el mundo y a la vez, fuente donde el Señor derrama su gracia para que otros reciban de ella. El Señor en su gran sabiduría y siendo el buen Pastor que siempre cuida de su pueblo y de su salvación, nunca nos abandona y manda profetas que con sus palabras y sus vidas nos recuerdan la verdad y nos muestran el camino de regreso a El. Los santos nos revelan nuestros caminos torcidos y nos enseñan como rectificarlos. Empiezan las renuncias. De rodillas ante San Francisco, hizo Clara la promesa de renunciar a las riquezas y comodidades del mundo y de dedicarse a una vida de oración, pobreza y penitencia. El santo, como primer paso, tomó unas tijeras y le cortó su larga y hermosa cabellera, y le colocó en la cabeza un sencillo manto, y la envió a donde unas religiosas que vivían por allí cerca, a que se fuera preparando para ser una santa religiosa. Para Santa Clara la humildad es pobreza de espíritu y esta pobreza se convierte en obediencia, en servicio y en deseos de darse sin límites a los demás. La humildad brilló grandemente en Santa Clara y una de las mas grandes pruebas de su humildad fue su forma de vida en el convento, siempre sirviendo con sus enseñanzas, sus cuidados, su protección y su corrección. La responsabilidad que el Señor había puesto en sus manos no la utilizó para imponer o para simplemente mandar en el nombre del Señor. Lo que ella mandaba a sus hijas lo cumplía primero ella misma con toda perfección. Se exigía mas de lo que pedía a sus hermanas. Hacía los trabajos mas costosos y daba amor y protección a cada una de sus hijas. Buscaba como lavarle los pies a las que llegaban cansadas de mendigar el sustento diario. Lavaba a las enfermas y no había trabajo que ella despreciara pues todo lo hacía con sumo amor y con suprema humildad. «En una ocasión, después de haberle lavado los pies a una de las hermanas, quiso besarlos. La hermana, resistiendo aquel acto de su fundadora, retiró el pie y accidentalmente golpeó el rostro a Clara. Pese al moretón y la sangre que había salido de su nariz, volvió a tomar con ternura el pie de la hermana y lo besó.» Con su gran pobreza manifestaba su anhelo de no poseer nada mas que al Señor. Y esto lo exigía a todas sus hijas. Para ella la Santa Pobreza era la reina de la casa. Rechazó toda posesión y renta, y su mayor anhelo era alcanzar de los Papas el privilegio de la pobreza, que por fin fue otorgado por el Papa Inocencio III. Para Santa Clara la pobreza era el camino en donde uno podía alcanzar mas perfectamente esa unión con Cristo. Este amor por la pobreza nacía de la visión de Cristo pobre, de Cristo Redentor y Rey del mundo, nacido en el pesebre. Aquel que es el Rey y, sin embargo, no tuvo nada ni exigió nada terrenal para si y cuya única posesión era vivir la voluntad del Padre. La pobreza alcanzada en el pesebre y llevada a su cúlmen en la Cruz. Cristo pobre cuyo único deseo fue obedecer y amar. Por eso la vida de Sta. Clara fue una constante lucha por despegarse de todo aquello que la apartaba del Amor y todo lo que le limitara su corazón de tener como único y gran amor al Señor y el deseo por la salvación de las almas. La pobreza la conducía a un verdadero abandono en la Providencia de Dios. Ella, al igual que San Francisco, veía en la pobreza ese deseo de imitación total a Jesucristo. No como una gran exigencia opresiva sino como la manera y forma de vida que el Señor les pedía y la manera de mejor proyectar al mundo la verdadera imagen de Cristo y Su Evangelio. Siguiendo las enseñanzas y ejemplos de su maestro San Francisco, quiso Santa Clara que sus conventos no tuvieran riquezas ni rentas de ninguna clase. Y, aunque muchas veces le ofrecieran regalos de bienes para asegurar el futuro de sus religiosas, no los quiso aceptar. Al Sumo Pontífice que le ofrecía unas rentas para su convento le escribió: «Santo padre: le suplico que me absuelva y me libere de todos mis pecados, pero no me absuelva ni me libre de la obligación que tengo de ser pobre como lo fue Jesucristo». A quienes le decían que había que pensar en el futuro, les respondía con aquellas palabras de Jesús: «Mi Padre celestial que alimenta a las avecillas del campo, nos sabrá alimentar también a nosotros». Santa ClaraMortificación de su cuerpo. Si hay algo que sobresale en la vida de Santa Clara es su gran mortificación. Utilizaba debajo de su túnica, como prenda íntima, un áspero trozo de cuero de cerdo o de caballo. Su lecho era una cama compuesta de sarmientos cubiertos con paja, la que se vio obligada a cambiar por obediencia a Francisco, debido a su enfermedad. Los ayunos. Siempre vivió una vida austera y comía tan poco que sorprendía hasta a sus propias hermanas. No se explicaban como podía sostener su cuerpo. Durante el tiempo de cuaresma, pasaba días sin probar bocado y los demás días los pasaba a pan y agua. Era exigente con ella misma y todo lo hacía llena de amor, regocijo y de una entrega total al amor que la consumía interiormente y su gran anhelo de vivir, servir y desear solamente a su amado Jesús. Por su gran severidad en los ayunos, sus hermanas, preocupadas por su salud, informaron a San Francisco quien intervino con el Obispo ordenándole a comer, cuando menos diariamente, un pedazo de pan que no fuese menos de una onza y media. Oración Para Santa Clara la oración era la alegría, la vida; la fuente y manantial de todas las gracias, tanto para ella como para el mundo entero. La oración es el fin en la vida Religiosa y su profesión. Ella acostumbraba pasar varias horas de la noche en oración para abrir su corazón al Señor y recoger en su silencio las palabras de amor del Señor. Muchas veces, en su tiempo de oración, se le podía encontrar cubierta de lágrimas al sentir el gran gozo de la adoración y de la presencia del Señor en la Eucaristía, o quizás movida por un gran dolor por los pecados, olvidos y por las ingratitudes propias y de los hombres. Se postraba rostro en tierra ante el Señor y, al meditar la pasión las lágrimas brotaban de lo mas íntimo de su corazón. Muchas veces el silencio y soledad de su oración se vieron invadidos de grandes perturbaciones del demonio. Pero sus hermanas dan testimonio de que, cuando Clara salía del oratorio, su semblante irradiaba felicidad y sus palabras eran tan ardientes que movían y despertaban en ellas ese ardiente celo y encendido amor por el Señor. Hizo fuertes sacrificios los cuarenta y dos años de su vida consagrada. Cuando le preguntaban si no se excedía, ella contestaba: Estos excesos son necesarios para la redención, «Sin el derramamiento de la Sangre de Jesús en la Cruz no habría Salvación». Ella añadía: «Hay unos que no rezan ni se sacrifican; hay muchos que sólo viven para la idolatría de los sentidos. Ha de haber compensación. Alguien debe rezar y sacrificarse por los que no lo hacen. Si no se estableciera ese equilibrio espiritual la tierra sería destrozada por el maligno». Santa Clara aportó de una manera generosa a este equilibrio. Milagros de Santa Clara Santa ClaraLa Eucaristía ante los sarracenos En 1241 los sarracenos atacaron la ciudad de Asís. Cuando se acercaban a atacar el convento que está en la falda de la loma, en el exterior de las murallas de Asís, las monjas se fueron a rezar muy asustadas y Santa Clara que era extraordinariamente devota al Santísimo Sacramento, tomó en sus manos la custodia con la hostia consagrada y se les enfrentó a los atacantes. Ellos experimentaron en ese momento tan terrible oleada de terror que huyeron despavoridos. En otra ocasión los enemigos atacaban a la ciudad de Asís y querían destruirla. Santa Clara y sus monjas oraron con fe ante el Santísimo Sacramento y los atacantes se retiraron sin saber por qué. El milagro de la multiplicación de los panes. Cuando solo tenían un pan para que comieran cincuenta hermanas, Santa Clara lo bendijo y, rezando todas un Padre Nuestro, partió el pan y envió la mitad a los hermanos menores y la otra mitad se la repartió a las hermanas. Aquel pan se multiplicó, dando a basto para que todas comieran. Santa Clara dijo: «Aquel que multiplica el pan en la Eucaristía, el gran misterio de fe, ¿acaso le faltará poder para abastecer de pan a sus esposas pobres?» En una de las visitas del Papa al Convento, dándose las doce del día, Santa Clara invita a comer al Santo Padre pero el Papa no accedió. Entonces ella le pide que por favor bendiga los panes para que queden de recuerdo, pero el Papa respondió: «quiero que seas tu la que bendigas estos panes». Santa Clara le dice que sería como un irespeto muy grande de su parte hacer eso delante del Vicario de Cristo. El Papa, entonces, le ordena bajo el voto de obediencia que haga la señal de la Cruz. Ella bendijo los panes haciéndole la señal de la Cruz y al instante quedó la Cruz impresa sobre todos los panes. Larga agonía. Santa Clara estuvo enferma 27 años en el convento de San Damiano, soportando todos los sufrimientos de su enfermedad con paciencia heroica. En su lecho bordaba, hacía costuras y oraba sin cesar. El Sumo Pontífice la visitó dos veces y exclamó «Ojalá yo tuviera tan poquita necesidad de ser perdonado como la que tiene esta santa monjita». Cardenales y obispos iban a visitarla y a pedirle sus consejos. San Francisco ya había muerto pero tres de los discípulos preferidos del santo, Fray Junípero, Fray Angel y Fray León, le leyeron a Clara la Pasión de Jesús mientras ella agonizaba. La santa repetía: «Desde que me dediqué a pensar y meditar en la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, ya los dolores y sufrimientos no me desaniman sino que me consuelan». El 10 de agosto del año 1253 a los 60 años de edad y 41 años de ser religiosa, y dos días después de que su regla sea aprobada por el Papa, se fue al cielo a recibir su premio. En sus manos, estaba la regla bendita, por la que ella dio su vida. En la Basílica de Sta. Clara encontramos su cuerpo incorrupto y muchas de sus reliquias. En el convento de San Damiano, se recorren los pasillos que ella recorrió. Se entra al cuarto donde ella pasó muchos años de su vida acostada, se observa la ventana por donde veía a sus hijas. También se conservan el oratorio, la capilla, y la ventana por donde expulsó a los sarracenos con el poder de la Eucaristía. Hoy las religiosas Clarisas son aproximadamente 18.000 en 1.248 conventos en el mundo.

25 años de evangelización con medios de comunicación

EWTN celebra 25 años de evangelización con medios de comunicación

IRONDALE, 11 Ago. 06 (ACI).- La Madre Angélica, de la orden de las Clarisas Pobres de Adoración Perpetua, fundó hace 25 años el canal Eternal World Television Network (EWTN) que con el transcurso del tiempo ha llegado a convertirse en la cadena televisiva católica más grande del mundo disponible en 127 países.

Con solo 200 dólares, sin tener mucha idea sobre cómo hacer televisión y en el garaje de su casa, la Madre Angélica, ahora ya con 83 años de edad, lanzó por primera vez la señal de EWTN el 15 de agosto de 1981, en respuesta a la necesidad que ella verificaba de ver contenido católico en los medios.

Siempre fiel a las enseñanzas del Papa, EWTN tiene siempre en su agenda la cobertura de las actividades del Pontífice, como su reciente visita a Valencia en España. “La gente necesita saber lo que dice el Vaticano, lo que el Papa enseña”, explica al respecto la hermana Mary Catherine, de la misma orden de la fundadora.

“Escuchan tantas cosas que es difícil conocer la posición de la Iglesia”, añade la también madre vicaria del monasterio en el vive junto a 40 otras hermanas, entre ellas la Madre Angélica, a 45 minutos al norte de Birmingham en el pueblo de Hanceville.

Otro de los aspectos destacables de la televisora es que posee su propio departamento de teología para que todo lo que se transmite esté de acuerdo a las enseñanzas del Papa y el Magisterio de la Iglesia. “Si vamos a mencionar un libro, lo leemos primero”, precisa Colin B. Donovan, Vicepresidente de esta sección.

Curiosamente y pese a su gran tamaño, EWTN nunca ha generado un plan de crecimiento, explica la hermana Mary Catherine. “(la Madre) Angélica y las demás hermanas rezaban y confiaban en que Dios proveería”, relata.

“Al principio luchamos. No teníamos nada de dinero. Todo crecía y crecía y los gastos también crecían. Del modo en que confiábamos, las cosas se iban solucionando”, expresa la hermana.

Este fin de semana culminan las celebraciones por este 25 aniversario de EWTN en Birmingham, en donde el domingo el Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia, celebrará una Eucaristía de acción de gracias.

Tras las huellas de Juan Pablo II

BENEDICTO XVI, TRAS LAS HUELLAS DE JUAN PABLO II,
PARA FORTALECER EN LA FE A LOS POLACOS

VARSOVIA, jueves, 25 mayo 2006 (ZENIT.org).- Siguiendo las huellas de Juan Pablo II, Benedicto XVI llegó este jueves a Polonia con el objetivo de confirmar en la fe a los más de 36 millones de católicos de este país.

Al bajar las escaleras del avión, el pontífice pronunció sus primeras palabras en polaco para confesar su alegría por ver cumplido uno de sus primeros deseos desde el inicio de su pontificado: visitar los lugares más amados de Karol Wojtyla.

«He venido para seguir las huellas del itinerario de su vida, desde la infancia hasta su partida al memorable cónclave de 1978» y para encontrarse con las generaciones de quienes «han nacido y madurado para el Señor bajo su guía pastoral como sacerdote, obispo y Papa».

Tres mil personas dieron la bienvenida al Santo Padre, a las 11 de la mañana, cuando el avión papal Alitalia aterrizó en el aeropuerto internacional de Okencie, de Varsovia. En todo el país, las campanas de las iglesias repicaron para saludarle.

Entre las personalidades que le acogieron se encontraba el presidente de Polonia Lech Kaczynski, acompañado por su esposa, que aguardaban a los pies de la escalinata. Entre los representantes de la Iglesia católica, se encontraban el cardenal Josef Glemp, arzobispo de Varsovia, y el cardenal. Stanislaw Dziwisz, arzobispo de Cracovia, antiguo secretario de Juan Pablo II.

La peregrinación apostólica internacional, que lleva por lema «Permaneced firmes en la fe», es la segunda de este pontificado, aunque es la primera programada por el nuevo Papa, pues su viaje a Alemania de agosto pasado, con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud, había sido prevista por Juan Pablo II.

El mismo Benedicto XVI aclaró, sin embargo, que «no se trata sólo de un viaje sentimental, aunque también lo sea, sino de un itinerario de fe, enmarcado en la misión que me ha confiado el Señor en la persona de Pedro apóstol, quien fue llamado a confirmar a los hermanos en la fe».

«Yo también quiero beber de la fuente abundante de vuestra fe, que mana sin interrupción desde hace más de un milenio», aseguró a los católicos polacos.

El Papa pronunció su discurso alternando pasajes en polaco e italiano. Algunos de los párrafos en polaco fueron leídos por un prelado colaborador suyo en la sección polaca de la Secretaría de Estado.

El resto de sus primeras palabras en Polonia sirvieron para expresar sus esperanzas para este viaje que concluirá el 28 de mayo en Auschwitz, después de haber visitado Varsovia, Czestochowa, Cracovia, Wadowice, y Kalwaria Zebrzydowska.

El Papa dejó el aeropuerto para dirigirse en un automóvil panorámico a la catedral de Varsovia para encontrarse con los sacerdotes. Durante el recorrido recibió el saludo festivo de la muchedumbre que se echó a las calles para manifestarle su cariño, como sucedía durante los viajes de Juan Pablo II.

FUENTE: ZENIT.org

Un acuerdo con una ONG permite a las familias españolas acoger a niños libaneses

ABC MADRID. La Asociación de Familias Numerosas de Madrid (AFNM) ha firmado un acuerdo de colaboración con la ONG Infancia Solidaria para acoger por una temporada a los niños libaneses víctimas de la guerra que está asolando desde hace 30 días a este país mediterráneo.

El programa comenzará a mediados del mes de agosto con el objetivo de animar a las familias españolas para que «adopten» a los niños del Líbano y así puedan verse lejos del conflicto hasta el 20 de diciembre, fecha en que se prevé que los niños podrían volver a sus casas.

«Lo que buscamos con esta iniciativa es que las familias que puedan ayudar a estos niños lo hagan y que los acojan como a hijos propios mientras dure el conflicto, ya que el coste también lo asumiría cada familia» que «adopta», señaló la portavoz de la asociación, Nieves Cuenca.

Según la ONG, la situación en el país del cedro es crítica sobre todo por la dificultad que entraña que los alimentos y las medicinas lleguen a los miles de refugiados, pues los canales de comunicación están destruidos o son puntos extremadamente peligrosos. Unicef ya advirtió ayer que los niños desplazados se encuentran en «grave riesgo» ante el brote de enfermedades que surgen con facilidad en condiciones de hacinamiento e insalubridad, «condiciones en las que se encuentran en estos momentos muchas familias desplazadas». Según una cooperante libanesa, «los niños están cada vez más asustados».

La AFNM es una asociación que apoya las políticas familiares y cuenta con un colectivo de más de 1.800 familias que agrupan alrededor de 9.000 personas, entre padres e hijos. Las familias interesadas pueden ponerse en contacto a través de la página de Internet www.infanciasolidaria.org.

Misa del Papa en Baviera

MÜNICH, 05 Ago. 06 (ACI).- La Cruz de Enghausen, el crucifijo en tamaño natural más antiguo del mundo, acompañará la Misa que el Papa Benedicto XVI celebrará en Baviera, cuando en un mes visite su tierra natal.

Para la celebración de la Misa papal, se está acondicionando un área de 62 mil metros cuadrados, en la cual el punto destacado será el promontorio donde se erigirá el altar. Sobre este espacio se colocará la Cátedra del Papa y los lugares para los concelebrantes.

La famosa Cruz de Enghausen, que data del año 890 aproximadamente y que recientemente fue declarada el Crucifijo en tamaño natural más antiguo del mundo, será colocada a pedido explícito del Arzobispo de Munich, Cardenal Friedrich Wetter.

Asimismo se montará una gran tribuna para los tres mil periodistas acreditados para la Misa papal en Münich, en la que se espera una multitud de 250 mil personas.

Enfermedad de Juan Pablo II

Cineasta polaco: Juan Pablo II agradeció que medios no jugaran con su enfermedad

BARCELONA, 04 Ago. 06 (ACI).- El director de cine de la película sobre Juan Pablo II «De un país lejano», Krzysztof Zanussi, señaló en esta ciudad que el recordado Siervo de Dios «agradeció cómo la prensa trató su enfermedad, sin pensar que se hiciera espectáculo«.

Durante la Segunda Muestra Internacional de Cine sobre la familia, el cineasta polaco y amigo personal del fallecido Papa comentó que Juan Pablo II «me dijo que reconocía todo lo que salía en la película pero no a sí mismo. No estaba acostumbrado a observarse». «A mí me hubiese gustado hacerla una vez que estuviera muerto, con perspectiva», añade.

Zanussi comentó también que mientras «la religión ha tenido siempre dificultades para relacionarse con los medios», Juan Pablo II «nunca tuvo problemas«, según el cineasta debido a «su experiencia teatral»; lo que le consta porque tuvo la oportunidad de dirigir al Siervo de Dio en «La Opera de los tres peniques» de Bertolt Brecht.

Sobre Benedicto XVI, el director polaco dijo que confía en su capacidad porque «es un hombre con un gran potencial intelectual, suficiente para ser Pontífice, aunque no sea el personaje que fue Juan Pablo II».

Krzysztof Zanussi nació en Varsovia en 1939, estudió Física y Cine. Comenzó a dirigir como amateur en los ‘50s. Entre 1974 y 1981 fue Vicepresidente de la Asociación Polaca de Cineastas.

La Segunda Muestra de Cine sobre la Familia, que se inauguró en Barcelona el pasado mes de mayo, se clausura el próximo 16 de septiembre.

Card. Rouco destaca "gran amor a la Iglesia" de santo fundador del Opus Dei

Aciprensa, 27/6/2006

Al presidir este lunes en la Catedral de la Almudena la Misa en honor de San Josemaría Escrivá de Balaguer, el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, destacó el gran amor a Dios y a la Iglesia del santo fundador del Opus Dei.

Al celebrar los 31 años del tránsito de Escrivá de Balaguer, el Purpurado señaló «la necesidad urgente de volver a meditar sobre la Iglesia de la mano de los obispos y de san Josemaría».

«Sin Dios no habría felicidad. San Josemaría dio ejemplo mediante su gran amor a Dios y su entrega. Él sensibilizó al hombre para ser de nuevo hijo y llamar a Dios ‘Abba’, ‘Padre'», destacó el Arzobispo de Madrid.

Durante su homilía, el Cardenal anotó que «el hombre sólo se salva cuando llama a Dios ‘padre'» y afirmó que el santo fundador fue salvado por el amor de Dios resaltando que «no hay camino de salvación si no es a través de la Iglesia».

Más adelante, el Cardenal destacó como una de las principales características de san Josemaría su amor a la Iglesia. «Él invitaba a este amor en tiempos donde la desafección a la Iglesia no era nada raro, pero los tiempos han mejorado tras el pontificado de Juan Pablo II y continúan con Benedicto XVI, pero aún así sigue habiendo problemas de no comprensión con la Iglesia», afirmó el Cardenal.

Tras señalar que «debemos responder con amor; el apostolado y la santidad debe ser la vocación de todo ser humano», el Purpurado invitó a los fieles a acudir a la Virgen María, «Madre de la Iglesia y de los hijos de Dios». «A Ella le encomendamos el Encuentro en Valencia, la Prelatura del Opus Dei para ser testigos del Evangelio, y que los hombres puedan llamar a Dios Abba, Dios Padre».

Campaña abortista de revista feminista en EEUU

Lideresa pro-vida denuncia campaña abortista de revista feminista en EEUU

WASHINGTON D.C., 02 Ago. 06 (ACI).- Judie Brown, Presidenta de la American Life League (ALL), deploró una campaña organizada por la revista feminista «Ms.» en Estados Unidos, que alienta a las mujeres que han abortado a declararlo públicamente.

Según Brown, la iniciativa lleva «lo absurdo a un nuevo nivel con esta iniciativa de mujeres que se jactan de sus abortos pasados», bajo el pretexto de solicitar acceso irrestricto al aborto.

La campaña titulada «Yo he abortado» es una respuesta a la nueva legislación del estado de South Dakota que podría generar en el futuro un pronunciamiento de la Corte Suprema para revertir el fallo del caso Roe vs Wade, que legalizó el aborto en todo el país.

La iniciativa de la revista, propiedad de la Feminist Majority Foundation, pide a las mujeres que «se unan públicamente a las millones de mujeres en Estados Unidos que han abortado al demandar que se repelan las leyes que restringen la libertad reproductiva de la mujer» y a continuación solicita dinero desde un monto mínimo de 25 dólares.

«Estas mujeres están celebrando un acto de violencia que probadamente es traumático para millones de madres y mortal para sus inocentes bebés no nacidos. Sabemos por las investigaciones realizadas que la mayoría de mujeres que han abortado no está orgullosa de haberlo hecho y no va a salir a la luz pública para decir que lo están», explica la Presidenta de la ALL.

Asimismo, destaca que «para el movimiento feminista es importante que las mujeres no tengan cargo de conciencia o sentimientos negativos hacia el aborto».

Según Brown, la campaña de Ms. se alimenta del temor que tienen los abortistas por el crecimiento de los grupos pro-vida. «La mayor razón por la que están haciendo esto es porque están petrificados», añadió.

«El movimiento pro-vida ha logrado tremendos avances en el Congreso, en las legislaturas estatales y sigue adelante. Creo que esto asusta a la mujer complaciente que ha tenido un aborto y piensa si no actúa perderá el ‘derecho a abortar’», finaliza Brown.

El Papa pide a miles de monaguillos abrirse a la posibilidad del llamado al sacerdocio

VATICANO, 02 Ago. 06 (ACI).- Durante una audiencia general particular, ante más de 40 mil monaguillos de todo el mundo, el Papa Benedicto XVI pidió a los jóvenes servidores del altar estar abiertos a la posibilidad del llamado a la vocación sacerdotal.

El Pontífice comenzó recordando que “hace más de 70 años, en 1935, comencé como monaguillo”; y explicó que es “el Espíritu Santo quien sostiene vuestra relación con Jesús, de manera que no sea sólo exterior”.

“Hoy, viéndoos aquí frente a mí en la Plaza de San Pedro –continuó el Santo Padre–, pienso en los Apóstoles y escucho la voz de Jesús que os dice: ‘No os he llamado siervos, sino amigos: permaneced en mi amor, y daréis mucho fruto”.

“Os invito: ¡Escuchad esta voz! Cristo no lo ha dicho sólo hace dos mil años; Él está vivo y se los dice ahora. Escuchad esta voz con gran disponibilidad; tiene algo que deciros a cada uno”, agregó.

“Tal vez –continuó– a alguno de vosotros os está diciendo: ‘quiero que me sirvas de manera especial como sacerdote convirtiéndose así en mi testigo, siendo mi amigo presentando a otros esta amistad’”.

El Pontífice exclamó luego: “Queridos monaguillos, ¡Vosotros sois ya apóstoles de Jesús! Cuando participáis en la Liturgia desarrollando vuestro servicio en el altar, vosotros ofrecéis un testimonio. Vuestra actitud recogida, vuestra devoción que parte del corazón y se expresa en los gestos, en el canto, en las respuestas: si lo hacéis de manera correcta y sin distracciones, o de cualquier manera, entonces el vuestro es un testimonio que conmueve a los hombres”.

Benedicto XVI señaló después que los monaguillos están “muy cerca de Jesús Eucaristía, y este es el mas grande signo de su amistad”. “Por ello os pido: no os habituéis a este don, de tal forma que no se convierta en una suerte de rutina, sabiendo cómo funciona y haciéndolo automáticamente, sino descubrid cada día nuevamente que acontece algo grande, que el Dios viviente está en medio de vosotros, y que podéis estar cerca para ayudar a que su ministerio sea celebrado y llegue a las personas”.

El Papa destacó que, de esta forma “seréis verdaderamente sus apóstoles y traeréis frutos de bondad y de servicio en cada ámbito de vuestra vida: en la familia, la escuela, en el timepo libre”.
“Queridos monaguillos, mis últimas palabras a vosotros son: ¡sed siempre amigos y apóstoles de Jesucristo!”, concluyó.