Debes cambiar ahora. . .

Nuestra Señora a Luz de María de Bonilla el 6 de junio de 2022

Amados hijos de Mi Inmaculado Corazón:

Te bendigo con mi amor, te bendigo con mi Fiat. Hijos, los invito a convertirse. Algunos de ustedes se preguntan: ¿cómo me convierto?

Debes decidir alejarte del pecado, de todo lo que corrompe tus sentidos espirituales y físicos, tu mente, tus pensamientos y todo lo que endurece tu corazón. Debes tomar una decisión firme, teniendo la firme intención de enmendar tus posibles caídas en lo que respecta al desapego de la mundanidad, de lo que es pecaminoso y de los hábitos inapropiados. La tiranía del ser humano es fuerte cuando se le ha permitido tomar las riendas de los antojos de la carne y los sentidos.

Conviértete alejándote de lo que te corrompe y te hace estar unido a lo que es básico e inferior, en el que el Diablo se mueve. El pecado los lleva a privarse de Mi Divino Hijo, y esto es muy grave, porque el resultado es privarse de la salvación eterna, si no se arrepienten.

El pecado significa entrar en el territorio peligroso de lo que está prohibido e inapropiado, donde el alma sufre. Ustedes tienen libre albedrío, y veo a muchos de mis hijos cayendo constantemente en el mismo pecado por necedad. Dicen: «Soy libre, la libertad es mía», y así se hunden en las aguas pútridas del pecado, de las cuales no salen debido al orgullo, debido al mal uso del libre albedrío. ¡Convertir! Reflexiona sobre cómo eres, qué haces, cómo reaccionas, cómo eres hacia tus hermanos y hermanas, cómo trabajas y cómo te comportas. (Sal. 50 (51): 4-6).

Hijos, la humanidad está en peligro y sin conversión son presa fácil del mal. ¡Se avecinan grandes cambios! Están llegando innovaciones modernas que destruyen la espiritualidad de Mis hijos, haciendo que traicionen a mi Hijo. Hay tantos que se sienten sabios pero que terminan siendo tontos y cayendo en la vileza. La humanidad debe cambiar urgentemente para que no seas engañado. Los seres humanos están en un proceso constante de conversión con una necesidad urgente de ser lavados constantemente del pecado.

Como lo hice la primera vez, los invito a fortalecerse como pueblo de mi Hijo con el ayuno, la oración, la Eucaristía y la fraternidad. Como madre, me gustaría hablarte sólo de la grandeza del cielo, pero en este momento debo hablar de lo que se acerca y que puede hacerte caer.

Debes cambiar ahora ya y estar dispuesto a ser criaturas totalmente nuevas. La violencia está aumentando debido a la discordia humana, creando caos en un país y otro. Por eso los invito a adorar a mi Divino Hijo, a orar y a ser fraternos. No tendrás éxito en dar lo que no llevas dentro de ti.

Hijos Míos, necesitan vivir en adoración a Mi Hijo para que puedan transmitir esto a sus hermanos y hermanas antes de que sea demasiado tarde. Amado Pueblo de mi Hijo, este es el momento de elevar sus corazones a mi Hijo; separarse de mi Hijo les impide discernir.

Vienen más enfermedades que no son la Voluntad Divina, sino que se deben a una ciencia mal utilizada. Ora y usa lo que te han sido indicados.

Sed fraternos y no permitáis la lucha. La unidad es urgente; aquellos que viven en la lucha se encontrarán solos enfrentando el peligro del mal.

Los bendigo con mi Amor; ven a mi vientre. Me quedo con el pueblo de mi Hijo. No temas: te estoy protegiendo.

Madre María

Ave María más pura, concebida sin pecado

Ave María más pura, concebida sin pecado

Ave María más pura, concebida sin pecado

Comentario de Luz de María

Hermanos y hermanas:

Como Madre de Cristo, la Santísima Virgen es el cumplimiento del amor maternal por la humanidad. Ella nos bendice con su Fiat, con su «Sí» a la voluntad de Dios para que nosotros, como sus hijos, podamos repetir las obras y acciones de Nuestra Santísima Madre.

Ella nos llama a la conversión de todo lo que es pecado, explicándonos los primeros pasos para esto. La respuesta de cada uno de nosotros a la llamada a la conversión también nos dará la fuerza para enfrentar todo lo que viene para la humanidad, ya que es en el discernimiento dado por el Espíritu Santo que nosotros, como hijos de Dios, podemos ser más piadosos que malos.

Este es un llamado a discernir lo que significa rendirse a Cristo en términos de renunciar al mundo y a la carne.

Amén.

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: