7 consejos para sacar el máximo provecho de la Adoración

La práctica de adorar a nuestro Señor en el Santísimo Sacramento es un hábito que los santos han hecho una parte constante de sus vidas. Haríamos bien en imitar esa práctica y agregar más tiempo de Adoración a nuestras rutinas. Sin embargo, a muchos les resulta difícil concentrarse o frustrante cuando están ante el Santísimo Sacramento, se distraen y luego se alejan sintiendo que el tiempo que pasaron no tuvo ningún impacto. En primer lugar, entendamos que incluso el tiempo más pequeño y distraído que pasamos orando ante el Señor en el Santísimo Sacramento es beneficioso. Además, cuanto más lo agregamos a nuestra rutina, más salimos de ella.

Aquí hay algunas sugerencias para aprovechar al máximo su tiempo de Adoración.

1.) Apague los teléfonos celulares. – incluyendo apagarlos o apagar los relojes inteligentes conectados a él. No sirve de nada si el teléfono está encendido en silencio o vibra y luego su reloj inteligente se apaga cada pocos minutos con notificaciones. Apáguelos a ambos. La tecnología libre es combustible para el enfoque.

2.) Prepárese con anticipación. Lee un pasaje de las Escrituras para meditar. Elija cuidadosamente un libro, oraciones o lectura de las Escrituras en la que desee concentrarse y luego sea intencional. Si es la Escritura en la que quieres enfocarte, lee el pasaje de antemano y luego practica la Lectio Divino durante tu tiempo con el Señor.

3.) Lea acerca del santo del día y elija una virtud. Todos los santos tienen virtudes en común, pero los santos también tienen cosas que los distinguen de los demás. Lea acerca de sus vidas, elija algo que se le destaque en su vida, y luego use su tiempo en Adoración para orar por esa virtud en su vida. Medita en ello y pregúntate cómo puedes implementarlo en tu vida desde el momento en que dejas la Adoración.

4.) Cuando esté distraído, ore acerca de la distracción y vuelva a enfocarse. Siempre es difícil cuando te sientas ante el Santísimo Sacramento mantenerte enfocado. Satanás es bueno para hacer que nuestras mentes divaguen hacia lo que tenemos que hacer en el trabajo, los juegos de pelota o las actividades que los niños tienen por venir, o el estrés de la vida. Cuando esa distracción venga a tu mente, conviértela en oración. Ora acerca de las tensiones en las que estás pensando u ora por las personas que se te ocurren. Si son un foco de oración, entonces es difícil para ellos ser una distracción.

5.) Recuerda a quién estás adorando. Es importante recordarnos a nosotros mismos a lo largo de nuestro tiempo con el Señor que estamos arrodillados y orando ante el Rey del Universo. A menudo pienso en si Jesús estuviera sentado frente a mí en forma humana, qué diría o cómo actuaría. Si estamos sentados ante un rey o príncipe terrenal, ¿cómo responderíamos y actuaríamos? No hay mayor realeza por la cual tengamos el privilegio de estar en presencia que el Señor de Señores y Rey de Reyes. Recuérdate eso en varios intervalos durante tu tiempo de adoración. Jesús está verdaderamente allí contigo. Él está en medio de ustedes.

6.) Escucha más de lo que hablas. Imagina a Jesús atravesando la puerta de la capilla de la Adoración y comienzas a hablar constantemente. Imagina que Jesús comienza a hablar, pero no puede obtener una palabra porque sigues hablando. ¿Trataríamos a Jesús así si él entrara por la puerta? Claro que no. Si Jesús moviera su boca para hablar, detendríamos todo y escucharíamos. No nos atreveríamos a llamar a nuestro mejor amigo y comenzar a hablar desde el momento en que responda, nunca dejaríamos de hablar, y cuando hayamos terminado simplemente digamos «adiós» y cuelguemos sin que puedan responder. ¿Qué tipo de relación con eso es? Recuerda que tu tiempo con Jesús es una relación bidireccional. Deja que Jesús te hable como tú le hablas a Él. Cierra los labios y abre los oídos.

7.) Conviértelo en una rutina. No puedes ir al gimnasio y hacer ejercicio durante una hora y esperar perder peso si nunca vuelves. No puede ir a trabajar un día y nunca regresar y esperar seguir recibiendo un cheque de pago. Lo mismo es cierto con la Adoración. No puedes ir una sola vez y no volver, pero esperar recibir abundantes gracias. Hacemos que pasar tiempo con nuestro cónyuge, hijos y amigos sea una prioridad. Lo mismo, incluso en mayor grado, debe decirse de nuestra relación con el Señor.

No todos pueden ir a la Adoración todos los días. Es posible que la mayoría ni siquiera tenga la oportunidad de ir semanalmente si no viven cerca de una capilla de Adoración. Sin embargo, el tiempo con nuestro Señor es esencial para nuestro caminar espiritual con Cristo. Los santos hicieron de la Adoración una prioridad. Estamos llamados a ser santos. Hagamos de ello una prioridad. Jesús nos hizo su prioridad en la cruz. Él debería ser nuestra prioridad.

https://www.catholic365.com/category/faith/

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: