Satanás quiere destruir América

Diario del Exorcista #171

Es bien sabido que Satanás odia a la Iglesia y está centrado en su destrucción. Estoy convencido de que Satanás también ha apuntado a Estados Unidos. Con nuestro gran poder y recursos, este país tiene el potencial de influir en el mundo para un gran bien, especialmente en la promoción de la libertad humana, la igualdad y las virtudes. Pero también tenemos el potencial de promover un gran mal.

Veo cada vez más señales de la mano de Satanás tratando de destruir este país. Hay una creciente desconfianza y denigración de la autoridad, como los profesores, los políticos y el gobierno, la policía, el clero y la Iglesia. Aunque ciertamente hay ejemplos de personas en tales oficinas que hacen el mal, una condena general de las personas que sirven a nuestra nación no se justifica y es destructiva para la sociedad.

Vemos también una ruptura de la «iglesia doméstica», la familia.  El matrimonio de por vida de un hombre y una mujer con la crianza de los hijos en la fe parece más bien una rareza hoy en día.  Incluso aquellas familias estables que criaron a sus hijos en la fe están cada vez más angustiadas porque sus hijos, influenciados por las fuerzas destructivas que los rodean, caen en el abuso de las drogas, la promiscuidad y el paganismo.

Hay una creciente erosión del cristianismo y de la religión en general en nuestra nación, con un rápido aumento concomitante de los que se identifican como «nones» religiosos (ateos, agnósticos y no afiliados.) Al llenar el «vacío del cristianismo», la práctica de la magia, la brujería y el ocultismo está en todas partes.  Esto no debería ser una sorpresa.  Si la gente no abraza la Luz, la oscuridad los vencerá. 

Nos embarcamos en un nuevo año.  Lejos de estar abatido, siento un gran optimismo.  He visto personalmente lo que un poco de agua bendita, la visión de un crucifijo y la mera mención del santo nombre de Jesús hace a Satanás y sus secuaces.  Son polvo comparados con el Verbo hecho carne.  A pesar de todas las amenazas demoníacas, el manto de la Virgen nos protege y San Miguel y los santos ángeles nos rodean.

Pero estamos luchando por el alma de nuestra nación y de su pueblo.  Comencemos este año armados con la «espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios», que es Jesús (Ef 6,17).  Recomiendo la recepción frecuente de los Sacramentos, el rosario diario y la oración constante. 

En respuesta al odio, la discordia y la violencia que surgen a nuestro alrededor, amemos, especialmente a quienes nos resultan repugnantes.  Dejemos de juzgar a nadie: juzgar es tarea de Dios.  Oremos por los líderes de nuestro país, necesitan nuestro apoyo.  Que dejemos de lado la ira hacia quien nos haya hecho daño.  Cuando oramos por ellos, nosotros mismos nos liberamos.  Satanás y sus secuaces se alimentan de la ira, la discordia y el miedo.  En 2022, sustituyamos el odio por el amor.

Me gustaría hacer una petición especial para que los piadosos seguidores de Dios pasen este año en frecuentes actos de amor hacia Jesús y su Madre.  Nuestros pequeños actos de amor serán recompensados por un torrente divino de gracia. En 2022, volveremos a ser testigos de cómo «Satanás cae del cielo como un rayo» (Lc 10, 18).  No puede ser de otra manera.

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: