¿POR QUÉ NO GRITAN LOS PAPAS?

Con docenas de nuevos suscriptores que se unen ahora cada semana, están apareciendo viejas preguntas como esta: ¿Por qué el Papa no está hablando sobre el fin de los tiempos? La respuesta sorprenderá a muchos, tranquilizará a otros y desafiará a muchos más. Publicado por primera vez el 21 de septiembre de 2010, he actualizado este escrito al presente pontificado.

Recibo cartas de vez en cuando preguntando: «Si posiblemente estamos viviendo en el «fin de los tiempos», entonces ¿por qué los papas no estarían gritando esto desde los tejados?» Mi respuesta es: «Si lo son, ¿alguien está escuchando?»

El hecho es que todo este blog, mi libro, mi webcast, que están destinados a preparar al lector y al espectador para los tiempos que están aquí y por venir, se basan en lo que los Santos Padres han estado predicando durante más de un siglo. Y han estado advirtiendo constantemente, con mayor y mayor frecuencia, que el camino de la humanidad está llevando a la «destrucción» a menos que abracemos una vez más la Buena Nueva y a Aquel que es Bueno: Jesucristo.

No soy yo, sino Pablo VI quien dijo:

Hay una gran inquietud en este momento en el mundo y en la Iglesia, y lo que está en cuestión es la fe. Sucede ahora que me repito a mí mismo la oscura frase de Jesús en el Evangelio de San Lucas: «Cuando el Hijo del Hombre regrese, ¿seguirá encontrando fe en la tierra?» … A veces leo el pasaje evangélico del fin de los tiempos y doy fe de que, en este momento, están surgiendo algunos signos de este fin. —PAPA PABLO VI, El secreto Pablo VI, Jean Guitton, p. 152-153, Referencia (7), p. ix.

Haciéndose eco de las palabras de San Pablo de que una «apostasía», una gran caída de la fe precedería al Anticristo o «hijo de perdición» (2 Tesalonicenses 2), Pablo VI dijo:

La cola del diablo está funcionando en la desintegración del mundo católico. La oscuridad de Satanás ha entrado y se ha extendido por toda la Iglesia Católica hasta su cima. La apostasía, la pérdida de la fe, se está extendiendo por todo el mundo y en los niveles más altos dentro de la Iglesia. —Discurso sobre el sexagésimo aniversario de las apariciones de Fátima, 13 de octubre de 1977; reportado en el periódico italiano Corriere della Sera en la página 7, edición del 14 de octubre de 1977; NOTA: si bien esto ha sido citado por varios escritores contemporáneos, incluidos teólogos versados en patrisítica, no he podido recuperar la fuente original de esta declaración, que habría sido en italiano o latín. Los archivos del Corrieree della Sera no muestran este pasaje.

Esta apostasía se ha estado gestando durante siglos. Pero ha sido particularmente en el último siglo más o menos que los Santos Padres han comenzado a identificarlo más concretamente como la «apostasía» de los últimos tiempos. A finales del siglo 19, el Papa León XIII declaró en su encíclica sobre el Espíritu Santo:

… el que se resiste a la verdad por medio de la malicia y se aparta de ella, peca más gravemente contra el Espíritu Santo. En nuestros días este pecado se ha vuelto tan frecuente que parecen haber llegado esos tiempos oscuros que fueron predichos por San Pablo, en los que los hombres, cegados por el justo juicio de Dios, deben tomar la falsedad por la verdad, y deben creer en «el príncipe de este mundo», que es un mentiroso y el padre de él, como un maestro de la verdad: «Dios les enviará la operación del error, para creer mentir (2 Tes. ii., 10). En los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, prestando atención a los espíritus de error y a las doctrinas de los demonios» (1 Tim. iv., 1). —Divinum Illud Munus, n. 10

El Papa Francisco describe la apostasía como una «negociación» con el «espíritu de mundanidad»:

… la mundanidad es la raíz del mal y puede llevarnos a abandonar nuestras tradiciones y negociar nuestra lealtad a Dios que siempre es fiel. Éste… se llama apostasía, que… es una forma de «adulterio» que tiene lugar cuando negociamos la esencia de nuestro ser: la lealtad al Señor. —PAPA FRANCISCO de una homilía, Vaticano Radio, 18 de noviembre de 2013

Francisco, de hecho, no ha sido tímido al mencionar al menos dos veces un libro escrito hace más de cien años llamado Señor del Mundo. Es un libro notablemente profético sobre el surgimiento del Anticristo que es inquietantemente paralelo a nuestros tiempos. Es lo que quizás ha inspirado a Francisco en varias ocasiones a advertir con razón de «imperios invisibles». [1] que están manipulando y coaccionando a las naciones en un solo paradigma.

No es la hermosa globalización de la unidad de todas las Naciones, cada una con sus propias costumbres, sino la globalización de la uniformidad hegemónica es el pensamiento único. Y este único pensamiento es fruto de la mundanidad. —PAPA FRANCISCO, Homilía, 18 de noviembre de 2013; Zenit

Maestros de conciencia… Incluso en el mundo de hoy, hay tantos. —Homilía en Casa Santa Martha, 2 de mayo de 2014; Zenit.org

Esto se vio claramente cuando advirtió contra el adoctrinamiento generalizado de los niños:

Los horrores de la manipulación de la educación que vivimos en las grandes dictaduras genocidas del siglo XX no han desaparecido; han conservado una relevancia actual bajo diversas formas y propuestas y, con el pretexto de la modernidad, empujan a los niños y jóvenes a caminar por el camino dictatorial de «una sola forma de pensamiento». —POPE FRANCIS, mensaje a los miembros del BICE (International Catholic Child Bureau); Radio Vaticano, 11 de abril de 2014

Hablando del Anticristo, las condiciones para su aparición no son meramente novelas. Fue Pío X quien sugirió que este sin ley podría estar en la tierra incluso ahora:

¿Quién puede dejar de ver que la sociedad está en el momento actual, más que en cualquier época pasada, sufriendo de una enfermedad terrible y profundamente arraigada que, desarrollándose cada día y comiendo su ser más íntimo, la está arrastrando a la destrucción? Ustedes entienden, Venerables Hermanos, lo que es esta enfermedad: la apostasía de Dios… Cuando todo esto se considera, hay buenas razones para temer que esta gran perversidad no sea como si fuera un anticipo, y tal vez el comienzo de esos males que están reservados para los últimos días; y que ya exista en el mundo el «Hijo de Perdición» del que habla el Apóstol. —PAPA SAN PÍO X, E Supremi, Encíclica sobre la restauración de todas las cosas en Cristo, n. 3, 5; 4 de octubre de 1903

Centrándose en los trastornos sociales, su sucesor, Benedicto XV, escribió en la Carta Encíclica, Ad Beatissimi Apostolorum:

Ciertamente, esos días parecen haber venido sobre nosotros de los cuales Cristo Nuestro Señor predijo: «Oiréis de guerras y rumores de guerras, porque la nación se levantará contra la nación, y el reino contra el reino« (Mateo 24: 6-7). —1 de noviembre de 1914; http://www.vatican.va

Pío XI también aplicó el pasaje del tiempo del fin de Mateo 24 a nuestros tiempos:

Y así, incluso en contra de nuestra voluntad, se eleva en la mente el pensamiento que ahora se acercan aquellos días de los que Nuestro Señor profetizó: «Y porque la iniquidad ha abundado, la caridad de muchos se enfriará» (Mateo 24:12). —PAPA PÍO XI, Miserentissimus Redemptor, Encíclica sobre la reparación al Sagrado Corazón, n. 17

Al igual que Pío X, él también previó, particularmente en la propagación del comunismo, presagios de la venida del Anticristo:

Estas cosas en verdad son tan tristes que se podría decir que tales eventos presagian y presagian el «comienzo de los dolores», es decir, de los que serán traídos por el hombre de pecado, «que es elevado por encima de todo lo que se llama Dios o es adorado« (2 Tesalonicenses 2:4). —Miserentissimus Redemptor, Carta encíclica sobre la reparación al Sagrado Corazón, 8 de mayo de 1928; http://www.vatican.va

Fue Juan Pablo II quien, de pie en la Basílica de la Divina Misericordia en Polonia, citó el diario de Santa Faustina:

De aquí [Polonia] debe salir la «chispa que preparará al mundo para la venida final [de Jesús]» (ver Diario, 1732). Esta chispa necesita ser iluminada por la gracia de Dios. Este fuego de misericordia necesita ser transmitido al mundo. —PAPA JUAN PABLO II, en la consagración de la Basílica de la Divina Misericordia en Cracovia, Polonia, 2002.

Dos años antes de asumir el papado, describió los límites de esta batalla épica ante nosotros:

Ahora estamos frente a la confrontación final entre la Iglesia y la anti-iglesia, entre el Evangelio y el anti-evangelio, entre Cristo y el anticristo. Esta confrontación se encuentra dentro de los planes de la divina Providencia; es una prueba que toda la Iglesia, y la Iglesia polaca en particular, debe asumir. Es una prueba no sólo de nuestra nación y la Iglesia, sino en cierto sentido una prueba de 2.000 años de cultura y civilización cristiana, con todas sus consecuencias para la dignidad humana, los derechos individuales, los derechos humanos y los derechos de las naciones. —Cardenal Karol Wojtyla (JUAN PABLO II), en el Congreso Eucarístico, Filadelfia, AP para la celebración del bicentenario de la firma de la Declaración de Independencia; algunas citas de este pasaje incluyen las palabras «Cristo y el anticristo» como se mencionó anteriormente. El diácono Keith Fournier, un asistente, lo informa como arriba; cf. Catholic Online; 13 de agosto de 1976

La «anti-Iglesia» y el «anti-Evangelio» pueden no ser más que «palabras clave para «anti-Cristo», así que, aparentemente, dijo el renombrado teólogo católico, el Dr. Peter Kreeft, en una conferencia a la que asistieron mis lectores. De hecho, Juan Pablo II llegó a sugerir cómo es el «fin de los tiempos»: una batalla entre la «cultura de la vida» y la «cultura de la muerte»:

Esta lucha es paralela al combate apocalíptico descrito en [Apocalipsis 11:19-12:1-6, 10 sobre la batalla entre «la mujer vestida con el sol» y el «dragón»]. Batallas de la muerte contra la vida: una «cultura de la muerte» busca imponerse a nuestro deseo de vivir, y vivir al máximo… Vastos sectores de la sociedad están confundidos acerca de lo que está bien y lo que está mal, y están a merced de aquellos con el poder de «crear» opinión e imponerla a los demás. —PAPA JUAN PABLO II, Homilía del Parque Estatal Cherry Creek, Denver, Colorado, 1993

Al año siguiente, volvió a evocar esta imagen bíblica:

… una imagen, que tiene su expresión incluso en nuestros tiempos, especialmente en el Año de la Familia. Cuando en realidad antes de que la mujer acumule todas las amenazas contra la vida que va a traer al mundo, debemos dirigirnos a la mujer vestida con el sol [la Santísima Madre]… —Regina Coeli, 24 de abril de 1994; vatican.ca

Luego llamó a la Iglesia para recordar la oración a San Miguel Arcángel, escrita en 1884 por León XIII, quien supuestamente escuchó una conversación sobrenatural donde Satanás pidió durante un siglo para probar la Iglesia. [2]

Aunque hoy esta oración ya no se recita al final de la celebración eucarística, invito a todos a no olvidarla, sino a recitarla para recibir ayuda en la batalla contra las fuerzas de las tinieblas y contra el espíritu de este mundo. —Ibíd.

Vuelvo a preguntar, ¿alguien está escuchando? ¿A alguien le importa lo que diga el sucesor de Pedro? Porque él es el pastor que Cristo designó sobre Sus ovejas en la tierra (Jn 21:17). Cristo hablaría a través de él si realmente estuviera dispuesto a hablar. Y si el Papa hablara en su calidad de pastor y maestro, Jesús diría de nuevo:

Quien te escucha a ti me escucha a mí. Quien te rechaza a ti me rechaza a mí. (Lucas 10:16)

En una charla con peregrinos en Alemania, el Papa Juan Pablo II dio lo que es quizás la advertencia papal más cruda y específica con respecto a una tribulación venidera:

Debemos estar preparados para pasar por grandes pruebas en un futuro no muy lejano; pruebas que requerirán que estemos listos para renunciar incluso a nuestras vidas, y un don total de nosotros mismos a Cristo y para Cristo. A través de vuestras oraciones y las mías, es posible aliviar esta tribulación, pero ya no es posible evitarla, porque sólo así la Iglesia puede renovarse eficazmente. ¿Cuántas veces, de hecho, se ha efectuado en sangre la renovación de la Iglesia? Esta vez, de nuevo, no será de otra manera. Debemos ser fuertes, debemos prepararnos, debemos encomendarnos a Cristo y a su Madre, y debemos estar atentos, muy atentos, a la oración del Rosario. —PAPA JUAN PABLO II, entrevista con católicos en Fulda, Alemania, noviembre de 1980; www.ewtn.com

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: