«En la cordillera conocimos un Dios bondadoso»

Sobreviviente de los Andes

A 50 años del «Milagro de los Andes», habla en Aleteia Gustavo Zerbino, uno de los 16 sobrevivientes del «infierno helado» que duró más de 70 días. ¿Dónde estaba Dios en la montaña?

Zerbino está feliz y sonriente. Hace poco tiempo, entre el 7 y 8 de septiembre, pudo volver a celebrar la vida con Antonio y León, dos nietos que nacieron con unas 10 horas de diferencia (uno en Uruguay y otro en Argentina).

Es que la vida continuó para Zerbino después de lo sucedido el 13 de octubre de 1972 con un vuelo del avión Fairchild que transportaba a 45 uruguayos, la mayoría integrantes del Old Christians Rugby Club, equipo que iba a disputar un partido amistoso contra All Boys en Chile.

Zerbino es uno de los 16 sobrevivientes de la famosa tragedia en la que el avión de la Fuerza Aérea Uruguaya chocó contra la cordillera (el impacto provocó el corte de las alas y una sección de la cola). Pero con el paso de los días, que finalmente fueron más de 70, para muchos aquel suceso, y lo que logró el grupo reducido que logró salir con vida de aquel «infierno helado», tuvo mucho de odisea.

Entre octubre y diciembre de 2022 se cumplen 50 años de lo que a nivel internacional también se ha conocido como el «Milagro de los Andes». Zerbino vive horas intensas, con llamados de diversos lugares, pues aquel hito de finales del Siglo XX no ha dejado a nadie indiferente alrededor del mundo. A pesar de eso, con horarios apretados y compromisos para participar en un programa de la televisión local, Zerbino le abrió las puertas de su casa a Aleteia.

En ese lugar, ubicado en el barrio residencial montevideano de Carrasco y zona en la que también se encuentra el Colegio Stella Maris, es donde Zerbino tiene en la entrada una imagen de la Virgen de Guadalupe que llevó a Montevideo desde la Basílica de Guadalupe tras el estreno en la Ciudad de México en la década del 90 de la película ¡Viven! (1993) dirigida por Frank Marshall.

«Me hija más chica (Zerbino tiene seis hijos), que tiene 16 años, se llama Guadalupe. La he puesto en varias casas que me mudé y la Virgen de Guadalupe la llevaba conmigo», contó Zerbino.

URUGUAY
Gustavo Zerbino junto a la imagen de la Virgen de Guadalupe en la puerta de su casa en Montevideo, Uruguay

«Herramientas» para la montaña

Más allá de esta anécdota, que de alguna manera deja de manifiesto que Zerbino es un hombre que no ha ocultado su fe a lo largo de su vida, es momento de mirar hacia atrás y llegar al origen de todo.

Es ahí donde aparece ese grupo de muchachos, cuyas edades oscilaban cuando sucedió el accidente entre los 19 y 22 años, que tenían una historia en común: la mayoría se conocían desde hacía más de diez años desde que jugaban al rugby bajo la dirección de los Irish Christian Brothers del Colegio Stella Maris.

Fue junto a este grupo de hermanos irlandeses, que llegó a Uruguay en la década del 50 recomendado por el fundador del Movimiento Familiar Cristiano en América Latina, el sacerdote católico argentino de ascendencia irlandesa Pedro Richards, donde se empezó a gestar de alguna manera, tal cual reconoce el propio Zerbino, la «semilla de resiliencia» que le daría a los muchachos uruguayos herramientas físicas y espirituales a la hora de enfrentar lo más cruel de la montaña.

«Nos enseñaron valores especialmente. La lealtad, la amistad, la solidaridad. Ellos eran hermanos, no eran curas. La parte de la Iglesia más formativa la daban en (la parroquia) Stella Maris de Carrasco y (la iglesia) San José de la Montaña, que eran los curas que iban al colegio», expresó Zerbino al momento de recordar la huella que dejaron en su vida los Christian Brothers, quienes también son reconocidos como los impulsores del rugby en Uruguay.

«Nosotros fuimos en la cordillera un equipo y teníamos un solo objetivo que era sobrevivir. Construimos una sociedad solidaria, que los bienes pertenecían a la comunidad. Trabajamos codo con codo como nos habían enseñado los brothers», prosiguió.

«Fue muy importante todo lo que teníamos de antemano. Si hubiera sido un avión de línea hubiera sido muy difícil. Un grupo heterogéneo, desconocido, distintas culturas, distintas religiones. Nosotros vivíamos en el mismo barrio, íbamos al mismo colegio, teníamos los mismos valores, la misma religión y jugábamos al mismo deporte. Un grupo homogéneo», subrayó Zerbino, quien además del vínculo con el Colegio Stella Maris también recibió formación de la mano de los jesuitas en el Colegio Seminario (y hasta fue catequista el colegio montevideano Monseñor Ricardo Isasa, actualmente conocido como San Ignacio).

–Este 13 de octubre se cumple el aniversario 50 de lo que el mundo consideró tragedia, pero también «Milagro de los Andes». Al momento de contar a las nuevas generaciones lo que sucedió con ese grupo de uruguayos, ¿por dónde empieza?

Hace 50 años que salí de la montaña y no sé exactamente qué pasó. Sé el resultado, pero es es un tema muy complejo, porque no es lineal. Para muchos es una tragedia. Es verdad, porque es una tragedia para todas las familias que perdieron familiares. Para otros es un milagro por los que se salvaron después de 72 días.

Pero para mí es una historia de amor, de solidaridad, amistad y vocación de servicio en donde la energía más grande que existe –para mí- es el amor. Y Dios es amor. En la cordillera Dios estaba presente en la persona que te masajeaba los pies para que no te mueras congelado. Ahí hicimos esa sociedad solidaria que se llama «la sociedad de nieve» donde todas las noches le rezábamos a la Virgen. Le pedíamos fuerzas o le agradecíamos, porque habíamos sobrevivido ese día, aunque de repente había habido un alud y habían muerto 8 personas. Agradecíamos igual a pesar de las cosas malas.

El segundo motivo era porque en la oscuridad de la noche esperábamos que ningún pensamiento negativo nos colonizara la mente. Vivíamos en un lugar que era un infierno. Había abandono, soledad, frío. El mundo nos dio por muertos y tuvimos que asumir que vivir o morir dependía solo de nosotros. Sabíamos que solos no podíamos. Tuvimos que trabajar la humildad, pedir ayuda. Y ponernos al servicio de los que necesitaban algo de ti.

«Para mí es una historia de amor, de solidaridad, amistad y vocación de servicio»

–Hay muchos libros, documentales, testimonios sobre lo que sucedió el 13 de octubre de 1972. Por ejemplo, un libro escrito por otro de los sobrevivientes Fernando («Nando») Parrado llamado «Milagro en los Andes» (2006, Planeta) donde usted aparece mencionado en varias oportunidades. Hay un pasaje increíble que hace referencia al primer impacto del avión con la cordillera. Se indica lo que sintió y lo que usted dijo: «¡Jesús, Jesús, quiero vivir!» ¿Qué recuerda de ese impacto?

Cuando íbamos volando había una gran incertidumbre, porque era viernes 13. Aquello de no te cases ni te embarques (Zerbino esboza una leve sonrisa a modo de broma, nota del editor). Iban cantando. Como no me sentía cómodo fui a la cabina del piloto a ver cómo estaba eso. Estaban tomando mate de costado. Cuando miro para adelante, las montañas que íbamos pasando arriba, como era un avión turbohélice, tenía que estar a 2.000 metros. De repente se encontró enfrente una montaña que tenía como 3.500, 4.000 metros. El piloto se dio cuenta que algo andaba mal. Me mandó para atrás. Nos hizo poner cinturón y agarró un pozo de aire.

En el instante antes que pega (el avión contra la cordillera) me saco el cinturón y me agarro del portaequipaje. Y ahí esperando el último golpe dije: «Jesucito, Jesucito, no quiero morir». Cerré los ojos. Cuando todo pareció que se había detenido -pensé que estaba muerto, porque con un avión que choca a 600 kilómetros por hora nadie puede estar vivo- sentí un estado de conciencia, que había vida después la vida. Y de repente un líquido me corrió por la cara, abrí los ojos y me di cuenta que estaba vivo.

En los momentos difíciles Jesús siempre es un amigo para mí. Siempre estuvo dispuesto. Lo que pasa es que a veces el que no estaba dispuesto era yo. Muchas veces nos acordamos de Dios en momentos difíciles o para agradecer. Pero mucho tiempo, a veces por soberbia, nos olvidamos que Dios existe. Muchas veces en la montaña le rezaba, le hablaba, me enojaba. También lo puteaba, porque se moría gente increíble. Nos salvamos del avión, después en la radio escuchamos que se suspende la búsqueda. Después una avalancha nos sepultaba y mata a 8 más. El guionista de esta película es terrible, es la realidad.

ANDES
Restos del avión en la montaña

Wunabbis-CC BY-SA 4.0

Me acuerdo que la última vez que me enojé mucho fue cuando suspendieron la búsqueda. Yo estaba trepando la montaña a las 6 de la mañana con medidas de nylon, pantalón de tela, una camisa, sin guante, sin lentes, todo congelado. Iba trepando como a las Torres Gemelas, era muy difícil. Y en un momento sentí como que el que estaba caminando era Dios porque era muy difícil. Es como que sentí esa charla que había tenido fuerte, se me había metido ese concepto que yo tenía a Dios. Era distinto, porque el Dios que tenía yo cuando era chico era castigador. Miedo a Dios, te ibas a quemar para siempre en el fuego del infierno. Y todas esas cosas a mí no me parecían.

Nosotros en la cordillera conocimos un Dios bondadoso. A pesar de todo lo que pasaba estaba contigo, te aceptaba, te acompañaba. El Dios nuestro era el amor, la solidaridad, la vocación de servicio. Le mandé una carta al Papa (Francisco respondió y su mensaje será leído este 13 de octubre durante una misa en Montevideo con motivo de los 50 años de la tragedia, nota del editor), le contaba lo que habíamos hecho y cómo hoy la juventud no cree en las instituciones. En las cosas que se cree menos es en los políticos, en los sacerdotes. Y todo eso tenemos que tratar de revertirlo. Dios está adentro de cada uno y en las acciones.

URUGUAY
Gustavo Zerbino en su casa de Carrasco

Cortesía

–Fue usted, junto a Roberto Canessa (otro de los sobrevivientes), de los primeros que empezó a atender a los heridos que no habían fallecido durante el impacto, en lavar las heridas. ¿Alguna vez reflexionó acerca de la importancia de ese gesto?

Siempre tuve una gran vocación de servicio y en la cordillera éramos un equipo de rugby. En el rugby el gordo, el alto, el petiso, el lento, el rápido tiene que cumplir una función. Yo había estudiado medicina tres meses, psicología médica, biología celular y estadística. Y tuve que realizar tareas médicas con Roberto, que tenía también seis meses de anatomía. Carlitos Páez se encargaba de tapear el avión, dirigía el rosario. Los Strauch coordinaban las tareas que planificaba el capitán. Cada uno desempeñaba una función. Saber que en la sociedad tienes que cumplir un rol y ser la mejor versión de ti mismo al servicio de los demás fue lo que hicimos en la cordillera.

A mí me tocó ser el médico, me tocó trepar la montaña, me tocaron muchos roles como a todos. Pero yo no me pregunto jamás por qué hago algo. No pierdo el tiempo ni intelectualizando ni racionalizando. Creo que la vida es mucho más simple y tienes que conectarte con el amor, con lo que sientes. Cuando te equivocas tienes que bajar del orgullo, pedir perdón. Cuando no se puede, pedir ayuda. Y una de las cosas más importantes, que es una de las acciones más escasas, es la gratitud.

ANDES
Una imagen aérea de los sobrevivientes en 1972

Nosotros volvimos con un estado de gracia muy grande de la cordillera. A pesar de lo que pasaba agradecíamos todos los díasY vivíamos en un estado que se llama aceptación. En la mente cuando te peleas con la realidad sufres. Nosotros aprendimos que por más que lloráramos, despotricáramos, íbamos a seguir teniendo frío, hambre. Íbamos a seguir abandonados y nada cambiaba. Ahí entendimos que venimos a la vida para aprender y darnos cuenta. Para discernir lo esencial de lo secundario. Que cada uno en la vida tiene un rol distinto, como los colores de arcoíris. Somos personas únicas, irrepetibles e insustituibles. Aprendí que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios y que la vida es un milagro y la muerte es un misterio. Pero el diploma de la vida es la muerte.

La segunda vez que sentí que me iba a morir fue cuando me tapó la avalancha. No me podía mover. Ahí me di cuenta que los que estaban al lado mío estaban muertos, pero se murieron en segundos. Yo seguía vivo, seguía respirando suavecito, fluía un poquito de oxígeno. Tenía una impotencia, me quise mover, no podía. El corazón me empezó a latir a toda velocidad, los pulmones parecían que iban a explotar. En ese momento sentí como una voz dentro de mí que decía: «Tranquilo». Era mi voz interior, que siempre la escuché de chico. Me decía, si vos crees en Dios y él nos trae la vida es como cuando te invitan a cenar. Cuando viene el postre no te envenenan. El postre de la vida es la muerte. Y si nos vamos a morir no debe ser algo desagradable.

«Nosotros volvimos con un estado de gracia muy grande de la cordillera»

Un pacto de amor

–El pacto de comer carne de las personas fallecidas es otro de los sucesos que han impactado al mundo una vez que se conoció que ésa había sido la decisión del grupo para no morir de hambre. ¿Usted fue uno de los que estuvo de acuerdo desde un primer momento? ¿Desde el arranque fue también para usted un símbolo de comunión?

Una cosa es la realidad, otra la percepción de la realidad y otra cómo la cuentan. Lo que nosotros vivimos, lo vivimos de una manera profunda y real. Estábamos a 4.000 metros de altura y no había comida, nos habían abandonado, nadie nos buscaba. Cuando subimos hasta arriba, en la primera expedición, con lo que decía el piloto, Curicó (zona de Chile, nota del editor), que al otro lado tenía que haber verde, estábamos en el medio de la cordillera. Entonces nos dimos cuenta que para vivir teníamos que caminar, trepar la montaña y tener energía.

Gustavo Nicolich le escribió una carta a la madre, la hermana y a la novia. Él dice ahí: «Desde lo más profundo de nuestro ser le pedimos a Dios para que este día no llegara y ha llegado. Tenemos que aceptarlo con valor y fe, porque si los cuerpos están ahí es porque Dios los puso». Y después dice: «Si mañana llega el día en que yo pueda ayudar a mis amigos con mi cuerpo, lo haría con mucha alegría». Tenía 19 años.

Nosotros hicimos un pacto de amor, de dar el cuerpo como cuenta Nicolich. Él donó su cuerpo y al otro día estaba muerto. Es muy fuerte el sentimiento, hubo que vencer un tabú psicológico, fisiológico, religioso y cultural.

Una cosa es decidirlo y después muy difícil es hacerlo. Físicamente, no teníamos nada, ni cuchillo. Un cordero en el freezer lo pongo acá y no se puede mover porque es como una estatua de mármol. Y lo otro, hacer esa acción. Ahora, al otro día que lo hicimos fue el hecho más normal.

Cuando salimos, primero la Fuerza Aérea, los médicos del hospital y la Iglesia nos quisieron proteger, contener y nos dijeron que no hacía falta contar nada. Pero no entendíamos por qué no podíamos contar algo que no nos avergonzaba. Nosotros nos sentíamos orgullosos de la decisión.

Yo traje la carta de Gustavo Nicolás para su madre, su hermana y su novia. Él me pidió que lo haga. No nos importaba en la cordillera lo que opinara nadie. Básicamente nos aceptaron muy bien. Estuve un mes llevando día por día, casa por casa, el reloj, el rosario, la medalla, máquinas de foto, un pantalón, una camisa, el saco con el escudo para contarle a cada madre cómo había muerto su chico. Yo me había comprometido personalmente a hacerlo. Y lo hice con mucho orgullo para honrar la palabra. También fue muy desgastador para mí tener que repetir eso todos los días con personas que te preguntaban, se quebraban.

Yo estoy vivo gracias a mis amigos que murieron. Podría haber sido ser al revés. Cuando nosotros volvimos, volvieron todos ellos, porque para esas madres se acabó la incertidumbre. Tenían la certeza de que su hijo murió, cuándo murió y pudieron atravesar el duelo. Un hijo mío de 6 años dijo, cuando le preguntaron cómo sobrevivieron, que «estaban tan débiles, tan débiles que para trepar la montaña le pidieron prestados los músculos a sus amigos muertos».

«Hubo que vencer un tabú psicológico, fisiológico, religioso y cultural»

–Hay otra actitud que ha sido valorada, que se ha desprendido de la historia de ustedes, que fue la de enterarse que la búsqueda había sido suspendida, que eran ustedes los que tenían que buscar la salida de alguna manera. Esa actitud, la de ponerse en camino, no exenta de fracasos, tiene mucho de evangélica y hasta el papa Francisco suele usar esa expresión que hace referencia a avanzar, no quedarse…

Lo importante en la vida no es lo que te pasa, sino lo que haces con las cosas que te pasan. Que transformes los problemas en oportunidades. Nosotros en la cordillera aprendimos que lo único que produce resultado en la vida son las acciones. Y nuestra historia es una historia de fracasos, de errores. Pero aprendimos que el fracaso y el error no existen. Existe el aprendizaje. Por eso el Papa dice que no tengan miedo, que se animen a vivir, a equivocarse y -por ensayo y error- vayan corrigiendo. Lo peor para mí es el pecado de omisión, no hacer nada por miedo. Si nosotros no hubiéramos hecho nada por miedo estaríamos muertos.

–Diversos relatos dan cuenta que hubo varias expediciones antes de la definitiva y el rescate. En una de ellas también usted es protagonista, pero sin éxito. La de diciembre, ya cerca de Navidad, que duró unos 10 días, se conoce desde el punto de vista de quienes fueron a caminar (entre ellos Parrado y Canessa). ¿Cómo fue esa espera?

Personalmente nunca esperé nada. Vivo la vida preparado para lo peor y esperando siempre lo mejor. Confiaba en Parrado y Canessa que se habían preparado, llevaban mochilas, sobres de dormir, guantes, lentes, bastones. Sabía -no lo dijimos a nadie cuando bajamos (de la montaña) la primera expedición- todos los kilómetros que había para que no se depriman. Pero confiábamos que iban a hacer todo lo posible. Paralelamente, durante los 10 días que ellos no estaban yo me empecé a entrenar. Hacía abdominales, con los asientos del avión y los cinturones hacía como un trineo. Caminaba para tener cuádriceps para trepar la montaña. Gracias a Dios Parrado y Canessa llegaron. Yo no pensaba. Todos los días me tenía que levantar, trabajar, curar a gente. Teníamos que buscar de algún cuerpo para darle comer a la gente. Si había sol, había que empezar a hacer lentes, guantes.

– El 22 de diciembre de 1972 llegó el gran día, el rescate. Sucedió a poco de la Navidad. Me imagino que la Navidad desde ese momento la vive de manera especial…

Cuando aparecimos, Canessa dijo: «Nos engañábamos con la ilusión de pasar Navidad todos juntos afuera, en la cordillera». Pero la diferencia que hay entre un sueño y un plan, que el plan tiene día y hora. Nosotros planificamos para salir de la montaña y después fuimos ejecutando paso a paso. Y la Navidad la pasamos afuera, porque nos engañamos con la ilusión. Cuando uno pierde la ilusión y la esperanza está muerto. Hay un dicho que dice que mientras que hay vida hay esperanza. Y no es así. Mientras que hay esperanza hay vida. Hay mucha gente que está viva sin esperanza, ilusión. Están muertos en vida. Hay que estar vivos, pero con la actitud de la esperanza. Es una de las cosas que dice el Papa, que seamos comunicadores de la esperanza. Y acortar la distancia para que todos podamos vivir en comunidad y en armonía.

ANDES
Fernando Parrado y Roberto Canessa junto al arriero Sergio Catalán, quien les encontrara perdidos en las montañas de los Andes.

–Sergio Catalán, el arriero chileno, es otro de los protagonistas de esta historia. Fue él quien salió a buscar a los rescatistas una vez que pudo intercambiar mensaje con Parrado a través de un río. Falleció un 11 de febrero de 2020, día de la Virgen de Lourdes. Ustedes lo han visto en varias oportunidades, lo han podido visitar luego del accidente. Una de las primeras cosas que dijo fue que no se le agradeciera a él, sino a Dios. ¿qué lugar ocupa en su corazón ese hombre?

El arriero para mí es un padre. Durante muchos años, cuando jugamos la Copa de la amistad, venía a Uruguay. Cuando íbamos a Chile, él, su mujer, sus hijos participaban de la Copa de Amistad. Cuando cumplió 90 años fui a caballo, crucé los Andes durante 10 días a saludarlo. Y cuando murió me tomé un avión y fue a despedirlo. Fui a saludar a su familia. Él representa la solidaridad y la vocación de servicio.

Si el arriero Sergio Catalán, con 40 años, no hubiera cumplido con esa voz interior que le hizo abandonar toda su riqueza, el ganado que había traído arriando desde abajo durante dos días y medio en casi 100 kilómetros… Hizo 160 kilómetros a caballo para avisar que encontró a dos personas que nunca vio. Dejó su riqueza y a 3 hijos. Cuando leyó la carta de Parrado, que apenas sabía leer, vio que decía avión y uruguayos, fue a avisar. Si él no iba, nosotros estábamos muertos.La vida es un milagro y la muerte es un misterioTienes que hacer el 99% de lo que está a tu alcance y ese 01 que no vas a poder, Dios te va a ayudar.

ANDES
El mensaje a Catalán

Mevrob-(CC BY-SA 3.0)

El arriero, por ejemplo. Te manda a alguien que está ahí, pero esa persona debe estar dispuesta a ser parte de la solución. Si el arriero que llegó hubiera practicado la indiferencia no hubiera pasado. El pestillo está de lado de adentro de la puerta del corazón. Uno es el que tiene que abrir su corazón y cuando abres el corazón estás en armonía, entras a vivir la compasión, a reír con el que ríe, llorar con el que llora.

Hay que acortar la distancia de la mente al corazón. Por eso Jesús te da el corazón en la mano. La mente tiene que estar al servicio de Dios, al servicio tuyo. Por eso creo que Dios es amor y que el arriero cumplió con esa voz interior de solidaridad, de vocación de servicio. Y esa es la cadena de favores donde hay una cantidad de gente que tiene que cumplir con ese milímetro. Entonces nos vamos alineando y finalmente se obtiene el resultado. Eso es para mí el milagro.

URUGUAY
Zerbino junto al arriero Sergio Catalán

–La vida continuó y nuevas montañas se presentaron de ahí en más. Una de las más recientes, la pandemia del coronavirus. El mundo parece estar saliendo de esa crisis, pero al mismo tiempo sigue inmerso en otras locuras como la guerra. ¿Qué mensaje tiene para decirle al hombre de hoy, 50 años después de lo que sucedió en Chile, desde el lugar de uno de los protagonistas de una de las historias más cargadas de épica y humanidad del siglo pasado?

Los seres humanos podemos elegir dos cosas: ser parte del problema o de la solución. Si quieres ser parte del problema vas a buscar todo lo negativo, juzgar, criticar. Creo que el mundo llegó a una eficiencia tan grande de la autodestrucción que si se aprieta el botón no queda nadie. Entonces ahí tienes que replantearte. La Madre Teresa de Calcuta decía: «No combatas que te debilitas, defiende que te fortaleces». No es la escalada de quién es más fuerte, quién tiene razón. Es al revés.

Hay que buscar, primero, escuchar a la otra parte. Y tratar de buscar el punto de encuentro entre las dos posiciones. Pero no lo que yo quiero: lo que todos necesitamos. Ahí es cuando el yo se transforma en nosotros. Cuando el yo se transforma en nosotros es cuando el inconsciente colectivo, a través del corazón de la gente, puede ser parte de la solución.

Hoy el mundo se pelea por el derecho de autor y toman al pueblo de rehén. La gente está aburrida de escuchar y después que no se cumpla. En la cordillera éramos todos iguales, la sociedad era solidaria. Los objetivos eran comunes. Y hoy hay que buscar objetivos comunes. Los objetivos tienen que ser la convivencia, ser felices, lograr vivir en armonía.

Hoy en el mundo tenemos que entender el respeto, la disciplina, la separación de poderes. En Uruguay la Iglesia está separada del Estado. Creo que está bien. Pero también tiene que haber libertad de cultos, que puedas poner la imagen de la Virgen en la Rambla (una antigua polémica que hay en Montevideo entre la Iglesia y el gobierno departamental en el intento de poner una figura de la Virgen en una zona costanera y donde suele realizarse un rosario cada mes de enero por las familias, nota del editor). El Estado no tiene que tener una religión única, porque si no estaríamos en un totalitarismo religioso.

Hay que buscar un punto medio de que haya liderazgos con objetivos comunes. Creo -soy optimista- que el hombre ya no puede seguir este camino de que la grieta sea cada vez más grande. Por eso soy admirador de la Madre Teresa, quien también dijo: «Si me invitan a una marcha contra el aborto no voy, pero si me invitan a marchar a favor de la vida voy». Hay que estar a favor del valor, no puedes combatir el odio con odio. Lo tienes que disolver con amor, empatía, tolerancia, paciencia. Y con mucha alegría, pues la sonrisa es algo que hace falta, que la gente disfrute. Y es estando presente.


Actualmente, Zerbino con 69 años se muestra contento y agradecido. Pues además de sus hijos y nietos disfruta también de la presencia de su madre, que tiene 100 años (tenía 50 años cuando se estrelló el avión en la cordillera).

URUGUAY
Una imagen de Zerbino junto a su madre

«La vida continúa», insistió, además de recordar que hay muchas cosas lindas que se han generado después de la tragedia. Por ejemplo, la Biblioteca Nuestros Hijos, una iniciativa de madres que perdieron a sus hijos en la montaña y que sirvió para sublimar el dolor sirviendo a otros hijos.

«El legado de los Andes es lo más importante, no lo que vivimos. Porque cordilleras tiene todo el mundo», aseguró Zerbino.

En efecto, este jueves 13 de octubre, en la parroquia Stella Maris de Carrasco, estaba prevista una ceremonia religiosa para recordar a quienes perdieron la vida en la montaña. Zerbino, tal cual adelantó a Aleteia, le escribió una carta al propio papa Francisco, quien le respondió con motivo del aniversario número 50.

Las líneas de esa carta del Papa iban a ser leídas a los familiares, sobrevivientes y allegados durante la ceremonia. Se trata de un mensaje cargado de esperanza, fe y gratitud en el que el propio Papa reconoce que él también «ha tenido sus cordilleras», tras lo cual pidió, como es costumbre, que no se olviden de rezar por él.

¿Cómo proteger a tu hijo de la pornografía?

Un informe del Senado francés sobre la industria de la pornografía, presentado el 28 de septiembre por la delegación por los derechos de la mujer, denuncia el acceso demasiado fácil a la pornografía y subraya los estragos en las adolescentes. Ante este fenómeno, ¿cómo proteger a tu hijo?

Un impactante informe que pone de manifiesto una escalofriante realidad: cada vez más menores están expuestos a una pornografía cada vez más violenta, y esto a una edad cada vez más temprana. 

Dos tercios de los menores de 15 años y un tercio de los menores de 12 ya han estado expuestos a imágenes pornográficas, voluntaria o involuntariamente. 2,3 millones de menores consultaron sitios pornográficos en 2021 en Francia, y la edad media del primer visionado de una película pornográfica es de 14 años. Cifras que estremecen al darse cuenta de la magnitud del daño que la pornografía produce en la psiquis de los niños o adolescentes, que tienen poca o ninguna capacidad para distanciarse de las imágenes recibidas.

Las consecuencias son numerosas y preocupantes: traumatismos, trastornos del sueño, atención y alimentación, visión distorsionada y violenta de la sexualidad, dificultades para establecer relaciones con personas del sexo opuesto, hipersexualización precoz, desarrollo de conductas de riesgo o violentas, etc. 

Ante este flagelo, ¿cómo adviertes y proteges a tu hijo?

«Hoy, ante los cambios de la sociedad y la evolución de los medios de información, no hablar con tu hijo significa dejarlo en peligro real», subraya Inès de Franclieu, especialista en educación afectiva y sexual y fundadora de Com’je t’aime: «No hay tiempo que perder para ofrecerle a su hijo palabras verdaderas y tranquilizadoras sobre el cuerpo sexual, para darle una base sólida y saludable para comprender lo que es el amor.» 

1 EDUCAR EN SEXUALIDAD.

«Si los niños quieren acceder a contenidos pornográficos, es principalmente porque tienen dudas sobre la sexualidad«, observa Olivier Gérard, jefe de la división de uso de medios digitales de la Unión Nacional de Asociaciones de Familia (Unaf), escuchado por los relatores. 

Por lo tanto, una forma de proteger a su hijo de imágenes impactantes es, en primer lugar, atreverse a hablar sobre la sexualidad con su hijo. «Dar a un niño y a un joven una sólida educación afectiva y sexual es el mejor baluarte contra la pornografía», afirman Philippe Barbet y Laura Bertail, autores del folleto 12 preguntas que debes hacerte para proteger a tus hijos de la pornografía (AFC/Téqui). «Si ha descubierto el verdadero significado de la sexualidad y el amor, podrá resistir mejor los espejismos de la pornografía».

Una educación que comienza temprano, con palabras adecuadas a la edad del niño, y que continúa a lo largo de su crecimiento. «Es fundamental emprender la educación afectiva y sexual de tu hijo desde temprana edad, es decir a partir de los 3 años. Y hablar de ello con regularidad. No cada tres o cinco años, ¡sino todos los años!», insistió a Aleteia la psicóloga Véronique Lemoine.

2 ALERTAR SOBRE LA EXISTENCIA DE IMPACTANTES IMÁGENES.

Junto a una educación en la vida afectiva y sexual, es necesario advertir a tu hijo sobre las imágenes que puede encontrar en Internet. 

De hecho, según una encuesta de Ifop de 2017, más de la mitad de los adolescentes de 15 a 17 años se han topado involuntariamente con un extracto de video pornográfico, al buscar en Internet, al descargar una película o un dibujo animado, o al discutir en las redes sociales…

Para el doctor Patrice Huerre, psiquiatra infantil, que se sienta en el tribunal de París para casos de menores, la exposición de los niños a contenido pornográfico es inevitable. Por lo tanto, corresponde a los padres advertirles para protegerlos mejor: «Los padres deben educar a sus hijos sobre el inevitable encuentro con contenido inadecuado en la web».

¿Cuál es la edad adecuada para hablar de ello? Para la AFC, depende de las condiciones de vida del niño: ¿tiene teléfono con Internet? ¿Toma el transporte público? ¿A menudo tiene que investigar en Internet? ¿Él ve películas en streaming? En cualquier caso, sea cual sea su entorno, los autores recomiendan advertir a su hijo a partir de los 9 años, en CM1.

Pero ¿qué decir? Las palabras no son fáciles de encontrar. No se trata de asustarlo, ¡no de hacer que quiera verlo por sí mismo! ¿Y cómo no temer dañar su inocencia? Para Sabine Duflo, hay que tener palabras sencillas: «Si un día te encuentras con imágenes impactantes, y pueden aparecer en cualquier momento en Internet, no te haces responsable. Es una gran industria que apunta a los adolescentes para ganar dinero. Dímelo y aléjate, no mires, porque estas imágenes romperán tu sueño. Un día crecerás, te enamorarás, es algo bonito de vivir, y si miras estas imágenes, no podrás vivirlo».

El cuadernillo de AFC también ofrece las siguientes fórmulas: «En Internet se pueden ver imágenes donde hombres y mujeres desnudos juegan a hacer el amor pero de una manera que no es del todo cierta: estas imágenes son impactantes y en ocasiones violentas. O de nuevo: «Un amigo puede mostrarte algunos. Te sentirás incómodo y disgustado. Es una buena reacción. Esto significa que debemos negarnos rotundamente».

3 FOMENTAR EL DIÁLOGO.

Un niño debe poder confiar en este tema, y ​​si ha sido confrontado con un video pornográfico, debe poder decir lo que le sorprendió. 

Esto requiere por parte de los padres una actitud de escucha y empatía. «Si ya ha visto imágenes pornográficas, es muy raro que el niño hable de ello espontáneamente con sus padres», explica sin embargo Sabine Duflo. «Porque tiene vergüenza y se siente culpable por las imágenes que encontró. Por lo tanto, es importante tener cuidado de no juzgar, sino asegurarle que no es culpable. También es bueno para el niño escuchar que la pornografía es un truco y que, en realidad, los amantes tienen gestos suaves y tiernos.«

Cuando un niño ya ha visto imágenes pornográficas, protegerles significa advertirles sobre la naturaleza adictiva de la pornografía. «La atracción de estas imágenes, si uno sucumbe a ellas, se convierte en una verdadera droga. Cuando empiezas, es muy difícil parar», subraya Inès de Franclieu. De ahí el interés de hacer entender a un niño que ya ha visto pornografía que estas imágenes le marcan, y que sólo puede deshacerse de ellas a fuerza de voluntad, y posiblemente gracias a una ayuda exterior.

La actitud de benevolencia y diálogo no excluye la firmeza y la autoridad. «Se trata de proteger a los niños de un grave peligro que luego requiere imponer una prohibición o sancionar cuando no se han respetado las normas establecidas», avanzan los autores del cuadernillo de AFC. Reglas que se refieren en particular al uso de pantallas y controles parentales.

4 INSTALAR CONTROLES PARENTALES.

Además de la prevención, a través de una sólida educación para la vida afectiva y sexual, y el diálogo, también es buena idea implementar soluciones técnicas para limitar el acceso a la pornografía o la apertura intempestiva de ventanas pop-up

Existen filtros para computadoras, tabletas o teléfonos de proveedores de servicios de Internet. Y muchas aplicaciones de control parental (Family Link, Qustodio, Xooloo Parents) te permiten restringir el acceso a Internet, especialmente a sitios dudosos, o bloquear motores de búsqueda.

“Los padres tuvieron la impresión de que el trabajo estaba hecho desde el momento en que se implementaron las herramientas. »

Sin embargo, ningún control parental permanece confiable para siempre. Estas no son soluciones rápidas. Thomas Rohmer, presidente de Open (Observatorio de la paternidad y la educación digital), lamenta que «muchas veces se haya presentado erróneamente el control parental como una especie de solución milagrosa. Los padres tenían la impresión de que el trabajo estaba hecho desde el momento en que se desplegaron las herramientas en la familia», dijo a los senadores.

Pero algunos programas de control parental desaparecen durante las actualizaciones de la computadora o ya no funcionan cuando el dispositivo está en modo de «ahorro de energía». 

Por último, muchos jóvenes expertos en informática pueden sortear fácilmente los cortafuegos. Un estudio de Ifop de 2021 muestra que el 40% de los jóvenes conoce la existencia de dispositivos tipo VPN, de los cuales el 9% sabe usarlos. Una VPN (red privada virtual) es un software informático que le permite cifrar sus datos y cambiar su dirección IP. Por lo tanto, es posible acceder a contenidos que están bloqueados por un proveedor de servicios de Internet.

La naturaleza imperfecta de las soluciones técnicas hace que la cuestión educativa sea crucial. Apoyar a tu hijo en un mundo donde la pornografía está a un clic de distancia significa estar disponible y cerca de tu hijo, estar interesado en lo que está pasando, estar al día con las últimas aplicaciones de moda, estar atento a su comportamiento… Esto es sin duda cómo las palabras vendrán a hablarle del significado profundo de la sexualidad y sugerirle que tome el hermoso y exigente camino del verdadero amor.

«EL RECONOCIMIENTO DE MEDJUGORJE, ESTÁ EN MANOS DEL PAPA»

En el 14º Congreso Internacional Mariológico y Mariano, que se celebró en Medjugorje del 7 al 9 de octubre de 2022, se pudieron escuchar 23 ponencias sobre el tema «Međugorje como contribución a la nueva evangelización».

Sin embargo, la parte del discurso de bienvenida del obispo local, fue la que más resonó en los medios locales. Mons. Petar Palić, obispo de Mostar-Duvanje y administrador apostólico de Trebinje-Mrka, en el que refuta el reconocimiento  [oficial]  de las apariciones de Nuestra Señora en Medjugorje, respondiendo a la declaración incorrecta de la Hna. Valerija Kovač, que hizo en directo en HKR [canal televisivo], en el programa «Argumenti», el 6 de octubre de 2022. , en el que dice que «hasta ahora se han reconocido siete apariciones en Međugorje».

De hecho, las apariciones en Medjugorje no son reconocidas por el Vaticano. Solo se sabe que la Congregación para la Doctrina de la Fe entregó toda la documentación sobre las apariciones a la Secretaría de Estado de la Santa Sede, que ahora está trabajando en ello. En el informe de la comisión del Cardenal Carmillo Ruini nombrada por el Papa Benedicto XVI, que habló positivamente sobre los primeros días de las apariciones, se propone reconocer solo las primeras siete apariciones,mientras que las siguientes apariciones, desde 1981 hasta nuestros días, no pueden ser reconocidas mientras duren.

Además de ese primer día del congreso, Mons. Petar Palić también asistió al congreso en la tarde de su segundo día, por lo que brindó en una entrevista, una explicación de su declaración, él dijo: «que no tiene conocimiento de que se haya reconocido nada relacionado con el fenómeno Međugorje».

– Monseñor, ¿podría explicar a nuestros lectores qué quiso decir con esas palabras?

“Fue solo una breve reseña de una declaración incorrecta de una conferenciante [Hna. Valerija], que lamentablemente fue mal utilizada por los medios de comunicación. Aunque creo que se debió haber dicho y aclarado públicamente, porque según las palabras de la Hna. Valerija, hace ver que las apariciones fueron reconocidas.

Por supuesto, la situación de Medjugorje, como siempre he dicho, está en manos del Santo Padre y hay quienes se encargan. Las comisiones han terminado su trabajo y ahora todo está en manos del Papa y él tomará una decisión cuando llegue el momento”.

– ¿Cuál es su grado de satisfacción con el trabajo de este XIV Congreso Internacional Mariológico-Mariano?

“Siempre estoy a favor de abordar un fenómeno desde todos los ángulos, de considerar tanto lo positivo como lo negativo y críticamente, porque eso solo puede llevarnos a la superación y profundización de nuestra propia fe”.

– ¿Consigue ver todos esos frutos positivos en la Iglesia y en el mundo que vienen de la espiritualidad de Medjugorje?

«El Visitador apostólico, Mons. Aldo Cavalli, dice constantemente que los frutos son visibles: confesiones, oraciones, y siempre enfatiza que todo eso es lo que en realidad se hace regularmente en otras parroquias del mundo. Por supuesto, cuando lo experimentas aquí con personas de otras naciones, con esta multitud que está allí…ciertamente ayuda a alguien a vivir su fe».

A continuación, el discurso completo de Mons. Petar Palić, con ocación de la inauguración del XIV Congreso Internacional Mariológico-Mariano:

«Reverendísimo Arzobispo Aldo y Monseñor Vlado, Respetados participantes del congreso, ¡Queridos hermanos y hermanas! Es un placer y un honor darle la bienvenida a la parroquia de Santiago apóstol en este XIV Congreso Mariológico-Mariano. Un profesor experimentado nos enseñó cuando le preguntamos cuál era la mejor manera de comenzar la respuesta al diccionario de sinónimos, en el examen final al terminar los estudios teológicos, dijo, que debemos comenzar interpretando los términos importantes de la pregunta. Usaré este método probado y comprobado para estas pocas palabras mías de saludo. El nombre de este XIV Congreso Mariológico-Mariano es: Medjugorje como contribución a la nueva evangelización. Međugorje fue probablemente elegida como sede de este congreso por el fenómeno que está ocurriendo aquí, y para el cual, como se sabe, existe una posición oficial de la Conferencia Episcopal del antiguo estado, y las posiciones de Mostar-Duvanje, Obispos de Žanić Pavle. Varias comisiones han completado sus tareas y el Papa Francisco ha decidido enfatizar el enfoque pastoral en el caso de este «fenómeno Međugorje».

En este sentido, me gustaría decir, dado que ya he recibido algunas consultas, que la declaración de la Hna. Valerija Kovač, a quien agradezco por la organización, coordinación, numerosos correos electrónicos y llamadas, que realizó en HKR [cadena televisiva] en el programa «Argumenti» ayer, 6 de octubre de 2022, que «hasta ahora se han reconocido siete apariciones en Međugorje» no es correcto, o al menos para mí como obispo diocesano, no se sabe hasta ahora que algo relacionado con el fenómeno Međugorje haya sido reconocido.

Este congreso intentará iluminar y observar el fenómeno Međugorje en el espíritu de la nueva evangelización. Cuando la Iglesia y los Papas hablan de evangelización, es decir, de nueva evangelización, siempre subrayan la necesidad de que la Iglesia se evangelice primero a sí misma. Por lo tanto, es necesario un discurso y un acercamiento claro, profético, crítico y abierto a todos los fenómenos que la Iglesia encuentra. Aunque la Iglesia viene pensando en la tarea de la evangelización desde los años 70 del siglo pasado con San Juan Pablo II, utiliza cada vez más el término nueva evangelización en sus discursos y documentos. Con motivo de la celebración del quinto centenario del inicio de la evangelización de América Latina en Haití en 1983, definirá de alguna manera la nueva evangelización. No es nueva en cuanto al contenido, pero es «nueva en su celo, en sus métodos y en su expresión». Por tanto, debemos tener siempre presente que el núcleo de la vida de la Iglesia, y por tanto de la nueva evangelización, es «la belleza del amor salvífico de Dios, que se ha revelado en Cristo muerto y resucitado», como dirá el Papa Francisco en la exhortación «Evangeli Gaudium» (EG 36).

Finalmente: Don Massimo Naro, presbítero y profesor de teología, en una de sus reflexiones sobre la introducción a la teología y el quehacer de la teología, dice: «Me gustaría darles un consejo: no salgan inmediatamente al mar a la primera luz. Primero, hazte amigo del agua, observa su fluir lento y tranquilo por los cauces y en los cauces de los ríos, ríndete a su fluir tranquilo hasta la desembocadura. Solo después de seguir pacientemente el curso del río podrás enfrentarte sin miedo al mar en su inmensidad.”

Alguien pensará que estas son buenas instrucciones para un explorador o un pescador en su primera salida en alta mar. Sin embargo, es similar a Santo Tomás de Aquino cuando escribió a su hermano menor, un tal Fray Giovanni, que estaba comenzando sus estudios y le pidió algunos consejos sobre cómo orientarse mejor en el «mare magnum» de la teología. Con respecto a los temas elegidos que se discutirán en este congreso, y con respecto al todavía «mar abierto» del fenómeno Međugorje, así como ciertos estrechos inquietos, en algunas secciones muy agudos, espero y creo que los disertantes puedan iluminar el camino a puerto seguro. Después de todo, esta es también la tarea de los teólogos: claridad en la reflexión, precisión en la expresión y, sobre todo, apertura al Espíritu de Dios y acuerdo con el Magisterio de la Iglesia.Que María, a quien llamamos la Estrella del Mar, nos muestre el camino correcto hacia su Hijo, Jesucristo, y nos enseñe la humildad, la obediencia y la apertura al Espíritu de Dios.

¡Muchas gracias!

Mons. Petar Palić

Fuente: Info Medjugorje

ÉTICA MORAL Y PRINCIPIOS BÍBLICOS

unidoscontralaapostasia

Mario E. Fumero

El tema que vamos a abordar entra al plano de lo ético, aunque lo ético puede tener un alto contenido teológico.

¿Qué es ética? No es una ciencia como afirman algunos[1], porque no es exacta ni tampoco descriptiva, sino que normativa. Parte de una moral y de un ideal[2] que produce una determinada conducta humana[3]. Cuando nace de principios bíblicos, se llama ética cristiana. En este escrito trataremos de enfocarla desde una perspectiva cristiana analizando las nuevas corrientes morales existentes en el tercer milenio.

          Es fácil describir la ética cristiana, porque parte de principios de conducta social, familiar, civil, económicos y jurídicos establecidos a lo largo del Viejo como en el Nuevo Testamento. También aparecen situaciones que se salen completamente de lo tradicional[4] y bíblico, llevándonos a un futuro sombrío, donde la ciencia y tecnología nos situará frente a una nueva conducta social que romperá toda referencia histórica a la moral clásica del pasado.

Cuando nos enfrentarnos a una sociedad agobiada por una crisis de valores alarmante, donde continuamente aparecen nuevos conceptos y procedimientos de conducta desconocidos en el pasado, se hace necesario el replantearnos una definición más amplia de la ética, partiendo de lo moral, para entrar en lo teológico y bíblico. Estamos, como dice Marciano Vidal: “en una crisis ética de categoría biológica; en el crecimiento biológico[5]” y añade que también “hay una crisis de categoría psicológica” que no podemos evadir, y que tenemos que enfrentar con argumentos actualizados, que entran al marco de lo que deberíamos llamar, más que ética cristiana, ética científica y natural, porque no hay argumentos sólidos en la teología para definir algunas actuaciones que entran al plano de lo natural y práctico.

Debemos manejar con mucha cautela las nuevas corrientes científicas que nos plantean problemas morales. Personalmente he tratado de investigar y buscar material cristiano en español al respecto, pero existe muy poco en relación a los últimos acontecimientos “éticos científicos” como, por ejemplo: clonación, ingeniería genética, eutanasia etc. Esta es la razón por lo cual me dispongo a realizar un análisis de temas científicos que afectan la moral y ética cristiana.

          Cuando Satanás quiso destruir la máxima creación de Dios en su estado eterno y perfecto, usó un simple argumento: Despertó en Eva y Adán el deseo de “ser más de lo que eran” y les dijo; “seréis como Dios” (Gén 3:5). Ingenuamente cayeron en la trampa, ignorando que ya eran “dioses”, cayeron en la tentación a querer ser más. ¿Por qué Satanás usó este argumento tan sutil?  Porque él sabía que cuando quiso ser más de lo que era, perdió su posición angelical, y se convirtió en Satanás, hijo de las tinieblas, dejando de ser un portador de luz, para convertirse en el príncipe (Isaías 14:12-15) y enemigo de Dios.

          Cuando uno ha tenido una experiencia, automáticamente comprende mejor la realidad, además, sabe las consecuencias que tal acción produce. Satanás sabía que cuando quiso ser como Dios, su fin fue la caída. Eso mismo es lo que produjo en nuestros primeros padres, les indujo a “querer como Dios”.

          Si hay algo que Dios no soporta en los seres humanos es la soberbia: “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes” (Sant 4:6) y sobre ella trabaja Satanás. ¿Cómo puede cautivar y privar al hombre de la dependencia a su Creador? Ofreciéndole grandeza, posición, poder, y, sobre todo, hacerle sentir que es un “dios”.

          Este argumento alimenta el orgullo, produciéndose una autosuficiencia y deseo de poder que ha sido siempre la mejor estrategia de Satanás para llevar a la humanidad a la destrucción. No vaciló en usarla con muchos hombres de Dios en el Antiguo Testamento, llevando al fracaso a muchos reyes de Israel, como por ejemplo Salomón, y hasta tuvo el descaro de hacerlo con el mismo Jesús.

          En Mateo capítulo 4 se relata la tentación de Jesús por parte de Satanás. En ella vemos como Satanás trata de persuadir al Señor a claudicar de su misión, y no sólo le ofrece interrumpir su ayuno, convirtiendo la piedra en pan, sino que llevándole a un monte alto le dice: “Todo esto te daré, si postrado me adorares” (verso 9). ¿No era esta oferta una seducción a obtener poder y grandeza terrenal?

          La ambición se liga con la soberbia. Ambas engendran la presunción, que hace al hombre ignorar a Dios para depender de sí mismo, constituyéndose en “dios”.         

Existen dos formas de ser “dios”: Una es negando a éste para ocupar su espacio, como hizo el comunismo en el pasado, al proclamar en una de sus estrofas de la Internacional que: “No más salvado del supremo; ni César, ni busques, ni Dios. Pues nosotros mismos haremos, nuestra propia redención”. Esta es la eliminación de Dios por decreto.

La otra forma de eliminar a Dios, que es la peor, consiste en usurpar el puesto de Creador para convertirnos en “dioses” que no niegan a Dios, pero invaden su territorio en busca de poder, dinero y placer, creándose un capitalismo brutal. Es cuando tomando el poder tecnológico y científico para jugar con la vida y la muerte, vendiendo y comprando valores y principios morales, entrando a un terreno que va contra la Palabra de Dios.

El deseo eterno del ser humano, a lo largo de la historia, es vencer la muerte y producir vida sin la intervención del Todopoderoso. No solamente en el huerto del Edén la creación se reveló contra su Dios, para querer ser más, también Nimrod hizo lo mismo, del cual se dice que fue “el primer poderoso de la tierra” (Gén 10:8). Quiso retar a Dios, y junto al resto del pueblo, trataron de hacer una torre que llegara hasta la cúspide del cielo (Gén 11:4), provocando el juicio que dio lugar a la esparció y confusión de lenguas.

En la teología nos hemos enfrentado a la tendencia “gnóstica” que promueve al hombre como un “dios”; forjador y hacedor de su propio destino. Este proceso de deificación del hombre ha penetrado fuertemente en la teología moderna por medio de los promotores de la prosperidad, que, tomando la idea de M. Scott Peck, psicólogo popular en círculos cristianos y de la Nueva Era, el cual afirma que “estamos creciendo hacia la divinidad. Dios es la meta de la evolución[6]”.

El principio diabólico de deificación del hombre tiene sus promotores en las iglesias evangélicas. Podemos hacer referencia a Kenneth Hagin, Kenneth Copeland, John Avanzini, Moris Cerullo, Hebert W. Armstrong y Benny Hinn, los cuales sutilmente han colado dentro de las iglesias sus enseñanzas gnósticas de forma tal, que ya no son solos los mormones los que promueven un hombre hecho dios, como los griegos, sino que aun evangélicos fundamentalistas han caído en esta trampa.

El concepto de “pequeños dioses” junto a la exaltación del poder económico y científico del hombre está diseñando una segunda torre de Babel, donde el “homo sapiens” ya no necesita de Dios, porque como dice Friedrich Nietzsche: “Somos dioses”, descartándose incluso la veracidad de los evangelios y de la obra de Cristo, hasta afirmar que “el evangelio envilece[7]”. Todo esto revela el cumplimiento de la profecía que dice que “se levantará un hombre que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios” (2 Ts 2:4), y para allá va la humanidad, porque afirman mucho que “Dios está muerto”.


[1] – Enrique Stob en su libro “Reflexiones Éticas” (Grand Rapid, mi, 1982) afirma en la página 3 que la ética: “Es como la ciencia de la moralidad que regula lo referente a lo correcto o incorrecto, lo bueno de lo malo en relación al interior o entre individuos”

[2] – “Diccionario de Teología” Everett Harrison. T.E.L.L., Michigan, 1985, página 217.

[3] – “Ética Cristiana”  Francisco Lacueva. Clie, 1975. Tomo X.

[4] – “Bases Bíblicas de la ética” Jaime E. Gues. Casa Bautista de Publicaciones, 1979.

[5] – “El camino de la ética cristiana” Marciano Vidal. Ediciones Paulinas, Navarra, España, 1983. Página 17.

[6] – “The Road Less Traveled” J. M. Scott Peck, Simons & Schuster. N.Y. 1978. Página 270.

[7] – “El Anticristo” Friedrich Nietzsche, Editorial Alba , Madrid, 1997, página 79.

La humanidad pende de un hilo

La Santísima Virgen María a Luz de María de Bonilla el 3 de octubre de 2022

Amados hijos de Mi Inmaculado Corazón,

Gente de mi Hijo más amado, te amo. Los sostengo en mi Corazón materno, para que en mi Corazón, puedan adorar a la Santísima Trinidad y dar gracias por la infinita Divina Misericordia.

Pueblo de Mi Hijo: Este es el momento para que entiendan que sus obras y acciones deben estar dirigidas hacia el bien, dejando de lado la mediocridad espiritual. En este momento, los seres humanos quieren llamar la atención sobre su ser interior para destacarse, sin preguntarse ni preocuparse si sobresalir personalmente los eleva por encima de sus hermanos y hermanas, a veces dejándolos tirados en el suelo. Como Madre, los invito a la conversión y no a los intereses personales, porque el Anticristo y sus legiones han llamado a la puerta de la humanidad, y su maldad ha sido aceptada por el pueblo de Mi Divino Hijo. Ya sientes crisis, ya estás viviendo en crisis; habéis pasado por crisis y habéis salido de ellas, pero esta crisis no será superada hasta que Mi Divino Hijo intervenga.

Toda la creación ha sido cambiada por la mano del hombre, así como el corazón humano ha cambiado. Este es un tiempo de la mayor influencia del maligno sobre una humanidad que ha sido alterada, que está insatisfecha, incomprensible, alejada de Dios y unificada en su pensamiento para blasfemar contra la Santísima Trinidad y contra esta Madre de la humanidad. Hijos Míos, ustedes están siendo unificados en su pensamiento por medio de los diferentes medios electrónicos utilizados por las grandes potencias y que utilizan para comunicarse.

Presten atención, hijos míos. La dominación mundial está sobre la humanidad, ejerciendo una influencia tan negativa sobre las mentes de todos, de tal manera que vendrán a trabajar y se comportarán muy básicamente como seres humanos. Pueblo de mi Hijo, encomendados a mi Divino Hijo; invítalo a permanecer contigo en todas las obras y acciones de tu vida diaria. De esta manera, permanecerás protegido por la Santísima Trinidad, por las legiones celestiales y por esta Madre.

Las obras y obras del pueblo de mi Hijo deben tender continuamente hacia el bien. [1] con el fin de obstaculizar los pensamientos negativos, porque en este momento, los seres humanos están continuamente acosados por pensamientos negativos que se les están enviando y que no son el fruto de la voluntad humana. Sin embargo, dado que la humanidad se opone a mi Hijo y está abrazando lo que es mundano, ustedes son presa fácil del mal, que los está tentando continuamente. Para liberarse de la tentación, deben hacer el bien, pensar bien, querer el bien para ustedes y para sus hermanos y hermanas. [2].

No permitáis pensamientos contrarios a la fraternidad, contrarios al amor, a la entrega, a la adoración hacia la Santísima Trinidad, a la devoción hacia todos los coros celestiales y a la veneración hacia esta Madre.

Recuerden, hijos míos: Deben someterse a mi Hijo y deben pedirle continuamente que la sangre y el agua que fluyeron de Su lado abierto en la Cruz sean derramados sobre ustedes, para que sean portadores del bien, y para que el maligno con sus artimañas no penetre dentro de ustedes.

Amado pueblo de mi Hijo, camina rápidamente hacia Él. La humanidad pende de un hilo, y ustedes deben salvar sus almas: ¡salven sus almas! Porque serás severamente probado por aquellos que desean mostrar el poder de su armamento sobre toda la humanidad. Sin embargo, no temáis, hijos Míos: mi Hijo no os dará piedras como pan, mi Hijo bajará maná del cielo para sostener a Sus hijos.

Trabaja y actúa dentro del bien, y recibirás la bondad y las bendiciones divinas necesarias para que no sucumbas cuando enfrentes pruebas. Los amo, hijos míos. Te cubro con mi Manto Materno. Te cubro con mi amor. Dame tu mano, no temas: Yo soy el discípulo de mi Hijo, y quiero que tú también seas uno. Te bendigo con mi amor, te bendigo con mi sí a Dios.

Madre María

Ave María más pura, concebida sin pecado

Ave María más pura, concebida sin pecado

Ave María más pura, concebida sin pecado

Comentario de Luz de María

Hermanos y hermanas:

Nuestra Santísima Madre nos da otra lección de amor y humildad. Siendo parte de la humanidad, estamos invitados a la conversión para salvar nuestra alma. Es doloroso decirlo, pero el mal se ha apoderado de la humanidad porque la raza humana le ha permitido entrar en todas las áreas de la vida humana. La Santísima Trinidad y Nuestra Santísima Madre son dejadas de lado, y ahora la existencia y protección de los santos ángeles se consideran un mito.

Nuestra Madre nos llama a volver la mirada y a ser conscientes de la crisis a nivel global, de las tensiones que existen entre los países en guerra, y de la implicación de otros países en los conflictos armados, poniendo en peligro a la humanidad. El aliento que nuestra Madre nos da es su seguridad de la intervención de Nuestro Señor Jesucristo en medio de la tribulación, y nos advierte que luchemos contra la unificación del pensamiento o la formación masiva de una forma de pensar, trabajar y comportarse, en la que todos estarán de acuerdo. Tenemos libre albedrío, y parece que el objetivo es suplantarlo.

Unámonos en oración y en constante unión con Nuestro Señor Jesucristo, invitándolo a permanecer con nosotros en todo momento; de esta manera, estaremos atrayendo el bien hacia nosotros mismos y hacia nuestros hermanos y hermanas.

Amén.

Conviértete, no pierdas más tiempo

Nuestra Señora de Zaro a Angela el 8 de octubre de 2022

Esta noche, la Virgen María se apareció toda vestida de blanco; el manto que la envolvía también era blanco y también le cubría la cabeza. La Madre tenía sus manos unidas en oración; en sus manos había un largo rosario sagrado, blanco como la luz, que casi bajó hasta sus pies. Sus pies estaban desnudos y descansaban sobre el mundo. La Madre estaba rodeada de muchos ángeles, y una inmensa luz no solo la envolvía, sino que iluminaba todo el bosque, que estaba como encantado. Los ángeles cantaban una melodía muy dulce y se podía escuchar el sonido de una campana sonando festivamente. La campana estaba en mi lado izquierdo, exactamente donde la Virgen me la ha mostrado antes y donde desea que se coloque. La madre tenía una hermosa sonrisa, pero sus ojos estaban tristes. Alabado sea Jesucristo…

Queridos hijos, gracias por estar aquí, en mi bendito bosque, en este día tan querido para mí. Amados hijos, esta tarde estoy orando con ustedes y por ustedes; Rezo por todas vuestras intenciones y por todos aquellos que se han confiado a vuestras oraciones. Hijos Míos, esta noche les vuelvo a decir con amor: convertíos, no perdáis más tiempo. Desgraciadamente, con gran pesar y pesar os digo una vez más: os esperan tiempos difíciles. Con esto, no quiero asustarte, sino solo prepararte. Te amo y estoy al lado de cada niño [persona] que me invoca. Hijos, mi corazón está desgarrado de dolor al ver a tantos orando solo con sus bocas y no con sus corazones. Por favor, hijos, abrid vuestros corazones a Mí; agarra mis manos y caminemos juntos. El príncipe de este mundo quiere destruir todo lo que es bueno, pero no temas. Cuando estés cansado y tu fuerza comience a fallar, corre hacia Mi Hijo Jesús. Está presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Ahí es donde Él te está esperando en silencio. Arrodíllate ante Él y ámalo. Ámalo con todas tus fuerzas y con todo tu corazón. El suyo está latiendo con amor día y noche por cada uno de ustedes.

Entonces la Madre me pidió que orara por nuestra iglesia local y por la Iglesia universal. En conclusión, bendijo a todos.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Sé un pliegue bajo un pastor

Nuestra Señora de Zaro a Simona el 8 de octubre de 2022

Vi a Nuestra Madre de Zaro: tenía un vestido blanco, un manto azul en los hombros, un velo blanco en la cabeza, un cinturón dorado alrededor de la cintura con una rosa blanca, una rosa blanca en cada pie y en el pecho un corazón hecho de rosas blancas. La madre tenía los brazos extendidos en bienvenida y en su mano derecha había un largo rosario sagrado hecho de luz. Alabado sea Jesucristo…

Mis queridos hijos, los amo y mi corazón late con amor por cada uno de ustedes.

Mientras la Madre decía esto, el corazón de rosas en su pecho se convirtió en un corazón de carne palpitante.

Hijos Míos, verlos aquí en mi bendito bosque llena mi corazón de alegría. Estad unidos, hijos, sed un solo pliegue bajo un solo pastor, sed de Cristo: la Iglesia es una, santa, católica, apostólica, en ella hay muchos miembros, pero la cabeza es una, es Cristo, por lo tanto, sed de Cristo. Hijos Míos, el mundo está corrompido por el mal: oren, hijos, oren.

Entonces la Madre me pidió que rezara con ella; Le confié [a ella] a todos los que me habían pedido oración, luego la Madre reanudó:

Hijos Míos, los amo, los amo y quiero verlos a todos salvos. Hijos Míos, mi corazón late con amor por ustedes; mi amado Jesús sufrió y murió por vosotros, por cada uno de vosotros, para poder liberaros, libres de la muerte del pecado. Hijos Míos, déjense guiar, dejen que sean conducidos a Cristo. Ahora te doy mi santa bendición. Gracias por apresurarse conmigo.

El humo del diablo se extenderá por todas partes

Nuestra Señora Reina de la Paz a Pedro Regis el 3 de octubre de 2022

Queridos hijos, el Señor me ha enviado a vosotros para llamaros a la conversión sincera. Escucha. Si la humanidad escuchara mis llamamientos, sería sanada espiritualmente, pero los hombres han rechazado la misericordia de Mi Jesús y están caminando hacia un gran abismo. Te diriges hacia un futuro doloroso, y pocos permanecerán firmes en la fe. El humo del Diablo se extenderá por todas partes. La verdad será cada vez más despreciada y la muerte espiritual estará presente en la Casa de Dios. Sufro por lo que viene para ti. Estad atentos. Doblad vuestras rodillas en oración. Tu victoria está en el Señor. Este es el mensaje que les doy hoy en el nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reunirlos aquí una vez más. Los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Estén en paz.

El 4 de octubre de 2022

Queridos hijos, mi Señor los está llamando. No vivas lejos de Su Gracia. Tú eres el Pueblo del Señor y Él te ama. Da lo mejor de ti en la misión que se te ha confiado y serás generosamente recompensado. Vendrán tiempos difíciles para ti. Orar. Buscad fuerzas en el Evangelio y en la Eucaristía. No permitáis que la llama de la fe se extinga dentro de vosotros. Dame tus manos y te conduciré a mi Hijo Jesús. No temas. Aquellos que se levanten contra los escogidos de Dios serán derrotados. Sed fieles al verdadero Magisterio de la Iglesia de Mi Jesús. Adelante en defensa de la verdad. Este es el mensaje que les doy hoy en el nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reunirlos aquí una vez más. Los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Estén en paz.

El 8 de octubre de 2022

Queridos hijos, sois amados uno por uno por el Padre, en el Hijo, por medio del Espíritu Santo. Ustedes son importantes para el cumplimiento de mis Planes. Escucha. Mi Señor espera mucho de ti. No te retires. Vive a la altura de tu compromiso con el Señor. Os pido que mantengáis encendida la llama de vuestra fe. La humanidad se dirige hacia el abismo de la autodestrucción que los hombres han preparado con sus propias manos. Te diriges hacia un futuro de gran sufrimiento. Aquellos que aman y defienden la verdad serán expulsados, y muchos caminarán como los ciegos guiando a los ciegos. Doblad vuestras rodillas en oración, porque sólo así podéis soportar el peso de las pruebas que están por venir. Arrepentirse. Mi Jesús los ama y los espera. No pospongas lo que tienes que hacer hasta mañana. ¡Valor! Voy a orar a Mi Jesús por ustedes. Este es el mensaje que les doy hoy en el nombre de la Santísima Trinidad. Gracias por haberme permitido reunirlos aquí una vez más. Los bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Estén en paz.