La alegría cristiana

Para ser franca, no fue nada fácil la elección de la persona a la que pasar esta batería de preguntas. El tema que, a priori, no parecía demasiado difícil, se transformó en peliagudo por momentos. ¿Quién podría hablar a nuestros lectores de la alegría cristiana, ese don tan necesario entre los discípulos de Jesús?

Por mi mente pasaban personas buenas, con fe inquebrantables, con unos valores férreos, amantes de Cristo y amigos de los necesitados… Pero la mayoría, la inmensa mayoría de estos, con muy poco «salero», para qué vamos a decir lo contrario…

De repente, me detuve en Lola. Una mujer sencilla y discreta que, debido a la mascarilla, ha aprendido a sonreír con los ojos. Siempre dispuesta, siempre al servicio, siempre alegre. Tiene el don de la ubicuidad porque, a pesar de las dimensiones de la parroquia de Cristo Rey, Lola siempre está en todas las estancias para atenderte gentilmente. ¡Había encontrado a la persona idónea! Pues allá va su entrevista…

  1. Lola, preséntate.

Soy Lola González, una creyente de 60 años que vive su fe desde hace más de cuarenta en la comunidad parroquial de Cristo Rey. Esposa de Pepe, madre de Jose y Marta, abuela de Jose, vecina, amiga, compañera… que vive en el amor de Dios intentando poner cada día su granito de arena en el mundo a través del servicio a los demás. 

2. ¿Podrías definir con tus propias palabras qué es la alegría?

Para mí la alegría es tener una actitud positiva ante la vida, e intentar transmitirla y contagiarla a las personas que me rodean.

3. ¿Cómo haces para llevar una sonrisa y una palabra amable siempre a flor de piel? ¿Tiene que ver algo Jesús en eso?

Cuando tratas a las personas con el corazón, es muy fácil tener una sonrisa y una palabra amable;  creo que es un don que me hace sentir bien, y además sé que con ello puedo contribuir de alguna manera a la felicidad de los demás, a que el que esté a mi lado se sienta bien.

Jesús no solo tiene que ver con ello sino que yo diría que Jesús es el “responsable” de mi felicidad. Él llena totalmente mi vida de sentido, es mi pasión y hace que cada día me levante para ser feliz y tratar de hacer felices a los que pasen por mi lado.

4. El Papa Francisco definió la alegría cristiana como “la respiración del cristiano” porque “un cristiano que no es alegre en el corazón no es un buen cristiano”. ¿Estás de acuerdo?

La alegría es la base del cristiano. Ninguna persona que se haya encontrado con Jesús puede vivir sin alegría. Jesús es alegría y vida; por lo tanto, un cristiano sin alegría no puede sentirse plenamente cristiano.

5. ¿Se puede mantener la alegría en los momentos difíciles?

Hay situaciones en la vida de las personas que hacen muy difícil estar alegres; sin embargo, como cristiana, considero que hay que mantener la confianza en el Señor y dejar que su amor y su ternura renueven nuestros sentimientos de alegría aun en medio de las mayores dificultades.

6. Santo Tomás Moro escribió una plegaria muy singular puesto que en ella pedía el buen humor. ¿En qué aspectos de la Iglesia hace falta ese buen humor?

El buen humor creo que es una condición indispensable en todos los aspectos de la vida, no hay nada mejor que tomarse con buen humor cualquier problema para verle una solución. En la Iglesia necesitamos ese buen humor para nuestra vida diaria: en nuestras comunidades hacen falta personas con buen humor, que sepan transmitir a los demás la alegría del Evangelio, la alegría de vivir por y para el Señor.

7. ¿Qué desayunas para mantener la alegría las 24 horas del día sin desfallecer?

Bueno, es muy difícil mantener 24 horas la alegría porque somos humanos y débiles, y el día es muy largo… Sin embargo, cada día lo primero que hago, y lo que más me gusta, es desayunar en soledad, un café con leche condensada , teniendo una pequeña conversación – “oración” con el Señor. Primero, miro a mi alrededor y le agradezco cuanto tengo: familia, amigos, proyectos… Y, seguidamente, pongo mi agenda a su disposición, y le pido fuerzas para  que cada minuto de mi día sea un constante y alegre ofrecimiento a servir a los demás.

8. Si está tan valorada por todos los santos, la alegría, ¿por qué en las iglesias las personas van tan serias, incluso me atrevería a decir, tan tristonas?

Pienso que la clave de esta tristeza está en que muchas veces las personas se acercan a la iglesia por obligación, escuchan misa, reciben sacramentos… pero no los viven, no son conscientes de lo que verdaderamente significan; los convierten en actos vacíos y, por lo tanto, aburridos y tristes. No tienen esa experiencia de Dios que les llevaría a disfrutar del gozo de ser amados inmensamente por Él.

9. En la portada del hermosísimo libro del sacerdote José Luis Martín Descalzo, «Razones para la alegría», nos lanzaba esta frase demoledora: “Cristianos: ¿Qué habéis hecho del gozo que os dieron hace dos mil años?”. Pues eso, ¿qué hemos hecho con nuestro amor, con nuestro gozo primero?

Hace dos mil años los cristianos eran reconocidos y envidiados por su alegría, por su ejemplo de vida en comunidad: todo lo compartían, bienes materiales y espirituales, todo al servicio de todos. Apenas tenían nada, pero estaban alegres en el Señor.

Esta actitud se ha perdido en el mundo actual que con su gran oferta consumista, nos ha convertido en personas egoístas que solo buscan su propia felicidad en placeres superficiales, personas individualistas para las que los demás no tienen espacio en sus vidas y, mucho menos, Dios. Sin Dios no hay alegría plena, y nos convertimos en seres resentidos y tristes, y como bien dice el refrán: “un cristiano triste es un triste cristiano”.

10. Por último, danos una recomendación para, como decía san Pablo, estar siempre alegres en el Señor.

Déjate encontrar por Jesús, busca cada día tu felicidad en ese encuentro personal con Él, y vivirás la alegría en cada una de las pequeñas cosas que te ofrece la vida cotidiana, contribuyendo así también a la felicidad de los demás.  

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: