Docilidad y buena disposición para encontrarse con Dios

La fe en los medios que el Señor nos da, hace milagros. En una ocasión, el Señor le pidió a un hombre que hiciera algo que tenía amplia experiencia que no podía hacer: extender una mano «seca», sin movimiento. Y la docilidad, signo de una fe que obra, hizo posible el milagro: lo estiró y se mantuvo tan sano como el otro. A veces se nos pedirá que hagamos cosas que nos sentimos incapaces de hacer, pero que serán posibles si permitimos que la gracia de Dios actúe en nosotros. Gracia que, muy a menudo, vendrá a nosotros como consecuencia de la docilidad en la dirección espiritual. (un director espiritual que está en conformidad con la doctrina de la Iglesia).

El Señor nos pide que tengamos no sólo un apoyo humano, que nos llevaría al pesimismo, sino una confianza sobrenatural. Él nos pide que seamos sobrenaturalmente realistas, que es contar con Él, sabiendo que Jesucristo continúa actuando en nuestras vidas.

Diez hombres encuentran su curación porque son dóciles. Jesucristo sólo les dice: «Id, muéstrense a los sacerdotes. Y a medida que avanzaban, fueron sanados.

En otra ocasión, el Señor se apiadó de un mendigo ciego de nacimiento y, nos dice San Juan, Jesús escupió en el suelo e hizo barro con la saliva, y con este barro ungió sus ojos y le dijo: Ve, lávate en el estanque de Siloé. El mendigo no dudó ni un momento. Así que fue y se lavó allí, y regresó con la vista.

«¡Qué ejemplo de fe segura nos ofrece este ciego! Una fe viva y trabajadora (…) ¿Qué poder contenía el agua, para que al humedecer los ojos se curaran? Un misterioso colirio habría sido más apropiado, una preciosa medicina preparada en el laboratorio de un sabio alquimista. Pero ese hombre cree; pone en acción el mandato de Dios y regresa con los ojos llenos de claridad».

La ceguera, los defectos, las debilidades son males que se pueden remediar. No podemos hacer nada, pero Jesucristo es omnipotente. El agua en esa piscina seguía siendo agua, y el barro, barro. Pero el ciego recuperó la vista, y más tarde, además, una fe más viva en el Señor. Y así, tantas veces a lo largo del Evangelio, se nos muestra la fe de aquellos que tratan a Jesús. Sin docilidad, la dirección espiritual sería infructuosa. Y no puede ser dócil quien insiste en ser terco, obstinado, incapaz de asimilar una idea diferente a la que ya tiene o a la que le dicta una experiencia negativa porque no contó con la ayuda de la gracia. La persona orgullosa es incapaz de ser dócil, porque para aprender debemos estar convencidos de que todavía hay cosas que no sabemos y que es necesario que alguien nos enseñe. Y para mejorar espiritualmente, debemos estar convencidos de que no somos tan buenos como Dios espera que seamos.

En asuntos de nuestra propia vida interior debemos ser advertidos con una prudente desconfianza de nuestro propio juicio, para poder aceptar otro criterio diferente u opuesto al nuestro. Y dejaremos que Dios nos haga y nos rehaga a través de eventos e inspiraciones, a través de las luces recibidas en dirección espiritual. Con la docilidad de la arcilla en manos del alfarero. Sin oponer resistencia, con visión sobrenatural, escuchando a Cristo en esa persona. Así nos dice la Sagrada Escritura: bajé a la casa del alfarero y descubrí que estaba trabajando en la rueda. Y la vasija de barro que estaba haciendo se desmoronó en sus manos; e inmediatamente formó otra vasija de la misma arcilla, tal como le dio la gana (…). Sepan que lo que la arcilla está en las manos del alfarero, eso es lo que están en mis manos. Disponibilidad, docilidad, dejarnos hacer y rehacer por Dios tantas veces como sea necesario. Este puede ser el propósito de nuestra oración de hoy, que llevaremos a cabo con la ayuda de Nuestra Señora.

Hablar con Dios

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: