Habla la actriz mexicana Teresa Ruiz

protagonista de ‘El milagro del padre Stu’

“He aprendido a confiar mucho en que la vida está llena de personas bondadosas”

Asus 33 años, la actriz mexicana Teresa Ruiz tiene tras de sí una amplia carrera artística, donde ha trabajado con éxito en todas las áreas: televisión, teatro y cine.

Tal ha sido su compromiso con el arte como acto de redención, que se ha sumado al proyecto del productor y coprotagonista de ‘El milagro del padre Stu’, Mark Wahlberg, con quien comparte la mayoría de las réplicas.

Como se sabe, la historia está basada en hechos reales y contiene aristas muy interesantes. Dirigida por la joven debutante Rosalind Ross, y distribuida en cines por Sony con el apoyo promocional de Bosco Films, la cinta se estrenó en salas el pasado 13 de mayo. Por fortuna, ALETEIA ha podido conversar con la simpática intérprete.

– ¿Por qué decidió participar en una producción como ésta?

Porque la historia es muy bonita y creo que ya no se hacen películas con este tono. Ahora hay muchísimas con grandes dosis de acción o cuyas historias son un poco más oscuras, ¿no?

Siento que hay muy pocos guiones que hablan sobre la vocación humana, sobre la grandeza del ser humano, y yo quería ser parte de una historia como las que veía con mis padres cuando era niña.

Esta película me recuerda, por momentos, a filmes como ‘¿Conoces a Joe Black?’ o ‘Cadena de favores’. Siento que son películas inspiradoras y que no se olvidan al paso de los años.

– ¿Qué conocía de la historia de ‘El milagro del padre Stu’?

Nada, la verdad. Tras finalizar la lectura del guion comprobé que estaba basado en una vida real. Y me sorprendió gratísimamente. Además, la narración es bastante fiel a la historia original. Tan solo la película se ha visto salpicada de algún momento más cómico o dramático para potenciar escenas muy concretas.

– ¿Qué le ha llamado la atención de su personaje?

Carmen me gustó mucho. Es una chica honesta y con un corazón muy puro que tiene la capacidad de transformarse, de perdonar, de cambiar lo que ella cree. Me gustan mucho esos personajes. Yo venía de hacer cosas como ‘Narcos’, es decir, un trabajo donde se hablaba de otro aspecto del ser humano. Sin embargo, en ‘El milagro del padre Stu’ pude explorar esa luz y esa bondad con la que a veces nos es tan difícil conectar.

– ¿Tiene referencia de algunos otros casos de conversión como se da en esta película?

No, creo que no. Al final de la película hay un texto que siempre me emociona mucho. Es ese que tiene que ver con el auténtico padre Stu, quien dice: “Todos pasamos por estos procesos de transformación pero que en el caso de Él fue un ejemplo extremo”.

Se me hacen muy bellas esas palabras, porque en efecto sí hay ejemplos de situaciones límite que vale la pena acentuar y darles valor en el cine. No en vano es el camino de todos ¿no? Todos tenemos que transformarnos y todos tenemos que convertirnos en mejores seres humanos para ser felices nosotros y para ser parte de una comunidad que esté en armonía.

051021_STU_KB_14409.jpg

Karen Ballard | Sony Pictures

– ¿Se puso en contacto con usted, o usted con ella, la persona a la que da vida?

No, nunca la encontramos. Pregunté al respecto y Mark Wahlberg me pasó un pequeño audio en el que Stuart habla de que él tenía una novia, y esta novia era una mexicana muy dulce, muy bonita, muy familiar y que él no quería dejarla. Fue uno de sus obstáculos más grandes, como el hecho de haber podido fundar una familia. Pero bueno, Stuart encontró su vocación en otro lado. Así que a partir de esa descripción empezamos a crear al personaje.

– ¿Cómo cree que reaccionará el espectador cuando vea el filme?

He visto la película con mucha gente que no conocía y la risa y el llanto afloraban a partes iguales. Después he ido con mis amigos -no quieren ir sin mí- y a todos les ha tocado la película, les ha dejado pensando: “Ya no se hacen películas que hablen sobre la fe, sobre el amor a la familia”, me dicen. Y es que ‘El milagro del padre Stu’, de marcado tono comercial, sabe combinar muy bien todas las emociones. Es una gran película inspiradora.

– ¿Y qué representa para usted la familia?

He recibido todo el apoyo posible para convertirme en actriz gracias a ella. Cada 10 de mayo viajo a ver a mi madre. Al final del día es lo único que me importa, que mi familia esté bien, que estén sanos, que estén orgullosos de mí. Y creo que muchos mexicanos, latinoamericanos e iberoamericanos tenemos esa conexión tan fuerte con nuestras familias, porque allí es donde empieza todo.

– ¿Qué ha aprendido en todo este proceso?

A confiar mucho. He aprendido a confiar mucho en que la vida está llena de personas bondadosas, a pesar de algunos sinsabores como el hecho de que la película se rodó en tiempos de pandemia. Sin embargo, el equipo al completo a mi alrededor me aseguró que todo iba a estar bien. Y he de reconocer que así fue, me han dado mucho cariño y me han tratado con gran respeto. Todo ello me reconfirma que en la industria del cine hay muchísima bondad.

051021_STU_KB_14069.jpg

Karen Ballard | Sony Pictures

– ¿Cómo fue trabajar con Mark Wahlberg?

Es el mejor en lo que hace. Y una persona tan dulce como generosa. Todo el equipo es parte de su familia. A menudo lo comparo con un buen equipo de fútbol, donde todos saben hacer goles. Así me sentí en ‘El milagro del padre Stu’, donde los pases con el balón son perfectos y donde la experiencia en el cine se hace muy fácil.

– ¿La directora le marcó alguna instrucción concreta para hacer su personaje?

Nos daba muchísima libertad de hacer lo que quisiéramos, de proponer ideas… Tan solo hacía algún ajuste si era muy necesario para mejorar lo que ya llevas preparado. Es una persona inteligente, observadora, que escucha y que sabe muy bien qué tipo de historia quiere contar.

– ¿Cómo se puede transmitir la fe?

Eso lo aprendí también en esta película. Mi personaje tiene una fe inquebrantable. Mientras leía el guion me preguntaba: “¿cómo se llega a esa fe?”. Por eso, para mí hacer este papel supuso un gran reto. Así que lo primero que hice fue indagar en el proceso de entender mi propia fe para poder transmitírsela a Stu y que no resultara un acto violento, teniendo en cuenta que él era ateo.

– ¿Cuál es su opinión sobre los milagros del siglo XX, a tenor de los dos que se aprecian en el filme?

El gran milagro es estar aquí después de una pandemia horrible, donde por fortuna no he perdido a ningún familiar. Y también que, tras año y medio, hayamos podido estrenar ‘El milagro del padre Stu’.

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: