Pequeñas ofensas que ocurren en la vida diaria

Al tratar con los demás, en el trabajo, en las relaciones sociales, en la vida cotidiana, es prácticamente inevitable que se produzcan fricciones. También es posible que alguien nos ofenda, que se comporte con nosotros de manera innoble, que nos haga daño. Y esto, quizás, de una manera un tanto habitual. ¿Tengo que perdonar hasta siete veces? Es decir, ¿debo perdonar siempre? Esta es la pregunta que Pedro le hace al Señor en el Evangelio de la Misa de hoy. Es también nuestro tema de oración: ¿sabemos perdonar en todas las ocasiones, y lo hacemos con prontitud?

Conocemos la respuesta del Señor a Pedro, y a nosotros: No os digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Es decir, siempre. El Señor pide a los que lo siguen, a ti y a mí, una postura de perdón y disculpa ilimitados. De los suyos, el Señor exige un gran corazón. Él quiere que lo imitemos. «La omnipotencia de Dios», dice Santo Tomás, «se manifiesta, sobre todo, en el hecho de perdonar y usar la misericordia, porque la forma en que Dios demuestra su poder supremo es perdonar libremente…», y así para nosotros «nada se parece tanto a Dios como estar siempre dispuesto a perdonar. Es donde también mostramos nuestra mayor grandeza de alma.

«Lejos de nuestra conducta, por lo tanto, el recuerdo de las ofensas que se nos han hecho, de las humillaciones que hemos sufrido, por injustas, incívicas y groseras que hayan sido, porque es impropio de un hijo de Dios tener un registro preparado, presentar una lista de agravios». Incluso si mi vecino no mejora, incluso si recurro una y otra vez a la misma ofensa o a la que me molesta, debo renunciar a todo rencor. Mi interior debe permanecer sano y limpio de toda enemistad.

Nuestro perdón debe ser sincero, de corazón, como Dios nos perdona: Perdónanos nuestras deudas como perdonamos a nuestros deudores, decimos todos los días en el Padre Nuestro. Perdón rápido, sin dejar que el rencor o la separación corroan el corazón ni por un momento. Sin humillar a la otra parte, sin adoptar gestos teatrales ni dramatizar. La mayoría de las veces, en la convivencia ordinaria, ni siquiera será necesario decir «te perdono»: bastará con sonreír, con devolver la conversación, con tener un detalle amable; para excusar, en definitiva.

No es necesario que suframos grandes ofensas para ejercer esta muestra de caridad. Bastan esas pequeñas cosas que suceden todos los días: peleas en casa por preguntas sin importancia, malas respuestas o gestos inmoderados a menudo provocados por el cansancio de las personas, que tienen lugar en el trabajo, en el tráfico de las grandes ciudades, en el transporte público…

Sería una mala manera de vivir nuestra vida cristiana si al menor toque nuestra caridad se enfriara y nos sintiéramos separados de los demás, o si nos pusiéramos de mal humor. O si un insulto grave nos hiciera olvidar la presencia de Dios y nuestra alma perdiera su paz y alegría. O si somos susceptibles. Debemos examinarnos a nosotros mismos para ver cómo reaccionamos a las incomodidades que a veces vienen con la convivencia. Seguir de cerca al Señor es encontrar un camino hacia la santidad incluso en este punto, en pequeñas molestias y ofensas graves.

Hablar con Dios

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: