QUERIDO SANTO PADRE… ¡ÉL VIENE!

PARA Su Santidad, el Papa Francisco:

Querido Santo Padre,

A lo largo del pontificado de vuestro predecesor, san Juan Pablo II, nos invocó continuamente a nosotros, los jóvenes de la Iglesia, a convertirnos en «vigilantes matutinos en los albores del nuevo milenio». [1]

… vigilantes que proclaman al mundo un nuevo amanecer de esperanza, fraternidad y paz. —PAPA JUAN PABLO II, Discurso al Movimiento Juvenil Guanelli, 20 de abril de 2002, www.vatican.va

De Ucrania a Madrid, de Perú a Canadá, nos llamó para que nos convirtiéramos en «protagonistas de los nuevos tiempos» [2] que estaban directamente por delante de la Iglesia y del mundo:

Queridos jóvenes, ¡os corresponde a vosotros ser los vigilantes de la mañana que anuncian la venida del sol que es Cristo resucitado! —PAPA JUAN PABLO II, Mensaje del Santo Padre a los jóvenes del mundo, XVII Jornada Mundial de la Juventud, n. 3; (cf. Is 21,11-12)

Su predecesor inmediato continuó levantando este toque de clarín:

Empoderados por el Espíritu, y basándose en la rica visión de la fe, una nueva generación de cristianos está siendo llamada a ayudar a construir un mundo en el que el don de la vida de Dios sea bienvenido, respetado y apreciado. Una nueva era en la que la esperanza nos libera de la superficialidad, la apatía y el ensimismamiento que amortiguan nuestras almas y envenenan nuestras relaciones. Queridos jóvenes amigos, el Señor os está pidiendo que seáis profetas de esta nueva era… —PAPA BENEDICTO XVI, Homilía, Jornada Mundial de la Juventud, Sídney, Australia, 20 de julio de 2008

Los términos en los que se nos pidió que «vigiláramos y oráramos» también quedaron claros:

Los jóvenes han demostrado ser para Roma y para la Iglesia un don especial del Espíritu de Dios… No dudé en pedirles que hicieran una elección radical de fe y vida y les presentara una tarea estupenda: convertirse en «vigilantes de la mañana» en los albores del nuevo milenio. —PAPA JUAN PABLO II, Novo Millennio Inuente, n.9

Ser «para Roma y para la Iglesia», entonces, ha significado precisamente dar nuestra «obediencia de fe» a la Tradición Católica. [3] Al estar atentos, no se nos ha pedido que interpretemos los «signos de los tiempos» a través de nuestra propia lente, sino a través y con el Magisterio de la Iglesia. Hemos escuchado entonces la voz de la Sagrada Tradición llevada sobre las alas del Espíritu a través del tiempo, comenzando con los Apóstoles, los Padres de la Iglesia, los Concilios, los escritos magisteriales y la Sagrada Escritura; hemos escuchado atentamente a los médicos, santos y místicos de la Iglesia. Para…

… incluso si apocalipsis ya está completo, no se ha hecho completamente explícito; queda para la fe cristiana comprender gradualmente su pleno significado a lo largo de los siglos. —Catecismo de la Iglesia Católica, n. 66

Y, por último, hemos prestado cuidadosa atención y devoción a la que nos guía en la Nueva Evangelización, «María, la estrella brillante que anuncia el Sol». [4] Así, querido Santo Padre, de pie desde nuestro punto de vista «en el Espíritu», queremos anunciar a la Iglesia lo que hemos visto, y vemos. Con alegría y anticipación, clamamos de nuestros corazones: «¡Él viene! ¡Él viene! ¡Jesucristo, el Resucitado, viene en gloria y poder!»

JPIIPondering 1

El Día del Señor está sobre nosotros. Hemos sido llamados a anunciar esta buena noticia, la esperanza que se encuentra más allá del umbral del segundo milenio, para…

… sed fieles centinelas del Evangelio, que esperan y se preparan para la llegada del nuevo Día que es Cristo el Señor. —PAPA JUAN PABLO II, Encuentro con la Juventud, 5 de mayo de 2002; www.vatican.va

… volviendo nuestros ojos hacia el futuro, esperamos con confianza el amanecer de un nuevo Día… «Vigilantes, ¿qué pasa con la noche?» (Is. 21:11), y escuchamos la respuesta: «Hark, tus vigilantes levantan su voz, juntos cantan de alegría: de ojo a ojo ven el regreso del Señor a Sión»…. «A medida que se acerca el tercer milenio de la Redención, Dios está preparando una gran primavera para el cristianismo, y ya podemos ver sus primeras señales». Que María, la Estrella de la Mañana, nos ayude a decir con siempre nuevo ardor nuestro «sí» al plan de salvación del Padre para que todas las naciones y lenguas puedan ver su gloria. —PAPA JUAN PABLO II, Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones, n.9, 24 de octubre de 1999; www.vatican.va

EL DÍA DEL SEÑOR: LOS PADRES DE LA IGLESIA

No se puede hablar del «día del Señor» sin atravesar el lugar de la Revelación de vuelta al «depósito de la fe», de vuelta a su desarrollo en la Iglesia primitiva. Porque la Tradición viva de la Iglesia pasó de Cristo a los Apóstoles, luego a través de los Padres de la Iglesia a través de los siglos.

La Tradición que viene de los apóstoles progresa en la Iglesia, con la ayuda del Espíritu Santo. Hay un crecimiento en la comprensión de las realidades y las palabras que se están transmitiendo … Los dichos de los Santos Padres son testimonio de la presencia vivificante de esta Tradición…. —Constitución dogmática sobre la Revelación Divina, Dei Verbum, Vaticano II, 18 de noviembre de 1965

Desafortunadamente, Su Santidad, desde los primeros tiempos, como sin duda sabe, la herejía ha eclipsado la escatología del Padre de tal manera que a menudo ha faltado una teología adecuada. La herejía del milenarismo en sus diversas formas «modificadas» continúa surgiendo hoy en día tanto como prevalecen las distorsiones y una comprensión incorrecta del Día del Señor. Pero los nuevos esfuerzos teológicos, así como las revelaciones aprobadas eclesiásticamente, han arrojado una comprensión más profunda y adecuada de lo que los Padres de la Iglesia enseñaron, tal como lo recibieron de los Apóstoles, reparando así la brecha en la escatología que ha existido. Del «día del Señor», enseñaron:

… este día nuestro, que está delimitado por la salida y la puesta del sol, es una representación de ese gran día al que el circuito de mil años fija sus límites. —Lactancio, Padres de la Iglesia: Los Institutos Divinos, Libro VII, Capítulo 14, Enciclopedia Católica; www.newadvent.org

Y de nuevo,

He aquí, el Día del Señor será de mil años. —Carta de Bernabé, Los Padres de la Iglesia, cap. 15

Se apoderó del dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo o Satanás, y lo ató durante mil años … de modo que ya no podría desviar a las naciones hasta que se completen los mil años. Después de esto, se lanzará por un corto tiempo … También vi las almas de aquellos que… cobraron vida y reinaron con Cristo durante mil años. (Apocalipsis 20:1-4)

Los primeros Padres de la Iglesia entendían que el Día del Señor era un período prolongado de tiempo simbolizado por el número «mil». Sacaron su teología del Día del Señor en parte de los «seis días» de la creación. Mientras Dios descansaba en el séptimo día, creían que la Iglesia también tendría un «descanso sabático» como san Pablo enseñó:

… todavía queda un descanso sabático para el pueblo de Dios. Y quien entra en el descanso de Dios, descansa de sus propias obras como Dios lo hizo de las suyas. (Heb 4:9-10)

Con el Señor un día es como mil años y mil años como un día. (2 Pe 3:8)

La idea de que Cristo regresaría en la carne en medio de lujosos banquetes y placeres carnales y gobernaría la tierra durante literalmente «mil años» fue rechazada por la Iglesia primitiva, al igual que sus formas modificadas (chiliasmo, montanismo, mesianismo secular, etc.). Lo que el Padre realmente enseñó fue la expectativa de una renovación espiritual de la Iglesia. Sería precedido por un juicio de los vivos que purificaría al mundo y, en última instancia, prepararía a la Novia de Cristo para encontrarse con Él cuando Regrese en gloria al final de los tiempos a la resurrección de los muertos y al Juicio Final.

Confesamos que se nos promete un reino sobre la tierra, aunque antes del cielo, sólo en otro estado de existencia; en la medida en que será después de la resurrección durante mil años en la ciudad divinamente construida de Jerusalén… Decimos que esta ciudad ha sido provista por Dios para recibir a los santos en su resurrección, y refrescarlos con la abundancia de todas las bendiciones realmente espirituales, como una recompensa para aquellos que hemos despreciado o perdido … —Tertuliano (155–240 d.C.), Padre de la Iglesia de Nicea; Adversus Marcion, Ante-Nicene Fathers, Henrickson Publishers, 1995, Vol. 3, pp. 342-343)

El doctor de la Iglesia San Agustín propuso, junto con otras tres explicaciones, que tal período de «bendición espiritual» en la Iglesia es realmente posible…

… como si fuera algo apropiado que los santos disfrutaran así de una especie de descanso sabático durante ese período, un ocio santo después de las labores de seis mil años desde que el hombre fue creado… (y) debe seguir la finalización de seis mil años, a partir de seis días, una especie de séptimo día de reposo en los mil años siguientes… Y esta opinión no sería objetable, si se creyera que las alegrías de los santos, en ese sábado, serán espirituales, y consecuentes de la presencia de Dios —San Agustín de Hipona (354-430 d.C.; Church Doctor), De Civitate Dei, Bk. XX, Cap. 7, Catholic University of America Press

EL DÍA DEL SEÑOR: EL MAGISTERIO

Esta enseñanza de los Padres de la Iglesia fue reafirmada por el Magisterio en una comisión teológica en 1952 que concluyó que no es contrario a la fe católica mantener…

… una esperanza en algún poderoso triunfo de Cristo aquí en la tierra antes de la consumación final de todas las cosas. Tal ocurrencia no está excluida, no es imposible, no es seguro que no habrá un período prolongado de cristianismo triunfante antes del final.

Alejándose del milenarismo, concluyeron acertadamente:

Si antes de ese final final ha de haber un período, más o menos prolongado, de santidad triunfante, tal resultado no será producido por la aparición de la persona de Cristo en Majestad, sino por la operación de los poderes de santificación que ahora están en acción, el Espíritu Santo y los Sacramentos de la Iglesia. —La enseñanza de la Iglesia Católica; como se cita en El triunfo del reino de Dios en el milenio y el fin de los tiempos, reverendo Joseph Iannuzzi, p.75-76

El Padre Martino Penasa habló con Mons. S. Garofalo (Consultor de la Congregación para la Causa de los Santos) sobre el fundamento bíblico de una era histórica y universal de paz, en oposición al milenarismo. Monseñor sugirió que el asunto se planteara directamente a la Congregación para la Doctrina de la Fe. El P. Martino planteó así la pregunta: «¿È inminente una nuova era di vita cristiana?». («¿Es inminente una nueva era de la vida cristiana?»). El Prefecto en ese momento, el Cardenal Joseph Ratzinger respondió: «La questione è ancora aperta alla libera discussione, giacchè la Santa Sede non si è ancora pronunciata in modo definitivo«:

La cuestión sigue abierta a una discusión libre, ya que la Santa Sede no ha hecho ningún pronunciamiento definitivo al respecto. Il Segno del Soprannauturale, Udine, Italia, n. 30, p. 10, Ott. 1990; El P. Martino Penasa presentó esta cuestión de un «reinado milenario» al Cardenal Ratzinger

Los teólogos contemporáneos que no se han limitado solo a la teología escolástica, sino que han abrazado todo el cuerpo de revelación y desarrollo doctrinal en la Iglesia a partir de los escritos patrísticos, han continuado arrojando luz sobre el escatón. Como escribió San Vicente de Lerins:

StVincentofLerins.jpg

… si surgiera alguna nueva cuestión sobre la que no se hubiera dado tal decisión, entonces deberían recurrir a las opiniones de los santos Padres, de aquellos al menos, que, cada uno en su propio tiempo y lugar, permaneciendo en la unidad de la comunión y de la fe, fueron aceptados como maestros aprobados; y cualquiera que sea lo que se pueda encontrar que han sostenido, con una sola mente y con un solo consentimiento, esto debe explicarse como la verdadera doctrina católica de la Iglesia, sin ninguna duda o escrúpulo. —Pleitario del año 434 d.C., «Por la antigüedad y universalidad de la fe católica contra las novedades profanas de todas las herejías», cap. 29, n. 77

Por lo tanto, como vigilantes, hemos prestado especial atención a aquellos que han seguido las instrucciones de San Vicente:

La afirmación esencial es de una etapa intermedia en la que los santos resucitados todavía están en la tierra y aún no han entrado en su etapa final, porque este es uno de los aspectos del misterio de los últimos días que aún no se ha revelado. —Cardenal Jean Daniélou, S.J., teólogo, A History of Early Christian Doctrine Before the Council of Nicea, 1964, p. 377

Cada vez que los Padres de la Iglesia hablan de un descanso sabático o de una era de paz, no predicen un regreso de Jesús en la carne, ni el fin de la historia humana, sino que acentúan el poder transformador del Espíritu Santo en los sacramentos que perfeccionan a la Iglesia, para que Cristo pueda presentarla a sí mismo como una novia inmaculada a su regreso final. —Rev. J. L. Iannuzzi, Ph.B., STB, M.Div., STL, STD, Ph.D., teólogo, El Esplendor de la Creación, p. 79

EL DÍA DEL SEÑOR: LOS SANTOS PONTÍFICES

Lo más significativo, Santidad, son las voces petrinas que han resonado a lo largo del siglo pasado, comenzando con León XIII y culminando en Pío XII y San Juan XXIII, quienes oraron y profetizaron una «nueva primavera» y un «nuevo Pentecostés» en la Iglesia. Sus palabras y acciones esencialmente prepararon el terreno para que sus sucesores condujeran a la Iglesia al nuevo milenio. Su predecesor dijo, de hecho, que la convocatoria del Concilio Vaticano II…

… prepara, por así decirlo, y consolida el camino hacia esa unidad de la humanidad, que se requiere como fundamento necesario, para que la ciudad terrenal sea llevada a la semejanza de esa ciudad celestial donde reina la verdad, la caridad es la ley, y cuya extensión es la eternidad. —PAPA SAN JUAN XXIII, Discurso en la apertura del Concilio Vaticano II, 11 de octubre de 1962; www.papalencyclicals.com

Juan XXIII afirmaba que un «nuevo Pentecostés» facilitaría, de hecho, la necesaria purificación de la Iglesia para hacerla «inmaculada» para el encuentro de las «dos ciudades»:

Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella… para que se presente a sí mismo la iglesia en esplendor, sin mancha ni arruga ni nada por el estilo, para que ella sea santa y sin mancha… (Efesios 5:25, 27)

Por lo tanto, hay un significado profético de por qué Su Santidad Juan XXIII eligió a su tocayo:

La tarea del humilde Papa Juan es «preparar para el Señor un pueblo perfecto», que es exactamente como la tarea del Bautista, que es su patrón y de quien toma su nombre. Y no es posible imaginar una perfección más elevada y preciosa que la del triunfo de la paz cristiana, que es la paz en el corazón, la paz en el orden social, en la vida, en el bienestar, en el respeto mutuo y en la fraternidad de las naciones. —PAPA SAN JUAN XXIII, Verdadera Paz Cristiana, 23 de diciembre de 1959; www.catholicculture.org

Profetizó que «la Divina Providencia nos está llevando a un nuevo orden de relaciones humanas». [5] y la «unificación de toda la humanidad en Cristo». [6] Esta «era de paz», sin embargo, no sería la venida definitiva de Cristo al final de los tiempos, [7] pero su preparación:

Que la justicia y la paz se abracen al final del segundo milenio que nos prepara para la venida de Cristo en gloria. —PAPA JUAN PABLO II, Homilía, Aeropuerto de Edmonton, 17 de septiembre de 1984; www.vatican.va

Los papas del siglo 20 esencialmente se hicieron eco de la oración de Cristo:

«Y oirán mi voz, y habrá un solo redil y un solo pastor». Que Dios… pronto llevar a cabo su profecía para transformar esta visión consoladora del futuro en una realidad presente… Es tarea de Dios llevar a cabo esta hora feliz y darla a conocer a todos… Cuando llegue, resultará ser una hora solemne, una grande con consecuencias no sólo para la restauración del Reino de Cristo, sino para la pacificación de… el mundo. Oramos fervientemente, y pedimos a otros que oren por esta tan deseada pacificación de la sociedad. —PAPA PÍO XI, Ubi Arcani dei Consilioi «Sobre la paz de Cristo en su Reino», 23 de diciembre de 1922

La unidad del mundo será. La dignidad de la persona humana será reconocida no sólo formalmente sino efectivamente. La inviolabilidad de la vida, desde el vientre materno hasta la vejez… Se superarán las desigualdades sociales indebidas. Las relaciones entre los pueblos serán pacíficas, razonables y fraternas. Ni egoísmo, ni arrogancia, ni pobreza… [impedirá] el establecimiento de un verdadero orden humano, un bien común, una nueva civilización. —PAPA PABLO VI, Mensaje de Urbi et Orbi, 4 de abril de 1971

Los pontífices no se refieren a la inminente y definitiva venida del Reino de Dios, lo que sería una desviación de la «Tradición viva» de la Iglesia claramente expresada por los Padres de la Iglesia Primitiva. Más bien, se están dirigiendo a una era por venir en el reino temporal en el que permanece el «libre albedrío» y la elección humana, pero el Espíritu Santo triunfa en y a través de la Iglesia. Escuchamos mientras su predecesor inmediato aclaraba que la «venida final de Jesús», para la cual el mensaje de Santa Faustina de la Divina Misericordia nos está preparando en última instancia, no es inminente:

Si uno tomara esta declaración en un sentido cronológico, como un mandato para prepararse, por así decirlo, inmediatamente para la Segunda Venida, sería falso. —PAPA BENEDICTO XVI, Luz del Mundo, Una conversación con Peter Seewald, p. 180-181

Bastante

divina-misericordiajpii

Ha llegado la hora en que el mensaje de la Divina Misericordia es capaz de llenar los corazones de esperanza y convertirse en la chispa de una nueva civilización: la civilización del amor. —PAPA JUAN PABLO II, Homilía, Cracovia, Polonia, 18 de agosto de 2002; www.vatican.va

De hecho, los sucesores de Pedro han reforzado la teología defendida por los Padres de que el amanecer del Día del Señor produce el cumplimiento de las Escrituras que aún no han llegado a su finalización «en la plenitud de los tiempos», especialmente la difusión del Evangelio hasta los confines de la tierra.

La Iglesia del Milenio debe tener una mayor conciencia de ser el Reino de Dios en su etapa inicial. —PAPA JUAN PABLO II, L’Osservatore Romano, Edición inglesa, 25 de abril de 1988

La Iglesia Católica, que es el reino de Cristo en la tierra, está destinada a ser difundida entre todos los hombres y todas las naciones… —PAPA PÍO XI, Quas Primas, Encíclica, n. 12, 11 de diciembre de 1925; cf. Mateo 24:14

Es precisamente cuando «la tierra se llenará del conocimiento del Señor» [8], señaló el Papa San Piux X, que habrá en la historia el «descanso sabático» del que hablaron los Padres de la Iglesia: el «séptimo día» o «día del Señor».

¡Oh! cuando en cada ciudad y pueblo se observe fielmente la ley del Señor, cuando se muestre respeto por las cosas sagradas, cuando se frecuenten los sacramentos y se cumplan las ordenanzas de la vida cristiana, ciertamente no habrá más necesidad de que trabajemos más para ver todas las cosas restauradas en Cristo … ¿Y entonces? Entonces, por fin, quedará claro para todos que la Iglesia, tal como fue instituida por Cristo, debe disfrutar de plena y completa libertad e independencia de todo dominio extranjero. «Romperá las cabezas de sus enemigos», para que todos sepan «que Dios es el rey de toda la tierra», «para que los gentiles se sepan hombres». Todo esto, Venerables Hermanos, Creemos y esperamos con fe inquebrantable. —PAPA PÍO X, E Supremi, Encíclica «Sobre la restauración de todas las cosas», n.14, 6-7

So, la bendición predicha sin duda se refiere al tiempo de Su Reino… Aquellos que vieron a Juan, el discípulo del Señor, [nos dicen] que escucharon de él cómo el Señor enseñó y habló acerca de estos tiempos… —San Ireneo de Lyon, Padre de la Iglesia (140-202 d.C.); Adversus Haereses, Ireneo de Lyon, V.33.3.4, Los Padres de la Iglesia, EDITORIAL CIMA

Juan Pablo II nos recordó que esta tarea en la que «el evangelio del reino debe ser predicado en todo el mundo» [9] aún no ha alcanzado su cumplimiento:

La misión de Cristo Redentor, confiada a la Iglesia, está todavía muy lejos de completarse. A medida que el segundo milenio después de la venida de Cristo llega a su fin, una visión general de la raza humana muestra que esta misión aún está comenzando y que debemos comprometernos de todo corazón con su servicio. —PAPA JUAN PABLO II, Misión Redentor, n. 1

Por lo tanto, la «nueva era», la «era de la paz» o el «tercer milenio» del cristianismo, dice Juan Pablo II, no es una oportunidad «para entregarse a un nuevo milenarismo»…

jpiicross

… con la tentación de predecir cambios sustanciales en ella en la vida de la sociedad en su conjunto y de cada individual. La vida humana continuará, las personas continuarán aprendiendo sobre éxitos y fracasos, momentos de gloria y etapas de decadencia, y Cristo nuestro Señor siempre será, hasta el fin de los tiempos, la única fuente de salvación. —PAPA JUAN PABLO II, Conferencia Nacional de Obispos, 29 de enero de 1996; www.vatican.va

La Iglesia del tercer milenio, dijo, seguirá siendo una Iglesia «de la Eucaristía y la Penitencia». [10] de los sacramentos, que llevan la marca del orden temporal, y que seguirán siendo la «fuente y cumbre» de la vida cristiana hasta el final de la historia humana. [11]

Porque el Señor nos dijo que la Iglesia sufriría constantemente, de diferentes maneras, hasta el fin del mundo. —PAPA BENEDICTO XVI, Entrevista con periodistas en vuelo a Portugal, 11 de mayo de 2010

Y, sin embargo, la altura de santidad a la que la Iglesia llegará en los tiempos venideros será en sí misma un testimonio para todas las naciones:

… este evangelio del reino será predicado en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin. (Mateo 24:14)

Este fin, enseña el Evangelista, y como lo confirman los Padres de la Iglesia Primitiva, viene después de la «era de paz» al final del «séptimo día».

Cuando se completen los mil años, Satanás será liberado de su prisión. Él saldrá a engañar a las naciones en los cuatro rincones de la tierra, Gog y Magog, para reunirlos para la batalla … (Apocalipsis 20:7-8)

Un hombre entre nosotros llamado Juan, uno de los apóstoles de Cristo, recibió y predijo que los seguidores de Cristo morarían en Jerusalén durante mil años, y que después tendría lugar la resurrección y el juicio universales y, en resumen, eternos. —San Justino Mártir, Diálogo con Trifo, cap. 81, Los Padres de la Iglesia, herencia cristiana

El Juicio Final marca así el comienzo del «octavo» y eterno día de la Iglesia.

… cuando Su Hijo venga y destruya el tiempo del sin ley y juzgue a los impíos, y cambie el sol, la luna y las estrellas, entonces Él ciertamente descansará en el séptimo día… después de dar descanso a todas las cosas, haré el comienzo del octavo día, es decir, el comienzo de otro mundo. —Carta de Bernabé (70-79 d.C.), escrita por un Padre Apostólico del siglo II

EARTHrise

Y así, querido Santo Padre, está claro que la Iglesia, desde los primeros tiempos hasta los tiempos actuales, ha enseñado de una nueva era de paz venidera después de estos tiempos de dolor, «el tiempo del sin ley», que creemos que están cerca. De hecho, como vigilantes, nos sentimos obligados a anunciar, no sólo el amanecer, sino la advertencia de que la medianoche es lo primero y que, en palabras de Pío X, «puede haber ya en el mundo al «Hijo de Perdición» del que habla el Apóstol». [12] Como enseña el Magisterio, antes de la «primera resurrección», [13] como la llamó el evangelista, la Iglesia debe pasar por su propia Pasión…

… cuando ella seguirá a su Señor en su muerte y resurrección. CCC, n. 677

El «sin ley» no es la última palabra de nuestros tiempos. Una vez más, volviendo a la Sagrada Tradición:

Santo Tomás y San Juan Crisóstomo explican las palabras quem Dominus Jesus destruet illustratione adventus sui («a quien el Señor Jesús destruirá con el resplandor de su venida») en el sentido de que Cristo golpeará al Anticristo deslumbrándolo con un brillo que será como un presagio y señal de Su Segunda Venida … El punto de vista más autorizado, y el que parece estar más en armonía con la Sagrada Escritura, es que, después de la caída del Anticristo, la Iglesia Católica entrará una vez más en un período de prosperidad y triunfo. El fin del mundo presente y los misterios de la vida futura, P. Charles Arminjon (1824-1885), págs. 56-57; Prensa instituto Sophia

Finalmente será posible que nuestras muchas heridas sean sanadas y toda justicia brote de nuevo con la esperanza de una autoridad restaurada; que los esplendores de la paz se renueven, y las espadas y los brazos caigan de la mano y cuando todos los hombres reconozcan el imperio de Cristo y obedezcan voluntariamente Su palabra, y cada lengua confesará que el Señor Jesús está en la Gloria del Padre. —PAPA LEÓN XIII, Consagración al Sagrado Corazón, mayo de 1899

El bien será martirizado; el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas. Al final, Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, y ella se convertirá, y se concederá al mundo un período de paz—Nuestra Señora de Fátima, El Mensaje de Fátima, www.vatican.va

EL DÍA DEL SEÑOR: MARÍA Y LOS MÍSTICOS

En esta «guardia nocturna», querido Santo Padre (que es de hecho una «tarea estupenda»), somos consolados y sostenidos por la luz de la Estrella de la Mañana, María Stella, la Santísima Virgen María que anuncia el amanecer y la venida del Día del Señor por la predilección de Dios.

Mario Luigi Cardenal Ciappi, teólogo papal de Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II, escribió:

Sí, se prometió un milagro en Fátima, el milagro más grande en la historia del mundo, solo superado por la Resurrección. Y ese milagro será una era de paz que nunca antes se había concedido al mundo. —9 de octubre de 1994, Catecismo Familiar del Apostolado, p. 35

Como María es un espejo de la Iglesia y viceversa, vemos en ella, entonces, el mismo papel que Juan XXIII se inspiró a asumir, a saber, «preparar el camino del Señor»:

… el mensaje de Nuestra Señora de Fátima es maternal, también es fuerte y decisivo. Suena como Juan el Bautista hablando a orillas del Jordán. —PAPA JUAN PABLO II, Homilía, L’Osservatore Romano, Edición inglesa, 17 de mayo de 1982

Y el mensaje de Juan el Bautista fue:

Este es el tiempo de cumplimiento, y el reino de Dios está cerca; arrepiéntete y cree en el Evangelio. (Marcos 1:15)

El papel de la Madre de Dios en nuestros tiempos no es sólo anunciar el amanecer; ella misma está vestida con el amanecer, «el nuevo Día que es Cristo el Señor». [14]

Y un gran presagio apareció en el cielo, una mujer vestida con el sol … (Apocalipsis 12:1)

Ella nos invita a nosotros, sus hijos, a través de la consagración a ella, a ser a su vez revestidos con Jesús «la luz del mundo» para convertirnos en la «sal de la tierra». Así, dijo Juan Pablo II:

¡Seréis el amanecer de un nuevo día, si sois los portadores de la Vida, que es Cristo! —PAPA JUAN PABLO II, Discurso a los jóvenes de la Nunciatura Apostólica, Lima Perú, 15 de mayo de 1988; www.vatican.va

El Concilio Vaticano II invocó y acogió proféticamente al Espíritu Santo, para quien esta era mariana nos ha estado preparando, como si la Iglesia estuviera ahora reunida en el «cenáculo». A través del «fiat» de María y el poder del Espíritu Santo, Jesús entró en el mundo. Ahora, la «mujer vestida de sol» está preparando a la Iglesia para el regreso de Cristo formando en sus hijos la misma capacidad de dar su «fiat» para que, en esta última era, el Espíritu Santo pueda eclipsar a la Iglesia como en un «nuevo Pentecostés». Como vigilantes, podemos decir con alegría que las apariciones marianas y la invocación del Espíritu Santo están preparando a la Iglesia para el Día del Señor. La Parusía, por lo tanto, es precedida por una poderosa efusión de renovación.

Imploramos humildemente al Espíritu Santo, el Paráclito, que Él pueda «conceder gentilmente a la Iglesia los dones de unidad y paz», y que pueda renovar la faz de la tierra mediante un nuevo derramamiento de Su caridad para la salvación de todos. —PAPA BENEDICTO XV, Pacem Dei Munus Pulcherrimum, 23 de mayo de 1920

La venida del Espíritu Santo a través de María, la «Mediadora» [15] de gracia, facilita el fuego purificador que prepara a la Novia de Cristo para recibir a Jesús al final de los tiempos. Es decir, la Segunda Venida de Jesús comienza interiormente en la Iglesia (como Su primera venida comenzó en el vientre de María) hasta que Él viene en gloria en Su carne resucitada al final de la historia humana.

annunciation_albani

Ciertamente, la Anunciación es el momento culminante de la fe de María en su espera de Cristo, pero también es el punto de partida desde el que todo su «camino». hacia Dios» comienza. —PAPA JUAN PABLO II, Redemptoris Mater, n. 14; www.vatican.va

Así también, la «era de la paz» es un momento culminante en la fe de la Iglesia en su espera de Cristo, pero también es el punto de partida hacia la eterna Fiesta de bodas.

Que [María] continúe fortaleciendo nuestras oraciones con sus sufragios, para que, en medio de todo el estrés y los problemas de las naciones, esos prodigios divinos puedan ser felizmente revividos por el Espíritu Santo, que fueron predichos en las palabras de David: «Envía tu Espíritu y serán creados, y renovarás la faz de la tierra» (Sal. ciii., 30). —PAPA LEÓN XIII, Divinum Illud Munus, n. 14

Por lo tanto, no podemos dejar de escuchar a los hijos de María, a quienes Dios ha levantado en estos tiempos, a esos místicos que, en armonía con la Sagrada Tradición, preparan proféticamente a la Iglesia para esos «prodigios divinos»… voces como la Venerable Conchita Cabrera de Armida:

Ha llegado el momento de exaltar al Espíritu Santo en el mundo Deseo que esta última época sea consagrada de una manera muy especial a este Espíritu Santo… Es su turno, es su época, es el triunfo del amor en Mi Iglesia, en todo el universo—de las revelaciones a Conchita; Conchita: Diario espiritual de una madre, p. 195-196; P. Marie-Michel Philipon

Juan Pablo II definió este «triunfo del amor» en la Iglesia como un…

Santidad «nueva y divina» con la que el Espíritu Santo quiere enriquecer a los cristianos en los albores del tercer milenio, para hacer de Cristo el corazón del mundo. —PAPA JUAN PABLO II, L’Osservatore Romano, Edición inglesa, 9 de julio de 1997

El Catecismo de la Iglesia Católica arroja más luz sobre la naturaleza de esa «santidad»:

… en el «tiempo del fin» el Espíritu del Señor renovará los corazones de los hombres, grabando una nueva ley en ellos. Él reunirá y reconciliará a los pueblos dispersos y divididos; transformará la primera creación, y Dios morará allí con los hombres en paz. —Catecismo de la Iglesia Católica, n. 715

La «nueva ley» escrita en nuestros corazones en el Bautismo vendrá, dijo Juan Pablo II, de una manera «nueva y divina». Jesús y María revelaron a la Sierva de Dios Luisa Piccarreta que esta nueva santidad que venía en la Iglesia consistía en «vivir en la Divina Voluntad»:

l-b-ojo2

Ah, hija mía, la criatura siempre corre más hacia el mal. ¡Cuántas maquinaciones de ruina están preparando! Llegarán a agotarse en el mal. Pero mientras ellos se ocupan de seguir su camino, Yo me ocuparé de la finalización y el cumplimiento de Mi Fiat Voluntas Tua («Hágase tu voluntad») para que Mi Voluntad reine en la tierra, pero de una manera totalmente nueva. Ah sí, quiero ¡Confunde al hombre en el amor! Por lo tanto, esté atento. Quiero que estén Conmigo para preparar esta Era de Amor Celestial y Divino… —Jesús a la Sierva de Dios, Luisa Piccarreta, Manuscritos, 8 de febrero de 1921; extracto de El esplendor de la creación, reverendo Joseph Iannuzzi, p.80

Es la Santidad que aún no conozco, y que daré a conocer, la que colocará en su lugar el último adorno, el más hermoso y brillante entre todas las otras santidades, y será la corona y la finalización de todas las otras santidades. —Ibíd. 118

El «descanso sabático», por lo tanto, está intrínsecamente ligado a la «Voluntad Divina». A través del poder del Espíritu Santo, que Dios desea derramar sobre la Iglesia remanente, ella podrá vivir el fiat de María, en quien se hizo la voluntad del Padre «en la tierra como en el cielo«. Jesús vincula nuestro «descanso» con el «yugo» de la voluntad de Dios:

Venid a mí, todos los que trabajan y están cargados, y yo os daré descanso. Toma mi yugo sobre ti, y aprende de mí… (Mateo 11:28)

Del «descanso sabático», San Pablo señala que «los que antes recibían las buenas nuevas no entraban [en el resto] a causa de la desobediencia…»[16] Es nuestro «sí» a Dios, nuestra obediencia a la Divina Voluntad y vivir en un «nuevo modo» de santidad, que es la marca de la era venidera y que será el auténtico testimonio cristiano ante las naciones de la vida del Redentor.

Por Su obediencia Él trajo la redención. —Concilio Vaticano II, Lumen gentium, n. 3

Así es como debemos entender las palabras de San Juan: «reinaron con Cristo durante mil años»[17] — no con Él en Su carne glorificada, sino con Él en Su obediencia.

El acto redentor de Cristo no restauró por sí mismo todas las cosas, simplemente hizo posible la obra de redención, comenzó nuestra redención. Así como todos los hombres comparten la desobediencia de Adán, así todos los hombres deben compartir la obediencia de Cristo a la voluntad del Padre. La redención será completa sólo cuando todos los hombres compartan su obediencia. —P. Walter Ciszek, He Leadeth Me, págs. 116-117

Y así, el «descanso sabático»…

… es como un camino por el que viajamos desde el primero hasta el último. En la primera, Cristo fue nuestra redención; en el último, aparecerá como nuestra vida; en este medio que viene, él es nuestro descanso y consuelo. …. En su primera venida, Nuestro Señor vino en nuestra carne y en nuestra debilidad; en esta venida media viene en espíritu y poder; en la venida final se le verá en gloria y majestad… —San Bernardo, Liturgia de las Horas, Vol I, p. 169

Este «descanso sabático», señala su predecesor inmediato, es el tono adecuado para comprender la renovación de la Iglesia anticipada por los Santos Padres:

Mientras que antes sólo se hablaba de una doble venida de Cristo, una vez en Belén y otra al final de los tiempos, San Bernardo de Claraval hablaba de un adventus medius, una venida intermedia, gracias a la cual renueva periódicamente su intervención en la historia. Creo que la distinción de Bernard da la nota justa. No podemos precisar cuándo terminará el mundo. Cristo mismo dice que nadie conoce la hora, ni siquiera el Hijo. Pero siempre debemos permanecer en la inminencia de su venida, por así decirlo, y debemos estar seguros, especialmente en medio de las tribulaciones, de que él está cerca. —PAPA BENEDICTO XVI, Luz del Mundo, p.182-183, Una conversación con Peter Seewald

PopeEra

Por lo tanto, querido Santo Padre, lejos incluso de una forma mitigada o modificada de milenarismo, el Día del Señor comienza con y es concomitante con la venida del Reino de Dios, el reino global de Jesús en los corazones de los fieles:

… todos los días en la oración del Padre Nuestro le pedimos al Señor: «Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo» (Mateo 6:10). reconocemos que el «cielo» es donde se hace la voluntad de Dios, y que la «tierra» se convierte en «cielo», es decir, el lugar de la presencia del amor, de la bondad, de la verdad y de la belleza divina, sólo si en la tierra se hace la voluntad de Dios. —PAPA BENEDICTO XVI, Audiencia General, 1 de febrero de 2012, Ciudad del Vaticano

Jóvenes del nuevo milenio… ¡De esta manera descubrirás que sólo siguiendo la voluntad de Dios podemos ser la luz del mundo y la sal de la tierra! Esta realidad sublime y exigente sólo puede ser captada y vivida en un espíritu de oración constante. Este es el secreto, si hemos de entrar y morar en la voluntad de Dios. —PAPA JUAN PABLO II, A la Juventud de Roma, 21 de marzo de 2002; www.vatican.va

En un sentido corporativo, la teología mística de San Juan de la Cruz se vivirá en esta nueva era. El cuerpo de Cristo, pasando por las diversas etapas de iluminación y purgación a lo largo de los siglos, está a punto de entrar en un estado unitivo superior (el Don de Vivir en la Divina Voluntad) que prepara el camino para el regreso final de Jesús en Su carne glorificada.

Significativamente, en 2012, el teólogo reverendo Joseph L. Iannuzzi presentó la primera tesis doctoral sobre los escritos de Luisa a la Universidad Pontificia de Roma, y explicó teológicamente su coherencia con los Concilios de la Iglesia, así como con la teología patrística, escolástica y de recursos. Su disertación recibió los sellos de aprobación de la Universidad Vaticana, así como la aprobación eclesiástica. Parecería que esto también es un «signo de los tiempos», como Jesús le reveló a Luisa:

El tiempo en que se darán a conocer estos escritos es relativo y dependiente de la disposición de las almas que desean recibir un bien tan grande, así como del esfuerzo de aquellos que deben aplicarse en ser sus portadores de trompetas ofreciendo el sacrificio de anunciar en la nueva era de paz … —Jesús a Luisa, El don de vivir en la Divina Voluntad en los Escritos de Luisa Piccarreta, n. 1.11.6, Rev. Joseph Iannuzzi

¡ÉL VIENE!

FWSunrise

En conclusión, querido Santo Padre, queremos ser heraldos a toda la Iglesia del amanecer venidero, que es el «resplandor» de la venida de Jesús en poder y gloria. Es una venida que dispersará la oscuridad de estos siglos nuestros y marcará el comienzo de una nueva era… justo la forma en que las primeras rachas del amanecer terminan con los terrores de la noche antes de que el propio Sol ascienda el horizonte. Deseo gritar de nuevo: ¡Jesús viene! ¡Él viene! San Pablo escribió:

… entonces se revelará aquel malvado a quien el Señor Jesús matará con el espíritu (pneuma) de su boca; y destruirá con el resplandor de su venida… (2 Tesalonicenses 2:8; Douay Reims)

El jinete sobre el caballo blanco es precedido por el «Espíritu» a quien Jesús envía por «su boca» y que termina el reinado del Anticristo. Es el Triunfo del Inmaculado Corazón, el aplastamiento de la cabeza del dragón y el comienzo del reino del Reino de Dios en los corazones de Sus santos. Como Nuestro Señor reveló a Santa Margarita María:

Esta devoción [al Sagrado Corazón] fue el último esfuerzo de Su amor que Él concedería a los hombres en estas últimas edades, con el fin de retirarlos del imperio de Satanás, que Él deseaba destruir, y así introducirlos en la dulce libertad de la regla de Su amor, que Él deseaba restaurar en los corazones de todos aquellos que debían abrazar esta devoción. —Santa Margarita María, www.sacredheartdevotion.com

Así, con las apariciones de la Virgen María, el mensaje de la Divina Misericordia, el Concilio Vaticano II, la invocación de los jóvenes a la atalaya y los dramáticos e inquietantes «signos de los tiempos» que se desarrollan diariamente en nuestro mundo, de los cuales la «apostasía» es la más significativa, [18] repetimos de nuevo querido Santo Padre: Él viene.

Según el Señor, el tiempo presente es el tiempo del Espíritu y del testimonio, pero también un tiempo todavía marcado por la «angustia» y la prueba del mal que no perdona a la Iglesia y marca el comienzo de las luchas de los últimos días. Es un tiempo de espera y observación. —CCC, 672

Ya, «el resplandor de su venida» o «amanecer» se está elevando en los corazones de un remanente consagrado y preparado por Nuestra Señora. Por lo tanto, con ella, estamos observando y esperando la «prueba final» de esta era que marcará el comienzo del Día del Señor.

Ahora estamos frente a la mayor confrontación histórica por la que ha pasado la humanidad. No creo que amplios círculos de la sociedad estadounidense o amplios círculos de la comunidad cristiana se den cuenta de esto plenamente. Ahora estamos ante el enfrentamiento final entre la Iglesia y la anti-Iglesia, del Evangelio y del anti-Evangelio. Esta confrontación se encuentra dentro de los planes de la providencia divina. Es una prueba que toda la Iglesia… debe asumir. —Cardenal Karol Wojtyla (JUAN PABLO II), a t el Congreso Eucarístico, Filadelfia, PA; 13 de agosto de 1976

Gracias, querido Santo Padre, por vuestro auténtico testimonio, vuestro amor radiante a Jesús y vuestro «sí» para conducir la Barca de Pedro al tercer milenio. Su fidelidad a Jesús en estos tiempos de «apostasía» es y será también una «señal». Estos son días traicioneros, pero tiempos gloriosos. Como vigilantes, hemos tratado de responder también con nuestro «sí» al Santo Padre, nuestro sí a Roma y a la Iglesia. Continuamos observando y orando con ustedes en humilde servicio y obediencia a Nuestro Señor y Salvador, Jesucristo.

Tu Siervo en Cristo y María,

Mark Mallett
25 de abril de 2013
Fiesta de San Marcos Evangelista

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: