Encontrar el amor verdadero

El verdadero amor humano, que también es divino, se encuentra en el matrimonio y en la amistad desinteresada. El verdadero amor divino, que también es humano, se encuentra en la Eucaristía, donde está Jesús realmente presente por amor a sus hijos, los hombres.

El amor no es un tema más; es el tema más importante para la vida humana. La aspiración más profunda y la experiencia más gozosa es la de amar y ser amado. También es lo que más se echa en falta y lo que más duele cuando no sale bien.

El amor humano posee una gran belleza y guarda promesas grandes. Lo más grande, el amor, es gratuito, pero a veces se echa a perder. El amor no es un tema más; es el tema más importante para la vida humana. La aspiración más profunda y la experiencia más gozosa es la de amar y ser amado. También es lo que más se echa en falta y lo que más duele cuando no sale bien.

El amor humano posee una gran belleza y guarda promesas grandes. Lo más grande, el amor, es gratuito, pero a veces se echa a perder, porque hay amores falsos, amoríos, interés o suciedad. Es decir, no se juega limpio.

El ambiente actual no acepta que amor y obligación sean compatibles, pero no puede haber obligación de más valor que la de amar. “No me casé contigo porque te quiera sino para amarte toda la vida”, fue la respuesta del Canciller Bismarck a su esposa cuando ella le manifestó sus celos. 

La soberbia y el orgullo, no son necesariamente unos gigantes, pueden ser pigmeos, pero con dardos envenenados. El auténtico amor no se queda sólo en el arrebato pasional, que es pasajero, sino que llega a descubrir a la persona, y ese amor se convierte en dar y darse.

Francis Joseph Sheed, escritor australiano, decía que el sexo parecía como un animalito con el que se puede jugar, pero cuando crece puede convertirse en un tigre que juega con nosotros. Y así es, pues los reclamos sexuales tienen repercusiones en los resortes psicológicos de los individuos y en el comportamiento de la sociedad.

 El corazón es la sede de la personalidad moral, por eso se ha de tener en mucho la pureza de cuerpo y de alma.

Alejandro Cortés relata que un hombre fue a visitar a un sabio para decirle que ya no quería a su esposa y que, por lo tanto, pensaba separarse de ella. El sabio lo escuchó y solamente le dijo una palabra: “Ámela”. Luego guardó silencio. Aquel esposo repuso: Pero es que ya no siento nada por ella. “Ámela”, insistió el sabio. Y ante el desconcierto agregó lo siguiente: “Amar es una decisión, no un sentimiento; amar es dedicación y entrega. Amar es un verbo, y el fruto de esa acción es el amor. El amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño, prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide. Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvia, mas no por eso abandone su jardín. Ame a su pareja, es decir, valórela, acéptela, respétela, dele afecto y ternura, admírela y compréndala. En una palabra: Ámela”. 

Sobre el tema, un personaje de Chesterton dice: Hay que convencer a los casados que tengan aventuras amorosas con sus mujeres legítimas. 

Desafortunadamente no se imparten clases de la materia del amor en las universidades, pero sí en muchas familias. Esta asignatura se cursa en 32 semestres. El programa comprende, entre otros temas: Valoración de la persona: El yo, el tú y el nosotros (15 semestres). Aprender a amar. A quiénes se debe amar. Aprender a dejarse amar. Aprender a perdonar (4 semestres). El matrimonio como vocación de servicio (Ésta se lleva en talleres de convivencia entre hijos, padres y hermanos durante toda la carrera). Las verdaderas y falsas amistades, etc. (Alejandro Cortés González-Báez).

Autor: Moral y Luces

Moral y Luces

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: