La consagración de Rusia tuvo lugar, pero «tarde»

La profecía de Sor Lucía

La vidente de Fátima también evocó la «guerra nuclear». Aquí están los textos originales

En los últimos días se ha mencionado en varias ocasiones la consagración de Rusia a María, tal y como indica sor Lucía, vidente de Fátima. Hay quienes han atribuido esta consagración a una señal aún por cumplir para detener la invasión de Rusia en Ucrania y los vientos de guerra mundial que se ciernen sobre el planeta.

En el libro Un cammino sotto lo sguardo di Maria (ediciones Ocd) se relatan los textos originales de la profecía de sor Lucía. Y se aclaran algunos aspectos inéditos de la consagración.

Todo comenzó con una petición de Nuestra Señora

El 13 de julio de 1917, Nuestra Señora, durante las apariciones de Fátima, prometió que vendría a pedir la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón.

Doce años después, el 13 de julio de 1929, durante una noche de adoración solitaria ante el Santísimo Sacramento, la pastorcilla de Fátima vio de repente que la capilla estaba iluminada por una luz que le era familiar.

La salvación de Rusia

Nuestra Señora se apareció y le dijo a Lucía: «Ha llegado el momento en que Dios pide que el Santo Padre, en unión con todos los obispos del mundo, consagre Rusia a mi Corazón Inmaculado, prometiendo salvarla por este medio. Son tantas las almas que la justicia de Dios condena por los pecados cometidos contra mí, que vengo a pedir reparación: sacrifíquense por esta intención y oren».

«Le informé de todo al confesor, quien me ordenó que escribiera lo que Nuestra Señora quería que hiciéramos», dijo Lucía. Desde entonces, sin embargo, hubo un gran «vacío»: ninguno de los papas que se sucedieron logró llevarlo a cabo.

El «punto de inflexión» en la consagración de Rusia tuvo lugar solo en la década de 1980, cuando Karol Wojtyla ascendió al trono de Pedro.

La carta privada a Juan Pablo II

El 13 de mayo de 1982, durante su encuentro privado con Juan Pablo II en Fátima, previendo que la conversación no podría durar mucho, Sor Lucía entregó al pontífice una carta en la que renovaba el pedido de Nuestra Señora, diciendo:

“A Su Santidad Juan Pablo II humildemente expongo y suplico:

la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María en unión con todos los obispos del mundo. Para que esta consagración constituya un vínculo de unión para todos los miembros del cuerpo místico de Cristo que, con María Madre de Cristo y Madre nuestra, se ofrecen al Señor para completar la obra de redención del mundo (…).

La tercera parte del secreto se refiere a las palabras de Nuestra Señora: “De lo contrario [Rusia] esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas” (13 de julio de 1917).

La tercera parte del secreto, que tanto queréis saber, es una revelación simbólica, que se refiere a esta parte del mensaje, ligada a la aceptación o no de lo que el mismo mensaje nos pide: «Si escuchan mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo […]».

Por tanto, como no hemos atendido a este llamamiento, debemos señalar que se ha cumplido: Rusia ha invadido el mundo con sus errores. Y si todavía no logramos ver el cumplimiento de la parte final de esta profecía, percibimos que nos dirigimos hacia allí a grandes pasos».

El acto de Juan Pablo II

Posteriormente, de nuevo, con motivo de la peregrinación a Fátima, fue el Papa Juan Pablo II quien llevó a cabo la consagración, aunque todavía no de acuerdo con el pedido de la Virgen.

Ese mismo año, Sante Portalupi, el nuncio apostólico en Portugal, visitó a sor Lucía. Durante la conversación privada con él, Sor Lucía le informó que la consagración, como lo pidió Nuestra Señora, aún no se había completado.

Frente a la estatua de la Virgen

El nuncio transmitió la información al Papa y el 25 de marzo de 1984, Juan Pablo II, frente a la estatua de Nuestra Señora de Fátima que se venera en la capilla de las apariciones, traída al Vaticano para la ocasión, cumplió plenamente la petición hecha por Nuestra Señora 55 años antes

Palabras de Sor Lucía

En una carta de agosto de 1989, sor Lucía aclaraba algunas cosas sobre la consagración, que primero fue realizada sin éxito por Pío XII y Pablo VI, y luego prosiguió con Juan Pablo II:

“¿Se ha completado la consagración del mundo de conformidad con el pedido de Nuestra Señora?

El 31 de octubre de 1942 – escribe sor Lucía – lo hizo Su Santidad Pío XII; Más tarde me preguntaron si estaba en conformidad con el pedido de Nuestra Señora: respondí que no porque no había unión con todos los obispos del mundo. Luego lo hizo Su Santidad Pablo VI el 13 de mayo de 1967. Me preguntaron si estaba en conformidad con lo que pedía Nuestra Señora. Dije que no por la misma razón: no había unión con todos los obispos del mundo.

Finalmente, Su Santidad Juan Pablo II lo hizo el 13 de mayo de 1982. Cuando me preguntaron si se ajustaba a los pedidos de Nuestra Señora, respondí que no, continuando careciendo de unión con todos los obispos del mundo. Entonces el mismo Sumo Pontífice Juan Pablo II escribió a todos los obispos del mundo pidiéndoles que se unieran a él; hizo traer a Roma la imagen de Nuestra Señora de Fátima (la de la capilla) y el 25 de marzo de 1984, públicamente, en unión con los obispos que quisieron unirse a él, hizo la consagración como Nuestra Señora había querido. Después me preguntaron si se ajustaba a lo que pidió Nuestra Señora y respondí que sí.

A partir de ese momento – dice sor Lucía – la consagración es completa. ¿Por qué entonces esta necesidad de Dios de celebrar esta consagración en unión con todos los obispos del mundo? Porque es un llamamiento a la unión de todos los cristianos -cuerpo místico de Cristo- a la cabeza del cual está el Papa, único representante verdadero de Cristo en la tierra, a quien el Señor confió las llaves del reino de los cielos. Y de esta unión dependen la fe en el mundo y la caridad, que es el vínculo que debe unirnos a todos en Cristo como le pidió al Padre: «Como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros». para que el mundo crea que tú me enviaste […]. yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectos en la unidad y el mundo sepa que tú me enviaste y que los amaste como me amaste a mí” (Jn 17, 21, 23).

Como vemos, la fe y la caridad dependen de la unión y deben ser el vínculo de nuestra unión en Cristo, de la que el Papa es el verdadero representante en la tierra”.

«Lo es, pero ya es demasiado tarde»

Tiempo después de esa consagración, sor Lucía dialogó con el padre Luís Kondor, sacerdote de la diócesis de Fátima, postulador de la causa de beatificación de los otros dos videntes de Fátima, Francisco y Jacinta, fallecidos en concepto de santidad en 2009. .

Cuando el Padre Kondor le preguntó si la consagración de Rusia a María estaba realmente en conformidad con lo que María pedía, Sor Lucía respondió: «¡Lo es, pero es demasiado tarde!».

Cuando el sacerdote le preguntó qué signo sería visible de la aceptación de Dios y del cumplimiento de la promesa, ella respondió: «Mira hacia Oriente. ¡La respuesta se ha visto!». ¿Qué quiso decir la vidente de Fátima?

El último escrito: la guerra nuclear

En su último escrito, Sor Lucía nos muestra cómo se vio la «respuesta del Cielo», a la que aludió en aquel diálogo con Kondor:

Esta consagración – declaró la vidente de Fátima – fue hecha públicamente por el Santo Padre Juan Pablo II en Roma, el 25 de marzo de 1984; frente a la estatua de la Virgen que se venera en la capilla de las apariciones en Cova da Iria. en Fátima. El Santo Padre, después de haber escrito a todos los obispos del mundo pidiéndoles que se unieran a él en este acto de consagración que estaba a punto de realizar, lo hizo traer a Roma, a propósito, para resaltar claramente que la consagración que estaba a punto de realizar actuar frente a esta estatua fue el pedido por la Virgen en Fátima.

Es de conocimiento común que nos encontrábamos en uno de los momentos más críticos de la historia de la humanidad, en el que las grandes potencias, hostiles entre sí, estaban planeando y preparándose para una guerra nuclear (atómica) que destruiría el mundo, si no totalmente. , en buena parte de ella. Y lo que quedaba, ¿qué posibilidades de supervivencia tendría? Y quién hubiera podido inducir a esos hombres soberbios, atrincherados en sus planes y proyectos bélicos, en sus ideas violentas e ideologías ateas, esclavizadores y dominatrices, que se creían los dueños del mundo entero, ¿quién habría podido inducirlos a derribar todo esto? ¿Pedir un encuentro para darte un abrazo de paz? ¿Cambiar sus planes de guerra en proyectos de paz? ¿Pasar de las injusticias agresivas y violentas a proyectos de ayuda y apoyo, reconociendo los derechos de la persona humana aboliendo la esclavitud, etc.?

¿Quién, sino Dios, podría ser capaz de actuar en estas inteligencias, en estas voluntades, en estas conciencias, de tal manera que las lleve a tal cambio, sin temor, sin temor a la rebelión de parte de ellos y de extranjeros? Sólo la fuerza de Dios, que actuó, llevando a todos a aceptar este cambio, en paz, sin revueltas, sin oposición y sin condiciones. ¿Quién como Dios?”.

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: